Elfen Lied 2. The Demon Lieds por Betoazrael

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 
Elfen Lied 2. The Demon Lieds por Betoazrael
Summary:

Una joven llamada Lucy es recluída en una base donde experimentan con su cuerpo. Un día consigue escapar, pero pierde su memoria, creando una doble personalidad llamada Nyu, por culpa de un francotirador. Esa misma tarde, Kohta y Yuka, dos jóvenes estudiantes, la recogen de la playa para ponerla a salvo. Más tarde, se unen nuevos amigos a la lucha de Nyu contra la malvada organización hasta que, un día, gracias a la ayuda de Az, un poderoso demonio que guarda un oscuro secreto, Nyu y sus amigos evitan la muerte en el faro de Enoshima, lo que les permitirá seguir la lucha con un nuevo aliado.



Categorías: ANIME/MANGA, ELFEN LIED Personajes: Ninguno

Generos: Accion/Aventura, Drama, Fantasía, Misterio, Romance

Advertencias: Tortura

Desafio:

Serie: Ninguno

Capítulos: 44 Finalizado:Numero de palabras: 90444 Leido: 10817 Publicado: 05/01/2014 Actualizado: 07/10/2015
Story Notes:

Esta historia no recibe ningún cambio EN ABSOLUTO de la historia original de Lynn Okamoto Elfen Lied. Esta historia COMIENZA a partir del final del volúmen doce de Elfen Lied, donde, justo cuando Nyu decide sacrificarse para salvar a sus amigos, entra en escena el personaje que ayudará a realizar la acción a partir de ese momento.

1. 1. El principio del fin. por Betoazrael

2. 2. Un héroe siempre llega a tiempo. por Betoazrael

3. 3. Explicaciones sobre el pasado. por Betoazrael

4. 4. Entrenamiento Forzoso. por Betoazrael

5. 5. Defendiendo y arreglando. por Betoazrael

6. 6. Enredo. por Betoazrael

7. 7. Removiendo el pasado. por Betoazrael

8. 8. Diversión. por Betoazrael

9. 9. Promesa por Betoazrael

10. 10. Veneno de serpiente por Betoazrael

11. 11. Sueño Eterno por Betoazrael

12. 12. Despertar por Betoazrael

13. 13. Recital de Sangre. por Betoazrael

14. 14. Sentimientos por Betoazrael

15. 15.El Camino por Betoazrael

16. 16. Un juego Peligroso por Betoazrael

17. 17. El Gran Premio por Betoazrael

18. 18. El Gran Día. por Betoazrael

19. 19. Sorpresa. por Betoazrael

20. 20. Reunión Familiar por Betoazrael

21. 21. Una Cruda Realidad. por Betoazrael

22. 22. Guerra. por Betoazrael

23. 23. Huida por Betoazrael

24. 24. La Torre de Babel. por Betoazrael

25. 25. La Tortura del Inmortal. por Betoazrael

26. 26. Guerra de Libertades por Betoazrael

27. 27. La Vida que Jamás tendrás. por Betoazrael

28. 28. Tambores de Guerra. por Betoazrael

29. 29. Into the Mouth of Darkness por Betoazrael

30. 30. Comunión con la Luna por Betoazrael

31. 31. Señor del Inframundo por Betoazrael

32. 32. Paz por Betoazrael

33. 33. Tiempo de Redención. por Betoazrael

34. 34. Susurros en la Oscuridad por Betoazrael

35. 35. Influence of a Drowsy God por Betoazrael

36. 36. Ha llegado... por Betoazrael

37. 37. ...El Fin. por Betoazrael

38. 38. El Arcángel de la Muerte. por Betoazrael

39. 39. The Devil in I. por Betoazrael

40. 40. It's the end of the world as we know it. por Betoazrael

41. 41. Savior por Betoazrael

42. 42. Dios sobre Inmortales por Betoazrael

43. 43. And the world ended... for the New Born por Betoazrael

44. Epílogo. New Born (2 años después) por Betoazrael

1. El principio del fin. por Betoazrael
Notas de autor:

Hasta este preciso instante, el manga Elfen Lied se ha desarrollado SIN NINGÑUN TIPO DE MODIFICACIÓN, la cual llega a partir de la batalla del faro de Enoshima, donde, como todos sabemos, Nyu muere a manos de Kohta en la versión original.

Berlín. Alemania.

"No puede ser. Es imposible" - un joven, de constitución atlética, alto y moreno corría por las calles de la ciudad alemana. - "Tanta energía junta y en el mismo lugar." - El joven siguió corriendo y entró en edificio de viviendas bastante alto. Trató de serenarse mientras subía el ascensor, pero, cuando paró en la planta 9, el joven volvió a correr. - "Debe ser uno de ellos. Pero es imposible. Tengo que ir a Japón ya."

Isla de Enoshima, Kamakura, Japón.

Nana empujó hacia atrás a Kohta con uno de sus vectores ante la inminente oleada de muerte que Lucy iba a desatar entre los agentes del SAT, el ejército privado de la organización. Lucy, ya casi consumida por el gran poder consumido más ayá de sus limitaciones, se elevó del suelo sin ayuda de piernas o brazos, únicamente usando sus vectores.

-"Ellos tienen que vivir" - pensó. - "Yo moriré hoy aquí protegiéndoles, pero Kohta y los demás podrán vivir felices. He causado mucho dolor, pero hoy haré el bien. Un último uso de mis vectores contra los agentes armados y todo habrá acabado. Si no, le pediré a Kohta que cumpla su promesa y me mate él a mí." - Mientras Lucy se elevaba hasta quedar a la altura de los hombres armados que la apuntaban con sus armas, el jefe de ellos encañonaba a Lucy en la cabeza mientras entonaba lo que serían sus últimas plabras. - "Ya está, voy a..."

De repente, algó cayó entre el arma y Lucy, sorprendiéndola y evitando así que usara sus vectores contra los hombres que la rodeaban. En la caida, el objeto cayó sobre el arma, haciendo que el disparo errara en el suelo. Acto seguido, Lucy notaba cómo algo la agarraba por su derretida barriga y la sacaba de entre el grupo de hombres armados, quedando a escasos centímetros de Kohta y los demás tumbada suavemente en el suelo. Cuando todos elevaron la vista pudieron ver que el objeto que había realizado dichas acciones no era más que un hombre.

Un chico joven y alto, de unos veinte años y de constitución atlética y cuyo pelo moreno cortado por la altura de su barbilla hondeaba ligeramente en el viento. Iba vestido con unas botas militares y un pantalón oscuro que le quedaba holgado, casi de estilo militar. Su camiseta de manga larga de color negro le quedaba ajustada a la piel, marcando su complexión atlética y, por encima de ella, llevaba una túnica sin mangas de color negro con remates dorados. Adornando su cuello, se hallaba un colgante en forma de espada cuyo filo era la lengua de un dragón. Él se encontraba mirando fijamente a Lucy con expresión seria.

-"¿De dónde ha venido?" - se preguntaba Kohta. - "Parece que ha caído del cielo, pero..." - Kohta miró arriba. - "No hay ninguna plataforma o helicóptero del que haya podido saltar"

-¿cómo has llegado a esto? - Preguntó el hombre a Lucy sin prestar a la multitud de hombres armados que le apuntaban nerviosos. Él se agachó y, de su bota izquierda, sacó una larga daga curva.

-¡NO! - gritó Kohta tratando de saltar hacia él para impedir lo que fuera que fuese a hacer. El joven le miró serio mientras Kohta, como acatando una orden volvió a sentarse en el suelo junto a Yuka y Nana.

-Voy a salvarle la vida a vuestra amiga. - dijo mientras con su daga se hacía una larga incisión en la palma izquierda de su mano esbozando una ligera mueca de dolor. Agachó la mano hasta el suelo poniéndose de rodillas y le tendió la mano ensangrentada a Lucy en la boca. - Bebe mi sangre, mortal. Dentro de un rato estarás sana y salva.

