Blackmarks: Devon el Chico Demonio by Donovan

Fanfics en Español El sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

  Blackmarks: Devon el Chico Demonio by Donovan
Summary:

(LA HISTORIA DE DEVON SEVENTAN)

  Ahí cosas que no encajan en la realidad y se escapan de nuestra imaginacion. Demonios y monstruos, criaturas que nos repetimos constantemente que no son reales. Pero para Alexandra Hayes, una joven pelirroja de 16 años estas criaturas no podrian ser mas verdaderas. Ella es una cazadora de demonios que desde pequeña a conocido la existencia de estas criaturas, y casi por obligacion su trabajo es cazarlas a todas. Una noche ella conocerá a un extraño demonio de cabello blanco que se escapa de todo lo que ella esta acostumbrada a ver en uno. Mas su sorpresa sera peor cuando al dia siguiente se lo vuelva a encontrar en la escuela, solo que esta ves transformado en un humano completo.

 



Categories: ANIME/MANGA, COMIC, ORIGINALES Characters: Ninguno

Generos: Accion/Aventura

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 5 Completed: No Word count: 21126 Read: 655 Published: 27/11/2012 Updated: 03/02/2013
Summary:

(LA HISTORIA DE DEVON SEVENTAN)

  Ahí cosas que no encajan en la realidad y se escapan de nuestra imaginacion. Demonios y monstruos, criaturas que nos repetimos constantemente que no son reales. Pero para Alexandra Hayes, una joven pelirroja de 16 años estas criaturas no podrian ser mas verdaderas. Ella es una cazadora de demonios que desde pequeña a conocido la existencia de estas criaturas, y casi por obligacion su trabajo es cazarlas a todas. Una noche ella conocerá a un extraño demonio de cabello blanco que se escapa de todo lo que ella esta acostumbrada a ver en uno. Mas su sorpresa sera peor cuando al dia siguiente se lo vuelva a encontrar en la escuela, solo que esta ves transformado en un humano completo.

 



Categories: ANIME/MANGA, COMIC, ORIGINALES Characters: Ninguno

Generos: Accion/Aventura

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 5 Completed: No Word count: 21126 Read: 655 Published: 27/11/2012 Updated: 03/02/2013
Story Notes:

Este fic tien un comienso algo lento pero ba ahi mejorando.

Story Notes:

Este fic tien un comienso algo lento pero ba ahi mejorando.

Redmarks, los Marcas Rojas by Donovan

Décadas de años atrás, en la era antigua cerca de los tiempos del oscurantismo, el mundo se encontró invadido por criaturas de pesadillas. Nefastos seres oscuros, ocultos entre las sombras y siempre alerta y al asecho de sus proccimas presas.



Esta de mas explicar que estas abominaciones estaban fuera del reino de Dios o de cualquier orden natural. No mas que viles monstruos salvajes y despiadados, hambrientos de carne y almas humanas.



En aquellas épocas el caos y el miedo reino, la población mundial disminuía, y las sombras extendía su territorio. Lo peor de todo era que muchos nisiquiera sabían de la existencia de estas criaturas, por lo cual se echaban la culpa los unos a los otros por las muertes inexplicables, provocan que miles de millones mas murieran por las falsas acusaciones de personas con falta de juicio.



La muerte y locura reino y las cosas empeoraron cuando algunas de estos monstruos comenzaron a adquirir forma humana y ha desarrollar un alto grado de conciencia en sus actos. Se volvieron mas malévolos, sin compasión por nadie y sádicos al jugar con sus presas al hacerlas pelear entre ellas por su miedo a lo desconocido y las crecientes acusaciones de unos contra otros.



Ante esto, algunos grupos pequeños de humanos especializados en las artes ocultas, crearon una orden de personas dispuestas a librar al mundo de estos monstruos para siempre.



Estos sujetos eran entrenados y preparados para exterminar a toda forma de oscuridad que caminara sobre la tierra. Siempre manteniendo sus actividades en secretos. Formando así lo que de ahí en mas se hizo conocer entre los suyos como "La Orden de Cazadores".



Esta estaba integrada totalmente por hechiceros, investigadores de lo oculto, expertos en combate, armeros, psíquicos, etc. Su única micción fue la de dar fin a estas criatura sin que el resto de la humanidad notara su existencia.



Política a la cual se debió a que muchas personas estarían mejor ignorando lo atroces eventos que se salían de su vida rutinaria. Debido a esto, aunque ello eran los encargados de proteger al mundo de la oscuridad que lo asechaba, no podían hacer orgullo de sus actos con el resto de la humanidad. Ya que para que esta gente pudiera vivir tranquilamente y sin el miedo a estos monstruos, no Debian saber jamas la existencia de estos seres, y por lo tanto tampoco la de ellos.



