El Amor Es Libre by bgagawa

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 El Amor Es Libre by bgagawa
Summary:

Lindsey, la prima de Momoshiro llega a Tokyo después de seis años de ausencia, pero no asiste a Seigaku con él si no que se inscribe a Hyotei en donde conoce a la persona que le dará la oportunidad de volver a enamorarse y que resulta ser quien menos espera, causando ciertos conflictos entre algunos miembros del equipo de tenis.

Todo esto mientras su primo Momo tiene que enfrentar a prácticamente todo el equipo de Fudomine para conseguir su final feliz con Ann

Pero... ¿Qué tiene que ver Lindsey con Tezuka? En realidad nada; al menos no directamente, pero una persona cercana a ella conocerá al capitán de Seigaku sacudiendo su mundo y su forma de ver la vida



Categories: ANIME/MANGA, PRINCE OF TENNIS Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Spoilers

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 23 Completed: No Word count: 96436 Read: 11102 Published: 28/06/2012 Updated: 08/08/2013
Summary:

Lindsey, la prima de Momoshiro llega a Tokyo después de seis años de ausencia, pero no asiste a Seigaku con él si no que se inscribe a Hyotei en donde conoce a la persona que le dará la oportunidad de volver a enamorarse y que resulta ser quien menos espera, causando ciertos conflictos entre algunos miembros del equipo de tenis.

Todo esto mientras su primo Momo tiene que enfrentar a prácticamente todo el equipo de Fudomine para conseguir su final feliz con Ann

Pero... ¿Qué tiene que ver Lindsey con Tezuka? En realidad nada; al menos no directamente, pero una persona cercana a ella conocerá al capitán de Seigaku sacudiendo su mundo y su forma de ver la vida



Categories: ANIME/MANGA, PRINCE OF TENNIS Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Spoilers

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 23 Completed: No Word count: 96436 Read: 11102 Published: 28/06/2012 Updated: 08/08/2013
Story Notes:

La historia se desarrolla dentro de la trama de lo que sucede en la serie, los resultados de los partidos y torneos no se modifican en nada y la línea de tiempo sigue casi tal cual la original .... Por eso la advertencia, solo cambia el hecho de que aqui si se incluye algo de romance ;)

 

Story Notes:

La historia se desarrolla dentro de la trama de lo que sucede en la serie, los resultados de los partidos y torneos no se modifican en nada y la línea de tiempo sigue casi tal cual la original .... Por eso la advertencia, solo cambia el hecho de que aqui si se incluye algo de romance ;)

 

Empezar Desde Cero by bgagawa
Author's Notes:

Este capítulo es introductorio, asi que tal vez parece un poco lento pero es la forma de introducir un poco a la historia y comenzar a desarrollar la trama 

Espero que lo disfruten

Author's Notes:

Este capítulo es introductorio, asi que tal vez parece un poco lento pero es la forma de introducir un poco a la historia y comenzar a desarrollar la trama 

Espero que lo disfruten

Era una mañana fría; como suelen serlo en Londres, a pesar de que el sol comenzaba a salir y a entrar por la ventana de la habitación la temperatura era baja, algo a lo que Lindsey nunca pudo acostumbrarse después de seis años viviendo en esa ciudad. El despertador comenzó a sonar y se mantuvo así por más de cinco minutos, hasta que la dueña del reloj abrió los ojos

 

- Mmmm... Ya es hora- se dijo a ella misma aún medio dormida - ¡Ya es hora! - gritó emocionada lanzando las cobijas y salió corriendo del cuarto bajando las escaleras- ¡Papá! ya es hora

- Ya se que ya es hora, siéntate a desayunar y después sube a alistarte 

- Estoy muy emocionada, Japón me trae tantos recuerdos de mi infancia y de mamá - dijo Lindsey mientras se sentaba y tomaba el desayuno que su padre había preparado

- Lo se, fue una linda etapa, espero que puedas volver a adaptarte a la vida en Japón; has crecido y las cosas cambian

- No te preocupes papá estaré bien; además, Takeshi estará conmigo. Seis años sin verlo ¿habrá cambiado mucho?

- Tanto como tu, ahora sube a arreglarte no queremos perder el vuelo

- ¡No! me daré prisa - se levantó de la mesa y subió corriendo las escaleras, no sin antes depositar un suave beso en la mejilla de su padre

- Me recuerdas tanto a tu madre - dijo el hombre casi en un susurro mientras la veía subir la escalera

 

Ya en su cuarto Lindsey se sentó frente al espejo, cepilló su negro cabello a la altura del hombro y colocó un broche en forma de mariposa retirando el fleco de su cara, rizó sus pestañas haciendo que sus ojos violetas resaltaran aún más en su piel blanca y puso un poco de brillo transparente en sus labios rosas.

Una vez que terminó de cambiarse salió de la habitación, se paró en el marco de la puerta y dio una última mirada a la que había sido su dormitorio durante seis años de su vida, estaba frente a la habitación en la que había escrito la mayoría de sus canciones, donde había practicado cada una de sus melodías y donde su madre la había arropado y dado las buenas noches tantas veces; ahora ese lugar se veía tan vacio y era momento de dejarlo atrás.

 

- Saber decir adios es crecer – escuchó la voz de su padre detrás de ella – ahora tenemos otro destino – tomó las maletas de Lindsey y se adelantó a salir de la casa

- Ya no quiero crecer - se dijo a si misma y siguió a su papá hasta la puerta 

 

El camino al aeropuerto fue bastante rápido, después de un par de horas de espera por fin llegó la hora de abordar el avión que los llevaría a su destino, ya en el avión Lindsey se colocó sus auriculares y cerró sus ojos 

"Será un largo viaje, pero valdrá la pena.... Es momento de empezar desde cero; te voy a olvidar Patrick"



-----------------------------------------------------------------------------------------

Había sido un día aburrido para Momoshiro Takeshi, debido a una luxación en el  tobillo no pudo entrenar al parejo que los demás titulares del equipo de tenis, llegó a su casa sin mucho ánimo pero toda su energía habitual volvió al ver en el refrigerador el horario de llegada de un vuelo a Tokyo

- La cena está lista, llegas justo a tiempo hijo - le dijo su madre al verlo entrar por la puerta

- ¡Genial, estoy muriendo de hambre! - se sentó y comenzó a devorar el enorme plato de arroz que tenía enfrente

- ¡Takeshi! te he dicho que debes esperar a que todos estemos en la mesa - lo reprendió su padre al verlo comer - y ¿qué es es forma de comer? eres una persona, no un perro

- Lo siento padre, estoy en crecimiento - se discupó llevando una mano a su nuca - además el entrenamiento me deja muy cansado y hambriento

- Bueno, ya es suficiente - intervino su madre - ¿podrían cenar en paz un día al menos?

- si - respondieron al mismo tiempo los dos

- ¿A qué hora llegará mañana? - volvió a tomar la palabra el chico

- A las ocho de la mañana - respondió su mamá - pero tu estarás en el instituto a esa hora, así que la verás hasta que regreses por la tarde, trata de no quedarte más tiempo del debido con tus compañeros ya que vendrán cansados del viaje y no se quedarán mucho tiempo 

- Eso es muy injusto, yo quería ir al aeropuerto, no tengo a que ir a la escuela; todo es muy aburrido desde que no puedo entrenar por esta tonta lesión

- ¡No vas a la escuela solo a entrenar! - lo reprendió su padre 

- Ya lo se, pero tiene más sentido para mi de esa forma 

- Si no fueras tan bueno en el tenis te juro que te prohibiría practicarlo, pero no me queda más que apoyarte y ser buen padre

- Será mejor que ya vayamos a dormir - intervino una vez más su madre - mañana será un día agitado

 

Al día siguiente Momo fue al instituto como cada mañana en su bicicleta, pero esta vez iba más distraído de lo normal, no podía dejar de pensar en que si tardaba un poco más de tiempo en salir del entrenamiento tal vez tendría que posponer aún más el esperado reencuentro

- ¡Oye Momo! deberías ver al frente cuando vas en bicicleta por la calle - lo sacó de sus pensamientos un chico castaño de ojos azules que tenía una gran sonrisa a pesar de que casi es arrollado por Momo

-¡Fuji Sempai! lo siento, iba un poco distraído

- No hay problema Momo, pero pon atención a partir de ahora - contestó el castaño rebasándolo.

