Diario de una chica corriente by Cullen94

Fanfics en Español El sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

  Diario de una chica corriente by Cullen94
Summary:

Trata sobre María una chica que se ve entre el amor de tres chicos.

------------------------------------------------------------------

Pesimo resumen.

Soy la autora de No te fies de los chicos.



Categories: ORIGINALES Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Lemon

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 7 Completed: No Word count: 9570 Read: 456 Published: 06/10/2011 Updated: 02/11/2011
Summary:

Trata sobre María una chica que se ve entre el amor de tres chicos.

------------------------------------------------------------------

Pesimo resumen.

Soy la autora de No te fies de los chicos.



Categories: ORIGINALES Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Lemon

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 7 Completed: No Word count: 9570 Read: 456 Published: 06/10/2011 Updated: 02/11/2011 Capítulo 0: Mi presentación, Capítulo 1:Mi mejor amido y vecino Gustav y Capítulo 2:El castigo y la disculpa. by Cullen94
Author's Notes:

Espero k os guste x3

Author's Notes:

Espero k os guste x3

Diario de una chica corriente.

 Capítulo 0: Mi presentación.

Yo soy una chica muy sencilla vivo en la calle love Beach desde que tengo uso de razón y desde que tengo uso de razón conozco a Gustav, mi vecino y mejor amigo.

Siempre se ha llevado bien conmigo pero desde que hemos  entrado en el instituto me ha dado un poco la espalda y eso no me gusta, ahora en los recreos se va con Diego uno de los más guapos y chulos del instituto.

Yo tengo la piel blanquecina unos labios rosados y muy carnosos, soy delgada, buena estudiante y por eso nunca he entrado en el grupo de las populares. Tengo el pelo castaño con reflejos rubios, los ojos azules con un toque verde. Bueno ahora que lo conocéis todo de mí, bueno todo no, pero aquí empieza mi diario.

 

 

Capítulo 1: Mi mejor amigo y vecino Gustav.

 

Como todas las mañanas al salir de mi casa fui a buscar a Gustav, pero hoy era diferente, hoy era el primer día de instituto he íbamos a entrar en cuarto.

Como siempre me toco en la misma clase de Gustav, pero esta vez también estaba Diego.

Cuando llegue a la clase me senté en una mesa sola al final del todo. Cuando entro la maestra dijo que recogiéramos nuestras cosas y nos pusiéramos de pie, cuando nos pusimos de pie nos fue llamando y ella nos dijo donde sentarnos. Cuando me nombro me senté adonde me señalo, antes que yo iba Gustav en la lista ósea que no me molestaba pero después, horror el que iba  detrás mía era Diego  el insoportable. Cuando las chicas populares vieron que me toco sentarme entre ellos dos se mosquearon porque Gustav y Diego eran los más populares y guapos de la clase.

Yo permanecía callada de mientras que la maestra explicaba pero Gustav y Diego no de callaban ni debajo de agua, cuando la maestra dejo de escribir en la pizarra se giró y todos se callaron y de repente dijo…

 

- María tienes un parte por estar hablando – por cierto ese es mi nombre. Y a la maestra la llamamos la Rotermeller.

- Pero maestra si yo no he sido – dije yo.

-Sin excusas señorita. Y por replicar está castigada en los recreos sirviendo en la cafetería.

 

En ese momento todos se echaron a reír menos yo y Gustav, pero el al cabo de un rato también se echó a reír. 

 

Capítulo 2: El castigo y la disculpa.

Cuando llego la hora del recreo me fui para la cafetería. Me mandaron limpiar los platos cuando todos estuvieran ya en el recreo.

Cuando termine quedaba un rato de recreo, y me puse a dar vueltas para hacer tiempo hasta que tocara la campana.

En ese momento alguien llego y me tapo los ojos.

 

 

- María, cuando estas así impaciente me vuelves loco, a muchas gracias por no decir que éramos Gustav y yo los que estábamos hablando. – en ese momento supe que le que estaba tan pegado a mí era Diego.

- Diego suéltame.

- Vale, vale, te dejo, pero verme la cara – me dejo girar pero no me dejo separarme de el – sabe María tengo muchísimas ganas de besar esos labios tan carnosos que tienes.

 

En ese momento para mi suerte toco la campana y me fui.

 

La jornada escalar termino y cuando sonó la campana yo me fui como siempre la última en salir de la clase, Gustav se había olvidado un libro sobre la mesa, y se lo fui a llevar.

Cuando lo vi estaba rodeado de sus amigos porque Diego estaba contando algo. Estaba contando lo que le había pasado conmigo en la cafetería, pero sin pronunciar mi nombre. Cuando me acerque todos se quedaron callados.

 

- Gustav te dejaste el libro de literatura en la clase, toma.

-¡¡¡ María, María!!!, ¿cómo te va la vida? – dijo Diego.

- Bien hasta que te conocí – dije yo.

- Ven conmigo, te tengo que decir una cosa.

 

En ese momento me agarro del codo y me rempujo hasta un sitio alejado de sus amigos pero que nos podía ver.

 

-María si no me quieres que te haga daño déjame que te de un beso.

 

No me escucho, me agarro por la barbilla y me beso. Después de eso le di una bofetada, sus amigos incluso Gustav se echaron a reír. En ese momento le dije…

 

- Diego si te crees que todas las chicas están muertas por ti estas muy equivocado, porque en tu grupo hay chicos más guapos que tu – después de decir eso me fui, cuando ase por el lado de los chicos dije – hasta mañana.- todos me dijeron lo mismo.

 

 

 

 

End Notes:

Comenten porfavor.

 

End Notes:

Comenten porfavor.

 

Regresar al índiceCapítulo 3:La petición. by Cullen94
Author's Notes:

Aqui teneis el nuevo cap.

Se me olvido añadir la apariencias de Gustav y Diego.

Diego: es castaño con los ojos grises, alto, guapo y muy creido ya k todas las chicas babean por el. Menos María.

Gustav: El es igual a el bateria de Tokio hotel.

Author's Notes:

Aqui teneis el nuevo cap.

Se me olvido añadir la apariencias de Gustav y Diego.

Diego: es castaño con los ojos grises, alto, guapo y muy creido ya k todas las chicas babean por el. Menos María.

Gustav: El es igual a el bateria de Tokio hotel.

 

Capítulo 3: La petición.

 

A la mañana siguiente cuando me desperté, todo era paz y tranquilidad pero sabía que en cuanto llegara el momento de irme al instituto se partiría la tranquilidad. Todavía tenía que seguir trabajando en la cafetería durante una semana y encima Diego se estaba pasando de la raya y lo peor era que ahora iría diciendo por ahí que yo le di un beso, y eso es mentira fue al revés.

 

Cuando llegue al instituto sobre mi mesa había una foto, cuando me senté y la mire era de ayer de cuando Diego me beso, alguno de sus amiguitos la habría hecho  y yo aquí sin enterarme, cuando termino la clase me fui para el infierno, tenía que sentarme entre Diego y Gustav.

Cuando llegue  a la clase todo el mundo se reunió a  mi alrededor preguntándome si iba en serio con Diego, lo desmentí todo cuando llego Gustav y se sentó le dije al oído si el sabia quien la había hecho, el respondió que no. Y le pedí un favor grandísimo… 

 

- ¿Gustav quieres ser mi novio, de mentira?, si no quieres da igual lo comprendo, pero me harías un favor grandísimo al ayudarme a quitarme a Diego del medio plissssss!!!

 

El de quedo pensando y dijo…

 

-María, vale te ayudaré si tú en cambio me ayudas con todas las asignaturas que se me dan mal.

