Cristal by Ber_Kimey

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Cristal by Ber_Kimey
Summary:

Los Cristales son hermosos, pero lo son más aun para aquellos a los que les pertenecen







 

MinStal (Minho&Krystal)

 

 



Categories: KMUSIC, MUSIC Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 1 Completed:Word count: 2274 Read: 127 Published: 08/01/2013 Updated: 08/01/2013
Summary:

Los Cristales son hermosos, pero lo son más aun para aquellos a los que les pertenecen







 

MinStal (Minho&Krystal)

 

 



Categories: KMUSIC, MUSIC Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 1 Completed:Word count: 2274 Read: 127 Published: 08/01/2013 Updated: 08/01/2013 Cristal by Ber_Kimey
Author's Notes:

Desde hace mucho quería hacer un one-shot de esta pareja >.

Author's Notes:

Desde hace mucho quería hacer un one-shot de esta pareja >.







Cristal







Ella era brillante, deslumbrante.



Con cada día que pasaba a su lado los recuerdo se acumulaban y yo había dejado de contarlos en cuanto pensé era inconveniente hacerlo. Cuando esa chica se había fijado en mí y todo me lo podía brindar a mi, su atención era mía.

Ella lucia inalcanzable sentaba de piernas cruzadas, dedos tambaleando en la superficie de la mesa y su rostro apoyado en una de sus manos mientras daba vuelta a la botella de agua en sus manos. Con ese glamour y carisma que derrochaba entre todas las chicas y esa esencia de carisma que atraía a cualquiera que la mirase, y yo no había sido diferente ese día que la conocí.



Ella era atrayente.



Yo no era inseguro, tampoco vergonzoso ante las chicas o cohibido pero cuando estuve frente a ella y sus ojos solo me miraban analizándome mi mundo dio un giro sintiéndome vulnerable delante suyo y me volví en alguien que no era, torpe, tímido, temeroso y mi lengua se trababa al preguntarle si podía sentarme con ella. Recuerdo que me miro de arriba a bajo en una rápida mirada y ensanchando una sonrisa radiante asintió mirándome atentamente.



Después de eso nos miramos varias veces, ella me dio su número desde ese día. Enloquecía cuando no me contestaba las llamadas o los mensajes y también cuando descolgaba del otro lado y mi mente se ponía en blanco.

Y finalmente luego de muchas citas y coqueteas obvios por parte de ambos, más atractivos de parte de ella, más tontos del mio, ella termino por tomar mi mano con suavidad y sonriendo con coquetería y seguridad, porque ella sabia lo que causaba en mi, sus labios se curvaron en un puchero “¿Cuándo me pedirás ser tu novia oppa?”, eso por mucho me sorprendió.



Ella era perfecta.



Siempre sonriendo y hablando de cosas que hacía con su hermana mayor, que si iba de compras a este lugar, que si conseguía accesorios, que si un maquillaje nuevo, y terminar con un “Te gustara cuando lo veas” me agitaba el corazón pero yo no dudaba de sus palabras.

Una belleza incomparable, una esencia que llamaba, y aun si era ella quien te hacia temblar con su presencia siempre me hacia sentir especial como sólo ella podía ser para mi.



Ella era fría, neutra.



Jamás lo vi, o no quise verlo. Había alguien más dibujado en sus ojos, garabateado en su corazón. Lo dijo con indiferencia, sin darle importancia a cualquiera de lo que decía, dando probados pequeños de su comida mirando alrededor del restaurant con ojos brillantes y sosteniendo mi mano y sonriéndome mientras hablaba de ese otro chico.



Alguien le abandono y traiciono, alguien que la lastimo al punto de alejarse de su mejor amiga y de encerrarse en su habitación sin desear ver a nadie y sin saber como mirarlos, que le hizo llorar mientras se bañaba para que ni su madre, padre o hermana se dieran cuenta. Alguien que le hacia feliz con su presencia y entristecer con su ausencia, que le hizo promesas muchas y ninguna cumplió. Que le permitía soñar con un felices por siempre. Y yo sólo sostuve su mano mientras ella lo decía sin interés alguno y segura de demostrármelo pero en sus ojos yo lo veía, como eso le afectaba más de lo que ella quería dejar salir.



Ella era deseada.



Molesto lo descubría cada vez que ella caminaba de esa manera majestuoso meciendo sus caderas de un lado a otro, caminando correctamente, y sin esfuerzo alguno, era como una modelo. No me gustaba que los chicos la vieran de ese modo e inclusos quienes los acompañaban se molestaban por su descaro. Sonreía una vez que ella se sujetaba a mi brazo y me guiaba al lugar en que deseaba comer algo, “Cómprame esto, oppa”, nunca me importo gastar mi dinero en lo que ella pretendiera pues su sonrisa de felicidad me compensaban.



Verla usando esa ropa bonita, ese maquillaje ligero y ese brillo labial también era deseado por mí. Rodearla con mis brazos y besarla se hacia adicción y ella siempre terminaría el beso con una risita que me enloquecería más, porque ella era consciente del estado de mi cabeza.