 

Una vez en el instituto el día fue bastante monótono, peor que el día anterior ya que los demás titulares del equipo de tenis no estuvieron presentes en el entrenamiento; lo único que valió la pena para el fue el encuentro que tuvo con un novato que lo sorprendió grátamente; Echizen Ryoma, ese chico de baja estatura con gorra lo ayudó a olvidar por un momento sus preocupaciones, aunque cuando terminó el partido todo volvió a su mente

- ¡Tengo que irme entrenadora Ryuzaki! - no esperó la respuesta y salió corriendo ante la mirada de todos

 

Después de un rato de pedalear lo más rápido que pudo llegó a su casa y de un golpe abrió la puerta para encontrarse con quien tanto extrañaba

 

- ¡Lindsey!

- ¡Takeshi!

 

Los dos corrieron a abrazarse, los padres de ambos se miraron sonriendo, la última vez que vieron a sus hijos juntos fue cuando tenían ocho años, eran muy unidos y después de seis años se volvían a ver.



- Te extrañé mucho primito

- Y yo a ti, pero será genial que vivamos cerca... Podremos ir juntos al instituto, te presentaré a mis amigos y podrás ir a apoyarnos al entrenamiento y a los partidos, ade..

- Takeshi – lo interrumpió su madre – Lindsey no irá a Seigaku contigo, podrán verse por las tardes y los fines de semana

Momo volteó a ver a Lindsay confundido por las palabras de su mamá dirigiéndole una mirada de interrogación

- Verás – Le dijo dulcemente la chica mientras lo llevaba al sillón a sentarse junto a ella – mi papá y yo escuchamos que la escuela con más prestigio en el área de artes y humanidades es la Academia Hyotei Gakuen, a mi me interesa mucho crecer en música y también supimos que su orquesta es la mejor a nivel secundaria; esa escuela fue la mejor opción y mañana mismo empezaré a asistir a clases

- ¡Rayos! En verdad tenía ganas de que fueramos a la misma escuela, pero si es lo mejor para ti entonces te apoyo – dijo sonriendo Momo – Aunque eso de apoyarme en los partidos sigue en pie y te advierto que a esa escuela asisten puros niños malcriados y presumidos – Todos soltaron una carcajada ante el último comentario

- Será mejor que nos vayamos ya Lindsey, debemos descansar

- Lindsey, mañana si quieres puedo ir por ti a Hyotei después del entrenamiento y podemos ir a comer algo para ponernos al día, aunque... tal vez tengas que esperarme un par de horas

-No hay problema, escuche que Hyotei tiene una gran sala de música puedo pasar ahí un par de horas sin problemas, además necesito tiempo para investigar sobre las audiciones para entrar a la orquesta

- Perfecto, te enviaré mensaje cuando llegue para que salgas

Todos se despidieron, Lindsey y su padre se dirigieron al que sería su nuevo hogar, ver a Momo le subió el ánimo a la chica y estaba convencia de que cumpliría todas sus metas

“No te voy a defraudar mamá” 

End Notes:

Si les gustó agradeceré cualquier comentario, si no les gustó no lo agradeceré tanto, solo si es crítica constructiva :)

End Notes:

Si les gustó agradeceré cualquier comentario, si no les gustó no lo agradeceré tanto, solo si es crítica constructiva :)

Regresar al índiceUn Día Muy Agitado by bgagawa
Author's Notes:

Les dejo el segundo capítulo espero que les guste 

Author's Notes:

Les dejo el segundo capítulo espero que les guste 

Era una linda mañana en Tokyo, el sol ya había salido y el viento movía suavemente las hojas de los árboles alrededor, todo era perfecto en ese lugar para Lindsey, que ya se encontraba camino a su nueva escuela, muchas cosas habían cambiado desde la última vez que estuvo ahí de niña pero para ella todo era tal y como lo había dejado y cada pequeño detalle le recordaba lo feliz que había sido; no tenía por que ser diferente esta vez, su madre ya no estaba y sabía que el trabajo de su papá no le permitiría estar tan cerca de ella pero tenía a su primo y a su música que le ayudarían a adaptarse.

Aún era temprano cuando llegó a Hyotei así que comenzó a caminar solo observando las instalaciones hasta que decidió sentarse a esperar en una banca situada frente a un jardín lleno de flores, cuando de pronto un golpe en la cabeza la sacó de sus pensamientos

 - ¡¡¡¡Ouch!!!! 

bajó la cabeza y encontró el objeto que la impactó; una pequeña pelota de goma rosa y verde fosforecente, lo levantó y comenzó a buscar al responsable del lanzamiento, buscó con la mirada y alcanzó a ver a un chico más alto que ella con cabello largo sujeto en una cola alejándose corriendo

 

- ¡Oye tu, quédate quieto!

- ¿Quién es esa loca? No tengo tiempo para tonterías – pensó el viendola de reojo y sin detenerse

- ¡Espera! Te dije que te detengas – al ver que sus palabras no causaban efecto en el volteó a ver el objeto en su mano y lo lanzó directo a la cabeza del chico, pero al estar en movimiento el cálculo de Lindsey respecto a la fuerza que necesitaba no fue el más exacto y la pelota fue a dar justo debajo del pie de apoyo del joven haciéndolo caer

- ¿¡Qué rayos fué eso!? - pensó todavía en el suelo sin entender como había llegado ahí

- Creo que fue demasiado – se llevó las maños a la boca y corrió a ver si el se encontraba bien – ¡lo siento, en verdad lo siento, no era mi intención! ¿No te lastimaste verdad?

- ¿Tu... Tu hiciste esto? - preguntó enojado poniéndose de pie y mostrando la pequeña pelota en su mano

- En verdad lo siento, yo quería darte en la cabeza – se disculpó mordiéndose el labio inferior

- ¡¿¡¿Y por qué diablos querías golpearme en la cabeza con esto?!?! ¡¿Acaso estás loca?!

- ¡Oye! Baja tu tono de voz ¿Quieres? No tienes derecho a ponerte así por que para empezar ¡TU! Me golpeaste a mi primero y sin razón

- Yo acabo de llegar y no tengo tiempo para ponerme a jugar con una estúpida pelotita y una desconocida que además ¡está loca!

- ¡Déja de llamarme loca!

- Pues deja de comportarte como loca

- Yo no me comporto com....

No pudo terminar su argumento debido al sobresalto que le causó ver a un chico de cabello rojo saltar sobre su cabeza para aterrizar justo frente a ella

- Shishido ¿no deberías estar ya en las canchas?

- Lo mismo te pregunto Gakuto, ocúpate de tus asuntos

- Lo siento; pero que mal educado soy, me llamo Gakuto Mukahi – se dirigió a Lindsey ignorando por completo el reclamo de su compañero

- Lindsey Cooper, llámame sólo Lindsey por favor

- De acuerdo Lindsey, veo que están teniendo diferencias; vamos Shishido es muy temprano para discutir, guarda algo para el entrenamiento

- No te metas en esto

- ¿Siempre es así de hostil? - preguntó Lindsey a Gakuto mirando de reojo a Shishido

- Si – contestó sin titubear el pelirrojo

- ¡Claro que no! ¡ya te dije que no te metas!

