Cambiando el pasado.... by Hachiko_67890

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Cambiando el pasado.... by Hachiko_67890
Summary:

Sakura Haruno y Sasuke Uchiha van al mismo colegio, pero simplemente no se soportan. Una noche se tiene que juntar en la biblioteca, y ahí conocen a William de Castilla...Viajes al pasado, amores prohibidos, vidas en peligro, extrañas organizaciones y un final para llorar. Parejas:

-Sasusaku

-Naruhina

-Inosai

"El escritor humedeció su pluma en la tinta y escribió:



Y la magia termina una fría noche de junio mientras una chica entraba a la biblioteca..”



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Lemon

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 59 Completed: No Word count: 190847 Read: 58190 Published: 24/05/2011 Updated: 12/12/2011
Summary:

Sakura Haruno y Sasuke Uchiha van al mismo colegio, pero simplemente no se soportan. Una noche se tiene que juntar en la biblioteca, y ahí conocen a William de Castilla...Viajes al pasado, amores prohibidos, vidas en peligro, extrañas organizaciones y un final para llorar. Parejas:

-Sasusaku

-Naruhina

-Inosai

"El escritor humedeció su pluma en la tinta y escribió:



Y la magia termina una fría noche de junio mientras una chica entraba a la biblioteca..”



Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Lemon

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 59 Completed: No Word count: 190847 Read: 58190 Published: 24/05/2011 Updated: 12/12/2011
Story Notes:

Bien, como muchos se han dado cuenta esta historia NO es mía :( BuUu!!* JAJA si ya lo se, es de una escritora a quien admiro mucho....

Anteriormente esta historia ya estaba en este sitio web bajo el nombre de "Historia de amor por Kta" pero por problemas de la página fue eliminada u.u...

Después de un tiempo en que estuve como loca búscandola y que gracias a Dios la encontre en Fanfiction.net (Donde esta la historia original) me dije:" Porque no subirla aquí y hacer felices a muchas personaas?!!

Pues eso hice!!! y para uds (y espero y esto no se tome como plagio u.u) la genial historia que en mi opinión es la mejor.....

Story Notes:

Bien, como muchos se han dado cuenta esta historia NO es mía :( BuUu!!* JAJA si ya lo se, es de una escritora a quien admiro mucho....

Anteriormente esta historia ya estaba en este sitio web bajo el nombre de "Historia de amor por Kta" pero por problemas de la página fue eliminada u.u...

Después de un tiempo en que estuve como loca búscandola y que gracias a Dios la encontre en Fanfiction.net (Donde esta la historia original) me dije:" Porque no subirla aquí y hacer felices a muchas personaas?!!

Pues eso hice!!! y para uds (y espero y esto no se tome como plagio u.u) la genial historia que en mi opinión es la mejor.....

Capítulo 1: ¿Qué es el tiempo? by Hachiko_67890
Author's Notes:

Bueno siguiendo con la explicación....XD

Espero que este que es el primer capítulo les guste y les pique un poquito para que sigan leyendolo n.n!

ahhh y se me olvidaba.... Los personajes de Naruto (y uno que otro de Harry Potter) no me pertenecen¬¬....son propiedad de masashi Kishimoto y J.K Rowling respectivamente

Ahora si

A LEERRRR!!!!!!!!!!!!..........

Author's Notes:

Bueno siguiendo con la explicación....XD

Espero que este que es el primer capítulo les guste y les pique un poquito para que sigan leyendolo n.n!

ahhh y se me olvidaba.... Los personajes de Naruto (y uno que otro de Harry Potter) no me pertenecen¬¬....son propiedad de masashi Kishimoto y J.K Rowling respectivamente

Ahora si

A LEERRRR!!!!!!!!!!!!..........

 

Ella no sabía por qué sentía frío en una noche tan calurosa; sus manos temblaban, sus labios se secaban. Se sacó los zapatos y los mantuvo en sus manos mientras bajaba las escaleras de la sala común silenciosamente. Saltó el tercer escalón, pues rechinaba siempre. En aquellos momentos, cualquier movimiento en falso hubiera resultado…

Fatal.

Observó la soledad de lugar que normalmente estaba habitado por Kyubianos que reían y charlaban mientras ella, como siempre, se encerraba en un libro para huir de la triste realidad de su vacío existencial. Mientras salía de la sala común recordó infantilmente cuando su madre solía contarle cuentos en la oscuridad, cuando la luz fallaba; cuando aún no conocía la profundidad de los pensamientos humanos y lo destructivos que podían llegar a ser. Hubiera querido escuchar uno en aquellos momentos, sí, en su cama, junto a su madre; y no tener que ir a la biblioteca, a encontrarse con su peor enemigo.

William humedeció la punta de la pluma sobre la tinta y comenzó a escribir lo que sería su primer libro:

"¿Qué es el tiempo? Muchos dicen que se trata de la duración de las cosas sujetas a cambio, otros dicen que es la gran y única condena del hombre. Yo, personalmente, creo que el tiempo es la soberana medicina de nuestras pasiones, pues proporciona nuevos y diversos objetos a la imaginación, que borran las antiguas impresiones por profundas que sean. Es un río que arrastra todo lo que nace; es el destructor de la vida y de los más firmes sentimientos. Si el tiempo es tanto dentro de la vida del hombre ¿Por qué tenemos que conformarnos con verlo pasar? Dicen que él es irreparable, que lo que sucede no se repetirá jamás. ¿Por qué he de conformarme con tal terrible afirmación? Si sé que en mis manos hay magia, si sé que puedo cambiarlo, lo haré. Cambiaré el pasado, y el tiempo renacerá de las cenizas.

Sonrió sintiéndose conforme con su introducción.

"Si van a leer la historia que viene a continuación, he de advertirles que debe ser para mentes abiertas a la imaginación. Pues sin ella no podrán servirse del más exquisito postre que ha creado la humanidad: la fantasía. Este es mí relato, lo que sucedió y seguramente no podré probar. Sin embargo, dicen que lo que se escribe y llega a ojos de otros, queda impregnado de por vida y eso es lo que pretendo. Espero mi osadía no sea demasiado grande. Esta es la historia de Xavier Pirandello y de Isabella Shawn, pero sobre todo, es la historia de Sasuke Uchiha y Sakura Haruno, quienes cambiaron el pasado. El tiempo, se los proporcioné yo… Ellos hicieron el resto."

Volvió a humedecer la pluma mientras al final de la primera hoja escribía:

"William de Castilla."

"Y la magia comienza una fría noche de junio mientras una chica entraba en la biblioteca..."

Sakura  ingresó a la biblioteca y cerró la puerta tras sí sin producir el más mínimo sonido. Respiró sintiendo cómo su corazón latía a velocidades inigualables; tenía terror a ser encontrada a tales horas de la noche por Danzo. Siendo Prefecta aquello sería imperdonable, y peor aún, estando a solo meses de graduarse. Una voz fría la sacó de sus temores imaginarios.

- Hasta que por fin decidiste aparecer.- dijo la voz entre las sombras de una biblioteca vacía y sin iluminación alguna más que la que penetraba por las ventanas. – No me gusta esperar.

Sakura solo necesitaba escuchar aquel tono frío para sentir rabia e ira correr por sus venas. Pronto una silueta se dejó ver de entre las sombras, y un chico alto, de cabellos y ojos negros apareció ante sus ojos. Su despectiva mirada se había fijado en ella.

- No me interesa lo que te guste o no Uchiha.- respondió la pelirrosa mientras caminaba hacia la mesa del fondo de la biblioteca, pasando estanterías completamente llenas de libros. Pudo sentir la mirada del moreno seguirla todo el camino. Y tuvo miedo, sí, tuvo miedo de ser humillada como tantas otras veces; pero no lo demostró.

Sakura sacó los libros necesarios de las estanterías sin necesidad de buscar, era como si supiera dónde estaba cada uno de ellos. Sasuke se sentó sobre la mesa y encendió una vela que sería suficiente como para que pudieran leer. No soportaba tener que estar ahí, con ella. El solo hecho de su existencia le fastidiaba enormemente. Su inferioridad lograba enfermarlo hasta puntos exagerados. Era imposible resistirse a humillarla, no siendo lo que era. Ahí estaba, ordenando los libros por orden alfabético como un insoportable ratón de biblioteca, ocultando su figura ya de por si nada atractiva con una larga falda y una blusa completamente abotonada.