La cara del joven era seria, pero inspiraba tranquilidad. No parecía que fuera a hacere ningún mal. Lucy, tras recapacitar un momento, levantó debilmente su cuello, arrimó su boca a la mano ensangrentada y empezó a beber de su sangre. No sabía cómo, pero se sentía más fuerte, más viva y más predispuesta con cada sorbo que daba.

-Por el momento está bien. - El joven retiró su mano de la boca de Lucy y se levantó mientras sacaba un pañuelo de su pantalón. Se vendó la palma de la mano y miró a Lucy a los ojos. - Descansa.

-¿Quién eres? - consiguió pronunciar Lucy con la debilidad propia de un moribundo. - ¿Porqué haces esto? - Kohta y los demás se quedaron mirando al joven espectantes de una respuesta

-¡Identifíquese! - gritó el jefe de la SAT cuando se recuperó de la conmoción. - ¡Inmediatamente! O será aniquilado.

-Por el momento podéis llamarme Az. - Dijo el joven mirando al grupo, en especial a Lucy, la cual ya había recuperado la piel y la consistencia de su rostro.

Acto seguido se giró para observar por primera vez al numeroso grupo militar que le apuntaban. Kohta y los demás pudieron ver que en la parte trasera de la túnica y la camiseta había dos grandes óvalos abiertos que dejaban ver su espalda y portaba una gruesa mochila roja a su espalda, la cual fue dejando caer hasta que tocó el suelo muy cerca de Mayu.

- ¡Atención! - gritó a los hombres que le apuntaban. - A partir de ahora, estos chicos están bajo mi protección. Yo no mato humanos, pero si tratáis de lastimar a cualquiera de los que tengo a mi espalda, no tendré otra opción. No sabéis lo grande que os viene este asunto. Por favor, repliéguense.

-¿Pero qué vas a hacer tú solo? - dijo el jefe de la SAT. Las risas esntre sus hombres se oían a carcajadas. - Nosotros somos un ejército y tú uno solo. Si fueras un diclonius todavía serías una amenaza. Déjanos hacer nuestro trabajo. Como dije antes, cualquiera que trate de ayudar a Lucy o a un diclonius, morirá con él.

-Con que vosotros los llamáis diclonius, ¿eh? - dijo para sí en voz alta. El joven echó un vistazo al grupo y observó a Kohta herido de bala en el pecho, y Nana. No había un único diclonius, sino que había dos juntos.

-Has salvado a Lucy. - dijo Nana mientras se levantaba del suelo y saltaba hasta situarse por delante de Az. - ¡Yo lo haré! ¡Yo os protegeré! - Nana notó algo en su cabeza. Az había posado su mano sobre ella y, lentamente, se situó por delante de ella.

-Será mejor que os pongáis todos juntos y llevéis a vuestro amigo a un hospital. - dijo él mientras echaba otra ojeada al estado de Lucy que ya había recuperado la consistencia en la piel y parte de los brazos. Az se quitó la túnica y se la arrojó por encima a Lucy, tapándola por completo y dejando al descubierto dos pistolas de gran calibre que llevaba a la espalda atadas en una córrera que la túnica tapaba por completo. - Guardamela, por favor.

-Vale. - se olló desde el otro lado con tono alegre. Kohta y los demás aun estaban conmocionados tras su aparición y la rápida curación de Lucy, así como de su afán por defenderlos.

-Como quieras. - El capitán de la SAT apuntó con su arma al joven desconocido. - ¡Pelotón! ¡Apunten! - el joven seguía clavado en su posición, como si esperara que las armas no disparasen. Lo único que hizo fue agachar la cabeza y esbozar una sonrisa. - ¡Fuego!

Las balas cayeron sobre el joven, pero Az ya no estaba ahí. En cambio, las balas empezaron a rebotar en una especie de campo de fuerza que rodeaba al grupo. Az había saltado en el aire y ahora se encontraba cayendo en picado en el centro del grupo paramilitar. Su caída levantó el propio suelo de la plataforma donde se encontraba. La honda expansiva repelió dos filas enteras de hombres, los cuales saltaron por los aires inconscientes. Az no perdió un instante y, para admiración del grupo de Kohta y los demás que lo miraban absortos, empezó a luchar cuerpo a cuerpo con los hombres armados que aun le seguían disparando.

Al primero le asestó dos golpes prescisos: un puñetazo en la rodilla mientras se levantaba, lo cual lo desestabilizó, y una patada en la nuca que lo dejó inconsciente en el cuello. Al segundo le propició un golpe que le rompió la nariz con su propia arma tras levantarla de golpe con un movimiento severo de su mano izquierda. Acto seguido, dos hombres cayeron al suelo tras ser empujados en la caída de su compañero con la nariz rota y sangrante. Lo siguiente que hizo fue lanzar una doble patada en el pecho a uno de los soldados, lo que le hizo salir rodando en la dirección opuesta. Az aprovechó el estar rodando en el suelo para dispararse con sus brazos y caer sentado sobre el pecho de otro soldado inconsciente.

Sin perder un instante, Az saltó por lo aires tras el insistente acoso de los disparos de los agentes. En el aire, Az sacó sus dos pistolas pesadas de la zona baja de su espalda y disparó dos balas a los helicópteros que sobrevolaban la zona. Una impactó en el rotor de la élice de uno de ellos y la otra chocó contra el motor trasero del otro. Ambos helicópteros se precipitaron, lenta e inexorablemente, contra el agua.

Az cayó elegantemente cerca de la cúpula invisible que cubría al grupo de Kohta.

-¿cómo hace eso? - Nana se asombró del potencial del joven, el cual estaba derrotando fácilmente a un escuadrón entero de militares entrenados. Lo que más le llamó la atención a Nana fue que no había matado a ninguno de ellos. Sentía curiosidad por Lucy. Nana decidió acercarse a la túnica donde debajo estaba Lucy. La destapó ligeramente para mirar debajo. -¡Increíble! - cuando Nana miró a Lucy recordó el lamentable estado en el que se encontraba hacía escasos minutos.

Ahora Lucy estaba apaciblemente durmiendo sobre el suelo de la plataforma con su cuerpo casi completo, a excepción del pie derecho y dos dedos de la mano derecha. Con el grito de Nana, el resto del grupo contempló absorto la misma imagen de Lucy casi completa.

"Parece tan apacible" - pensó Kohta. - "Es increible pensar que ella ha matado a tanta gente... Incluidos mi padre y Kanae..."

-¿Cómo ha ocurrido esto? - exclamó Yuka incrédula.

-Fue la sangre. - consiguió articular Nozomi. - Se la dió a beber y ahora está recuperada.

-O sea que él tampoco es humano. - Mayu estaba maravillada ante la habilidad de Az, el cual se acababa de levantar del suelo tras la elegante caída después de haber derribado los dos helicópteros con dos únicos disparos.

Uno a uno, la gran marea de soldados fue cayendo al suelo inconsciente o presa del dolor de algún hueso roto tras acercarse a pelear contra el joven al ver que los disparos de sus armas eran ineficaces. Finalmente, solo quedó el jefe que tan alegremente había fanfarroneado de su inexistente victoria. Ahora blandía una pequeña katana que llevaba escondida en su larga túnica. Estaba cansado por la larga y árdua batalla que se le había presentado. Lanzaba rápidos y precisos ataques contra su rival, pero el joven era más rápido y ágil, por lo que siempre acababa dándole la espalda y recibiendo alguna que otra patada en la espalda.

Az se agachó y desenvainó de su bota izquierda otra daga curva como la de hacía un rato. En la siguiente estocada, Az alzó levemente la daga con su mano izquierda, partiendo en dos la katana de su rival y propiciándole un cabezazo que lo tumbó. Había acabado con todos. Sudoroso y algo cansado por el ejercicio físico, Az se giró y se paró en frente de Lucy y los demás. Recogió su mochila y sacó una camiseta blanca donde se leía "Ich (corazón) NY" y un pantalón de deporte azul claro. Metió esa ropa por debajo de su túnica y, como si hubiera estado esperándole para despertar, Lucy, curada ya por completo, se puso la ropa y se levantó del suelo.

-Bien, ya estáis a salvo. - Dijo Az mientras se ponía de nuevo su túnica. - Ahora contadme. ¿Quiénes sois y qué habéis liado para estar metidos en un marrón tan gordo?