 

Me puse muy contenta y le pregunte lo obvió

 

- Una cosa como somos pareja, tú pondrás las reglas. ¿Cojearnos de la mano?

- Lo acepto.

-¿De la cintura?

- Lo acepto.

- ¿Abrazos?

- Lo acepto.

-¿Y por último besos?

- Lo acepto.

- ¿Qué?, pero.

- Si vamos a fingir tendremos que hacerlo bien. Y si te doy un beso de tornillo no te asustes.

- ¿Cuándo empezamos?

- ya. Haz como si yo te lo hubiera pedido. Y también como si fuéramos una pareja normal. Dame un abrazo mi amor.

 

En ese momento le di el abrazo más grande de mi vida. Cuando llego Diego nos estábamos abrazando. Tiro la mochila en la silla de mal manera, Gustav y yo nos quedamos mirándolo.

 

-Tío, ¿qué te pasa? – dijo Gustav.

- Nada que me jode que mi mejor amigo me quite la chica – dijo Diego.

- Si es por María y por mi le acabo de pedir – dijo Gustav.

- Pues por eso – dijo Diego.

- Yo no soy nada tuyo, yo soy de Gustav – dije yo.

- No me lo creo, seguro que lo hacéis para que te deje en paz – dijo Diego cruzando de brazos.

- Diego si fuera por eso yo le daría a María esto.

 

Gustav me agarro poniendo las manos en mis mejillas y orientando mi cara hacia la suya. Y me beso, fue el mejor beso de  mi vida.

Diego no volvió a molestarme ese día, yo quede con Gustav para ayudarle con los deberes en su casa.

 

- Bueno, vamos a empezar a hacer los deberes – dijo Gustav.

- Gustav, te quería pedir perdón – dije yo.

-¿Por?

- Por no saber besar, tu besas genial y yo como una novata que es lo que soy.

- Pero eso se puede arreglar – dijo acercándose a mí.

 

Me agarro por la cintura.

 

- Gustav, ¿pero qué haces?

-Ensayar.

-¿Pero?

- Pero nada dijiste que serias mi novia. Abra que ensayar para cuando estemos cerca de nuestros amigos porque te quieres quitar de en medio a Diego.

-Es que al ser tú mi mejor amigo me da cosa.

-Pues te doy un beso como amigo.

- No sé.

-Déjate llevar anda. Que soy tu amigo no te voy a hacer daño, que no cómo y además solo es un beso.

-Vale.

 

Me dio un beso mejor que el de antes pero esta vez mis labios se movieron con los suyos como si estuvieran bailando cortinados. Cuando termino el beso no teníamos ninguno de los dos ni un  poquito de aliento.

Nos pusimos a hacer los deberes, cuando terminamos de hacerlos me fui para la puerta, el me siguió y cuando estábamos en la puerta me dijo…

 

-Ya sabes dar el beso de buenos días u ahora de despedida.

 

Me agarro por la nuca y me dio un suave y lento beso. Yo solo fui capaz de decir después.

 

- Hasta mañana Gustav.

-Hasta mañana María.

 

En el momento que yo abría la puerta de su casa para salir venia su hermano el cotilla (Simón)

 

- Ala para una vez que salgo aprovecháis para daros el lote – dijo        Simón.

-Pero que dices Simón, María y yo solo somos amigos – dijo Gustav soltando la mano que me tenía agarrada.

- Hermano, hermano que tienes los labios llenos de gloss y apestas a colonia de kiwi – dijo Simón.

- Simón, esto no es gloss es cacao porque se me han quemado los labios, y apesto a kiwi porque me he comido uno y me he pringado.

-Bueno, vale aceptamos barco como animal acuático.

-Adiós María – dijeron los dos un poco descoordinados.

 

A la mañana siguiente cuando llegue a la clase, Gustav se estaba peleando otra vez con Diego. Pero está vez se peleaban porque los dos tenían los resultados diferentes en las actividades de matemáticas.

 

-Da 24 – dijo Diego.

-Que no, que da 25’3 – dijo Gustav.

-Dejad de pelearos y esperad a que venga la maestra – dije de mientas que me sentaba.

- Tú te callas, en que eres una empollona y te lo sabes todo – dijo Diego.

 

Yo lo ignore pero Gustav salió en mi defensa.

 

-No le hables así a María ¡¡¡OK!!! – dijo Gustav.

-Y salto el defensor de la justicia – dijo Diego.

-La defiendo porque es mi novia Diego. Y  nadie le hará daño  en mi presencia – dijo Gustav.

-Eso ya lo veremos – dijo Diego acercándose a mí.

 

Cuando estaba a mi lado me agarro del brazo y a sus amigos les dijo que agarraran a Gustav.

 

-Diego déjame – dije yo.

-Déjala ahora mismo o te arrepentirás – dijo Gustav.

 

Diego me pego a su cuerpo y puso su frente contra la mía.

 

-Seguro que te mueres por un beso – dijo Diego.

-Diego suéltame me haces daño – dije yo.

-Si no quieres que te haga daño se mi novia – dijo Diego.

-No, ni en sueños – dije yo.

- Pues entonces Gustav sufrirá – dijo Diego ordenándole a uno de los chicos que le pegara un puñetazo – y ahora.

-María no te preocupes por mí.

 

En ese momento fuera de la clase se escuchaba a la maestra.

 

- Chicos dejadme pasar.

- Vale – dijo uno de los chicos.

 

Cuando entro de repente nos soltaron a Gustav y a mí.

 

-¿Qué pasa aquí?

- Nada – dijo Diego.

 

Los días pasaron Diego seguía sin hablarnos excepto cuando era para acosarnos. Cadáver me gustaba estar más tiempo con Gustav, pero ahora solo éramos amigos. Yo en las clases ya me sentaba sola, puesto a que la profesora nos había separado. Un día cuando estábamos en la clase haciendo los deberes, la maestra apareció con un chico que nadie conocía.

 

- Chicos y chicas de cuarto os presento a un alumno que viene de argentina. Preséntate – dijo la profesora de filosofía.

-Hola me llamo Tihago vengo argentina porque mis padres tienen trabajo acá.

 

Tihago era alto, esbelto, tenía los ojos azules, los labios carnosos, dos lunares en la mejilla derecha y era castaño.

 

-María no te importa que Tihago se siente a tu lado – dijo la profesora.

-No, no me importa – dije yo.

 

En ese momento Diego y Gustav me miraron fijamente con cara de envidia.

 

- Hola, vos sos María – dijo Tihago.

- Si y tú eres Tihago encantada de conocerte, supongo que ahora la maestra me dirá que te enseñe el instituto.

 

En ese momento me lo dijo la maestra y yo acepte encantada. Al acabar la clase Gustav me esperaba.

 

- Hola María.

- Hola, ¿cómo estás?

- Te echo de menos.

- Pero si nos vemos todos los días.

- Te echo de menos como novia.

-Pero tú ya tendrías que haber sabido que en cuanto Diego me dejara tranquila yo te dejaría y además era de broma.

- Pero yo me he terminado enamorando de ti.

 

En ese momento íbamos por la calle ya estábamos en la puerta de mi casa y en la casa de al lado habían venido unos nuevos vecinos. De repente mire y vi a Tihago con cara de perdido y que le decía a un hombre y  a una mujer que deberían de ser sus padres que sentía el retraso porque se había perdido por el camino. Gustav y yo nos acercamos.

 

-Hola Tihago que haces por aquí – dijo Gustav.

- Esta es mi casa de ahora en adelante – dijo Tihago.

-Pues yo vivo hay y Gustav en la de al lado – dije yo.

- Que bien entonces nos vemos mañana para ir al instituto – dijo Tihago.