Estaban ya en séptimo curso y no quedaban más que nueve meses para graduarse. El trabajo se les había asignado dos semanas atrás y no se habían reunido por el simple repudio mutuo que ambos se manifestaban. Ni él ni ella se acercaron el uno al otro a decidir cómo harían el trabajo, simplemente lo olvidaron, como se hace usualmente con todo lo que perturba. Pronto llegó la hora de presentarlo, y perder el año no les convenía.

- ¿Qué tal si haces algo más que estar ahí mirándome?- dijo Sakura dejando el último libro sobre la mesa. – ¿O es que es muy difícil para un Uchiha usar el cerebro?

Sasuke fijó sus ojos centelleantes en los jades brillantes de la pelirrosa. ¿Cómo se atrevía a hablarle siendo tan por debajo de él?

- Lo que es difícil para un Uchiha, es tener que soportar la presencia de una asquerosa sangre sucia…

Ante la rudeza de las palabras pronunciadas, y tal vez, ante el estado de ánimo intenso que caracterizaba a la pelirrosa en aquellos momentos, nada fue más preciso que lanzar un golpe que cayó sobre la cara de su enemigo.

Sasuke saltó de la mesa y se sostuvo el rostro con ambas manos. Al principio, Sakura no había notado el hecho de que estaba sola, completamente sola con un Orochimaru que no tendría la menor piedad tratándose de ella. Había llegado demasiado lejos, y lo comprobó cuando sus ojos se chocaron con los negros llenos de odio desbordante del azabache. Ya antes se había atrevido a golpearlo, y por estar acompañada había salido viva para contarlo; aquello estaba a punto de cambiar.

Sasuke caminó hacia ella, y sin darle la menor oportunidad de correr la tomó por su cabello rosado y ondulado acercando su rostro al de él, lo suficiente como para que pudiera observar su destino en la pupila de sus ojos. Sakura soltó un quejido de dolor, pero lo ahogó con el temor de ser encontrada por Danzo. El pelinegro haló más de su cabello apretándolo aún más y ejerciendo fuerza sobre ella. La pelirrosa mordió su labio tratando de no producir mucho ruido y con ambas manos trataba de soltarse. Pronto, al sentir el kunai de Sasuke clavándose en su cuello, desistió de la absurda idea.

- Vas a aprender a respetarme, Haruno.- dijo sin soltarla ni un segundo y con un tono tranquilo, lo que anticipaba cosas malas. – Para ello, me temo que tendré que castigarte.

El corazón de Sakura latía velozmente mientras su respiración se volvía entre cortada. Sasuke pudo ver cómo su pecho elevaba y cedía ante cada inhalación y exhalación.

- ¿Vas a lastimarme?

- Sí.

- ¿Vas a matarme?- preguntó una vez más y con un tono algo desafiante. Él odiaba cuando hacía eso.

- Aún no lo decido.- dijo sonriendo. – es por eso, que una impura no debe meterse con un futuro Akatsuki... ¿Ahora lo comprendes?

De un tirón la arrastró pasando estanterías y mesas mientras que ella forcejeaba y trataba de no gritar de dolor. Se resistía a caminar por donde él la llevaba, pero aquello no servía de nada; Sasuke era más fuerte y la arrastraba con facilidad. Pasaron unos cuantos estantes de la biblioteca y pararon frente a la Sección Prohibida.

- Ya lo decidí. Mejor espero a salir de Konoha para matarte, y créeme, no usaré armas; lo haré con mis propias manos - dijo Sasuke abriendo la puerta de la sección prohibida. – Por ahora, solo te dejaré aquí. Ya veremos qué explicación darás en la mañana cuando te encuentren…

- ¡Diré que fuiste tú quien me encerró!

- Es tu palabra sangre sucia contra la mía- dijo Sasuke mientras abría la puerta.

El lugar estaba oscuro, iluminado por la leve luz de unas antorchas. El pelinegro lanzó a Sakura hacia adentro haciendo que ella tropezara y cayera en el frío suelo.

- Buenas noches, Haruno.- dijo Sasuke, pero justo cuando pretendía irse, la gran puerta de la sección prohibida se cerró, dejándolos a ambos adentro.

Era como si el destino lo hubiera planeado desde siempre. Tenían que ser ellos, nadie más que ellos los que me encontraran..."

End Notes:

Bien que tal?? genial no??? XD

LO QUE QUIERAN EXPRESENLO EN UN REVIEW entendido??? jaja no leemos luego (claro..si les gustó)

COMENTEN!!!

                                    Hachiko....

End Notes:

Bien que tal?? genial no??? XD

LO QUE QUIERAN EXPRESENLO EN UN REVIEW entendido??? jaja no leemos luego (claro..si les gustó)

COMENTEN!!!

                                    Hachiko....

Regresar al índiceCapítulo 2: William de Castilla by Hachiko_67890
Author's Notes:

Hola de Nuevo!!! uuhhh otro capítulo!!! intentare subir mas hoy...mmm bueno disfruten!!! n.n

Author's Notes:

Hola de Nuevo!!! uuhhh otro capítulo!!! intentare subir mas hoy...mmm bueno disfruten!!! n.n

 

Los dos miraban la puerta cerrada sin decir nada, incrédulos ante lo que acababa de ocurrir. Sakura comenzó a reírse a carcajadas.

– ¡Eres tan estúpido que dejaste que la puerta se cerrara tras de ti!

Sakura seguía riéndose sin cansancio, parecía casi no poder respirar. Sasuke podía sentir la sangre correr. Estaba siendo humillado nada más y nada menos que por una asquerosa sangre sucia. Nunca había tenido tantas ganas de tomar entre sus manos aquel delicado cuello y aplastarlo, sin dejar absolutamente nada de él.

Sakura no podía respirar. La risa no se lo permitía.

- Siempre te creí capaz de hacer cualquier cosa ¡pero no algo tan estúpido!...

La pelirrosa de cabello ondulado y largo se incorporó tranquilizándose. Tenía lágrimas en los ojos y le dolía el estómago de tanto reír. Sasuke se había sentado en el suelo y estaba arrimado contra la pared, con la corbata desarreglada y la camisa por fuera.

- Muy bien ¿ahora qué hacemos?- dijo Sakura recuperando la serenidad, pero aún con una leve risita en su rostro.

Sasuke fijó sus ojos negros en ella con una llama de odio en ellos. Esto no la intimidó en lo más mínimo; conocía ya esa mirada de asco que él le dedicaba cada vez que podía, esa que decía sin tener que hablar "Ubícate, soy superior a ti"

El pelinegro se levantó y caminó hacia ella, pronto la tenía pegada contra la pared y su mano derecha apretaba con fuerza la garganta de la chica.

- Primero, te callas y miras abajo antes de dirigirme la palabra.- dijo Sasuke. – Segundo, ahórrate las burlas que de eso me encargo yo. Y tercero…- apretó con más fuerza su garganta. – Recuérdame hacerte pagar el golpe que me diste.

Con esto la soltó y ella tosió compulsivamente. Se sostuvo la garganta sintiendo que el dolor era demasiado grande ¿Quién se creía que era? Era un maldito mal nacido. De no ser porque hacer ruidos no iba a ayudarlos hubiera sacado su kunai y le hubiera demostrado que tener el título de "La mejor puntería de Konoha" sí significaba algo.

- Esperaremos hasta mañana, a las seis en punto las puertas de la biblioteca se abren automáticamente, saldremos antes de que nos vean.- dijo Sasuke paseándose por el lugar.

Todo estaba oscuro y lleno de polvo. Se notaba a leguas que no muchas personas entraban ni siquiera para ocuparse de la limpieza. El azabache siguió inspeccionando, sin prestar ni la más mínima atención a la chica que aún tosía con lágrimas en sus ojos. Vio un libro que cautivó su atención:

"Historia de las artes oscuras y el surgimiento del Señor Oscuro"

Trató de sacarlo, pero estaba demasiado apretado contra los demás libros que se encontraban a su alrededor. El chico no se rindió y siguió en su lucha, sin embargo parecía caso perdido.

- ¡Maldita sea!- dijo pegándole una patada a la estantería.