- ¿Lo ves? – dijo mientras volteaba a ver su reloj; La chica soltó una risa ante este comentario- Es más tarde de lo que pensé, será mejor que nos demos prisa Shishido, Atobe ya debe estar en la cancha

- Aha – aceptó a regañadientes – Toma tu juguete – dijo lanzándo la pelota a Lindsey

- No es mio, yo no lo quiero

- Pues tampoco es mio – respondió dándole la espalda

- ¿Puedo quedármelo yo? - intervino Gakuto

- ¡Claro! - accedió la chica de inmediato cediéndole la pelota ante la mirada extrañada de Shishido 

Los dos chicos se alejaron rapidamente dirigiéndose a donde Lindsey supuso que eran las canchas de las que hablaban

“Interesante forma de comenzar el día, solo espero no volver a toparme con ese patán”

- Tu causaste todo esto ¿No es así Gakuto?

- ¡Fue un accidente! Encontré la pelota tirada cuando salí de mi casa y me pareció divertida, jugaba con ella y por accidente se resbaló de mi mano y fue a dar a su cabeza, tuve miedo de su reacción así que me escondí tras un árbol, entonces tu apareciste y ... bueno tu viviste el resto

- Esto no se va a quedar asi Gakuto – lo amenazó tranquilo pero firme dejándolo atrás entrando al vestidor ante la mirada de Gakuto

 

Después de un rato Lindsey decidió seguir conociendo la escuela y después de explorar y buscar la oficina del director por fin pudo encontrarla, tocó la puerta y se presentó; el director era un hombre muy elegante y se veía muy serio pero fue muy amable al darle su horario y como ya faltaba poco para que dieran inicio las clases la acompañó hasta su salón; el 2-C, para presentarla frente al grupo y darle la bienvenida.

- Buenos días profesor, vengo con una nueva alumna, ella es su nueva compañera Cooper Lindsey, espero que la reciban correctamente y la hagan sentir cómoda – Lindsey sonrió al grupo haciéndo una reverencia – Tome asiento junto al joven Ootori señorita Cooper - Ootori levante su mano por favor - asi lo hizo el chico de cabello plateado dirigiéndo una sonrisa a la chica; ella avanzó hasta el asiento asignado y se sentó junto a el

- Me llamo Ootori Chötarö ¡Mucho gusto! - Es muy bonita, que suerte que se sentó junto a mi – pensó el chico

- Mucho gusto Ootori; soy Lindsey, solo llámame asi no estoy acostumbrada a que me llamen por mi apellído

- Está bien Lindsey pero en ese caso tu puedes llamarme Chötarö

- ¡Ok! - contestó sonriendo y con un pequeño guiño, lo que provocó un sonrojo en Ootori el cual ella no notó

- ¿Eres de aquí? Tu nombre no es común en Japón pero hablas muy bien el idioma

- Nací y viví aquí hasta los ocho años, desde entonces había estado viviendo en Inglaterra; mi papá es de allá, pero ahora su empresa le ofreció un puesto importante aquí y por eso regresamos

- Entonces ¿Tu eres inglesa pero naciste en Japón? - preguntó un poco confundido

- En realidad soy mitad japonesa por parte de mi mamá, y la verdad me gusta mucho más vivir aquí que en Inglaterra

- ¿En serio? Espero que esta vez te quedes aquí definitivamente; e..es decir, yo... tu...mmm, por que te gusta más Japón que Inglaterra, estarás más feliz aqui – se apresuró a decir bajando el rostro y un poco sonrojado

- Si, yo también espero eso – sonrió dulcemente al notar el nerviosismo del chico, el cual le causó ternura

- Oye Lindsey ¿Quieres venir a tomar el almuerzo con mis amigos y conmigo? Asi puedes empezar a conocer más gente en la escuela y sentirte más en confianza

- ¡Si! Me encantaría, no estaría mal comenzar a socializar

 

Cuando llegó la hora del descanso tomaron sus cosas y salieron del salón, Lindsey se limitó a seguir a Ootori hasta su punto de reunión

 

- Oye Chötarö ¿tus amigos no son de nuestro grupo? ¿por qué los encuentras fuera del salón?

- No, ellos son la mayoría de tercero y algunos de segundo pero de otros grupos; verás, los conozco del club de tenis, pasamos mucho tiempo juntos por las prácticas y somos amigos todos

- Así que eres deportista, la verdad no lo imaginaba, pareces una persona con otro tipo de gustos... no se, artes o algo así

- Pues también me gusta la música, se tocar el piano y me gusta mucho pero con los entrenamientos y los estudios no me queda mucho tiempo para prácticar

- Me alegra escuchar que te guste la música; yo la amo, también se tocar el piano pero mi pasión es el violín, por eso decidí entrar a Hyotei, por que me enteré de lo buena que es su orquesta y pienso audicionar para entrar

- ¿En verdad? Si quieres, cuando terminen las clases puedo acompañarte al salón de la orquesta

- Eso sería increíble Chötarö

- Lo haré con gusto.... ah, ahí están mis amigos, ven te los presentaré

 Estaban sentados en una mesa cinco chicos tomando sus respectivos almuerzos

-¿Quién es tu amiga Ootori? - preguntó Oshitari

- Ella es Lindsey Cooper, prefiere que le llamen Lindsey, viene de Inglaterra

- El es Atobe Keigo, es nuestro capitán y...

- tu puedes llamarme Ore-sama – interrumpió el chico de cabello gris

- O puedo llamarte Atobe – respondió Lindsey mirándolo como si fuera un bicho raro y con los brazos cruzados, causando asombro en todos por su forma de hablarle a su capitán

- ¡E.. el es Oshitari Yüshi! - intervinó rápidamente Ootori

- Buenos días señorita - saludó cortésmente - Lindsey solo hizo una pequeña reverencia

-Kabaji Munehiro, Hiyoshi Wakashi, Taki Haginosuke y Akutagawa Jiro; a el no es muy común verlo despierto

- Es un placer conocerlos a todos, Chötarö me invitó a tomar el almuerzo con ustedes, espero que no haya problema

- Mmmm no tienes buena actitud, pero eres bonita, te permitiré quedarte si prometes ser buena - dijo Atobe con un tono de arrogancia

- ¿Sabes qué? Ya me can....

- ¡¿Alguien sabe dónde están Gakuto y Shishido?! - interrumpió una vez más Ootori para evitar la confrontación

- ¡Ootori! ¿Quién es tu amiga? Espera, yo te conozco ¿Lindsey, no es cierto? - Se escuchó la voz de Gakuto detrás de ellos

- Es correcto.... ¿Gakuto? - saludó sonriendo

- ¡¿Qué?! ¡Otra vez tu! - gritó exaltado Shishido señalándo a Lindsey como acusándola de algo

- No puede ser – lo miró con fastidio – Chötarö, no me digas que ese patán es tu amigo

- ¿Se conocen? - preguntaron todos al mismo tiempo, a excepción de kabaji y Akutagawa que seguía durmiendo

- Shishido lanzó una pelota a la cabeza de Lindsey – explicó el pelirrojo

- ¡Sabes que eso no pasó! – reclamó el castaño

- Claro que pasó – se defendió ella

- Y ella intentó matarlo como venganza – continúo su historia

- ¡¿Qué?! ¡Las cosas no fueron asi!

- En cambio, eso si es verdad

 

La discusión seguía ante las miradas divertidas de todos, excepto de Ootori, quien trataba de calmar los ánimos, hasta que el timbre que les indicaba que debían regresar a las aulas los interrumpió

 

- Ootori, deberías elegir mejor a tus amistades – dijo Shishido antes de irse

- Pfff... No puedo creer que el sea tu amigo, mejor ya vámonos Chötarö – se levantaron y se fueron a su salón, al igual que los demás miembros del equipo

- ¿Puedo saber qué pasó exactamente con Shishido? - preguntó Ootori intrigado

- Nada importante, en realidad ya ni yo lo entiendo, pero tu amigo es un patán de eso no hay duda

 

Las clases faltantes transcurrieron muy despacio desde la perspectiva de Lindsey, estaba ansiosa por conocer la sala de música y saber si podría audicionar para entrar a la orquesta, después de matemáticas, geografía y química por fin el fin de las clases llegó

 

- Chötarö ¿recuerdas que me ibas a llevar al salón de la orquesta verdad?