Notas:

"He vivido muchos años en la sombra de mis hermanos y hermanas. He estado cazando y matando desde la oscuridad, pero ya ha sido la hora de salir a la luz y demostrar que los viejos días de gloria no han pasado en vano"

Regresar al índice
2. Un héroe siempre llega a tiempo. por Betoazrael
Notas de autor:

El misterioso hombre acaba de ayudar a nuestros amigos a escapar. les ha salvado la vida (Recordemos que en el manga original Nyu/Lucy/Kaede muere, sacrificándose, para salvar de la muerte a sus amigos). ¿Cómo repercutirán los nuevos hechos en la trama?

El misterioso hombre les ha rescatado sin nisiquiera conocerles, ¿Porqué? ¿Qué le impulsó a hacerlo?

Una cosa está clara: el transcurso de los hechos ha pegado un giro brusco en dirección contraria y ahora, el pequeño grupo de jóvenes tendrá que permanecer unido si quieren que su inusual forma de vida siga como hasta ahora.

Una organización que para nada ha desaparecido y que seguirá buscando a Nyu, un pasado tormentoso que amenaza con inestabilizar la frágil relación del grupo, misterios inconclusos y una guerra que dura desde antes de que existiera la humanidad.

Todo ello tiene un único denominador común: La existencia de Nyu

O quizás... puede que haya otro denomiandor común.

Os invito a que sigáis descubriendo, paso a paso, esta inquietante trama (Que evidentemente cuento a cuenta gotas jajajaja) que os mantedrá pegados al sofá (O al ordenador) hasta que suba el tercer capítulo.

Estaban a salvo. No sabían muy bien el cómo, pero extraño y hábil joven que se hacía llamar Az, les había salvado la vida sin conocerles. Lucy empezó a llorar cabizbaja justo en frente de él. Las lágrimas cayeron contra el suelo, creando óvalos irregulares al contacto con el maltrecho suelo.

-¿Porqué me has salvado? - Preguntó Lucy al desconocido héroe. - Yo estaba dispuesta a morir. Morir por ellos. Morir protegiendo a Kohta y hacer que sea feliz desdpués del sufrimiento que le he causado. - Ahora Kohta y los demás también estaban cabizbajos.

Kohta recordó la conversación que había mantenido con Lucy antes de que empezara el tiroteo y de que Kurama tratara de matarla nuevamente. Lucy había estado dispuesta a morir a manos de Kurama. Mayu empezó a sollozar también. Bando había muerto en la playa a manos de Lucy solo por protegerla. Nana conocía bastante bien el instinto asesino de Lucy. Casi muere al perder sus dos brazos y piernas en su enfrentamiento, además de la cantidad de muertos que había dejado atrás este último año.

-Nyu. - dijo Kohta aun mirando al suelo. - Me hiciste una promesa hace un rato. - Lucy sabía muy bien a qué se refería: No volver a usar sus vectores para matar a gente. - Cúmplela, y todos seremos felices juntos. - Kohta estaba llorando. Lucy, empapada en lágrimas, saltó hacia Kohta y le abrazó fuertemente bajo la mirada de todos.

Acto seguido, Lucy, mirando al suelo, se acercó a Az y le abrazó con fuerza de la cintura. El joven era muy alto, por lo que Lucy recostó su cabeza por debajo de sus fuertes pectorales. Lucy se ruborizó al notar que todo era musculatura. Az hizo lo propio. "Hace siglos desde que alguien me abrazó por última vez" pensó.

-Gracias. - Dijo Lucy mirando a ojos negros del joven entre lágrimas. - Has podido darme un futuro feliz junto a... -Lucy tomó un poco de aire para continuar la frase. - junto a mi familia. Gracias.

-No hay de que. - Az trató de corresponder a Lucy en el abrazo pero sus formas fueron algo rudimentarias. - Peor habría sido que hubieras muerto.

De repente, todos notaron un fuerte golpe contra el suelo. Kohta se había desplomado sin sentido contra el suelo debido a la fuerte emorragia que tenía en el pecho.

-¡Kohta! - gritaron las chicas. Nana, con sus vectores, evitó que su cabeza golpeara el suelo, pero estaba muy malherido.

-Deberíais llevar a vuestro amigo, Kohta, a un hospital. - Dijo Az cuando lo examinó con los ojos. Lucy aun seguía abrazándolo, pero se había girado casi por completo, preocupada por Kohta. - No he visto a muchas personas sobrevivir a una emorragia tan grande en un pulmón. - La preocupación entre las chicas era alarmante, en especial la de Yuka. - Yo le bajaré hasta el suelo, ya que si tienen que subir hasta aquí arriba los médicos, puede que se haga muy tarde. Después llamaré a una ambulancia.

Las chicas se asustaron un poco ante la seriedad que adoptó el joven, pero había demostrado tras salvar a Lucy que podían confiar en él. Sin mediar más palabra que unos leves gestos de aprobación por parte de las chicas, Az cogió en brazos a Kohta, caminó hasta el final de la plataforma y miró de nuevo a las asustadas chicas.

-Os espero abajo. - Acto seguido, Az se precipitó al vacío con Kohta entre sus brazos.

Todas corrieron temerosas a asomarse al borde y lo que vieron les sorprendió aun más. Az había caído la enorme distancia (más de 50 metros de altura) de donde se encontraban y había caído elegantemente contra el suelo, apoyando solo sus pies en él. Parecía que la gravedad no le afectaba en absoluto.

Las chicas bajaron corriendo la larga distancia por las escaleras. Cuando llegaron, fatigadas y sudando, vieron a Kohta tendido en el suelo y Az llamando a una ambulancia desde un teléfono móvil a su lado. Cuando Az colgó el teléfono las miró extrañadas como si nunca hubieran visto algo parecida.

-Bueno, - dijo Az empezando a alejarse. - Tengo que darme un baño, asique iré a buscar un lugar donde dormir. Seguro que hay algún buen hotel por aquí cerca.

De repente, Az notó cómo algo algo le retenía los brazos. Cuando miró, vió a Yuka y a Mayu agarrándole y tratando de evitar que se fuera.

-No te vayas. - Dijo Mayu cabizbaja. - Por favor.

-Puedes quedarte con nosotros. - Yuka estaba llorando también. - Acabas de salvarle la vida a Nyu y te estamos agradecidos. Si ocurriese algo como esto otra vez, nos gustaría que estubieras cerca para salvarnos.

Az las miró a los ojos. Después vió la escena que se desenvolvía a sus espaldas. Lucy estaba sentada al lado de Kohta, muy preocupada por su salud, mientras que Nana y Nozomi estaban de pie mirando cómo le retenían Yuka y Mayu.

-Está bien. - "al fin y al cabo juré protegerlos" pensó. - Pero no se donde queda vuestra casa. Hace mucho que no estoy en Japón.

-Nyu te guiará mientras nosotras cuidamos de Kohta. - Dijo Yuka sonriendo. Al decir esto, Lucy se dió por aludida levantándose contenta del suelo y arrastrando del brazo izquierdo al joven que la había salvado la vida.

-¡Hey! - gritó riéndose el joven. - No hace falta arrastrarme. ¡Se caminar!

-Yo le prepararé un baño caliento. - Lucy o Nyu sonreía mientras caminaban.

Se alejaron un poco de la escena donde la ambulancia había acabado de llegar para recoger a Kohta, el cual fue intubado en el acto. Las tres chicas subieron con él en la ambulancia y se pusieron rumbo al hospital lo más rápido posible.

-Por cierto. - Preguntó serio el joven. - Antes te han llamado por Nyu, mientras los SAT te habían llamado por Lucy.

-Sí. - Lucy bajó el ritmo al que andaban y dejó de tirar de su brazo, quedando solo agarrada a él. - Es una larga historia.

-Lo sé. - Az seguía caminando y ea Lucy la que era arrastrada ligeramente por él. - Ahora yo estoy dentro de tu organismo, de tu cuerpo y de tu cabeza. Cuando ingeriste mi sangre no solo te he dado el don de la regeneración, si no que también me permitiste tener acceso a tus recuerdos y pensamientos. Algunas partes están borrosas, pero tú te llamas Kaede, ¿Cierto?