 

Cuando nos fuimos nos despedimos cordialmente y cuando estaba en el portal de mi casa Gustav me llamo.

 

-¡María!, espera tengo que decirte una cosa.

-Pues dímela.

-No voy a parar hasta que vuelvas a ser mi novia y esta vez de verdad.

-Pues ya no lo soy ni lo seré.

-Pero te digo que eres mi mejor amigo y me estas empezando a Gustar y eso me pone muy nerviosa – dije yo.

 

Gustav me agarro la cara y me dio un beso. En ese momento escuchamos un ruido miramos y era Tihago tirando la basura.

Yo me fui corriendo a mi cuarto. Estuve pensando, Gustav me gustaba un poco pero no para salir con él, Diego me gustaba pero lo odiaba y Tihago, el tiempo lo depararía.

 

A la  mañana siguiente cuando salí mi casa, me encontré con Tihago.

 

-Hola Tihago, te puedo acompañar – dije yo.

- Si, pero espera un momento. ¡Mar! – dijo él y de repente se abrió la puerta de su casa.

- Si ya voy. Es que desde que estamos acá no encuentro nada – dijo una chica que era la copia exacta de Tihago en chica.

- Bueno María te presento a mi querida hermana gemela Mar – dijo Tihago.

-Encantada de conocerte Mar. Tihago podemos esperar a Gustav – dije yo.

-¿Quién es Gustav? – dijo Mar.

- Es el novio de María – dijo Tihago.

- No es mi novio – dije yo.

- Porque tú no quieres – detrás de mí apareció Gustav pronunciando esas palabras que me sacaban de quicio.

- Déjalo ya Gustav. Bueno te presento a la hermana gemela de Tihago, Mar. – dije.

-Encantado de conocerte Mar. – dijo Gustav.

- No el gusto es mío – dijo Mar.

 

En el camino al instituto Mar y Gustav no se quedaban callados ni a la de tres. Cuando llegamos a clase la maestra presento a Mar y la sentó al lado de Gustav. Por un lado estaba encantada, pero por el otro preocupada.

Aquel día tenía que seguir cumpliendo el castigo de la cafetería.

 

- Como ya le has enseñado el instituto a Tihago vuelves al trabajo.

- Vale, señora directora – dije.

 

Cuando fui a salir de la cafetería Diego entraba.

 

-María creía que te habías ido.

-Pues no, estoy aquí ¿qué quieres?

- Te quería decir que hoy he dejado a Sara, para estar contigo.

- Pero tú sabes que no siento nada por ti.

-Por favor inténtalo con migo.

- Ven dame un abrazo – le dije eso porque estaba muy triste – no sé qué decirte. Me lo pensare.

 

Cuando termino el recreo me fui para la clase.

 

-María que te pasa. Te veo muy triste – dijo Tihago.

-No, nada sino que un chico que no me gusta me ha hecho hace mucho tiempo daño y ahora me ha pedido salir y le he dicho que me lo pensaría. Y no sé qué hacer.

-Haz lo que tu corazón te diga.

 

Cuando salí del instituto me fui directa al grupo de Diego donde estaban Gustav y Tihago.

 

-Hola chicos, ¿dónde está Diego? – dije yo.

-Allí, dándose el lote con su novia Sara – dijo Paúl.

-Ahora se va a enterar – dije muy cabreada.

 

Me acerque a ellos le toque el hombro a Diego, cuando se dio la vuelta le di un revés que casi lo tiro al suelo.

 

-¿Pero qué haces? – dijo Diego.

-Te iba a decir que sí, pero eres un gilipoyas. – Dije más tranquila – Sara te explico, está mañana ha venido suplicándome que saliera con él, y que te había dejado para estar con migo.

- Así – dijo Sara dándole otro revés.

 

Después me dirigí hacia los chicos y dije.

 

- Se lo tenía bien merecido. – dije yo.

-No crees que te has pasado – dijo Gustav.

-Justamente quería hablar con ustedes – dijo Tihago dirigiéndose a Gustav y a mí.

 

Nos apartamos del grupo para hablar.

 

-¿Qué quieres decirnos Tihago? – dijo Gustav.

-Ya sé que soy nuevo, pero ya os comprendo, he tenido un plan para vos y para vos – dijo Tihago dirigiéndose primero a mí y después a Gustav.

-¿De qué se trata? – dije yo.

-Ya has probado el darle envidia con otro chico, bien pues esta vez darle envidia con dos. Ahí es donde entras vos Gustav, serás de nuevo uno de sus novios y yo seré el otro – dijo Tihago muy orgulloso de su plan.

 

Me quede pensando un rato.

 

-¿Pero yo no Quiero jugar a dos puntas?, me parece mal, y me podría quemar con una. – dije yo agachando la mirada cuando me di cuenta de que el interpretado se dio cuenta.

-No me lo puedo creer, Tihago se calienta la cabeza para hacer un plan para que te vengues de Diego y no lo aceptas.

-Es que…

-Es que sí. Tihago lo ha aceptado, ¿cuándo empezamos? ¿Y cómo lo hacemos? – dijo Gustav.

-Bueno vos serás un de los novios. Vos María tontearas con los dos. Yo seré el segundo novio y así conozco a más gente. Gustav, vos y yo aremos pasar que no sabemos que tontea con el otro. La gente lo vera y nos intentara convencer de que está con el otro pero nosotros debemos de pasar – dijo Tihago muy feliz por su explicación.

-¿Hay algo que no debemos hacer? – dijo Gustav.

-Hay que hacer de todo – dijo Tihago.

-No de todo no – dije yo pensando en lo más obvio.

-Bueno todo menos eso – dijo Tihago.

 

 

End Notes:

Comenten porfavor.

¿Qué chico os gustaria k se quedara con María

a)Gustav.

b)Diego.

c)Thiago

 

End Notes:

Comenten porfavor.

¿Qué chico os gustaria k se quedara con María

a)Gustav.

b)Diego.

c)Thiago

 

Regresar al índiceCapítulo 4: A dos puntas. by Cullen94
Author's Notes:

Espero k os guste.

Author's Notes:

Espero k os guste.

 

Capítulo 4: A dos puntas.

 

A la mañana del día 14 de Marzo de 2009.

Hoy empieza el plan de Tihago, y creo que no va a salir bien.

Cuando salí de mi casa para el instituto me encontré con Gustav que me esperaba sentado en la acera.

 

-Hola María, preparada – dijo dándome la mano y entrelazando nuestros dedos.

-No, no lo estoy, ¿y si esto sale mal? ¿Y si se creen que soy una cualquiera? – dije muy triste.

-No María, tú no eres una cualquiera. Tú tienes que hacer como que nos eliges y algunas veces nos tendrás que rechazar. Este juego que estamos haciendo es así.

 

Gustav y yo nos fuimos para el instituto. Cuando entramos en la clase agarrados de la mano todo el mundo se nos quedó mirando. Nos separamos para sentarnos en nuestros sitios. Cuando entro Tihago por la puerta se acercó a la mesa dejo la mochila me agarro de la mano y me arrastro al pasillo que estaba lleno de gente y me hizo entrar al baño de los chicos y todo el mundo nos vio.

 

-María, ¿cómo te ha ido mañana con Gustav? – dijo Tihago.

-Como siempre, como dos buenos amigos agarrados de la mano       – dije yo.

 

En ese momento el pomo de la puerta empezó a girar y cuando mire a Tihago el inmediatamente me beso. Fueron unos besos diferentes a los de Gustav, más profundos, más apasionados en una palabra exquisitos. Cuando se abrió la puerta resulto ser Diego.

 

-¿Qué pasa necesitas a otros para olvidarte de mí? – dijo Diego.