Fue entonces cuando un gran libro cayó al suelo produciendo un gran estruendo y levantando grandes cantidades de polvo. Los dos chicos permanecieron observándolo durante algunos segundos. Tenía una cubierta negra y a su alrededor bordes dorados.

Sasuke se inclinó hacia él sintiendo una gran curiosidad, mas éste se abrió bruscamente antes de que él pudiera posar sus manos en él. Un viento que estalló por todo el salón hizo que los dos chicos cayeran al suelo. Sakura se agarró de lo que tuvo cerca y lo mismo hizo el moreno. Todo se movían dentro del lugar, las estanterías parecían estar a punto de desplomarse unas sobre otras y las mesas temblaban sonoramente. Lo primero que cruzó por la cabeza de Sakura fue que Danzo pronto aparecería y los acusaría, sin embargo el hecho de que había una ráfaga de viento que intentaba tragarlos era mucho más preocupante.

Poco a poco el viento fue cediendo en un pequeño torbellino que provenía del abierto libro. Sakura pudo ver cómo las páginas comenzaban a cambiarse solas mientras el torbellino se hacía cada vez más pequeño. De repente, una silueta salió del libro mientras éste se detenía en una página específica. La sombra adquirió pronto la difusa forma de un hombre. Sasuke se arrastró por el suelo hasta colocarse al lado de Sakura. Ambos miraban asombrados desde el piso al hombre que se mostraba frente a ellos. No tenía más de 25 años y era alto, blanco, de ojos negros vivaces, y estaba peinado y vestido a la usanza de una época muy antigua. Llevaba un sombrero negro y un smoking, muy a la edad media. El hombre fijó sus ojos en Sasuke y Sakura, y los abrió alegremente.

- ¿Xavier? ¿Isabella?- dijo mirándolos. – ¡No puedo creerlo! ¡Están vivos!

Sasuke y Sakura se miraron impresionados, aún sin entender lo que sucedía.

- Sí estamos vivos,- dijo Sasuke con la misma superioridad de siempre.- Pero no me llamo Xavier.

- Ni yo Isabella.- dijo Sakura confundida.

El hombre miró a su alrededor comprendiendo inmediatamente.

- Claro. Han pasado muchos años desde entonces. - dijo él mirando al suelo. – Entonces ustedes deben ser solo sus descendientes…

- ¿Qué?- dijo Sasuke. – Mejor cerremos el libro.- dijo mirando a Sakura, pero ella negó con la cabeza y lo miró aprensivamente.

- Escuchemos lo que tiene que decir.- dijo Sakura. – Un libro con un holograma es fascinante

Sasuke levantó una ceja con fastidio evidente.

- Creo haberte dicho que mires hacia abajo cada vez que me dirijas la palabra.- dijo finalmente.

- Primero muerta.- contestó ella.

- Entonces tendré que matarte.

Su discusión fue interrumpida por la repentina risa del "holograma", como lo llamó Sakura.

– Y dicen no ser Xavier e Isabella ¡Si siguen peleándose como siempre! ¡Por cierto! No soy un holograma. Soy un recuerdo.

"Sus ojos me miraron fijos, y la confusión se asomó por su rostro"

- ¿Qué?- dijo esta vez Sakura.

- Sí, así es. Puedo entender su confusión. Hace ya mucho tiempo que creé esto, ya casi no tenía esperanzas de que alguien lo abriera. – rió irónicamente señalando el libro viejo y casi en ruinas que yacía en el suelo. – Quién diría que justamente ustedes, los descendientes de mis dos mejores amigos, serían los que descubrieran mi invento.- Se aclaró la garganta y arregló su corbatín. – Lo creé para que cuando alguien lo abriera, pudiera cambiar el pasado.

"Cambiar el pasado… acaso ¿no es también tener el poder de transformar el destino?"

Sasuke y Sakura lo miraban sin decir nada, con una mezcla de incredulidad y asombro.

- Muy bien, creo que lo mejor es comenzar desde el principio.- dijo el hombre.- Mi nombre es William de Castilla, pertenezco a la edad media, mi posición económica es…bueno, era media alta adinerada. Mejor amigo de Xavier Pirandello desde que éramos niños, y amigo de Isabella Shawn, cuando se casó con Xavier.

- ¿¡Qué?!- dijo Sasuke. – ¡¿Dices que mi antepasado se casó con una sangre sucia!?-

Sakura se lanzó sobre Sasuke haciendo todo lo que posible para golpearlo. Éste la empujó lejos de él y la miró furioso.

- Te advertí que no volvieras a poner tus sucias manos sobre mí.

- Y yo te advierto; si vuelves a llamarme así, con mis propias manos voy a arrancarte la lengua.

William rió.

- Aún puedo ver la llama de pasión encendida en sus cuerpos. Son el uno para el otro.- dijo él sonriendo.

Sakura miró fijamente los ojos negros de William con la boca semi abierta sin poder creer lo que había dicho.

- Ahora sí cerremos el libro.- dijo Sakura gateando hacia éste dispuesta a cerrarlo.

- ¡No!- dijo William aterrado. – He esperado siglos para que alguien abriera mi invento…

- ¿Invento?- dijo Sasuke.

- Sí. Lo creé para poder cambiar el pasado ¡ya se los dije! Pensé usarlo para cambiar otras cosas de mi vida, pero cuando Xavier e Isabella murieron supe que eso era lo que tenía que cambiar; el destino. Lastimosamente, cuando terminé con mi creación ya era muy anciano y morí antes de poder usarlo, sin revelar la existencia de éste a nadie. Dentro de este libro conservé mi juventud, para poder guiar a quienes iban a ser los destinados a cambiar el pasado de Xavier e Isabella. O sea, ustedes.

- Dices que…-dijo Sasuke. – ¿pretendes que nosotros hagamos que tus amigos no mueran y evitemos su muerte cambiando lo que sucedió retrocediendo en el tiempo por medio de tu invento, o sea ese libro?

- Exacto.

- Estás loco si piensas que voy a desperdiciar mi tiempo salvándome la vida años pasados. Si se supone que debo morir en aquella época ¡pues que así sea!- dijo Sasuke.

- Pues, respeto tu decisión. - dijo William. – Solo que en el pasado tu mueres a los 19 años, lo que significa que en esta vida morirás a esa misma edad…

- ¿QUÉ!- dijo Sasuke.

- A menos que cambies el pasado.

El silencio invadió el lugar. Ya no era solo Sakura quien tenía la boca semi abierta. Pasaron unos segundos antes de que alguien se atreviera a decir algo coherente.

- Bueno yo no sé tú Uchiha, pero yo pienso cambiar mi pasado.- dijo Sakura levantándose. – A los 19 años estoy demasiado joven para morir.

- ¡Yo también!- dijo Sasuke. Miró a William. – ¿Qué es lo que debemos hacer?

William sonrió.

- Excelente. Muy bien, mi invento puede hacerlos volver en el tiempo

- Pero ¿cómo sabremos qué hacer?- dijo Sakura.

- He ahí el dilema.- dijo William. – Para eso, tendrán que revivir lo que sucedió, desde el momento en que Xavier e Isabella se conocieron e investigar cómo murieron; averiguar qué fue lo que causó su muerte para así cambiar lo sucedido.

- ¡Pero eso es una larga historia! Solo podemos estar aquí ¡esta noche!- dijo Sakura.

- Pues tendrán que arreglárselas para venir todas las noches, hasta que vean cómo sus antepasados murieron. Una vez que lo hagan, retrocederé el tiempo una hora en la edad media, una hora antes de su asesinato y cambiarán lo que sucedió.

Sasuke y Sakura se miraron. Lo que estaba sucediendo parecía un sueño, o mejor dicho una pesadilla, algo totalmente fuera de la realidad.

- Haz lo que tengas que hacer.- dijo Sasuke.

- Sí, vamos a hacerlo.- dijo Sakura.

- ¡Perfecto! Tendrán que aprender a llevarse mejor, porque pasarán mucho tiempo juntos.- dijo William,- Muy bien, esto será cómo ver una película, solo que estarán dentro de ella. Acérquense…

Sasuke y Sakura se acercaron lentamente al libro hasta encontrarse frente a él.

- Presten mucha atención…- dijo William. Entonces desapareció.

- ¡Dónde se fue?- dijo Sakura.