Algo dentro de ella floreció. Hacía muchísimo tiempo que nadie la llamaba por aquel nombre. Ella había querido enterrarlo junto con su subconsciente asesino. El hecho de que él la llamara así, hizo que se sintiera indefensa y temerosa por su lado asesino. No quería volver a oír ese nombre nunca más.

-Sí. - pudo decir con la respiración entrecortada. - Ese es mi nombre.

-Bien, si no te importa preferiría llamarte así. A menos que prefieras Nyu o Lucy. - Az no quería que ella se sintiera atacada u ofendida y en su tono se notaba esa intención. - Siempre he sido de llamar a las cosas y a las personas por su nombre. Vamos, si a ti no te importa.

-Kaede murió hace un rato. - Nyu continuó hablando en un tono muy serio. - Ese nombre hace referencia a una parte de mí que quiero olvidar y a la que tengo que desterrar de mi mente. - ahora Nyu se quedó mirando fijamente a su salvador. - No quiero volver a matar a nadie. No quiero matar a gente y Kaede es una asesina. Es la que lo empezó todo. Solo quiero ser feliz, y desde que me llaman Nyu me siento así, Nyu tiene amigos... Ahora puedo vivir entre las personas. Me gustaría ser Nyu para siempre.

-Está bien. - Az sonrió mientras hablaba. - Entonces, a partir de ahora, seguirás siendo Nyu.

Oir esas palabras la hicieron sentirse viva de nuevo, feliz y rebosante de emociones. Ahora Nyu lo veía más claro. Al fin podría vivir en paz entre los humanos y ser feliz. Nyu volvió a tirar del brazo a su acompañante, no sin ocasionarle ciertas molestas al ser más grande y pesado que ella, mientras seguían caminando la larga disancia que aun les separaba de la posada.

 

Kohta despertó un rato más tarde. Lo último que recordaba al extraño joven, Az dijo que se llamaba, vencer uno a uno a los agentes militares del SAT para protegerlos. Poco a poco iba recuperando la vista, lo que le perimitió discernir borrosamente a Yuka y a Nozomi mirándolo aliviadas.

-Menos mal que has despertado. - respiró Nozomi aliviada.

-¡No vuelvas a escaparte de esa forma estando malherido! - le reprochó Yuka, aunque en su tono se notaba más su alivio y preocupación que su enfado.

-Vale. - Kohta empezó a incorporarse - ¿Dónde están las demás?

-Nyu y Az fueron a la pensión después de la batalla. - dijo Yuka tratando de explicarle la situación. - Decidimos que se quedara un tiempo con nosotros. Tú mismo viste cómo se defendía. Le necesitamos.

Ahí Yuka tenía razón. Hasta ese día, siempre habían sido presa de todos aquellos que habían querido capturar o matar a Nyu. "No había sabido protegerla" pensó.

-Mayu y Nana están en otra planta. - Empezó a explicar Nozomi. - Nana creyó ver que traían a su padre malherido y fueron juntas a buscarle.

De repente, un fuerte golpe de la puerta abriéndose les sorprendió. Era Kurama, que entraba en la habitación dando tumbos ante las réplicas de Nana y Mayu, que le pedían que descansara. Tenía lo que le quedaba del brazo izquierdo vendado.

-¿¡Dónde está!? - gritó cuando se acercó a la camilla de Kohta. - ¿¡Dónde está Lucy?!

-¡Tú! - le recriminó Kohta. - tú eres el hombre que trató de matar a Nyu. Tú me disparaste. - Las chicas se sorpendieron ante la acusación y se aterraron.

-¡No! - Kurama agarró por los hombros a un Kohta bastante enfadado. - ¡Tú te pusiste en medio! Ahora dime, ¿¡Dónde está!?

-Nana. - Kohta se dirigió a ella, ignorando el zarandeo al que Kurama le tenía sometido. - ¿Este de aquí es tu padre?

-Sí. - Nana agachó la cabeza. Desde que había conocido a sus amigos, no había hecho más que causarle problemas. - Pero no quiero que haga daño a Nyu. Trató de salvarnos. Fue ella quien curó a Kohta. Se iba a sacrificar por nosotros.

Las palabras hicieron meya en Kurama, que soltó a Kohta y se dirigió a abrazar a Nana con su brazo sano. Solo pensar que podía haber perdido a Nana lo atemorizaba. Por culpa de Lucy (o Nyu, como ellos la llamaban) había perdido a mucha gente. Incluso casi pierde a Nana una vez. No quería volver a pasar por ello. Pero, ahora esa misma Lucy era quien la había salvado la vida a Nana.

-Perdona por el disparo. - Dijo serio mientras miraba con superioridad a Kohta.

-No tiene importancia. - Kohta estaba muy serio y le hablaba con los ojos entrecerrados. - gracias a Nyu no he muerto.

-Gracias a Az no tenemos que lamentar ninguna muerte. - Yuka trató de quitar peso a la situación.

-¿Az? - Kurama se alarmó. Cuando Nana le sacó del faro de Enoshima pudo ver un escuadrón de SAT yendo al lugar donde estaba Lucy. No recordaba a nadie más allí. Entre Nana y Mayu le contaron lo que había ocurrido desde que Nana le había sacado del faro. Cómo un solo hombre había vencido sin despeinarse a un escuadrón entero de SAT armados y entrenados y cómo después se lanzo casi 50 metros al vacío para resultar ileso en la caída. - ¿Que un hombre solo hizo eso?

-Sí. Pero eso no es todo. - Nana continuó con su explicación. - Az le dió a beber a Nyu su sangre y regeneró su cuerpo.

-¿Qué? - Kurama no creía lo que estaba oyendo. En la organización les habían preparado para enfrentarse a unos seres que tenían las mismas características. Pero, como había ocurrido antes con Lucy, no todo lo que la organización consideraba "malo" lo acababa siendo, y él les había protegido sin matar a un solo agente. - Al menos ahora estaréis protegidos. Quiero hablar con Nyu cuando salga de aquí.

Notas:

"Repudiado. Expulsado de mi hogar y apartado del seno de mi señor por la guerra entre mis hermanos. Desde la alta cuna, hasta el lecho de paja, la sangre de los inocentes baña mis manos. Una vez mis alas se alcen, mis ojos traerán la destrucción a este mundo. Bajo mi seno guardo en mi protección a los mortales que una vez creyeron en mi fuerza, con la cual, desde el otro lado del paredón, castigo y cazo a aquellos que se acomodan en las sombras. Desde la muerte hasta la vida, mis palabras resonarán en el vacío de la eternidad"

 

En el próximo capítulo, bastante relevante para la trama, descubriremos algo más de la historia del misterioso joven que acompaña al variopinto grupo y conoceremos las reacciones de los mismo tras conocer la antigua personalidad de Nyu. trucos y consejos de fitness para ponerse en forma Blog de Fitness

 

Disfruten!

Regresar al índice
3. Explicaciones sobre el pasado. por Betoazrael
Notas de autor:

Capítulo bastante emotivo en el que Nyu y las demás empiezan a confiar un poc más en el nuevo personaje de la historia, el cual es interrumpido mientras se daba un baño ralajante en el baño de la posada.

Az estaba en la bañera de la posada. El agua le llegaba por debajo de la barbilla y estaba con las piernas cruzadas en alto. Como el respaldo de la bañera era duro, Az había cruzado sus brazos y apoyaba su cabeza en sus manos cruzadas. "¿porqué no vine Japón antes?" pensó. Le encantaban los baños de espuma relajantes en medio de un entorno natural, no como en Europa, cuyos baños eran fríos y apagados con multitud de elementos metálicos que prometían relajación y se estropeaban en dos usos. Estos baños naturales de madera donde te bañas con cuencos de madera eran lo que él necesitaba.

De repente, el ruido de la puerta le interrumpió sus ensoñaciones y el vapor del agua caliente se dejaba escapar por la abertura. Era Nyu, que entraba algo sonrojada y cabizbaja en le baño, aun con la ropa que Az le había dado. Aun tenía muchas dudas y necesitaba hablar con alguien.