-Me voy a clase Tihago, hay mucha basura por aquí. Te vienes – dije yo agarrando a Tihago de la mano.

-Hasta el fin del mundo, mi amor – dijo Tihago.

-Sabes María tú y yo algún día aclararemos las cosas – dijo Diego.

 

Tihago y yo nos fuimos y cuando llegamos a la clase allí no avía nadie, salvo el empollón de Germán.

 

- Germán, ¿y todo el mundo? – dije yo.

-ha faltado el tutor y han suspendido todas las clases. Pero yo como vivo lejos me quedo hasta que llegue el autobús. – dijo Germán.

-Bueno adiós. – dijo Tihago.

 

Tihago y yo salimos del instituto y después se ofreció a acompañarme a mi casa puesto que vivía al lado.

 

-Tihago gracias por acompañarme. Pero estoy sola y no sé qué hacer.

-Pues mis padres se han ido con mi hermana Mar, y a mí se me han olvidado las llaves, estoy peor que vos.

-Pues puedes pasar.

-Vale.

 

En ese momento pasaba el hermano de Gustav, Simón y se paró a saludar.

 

-Hola María, ya no estas con mi hermano – dijo Simón.

-Simón en realidad nunca estuve con tu hermano – dijo yo.

- Si, venga ya. Si cuando saliste de mi casa tenia los labios pringados de tú gloss preferido – dijo Simón.

-Él ya te lo explico, se le quemaron los labios y se comió un kiwi – dije yo.

-Bueno da igual, ¿Quién es tu novio? – dijo Simón.

-No es mi… da igual de todos formas vas a pensar lo que quieras. Su nombre es Tihago. – dije yo.

- Encantado de conocerte Tihago yo me llamo Simón – dijo.

-Encantado de conocerte, yo vivo hay al lado y soy amigo de Gustav – dijo Tihago.

- Bueno adiós – dijo Simón y se fue directo a su casa.

-Bueno entras – dije   dirigiéndome a Tihago.

 

Tihago entro en mi casa y se quedó con la boca abierta.

 

-¿Qué te pasa Tihago? – dije.

-Tienes una casa preciosa. – dijo sentándose en el sofá.

 

Nos llevamos un buen rato en silencio y por fin Tihago hablo.

 

-María te quería decir que le beso de esta mañana, ha significado mucho para mí, mucho más que un beso de cómplices. Vos en realidad me gustas de verdad. Vos no te sientas mal, es que si no te lo decía reventaba – dijo con la cara roja.

- Tihago yo…yo me parece que siento lo mismo pero tendría que pasar un tiempo a que se me aclararan las cosas.

 

En ese momento mi madre entro.

 

-María, ¿quién es tu amigo? – dijo mi madre.

-Es el vecino nuevo, está en mi clase – dije.

-Encantada de conocerla señora – dijo Tihago.

-María, tienes un amigo muy educado y guapo, ¿Por qué no le pides que sea y tu novio?

-Mama – dije convidando de tema - ¿Qué te ha dicho el médico?

-Bueno hija te lo quería decir con tu padre delante

-¿Qué te ha dicho mama?

-Estoy embarazada.

 

Me levante del sofá y agarre del brazo a Tihago y nos fuimos de mi casa.

Nos fuimos al parque porque yo me sentía mal.

 

-María, ¿Qué te pasa? – dijo Tihago.

-Tihago, mis padres siempre viven trabajando y a mí nunca me echan cuenta. El otro día les dije que si podía ir al campo y mi madre así no me echaran cuenta. Y con esto menos cuenta me va a echar.

 

Se me quebró la voz cuando se me escapo un sollozo.

 

-María, si en tu casa no tienes a nadie que te entienda ve a la mía. Yo siempre estoy allí y siempre estaré esperándote. Hablare con Gustav para dejar todo esto y que ya que le gusta mi hermana que le pida salir.

-Gracias Tihago. Te quiero.

-Y yo también María.

 

Yo llore y llore en los brazos de Tihago se hizo de noche y me fui para mi cuarto sin cenar ni hablar con mis padres.

A la mañana siguiente cuando llegue al instituto me senté en el sitio de siempre y empezó la clase (en esta clase no estaba Tihago). Cuando termino la clase la gente se acercó a ver lo que me pasaba, pero yo no me movía y llamaron a Tihago.

 

-Tihago por favor ven que María no se mueve ni habla.

-Qué te pasa María – dijo Tihago.

 

En ese momento me desmaye por no haber comido nada ni anoche ni en la mañana. Cuando me desperté estaba en un cuarto que no era el mío y en una casa que no era la mía. Era la de Tihago, estaba en su cuarto, en su cama apoyada en su pecho. Él estaba durmiendo plácidamente y no se había dado cuenta de que me avía despertado.

Cuando me moví para incorporarme me di cuenta de que era de noche y él se despertó.

 

-María, come algo – se giró y en lo alto de su mesita de noche avía un sanguis vegetas y un zumo.

- No quiero comer, quiero morirme.

-No  me obligues a darte yo de comer.

-No quiero.

-Abre la boca, si la abres te daré un premio.

-¿Qué tipo de premio?

-Si le pegas un mordisco te doy un adelanto.

 

Agarre su mano y me acerque el sanguis. Cuando termine de masticarlo él se acercó a mí y me dio un tierno beso.

 

-Eso solo es un adelanto – dijo acariciándome la mejilla.

 

Yo me mordí el labio inferior y comencé a comerme el sanguis. Cuando termine  de comérmelo él se acercó a mí, me puso un dedo debajo de la barbilla para acercar mis labios  a los suyos. Cuando nuestros labios se encontraron, nuestros cuerpos racionaron acercándose como si quisieran ser uno solo. Pero en ese momento apareció Mar.

 

-Lo siento creía que estabais dormidos, pero ya veo que no – dijo Mar.

-Mar, cuando veces te tengo que decir que antes de entrar llames a la puerta – dijo Tihago.

- Vos sabes que si no quieres que entre tienes que poner una toalla en el pomo de la puerta – dijo Mar.

-Bueno, yo creo que me debería ir a mi casa – dije levantándome.

-No vos no te vas, se va ella – dijo Tihago.

-Vos quieres que me valla para poder seguir liándote con ella, ¿verdad? – dijo Mar.

-Mar no te equivoques – dijo Tihago.

-Venga ya hermanito si tienes los labios rojos – dijo Mar.

-Pero eso ha sido por el zumo de tomate – dije.

-Si ahora toso por culpa del zumo de tomate – dijo Mar – y además a vos Tihago no te gusta el zumo de tomate.

-De todas maneras, Mar te vas ya – dijo Tihago muy serio.

-Vale, adiós – dijo Mar.

 

Tihago se me quedo mirando fijamente y me dijo…

 

-María, mañana tenemos que hacer publica nuestra relación, no aguanto más sin podré expresar en público el amor que siento por vos – dijo dándome después un beso que me dejo sin respiración y sin pensamientos.

 

End Notes:

Si kieren k pase algo en particular, comentenmelo X3

End Notes:

Si kieren k pase algo en particular, comentenmelo X3

Regresar al índiceCapítulo 5:El primer día de novios. by Cullen94
Author's Notes:

Espero k os guste =3

Author's Notes:

Espero k os guste =3

 

Capítulo 5: El primer día de novios.

 

Cuando me desperté a la mañana siguiente, estaba abrazada a Tihago, y él todavía  estaba dormido. Mire el reloj que él tenía en su mesita y eran las 8:30 de la mañana, nos aviamos quedado dormidos.

 

-Tihago, despierta que llegamos tarde al instituto – dije.