Al pasar los años, la lucha contra ese mundo de tinieblas se hizo mas difícil, y nuevos talentos se unieron a ella.



En la actualidad, el mas talentoso he eficiente de los cazadores de la ultima generación, era una chica pelirroja, de cabello corto desmechado, ojos cafés y de 16 años llamada Alexandra Hayes.



Mas conocida entre sus pares como Alexs, una "Redmarcks" : Una cierta categoría de cazadores con poderes sobre-humanos, creados en la época oscura por tres hechiceros de la orden para controlar el numero crecientes de seres de las sombras en esa era. Estos fueron nombrados así debido a las marcas rojas que aparecían en su antebrazo, que siempre seguían un patrón determinado y se asemejaban a unos tatuajes.



Alexs desde los 13 años había sido entrenada como cazadora, debido a que al cumplir esa edad fue cuando consiguió esos poderes. Y esta al igual que muchos otros cazadores de su edad, debía de llevar una vida normal mientras cumplía con sus deberes como cazadora.









.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.









Esta historia comienza en una bodega abandonada, donde Alexs junto a Erik, un colega veterano de la orden que se especializaba en la arquería, buscaban a una criatura de las sombras que habia sido reportada barias veces en esa zona por algunos vigías que tenían esparcidos por la ciudad.



Según la información que les habían dado este era un demonio alado. Monstruos similares a las gárgolas, a diferencia de que estos podían salir durante el día y eran mas pequeños en constitución física.



-¿Erik estas seguro que en este lugar se vio por ultima ves a ese demonio?, por lo general lo de su tipo buscan lugares mas abiertos para vivir- le pregunto Alexs a su rubio compañero de la tercera edad mientras examinaba la zona.



-Seguro, los reportes decían que aquí fue donde se oculto después de atacar a dos vigilantes. Debe de estar usando este lugar tan solo como un refugio- le contesto entando alerta y preparando su arco con una flecha por si acaso.



Después de esas pocas palabras siguieron buscándolo por todos lados, teniendo cuidado cada uno de no hacer mucho ruido para no llamar la atención del demonio. La bodega era muy grande y podría estar oculto en cualquier parte.



La vista de ambos era minuciosa por cada lugar que pasaban, no dejaban ni un solo rincón sin examinar. Sin embargo Alexs parecía un poco distraida, a cada tanto le echaba un ojo a su compañero con ansiedad, como queriéndole decir algo.



No era como esas típicas miradas coquetas de adolecente, si no mas bien una mas seria. Esto Erik lo noto y no puedo evitar preguntar.



-Alexs, ¿estas bien muchacha?- le pregunto tomándola por sorpresa y haciendo que se le erisara la piel al ver que su compañero la había descubierto.



-...¡Hum...! bueno- exclamó nerviosa sin dejar de mirar al su alrededor -¿podría hacerte una pregunta Erik?.



El hombre rubio de ojos cafés se extraño de la pregunta de su joven compañera, pero aun así sin querer dejarla con alguna duda en medio de esta caza, acentuó con la cabeza y le contesto.



-Si, pregunta lo que quieras pequeña.



-Ha, bueno- seguía divagando buscando a el demonio por la bodega -es que......ultimamente he notado que los lideres de la orden han estado un poco estresados estos días. Y eso me preocupa un poco- le decía dejandose de rodeos volteando por fin su mirada un rato hacia el -todos sabemos que cuando algo le mueve el suelo a esos ancianos, siempre bah ha suceder algo que nos bah a hacer pasar mal a todos, ¿podrías decirme en que andan ahora?.



-¿Yyy.....puedo saber por que me lo preguntas a mi?.



-Bueno....- volvía divagar retomando la búsqueda de el demonio -a diferencia de mi, tu has sido un cazador practicamente desde el día en que naciste. Eres uno de pocos que vive y respira de esto y tu concesión con ellos es un de las mas fuertes. Pensé que si había alguien que debía de saber que es lo que les anda pasando a esas reliquias ese deberías de ser tu.



Erik al escuchar como se estaba dirigiendo Alexs a los lideres de la orden, se para de pronto y la mira muy serio y feo. Alexs aun que estaba de espaldas a el, siente como este la esta mirando y se da cuenta de el error que habia cometido poniéndose nerviosa. En eso a lo único que atina a hacer es a darse la vuelta y disculparse rápido.