- Claro que si, vamos y después si quieres puedes ir a las canchas de tenis y no se, tal vez después pueda acompañarte a tu casa – bajó la mirada para evitar que ella notara el pequeño sonrojo que había aparecido en sus mejillas – acabas de llegar y puede que no conozcas perfectamente el camino

- Eso es muy dulce – contestó con una sonrisa – en verdad lo agradezco, pero no será necesario ya que alguien vendrá por mi más tarde

- oh, está bien, en ese caso ya es hora de despedirnos; ya llegamos, dentro del salón deben estar la coordinadora y la profesora, ellas pueden decirte todo lo que necesitas saber y a un lado está la sala de música

- Muchas gracias Chötarö, tuve mucha suerte de conocerte en mi primer día, nos veremos mañana

- Adios – se quedó observando como se alejaba la pelinegra

 

- ¿No crees que es muy pronto para enamorarte? - escuchó una voz conocida detrás de el

- ¡Atobe! yo.. yo no estoy enamorado, la acabo de conocer y es mi amiga

- Mejor camina con cuidado Ootori, no quieres arruinar las cosas ¿O si?

- No, no voy a arruinar nada – lo miró confundido

- Te veré en el entrenamiento, llegaré un poco después tengo un asunto que arreglar

- Si capitán

En el salón de la orquesta Lindsey entró y se puso nerviosa solo de ver lo grande que era, vio al fondo a una chica con el uniforme de la escuela y a una mujer mayor; supuso que era la profesora, tragó saliva y se dirigió a ellas

- Buenas tardes – las dos voltearon a verla

- Soy nueva en la escuela y me gustaría audicionar para entrar a la orquesta

- ¿Instrumento? - preguntó fríamente la profesora

- Violín

- Mañana, a las cuatro en punto en este salón, serás la primera

- Muchas gracias – se retiró lo más rápido que pudo – eso fue rápido – susurró – al salir dirigió su vista a la sala de música y sin dudarlo entró a explorar, la sala estaba vacía por ser el primer día así que se dirigió al piano que estaba en el centro y comenzó a tocar una melodía suave – Suena bien – se aseguró que nadie la observara; o al menos eso pensó, y se dejó llevar tocando y cantando

 

Dime que fui para ti, esa noche llorando

Si fue el final feliz que estabas esperando

Dime que fui para ti, semanas de espanto

Ese juego de mesa, para de vez en cuando



No tuve más alma para darte

No tuve más calor que darte

No me dolerá esta caída

Mi casa esta vacía



No quiero tener que sufrir por su piel

No quiero morirme de pena por él

No quiero dejarme caer en su red

No quiero tener que esperar más por él



No quiero tener que sufrir por su piel

No quiero morirme de pena por él

No quiero dejarme caer en su red

No quiero tener que esperar más por él



Dime que fui para ti, se que te iba matando

La angustia de no decir, que te estaba pasando

Dime que fui para ti, ese ultimo verano

Nos pudimos despedir, sin ser enamorados



No tuve más alma para darte

No tuve más calor que darte

No me dolerá esta caída

Mi casa esta vacía



No quiero tener que sufrir por su piel

No quiero morirme de pena por él

No quiero dejarme caer en su red

No quiero tener que esperar más por él

 

- ¡Aplausos! Aunque la canción es muy triste ¿Experiencia personal?

- ¡No! Es solo una canción que escuché- bajó la mirada para esconder la lágrima que acababa de dejar escapar

- Cualquiera podría pensar que eso es una lágrima

- ¿no deberías estar entrenando... capitán? - contestó a la defensiva

- Además de capitán del equipo de tenis me encargo de varios asuntos estudiantiles en esta escuela, pasaba por aqui, escuché la música y quise saber quien era la dueña de tan bella voz... ¿ verdad Kabaji?

- Si – contestó el más alto

- Creo que será divertido tenerte cerca después de todo, solo espero que no se te pase la mano

- ¿Qué no se me pase la mano con qué?

- No me gustaría que el equipo de tenis se fragmente por una cara bonita

- No se de que rayos hablas, yo los acabo de conocer y no me int....

- Yo me doy cuenta de cosas que los demás no, te estaré vigilando Lindsey Cooper ; vamos Kabaji – se dio la vuelta y se dirigió a la salida – ah, por cierto.... Bienvenida a Hyotei

- ¿Gracias? - esperó a que se fueran y comenzó a tocar de nuevo sin darse cuenta del paso del tiempo; después de un largo rato se detuvo - esta escuela está llena de cretinos – pensó en voz alta

- Es obvio que pienses eso después de hablar con Atobe – una vez más fue sorprendida, esta vez por una chica de ojos verdes y cabello castaño casi rubio sujeto con un listón rosa – me llamo Anzai Kimiko, mucho gusto

- Hola, soy Lindsey

- Odio coincidir con ese tipo pero tiene razón; eres muy buena, si como cantas tocas el violín entonces tienes un lugar asegurado en la orquesta

- Muchas gracias, en verdad lo aprecio ¿Tu estás en la orquesta?

- Si y también me encargo de coordinar todas las actividades de artes y humanidades en la escuela, por eso es que he tenido que lidiar con el pesado de Atobe ya que el es presidente del consejo estudiantil, no dejes que te intimide, se cree superior a todos y lo peor es que la escuela entera lo idolatra, a el y a su séquito de deportistas

- Debe ser difícil soportarlo – su celular comenzó a vibrar – lo siento ya tengo que irme, fue un placer

- También para mi, te veré mañana



“El tiempo pasó más rápido de lo que esperaba, Takeshi ya está aqui”



- ¡Lindsey! - gritó agitando su mano saludándola

- ¡Takeshi! Gracias por venir – dijo abrazándolo

- ¿Qué tal tu primer día en esta escuela de estirados?

- No me quejo, tuvo detalles muy interesantes y conocí a gente muy amable

- En Seigaku estarías mejor

- ¿Otra vez con eso? - lo miró con falso enojo ocasionando que su primo se burlara de ella soltando una carcajada que le contagió a ella

 

- ¿Esa que va allá es tu nueva amiga Ootori? - Preguntó Oshitari

- Mmmmm si, creo que si – dio dos pasos alfrente Gakuto – si, definitivamente es ella y está con alguien de otra escuela

- ¿Qué amiga? - Preguntó confundido Akutagawa

- No importa, estabas dormido– contestó Oshitari

- Dijo que alguien vendría por ella – dijo Ootori sin evitar sentir algo de desilusión – mejor ya vámonos se hace tarde - todos se despidieron y Atobe se quedó esperando a que su chofer llegara por el mientras observaba a Lindsey alejarse con Momo

- Fue más rápido de lo que esperaba ¿No crees Kabaji?

- Si

 

Momo y Lindsey fueron a comer a un establecimiento de hamburguesas y hablaron de lo que les había pasado en el día, el se veía muy emocionado hablando de los partidos internos en Seigaku para elegir a los titulares, el ya había asegurado su lugar y solo faltaban algunos partidos para saber quien sería el último titular; el novato Echizen Ryoma o Inui Sadaharu, Lindsey escuchaba muy divertida y cada vez tenía más ganas de conocer a los amigos de Momo. Ella también le habló de su día pero prefirió omitir sus encuentros con Shishido y Atobe para evitar que su primo intentara algo por defenderla; el siempre había sido muy protector con ella, y prefería evitar problemas.

 Los dos primos terminaron de comer, el la acompañó a su casa y se despidieron, entró a su casa y no se sorprendió al ver que su padre no estaba; sabía que su trabajo era muy demandante asi que no estaba acostumbrada a verlo mucho, subió a quitarse el uniforme y tomó su violín para afinarlo y practicar un poco para su audición al día siguiente; después de un rato se fue a dormir pero no podía dejar de pensar en las palabras de Atobe en la sala de música y esas palabras no dejaron de dar vueltas en su cabeza hasta que se quedó dormida Encuentra los mejores productos en amazon categorizados Bueno, bonito y barato

 

“¿Qué quiso decirme con eso?”