-¿Qué llegamos tarde dónde? – dijo despertándose.

-Al instituto – dije levantándome y poniéndome los zapatos ya que había dormido con el uniforme puesto.

-María como se nota que con lo del embarazo de tu madre no das pie con bola – dijo levantándose y agarrándome de los hombros para detenerme – hoy es fiesta. No tengas prisa por levantarte.

 

Me quede callada mirándolo para inventarme algo para escaparme a mi casa y no salir de allí en todo el día.

 

-Tihago, pues si es fiesta quiero ir a mi casa para cambiarme – dije.

- Pero si esta perfecta – dijo.

-Tihago todavía tengo el uniforme, me tengo que bañar y ver a mis padres, porque por las mañanas les gusta desayunar en familia. – dije.

 

Él se quedó quieto mirándome y al rato dijo…

 

-Vale, espérate que me duche y te acompaño. Espérate aquí sentada – dijo saliendo de la habitación.

 

Paso el rato y cuando vino solo con la toalla puesta. Ahora que lo veía sin camiseta me di cuenta de que era él más cachas de la clase y ese cachas era mi novio.

 

-María te voy a avisar para que no me llames degenerado ni nada por el estilo. Me voy a vestir.

-Bueno me voy hiendo para mi casa, allí te espero – dije levantándome de la silla y pasando por su lado.

 

Cuando pase por su lado me dijo…

 

-Te vas a ir sin despedirte. – En ese momento me abrazo – Me vas a dejar con la pena de no poder despedirme – cuando termino de hablarme empezó a besarme el cuello. Y como la noche anterior Mar entro sin avisar.

-Tiha…lo siento no quería interrumpir pero nana dice que quiere conocer a María – dijo saliendo y cerrando la puerta tras de sí.

 

Yo salí del cuarto y me senté en el suelo del pasillo mientras Tihago se vestía. Nada más sentarme en el suelo Mar salió de si habitación y se acercó a mí.

 

-María ven quiero hablar con vos si no es molestia.

-Vale – dije.

 

Nos dirigimos a su cuarto, cuando entre me hizo sentarme en la silla que había delante del tocador.

 

-María lo que te quiero decir es que eres la mejor novia que ha tenido mi hermano, y lo que te voy a decir me sorprende hasta a mí. Vos sos su novia y me caes bien, vos sos como una hermana, ha, que no te avergüence contarme algo sobre mi hermano o preguntarme – dijo.

-Muchas gracias Mar – dije dándole un abrazo. – ¿Te puedo decir una cosa?

-Sí.

-Eres la primera persona que sabe que estamos saliendo en serio  – dije.

-María, ¿Te puedo preguntar algo? – dijo poniéndose roja.

-Si claro.

-¿Eres, tú ya sabes?

-Sí. ¿Y tú hermano?

-Entre tú y yo sí. Hay otra cosa te puedo peinar, tienes unos pelos de loca que asustaras a mi nana cuando te vea.

-¿Quién es tu nana?, mi intuición me dice que es tu madre o tu abuela.

-Es mi madre, la llamamos nana porque nos cantaba unas nanas antes de dormir que nos encantaban. Bueno vamos que mi hermano ya abra terminado de vestirse.

 

Cuando salimos Tihago estaba en el pasillo mirando para todos los lados para ver si me veía.

 

-¿Dónde estabas? – dijo Tihago.

-En el cuarto de tu hermana hablando con ella – dije.

-Bueno vamos que nana se impacienta – dijo Mar.

 

Cuando estuvimos en el salón, nos encontramos con la madre de Tihago y Mar. La madre de Tihago era muy alta con el pelo castaño y los ojos de color azul, que era del mismo azul que los de Tihago y Mar.

 

-Hola nana, te presento a María, mi novia – dijo Tihago.

-Encantada de conocerte María, mi hijo y mi hija me han hablado muy bien de ti. ¿Cuántos años tienes? – dijo la madre de Tihago.

-16 años. Encantada de conocerla, aun no me han dicho su nombre – dije muy educadamente como mi padre me había enseñado.

-Me puedes llamar como me llama Tihago y Marianela, nana, ya que al salir con mi hijo vos sos como otra hija más para mí.

-Muchas gracias. – Me mire a la muñeca para ver el reloj y ya era muy tarde, tenía que irme – Tihago es tarde me tengo que ir. Mis padres van a una ecografía y yo tengo que quedarme en casa. Después de la ecografía se van no sé dónde y no viene hasta las 12 de la noche y yo me tengo que quedar allí porque mi padre tiene que recibir un paquete del trabajo.

-Nana puedo quedarme con ella – dijo Tihago.

-Vale.

 

Cuando llegue a mi casa mis padres estaban arreglando las cosas para irse, no me dio tiempo ni de presentarles a Tihago.

 

 

End Notes:

Cometen.

Algo positivo, negativo, sugerencia, si kereis k pase algo, si os gustair k pusiera algo en concreto, o lo k esperais k pase.

Plissssssssss comentad =3

End Notes:

Cometen.

Algo positivo, negativo, sugerencia, si kereis k pase algo, si os gustair k pusiera algo en concreto, o lo k esperais k pase.

Plissssssssss comentad =3

Regresar al índiceCapítulo 6: Tihago y yo solos. by Cullen94
Author's Notes:

Espero k os guste.

Siento la tardanza en este y mis demás fic es k esto empezando cuasoy todos los profesores mandan trabajos apra todos los días.

(Malditos profesores no la dejan descansar a una) ¬.¬

Bueno aquí un cap un poco subido de tono

Author's Notes:

Espero k os guste.

Siento la tardanza en este y mis demás fic es k esto empezando cuasoy todos los profesores mandan trabajos apra todos los días.

(Malditos profesores no la dejan descansar a una) ¬.¬

Bueno aquí un cap un poco subido de tono

 

Capítulo 6: Tihago y yo solos.

 

Cuando mis padres se fueron yo me quede sola en casa con Tihago. Fui para la cocina y me prepare algo para desayunar, y a Tihago también.

Cuando terminamos de desayunar nos fuimos para mi cuarto.

 

-Bueno, este es mi cuarto. Lo único que no encontraras y si lo encuentras es muy raro es algo de color rosa. Lo detesto. Mis colores preferidos son el azul claro o celeste o también el violeta- dije.

-Bueno pues ya lo separa cuando te haga un regalo – dijo sentándose en la silla de mi escritorio y mirándome.

-Tihago espérame aquí, voy a ducharme.

 

Tihago se sorprendió porque mi cuarto tenia, cuarto de baño y también vestidor. Yo le explique que mi padre era empresario y que ganaba mucho, él se alegró porque no me parecía a ninguna hija de empresario.

 

Cuando termine de ducharme me fui para el vestidor y agarre un conjunto de pantalón corto con camisa de tirantes que eran los pantalones azules y la camisa blanca. Cuando salí del vestidor Tihago se quedó con la boca abierta.

 

-Tihago, cierra la boca que te entran moscas – dije sentándome en el borde de la cama y secándome el pelo con una toalla. 

-Estas guapísima – Tihago se levantó y se sentó al lado mía – te quiero.

-Y yo a ti – dije levantándome. Deje la toalla en el cuarto de baño y Tihago seguía dentado en el mismo sitio – Tihago sabes de que hemos hablado tu hermana y yo.

-No, ¿de qué? – dijo muy curioso.

-Pues me ha dicho que soy la mejor novia que has tenido, que le caigo bien, que soy como una hermana, le he contado lo nuestro – Tihago se iba a quejar pero lo calle – y me ha preguntado una cosa.

-¿Qué cosa? – dijo.

-Que si soy virgen.