-¡Ha...bueno... lo que yo pienso es que son viejos! ¡¡pero obviamente eso no los hace malas personas ni inútiles!!, ¡¡de echo yo los respeto mucho,...... y pues yo.........!!- decía muy rápido totalmente nerviosa para después detenerse y agachar la cabeza en reverencia -perdón, no quise insultarlos frente a ti.



-.......Je je je je je- se rió Erik después de un rato por la divertida escena de su compañera, haciendo que esta levantara su cabeza lentamente para mirarlo por su repentina risa.



Siempre le habia parecido divertido esa idea que tenían los jóvenes con respecto a la relación de el con a los lideres. La verdad el también los respetaba, pero también a su edad los llamaba con los mismo nombres ellos, por lo cual le era raro que se disculparan con el por hablar de ellos así, cuando en su tiempo el tenia esa misma manera de dirigirse a ellos a sus espaldas.



-Descuida, je je je je je ¿así que por eso te ves tan preocupada?- le pregunto sonriente.



-Bueno..si.. es que ya de si la tengo muy complicada en la escuela para estarme preocupando por otras cosas- le contesto sincera tratando de dibujar una sonrisa en su cara, ya que sabia que esta escusa le sonaba muy mal para el momento y la conversación en la que estaban.



-¡Ahhh.....!- suspira -lo siento Alexs pero solo he escuchado algunas rumores, nada en concreto.



-¿He, rumores?.



-Si, esto a mi no me consta. Pero se dice que han estado ocupados en la aparición de unas nuevas criaturas de las sombras de reciente aparición.



-¡¿Heeee......?, ¡¿Nuevas criaturas?!- exclamó de pronto con un tono de cansancio y frustracion -por el amor hay dios y todos los santos, ¿es que este trabajo nunca termina?- le recrimino a nadie en particular mirando hacia el cielo.



Erik viéndola así, se impresiono un por momento de nuevo por el raro espectáculo de su compañera, pareciéndole extraña su reacción y sin evitar preguntarle que se debía esta. Obviamente.



-He.....disculpa, Alexs ¿te sucede algo?.



-¡Hay Erik!, no me malinterpretes, me gusta proteger a las personas de las criaturas de las sombras, aunque estas nunca se enteren de lo que hice. Pero esto de ser cazadora ya no me deja mucho tiempo libre- le contesto relajando sus brazos hacia el suelo -¿Sabes?, aveces quisiera ser normal y no tener este trabajo- le decía volviendo a moverse y siguiendo con la búsqueda de su presa.



Mientras ella seguía buscando a ese demonio por de tras de unas cajas de madera, Erik no puedo evitar verla con un poco de pena. El la entendía, esta era una etapa por la que casi todos lo cazadores jóvenes pasaban. Si no era lo pesado que se hacia el trabajo, era por lo difícil que era seguir viviendo en ese mundo para una mente racional. Sea cual sea la causa, un cazador siempre en una parte de su vida ansiaba tener una vida normal como la de los demás.



Pudo aver estado horas pensando en como hablarle de este tema. Pero de repente, trayéndola de vuelta a la realidad. Mientras Alexs estaba revisando detrás de esas cajas, el demonio alado por fin se hizo aparecer, saliendo por delante de ella y tirándola a el suelo.



-¡Ahi esta!- grito Eric, sacando rápidamente una flecha de su aljaba (la faja de tela donde se llevan las flechas) colocándola en su arco y preparándose para dispararle.



Pero en eso, justo antes de que lanzara su flecha contra el demonio y sin que se lo esperase, otro demonio alado le salio por detrás tratando de cortarlo por la espalda, con las afiladas garras de sus patas. Erik ante eso reacciono rápidamente por instinto y dio un giro hacia un lado, esquivando el ataque de el "animal" antes de que siquiera llegara a tocarlo.



-¡Maldición eran dos!- recalco Alexs mirándolos volar sobre ellos.



-¡Bien, serán uno para cada uno!- le contesto levantandose rápidamente y corriendo tras uno.



-¡De acuerdo!.



Rápidamente dividiendose, se pusieron a seguir a los demonios que habían salido volando de la bodega en dirección a las calles. Tenían que detenerlos y matarlos rápido antes de alguien los viera; esa era una sus prioridades principales. No podían dejar que civiles que no sabían nada de esto los descubrieran.



Alexs corriendo rápidamente tras uno, comenzó a hacer brillar de pronto las marcas rojas en su antebrazo derecho, causando que de pronto su velocidad se incrementara increíblemente.