- No lo sé.- dijo Sasuke. – A lo mejor…

Pero Sasuke no pudo terminar su frase, pues justo en ese momento un enorme torbellino salió del libro con tal potencia que los tragó a ambos.

 

 

End Notes:

Dudas, comentarios...críticas u.u

COMENTEN!!! XD

                               Hachiko....

End Notes:

Dudas, comentarios...críticas u.u

COMENTEN!!! XD

                               Hachiko....

Regresar al índiceCapítulo 3: ¿Xavier? ¿Isabella? by Hachiko_67890
Author's Notes:

El tercero!!! muajaja soy genial!!! y loca ¬¬ pero eso es aparte...n.n disfruten!!!

 

Author's Notes:

El tercero!!! muajaja soy genial!!! y loca ¬¬ pero eso es aparte...n.n disfruten!!!

 

 

Sakura cayó sobre la tierra. Sintió como todo el polvo de ésta se elevaba y penetraba sus fosas nasales. Empezó a toser e inmediatamente escuchó la tos de Sasuke, quien parecía encontrarse en las mismas circunstancias que ella. Sakura se restregó lo ojos quitándose el polvo de éstos, fue entonces cuando vio asombrada el extraño lugar en el cual se encontraban.

Estaban en la tierra mientras muchas personas transitaban sobre calles de piedra. Señoras con vestidos largos y sombrillas que volaban encima de ellas (seguramente estaban en tierra de magos), seguidas de sus mucamas. Muchos carruajes movilizados por medio de caballos robustos y negros. Dentro de estos carruajes iban personas, obviamente aristócratas, con muchas joyas si se trataba de mujeres y en el caso de los hombres con relojes de oro colgando de sus bolsillos y guantes blancos de seda, impecables. Un gran reloj estaba en medio de la plaza pública, y hablaba con un señor que se encontraba arrimado a él. Sakura recordó que había leído que en aquella época, los magos tenían sus propias tierras, alejados de los plebeyos. Ningún mestizo o criollo era permitido en tierra santa y viceversa.

Había estado tan sumergida observando todo aquello que no vio a Sasuke que ya se había parado y le extendía una mano para que se levantara. Como ella no lo vio el chico la agarró bruscamente del brazo y la levantó. Sakura soltó un quejido de dolor.

- ¿¡Podrías ser más delicado?!- dijo Sakura molesta.

- No.- dijo Sasuke fastidiado. – Y bien ¿dónde diablos estamos?

- En la edad media obviamente. Parece que nadie nos ve...- dijo la pelirrosa caminado enfrente de las personas, pero simplemente ni siquiera se percataban de su presencia. – Sí, definitivamente no nos pueden ver…

Sasuke se quedó observando fijamente una cafetería que estaba justo frente a ellos. Sakura trató de ver qué era lo que llamaba su atención, mas no vio nada fuera de lo común. Fue entonces cuando el pelinegro la tomó nuevamente por el brazo y la arrastró hacia el café. Al entrar ella pudo ver a muchos hombres tomando y riendo, algunos estaban acompañados por mujeres jóvenes y hermosas. Aquel lugar tenía una música de rocola bastante vieja, pero que le daba un ambiente al lugar algo bohemio y elegante. Pronto se vio frente una mesa y Sakura entendió el por qué de su repentino interés en aquel sitio.

Tres hombres estaban sentados conversando animadamente. Uno de ellos era William, y el otro…

- No puede ser.- dijo Sakura impresionada - Eres tú…

- No tonta.- aclaró. – Es Xavier.

Parecía algo simplemente sobrenatural. El joven que estaba frente a ella, era el vivo retrato de Sasuke. Su cabello negro, cayendo por su frente libremente y sus ojos ónix eran inconfundibles. Hasta la misma expresión de superioridad estaba impregnada en él. Sus gestos eran fríos y a la vez intensos. Era Sasuke, no cabía duda alguna.

- Eres tú definitivamente, en tu rostro se ve reflejado la estupidez que te envuelve.

- Cállate Haruno.- dijo Draco agarrándola fuertemente del brazo y acercándola lo suficiente como para susurrarle en el oído. - Por algo te casaste conmigo ¿¡no es así?!

Sakura quiso responder ante esto pero mejor no lo hizo. Sasuke la soltó bruscamente prefiriendo escuchar la conversación.

- Y entonces Pirandello ¿Cuándo piensas casarte?- dijo el hombre que no sabían quién era, pero que hablaba animadamente.

Xavier rió.

- ¿Casarme? - dijo él riendo. – Hay tantas… ¿por qué escoger solo a una?

Sakura soltó un respingo de rabia.

- Dicho y hecho. Es igual de estúpido como tú.

- ¿Por qué no le pides la mano a Michelle?- dijo William. – Es de buena familia.

Xavier levantó una ceja, gesto que Sasuke había heredado.

- ¿Michelle? No gracias, yo paso…

- Pues ella se ve muy ilusionada...- dijo William.- No deberías jugar con algo así.

- Yo no le doy ilusiones.- dijo Xavier descaradamente. – Ella se las hace sola…

Sasuke rió. Encontraba muy gracioso verse a él mismo en aquellas vestimentas tan antiguas, y sin embargo, hablando exactamente como él lo haría.

- Bueno.- dijo el hombre desconocido. – Ustedes no tiene problemas con ello. Cuando quieran señalan a una doncella con el dedo y se casan. Yo no puedo hacer eso, debo encontrar a una rápidamente… no quiero envejecer solo.

- ¿De qué hablas?- dijo William. – ¡Aún falta mucho para eso!- dijo burlándose con Xavier.

- ¡Pero no tengo su fortuna! Ustedes dos son ricos, millonarios, yo no. ¡Ninguna señorita de clase quiere casarse con alguien que no tenga dinero para mantenerla como una reina!

- Mira; las mujeres, son todas unas interesadas. No tienen nada en el cerebro, lo único que saben hacer bien es cuidar a los hijos y por eso hay que mantenerlas en la casa. Y para colmo pretenden que el marido, que es quien gana el dinero trabajando, las mantenga. Son como una plaga.- dijo Xavier.

- ¡Pero son buenas!- dijo el desconocido. – Por favor ¡admitámoslo! Sin ellas la vida sería aburrida. Esas curvas, esas caritas... dios mío ¡qué haría yo sin mujeres!

Xavier y William rieron al unísono.

- ¡Eso sí!- dijo William.

Sakura tenía una cara de ofendida única.

-¡Machistas imbéciles!- gritó, pero aquello no funcionaba, ellos no la escuchaban. – ¡Cómo pueden ser así! Las mujeres sí tenemos cerebro ¿¡en qué piensan ignorantes?!

- ¡Ya cállate Haruno!- dijo Draco. – Estamos en una edad machista recuérdalo.

- ¡Pues esta edad apesta!

- Puede ser.- dijo William, pero no el William que estaba sentado con Xavier y el desconocido, sino el mismo que los había llevado hasta allí. Estaba al lado de Sasuke y se observaba así mismo algo alegre. – ¡Qué buenos tiempos eran aquellos!

- Xavier es un idiota.- dijoSakura. – Me enferma tan solo escucharlo. Gestion de Procesos o BPM: tutoriales, noticias, trucos, consejos y todo sobre Gestion de Procesos en español Tutoriales sobre Gestion de Procesos BPM

Sasuke miró despectivamente a Sakura y ella le devolvió la mirada.

- ¿Cómo fue que decidí casarme con ésta? - dijo Sasuke tratando de encontrar una explicación a todo aquello. Sakura era una insufrible sabelotodo, sangre sucia, y nada atractiva ¿Cómo pudo él, el Príncipe de Orochimaru, fijar sus ojos en alguien así? Ni en el pasado, ni en el presente, ni en el futuro había explicación coherente.

- En realidad en quien fijaste tus ojos primeramente no fue en Isabella, sino en su hermana, Carmen.

- ¡Lo sabía!- dijo Sasuke. – Tenía que haber alguna explicación razonable.

- Sí, lo que pasó fue que conociste a Carmen sin saber que tenía una hermana, o sea Isabella. Vas a ver, su historia es muy complicada. Lo único que puedo decir es que Carmen es sinónimo de pecado, lujuria y lo podrás comprobar con tus propios ojos… mientras que Isabella...