-Y, ¿lo eres? – Cuando Tihago dijo eso se puso colorado como un tomate – Vamos, si me lo quieres decir.

-Pues sí, soy virgen. Tuve oportunidad de perderla pero creo que estaba esperando a alguien como tú – dije acercando mi rostro al suyo – Y tú, ¿eres virgen?, tu hermana ya me lo ha dicho pero quiero oírlo de tus labios.

-Sí. Y creo que por la misma razón que vos.

 

Cuando termino su frase nuestros labios de encontraron ardiendo de pasión. No quería dejar a un lado todos los besos que a lo largo de este diario me habían dado pero aquel era el mejor.

Tihago hecho su cuerpo sobre el mío, una de sus manos se enredó en mi pelo todavía mojado y su otra mano estaba en mi cintura. Mi mano izquierda estaba en su pelo también mojado y mi otra mano en su amplia y musculosa espalda. La mano que él tenía puesta en mi cintura empezó a subir por mi camisa blanca, se paró al llegar a las costillas. Tihago se quitó la camisa dejando su perfecto torso al descubierto. Cuando lo vi me di cuenta de que si no paraba aquello no lo podría parar nunca.

 

-Tihago, para – dije alejando su boca de la mía.

-¿Por qué? – dijo.

-No quiero hacerlo así de repente.

-Tienes razón – dijo levantándome y poniéndose la camisa -Nuestra primera vez tiene que estar bien, no a la prisa y mal.

-Nos vamos abajo para ver una película. – dije levantándome y dirigiéndome para la puerta.

-Vale.

Bajamos y escogimos la película de Ella es el chico.

Es una película que trata de una chica que se hace pasar por su hermano gemelo para entrar en un equipo de fútbol masculino porque el equipo femenino en el que estaba se rompió y en el equipo de fútbol masculino de su universidad no la aceptaban, y termina enamorándose del capitán del equipo. Su es el capitán del equipo contrario y al final la tapadera con el capitán.

 

-Me ha encantado la película, y como juntan el fútbol con un romance. – dijo Tihago.

-Pues es mi película favorita – dije. Mire el reloj y mis padres ya mismo llegarían.

-María te quería preguntar.

-Di.

-¿Quieres venir con migo al baile de primavera?

-Claro. Pero hay un problema.

-¿Cuál?

-No bailo bien, y te recuerdo que odio el rosa.

-Yo creo que abra vestidos de otros colores.

 

De mientras que discutíamos eso mis padres entraron.

 

-Hola María, ya hemos llegado – dijo mi padre.

-Hola papa te presento a Tihago, mi novio. Me ha invitado al baile de primavera – dije.

 

Mi padre se alegró y lo invito a cenar.

 

-Bueno María, vas a tener un hermanito – dijo mama – Y tenemos que ver vestidos para el baile.

-Si mama, pero nada rosa no colores pastel – dije.

 

Tihago no paro de hablar con mi padre, le cae bien y a mí me hacía muy feliz. 

Cuando terminamos de cenar acompañe a Tihago a la puerta, mi padre no me dejo estar mucho tiempo ya que mañana era jueves y había instituto.

 

-Bueno, hasta mañana – dijo.

-Veo que le has caído bien a mi padre, eso es bueno – dije abrazándolo. Después me beso y se fue. 

 

Esa noche no pude dormir. Se hizo de día y sonó el despertador. Me levante y me vestí, baje a desayunar. Me despedí de mi madre y mi padre y me fui a la puerta. Cuando salí Tihago estaba delante de mi puerta, en la carretera sentado en una moto roja preciosa.

 

-Tihago, ¿Qué es todo  esto? – dije acercándome a él.

 

El me dio un beso y me contesto…

 

-Es para ir al instituto. Mi madre me dijo que empezara a  utilizarla ahora que tenía novia para poder ir a todos lados. Venga sube.

 

Me subí, el arranco la moto yo me abrace a él para no caerme. Cuando la moto se puso en marcha sentí el frío en la cara y me abrace más fuerte a su cintura.

Cuando llegamos se nos quedó todo el mundo mirando. El apago el motor de la moto y nos bajamos. Cuando Mar nos vio y salió corriendo a nuestro encuentro arrastrando a Gustav que estaba abrazado a ella. Cuando llego a nosotros se deshizo del abrazo de Gustav y me abrazo y me dio dos besos.  

 

-Me alegro de que estéis juntos. Todo el mundo habla de vosotros dos. Todos mis amigos me preguntan por vosotros – dijo Mar abrazando a Gustav de nuevo.

-Tihago, Diego te anda buscando, dios sabe para qué, pero si necesitas ayuda ya sabes – Gustav se quedó mirando a la moto y dijo – Que moto más chula.

 

De repente los dos se pusieron a hablar de la moto y a Mar y a mí nos dejaron solas, solo se acordaron de nosotras cuando dejaron de hablar de la moto. Nos fuimos los cuatro juntos al salón.

Cuando llegamos  allí Diego estaba esperándonos. Se acercó a nosotros. De repente sus amigos se pusieron detrás de él y los nuestros detrás de nosotros. Todo apuntaba a que iba a haber pelea.

Tihago me escondió de tras de él por si acaso. Gustav hizo lo mismo con Mar. Diego se acercó a nosotros, y de repente le dio un puñetazo a Tihago.

 

-¿Pero qué te pasa?, ¿es qué no puedes hablar? – dije yo.

-No, debe saber lo que les pasa a los nuevos que nos quitan las novias. – dijo Diego.

-Pero no le ha quitado la novia a nadie. – dijo Gustav.

-¿A no?, pues creía que estaba contigo. – dijo Diego.

- No, yo estoy con su hermana, Mar. – dijo Gustav.

-Bueno pero él sabía que después de ti en la lista de novios de María voy yo. – dijo Diego.

-Estás muy equivocado Diego, tú nunca has estado en mi lista. Y además ya se lo he presentado a mis padres y me he quedado a dormir en su casa con el permiso de mis padres. Tú ya no pintas nada. – Me agache para estar con Tihago que del dolor estaba sentado en el suelo - ¿estás bien?

-Sí. – Se puso de pie – ya te lo ha dicho vamos en serio y tú no te metas vale.

 

Nos fuimos y dejamos a Diego y sus amiguitos con dos pares de narices. Nos fuimos para nuestros sitios y empezó la clase.

A Diego ya le quedo claro que yo estaba con Tihago, y con un poco de suerte no molestaría más.

Cuando la maestra entro, vio que toda la clase estaba muy tensa y dijo…

 

-Chicos, ¿ha pasado algo?

-No maestra – respondimos todos.

 

La clase termino sin incidencias.

 

Tihago y yo nos fuimos en la moto a dar una vuelta. Yo le enseñe los sitios más bonitos de toda la urbanización de love Beach. A él le encanto. Nos paramos en la plaza de San Cristóbal. Nos sentamos en los bancos, nos quedamos mirando a las palomas que había revoloteando por allí.

 

- Sabes, este momento no se me olvidara nunca. Es el momento más feliz de toda mi vida. Primero porque estas vos, y segundo porque te amo con todo mi corazón.

- A mí tampoco se me olvidara nunca. ¿Sabes, sigo preocupada por lo de mi hermano?

- Vos quédate tranquila todo saldrá bien y ya mismo son las vacaciones de verano. Nos iremos a la piscina de tu casa o a la mía – dijo Tihago.

- O al yacucsi de la mía.

- ¿También tenes yacucsi?

- Sí. Nos podríamos pasar todo el día en mi casa sin salir de ella. Mi padre es amigo de un productor de EE.UU. y nos pasa todas las películas de estreno, y tenemos el sótano como cine particular con máquina de palomitas y todo. Tenemos sala de juegos, y lo demás ya lo sabes.