 

End Notes:

espero que les haya gustado

trataré de actualizar pronto, si pueden y quieren espero que comenten algo :)

Por cierto... la cancipon es ¿Qué fui para ti? de la Quinta estación

End Notes:

espero que les haya gustado

trataré de actualizar pronto, si pueden y quieren espero que comenten algo :)

Por cierto... la cancipon es ¿Qué fui para ti? de la Quinta estación

Regresar al índiceExtraña Sensación by bgagawa
Author's Notes:

Espero que les guste :)

Author's Notes:

Espero que les guste :)

Habían pasado varios días desde aquel primer día de clases en Hyotei, Lyndsey sa había adaptado bastante bien con ayuda de Ootori a quien en poco tiempo había llegado a considerar un buen amigo; tuvo algunas discusiones con Shishido ya que algo en molestarlo le parecía divertido y a Atobe simplemente prefería ignorarlo.

 

 - Estoy muy nerviosa Chötarö; hoy se publican los resultados de las audiciones para la orquesta, casi no dormí pensando en eso

- Tranquila, después de todo esto ya no depende de ti tu hiciste lo tuyo en tu audición, confía en tu talento

- Tienes razón – dijo luego de un suspiro – pero muero por que llegue el descanso para correr a la pizarra de anuncios ¿Me acompañarás a ver los resultados verdad?

En cuanto el timbre que anunciaba el descanso se escuchó Lindsey tomó sus cosas y se levantó de su asiento tomando del brazo a Ootori quien apenas tuvo tiempo de guardar sus cosas, pasaron por el pasillo esquivando personas y bajaron las escaleras hasta que finalmente llegaron

- ¿Era en serio eso de correr? - preguntó el chico tratando de recuperar el aliento

- ¡No quiero ver! Mira tu y dime – dijo ella empujándolo frente a la pizarra y escondiéndose detrás de el

- ¿Estás segura?

- Solo dime si ves mi nombre

- ok, ok mmm Cooper Lindsey.... ¡Primer violín!

- ¡¿Qué?! - gritó haciéndolo a un lado y mirando la lista ella misma - ¡HAAAAAAAAAAA! ¡!NO PUEDO CREERLO!! - gritó ante las miradas de todos dando algunos saltitos de alegría

- me alegra mu...

- ¡primer violín! - interrumpió abrazándolo fuertemente, Ootori no supo como reaccionar sabía que estaba emocionada pero lo ponía muy nervioso esa cercanía así que se quedó estático un momento

- ¿Interrumpo algo? – escucharon decir a una voz con un tono algo fastidioso

- Si, interrumpes mi festejo – respondió con molestia Lindsey rompiendo el abrazo

- E... es solo que Lindsey y yo supimos que fue aceptada como primer violín en la orquesta y bueno... ella es... estaba ...

- estaba abrazando a mi amigo por que me puse muy feliz, no tienes por que dar explicaciones Chötarö ¿qué hay de malo en eso?

- ¿Qué hay de malo? Tu como primer violín, eso hay de malo; la calidad debe ser muy baja este año veo que esa torpe de Anzai no está haciendo bien las cosas, tendré que hablar con ella aunque no la soporte

- ¡Oye! Ni siquiera me has escuchado tocar, no puedes hablar así y ¿Por qué no las soportas, porque es una chica con cerebro que no grita y se desmaya cuando te ve pasar? Deberías decír esto cuando ella este presente y no de esta forma

- Si Atobe, deberías decirlo frente a mi – dijo Kimiko; quien estaba detrás de Atobe, con una mano en la cintura y desafiándolo con la mirada, causando una sonrisa en Lindsey y nerviosismo en Ootori quien no sabía si intervenir

- Lo sabes de sobra – respondió en tono de burla volteando a verla de reojo – solo no vengas llorando si la orquesta no alcanza un buen lugar este año en el concurso nacional – dio media vuelta y comenzó a caminar al patio – ¿vienes Ootori? - El de segundo volteó a ver a Lindsey y ella asintió con la cabeza con una pequeña sonrisa indicándole que fuera con el

- En verdad ese tipo es un estúpido cada vez me hace odiarlo más – dijo Kimiko asotando su pie en el suelo

- Pues.... dicen que del odio al amor hay un solo paso – contestó Lindsey volteando a verla

- ¿Disculpa?

- ¡Es broma! - dejó escapar una pequeña risa – no lo odies, solo piensa que algún día alguien lo pondrá en su lugar

- Espero que eso pase pronto. Por cierto, felicidades no cualquiera llega a primer violín con una audición

- Gracias, pero de hecho estoy ahí por ti

- No – Lindsey la miró confundida – yo doy mi opinión y eso influye en la decisión de quien entra a la orquesta pero la profesora es quien asigna los lugares, ella debió ver algo muy bueno en ti

- ¡wow! Ahora si estoy en shock, espero no defraudarlas

- No lo creo, tu audición ha sido la mejor que he escuchado desde que entré a Hyotei en verdad me dejaste sorprendida, que bueno que mi instrumento no es el violín o hubiera perdido mi puesto

- No digas eso, tu también debes ser muy buena y ya que lo mencionas ¿cuál es tu instrumento? – el timbre de regreso a clases las interrumpió

- Clarinete, lo amo tanto como tu debes de amar a tu violín, me encantaría quedarme a hablar contigo pero hay que ir a clases – dijo con fastidio Kimiko – mañana es el primer ensayo con los nuevos integrantes, te veré ahí

- Seguro, gracias por todo ¡Adios!

 

Cuando Lindsey regresó a su salón Ootori ya estaba en su lugar

 - En verdad siento lo que pasó con Atobe yo no...

- Chötarö – no lo dejó terminar – quien tendría que disculparse es el ¿no crees?

- Si, pero el no es del tipo de personas que se disculpan

- No me importa – dijo con una gran sonrisa – no pienso dejar que algo tan tonto como eso arruine este día, nada puede quitarme esta sonrisa

- Es una linda sonrisa – dejó escapar sin querer Chötarö, pero en un volumen tan bajo que Lindsey no pudo distinguir las palabras

- ¿Cómo? Lo siento, no te escuché

- ¡Ah! No, nada ... ehm yo solo dije que ... que .. ¡Felicidades! - ella lo miró raro – es que hace rato todo pasó muy rápido con Atobe y Anzai; y yo pues, no te había felicitado

- Gracias Chötarö – sonrió colocando su mano en el hombro del muchacho – eres un gran amigo y un chico muy dulce – retiró su mano - ¿No has considerado darles cursos de buena actitud a Atobe y a Shishido? - los dos se rieron ante este comentario, de pronto el timbre de un teléfono comenzó a escucharse

- Disculpame un momento - contestó su celular - ¡Takeshi! ...... no, no te preocupes, creo q a mi profesor se le hizo un poco tarde .... no lo vas a creer ...... ¡Si! Pero no solo eso ..... no, déjame terminar ..... ¡Takeshi!..... pues que además de que me aceptaron ¡me dieron el puesto de primer violín! .... gracias, estoy muy emocionada, mañana empiezo a ensayar ..... claro ¿pasas por mi? .... donde me esperaste la última vez .... está bien, adios – justo cuando terminó la llamada el profesor entró al salón disculpándose por el retraso

- Justo a tiempo – dijo a su amigo guardando su celular en su bolsa y no pudo dejar de notar que la expresión en el rostro del chico había cambiado repentinamente - ¿Todo bien Chötarö?