- … una desabrida…- dijo Sasuke mirando a Sakura.

William rió.

– Vas a ver tú mismo lo que sucedió para que te casarás con Isabella, pero lo único que puedo decirte es que ella es muy diferente a Carmen. Lo único que ambas tienen en común es que son intensas. Isabella era espontánea, vivía sin reglas ni normas… por eso le costó tanto a Xavier llevarse bien con ella, pues tuvo que aprender que a Isabella no había nadie quien pudiera controlarla…era como el aire…se iba de las manos…

- ¿Dominarla? No creo que me haya costado trabajo alguno...- dijo Sasuke mirando a Sakura.

- De hecho, ambos terminaron dominándose mutuamente…- dijo William,- Pero basta, ya me voy ustedes solo sigan a Xavier.

William se desvaneció.

- Genial ¡por qué tuve que dejar caer ese libro!- dijo Sasuke mientras seguía a Xavier, que se había levantado y ahora caminaba fuera del café.

- Porque eres un idiota.- dijo Sakura.

- Cállate la boca Haruno antes de que te la parta de un golpe.

- ¿Eres tan cobarde como para golpearme Uchiha?

Sasuke paró un instante fijando sus ojos negros en ella firmemente. La pelirrosa retrocedió inconscientemente.

- No me pongas a prueba Haruno- dijo él, y entonces siguió su camino.

Sakura se quedó callada el resto del camino. Sasuke no era capaz de pegarle, pero decirle aquello había servido para que cerrara el pico de una vez por todas.

Llegaron a las internaciones de un bosque, el sol de la tarde pegaba cada vez más fuerte. Sakura y Sasuke habían empezado a sudar y ya estaban cansados de seguir a Xavier, cuando de repente éste se paró. Un hombre se encontraba arrimado a un árbol. Tenía un sobretodo negro puesto, por lo que no se podía vislumbrar su rostro.

- Por fin llegaste.- dijo el desconocido.

- Estaba ocupado. ¿Y qué noticias me tienes?

El hombre se dirigió al él, mostrando unos ojos azules tan intensos como el cielo y un cabello rubio que fue fácilmente reconocido por los dos chicos.

- ¡Naruto!- dijo Sakura.

- ¡Qué hago hablando con Uzumaki?- dijo Sasuke furioso.

- Los Gitanos han dejado la zona norte, se dirigen hacia acá. Sabes muy bien sus demandas, y sabes la clase de criaturas que son.- dijo Naruto sacando su kunai y limpiándola con su sobretodo.

- Sé quiénes son.- dijo Xavier. – Malditos ladrones. Son una raza peligrosa en nuestros planes y lo sabes. Son muy ingeniosos, y mentirosos... no se puede confiar en ellos.

- ¿Entonces qué hago?- dijo Naruto.

- Tom, por ahora, solo investígalos. Lo haría yo, pero estoy con varios negocios encima y lo sabes bien.-

- ¿Tom? ¿Se llama Tom?- dijo Sakura.

- Sí ¿que no oíste Haruno?- dijo Draco.

Sí que había oído. Pero le resultaba algo curioso que precisamente en el pasado, Naruto Uzumaki, el que venció al Señor Oscuro se llamara precisamente como él.

¿Naruto, llevándose bien con Uchiha? ¡Aquello no podía pasar ni en sueños! Sin embargo sucedía. Parecían llevarse muy bien juntos contra cualquier razón lógica. A la memoria de Sakura volvió entonces el recuerdo de su primer día en Konoha. Naruto había sido interceptado por Sasuke y éste le había propuesto unírsele, a lo que su amigo respondió con un "no" rotundo, cambiando el destino ¿Qué hubiera sucedido si en aquel preciso instante si él hubiera aceptado ser amigo del Uchiha? Comprendió entonces, que se trataba simplemente de las decisiones que se tomaban en el ambiente en el cual la persona se desarrollaba. En el presente, Naruto hizo amistad anteriormente con Sai, por lo que aceptar la de un chico que despreciaba al pelinegro pálido no era posible para él; pero en el pasado las situaciones variaban, por lo que seguramente, los resultados también.

- Como quieras, si algo se me ocurre, iré a buscarte.- dijo Tom mientras guardaba su kunai de dimensiones exageradas.

- Perfecto.

Tom se alejó caminando mientras Xavier permanecía ahí parado. Parecía pensar profundamente en algún tema.

Xavier por fin caminó quitando ramas y atravesando algunos arbustos. Hasta quedar frente a un río.

Sakura se arrimó a un árbol mientras Sasuke se sacaba la corbata que ya le estaba molestando bastante.

- Hace demasiado calor…- comentó el chico.

Xavier observaba el lago cuando de pronto, entre los árboles encontró un vestido blanco.

- ¿Y esto?- dijo él.

Fue entonces cuando del río surgió una cabeza y luego el cuerpo de una mujer bronceada y de cabellos rosados. Estaba dando la espalda a Xavier, el agua le llegaba hasta la cintura, por lo que solo permitía ver su espalda desnuda. Suficiente como para que tanto Sasuke y Xavier de quedaran boquiabiertos.

- Carmen.- dijo Sakura.

End Notes:

Bueno seguramente ya se han dado cuenta mas o menos quien es quien de Harry...las casas por ejemplo

Gryffindor - Kyubi n.n

Slytherin - Orochimaru etc etc...

Apareció Harry!! digo Naruto! y ni hablar de Sai! LO AMO!!!!  .

Muchas gracias por todititos sus comentarios! ^^ continuen así jeje y me apuraré más en subirles el 44

Bien... respecto al cap... Sasori ya se dio cuenta de lo que siente Naruto hacia Hinata (tsss uhhh!) xD y bueno el tambien acepta que ella no le es indiferente.... es más dijo que para el ella era perfecta jojo que pasará???

Fue Bonita la parte del InoSai no? me gusta mucho esa pareja xD .

Muchas gracias por todititos sus comentarios! ^^ continuen así jeje y me apuraré más en subirles el 44

Bien... respecto al cap... Sasori ya se dio cuenta de lo que siente Naruto hacia Hinata (tsss uhhh!) xD y bueno el tambien acepta que ella no le es indiferente.... es más dijo que para el ella era perfecta jojo que pasará???

Fue Bonita la parte del InoSai no? me gusta mucho esa pareja xD ...

¡Felicidades a Hinata! Jeje adoro como se ha vuelto xD Aunque lo que esté planeando no sea del todo bueno..... y sus amigos ahora SI están fuera de su vida

Así que bueno.... Niños NO sean celosos, ya ven lo que pasa ¬¬'

 

¡Espero que les haya gustado MUCHO y que me COMENTEN que ya vamos por los 300! :D

 

Hachiko

 

End Notes:

Por qué Sasuke tiene que ser taaan celoso e interpreta todo de mala forma? >.

¡Felicidades a Hinata! Jeje adoro como se ha vuelto xD Aunque lo que esté planeando no sea del todo bueno..... y sus amigos ahora SI están fuera de su vida

Así que bueno.... Niños NO sean celosos, ya ven lo que pasa ¬¬'

 

¡Espero que les haya gustado MUCHO y que me COMENTEN que ya vamos por los 300! :D

 

Hachiko

 

Regresar al índiceCapítulo 59: Al descubierto by Hachiko_67890
Author's Notes:

¡ 300 COMENTARIOS ! YUPII!! :D

Estoy muy muy pero muy feliz! bien, no creí que la historia tuviera tanto exito pero ahora veo que estaba equivocada :D Y bueno, seguiremos con la historia que ya mero termina u.u

Mientras tanto este capitulo va para:

¡GARFIELD!

:D que si no me equivoco fue el comentario 300 ¡Gracias por el comentario y por tus bendiciones! :)

Tambien se lo dedico a:

NABRUTERA_FLOR

CAAAFLO

ZOOUS

MsDUPREE222

LUNA2506

FANDENARUTOSHIPPUDEN

LILA_CHAN

RAKI-CHAN

UCHIHA_MIKU ..... ya no me odies D: Prometo actualizar más seguido!!

CLAUDIAMART15

Y para SASULOVESAKU13

Quienes fueron los que comentaron el cap pasado XD

a TODOS muchisimas gracias por sus comentarios y espero que les guste el cap!