- Pues un día tenemos que estar así.

- Vale. Que tal el primer día de vacaciones.

- El viernes que viene.

- Sí. ¿Hay algún problema?

- En realidad sí. Es mi cumpleaños. Y mis padres nos han dejado a Mar y a mi hacer una fiesta en casa. Pero después de la fiesta podemos continuar en tu casa.

- Si invitamos a tu hermana y  a Gustav y pasamos allí el rato. Me parece bien. – dije levantándome. Me parecía una buena idea. Me pilló por sorpresa que fuera su cumpleaños, nunca aviamos hablado de las fechas de nacimiento solo de la edad. – ¿bueno nos vamos?

- Claro.

 

Nos fuimos para nuestras casas y no despidamos en la puerta de la mía.

 

- Sabes, me ha pillado por sorpresa lo de tu cumpleaños. – dije yo.

- Si, bueno dime. ¿Cuándo es el tuyo? – dijo Tihago.

 - Es el 18 de noviembre. Tihago te puedo dar dos regalos adelantados.

- Sí, claro.

-Tú eres no exactamente el amor de mi vida, si no el amor de mi existencia. ¿Te ha gustado?

- Si mucho. ¿Y cuál es el segundo regalo?

 

Acerque mi cara a la de él, nuestros labios aún no se tocaban y ya ardían  en pasión. Cuando se tocaron fue como una explosión de fuego. Pero nos tuvimos que resistir porque estábamos en la puerta de mi casa y por allí pasaba gente. Precisamente pasaba Simón el hermano mayor de Gustav, y como siempre empezó con sus preguntitas.

 

- ¿Qué ya sois novios? – dijo Simón.

- Si y a ti que. – dije yo.

-Bueno que te he hecho para que te portes así con migo – dijo Simón.

- Pues que eres un metiche te metes en todo, y te respondo a algo tu hermano Gustav esta con su hermana Mar. – dije yo.

 

Con mis respuestas lo eche de inmediato. Tihago me miro con una cara muy rara y me pregunto.

 

-¿María por qué te has portado así con él? – dijo.

- Pues porque es muy pesado se quiere enterar de todo me trata así desde pequeña, cuando se pone con sus preguntas no hay quien lo pare.

-A vale entonces lo comprendo. Bueno me voy que nana me estará esperando para comer. Adiós mi amor.

 

Los días transcurrieron el cumpleaños de Tihago cada vez estaba más cerca.

 

 

 

End Notes:

Cometnen x favor.

¿Que pareja os gusta mas....?¿Con quíen os gustaria k acabara María?

Contesten plisss

End Notes:

Cometnen x favor.

¿Que pareja os gusta mas....?¿Con quíen os gustaria k acabara María?

Contesten plisss

Regresar al índiceCapítulo 7: La fiesta. by Cullen94
Author's Notes:

Espero k os guste =3 

Siento la demora. Tube un monton de examenes y hasta ahora no tube un descanso.

Author's Notes:

Espero k os guste =3 

Siento la demora. Tube un monton de examenes y hasta ahora no tube un descanso.

 

Capítulo 7: La fiesta.

 

Llego la hora del acabar el curso y el cumpleaños de Tihago. Estaba muy nerviosa porque no sabía mis notas finales, aunque siempre son  buenas.

Mi madre ya estaba de un mes y medio, ya mismo le dirían el sexo de mi hermano o hermana.

Hoy tenía muchas cosas que hacer entre ellas muchos exámenes.

Cuando salí de mi casa me encontré con Tihago en su moto roja esperándome.

 

-Hola, as estudiado para el examen de física y química – dije.

- No, no pude tuve que estar cuidando de Mar que estuvo mala, ¿y vos?

-Sí, pero, no he podido dejar de pensar en ti esta noche, ¿sabes qué?

- No, ¿qué?

- Felicidades, ya llevamos tres semanas.

- Me has asustado, te pensaba decir felicidades cuando lleváramos el mes.

-Sí y yo pero no me puedo aguantar esto es súper bonito. A otra cosa esta tarde vienen mis tíos y mi padre me ha dicho que estas invitado a la fiesta.

- Pues vale.

-También vienen un montón de gente.

-¿Cómo que un montón de gente?

- Mis otros familiares, tíos, primos, abuelos. La fiesta es para decirles a mis familiares lo de mi madre y así también te presentamos.

 

Reacciono bien a la noticia, no como yo que casi mato a mis padres.

El día paso y yo me asuste cuando llego la hora de la fiesta. Fui a la casa de Tihago para recogerlo. Cuando llegamos a mi casa nos sentamos en el sofá y empezaron a llegar los invitados si no fuera porque tenía a Tihago a mí lado ya me hubiera ido a encerarme en mi cuarto. A lo mejor lo hacía pero con él con migo, cuando estuvieron todos los invitados en mi casa empezó la cena o barbacoa como prefiráis.

Todos mis familiares vinieron a mi lado a conocer a Tihago. Cuando terminaron se acercaron a mi mis primos chicos y querían jugar con migo y yo accedí, mientras Tihago se dedicaba a hablar con mis familiares. En que ni Tihago ni yo lo sabíamos aparecieron sus padres, resultaba de que mis padres los avían invitado. Al estar también sus padres nos fue más difícil eso de desaparecer los dos solos.

Decidimos poner música, yo y Tihago nos pusimos a bailar pero lo dejamos porque mis primos se burlaron de mi estilo de baile.

Nos fuimos para el patio para estar más tranquilos. Estábamos al borde de la piscina abrazados y de repente mi prima y su hermano gemelo nos tiraron al agua a Tihago y a mí.

 

-Qué te parece gracioso Perla. – dije dirigiéndome a  mi prima.

-Que estas empapada.

 

Que conste que mi prima Perla y su hermano tienen un año menos que yo.

Tihago me intento tranquilizar.

 

-María tranquila, piénsalo por el lado bueno.

-¿Qué lado bueno? – dije.

-Vos y yo nos tenemos que cambiar de ropa.

 

Fuimos a decirle a mi padre y sus padres lo sucedido y nos fuimos a mi cuarto a que yo me cambiara de ropa y después nos fuimos para la suya para que se cambiara el. Cuando estábamos solos en su casa, en su cuarto escuchamos un ruido en el pasillo. Salimos a ver que era nos acercamos al cuadro de luces para encender la luz. Resulto ser Mar y Gustav.

 

- Pero, ¿qué hacéis aquí? Estabais en la fiesta de tus padres María. – dijo Gustav.

- Si, pero te acuerdas de mi prima Perla y su hermano gemelo, nos han tirado al agua y nos han empapado.

 

Gustav y Mar se echaron a reír y de repente Gustav dijo…

 

-Bueno ya que estamos aquí todos porque no vemos una película.

 

Elegimos una película pero después ninguno acabamos echándole cuenta. Le dije a Tihago que volviéramos a la fiesta y el accedió.

Cuando llegamos mis padre nos preguntaron por qué aviamos llegado tan tarde, yo les respondí la verdad que nos encontramos con Gustav y Mar.

Mi prima Perla me pidió perdón porque sus padres se lo dijeron después de enterarse de lo sucedido. Llego la hora de los juegos familiares, jugamos a todo tipo de juegos, especialmente al Twister. A  mí me encanta ese juego ya que al ser tan bajita tengo una buena flexibilidad. Empezamos a jugar todos mis primos, Tihago y yo. Al final solo quedamos Tihago y yo.

 

- Vaya parejita de campeones – oí decir a uno de mis primos.