- Ah, si ¿Por qué lo preguntas? - Contestó tratando de dismular con una sonrisa, cuando el profesor comenzó la clase – mejor ponemos atención ¿no? - ella solo asintió con la cabeza y los dos voltearon a ver el pizarrón 

Las clases siguieron y cuando por fin terminaron los dos salieron juntos del salón encontrándose con Hiyoshi quien pasó a su lado sin siquiera mirar a Lindsey y apresurando a Ootori para llegar al entrenamiento

 - Si que son educados tus amigos – dijo con sarcasmo

- El símplemente es muy serio, tratándose de tenis no hay otra cosa más importante para el, es muy dedicado. Oye; cambiando un poco de tema, todavía no empiezan los ensayos de la orquesta ¿por qué no vienes al entrenamiento a ver un rato? tal vez te empieze a interesar el tenis un poco

- mmmmm.... si tienes razón, no tengo nada que hacer mientras espero y me gustaría ver que tan bueno eres

- ¡Genial! Espero cumplir tus expectativas

Continuaron su camino a las canchas de tenis, Ootori se fue al vestidor a cambiarse y Lindsey se quedó en la tribuna observando todo y esperando que comenzara el entrenamiento, ya que era temprano y los únicos integrantes que ya habían empezado a calentar eran los suplentes, los titulares no habían aparecido aún. Dirigió su mirada a la puerta del vestidor para ver si su amigo salía pero a quien vio salir con su uniforme de titular fue a Shishido, sosteniéndo su raqueta en la mano derecha y hablando con Gakuto. Por alguna razón no pudo quitarle la vista de encima durante unos segundos que parecieron eternos para ella; cuando reaccionó dejó de mirarlo, sacudió su cabeza y se dio un pequeño golpe en la frente dirigiendo su mirada a otro lado pensando que nadie había notado esa pequeña distracción, pero el capitán del equipo justo entraba a las canchas cuando esto pasó y miró la escena divertido sin decir nada.

Cuando Ootori salió del vestidor se dirigió a donde estaban Shishido y Gakuto, volteó a donde Lindsey estaba sentada y le dio un pequeño saludo con su mano el cual ella respondió de la misma forma y con una gran sonrisa

 - No debes traer gente indeseable al entrenamiento Ootori

- Eso no lo especifica el reglamento – se burló Gakuto – ante la mirada amenazadora de Shishido

- Ella no es indeseable, deberías tratar de conocerla mejor

- La conozco lo suficiente para decir que está loca y no debería estar aqui

- ¡Oigan ustedes tres! ¿van a quedarse ahí toda la tarde? - Les llamó la atención el entrenador Sakaki, haciendo que los chicos entraran corriendo a las canchas junto con los demás titulares

Lindsey no pudo evitar reir un poco por lo que acababa de ver, en ese momento un mensaje de texto llegó a su celular:

“amiga acabo de regresar a Londres y me enteré que te fuiste a Japón no lo podía creer ¿por qué no me avisaste? Entiendo que estés molesta pero necesitamos hablar y aclarar todo ... por favor :'( Sarah”

- ¿Amiga? - dijo molesta guardando su celular sin responder el mensaje. Volvió a observar el entrenamiento, los titulares ya estaban jugando partidos contra los suplentes quienes entraban uno tras otro y siempre eran derrotados, desde su lugar solo podía ver a Ootori, Shishido, Oshitari e Hiyoshi que se mantuvieron en la cancha todo el tiempo venciendo a cada uno de sus rivales hasta el final.

Ver el entrenamiento del equipo no había sido tan aburrido después de todo, el tiempo pasó rápido y Momo le acababa de llamar para decirle que ya la esperaba a fuera así que tomó sus cosas y como vió que el entrenamiento ya había terminado fue a despedirse de Ootori, se acercó a la cancha un poco distraída y sin darse cuenta chocó con alguien que al parecer también iba distraído; el golpe la sacó totalmente de balance y de nos ser por que la persona con la que impactó la sujetó de la cintura con el brazo hubiera caído en una gran cesta llena de pelotas, su salvador la sostuvo de esa forma unos segundos en una inevitable cercanía

- ¡wow! Que buenos reflejos – exclamó sin separarse – muchas gracias - pero al levantar el rostro y ver quien la había ayudado se alejó de inmediato - ¡rayos! ¿Por qué tenías que ser tu?

- ¡De saber que eras tu te hubiera dejado caer! – dijo Shishido molesto – deberías agradecerme

- Ya lo hice 

- No fue sincero, ni siquiera sabías que era yo

- Precisamente por eso es que si fue sincero

- ¿Por qué tienes que ser tan molesta? no tienes nada que hacer aqui

- ¡No vine a verte a ti! vine a despedirme de Chötarö, Gakuto, Por favor dile que mañana lo veré y que ya no pude esperar a que saliera del vestidor – se dirigió al pelirrojo ignorándo a Shishido por completo – adios – salió corriendo del lugar

- ¿Es mi imaginación o disfrutaste tenerla tan cerca de ti Shishido? - dijo detrás de el Atobe en tono de burla

- ¡Obviamente fue tu imaginación! Solo la sostuve por que no quería que las pelotas terminaran regadas en el suelo o yo hubiera tenido que levantarlas ¡de ninguna manera lo disfruté! - se defendió aunque sabía que lo que había dicho no era del todo cierto

- ¿Disfrutar qué? Se anexó a la conversación Ootori

- Que Lindsey.... - comenzaba a explicar Gakuto

- Tu amiga vino a decir que ya no te esperaría Ootori – interrumpió de inmediato Atobe – será mejor que nos retiremos todos, ya es tarde – de esa manera distrajo la atención y ya no volvieron a tocar el tema

 

En la entrada de Hyotei Momo esperaba impaciente a que su prima apareciera, ya se había tardado mucho y comenzaba a desesperarse pues tenía mucha hambre, hasta que por fin la vió salir corriendo

- Lindsey ¿Por qué tardaste tanto? Estoy a punto de desmayarme de hambre – dijo en un tono dramático que solo hizo reir a la chica

- Lo siento, tuve un pequeño inconveniente pero ya todo está bien, vámonos

- ¿No te molesta que comamos hamburguesas otra vez? Es que es barato y creo que tendré que pedir una gran orden

- No hay problema, pero la siguiente vez yo elijo el lugar, verás que tengo buen gusto

Se fueron hablando y riendo alegremente, sin notar que estaban siendo observados por cierto castaño de cabello largo que no podía explicarse por que le molestaba verla tan feliz con Momo.

 

Cuando llegaron a donde comerían Momo se adelantó un poco para comenzar a pedir su orden y llegando a la fila se encontró con Echizen a quien saludó alegremente, un instante después fueron interrumpidos por una chica con cabello castaño corto y grandes ojos azules que los saludó amablemente y les preguntó sobre los titulares que jugarían en el partido contra Gyokurin pero la chica no esperó una respuesta y se fue a pedir su comida (unas papas medianas y un refresco) dejándolos intrigados.

- ¿Quién era ella Takeshi? - apareció a un lado de el Lindsey – es linda – dijo dándole un pequeño golpe con el codo y guiñándole un ojo

- ah, pues... no lo se – dijo con un leve sonrojo por el comentario de su prima - una desconocida que sabe bastante del equipo de tenis de Seigaku

- ¿acaso eso es un sonrojo Momoshiro? - dijo Echizen burlándose

- ¿eh? No ... es que, ¡uuuufff! ¡Qué calor hace! - Echizen y Lindsey lo miraban divertidos

- Por cierto soy Lindsey, soy prima de Takeshi – se dirigió a Ryoma – que mal educado eres Takeshi, no me presentaste a tu amigo

- Lo siento

- Echizen Ryoma – dijo simplemente el chico de gorra

- ¿Qué van a pedir? - les preguntó la empleada de la tienda

- Una hamburguesa con queso y un refresco grande – dijeron al mismo tiempo, se voltearon a ver desfiantemente y comenzaron a pedir mas y más comida como tratande de ver quien podía comer más hasta que Lindsey intervino

- Yo solo quiero unas papas medianas y un refresco – dijo ella esperando que ya no ordenaran nada más

Los tres fueron a buscar una mesa y comenzaron a comer; Momo y Ryoma devoraban cada hamburguesa como si estuvieran compitiendo, ante la mirada sorprendida de Lindsey que apenas empezaba con sus papas