A LEER!

Author's Notes:

¡ 300 COMENTARIOS ! YUPII!! :D

Estoy muy muy pero muy feliz! bien, no creí que la historia tuviera tanto exito pero ahora veo que estaba equivocada :D Y bueno, seguiremos con la historia que ya mero termina u.u

Mientras tanto este capitulo va para:

¡GARFIELD!

:D que si no me equivoco fue el comentario 300 ¡Gracias por el comentario y por tus bendiciones! :)

Tambien se lo dedico a:

NABRUTERA_FLOR

CAAAFLO

ZOOUS

MsDUPREE222

LUNA2506

FANDENARUTOSHIPPUDEN

LILA_CHAN

RAKI-CHAN

UCHIHA_MIKU ..... ya no me odies D: Prometo actualizar más seguido!!

CLAUDIAMART15

Y para SASULOVESAKU13

Quienes fueron los que comentaron el cap pasado XD

a TODOS muchisimas gracias por sus comentarios y espero que les guste el cap!

A LEER!

 

Hinata bajaba por el camino de rocas seguida de Sasori. Ya era bastante tarde, seguramente la reunión de la sociedad ya había comenzado. La noche estaba cálida, tibia como si quisiera cubrir con su manto protector a todos los mortales. La peliazul esquivaba ramas y piedras, saltando y corriendo tan rápido como sus piernas se lo permitían. El tiempo parecía estar en su contra, todo parecía estar en su contra.

- Mañana tendrás un día muy ocupado.- dijo Sasori mientras trataba de seguirle el paso. -Las entrevistas, todo el colegio leyendo tu poema…ya eres una celebridad.

- No me hace gracia.- dijo Hinata bajando con más rapidez.

- Lo siento.- dijo Sasori en un tono algo sarcástico. - Pero en realidad no lo siento. Sé que hice lo correcto.

HInata paró bruscamente y volteó hacia él.

- ¿Lo correcto? ¿Crees acaso que es "correcto" tomar la privacidad de una persona y lanzarla al aire como si fuera cualquier cosa sin importancia?- reclamó ella fervientemente, aún ardida por la situación en la que Sasori la había insertado. El pelirrojo sonrió.

- No.- respondió. - Creo que lo correcto es que sepas lo mucho que vales, y si tuve que tomar tu poema y hacer que todo el mundo vea lo talentosa que eres para conseguirlo, pues entonces no me arrepiento.

- ¡Se supone que todo esto era secreto! ¡No quería que todo supieran que sé escribir!

- Pues en verdad, la Sociedad de poetas de babel manda un poema cada año a ese concurso, claro, todos votan y eligen el que se merece ir. Yo te propuse, y todo votaron por ti. No soy el único que cree que eres la mejor...- dijo pasándola y siguiendo el camino de descenso.

Hinata contuvo la ira que tenía y siguió bajando. Miraba al suelo, poniendo especial atención en cada paso que daba pues aquel lugar estaba lleno de sorpresas. Tal vez por eso se sorprendió cuando se chocó contra la espalda de Sasori. Levantó la mirada y sus ojos se quedaron estáticos ante la escena que tenía frente a ella.

- Cuando llegamos ya estaba así.- dijo Adriana, que permanecía sentada en una roca.

Todos los integrantes permanecían rodeando lo que quedaba de la cabaña, pues había sido completamente incendiada. Sobre la puerta carbonizada, colgaba una nota clavada con un kunai.

"La poesía es el vino del diablo" San Agustín

Y ustedes serán la espada

con la que destruiremos a los impuros.

Su pared se manchará de sangre,

y los gritos sonarán como dulce Melodía nocturna.

Recuerden, nosotros también hacemos poesía…

La creamos a la hora de destruir, De eliminar.

Buenas noches, Poetas de babel.

- ¡Malditos Orochimarus!- gritó Amelie lanzándose al suelo. - ¡Cómo los odio!

- ¡Pero ésta no las van a pagar!- exclamó Adriana levantándose. - ¡Ellos quieren guerra! ¡Y es eso lo que les vamos a dar!

Y Hinata observó cómo el espíritu vengativo se encendía en los rostros de cada integrante.

Oscuridad; tal vez ellos no eran tan diferentes a los Akatsukis después de todo.

Naruto permanecía sentado en una de las camillas de enfermería. Sus ojos permanecían fijos en el suelo. Sakura tomó una un algodón con sustancia cicatrizadora y se acercó a su mejor amigo.

- Déjame ver.- le dijo extendiendo su mano a la comisura rota de su labio.

Naruto extendió su mano y apartó a Sakura de él. Sus ojos azules se fijaron en ella, con menos rabia, mas con un profundo resentimiento.

- Desde cuándo estás con él...- preguntó secamente.

Sakura sintió dolor ante la rudeza del rubio.

- Naruto yo...

- ¡Responde!- gritó él furioso. - ¡Por lo menos ten el valor de explicarme el por qué de todo esto!

- ¡Quiero hacerlo! ¡Quiero explicarte!- dijo ella mientras lágrimas corrían por sus mejillas. - Pero no sé si lo vas a entender...

- ¡Ese es mí problema! ¡Si no me explicas voy a terminar volviéndome loco me entendiste!

Sakura tragó saliva.

- Desde casi comienzos de año.- dijo tragándose las lágrimas.

Naruto la observaba incrédulo.

- ¡En qué estabas pensando te has vuelto loca! ¡Maldita sea! ¡Qué es lo que le está pasando a todo el mundo! ¡Primero Hinata, después tú…quién sigue ahora! ¡¿Quién más quiere eliminar la poca cordura que me queda?!- gritó levantándose de la camilla.

- ¡Naruto déjame explicarte!- dijo ella tomando el brazo del chico, mas él se movió bruscamente sacándosela de encima.

- ¡No me digas nada! ¡No quiero que me hables! ¡No quiero saber nada de ti! ¡Ándate con Uchiha si eso es lo que tanto quieres! En lo que a mí respecta, ya no eres la Sakura Haruno que conocía, por lo tanto, no eres la misma a quien yo consideraba mi amiga.

La pelirrosa no pudo contener las nuevas lágrimas que corrían por su rostro como olas. Se quedó estática viendo cómo el Kyubi, su mejor amigo de tantos años, caminaba hacia la salida de la enfermería.

- ¡Es verdad Naruto! Ya no soy la misma de hace años…pero sigo siendo yo, Sakura ¿qué no lo ves?

Naruto se detuvo en seco y no volteó, porque pudo sentir el calor de lágrimas asomarse por sus ojos, y no quería que ella pudiera ver el daño que le había causado.

- No.- dijo casi sin voz. - Sakura jamás me habría hecho esto.

Y con esto salió.

Matsuri apagó la luz dispuesta a dormir. Ya eran dos de la madrugada, y se había distraído como siempre, leyendo las cartas que Chouji le había enviado. Aquella noche estaba melancólica, extrañaba todo; a sus padres, a su casa allá en las montañas; a sus amigas, perdidas a lo largo de este año. Sí, podía recordar cómo había comenzado ese año junto a sus amigas, unidas como siempre. Y ahora ¿qué eran ahora? Nada. Las únicas que permanecían unidas eran ella y Temari, justo como en el inicio. Ino parecía volar como un ave sin destino, estaba demasiado ocupada dando luz a todo lo que la rodeaba; Sakura ya simplemente ni se dejaba ver, dónde estaba y con quién ya ni lo podía imaginar; aparecía y desaparecía con la facilidad más grande y ya casi ni se detenía a charlar un rato; Hinata…¡ni qué hablar de ella! Ahora prefería andar con Sasori y esos egocéntricos de otras casas que se creían superiores al resto. Sí, todos ellos se creían más inteligentes que Konoha entero. Al principio pensó que se trataba de una etapa y que solo tendría que esperar a que ella volviera, mas al verla con Naruto entendió todo. Hinata se había alejado porque entre Naruto y ella había algo; ambos engañaban a Temari ¿Qué se suponía que debía hacer ella? ¿Decirle a Temari? ¿Sería eso lo correcto? ¡Ella jamás había sido buena para tomar decisiones! Siempre los demás las tomaban por ella. Se sentía tan confundida, tan herida en lo más profundo de su inocencia infantil; aquella inocencia que la hacía creer que el mundo era fidelidad y perfección; un mundo sin mentiras y con amistades firmes e inquebrantables. Desde ahora veía ese mundo imaginario desmoronarse, y cuando saliera de Konoha, la realidad la golpearía hasta morir, para dejar agonizando en un mar que arrastra a todos aquellos que fueron débiles...

