Demente by Nixa

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Demente by Nixa
Summary:

Empleado común... Empleada nueva... una historia de un raro



monologo de un serio azabache al resumir su propia historia



amorosa de él mismo, de como llego a estar tan... tan demente por ella.



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Hinata Hyūga, Sasuke Uchiha

Generos: Romance, Universo Alternativo

Advertencias: Lenguaje Obsceno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 1 Completed:Word count: 4159 Read: 691 Published: 14/10/2011 Updated: 14/10/2011
Summary:

Empleado común... Empleada nueva... una historia de un raro



monologo de un serio azabache al resumir su propia historia



amorosa de él mismo, de como llego a estar tan... tan demente por ella.



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Hinata Hyūga, Sasuke Uchiha

Generos: Romance, Universo Alternativo

Advertencias: Lenguaje Obsceno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 1 Completed:Word count: 4159 Read: 691 Published: 14/10/2011 Updated: 14/10/2011 Demente (One-Shot) by Nixa

 

Yo… ¿demente? Si fuera así no me abría graduado en la Universidad con un gran respaldo académico por no decir la mejor reputación en calificaciones, con “Honores”, pero aun no logro entender…

 

¿Por qué me mira alegre y con una gran sonrisa gritándome demente? No logro comprender porque cada vez que me ve yo le sonrió de inmediato.

 

 

 

 

Sus largos cabellos sin querer me hipnotizan pero ahora me doy cuenta que fue desde el momento en que la conocí que me sentí interesado, su energía, sus gestos, todo llamaba mi atención y la de varios más al fijarme a mi alrededor, me enfadaba y ni siquiera ella me miraba como para darme señales de interés, aun así me hacía el desinteresado, era el sujeto que pasaba a su lado y ni la miraba, era distante porque a ella no le afectaba en nada eso.

 

Eso realmente me molestaba.

 

-Hinata…- grite determinado mientras por primera vez sentí temor de lo que iba a decir más solo ella me miraba algo confusa hasta temerosa - … ¿Por qué me ignoras?

 

Quedamos en silencio, incomodo a tal punto que lográbamos escuchar las conversaciones de las oficinas alrededor del pasillo en el que estábamos, parecía que las paredes se me venían encima por aguardar su respuesta, incluso ahora creo que fui un idiota al preguntar eso, me veía algo patético porque hasta algo en mis mejillas me indicaban que estaba avergonzado de mi pregunta.

 

-Si te molesta…- habló ella con cierto nerviosismo mientras no lograba poder ver sus a perlados ojos, yo solo la miraba algo expectante ya que no pensé que me contestaría algo como eso -…No te ignorare más.

 

-Bi-bien

 

Me di media vuelta y me fui en dirección contraria tan rápido como mis piernas me lo permitían, realmente fue una conversación estúpida… aunque valió la pena.

 

Los primeros días ya me miraba y me sonreía pero yo no podía quitarme esa cara inexpresiva de un momento a otro así que solo la miraba y alzaba mi mano, y me iba a encerrar a mi oficina.       Realmente nunca había logrado ver en todo su esplendor su sonrisa y una dedicada a mí, me emocionaba pero no lograba hablarle, menos cuando estaba rodeada de compañeros de trabajo.

 

Sabía que era solamente una chica cualquiera y de todas formas siempre terminaba yo con las relaciones, dañaba a mis parejas y eso siempre me detenía en algún interés por alguna chica, pero ella ya había captado toda mi atención, de eso estaba seguro.

 

Al terminar el trabajo y en vez de irme de inmediato a mi casa la espere… no dejaría pasar tanto tiempo, no era la primera vez que invitaba a una chica a cenar pero era la primera vez que la idea se me ocurría a mí y no a un amigo que me aconsejaba.                    Mire mi celular y me fije en la hora aun era temprano, o por lo menos yo salía temprano, pero la espere aunque era invierno en esa época, simplemente no dejaría ir esa oportunidad o así lo creía yo, porque cuando la vi salir enseguida miro a un chico de pelo largo y corrió así él en un abrazo.

 

Nunca había pensado que tenía novio.