-Az. - dijo entrecortada. - Me gustaría hablar contigo antes de que llegaran los demás. - En el rostro del joven Nyu se dio cuenta de que se estaba pensando bien su respuesta.

-Está bien. - dijo finalmente. - ¿Qué te perturba? - Nyu se acercó a él y se sentó de perfil y cabizbaja en una banqueta cercana a la bañera.

-Tú me salvaste la vida hoy en el faro. - Nyu comenzó a hablar muy entrecortada, como si quisiera ir introduciendo la información lentamente. - También dijiste que puedes ver todos mis recuerdos. - Az hizo un ligero movimiento de afirmación con la cabeza. - ¿No crees, viendo lo que has visto, que yo debería haber muerto hoy? - Nyu comenzó a llorar desconsoladamente. Az extendió la mano y cogió una toalla para anudársela a la cadera mientras se levantaba del baño. Nyu se quedó contemplando su cuerpo perfectamente musculado y depilado un rato. Él se acercó a ella, se agachó y la miró a los ojos.

-Nyu. - empezó a decir. - Tú no eres mala. La gente mala de verdad es aquella que, aun sabiendo que lo que hace está mal disfruta con ello. Tú no eres así. Tú hoy has sido muy valiente. Has querido hacer algo que nadie haría, y solo para proteger a la gente que más quieres.

-He matado a mucha gente. - dijo entre lágrimas. - No creo que jamás lleguen a perdonarme. En especial Kohta. - Nyu se quedó cabizbaja pensando en el daño que le había hecho a Kohta cuando mató a Kanae y a su padre. - Debería haber muerto hoy en el faro. Serían más felices.

-No digas eso. - Az agarró suavemente por la barbilla a Nyu para que le mirara a los ojos. - Cuando un ser querido muere, se crea un vacío en el corazón de sus seres queridos que nada ni nadie puede reemplazar. ¿Sabes cuánto te habrían echado de menos si tu hubieras muerto? ¿Sabes cuánto te habrían llorado?

-Pero es mejor eso que vivir con alguien que ha matado a tanta gente y ha causado tanto dolor.

-¿Sabes? - Az se levantó y se cruzó de brazos. Su cuerpo aun estaba mojado y algunas gotas seguían cayendo al suelo. - Lo que más me fascina de vosotros es que, al igual que podeis odiar a una persona tanto que vivís solo pendientes de ocasionar su sufrimiento, también sois capaces de perdonar cualquier mal que un ser querido os haya llegado a ocasionar.

-¿Crees que podían llegar a perdonarme? Nana, Mayu y Kohta han sufrido mucho por mi culpa.

-Sinceramente, no lo se. - Az se volvió a agachar y posó sus manos en las piernas de Nyu. - Pero si realmente te quieren tanto como parar una bala por ti o como para arriesgar su vida para protegerte, yo creo que podrías llegar a olvidar. - Az sonrió, dando al mensaje una carga positiva que hizo que Nyu llorara de alegría.

Un ruido les alarmó a ambos. Nozomi, Mayu, Nana y Yuka habían vuelto a la posada.

-¡Nyu! - gritó Yuka. - ¡Ya estamos aquí!

Nyu se puso nerviosa. Az la miró a los ojos y sonrió.

-Ve. - dijo él tratando de animarla. - Se sincera y verás como no pasa nada

Nyu asintió y salió corriendo del baño para ir a recibir a las chicas, que estaban dirigiéndose a la habitación destrozada por los SAT.

-Que mal... - exclamó Mayu. - Mira cómo está todo.

-Lo destrozaron todo. - Nana estaba observando todos los destrozos cuando Nyu llegó a la habitación.

-¡Chicas! - Nyu se preocupó al ver que Kohta no estaba con ellas. - ¿Y Kohta?

-Sigue en el hospital. - Dijo Yuka. - No te preocupes, está estable. Pero pasarán unos meses antes de que pueda volver aquí. - Yuka sonrió al decir eso, ya que, gracias a Nyu, Kohta no murió por el disparo de Kurama.

-Y todo gracias a ti, Nyu. - Nozomi se lanzó hacia Nyu para abrazarla fuertemente. - De no haber curado a Kohta ahora estaría muerto, y de no habernos protegido de los disparos en el faro cuando llegó Az, también nosotras estaríamos muertas.

-Pero... - Nyu exclamó confusa. - Yo estaba malherida cuando eso ocurrió. Yo creía que fue Nana quien usó sus vectores para protegernos.

-¡¿Yo?! - Nana exclamó sonrojada. - Yo no fui.

Entre todas empezó a haber un fuerte revuelo sobre qué o quién había creado esa cúpula que les protegió de los disparos.

-Fui yo. - Az entró en la habitación vestido con unos pantalones de deporte largos y unas zapatillas, mientras que su torso estaba desnudo y algo mojado aun, lo que produjo que se sonrojaran al verlo. Apareció por la magullada puerta con una toalla de algodón en el pelo húmedo. - Yo cree esa barrera durante un corto periodo de tiempo para evitar que las balas os alcanzaran.

-¿Cómo hiciste eso? - La confusión entre las chicas era muy grande, pero Mayu fue la única que tuvo el valor para preguntar. - ¿Eres como Nyu y Nana?

-No. - Az empezó a reirse ante la pregunta. - Por el momento os diré que los diclonius, como creo que os llaman, - Az miró a Nana y a Nyu mientras hablaba. - no son los únicos seres con "poderes". - hubo una gran conmoción, sobre todo entre Nyu y Nana. Antes de que Mayu pudiera hacer otra pregunta al respecto, Az cambió radicalmente de tema. - Por cierto, ¿Quién es la dueña de la casa?

-Yo. - dijo Yuka. - ¿por?

-Ten, por las molestias. - Az sacó de un bolsillo de su pantalón un gran fajo de billetes. - 417.000 Yens. - cuando dijo eso, todas las chicas exclamaron ante al cantidad de dinero. - Voy a quedarme por aquí una temporada, primero para arreglar este destrozo - Az hizo un gesto con la mano para señalar toda la habitación. - y segundo, me gustaría entrenar a Nana y a Nyu con sus habilidades, siempre y cuando ellas quieran por supuesto. Mientras tanto, yo os protegeré de os que traten de matarlas o capturarlas. Si os parece bien, claro.

Nana pensó en lo ocurrido. Desde que estaba con ellos, no había sido capaz de protegerles. En su lucha con Lucy, había perdido sus extremidades humillantemente. Ella siempre había querido ser más fuerte. Si lo hubiera sido, podría haber vencido a Mariko y hacer que ahora estuviera con su padre. "Soy débil" pensó.

-¡Cuenta conmigo! - exclamó Nana. Az se alegró de oírlo y posó su mano sobre la cabeza de Nana en señal de consentimiento y haciendo que Nana se ruborizara.

-Bien. - dijo mirando a Nana. Quitó la mano de su cabeza y extendió el dinero hacia Yuka. - Espero que con esto sea suficiente. En cualquier caso, si el dinero es algún problema, tengo más.

Por un lado, Yuka no quería coger el dinero. Ella estaba en deuda por salvar a Kohta y Nyu y por protegerles. Aun tenía muchas dudas respecto a él, pero ya se había ganado su confianza con sus acciones. Aunque, por otro lado, la posada cada vez tenía más gastos y más habitantes. Yuka cogió el dinero a regañadientes.

-Con esto está bien. - Dijo Yuka con una sonrisa. - Gracias.

-Bien. Ahora iré haciendo la cena. - dijo Az se ponía una sudadera gris de deporte. - si me lo permitís, claro.

-Oh no, - exclamó Yuka. - Ya has sido muy amable con nosotros, hoy cocinaré yo.

-Lo siento, pero Nyu tiene que hablar con vosotras. - Az miró a Nyu, la cual había agachado la cabeza y ahora su expresión se tornaba triste. Él posó una mano en su hombro y le dedicó una sonrisa. - Tranquila, todo irá bien.

-Gracias. - contestó ella.

-Además. - Ahora se dirigió a Yuka con tono jovial. - Soy buen cocinero. Sería una lástima desperdiciar mi gran talento.