Dejándolos muy lejos de la orilla.

La morena suspiró y, cepillándose el cabello, caminó hacia la ventana para abrirla y dejar que el aire penetrara en la habitación. Sus ojos oscuros se sorprendieron cuando divisaron un cabello

negro azulado inconfundible, seguido por varios alumnos de distintas casas ¡No podía ser! ¡Eran todos los egocéntricos! ¿Qué estaban haciendo en el bosque prohibido a esas alturas de la noche? El corazón noble e impulsivo de Matsuri no la dejó pensar, ya que ella era de esa clase de personas que sentían primero, y razonaban después.

Ni pudo colocarse las pantuflas de lo rápido que salió de su habitación. Bajó al borde de la histeria las escaleras de la sala común y se chocó de frente con Naruto. Soltó un grito ante tal exaltación y el rubio tuvo que tomarla de ambos brazos para que se tranquilizara.

- ¿Matsuri qué haces estás loca?- dijo Naruto observando a su amiga, quien parecía estar a punto de perder la razón.

- ¡Tengo que bajar! ¡Tengo que bajar Naruto déjame!.- dijo ella y con tantas ideas mezcladas en su cabeza ni notó las heridas del rubio.

- ¡No puedes bajar has perdido el sentido! ¡Son las dos de la madrugada es prohibido!

Matsuri fijó sus ojos en él.

- No lo comprendes, Hinata...¡Hinata está afuera la acabo de ver por la ventana!

Los ojos azules del rubio se intensificaron y llamas ardientes se encendieron en ellos. Tomó con fuerza el brazo de Matsuri obligándola a mirarlo directamente.

- ¿Dónde?- preguntó.

- Salía con Sasori y otros alumnos más del bosque.- respondió ella temerosa ante la reacción del Kyubi. Había olvidado por completo lo grave de la situación y a quién le estaba diciendo todo aquello. - ¡Sé que no debería estar pidiéndote esto, especialmente por lo que le estás haciendo a Temari...pero Hinata, a pesar de que debería olvidarme que alguna vez fue su amiga, ella...ella me importa y me preocupa todo esto! ¡¿Qué hace a estas horas allí y con todos ellos?! ¡Qué es lo que Hinata está haciendo de su vida!

Naruto soltó a Matsuri y se dirigió rápidamente a la salida de la sala común.

Pronto desapareció de la vista de la morena.

Solo entonces la razón de Matsuri comenzó a funcionar.

Sakura azotó la puerta de la biblioteca y al ver a Sasuke parado junto a la ventana sus ojos jade se encendieron llenos de odio. Caminó rápidamente y con su pequeña mas firme mano golpeó al pelinegro

Sasuke chocó con la pared. Sakura no se detuvo ni un instante. Caminó hacia él con su kunai empuñado. Sus ojos llameantes eran capaces de quemar y extinguir todo a su paso.

- ¡Eres un ser despreciable!

El pelinegro se levantó lentamente y sin mirarla le dijo:

- ¿Yo soy despreciable? Déjame recordarte quién es la que se acostó con el enemigo de su mejor amigo. Creo que te estás equivocando de roles.

Los ojos de Sakura intensificaron su ira.

- ¡Cállate! ¡Tú no sabes nada! ¡Tú nunca vas a entenderlo porque eres un ser frívolo e insensible! ¡No te importa nada más que tú mismo!

- ¿No sé nada? Veamos Sakura...todo comenzó porque tenías el autoestima por el suelo, ¿lo recuerdas? No te querías, de hecho te odiabas...eras lo más insignificante no solo ante los ojos de los demás sino ante los tuyos propios. Como no tenías a nadie más a quién echarle la culpa de tu depresión decidiste hacerlo con tus amigos. Claro, resultaba más fácil pensar que te lastimaba el que ellos no te incluyeran en sus planes, cuando en realidad lo que te lastimaba era estar atrapada en esa vida patética y sin sentido en la que se había convertido la tuya. - dijo acercándose a ella peligrosamente. Su boca de serpiente había comenzado a escupir veneno mortífero. Solo ella sabía cuánto daño podían causar sus palabras.

Sakura retrocedía mientras mantenía su kunai bien en alto. Sus ojos estaban inmersos en los de él, fríos y calculadores.

- Por eso, solo por eso dejaste que te hiciera mía; no para vengarte de tus amigos, no...Fue para vengarte de ti misma. Porque te despreciabas, eras tu peor enemiga Sakura; lo sigues siendo.

- Nunca quise lastimar a Naruto...- dijo mientras lágrimas corrían por su rostro.

- Pero lo hiciste, y ese es tu problema; nunca quieres herir a nadie pero terminas destruyéndolo todo. ¿No es así Haruno? Debe ser muy divertido jugar con todo lo que te rodea ¿no?

- ¡No!- sollozó ella. - ¡Lo único que quería era morir! ¡Desaparecer de este mundo asqueroso en el que no encajaba, en el que no encajo! ¡Pero no tenía ni tendré el valor para acabar conmigo, necesitaba que alguien lo hiciera por mí! Tú eras perfecto para ello, no se suponía que esto debía terminar así.

- ¿Así cómo? ¿No se suponía que te ibas a enamorar de mí?- Sasuke rió. - Imagínate entonces cómo me siento yo, exponiendo mi vida por una sangre sucia traidora.

Los ojos de Sakura destellaron ofensa inmediata.

- ¡Yo no te he traicionado, eso está en tu podrida cabeza Uchiha!- dijo ella.- ¡Así que ya para de lastimarme!

- ¿Quieres que pare? Ya sabes lo que tienes que hacer para que me detenga.- dijo mientras seguía acercándose a ella con ira irradiando por sus ojos negros.

Sakura sintió la pared en su espalda, ya no había cómo retroceder.

- ¿Por qué tenías que decirle eso a Naruto?- dijo ella volviendo al tema inicial. -¡Por qué tenías que humillarme delante de él y hacerme quedar como una cualquiera!

- Porque tú me obligaste ¿recuerdas?- dijo él sin detener su paso, el kunai de Sakura se había incrustado en su pecho. - Te dije que era yo el único que podía lastimarte, y te pedí, te rogué que no me obligaras a hacerlo. Pero tú nunca escuchas Sakura...

El pelinegro extendió su mano y el arma de Sakura voló lejos. Con su mano derecha atrapó el cuello de la chica, y con suavidad, lo acarició con sus pálidos dedos. Sus ojos azabache se fijaron en los labios rojos intensos de la pelirrosa, aquellos que siempre le pedían a gritos su boca, su calor. Volvió a subir la mirada fija e inexpresiva hacia los ojos jade de la Kyubiana y la soltó.

William debe estar esperándonos.- dijo secamente mientras daba media vuelta y caminaba como si nada hubiera pasado hacia la sección prohibida.

El ambiente estaba frío y húmedo. La reciente lluvia aún se sentía en el aire; suspendida, como haciéndose notar. Sakura aspiró la fresca brisa que cruzó por su rostro y notó la gran luna vislumbrándose por el cielo, cuyas nubes parecían haberse hecho a un lado, dándole paso a las estrellas de una noche perfecta. Sakura, quien era más práctico y tenía un sentido oscuro de lo que era "belleza" en sí, ni se tomó el tiempo de observar otra cosa que no fuera los grandes buques que en la orilla del puerto permanecían anclados. Una multitud de gitanos se encontraban fuera, y con una gran fogata encendida, parecían festejar algo en especial.

Fue entonces cuando un caballo negro a galope penetró en la escena. Uno de los cales señaló la presencia de un hombre vestido completamente de negro y con ojos azules centelleantes, cuya acompañante reconocieron de inmediato.

- ¡Kamala!- gritó uno de los calés sacando una pistola de pólvora, y pronto todos hicieron lo mismo, apuntándolos. - ¡Puta traicionera!

Tom miró a Tamara y ella le susurró:

- ¿No esperaste que les diera mi verdadero nombre o sí?- dijo ella muy astutamente.