 - Oye Lindsey, pediste lo mismo que esa chica, que curioso

- ¿Qué chica? - preguntó a propósito ella, pues la recordaba perfectamente

- Ya sabes, la de hace un rato

- ah, la linda desconocida – dijo con una sonrisa pícara

- Si, ella

- Entonces si crees que es linda – se unió a la conversación Echizen para molestarlo

- No, yo solo lo dije por que Lindsey lo dijo primero

- Yo no recuerdo haberlo dicho – se desentendió dirigiéndole una mirada de complicidad a Ryoma

- Yo solo te escuche a ti Momoshiro – siguió el juego

- ¿Qué? Pero lo acaba de decir

- ¿Y cómo es que recuerdas tan bien lo que pidió ella? - siguió cuestionándolo su prima

- Pues... eh, mmmm... estaba a un lado, era inevitable escuchar y es algo muy sencillo – dijo nervioso

Siguieron hablando un rato sobre eso hasta que salieron del restaurante y Ryoma y Momo comenzaron a discutir sobre quien sería titular en individual tres en el partido contra Fudomine, Lindsey solo los escuchaba pues no sabía nada del tema y no quería ser impertinente, hasta que dejó de ponerles atención y comenzó a pensar en lo que había pasado esa tarde con Shishido; la verdad la sensación de estar tan cerca del el no le fue desagradable, por el contrario fue bastante placentero sentir el látido de su corazón y ver su rostro tan de cerca; aunque haya sido solo un pequeño instante, trataba de explicarse que había sido es extraña sensación pero no podía entenderlo. Cuando salió del pequeño trance en el que había entrado se dio cuenta de que nada de lo que veía al rededor era conocido para ella

 - ¿A dónde vamos Takeshi?

- A decidir quien de los dos va a ser titular en el partido ¿no venías escuchándonos?

- No, la verdad no, ¿Tardará mucho?

- No – se apresuró a responder Echizen – ganaré en quince minutos

- Ya veremos enano – se defendió Momo

 

Llegaron a unas canchas callejeras donde había mucha gente jugando, la mayoría se veían de más edad, comenzaron a hablar con uno de ellos y entraron a la cancha pero como pareja en un partido de dobles, Lindsey se quedó en un lado a ver el partido ella sola hasta que alguien decidió acercarse a hacerle compañía

 - Hola, ¿A ti también te gusta el tenis? - preguntó amablemente la chica de ojos azules – me llamo Ann Tachibana

- Hola Ann – contestó – no, la verdad no se nada de tenis, solo vine por que ellos me trajeron – dijo señalando a Momo y a Ryoma – Soy Lindsey

- Mucho gusto Lindsey, tu.... ¿eres novia de alguno de ellos? - preguntó sin mirarla a la cara

- No – la miró sonriendo, pues pudo intuir algo – Takeshi es mi primo y a Echizen lo acabo de conocer hoy – Pero por lo que veo a ti.... te interesa mi primo ¿No es así? 

- Ah, No, no es eso.... verás, yo soy manager del equipo de Fudomine y me interesa conocer detalles de cada jugador de los demás equipos – se excusó tratando de esconder su vergüenza - quiero mantenerme informada

- Mmmmm si, eso es creíble, pero ¿Por qué es importante saber si tienen novia?

- Pues.... yo.... es porque .... - suspiró - ¿Cómo supiste que se trata de el?

- ¡Lo sabía! Por que se nota que eres una chica muy alegre igual que Takeshi, Echizen no es tu tipo - en ese momento vieron que el partido había terminado con Momo y Ryoma perdiendo por una gran diferencia

- Por favor no digas nada, de que soy manager de Fudomine ni de lo de tu primo; mejor me voy – se despidió y salió corriendo sin esperar respuesta

- ¡Qué niña! Es igual de acelerada que Takeshi

- Vamos Lindsey, te acompaño a tu casa – dijo Momo acercándose, mientras Echizen se despedía

- ¿Arreglaron sus diferencias?

- Algo asi..... ahora queremos jugar dobles

- No se de que me hablas, pero supongo que eso no era lo que querías al principio, estás loco – le dijo riéndose – por cierto; su nombre es Ann

- Ann, que lindo nombre – dijo mirando al cielo con un pequeño suspiro y sonriendo dulcemente - digo... ¿El nombre de quién?

- De la linda desconocida, deja de hacerte el tonto conmigo

- ¿Yo hacerme el tonto? ¿respecto a qué?

- ¡Mira! Ahí viene Ann - dijo de pronto señalando tras de el

- ¿En serio? - volteó de inmediato poniéndose muy nervioso - ¡Oye! eso no fue divertido - le reclamó al ver que era una mentira

- Debiste ver tu rostro - dijo sin parar de reir - ¿Por qué no simplemente lo reconoces?

- ¿Reconocer qué?

- Que te gusta

- ¿A mi gustarme? no entiendo de donde sacas eso - fueron con esa discusión todo el camino sin lograr llegar a un acuerdo hasta que llegaron a casa de Lindsey

- ¡Mira, ya llegamos! Que rápido ¿no? nos vemos – se apresuró a irse dejándola con la palabra en la boca 

- ¡Suerte mañana en tu partido! pffff Hombres - suspiró resignada y entró a su casa

Mientras Momo caminaba a su casa no pudo dejar de pensar en la linda mirada de Ann, ahora sabía su nombre pero no sabía donde encontrarla ni si la volvería a ver y eso lo volvía loco; nunca había sentido algo así antes, no sabía que tenía esa chica que la hacía tan especial pero quería averiguarlo.

 

 

End Notes:

Gracias por leer, espero que lo hayan disfrutado 

saludos y nos vemos el próximo capítulo 

End Notes:

Gracias por leer, espero que lo hayan disfrutado 

saludos y nos vemos el próximo capítulo 

Regresar al índiceSentimientos Confusos by bgagawa
Author's Notes:

Aquí está el cuarto capítulo... Disfrútenlo! 

Author's Notes:

Aquí está el cuarto capítulo... Disfrútenlo! 

Había llegado el día del primer partido de Seigaku en el torneo preliminar del distrito en el que se enfrentaría a la secundaria Gyokurin, los primeros en jugar en dobles dos, como lo habían acordado la noche anterior fueron Ryoma y Momo ante la sorpresa de varios, incluida Ann quien se encontraba observando el partido y recordó lo que había pasado en las canchas callejeras.

 - Pero si les dieron una paliza ayer, que testarudos – pensó 

Todos se llevaron una grata sorpresa cuando Momo y Ryoma remontaron una desventaja de dos juegos ganando finalmente seis a dos, al final Seigaku ganó cinco a cero, Ann ya se retiraba del lugar cuando alguien se le acercó 

- ¿Disfrutaste el partido Ann? - se asustó un poco pero al voltear y ver quien era el dueño de la voz que le habló no pudo evitar sonreír

- La verdad un partido que termina tan disparejo nunca es divertido pero Echizen y tu dieron una buena exhibición de ... ¿Dobles o individuales? - se burló un poco

- Si, no volveré a jugar dobles, menos después del regaño de la entrenadora Ryusaki – Ann rio ante este comentario

- Será una buena desición Momoshiro

- ¿Insinúas que soy malo? - preguntó acercándose y mirándola a los ojos

- Solo digo lo que veo – respondió ella sin alejarse y siguiendo su juego, los dos estaban coqueteando un poco y se divertían hasta que Ann habló con seriedad – Te puedo asegurar que su rival en la final será Fudomine, será mejor que entrenen duro, nuestro equipo no será tan fácil de vencer – después de decir esto dio media y se fue

- ¿Nuestro equipo? - la detuvo Momo

- Lo siento ¿No te lo había dicho? - el negó con la cabeza - soy manager de Fudomine, es mi trabajo investigar bien a los rivales

- Entonces ¿solo veniste por eso? – preguntó un poco decepcionado

- No, también por que quería ver a alguien – dijo sonriéndo y se fue rapidamente dejando a un confuso Momoshiro

- Definitivamente hay algo especial en ella – dijo para si mismo

- ¿En quién? - preguntó Eiji apareciendo detrás de el

- ¡Ha! ¡Eiji! No deberías aparecer asi detrás de la gente

- Lo siento Momo, ya tenemos que irnos y nos acabamos de enterar que nuestro siguiente rival será Fudomine ¿Puedes creer que eliminaron a Kakinoki?