 

Pero yo no resistí esa rabia, camine asía ellos, no sabía lo que asía pero quería ver de quien rayos se trataba mi orgullo me lo pedía a gritos.                     Estaba ya cerca y los ojos perlas de ella se posaron en mí, me detuve de inmediato, me daba cuenta de lo irracional que estaba siendo, aunque ella pronuncio mi nombre retrocedí, nuevamente estaba alejándome de ella.

 

-¡Sasuke!...- el chico me había hablado más solo lo mire con incredulidad ya lo recordaba -… No pensé verte aquí.

 

-¿Neji?

 

Si bien no sabía lo que ocurría me vi envuelto en una conversación de ambos, y no sé cómo termine cenando en la casa de Hinata con su padre y Neji, que entre conversación me dijo que era el primo de ella, no era lo que había planeado pero de igual forma termine admirándola mientras cenaba, la veía tan natural en su forma de ser que mis ojos a momentos no se podían despegar de ella, al extremo de manchar toda la empuñadura de mis camisas sin darme cuenta, aunque sí lo hizo ella.           Terminada la cena su padre se excuso y se fue a dormir mientras yo era víctima de las bromas del castaño, mi antiguo compañero de la universidad.

 

De momento la perdí de vista, buscándola alrededor pero no estaba, hasta que apareció desde una puerta con una camisa.

 

-Toma Sasuke, colócate esta camisa limpia mientras se lava la tuya.

 

-No es necesario… - dije parándome rápidamente, su actitud, parecía una esposa - …yo me iré enseguida.

 

Busque mi abrigo en la entrada de la casa y me despedí del castaño y me fui.           Tan rápido que ni cuenta me di que no me despedí de ella, volví enseguida y toque la puerta, abriendo ella entre sorprendida y sonriente, sin querer sentía esa calidez en mis mejillas pero con el frió no se notaba si era rojo de frió o de vergüenza al verla.

 

-Yo quería darte las gracias por la cena… - lo dije nervioso mientras el frio que había hacía que el vapor de mis palabras desaparecieran rápidamente, pero ella parecía sorprendida - …eh… Buenas noches Hinata.

 

Nuevamente me fui pero esta vez sí logre calmar mis ganas de abrazarla y llevármela.

 

Después de eso note como ya no me saludaba de lejos, esta vez se me acercaba a hablar y yo, no podía negarle ninguna sola palabra, estaba tan feliz que le sonreía la mayor parte del tiempo, no tarde mucho y la invite a salir, cosa que no me negó.

 

De esa salida al cine y a otros lados, la siguieron muchas citas más.

 

Ya no me importaba tener que pasar aunque sea una sola hora al día con ella, lo único que quería era estar a solas con ella.

 

-Hinata ¿Quieres ser mi novia?

 

La pregunta no tuvo respuesta, no en palabras por lo menos ya que un tierno beso me devolvió el alma al cuerpo, una incredulidad invadió mi ser en ese momento no podía creer que la besaba, que la podía abrazar con tanta confianza, la veía tan lejana tiempo atrás y ahora… ahora era mía.

 

Por una razón que no me logro explicar todos parecen verme raro… o yo lo pienso así, si bien antes entre mis compañeros de trabajo era visto como una persona seria y de mal temperamento, no más bien reservado en todo sentido, y era por ello que a mi alrededor me trataban con gran respeto, guardaban su distancia, pero ahora… me tratan como uno más de allí.

 

¿Será porque estoy con ella?

 

La verdad no me importa si es ella, ya que estoy demasiado feliz para enfadarme por eso, el solo hecho de saber que me prefiere a mí al resto de ellos me deja conforme, ella me lo dice “ella me ama”, y si… lo admito, detesto que le sonría a los chicos del trabajo pero no lo puedo evitar, ya que eran sus amigos desde mucho antes que yo le hablara, y aunque en este momento la este viendo desde las ventanas de mi oficina sonrió sin que nadie me vea, ahora cada mañana de trabajo es un día que la veré, eso me incentiva tanto que no he faltado ni por un resfrió.

 

Pero todo era felicidad… y yo soy realista, no todo es felicidad.

 

Lo inevitable paso, se cambiaba de trabajo, ya no la vería todo los días como acostumbraba pero nuestra relación no terminaba solo se cambiaba a otra compañía donde le quedaba más cerca de su casa y pagaban mejor, aunque no era de todo mi agrado era lo que más le convenía ya que podría quizás ascender en aquella empresa, pero aun así me frustre.    El llegar a la oficina ya no era lo mismo, pero el mandarnos mensajes aunque sea uno en el día me dejaba más tranquilo.