- ¡Te atreves a aparecer después de que se te ha visto en las fronteras peleando por el bien de ricos! ¿Buscas la muerte o qué?

- ¡Ya para!- dijo la pelinegra bajándose del caballo. - Vengo porque estoy dispuesta dar mi vida si es necesario por el bienestar de mi gente.

- ¿Tu gente? ¡Creí que ya te habías unido a los puros!- dijo un hombre alto y con fisionomía tosca, mirando despectivamente a Tom. - ¡A los de la alta sociedad! ¡A todos esos caras bonitas y ojos claros que creen tener el mundo a sus pies solo porque tienen chakra puro!

Los ojos azules de Tom se encendieron en señal de odio repentino.

- ¡Yo sé lo que soy! ¡Soy gitana y soy de aquí! Él me secuestró y me llevó lejos, y después me ofreció su ayuda para nuestra gente...trabaja para una de las familias más poderosas de la región!

- ¡No necesitamos la ayuda de esta gente!- dijo un calé molesto. - ¡Escupo ante sus pies mi majestad! Pero nosotros, gitanos y piratas como nos llaman, preferimos la tierra en nuestra boca antes que tomar algo que venga de ustedes...

- ¡No sean tontos!- intervino Tom, quien ya conocía perfectamente lo que tenía que hacer. - Aunque seamos razas distintas hay algo que nos une; el odio hacia los vampiros.

- ¿Qué te hace pensar a ti brujo que a nosotros nos interesa pelear contra vampiros?- intervino una mujer bastante atractiva, de piel morena y ojos oscuros.

- Lo pienso porque estoy al tanto de lo que han hecho con su gente… ¡los han utilizado como alimento y desperdiciado cual carroña! Y eso, es golpear en la dignidad, y los derechos de una comunidad gitana. Conozco las leyes que los rigen, señores, y sé bien que si hay algo que los caracteriza es su fuerza vengativa…

-¡Nos vengaremos sin ayuda de ustedes!- dijo un calé

-¡No seas cerrado!- dijo Tamara. - Nos proporcionan hasta una parte del ejército! Vamos a pelear en contra de los vampiros y los Gohts...

-Pelea tú, que ya no eres de las nuestras.- dijo la mujer morena.

Tom haló las cuerdas de su caballo haciendo que éste se levantara y soltara un sonido de inconformidad. Sus ojos altivos y dominantes se fijaron en los del calé que parecía ser el líder.

- Habrá una sustanciosa recompensa por sus servicios.- aumentó él con astucia.

- ¿Cree que su asqueroso dinero nos puede comprar?

- No dije que sería dinero.- corrigió Tom. - Dije que habría una recompensa.

Hubo un silencio prolongado en el cual todos los presentes susurraron intercambiando comentarios. El calé habló:

- ¿Cuál sería esa?

Tamara sonrió levemente.

- Permiso a los gitanos para arribar a estas tierras.

El asombro fue colectivo. Todos abrieron los ojos como si hubieran visto a Kami en persona y varias mujeres se taparon la boca sin poder creerlo. Aquello era más de lo que jamás se pensó podría dársele a los integrantes de aquella raza. Los Gitanos, quienes durante siglos habían sido discriminados en el mundo, esos que habían soportado el ser pisoteados una y otra vez como si no fueran más que viles insectos; a esos mismos, ahora se les abrían las puertas de una sociedad en donde podrían, por única vez, sentir qué era formar parte de algo.

Las lágrimas se avecinaron en los ojos de varias mujeres con tan solo pensar en la idea; pues sí, corazones como aquellos no eran duros, sino huecos; huecos por tantas heridas producidas en el pasado, y que aún no sanaban.

Y ahora les ofrecían la cura.

No podían negarse a ello.

¡Pertenecer a algo, pertenecer! ¡Ser parte! ¡Ser algo!

Y la respuesta fue inmediata.

- Cuenten con nosotros.

Hinata caminaba por los pasillos oscuros de Konoha pendiente de que Danzou apareciera repentinamente. Era demasiado tarde, si alguien la atrapaba fuera de su sala común a aquella hora, seguramente la castigarían de por vida. Se sacó los zapatos y los sostuvo con ambas manos, caminando así tan solo con medias y tratando de producir el menor ruido posible. Claro que ella no podía saber lo que le esperaba a tan solo unos segundos.

Estaba cruzando el pasillo cuando una mano a agarró fuertemente por el brazo y la obligó a entrar a una clase vacía. HInata soltó los zapatos por el impulso y cuando la puerta estuvo cerrada, al voltear se vio acorralada contra la pared; unos ojos azules llenos de ira estaban fijos en ella, y le quitaron la respiración por varios segundos que le parecieron interminables.

- ¿Eres parte de esa sociedad no?- dijo él furioso. - ¡Lo sabía! ¡Por eso salías todas las noches! ¡Tú y ese grupo de egocéntricos son los que pintaron la respuesta a las amenazas en las paredes! ¡Tú fuiste todo este maldito tiempo!

- ¡Shhhh!- dijo Hinata temiendo ser descubierta en cualquier instante. - ¡Deja de gritar!

La pelinegra le dedicó una mirada hueca, sin sentido y completamente vacía. Por un momento, Naruto creyó estar viendo un cadáver, y no entendía por qué al ver aquellos ojos que antes irradiaban calor intenso, ahora lo único que parecían producir era un poderoso frío que era capaz de congelar todo a su paso ¿esa era Hinata? ¿Esa era su Hinata?

- Parece que no te importara esta situación.- dijo Naruto incrédulo. - Ya no te importa nada.

- ¿Qué es lo que quieres que te diga Naruto? ¿Que te mienta? ¿Que te diga que no pertenezco a esa sociedad cuando es mentira?- dijo ella casi susurrando y con palabras secas. - La realidad es la que has descubierto; no tengo nada más qué decir al respecto.

Los ojos azules de Naruto se humedecieron, y solo entonces Hinata pudo sentir el profundo dolor que el rubio se encargaba de ocultar siempre. El Kyubiano golpeó la pared con su puño al lado de la pelinegra, y con rabia bajó la mirada, tratando de entender por qué todas las personas a quienes él amaba lo herían tanto.

- ¿Quién eres? Ya ni siquiera puedo verte y sentir que eres tú...- dijo exaltado. - tu voz...ya ni siquiera tu mirada es igual.

Los ojos de Hinata se humedecieron.

- Ya no soy la misma.- dijo fríamente, como quien ya había aceptado su triste realidad. - Logré lo que quería; lastimarme, para así herirte. Creo que no calculé lo mucho que podía dañarme...ahora...no sé cómo reparar lo que he destruido en mí...

Las manos del rubio se posaron en el rostro de la chica, acariciando sus mejillas y obligándola a mirarlo a los ojos.

- Sé que todavía estás ahí…sé que puedes hacer que este infierno pare. Hazlo, por favor hazlo.- le suplicó

- No.- dijo ella mientras retiraba las manos del chico de su rostro. - No puedo hacerlo…ya no tengo el control de nada. Quisiera volver el tiempo...Quisiera cambiarlo todo. Pero ya es muy tarde, ¿y sabes? Ya no te culpo por nada de esto. Lo que nos pasó, fue por culpa de ambos.

Naruto sintió un escalofrío recorrer todo su cuerpo, y sí, sintió miedo; un terrible pánico producto de lo que ella le decía. Hablaba…hablaba como si se estuviera despidiendo.

Hinata se soltó de él y recogió sus zapatos. Sus ojos perla se fijaron en los de Naruto por unos breves instantes en los cuales ninguno de los dos sintió nada más que dolor,...dolor porque fueron demasiado cobardes como para defender lo que sentían.

Ella humedeció sus labios.

- ¿Nos vamos?

Sakura cayó de pie milagrosamente, y lo primero que vio fue el cadáver de Zulema, intacto e irradiando más belleza que nunca en uno de los sofás de la sala Pirandello. Isabella se encontraba sentada en una de las escaleras, y sus ojos permanecían fijos en la fallecida, temerosos e impactados. Xavier, por el contrario, se encontraba sentado en el sillón de enfrente, con la corbata floja y la camisa blanca por fuera, observando frívolamente la situación y tratando de entender lo que sucedía. Su cabe

Cambiando el pasado.... by Hachiko_67890

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20