Como ya abia dicho casi al principio, estas marcas rojas eran la fuente de el poder de Redmarck, y las cuales le daban su nombre. Causantes de increíbles habilidades físicas y otros poderes ligados a la mente o los elementos. Siempre aparecen en la pubertad y brillaban al momento de usarlas.



Entonces, gracias a esto, dando un enorme salto. Voló barios metros en el aire y se le subió al demonio por la espalda, mientras aun este continuaba en vuelo.



-Bien, de vuelta a la bodega.



Tomándolo de la cabeza, logro manipular su vuelo a su antojo he hizo que volviera a la bodega antes de que regresara de nuevo a la ciudad. En esto ella no podía descuidares y dejar que alguien la viera con esa criatura.



Mientras tanto Eric persiguiendo a el otro demonio, también trato de que este volviera de donde habia salido.



-¡Maldita sea, me esta haciendo dar vueltas!- exclamó molesto deteniéndose y apuntandole con su arco. En esto disparando sin haber fijado bien su blanco, le dio en el brazo haciendo que chillara de dolor.



Este enfadado se detuvo volando en un solo lugar y se dirigió a toda velocidad hacia el.



-¡Ven aquí murciélago subdesarrollado!- en esto calmado y tranquilo sin siquiera inmutarse al ver que ese ser se acercaba cada ves mas hacia el, espero a que se acercara lo suficiente y sacando rápidamente otra de sus flechas de su aljaba, le disparo a una increíble velocidad cuando estaba a tan solo unos metros de el, dándole esta ves directo en la cabeza, entremedio de ceja y ceja.



Entonces este al tener una flecha encajada en la cabeza, obviamente perdió el control de su cuerpo y cayó en picada en dirección a Erik. Pero este, apenas con un leve reflejo, permanecío en total calma y se hizo a un costado, dejando que el demonio se desplomara aun lado de sus pies.



-Vaya, siempre pensé que estas cosas eran mas difíciles de matar- dijo arrogante con una pequeña sonrisa en su rostro.



Entonces ya habiéndose librado de uno de ellos, miro hacia los lados tratando de averiguar hacia donde se habia ido Alexs con el otro demonio. Cosa que no tardo mucho en descubrir, cuando de repenter esta parecio montada sobre el en vuelo y controlado su ida.



-¡Echen pajaaaa.....!- grito la pelirroja estrangulando a el demonio y haciendo que cayera en picada en frente de Erik, con ella aun encima de el -¡fin del viaje!- apretando su puño con todas sus fuerzas, se dispuso a acabar con el, dándole un golpe en la cabeza tan fuerte, que le traspaso el cráneo y le destrozo el cerebro, matándolo al instante.



Alexs asqueada por jugo pegajoso que se sentía entre medio sus dedos, quito la mano rápidamente de al cabeza del demonio y trato de quitarse los restos de sus sesos de encima de la ropa.



-¡Hay, que ascooo.....!- exclamó levantandosele de encima el y sacudiéndose las manos.



-Je je je je, ¿sabes?, no importa cuanto tiempo pase, esos poderes no dejan de impresionarme.



-¿A si?, pues me gustaría regalártelos.



En esto Eric poniendo una cara mas seria, la miro fijo a los ojos y le apunto con una de sus flechas. Alexs asustada por un momento por esta reacción, se cubrió con los brazos mientras el le disparaba a un lado de su rostro.



Ella no se había dado cuenta, pero a lo que Erik en realidad le había disparado era a el demonio al que el había derribado hace unos instante y se abia posado detrás ella. Según parecía este no se había muerto con el primer flechazo, levantandose de vuelta y tratando de atacar a Alexs por la espalda. Esta no se había percatado de esto hasta que al darse la vuelta para ver hacia donde abia ido la flecha, vio a el demonio tirado detrás suyo con dos flechazos en medio de la cabeza.



-¿Que harías tu sin mi?- le pregunto Eric regodeandose de vuelta, mientras sonreía.



-Me alegra no averiguarlo- le contesto algo nerviosa mientras tragaba duro y miraba a el demonio.



-Apartate- le pidio cortésmente mientras sacaba de sus ropas un recipiente de vidrio con un especie de liquido amarillo adentro y lo vaciaba encima de los demonios, haciendo que estos comenzaran a arder en llamas.



El liquido que les abia tirado encima era una sustancia fabricada por sus cuarteles de investigación llamado "diaboron". Diseñado específicamente para quemar a criaturas de las sombras de bajo poder después de muertas. De este modo no dejaban ninguna evidencia a los curiosos de que esos seres existían.



-Vamonos, ya termina aquí- dijo la pelirroja.