 

Los primeros días que ella comenzó su trabajo yo la iba a buscar, para que no se sintiera sola esos días, y para verla también, al comienzo era todo normal o así lo sentía yo pero pronto varios sujetos de la empresa de mi Hinata comenzaron a acecharla, podía sentirlo, si las mujeres tenían un sexto sentido yo tenía el séptimo porque estaba seguro de ello, lo confirme en una visita a aquella compañía, claro está que como cliente, solo para ver que tal estaba, podía sentir la misma atmósfera que al comienzo, cuando ella llego a mi empresa…

 

Me preocupe a más no poder ya que vi su oficina, mientras un chico escondido tras la puerta vacilaba si entrar o no, notoriamente con no intenciones laborales, pero ya no sería por mucho, camine decidido, no permitiría eso de aquel tipo estúpido, así que pase chocándole el hombro y lo mire con ira mientras entraba a la oficina de mi novia y, como estaba sola, la bese sin remedió, dejando casualmente la puerta abierta para que nos viera el chico, sonreí victorioso al notar lo sonrojada de ella, y mire asía atrás donde el chico… ya se había ido, sea como sea fue un golpe duro para él… ¡mejor aun! disfrute más esa victoria que muchas cosas en mi vida.

 

Fue una batalla ganada… pero aun no ganaba la guerra.

 

Pronto y demasiado pronto para mí, Hinata fue ascendida a otra sección, no es que no me alegrara por ella sino que me di cuenta que poco a poco se estaba alejando de mí, el horario y la maldita compañía de su compañero me traumatizaban indirectamente, mis celos poco a poco se acumulaban con rabia, pero lo único que le brindaba cuando la veía era una sonrisa… aun no entiendo por qué me comporto así.

 

Pero poco a poco mis sentimiento se fueron asiendo más evidentes rogaba porque llegaran las vacaciones para des estresarme y salir más con Hinata, cosa que tomo unas semanas más, y nuestra relación aun seguía viva y con más pasión que nunca, eso lo note cuando salimos de vacaciones a una playa cerca de la costa sur, donde las paredes del cuarto  eran las únicas presentes en las innumerables muestras de mi pasión.                        Y rayos, no lo podía soportar… tener que estar juntos solo en vacaciones era bueno y a la vez algo frustrante.

 

-Hinata… - dije mientras la miraba aun acurrucado a un lado de ella - … ¿quieres vivir conmigo?

 

-Sasuke-kun…- la note algo somnolienta, estaba cansada… en realidad los dos lo estábamos - …Me encantaría estar contigo, quiero decir, claro que quiero vivir contigo.

 

No lo pude evitar, la energía volvió a mí, creo que esa fue la primera vez que mi corazón casi sale de mi pecho… no… siempre que estaba con ella, mi corazón era dueño de mis actos.

 

El vivir juntos fue la cosa más maravillosa de mi vida, aun creo que fue la mejor decisión, el llegar a casa ahora se me hacía una necesidad porque sabía que al estar allí, ella llegaría o bien ella me esperaba, era como estar casados… creo que nunca se me pasó por la mente esa situación antes, deseaba que ella fuera mi esposa y se me ocurrió a mí.          Quería estar toda mi vida junto a ella… hubiera sido el bastardo más feliz si hubiera sido de ese modo, pero ella era demasiado buena para mí.

 

Pronto el cargo que tenía ella se le hizo pequeño y fue a parar como asesora del director de la compañía, estaba feliz por ella y se lo decía pero venía ver lo inevitable, su compañía era buena tanto nacional como internacionalmente, es por ello que las peticiones de que ella tenía que viajar junto al jefe no se hicieron esperar, pero ella se negaba, sabía que lo hacía por mí, yo no podía detenerla profesionalmente, y fue en ese punto en que nuestra relación comenzó a deteriorarse, me empecé a sentir como un estorbo. Todas las noticias, análisis y comparativas de los mejores smartwatches del mercado. Todo Smartwatch, smartbands y pulseras de actividad

 

Las discusiones se hicieron presentes por puras estupideces, por ejemplo la posición de los sillones… ¿A quién mierda le importa eso? Pero aun así discutíamos, sabía que le dolía estar así, ella era más frágil que yo… desde un comienzo sabía que la haría sufrir.