Ante las risas tímidas de Nozomi y Mayu, Az salió por la puerta y se encerró en la cocina. Nyu empezó a sincerarse con las demás. Les contó todo lo que recordaba: El asesinato de Kanae y el padre de Kohta, las continuas matanzas de después, los múltiples experimentos y pruebas a las que fue sometida, etc. Más tarde, entre lágrimas, pidió perdón a Nana por lo que había hecho y a Mayu por lo que había ocurrido con Bando en la playa. Mayu se puso también a llorar tras recordar el reciente incidente y Nana se ruborizó más por vergüenza al haber perdido contra ella que por ira. Yuka y Nozomi escuchaban absortas y aterradas.

-"Fue Nyu quien mató a Kanae y al padre de Kohta." - pensó Yuka - "¿Kohta lo sabrá?

-Pero, - Nyu seguía hablando entre lágrimas. - esa no era yo. Yo solo quiero vivir feliz. Feliz con gente que me quiera. Lo siento. Lo siento tanto. Si pudiera cambiarme por cualquiera de las personas que he matado lo haría. Lo haría sin dudarlo. - Nyu rompió a llorar apoyada en la mesa. Metió su cara entre sus brazos y prosiguió llorando.

-Todos cometemos errores. - Az había salido de la cocina y se dirigió hacia la destrozada habitación donde se encontraban las chicas. - Lo importante no es que la gente los perdone o que se deba pagar por ellos. - ahora Az tenía toda la atención de las chicas. - Lo que hace que cada día seamos mejores que el día anterior es el echo de aprender a ser mejores, aprender de nuestros errores. Tú ahora sabes que sí se puede convivir con las personas y eso es lo que te hace ser alguien nuevo, dejando atrás todo aquello.

-¿Crees que podrán perdonarme? - Nyu miró a Az entre lágrimas. - He causado mucho daño a la gente que quiero.

-También estuviste dispuesta a morir por ellos, ¿Recuerdas? - Az continuó hablando para todas mientras ellas miraban al suelo. - Afrontaste todo ese dolor tú sola solo para proteger a quienes te importan de verdad. Ibas a sacrificarte. Ibas a morir para que ellos vivieran. - Hubo un largo silencio en la habitación. Az empezó a aplaudir lentamente hacia Nyu. - Puede que yo te salvara y gracias a ello no murieras. Pero tú eres mi heroína. La lección me la has dado tú a mi.

Yuka empezó a recordar todos los momentos que había vivido con Nyu desde que la conocieron por primera vez: Cuando Nyu partió la concha que Kanae le dio a Kohta y ella la partió porque pensó que así Kohta sería feliz. Después, Nyu fue corriendo a la playa para buscar más conchas al ver el enfado de Kohta. Cuando Nyu se puso enferma, Yuka y Kohta estaban muy preocupados por ella.

-"Desde que la encontramos en la playa, Nyu ha sido parte de esta casa" - pensó Yuka. - "Ha hecho daño a mucha gente, pero ¿Vivir sin Nyu?"

Yuka se levantó del asiento y se dirigió a Nyu para darle un fuerte abrazo.

-Tú le has dado mucha alegría a esta casa desde que te encontramos. - dijo Yuka empezando a llorar. - Si tú murieras, te extrañaríamos muchísimo.

Las chicas empezaron a llorar y, una a una, se fueron sumando al abrazo de Yuka y Nyu entre lágrimas.

-Gracias. - exclamó Nyu sonriendo entre lágrimas.

Notas:

"Un dolor que cura... una herida que no cicatriza... un hilo que no acaba de coser... una vida que no vivía... la venganza viene motivada exclusivamente por las ganas de vivir... yo ya encontré las mías."

 

Todo van siendo pequeñas cadenas, pequeños eslabones o piezas que, lentamente, semana tras semana, irán encajando en este gran rompecabezas que es la trama.

 

No se olviden de comentar!!

Un saludo y feliz semana!!

Regresar al índice
4. Entrenamiento Forzoso. por Betoazrael
Notas de autor:

Capítulo trepidante donde se nos descubre gran cantidad de información relevante para la historia y toda la narración. Además, incorpora una trepidante escena de lucha (Rodada en circuito cerradp y llevada a cabo por profesionales bajo las pertinentes medidas de seguridad XD XD)

Los chicos se dispusieron a cenar después de haber organizado un poco la sala. Aunque fue algo incómodo, el ambiente fue bastante alegre. Az empezó contando algunas batallitas de su vida en Alemania y en otros países europeos.

-¿Entonces a qué te dedicas realmente? - Preguntó Nozomi.

-Pues hago un poco de todo. - contestó Az tratando de pensar si había algo que no supiera hacer. - Pero creo que lo que mejor se me da es la cocina.

-Todo está delicioso. - Exclamó Yuka. - muchas gracias de nuevo.

-Pero Az, - prosiguió Nozomi. - Yo me refería a lo ocurrido hoy en el faro. Está claro que sabes pelear. ¿Perteneces a alguna organización secreta como la de Nyu y Nana?

-Se pelear. Eso es cierto. - el tono jovial de Az se desvaneció. - Pero no por ningún adiestramiento militar si es a lo que te refieres. Digamos que, a lo que me dedico es a acabar con los malos para proteger a gente como vosotros.

-Pero eres muy joven. - saltó Mayu. - ¿Cuánto tiempo llevas haciendo esto?

-Creo que os merecéis que os lo cuente. - Az agachó la cabeza pensativo y empezó a hablar, provocando gran conmoción entre las chicas. - Hoy Nyu, al beber mi sangre, recuperó su cuerpo. Se curó por completo. Pero como os habréis imaginado, eso no se debe a que mi sangre sea rica en glóbulos blancos. La razón es que Nyu hoy... Bebió... Sangre de demonio. - todas las chicas exclamaron de sorpresa. - Entiendo que ahora estéis asustadas, pero no tenéis porqué preocuparos. Las historias que cuentan sobre nosotros no son ciertas, en su mayoría.

-A ver. - Empezó a decir Yuka. - Hace un año no se nos habría ocurrido pensar que a la gente la podrían salir cuernos y tuvieran ciertas habilidades. Pero esto es muy fuerte. ¿Eres un demonio? ¿Cómo es eso posible?

Nana se acercó hacia Mayu algo confusa para susurrarle al oído.

-¿Qué es un demonio?

-Los demonios, son seres fantásticos que existieron hace mucho tiempo. - empezó a contar Mayu. - Son seres malignos que extorsionan a la gente y las tientan para que comentan pecados y así devorar su alma.

Nana, atemorizada, se apartó rápido de la mesa exclamando un grito.

-¿¡Y él es uno de ellos!?

Nyu también se asustó, pero pensó que no tenía que ser tan malo. Le había salvado la vida a ella y a los demás. Aunque las palabras de Mayu y las expresiones de Yuka y Nozomi hablaban por sí solas. Az se levantó de la mesa cabizbajo.

-Lo sabía. - dijo serio y mirando al suelo. Su expresión era totalmente ocultada detrás de su pelo. - Siento las molestias. Me iré inmediatamente y no tendréis de qué preocuparos.

-¡No! - exclamó Nyu. - Seguro que no es tan malo. ¡Dejadle que se explique!

"si supieras todo lo que he hecho..." pensó él. "Ahora me odiarías"

-Lo único que os puedo decir es que yo no soy así. - Comenzó a decir Az. - Al principio hubo una gran lucha entre ángeles y demonios, como ya sabréis. Ahí solo eramos hermanos luchando contra hermanos. Cada baja era sufrida en ambos bandos. Yo deserté. La guerra había llegado a tal punto que ambos bandos os empezamos a meter en la lucha. Era nuestro dolor. Era nuestra causa. Vosotros no teníais que sufrir por nuestra rebelión. Tuve una larga charla con mi superior y, aunque le dolía en el alma perder a un hermano, entendió los motivos que me obligaron a tomar esa decisión. Desde el principio de los tiempos yo he vagado entre vosotros, conviviendo con vosotros y aprendiendo vuestras culturas.