 

La situación fue difícil ya que cuando alguien dijo mano izquierda, círculo rojo, Tihago perdió el equilibrio y se cayó encima de mí. Termino aplastándome contra el suelo.

Cuando mis primos vieron que ya estábamos en el suelo y que el juego había acabado nos dejaron allí solos en la sala de juegos.

 

- Por fin solos, ya era hora – dijo Tihago.

 

Cada vez tenía un acento más de aquí, me fije en sus ojos que miraban mis labios con deseo y con ganas de devorarlos, los míos empezaron a hacer lo mismo. La pasión que se estaba creando sobrecargaba el ambiente.

Por fin mis labios y los suyos se encontraron y estuvieron para estar juntos hasta que los suyos empezaron a descender por mi mandíbula hasta mi cuello. En ese momento y ojala no hubiera pasado escuchamos pasos, nos levantamos corriendo y empezamos a jugar al billar tirando unas cuantas bolas como si ya lleváramos un rato.

De repente apareció  mi padre, como preocupado.

 

-Chicos estabais aquí estábamos preocupados por vosotros. – dijo mi padre.

-¿Pero por qué papá? – dije.

-Como reaccionaste así cuando te enteraste del embarazo de tu madre, creíamos que te habías escapado con Tihago. – dijo mi padre.

-Señor yo hablaría con su hija primero antes de tomar esa decisión. Ya que sé que se altera con nada, y reacciona huyendo sin pensar. – dijo Tihago acercándose a mí.

- Bueno nos vamos para la sala grande que vamos a comer y después veréis una peli en la sala de cine.

 

Comimos tranquilamente, cuando termino nos fuimos a ver la peli y Tihago y yo no fuimos para la parte de atrás ya que allí no se sienta nadie porque son sillones de dos personas y mis primos eran muy individuales.

A mí y a Tihago no nos estaba gustando la película así que estuvimos mirándonos y acariciándonos. Nos quedamos dormidos y cuando me desperté todos mis familiares se habían ido y estábamos tapados con una manta. Yo tenía la cabeza en el pecho de Tihago, y sus brazos me envolvían protectores. Mire el reloj y solo eran las 3:00 de la madrugada. Tihago seguía dormido plácidamente, sin ninguna preocupación. A mí me vino el recuerdo de lo del embarazo de mi madre, todas las complicaciones que tendría, y pensando en todo eso me volví a quedar dormida.

 

 

End Notes:

X favor dejar comentarios, si hay más comentarios subire antes el cap siguiente.

Hasta el cap siguiente que se llamara: Capítulo 8: El despertar más bonito.

=3

 

End Notes:

X favor dejar comentarios, si hay más comentarios subire antes el cap siguiente.

Hasta el cap siguiente que se llamara: Capítulo 8: El despertar más bonito.

=3

 

Regresar al índiceCapítulo 8: El despertar más bonito. by Cullen94
Author's Notes:

 

Siento haber tardado tanto en subir un nuevo capitulo pero es k lo exámenes y las tareas de clase no me daban tiempo =/

Sin más demora espero k os guste el cap =3

 

Author's Notes:

 

Siento haber tardado tanto en subir un nuevo capitulo pero es k lo exámenes y las tareas de clase no me daban tiempo =/

Sin más demora espero k os guste el cap =3

 

 

Capítulo 8: El despertar más bonito.

 

Cuando me desperté Tihago me estaba acariciando el pelo dulcemente.

 

-Hola, buenos días María – me susurro Tihago.

-Buenos días – respondí un poco dormida todavía.

 

Cuando me incorpore vi que seguíamos en la sala de cine.

 

-¿Y mis padres? – pregunte.

-Se han marchado para ir a ver a los míos, están planeando una salida en familia – dijo.

-Pues me parece que voy a invitar a Gustav para que los cuatro salgamos a dar vueltas nocturnas por el campo.

-Si es una buena idea. - argumento Tihago.

-Bueno me quiero dar un baño te bienes o te quedas vendo una peli.

-Me voy contigo y te espero en tu cuarto.

 

Nos levantamos y nos fuimos para mi cuarto, yo agarre el albornoz y me dirigí al cuarto de baño de mi cuarto, él se quedó sentado en la silla de mi escritorio mirándome fijamente. Antes de entrar en el baño le di un beso ya que creía que eso era lo que estaba esperando y efectivamente lo que estaba esperando es que le diera un beso. Me duche lo más rápido posible para que el no estuviera tanto tiempo solo. Cuando llegue al vestidor cogí una falda azul marino y una camisa blanca. Cuando llegue al cuarto estaba dormido sobre la cama.

Me tendí al lado de él y trate de despertarlo, cuando se despertó me paso la mano por mi pelo mojado, sus ojos brillaban y me miraban inquietamente, los míos se relajaron como si hubieran estado sufriendo por no verlo.

 

-Me encanta cuando te veo con el pelo mojado - ronroneo.

-Y a mí me encanta verte dormido, pareces un angelito. - dije.

-¿Qué cuando estoy despierto no lo parezco?

-Sí, pero cuando estas despierto eres mi cupido personal.

-Bueno ¿qué podemos hacer hasta que vengan tus padres?

-No se dime tu, podemos ver una peli, escuchar música, jugar al escondite y si me encuentras te llevas un premio.

-Antes de jugar, ¿de qué premio estaríamos hablando?

-¿Quieres una muestra?

-Vale.

 

Acerque mi rostro al suyo hasta que nuestros labios se quedaron a 1mm de distancia y eso era muy poco.

 

-Y si te digo que no te doy la muestra. - al mover mis labios para hablar los suyos se movieron siguiendo mis movimientos.

-Pues la tendré que coger yo mismo.

 

Cuando dijo eso me puso la mano detrás del cuello mí me acerco a él, cuando nuestros labios se encontraron me parecía que el tiempo iba ralentizado y que los segundos pasaban en minutos. Con la otra mano que tenía libre me cogió la cintura. Yo ya no me podía resistir tire de su camisa hasta que se la quite.

 

-María sabes qué día es hoy.

-No me acuerdo, cuando me besas mis pensamiento se van por completo.

-Es mi cumple. ¿Qué me vas a regalar?

-No se dime tú que te gustaría que te regalase.

-No están tus padres, vos y yo estamos solos, pero yo creo que todavía no estamos preparados. ¿Vos que pensas?

-Pienso lo mismo, no te pienso entregar mi virginidad hasta que llevemos más de dos meses y medio. Pero eso no nos impide que nos podamos liar.

-Tenes razón. Por ahora me sirve con besar esos labios que nunca me podré quitar de la cabeza. Pero nunca dejare de intentarlo.

 

Nos besamos durante un rato, después salimos de mi casa a dar una vuelta por el vecindario. Era sábado pero las calles estaban desiertas y eso que hacia un buen día. Lo más probable es que las familias de mi calle hubieran salido al campo o a las piscinas a pasar un agradable día.

Nos paramos en el parque, daba el sol así que nos sentamos en el césped a tomar un poco de ese calorcito del tiempo.

 

 

 

End Notes:

Comentad por favor.

Sus comentarios me son de mucha ayuda para continuar con la historia, son como mi recompensa =3

Siguiente cap :

Capítulo 9: En el bosque.

End Notes:

Comentad por favor.

Sus comentarios me son de mucha ayuda para continuar con la historia, son como mi recompensa =3

Siguiente cap :

Capítulo 9: En el bosque.

Regresar al índiceDisclaimer: All publicly recognizable characters and settings are the property of their respective owners. The original characters and plot are the property of the author. No money is being made from this work. No copyright infringement is intended.Esta historia archivada en https://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=27224Diario de una chica corriente by Cullen94

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20