Ella era valiosa.



Por eso yo no entendía como ese había dejado su corazón dañado, dejándola en ese estado. Sentí coraje porque la hubiesen lastimado hasta el modo de orillarla a hacer cosas que no quedaban con ella. Fue por sus miradas tristeza, sus silencios nostálgicos, sus palabras tornándose vacías cuando hablábamos de algún plan para el futuro que yo sabia que algo no estaba bien como si ella no se divirtiera estando a mi lado, como si no sintiera su corazón agitándose de igual modo que el mio al verla salir de su casa porque sabia que saldría conmigo.



“Te amo mucho más de lo que cualquiera lo hará alguna vez” yo apostaba por mis propias palabras pero ella sonreía con aire nostálgico dejándome dudoso de si confiaba en mi.



Ella era una joya.



Y a pesar de eso ella no debía ser intercambiable. Ella no debía de llorar por nadie, no debía de alejarse del mundo por sufrimiento, no tenia porque rogarle a nadie que regresara con ella por que en primer lugar nadie debería de dejarla ir.

Jamás hubiese tenido una oportunidad de estar con ella si él estuviera en el camino. Un sacrificio, verla ocultándose del dolor que aun le causaba el pasado por poder estar yo ahora con ella.



A diferencia de ese sujeto yo si la podía valorar mas de lo que él incluso llego a prometer llenándola de esperanzas para luego desmoronarlos.



Quise asegurárselo con cada llamada telefónica, mensaje escrito o de voz, con cada cita, abrazo o beso, yo la haría brillar tanto como debía de ser, tanto como lo merecía, le demostraba lo especial que era, y que ella me tenía en sus manos. Que ella podía confiar ciegamente en mi y pedir lo que fuese y yo se lo concedería, que ella podía disponer de mi como desease porque yo solamente la quería a ella y nunca por mi voluntad me quería alejar de su lado, que me había vuelto su adicto que no pensaba en nada que no fuese ella, que la necesitaba, que la amaba como para hacerla resplandecer.

Disfrutaba verla sonriente tomada de mi mano contestando las llamadas de su móvil sin dejar de prestar atención por el camino, sin siquiera voltear a ver nadie más que no fuese yo y eso me hacia feliz.



Ella era frágil.



Con sus piernas cruzadas y su mejilla apoyada en su mano sobre la mesa la admire tal como el día en que la conocí solo que ahora yo no me veía idiota parado y tartamudeando, sonreí de recordar eso y ver lo mucho que habíamos cambiado, quería que las cosas siguieran de ese modo.



Un segundo duro, vi como su rostro perdía la sonrisa, sus ojos se oscurecían y sus labios empezaban a temblar mientras su cabeza bajaba temerosa y sus ojos se humedecían. Volteé mi cuello buscando el motivo y frente a la puerta distinguí al chico que aparecía en la foto que aun conservaba en su móvil y la cual me mostro cuando mis inseguridades gritaban por conocerlo y compararme con él “Es guapo, ¿No crees?”, dijo en ese momento y me sentí indignado pero no se podía ocultar la verdad y ahora frente a mis ojos lucia tan radiante como ella lo hacia ver.



“¿Quieres que nos marchemos?” ella no tardo en asentir ya con los ojos brillantes pero no el brillo que me gustaba. Me quería ir porque ella sufría de nuevo y porque yo no temía enfrentarlo, porque había sido muy importante para ella y no sabia si en verdad era competencia. Le mire a los ojos cuando me vio pasar abrazado de ella y una ceja en alto frunció su ceño mirando mi brazo alrededor de la chica a la que había dejado.



Ella era filosa.



“Te amo” se lo repetía en cada oportunidad que tenia por que me gustaba como se sentía decírselo y por la sonrisa que deba a cambio, “Yo también”, y me gustaba como se sentía escucharlo de su boca.



Pero esas palabras había perdido validez y ritmo con las siguientes meses después de esa noche hacerle la promesa de que no la engañaría como ese lo hizo. Ni podía meter mis manos al fuego apostando que ella me creía por que no fue un beso, un abrazo o unas palabras la que me regreso. Manteniendo su cabeza pegada al vidrio del auto se quedo callada mientras yo conducía de regreso a su hogar.



Nuestras citas se volvieron silenciosas y por más que deseaba sacar conversación ella se mantenía resistiendo y reclamándome con la mirada como si yo le hubiese engañado o mentido.



“Lo que dije era verdad, Krystal, te amo” después de analizarme a los ojos termino asintiendo antes de probar un trozo de carne. Yo también, nunca hasta ese momento espere tanto oírlo pero no llego.



Jessica, su hermana me dijo que ella aun estaba en clases cuando fui por ella a recogerla a la misma hora que siempre, le agradecí con una sonrisa conduciendo hacia ese lugar, y apenas llegue le busca que por todos los alrededores.