 

Soy un maldito.

 

-Aló…- contesto Hinata su teléfono mientras estábamos almorzando - …Señor Namimaru dígame ¿en que lo puedo ayudar?

 

Yo solo la mire mientras aun comía algo enojado, otra petición de viaje a otro país.

 

-Lo lamento pero no puedo…por qué… - titubeo la chica mientras note como me miro de reojo - …Asuntos personales… si, cualquier cosa lo llamó, Adiós.

 

-¿Por qué no vas?

 

-No quiero.

 

-No mientas… - la chica me miro confundida pero no me importo ya había explotado - … me siento un estúpido estorbo, estamos mal lo mejor será que nos tomemos un tiempo.

 

-Sasuke…

 

Me calme un poco, note que la asuste y eso me dolió demasiado… tome mis cosas y me fui, no al trabajo sino que a dormir a otro sitio, necesitábamos estar alejados, llame a la empresa de ella hablando con el director para que la llamara y le preguntara otra vez… esta vez acepto. Lo supe porque llame al otro día a su empresa y dijeron que se iría de viaje.                        Sinceramente sonreí… ahora ella crecería más, sería más importante… y yo no sería más el estorbo que era antes.

 

Lo único en que me refugie fue en mi mismo, volví a ser mi antiguo yo… frio y distante.

 

Ya no vivía junto a Hinata, y en todo sentido ya no vivía… nada me alegraba como ella, pero sabía que era yo el estorbo… ¿Y si la mimaba en el anonimato?

 

Todos los viernes le enviaba una rosa, y una carta escrita en computador para que no descubriera mi letra, con pensamientos, con palabras de aliento para que fuera importante y que no se deprimiera por cosas del pasado… o sea por mí.        A veces no podía evitar querer escribirle en las cartas mi nombre, que supiera que era yo quien le enviaba esas carta como era en la antigüedad pero… esa sonrisa que empezó a recuperar era porque ya me estaba superando, eso me detenía y me alegraba… pronto ella sería feliz.

 

Pero quería verla más de cerca hablarle libremente… creo que la internet me sirvió como nunca en ese sentido, le hablaba como una persona diferente la conocía nuevamente por el chat, era tan tierna como en persona, eso me espanto terriblemente… así pronto conocería a alguien que no valía la pena.

 

Un día en la calle la encontré de frente ella me miro y me sonrió.

 

-Hola Sasuke.

 

-Hola Hinata ¿Cómo estás?

 

Guardo silencio un rato mientras miraba el piso, mientras casi me asesino por preguntar algo que no debí me angustie y la tome de los hombros y me miro de frente.

 

-Estoy bien…- dijo con una sonrisa mientras yo me impacte demasiado… ya me había superado.

 

-Que bien…-mi ánimo estaba por los suelos pero como nunca fingí una sonrisa con ella - …te vez como una rosa… igual de bella.

 

No pude evitar mi pesimismo y me marche note que ella se me quedo mirando por un rato pero preferí irme.

 

Me di cuenta… lo note al rato, le dije una indirecta con lo de la rosa, diablos ¿Se abra dado cuenta que soy yo el que la mima? Estoy nervioso, lo mejor será cambiar de táctica pero si lo hago súbitamente se dará cuenta, dos semanas más y cambio… ojala y lo hubiera hecho así… pero al día siguiente ella estaba esperando a hablar conmigo, no tuve de otra… huí de allí, no quería enfrentarla y me reporte con la oficia como enfermo.

 

Si mi plan hubiera funcionado estaría dichoso y aliviado pero la verdad es que ahora Hinata tocaba a la puerta de mi casa.        Rayos estoy nervioso, corrí en busca de algo no se qué pero corría ordenando y desordenando mientras pensaba que hacer… se suponía que estaba enfermo… corrí a mi habitación mientras busque una bufanda y mire mis mejillas en el espejo estaban de un tono muy natural, totalmente sano… unas cachetadas bien fuertes y ya estaban súper rojas aparentando fiebre, me saque los zapatos en el camino a abrí la puerta y me relaje suspirando antes de abrir.

 

-¿Si?... - dije mirando por entremedio del pequeño espacio de la puerta y el marco, la mire y fingí - …Hinata que sorpresa.