-¿Porqué desertaste? - preguntó Mayu.

-Por vosotros. - contestó con lágrimas en los ojos. - Hasta aquel momento era nuestra lucha. Era nuestro dolor. No tenía ningún motivo para meteros en la lucha e hicimos, de nuestro dolor, el vuestro. Le prometí a alguien que no volvería a hacer que un inocente derramara su sangre. El amor que siento por este mundo era tan grande que abandoné a mis propios hermanos. - Az se acercó a la improvisada puerta y se quedó mirando la luna. - Aunque de eso hace ya mucho tiempo. No son más que susurros en mi memoria.

Az salió hacia el amplio jardín de la casa para desaparecer de un salto. Los ruidos que las chicas oyeron indicaban que estaba en el tejado.

"Él también ha sufrido" - pensó Nyu. - "Comparado con el suyo, mi pena no es nada."

-Jamás me habría imaginado esto. - dijo Yuka.

-Parece bastante atormentado. - dijo Mayu, haciendo que las demás miraran hacia el suelo sintiéndose culpables por sus reacciones.

Después de un par de horas sin saber nada de Az, Nana y Mayu decidieron subir al tejado para hablar con él. Subieron a la habitación más alta. Allí, Mayu abrió la ventana y, con la ayuda de los vectores de Nana, subieron al tejado. Allí estaba Az sentado mirando algo que tenía en su mano pensativo. Cuando se acercaron, pudieron ver que lo que tenía en su mano era su colgante en forma de espada. De los ojos del dragón rezumaba un fuerte brillo rojo. Al sentir la presencia de las dos chicas, Az volvió a colocarse el colgante en el cuello mientras el brillo se iba apagando.

-Perdón. - dijo al levantarse. - Ya me iba. Solo estaba mirando la luna. - Az se giró y volvió a levantar la cabeza hacia la luna. - Desde aquí es tan bonita... Parece que pueda abrazarla desde aquí.

Az se giró y, justo cuando iba a saltar para irse, Mayu le interrumpió.

-¡No te vayas! - gritó. - ¿Podrías perdonar lo que dije? No quería herirte.

-No quiero ser una molestia para vosotras. - dijo cuando se giró para mirarlas.

-No lo eres, de verdad. - Mayu se sonrojó un poco de vergüenza al pedirle perdón. - Perdona por lo que dije.

-¡Además! - exclamó Nana. - Dijiste que ibas a entrenarnos a Nyu y a mí. Yo quiero que me enseñes a luchar como hiciste hoy.

-¿No os importa que me quede? - dijo impresionado.

-No. - dijo Mayu. - Además, odio cocinar. Si te quedaras aquí podrías cocinar tú.

-También dijiste que ibas a reparar la habitación. - Parecía que Nana le estaba reprochando que se escaqueara de las tareas más que quería que se quedara. - ¿Vas a hacerlo o no?

-No conozco bien esta ciudad. - dijo Az llevándose una mano a la nuca. - Si alguna de vosotras pudiera acompañarme a comprar materiales, lo arreglaría encantado.

-¡Yo te acompaño! - exclamó Mayu. - Mañana salgo pronto de clase. Podríamos aprovechar para comprar comida también y así podrías hacer migas con Wanta.

-Esta bien. - dijo asintiendo con la cabeza y con una sonrisa jovial. - Ahora meteros dentro de la casa. Vais a coger un resfriado aquí fuera. - mientras las chicas bajaban al jardín gracias a los vectores de Nana, Az volvió a mirar a la luna entre lágrimas. - Gracias por mostrarme el camino.

 

Un hombre, alto y de semblante serio estaba sentado en un gran despacho de baldosas blancas y negras. La gran puerta de madera se abrió y pasó un agente de SAT corriendo con una carpeta marrón de oficina.

-Señor Kakuzawa. - dijo cuando llegó a la mesa. - Aquí está el informe sobre el hundimiento del centro de investigación de la isla.

-¿Hay alguna noticia de mi hermano? - dijo con tono serio y voz grave mirando al hombre como si le estorbara.

-No señor. Perseguimos al sujeto Lucy hasta el faro de Enoshima y ahí los soldados fueron vencidos.

-¿Los mató Lucy?

-No señor. Fueron abatidos por un hombre que no se identificó.

-¿¡Un solo hombre venció a un escuadrón entero!? - el hombre se alteró tanto que mientras gritaba para increpar al soldado se levantó de su silla.

-Sí señor, pero no hay ninguna baja. - El soldado se asustó por la reacción del hombre. - Era muy rápido y ágil. Combatió cuerpo a cuerpo a todo el batallón y derribó a los dos helicópteros con dos balas. De todos modos, lo tiene todo en el informe señor.

-Mi hermano pequeño... - El señor Kakuzawa se giró y miró por el gran ventanal de su espalda. - Siempre creyó que sería el padre del nuevo mundo y que le adorarían como a un dios. Pero yo me pregunto, ¿No sería mejor ser el dios de este mundo?

-No lo se, señor.

-No importa. Puedes retirarte. Manténgame informado de todo. En especial de ese extraño hombre.

-Sí señor. - El hombre salió de la estancia mientras cerraba bruscamente la enrome puerta. Kakuzawa volvió a mirar al exterior de las instalaciones, casi idénticas a las de la isla hundida.

-Mi plan está casi listo. Solo me falta una cosa: Lucy. Viva o muerta. Cuando los resultados de los nuevos soldados sean los esperados, comenzaremos la operación.

 

A la mañana siguiente, Az estaba en la cocina cuando Yuka se levantó. Ella iba vestida aun con un pijama, bostezaba cuando entró en la cocina.

-Buenas días. - dijo Az acabando de hacer el desayuno.

-¿Qué haces? - preguntó extrañada.

-Tu desayuno. - Az acabó de servir el café sobre la mesita de la cocina. Había preparado un gran banquete. - Coge lo que quieras. Os he preparado el desayuno a todas y Wanta ya tiene comida y agua en el plato.

-Gracias. - Yuka seguía sorprendida cuando empezó a desayunar.

Cuando terminó, Yuka fue a vestirse y se dispuso a irse a la universidad sola, ya que Kohta aun seguía en el hospital. Cuando bajó a despedirse de Az, Mayu ya se había levantado y estaba desayunando mientras reía con Az.

-Sí, luego sube a despertarlas. - decía Mayu. - Si no las despiertas, pueden llegar a levantarse después de la comida.

-Vale, las despierto yo luego. - decía Az entre risas.

-¡Mayu, Az, me voy ya! - gritó Yuka mientras levantaba la mano.

-¡Adiós! - gritaron los dos a la vez.

Mayu también se fue a clase cuando acabó de desayunar. Al irse ella, Az se pusó a fregar la cocina y, una vez que había dejado todo limpio, se dispuso a ir a despertar a las dos futuras alumnas. La primera fue Nana. Ella se encontraba durmiendo a pierna suelta y destapada. Az se acercó para ir despertándola suavemente.

-Nana. - dijo con voz dulce. - Es hora de levantarse.

Nana abrió los ojos suavemente mientras Az la agitaba suavemente el hombro. Sin previo aviso, Nana lanzó un vector hacia Az, haciendo que saliera volando por la habitación hasta estrellarse contra la pared. Después, Nana se despertó sobresaltada.

-¡Perdona! - gritó muy avergonzada. - No te vi. Perdóname Az, por favor.

-No tiene importancia, tranquila. - Az se acarició la nuca con la palma de la mano mientras reía. - Prepárate y baja al patio. Empezamos en quince minutos.

La siguiente fue Nyu. A diferencia de Nana, Nyu dormía apaciblemente acurrucada entre las mantas. El procedimiento de Az de acercarse despacio y acariciar levemente el hombro fue el mismo que el de Nana, solo que con mejores resultados.

-Nyu. - susurró a su oído. - Es hora de entrenar. Vamos, despierta.

Lentamente, Nyu fue abriendo los ojos, vislumbrando la figura de Az en la oscuridad de la habitación

-¿Ya es de día? - Preguntó aun medio dormida.

-Sí. Nana ya está esperando abajo. Vístete y te esperamos.