- En realidad... si, será un partido complicado

- ¿En serio no estás sorpendido? - insistió el pelirrojo

- Digamos que alguien ya me había advertido algo – dijo sin dar más explicaciones

Momo solo pensaba en lo que había pasado con Ann, no podía dejar de pensar que había algo en ella que la hacía especial y diferente a cualquier otra chica, el no era de esa clase de personas que tienen miedo de actuar así que esta no sería la excepción, a pesar de que no tenía ninguna experiencia con chicas no estaba dispuesto a dejar pasar lo que sentía por Ann, aunque tal vez debía esperar un poco ya que la próxima vez que se verían sus equipos serían rivales y eso podría complicar las cosas.

Además con todos los titulares ahí seguro no lo dejarían en paz si se daban cuenta. Fuji haría comentarios extraños todo el tiempo, Oishi trataría de darle consejos como si supiera mucho del tema, Inui lo tomaría como un experimento y no dejaría de tomar notas y sacar estadísticas extrañas, Eiji se burlaría de el y Echizen se le uniría haciéndolo sentir avergonzado ¿Qué pensaría Ann? Lo mejor era no decir ni hacer nada frente a ellos.

 

En Hyotei las clases ya habían terminado al igual que las actividades extras, el primer ensayo de Lindsey con la orquesta había estado muy bien y también estaba terminando 

- Buen ensayo Lindsey – se acercó Kimiko

- Gracias Kimiko, tu también estuviste bien, veo que no me equivoqué al suponer que eras muy buena con el clarinete

- Gracias ¿Qué harás saliendo?

- No lo se, tal vez me quede un rato en la sala de música, tengo ganas de tocar un poco el piano ya que el mio no ha llegado todavía de Londres, lo extraño un poco

- Está bien, en ese caso nos vemos mañana, cuídate - Kimiko salió del salón de orquesta y se encontró con la última persona que quería toparse obstruyendo su salida

- ¿Te puedes quitar de mi camino Atobe? - pidió fastidiada

- ¿Por qué? - preguntó retóricamente

- Porque necesito salir y tu horrenda humanidad me estorba

- Eres tan ordinaria – dijo riéndose y haciéndose a un lado para dejarla pasar, ella pasó a su lado empujándolo con el hombro a lo que el respondió riendo aún más - ¿Qué le pasa a Shishido? Le dije que no se tardara en venir – mientras esperaba entró al salón de arte para ver que obras nuevas había

- ¿Qué está mal con Atobe, por qué no decirme lo que quiere en las canchas? Creo que nunca había venido a esta parte de la escuela – llegó quejándose Shishido; cuando escuchó una linda melodía proveniente de la sala de música, por alguna razón se sintió atraido a ese lugar y al llegar se quedó en la puerta sin hacer ruido solo mirando y escuchando a la chica que se encontraba cantando

 

He drowns in his dreams, an exquisite extreme I know

He's as damned as he seems and more heaven than a heart could hold

And if I try to save him my whole world could cave in

It just ain't right, lord It just ain't right



Oh, and I don't know, I don't know what he's after

But he's so beautiful he's such a beautiful disaster

And if I could hold on through the tears and the laughter

Lord, would it be beautiful or just a beautiful disaster



He's magic and myth as strong as what I believe

A tragedy with more damage than a soul should see

But do I try to change him? So hard not to blame him

Hold me tight, baby, hold me tight 

Oh, and I don't know, I don't know what he's after

But he's so beautiful he's such a beautiful disaster

And if I could hold on through the tears and the laughter

would it be beautiful or just a beautiful disaster



I'm longing for love and the logical but he's only happy hysterical

I'm waiting for some kind of miracle, Waiting so long, I've waited so long

He's soft to the touch but frayed at the ends he breaks

He's never enough and still he's more than I can take

Oh, and I don't know, I don't know what he's after

But he's so beautiful he's such a beautiful disaster

And if I could hold on through the tears and the laughter

would it be beautiful or just a beautiful disaster

Shishido no sabía que le pasaba pero escuchar esa canción lo hacía sentir extraño, era como si estuviera describiendo lo que sentía al estar ahí parado escuchando y viendo a Lindsey.

He's beautiful, Lord He's so beautiful

He's beautiful

- ¿Disfrutando el espectáculo? - preguntó Atobe cuidando que ella no escuchara, pero causó un sobresalto en Shishido quien se golpeó con la puerta haciendo un ruido que hizo a Lindsey voltear

- ¡No puede ser! - tomó sus cosas y quiso salir del lugar, pero Atobe se lo impidió parándose frente a ella

- Calma, solo pasabamos por aquí y te escuchamos, puedes quedarte nosotros ya nos ibamos – dijo de una forma extrañamente amable – ¿verdad Shishido?

- Si – contestó el mirándola de una manera que parecía empática e incluso tierna, era como si supiera lo que ella estaba sintiendo en ese momento y al momento de cantar

- De todas formas ya tengo que irme, con permiso – se fue lo más rápido que pudo, los dos chicos la siguieron con la mirada hasta que dió vuelta en el pasillo

- Eso si que fue raro ¿no crees? - dijo Atobe – pensé que iba a ofenderme o a golpearme ¿Por qué reaccionaría asi? - volteó a ver al de cabello largo quien todavía veía hacia donde Lindsey se había ido - ¿Shishido?

- No me interesa – reaccionó y volteó a verlo - ¿Qué querías decirme?

- No eres bueno mintiendo – dijo riendo un poco – solo quería decirte que mañana es el primer partido del torneo preliminar del distrito y el entrenador Sasaki considera que no es necesario que todos los titulares estemos presentes, pero tu si eres requerido, así que .... mañana temprano, es todo ya puedes retirarte

- ¿Estás bromeando? - Atobe lo miró y negó con la cabeza – no era necesario que te viera aqui, podías decírmelo al término del entrenamiento – le reclamó molesto

- Eso no habría servido de nada – se acercó y puso su mano en su hombro – creeme, me lo agradecerás – dijo y dio media vuelta dejando a Shishido solo en la habitación muy confundido por sus palabras pero principalmente por lo que estaba sintiendo aunque no fuera capaz de aceptarlo

Lindsey había llegado a su casa sintiéndose muy extraña; vulnerable y frágil, como si una parte de ella hubiera sido expuesta, solo podía pensar en Shishido y esa mirada que le dedicó no sabía que interpretación darle, podía ser que el sintiera lo mismo pero era complicado pues ni ella misma sabía que estaba sintiendo. Se fue a la cama y se quedó dormida casi de inmediato, pues estaba muy cansada y no quería pensar más en nada.

 

Al día siguiente en la escuela todo comenzó igual que siempre, las clases transcurrieron de manera normal y al llegar el descanso Ootori y Lindsey salieron del salón juntos como de costumbre 

- ¿Quieres venir a pasar el descanso hoy con el equipo? Tiene mucho que no vienes – la invitó el muchacho

- Me encantaría, pero.....

- Shishido no está – se anticipó – Hoy hay partido y el es de los titulares que jugarán así que no estará con nosotros hoy

- Vamos Chötarö ¿En serio crees que tu amigo es tan importante para mi? - aunque sabía que si lo era – no es por eso, pero ya que insistes iré con ustedes y si hoy no está ese pesado será más agradable

- Lindsey, hola ¿quieres venir a tomar el almuerzo conmigo? - se encontraron con Kimiko

- Hola Kimiko, lo siento, acabo de decirle a Chötarö que iré con el

- Puedes venir con nosotros, no me molesta – dijo Ootori amablemente

- ¡Si! - gritó feliz Lindsey colocándose en medio de los dos y tomando a cada uno de un brazo y caminando hacia el patio, ellos solo sonrieron y fueron c

El Amor Es Libre by bgagawa

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20