“¿Qué haces aquí, oppa?” sonó grosero pero lo compenso con una débil sonrisa antes de ingresar al auto y acomodarse, “Me pediste que nos viéramos, fui a tu casa pero no estabas y Jessica noona me dijo que te encontrabas aquí” asintió ajustando su cinturón y pedirme que nos fuéramos de ahí.



No quiso que fuéramos a un restauran, tienda, parque, o cualquier otro lugar “Llévame a casa” y yo obedecí como siempre que ella daba una orden. Pensé que estaba cansada por salir tarde de la escuela y tratando de aliviarla me detuve en un supermercado diciéndole que no tardaba en regresar, compre una caja de sus dulces favoritos, “Me duele la cabeza” intente mantener mi sonrisa retirando la caja que sostuve frente a ella y seguí el rumbo a su hogar.



“Gracias” le di un beso suave en los labios y ella entro a su casa. Quizás luego ella tomaría los dulces pensé acomodándolos en un lugar seguro de mi auto.



“No vengas por mí cada que no me encuentres, puedes llamarme para preguntar” reclamó subiéndose a regañadientes y azotando la puerta, “No me mires así” pidió enojada.



Ella era rompible.



Otra vez él estaba frente a nosotros esta vez no me presto atención a mi y ella tampoco lo hizo, “¿Él es tu novio?” por primera vez escuche su voz, y la deteste. La tome de la mano para darle fortaleza pero ella sacudió su mano y él lo noto sonriendo con suficiencia “Se quieren mucho por lo que veo” se atrevió a pronunciar con sorna.



Sólo a ella, solamente a ella la miraba como si yo no existiera, haciéndome ver que yo no era su competencia, que con esa acción de ella yo jamás seria lo que él fue para ella, “¿Nos vamos?” porque era yo quien necesitaba la fortaleza ahora, pero ella negó con lentitud, “No terminamos de hablar el otro día” pronuncio él viéndome por primera vez desde que lo topamos, “No acudiste donde quedamos, ¿Por él?” me señalo con desdén, “No es así” ella respondió tomando mi brazo y alejándonos de aquel chico.



No supe que decir después de aquello, ¿Era por eso que se molestaba al verme esperarla fuera? ¿Por qué impedí que se reuniera con él? Busque seguridad tratando de tomar su mano mientras conducía pero ella retiro nuevamente su mano acomodando su cabello y revisando su móvil, ¿Esperaba una llamada suya?



Ella era como su mismo nombre lo decía un cristal.



Uno que podía tallarte y dañar dejando marcas porque al ser tan bello debía tener una defensa siendo filoso de sus bordes para lastimar a quien lo quisiera tomar con brusquedad. Uno que se podía hacer pedazos si no eras cuidadoso al tratarlo. Uno que podía ser peligroso.



“Me pidió que regresáramos” lo dijo con firmeza mientras permanecíamos sentados en las sillas fuera de su casa. Mi pecho se hundió alarmándome de inmediato, “¿Qué le dijiste?” pregunte con angustia, “Que lo pensaría” otro se pudiera enojar o indignarse pero yo sólo deje que mi pecho se hundiera más, “Él me pidió perdón, me dijo que ya no salía con ella y que no había dejado de pensar en mi desde que me volvió a ver en el restaurant”, yo no deje de hacerlo desde que te vi por primera vez “Busco el lugar donde estudiaba y fue a buscarme”, siempre te busque aun si no necesitabas ser encontrada, “Dijo que aun me quiere”, yo te amo, “Por eso… yo… quiero pensarlo”



Ella estaba rota.



“Lo rechace” sin embargo su expresión no me calmo.



“Déjame intentarlo” sus ojos se cerraron antes de sonreír del mismo modo en que lo hizo lo primera vez pero con menor intensidad “Déjame curarte, déjame amarte”



Porque el tratar de unirlo de nuevo era peligroso. Todo las astillas y pedazos sueltos te podían lastimar y era casi imposible de juntar todas las piezas por ser imperceptibles o no era fácil encontrar el modo de pegarlo de vuelta sin que las hendiduras y rasgos quedaran sin rastro del su rompimiento, sin marca.



“No lo pidas si no vas a ser capaz de cumplirlo” pidió sin dejar de sonreír pero con sus ojos cada vez mas distantes. Porque ella aun estaba rota, ”No me hagas necesitarte más”



“Yo no soy él” por eso aunque me lastimara en el proceso trataría de restaurarla.



“No lo eres” aseguro sonriendo más “¿Podrás hacerlo? ¿Curarme?” mi pecho se aligero viendo esos ojos suplicar en silencio, porque ella lo esperaba, “Lo hare”, y sabia que después de unirla de nuevo, seria más hermosa que antes, porque ahora ella ya no lo necesitaba. Everything about nails and manicure products Nails Trends

Regresar al índiceDisclaimer: All publicly recognizable characters and settings are the property of their respective owners. The original characters and plot are the property of the author. No money is being made from this work. No copyright infringement is intended.Esta historia archivada en https://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=36623Cristal by Ber_Kimey

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20