 

-Sasuke-san ¿Estás bien?

 

Me pregunto dudosa mientras yo abría la puerta y la dejaba entrar paso directo al sillón donde le indicaba con la mano y mientras no me miraba, maldición no pude evitar sobarme la mejilla, las bofetadas que me di fueron fuertes… creo que fue la adrenalina del momento. Ella me miro y se percato de mis mejillas.

 

-Estas rojo… ¿Tienes fiebre?

 

-Un poco… -  fingí nuevamente… ¿Desde cuándo ya no era honesto con ella? Me confundí con esa pregunta colocándome serio mirando mis manos no mirándola a ella, me sentí un malnacido… como podía mentirle tanto a la persona que yo… ¿qué siento por ella?… me impacte sentí sus manos y la mire sorprendido

 

-¿Seguro que es  un poco?... – sus palabras me sorprendieron… a mi no me gustaba Hinata, nunca me ha gustado nadie, sabía que lo que sentía por ella era algo distinto… no era solo un “me gustas” - …Bueno si no quieres decirme está bien…- me sonrió - … vine a preguntarte una cosa… primero que nada la empresa me está ofreciendo un puesto de directora en una de sus sucursales en otro país… - no sé a qué viene todo eso, pero sentí algo en mi estomago, parece que de verdad me estaba enfermando y ella se estaba colocando muy nerviosa y sonrojada –…ese tiempo que nos tomamos…¿Fue definitivo?

 

No supe qué decir de verdad me pilló con la guardia baja más aun con la expresión con la cual me hizo esa pregunta… inocentemente seductora.              Mire en otra dirección tapando mi sonrojo pero no era necesario lo rojo de mis mejillas solo se hicieron un poco más intensas. Yo le iba a decir que no era definitivo… pero lo de que sería directora me detuvo.

 

No quiero ser la persona que obstruya su camino, por fin ahora lo entiendo y lo reconozco… la aprecio más que a mí… prefiero que ella sea feliz.

 

Agacho la mirada.

 

-Si… fue definitivo.

 

-Eso es lo que quería sa-saber…

 

No la mire… intuyo que estaba llorando… la conozco, eso era lo más seguro, paso a un lado mío mientras yo miraba el techo, sentía que mi cuerpo me pesaba como nunca, y ella se fue, sentí el golpe de la puerta haciendo eco en mi mente indicándome que ese era el final de nuestra relación.

 

Ese era el final…

 

Me encerré en mi cuarto mirando por la ventana abrace mis rodillas enfadado, me sentía irritado.  Nunca había estado tan ansioso y desesperado pero ¿De qué? Corrí a buscar mi celular, ya era de madrugada casi las 1 AM. Hice recuerdo cuando entro Hinata ella parecía demasiado bien vestida, como si fuera… ¡como si fuera a viajar!

 

Salí de mi cuarto tomando los zapatos que encontré, creo que son distintos… me importa una mierda.                 Corrí tanto como mi cuerpo me lo permitía y con tan solo una camisa mal abotonada y mis pantalones no me daba cuenta de que estaba nevando, doble en una esquina y caí pero mi desesperación era tanta, tome mi celular y vi el numero de Hinata, la llame y no me contesto.

 

-¡Waaaaaa!

 

Grite con rabia mientras seguía corriendo, no quería que se fuera… pero quería verla feliz.

 

¿La amaba? A esto se le llamaba amor creo.                   Nunca lo sentí así que nunca le dije a Hinata que la amaba, solo que la quería. Sentí algo que me molestaba en el ojo me refregué con mi mano y note que el golpe al doblar la esquina no fue pequeño, me sangraba un corte en la frente que me impedía ver  bien, de repente vi a unas personas justo frente al edificio donde estaba el departamento de Hinata… quizás la conocían.

 

-Buenas…- dije cansado mientras ellos se sorprendían al ver mi sangre - … no se preocupen fue solo un corte, por casualidad ¿ustedes no conocen a Hinata Hyuga?

 

-Hyuga…- medito un tipo mientras parecía a ver encontrado la respuesta sonrientemente- … ella es de las corporaciones “Exci”…- asentí más emocionado - … ella se iba hoy como a las 1 AM creo que se acaba de ir porque yo desde ahora viviré en ese departamento, me lo vendió…- dijo feliz el estúpido mientras ya no lo escuchaba y corría en dirección al aeropuerto.