Cuando Nyu estuvo lista, bajó al patio, donde la esperaban Nana y Az hablando sobre el escaso "adiestramiento" que habían recibido. Lo único que sabían hacer, más allá de usarlos para herir o desmembrar al enemigo y anular algunas funciones cerebrales, era desviar algunos proyectiles.

-Pero Az, yo tengo hambre. - dijo Nyu tras bostezar.

-Hagamos un trato. - dijo él. - Si conseguís herirme, os llevo a las dos a desayunar al mejor restaurante de la ciudad. Pero si perdéis, me ayudais con la reforma.

-¡Sí! - las dos exclamaron de entusiasmo.

-Pero, ¿No podríamos hacerte daño de verdad?. - preguntó asustada Nana.

-No os preocupéis por eso. - El tono prepotente de Az las tentó a dar lo mejor de sí. - Para empezar dudo que lleguéis a tocarme. Lo que quiero es que trabajéis en equipo.

-¿¡Nos vas a disparar!? - exclamó Nyu.

-No. - Az se reía ante en repentino temor de Nyu. - Yo también iré desarmado. - Az se quitó la sudadera, dejando su torso descubierto y provocando los sonrojos de las chicas al ver su cuerpo y después se quitó el colgante para guardarlo en un bolsillo de su pantalón. - ¿Preparadas? - Las chicas asintieron mientras adoptaban pose de combate. - Tenéis media hora a partir de..... ¡Ahora!

El ataque de Az no se hizo esperar. Él saltó por encima de sus cabezas, cayendo precipitadamente en medio de las dos diclonius y haciendo así que se distanciaran. Cuando Nyu saltó hacia atrás para evitar el contacto físico, lanzó dos vectores, uno a su pierna derecha y otro a su brazo izquierdo. Az, ágilmente, esquivó los dos mientras se dirigía hacia el lugar donde iba a caer Nana. Ella, viendo que se acercaba como una bala, usó dos vectores para impulsarse y saltar de nuevo en el aire.

Como si Az hubiera previsto los movimientos de Nana, siguió su avance hasta la pared, en la cual cogió impulso para saltar en el aire, haciendo una pirueta perfecta por encima de sus cabezas. Nyu, aun posándose en el suelo, vio a Az dirigiéndose rápidamente hacia ella desde el aire. Para evitar de nuevo que se acercara, lanzó un vector hacia su torso. Impredeciblemente, Az, con un ligero golpe de su pie en el vector, lo bloqueó, haciendo que Nyu se cayera al suelo torpemente. Ese momento Az lo usó para aterrizar justo encima de ella y clavar sus puños en la tierra, quedando su cara a escasos centímetros de su rostro. Cuando Az se fue a levantar, le guiñó un ojo a Nyu y se fue hacia Nana rodando por el suelo. Cuando Nyu se quiso levantar, observó que algo invisible la retenía y no podía levantarse.

Ahora Nana estaba mirando a su objetivo. Trataba de estudiarlo, pero era una caja de sorpresas. Adelantó un pie hacia delante y lanzó cuatro vectores hacia el rostro de su contrincante. Az retrocedió para esquivarlos, pero dos de ellos hicieron una finta y se dirigieron de nuevo hacia su rostro. Una vez más, Az bloqueó el avance de los vectores, pero esta vez con los antebrazos. Nana se sorprendió de la gran habilidad de su adversario y decidió retroceder para volver a estudiarlo. Sin previo aviso, Az volvió a saltar en el aire, pero esta vez se dirigió a la espalda de Nana, haciendo que ella se girara para encararlo. Ya era tarde. Az se había impulsado en el suelo al caer y ya se había lanzado hacia Nana. Inútilmente, Nana lanzó sus vectores para frenar su avance, pero Az la placó abrazándola de los hombros y cayó al suelo, siendo paralizada igual que Nyu.

-Creo que gano yo. - Dijo Az mostrando alguna gota de sudor en su rostro. - Habéis durado más de lo que había pensado. - dijo mirando el reloj de la habitación. - han pasado cinco minutos. Muy bien chicas.

-¡Jo! - exclamó Nyu. - No vale, yo perdí muy pronto.

-¡Has hecho trampas! - exclamó Nana. - ¡Seguro!

-Como queráis. - dijo Az encogiéndose de hombros mientras se reía. Se acercó al lugar donde había dejado su sudadera y se la puso mientras Nana y Nyu se levantaban del suelo. - Ahora vayamos a desayunar.

Notas:

"Un arma que se rebela contra el arma que una vez la empuñó. Arrastrado a inumerables campos de batalla, despojado de su alma, apartado de aquello que una vez le inspiró confianza en su vida. Aquel que quiera empuñarla será juzgado con severidad y la sentencia del filo del destino se batirá en duelo con su alma. Solo una es capaz de doblegarla. Un dueño. Una mano. Un duelo. Un alma. Un trato"

Regresar al índice
5. Defendiendo y arreglando. por Betoazrael
Notas de autor:

Aquí tenéis el capítulo 5 de esta saga. En este capítulo veremos cómo los lazos entre el grupo con la nueva incorporación se irán afianzando y cómo una parte muy oscura del pasado de nuestra querida Mayu vuelve para atormentarla. Se trata de un capítulo emotivo donde los lazos de amistad entre los miembros del grupo se nos irán haciendo cada vez más importantes para el futuro transcurso de la trama.

Disfruten del capítulo como yo he disfrutado escribiéndolo para vosotros :)

Az había llevado a las dos diclonius a un restaurante bastante elegante, con mesas bajas y grandes sillones de madera. La decoración era bastante ostentosa y, aunque fuera de día y el sol se filtrara por los grandes ventanales, el establecimiento estaba iluminado por grandes lámparas de araña.

Az se había vestido con una camisa blanca y una corbata negra para no destacar. Las dos chicas habían imitado a su anfitrión, llevando las dos un lazo sobre los cuernos y un vestido (Nana llevaba el vestido que Kurama le había dado la primera vez que salió del laboratorio y Nyu llevaba vestido de Yuka). Az estaba tomando un capuccino doble, mientras que ellas tomaban un desayuno más completo.

-¡Todo está muy bueno! - Exclamó Nyu. - ¡Muchas gracias!

-¡Aun no me creo que nos hayas ganado! - Dijo algo picada Nana. - ¿Cómo hiciste eso de paralizarnos?

-Fueron mis ojos. - empezó a explicar. - Si consigo tener contacto visual hacia un enemigo, puedo introducirme en su sistema nervioso y controlar sus movimientos durante un periodo de tiempo reducido. Pero para ello hay que estar muy cerca.

-Hay una cosa que no entiendo. - Nyu estaba algo confusa y hablaba entrecortada y sonrojada. - Ayer dijiste que llevabas aquí desde el principio de los tiempos... Y pareces muy joven... ¿Cuántos años tienes?

-Sobre 5000, más o menos. - Dijo Az entre risas. - Perdí la cuenta hace mucho.

-¿¡Eres inmortal!? - Exclamó Nana.

-Algo así. - El tono de Az bajó de intensidad, ya que estaban en un lugar público. - Se me puede matar, pero el problema es que nadie sabe cómo.

-¡Ala! - exclamaron a la vez las dos chicas. Ambas empezaban a entender un poco más acerca de sus habilidades. El grupo siguió comiendo cuando un teléfono sonó en e interior de la mochila de Az. Él lo descolgó intrigado.

-¿Dha? - Az se puso a hablar en un idioma desconocido para ellas durante un rato por el aparato. Las dos estaban fascinadas con el dominio que Az tenía de esa lengua. Al cabo de un rato, cuando Az acabó de hablar por teléfono y lo guardó en su pantalón.

-¿Qué era eso que decías? - preguntó intrigada Nyu.

-Era Ruso. - Dijo Az ante la estupefacción de las chicas. - Era un amigo que conocí hace tiempo allí. Me preguntó si, después de Alemania, volvería a Rusia.

-¿Qué le dijiste? - Preguntó Nana.

-Le dije que estaba en Japón tratando de atar viejos cabos sueltos. - dijo dejando la i

Elfen Lied 2. The Demon Lieds por Betoazrael

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20