 

Si… tenía que correr, con la salida veloz de mi apartamento no lleve dinero, solo esperaba que alcanzara a llegar… sino estaba frito, muerto, vacio, toda clase de definición para un tipo sin un motivo por el cual vivir.

 

Estoy cansado creo que perdí mucha sangre, el cortesito no era tan pequeño, y la gran corrida durante 35 minutos no ayudaba mucho, llegue a la entrada casi desvaneciéndome notando como la poca gente que había ya estaba abordando un vuelo, camine a una recepcionista.                        Quien me iba a sonreír pero se impacto frente a mis ropas.

 

-Disculpe… - dije amable y desesperado disimuladamente - … ¿puedo preguntarle por una pasajera?

 

La chica no pareció escucharme llamo por teléfono y los guardias me rodearon… mire a lo lejos donde abordaban, la vi… se estaba subiendo… me volvió el alma al cuerpo.

 

-¡Hinata!...- grite tan fuerte que los guardias por intuición me atraparon diciendo cosas como “ya está delirando este chico” rayos me llevan a la fuerza a la ambulancia que está afuera del aeropuerto, miro por donde estas mientras pareces haber escuchado mi grito.

 

 

 

 

Lo reconozco soy un demente.

 

Porque Ahora estoy frente a ella con camisa rajada y todo, sonriendo ya desde el momento en que me viste momentos atrás, mientras tú pareces feliz al borde del llanto y yo sonrió, estoy en una zona prohibida para los que no tienen pasajes en mano, puedo escuchar como los pasos se aceleran para buscarme y sacarme de allí.

 

-Te amo…

 

Te bese como si fuera mi último suspiro de vida, mi última jugada, y no todo era ultimo, ya que era la primera vez que le dije que la amaba… la amaba tanto que no me separaba de ti aunque sentía como me llamaban para decirme que me valla, me separe de ti y note los caminitos de lagrimas en tus mejillas sonrojadas.

 

-No te vayas… - dije mientras ya era arrastrado por los guardias y tú me mirabas sonriendo - … ¡No te vayas!

 

-¡Eres un Demente!…- gritaste mientras me sonreías aun desde lejos… ¿Cuántas veces lo gritaste? no lo recuerdo pero yo te sonreía más y más…pero comenzaste a correr donde estaba yo y me abrazaste mientras los tipos que me llevaban me soltaron- … ¡Pero eres el demente que más amo!

 

Esa frase me gusto, el demente que ama… me siento vivo, la miro y la levanto del suelo.

 

-Te amo, no dejare que te quedes aquí y tengas una mala profesión… - me miro confusa - … serás directora en el país al cual vas, no importa qué pero serás directora.

 

-Pe-pero me dijiste que me quedara…

 

-Si… tienes que esperar a que este sano y haga mis maletas.

 

-Sasuke-kun…

 

Nos besamos, no sé cuanto rato pero eso era un sí… no sería el estorbo de ella, pero si sería el apoyo de ella.

 

Y quien sabe más a futuro… quizás hasta le cuente que era su anónimo amante…

 

Su demente anónimo amante…

 

-Te amo Hinata Hyuga

 

-Te amo chico de aspecto terrible.

 

Se rio abiertamente mostrándome esa bella sonrisa de cerca, de la cual ahora comprendo… que fue de la cual me enamore, definitivamente la amo y la are pagar por ello… se lo merece por ser tan tierna y linda… se lo merece porque yo seré el que la quiere y hará todo lo posible por su felicidad…

 

Simplemente porque la amo.

 

End Notes:

 

 

Bueno este es un One-shot que hice ase un tiempo atrás :)

espero que les guste, la verdad es que es la primera vez que

publico una historia aqui y bueno que comenten nee? :)

byee~

End Notes:

 

 

Bueno este es un One-shot que hice ase un tiempo atrás :)

espero que les guste, la verdad es que es la primera vez que

publico una historia aqui y bueno que comenten nee? :)

byee~

Regresar al índiceDisclaimer: All publicly recognizable characters and settings are the property of their respective owners. The original characters and plot are the property of the author. No money is being made from this work. No copyright infringement is intended.Esta historia archivada en https://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=27339Demente by Nixa

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20