Limpiándose las ropas por la sangre demoniaca que se les abia salpicado encima, ambos comenzaron a irse del lugar tratando de no llamar la atención.



En eso mientras salían de la bodega, Erik echo su mirada hacia Alexs pensando en como ayudarla con su problema. Era obvio que no iba a poder dejar el trabajo de cazadora, pero tenia que decirle algo para que supiera como conllevarlo con mas facilidad.



-¡Oye Alexs!.



-¿Si?- le pregunto un poco desatenta, deteniéndose y dirigiendo su mirada hacia el.



-Acerca de eso del trabajo de cazadora. Quiero que sepas que es normal lo que te esta pasando, muchos cazadores pasan por lo mismo; todos queremos algunas ves formar parte de una vida normal, hasta yo he fantaseado con esa idea alguna ves. Pero, una ves que sabes todas las cosas que nosotros sabemos, se hace muy difícil llevar una. Creeme, ya he visto esto antes.



Alexs se le quedo mirando por un momento antes de contestarle. La verdad esas palabras no le ayudaban mucho, pero sabia que su buen amigo Erik tenia razón. Para un cazador era difícil dejar su vida como tal, sobre todo para un Redmarcks. La opción de una renuncia era algo que casi se podría decir que estaba fuera de consideracion para ella.



-¡Ahhhh.....!- suspiro -si, lo se........- le dijo resignandose a su realidad. Mas no tardo mucho en cambiar el tema para tratar de no pensar en eso -oye, por cierto, ¿que tipo de criatura de las sombras están investigando los de la orden?.



-La verdad, lo ignoro, pero debe ser muy peligrosa si tiene así de preocupados a los jefes.



Alexs ante su repuesta se le quedo mirando un poco confundida, la verdad ella esperaba que Erik pudiera informarla mas sobre lo que estaba pasando. Ella sabia que la concesión que Erik tenia con los lideres de la orden era muy intima, ya que el abia sido criado en ese lugar desde que era niño. Entrenado como cazador he ilustrado en su historia.



No abia muchas cosas que el no supiera sobre ellos, casi era un experto en el tema. Pero aun así, estos tenían muchos secretos guardados que nisiquiera el sabia.



Alexs a veces le molestaba el trabajar con tanto secreto por parte de sus superiores. Pero no le quedaba otra mas que aceptarlo, así era como se trabajaba en la orden y no se podía hacer nada para cambiarlo.



Dirigiendo su vista hacia adelante miro su camino el cual la llevaría directo a casa. Así que despidiendose de Erik, lo siguió esperando aclarar su ideas ya allá. Desafortunadamente una parte de ella sabia que no se iba a poder quitar todo lo que tenia metido en la cabeza, ya que era demasiado para olvidarlo.



Esta aun no tenia idea de lo que le deparaban todas estas dudas, pero lo que si sabia era que cualquier secreto que la orden le estuviera guardando a sus cazadores no debía de ser nada bueno, si es que no se lo podían contar todavía a alguien como ellos que arriesgan su vida casi todos los días luchando contra seres infernales.



Aunque abia algo mas que ella ignoraba, y era que pronto una gran pista de eso nuevos seres de las sombras le chocaria justo en frente de las narices en el momento en el que ella menos se esperaba.

 

 

 

End Notes:

PD para Tashita, Lauiri, Dani y Luizi= Si se preguntan por que no aparece Devon en esta historia es por que la orden de cazadores tiene mucho que ver con la mayoría de las cazas en las que el se mete y por ende es con Alexs con la que se ve mas tentado a socialisa mientras caza demonios, y es practicamente desde el punto de vista de ella de donde se cuenta esta historia, por lo cual Devon bah aparece mas aquí como casi un personaje secundario, aun que cuando yo escribí este fic tenia la intención de que el fuera el principal.

End Notes:

PD para Tashita, Lauiri, Dani y Luizi= Si se preguntan por que no aparece Devon en esta historia es por que la orden de cazadores tiene mucho que ver con la mayoría de las cazas en las que el se mete y por ende es con Alexs con la que se ve mas tentado a socialisa mientras caza demonios, y es practicamente desde el punto de vista de ella de donde se cuenta esta historia, por lo cual Devon bah aparece mas aquí como casi un personaje secundario, aun que cuando yo escribí este fic tenia la intención de que el fuera el principal.

Regresar al índiceEl Demonio de las Marcas Negras by Donovan
Author's Notes:

NT= En este capitulo hay un personaje que abecés habla en otro idioma. Cuando aparezcan las letras gruesas en los dialogas, es que el esta hablando.

EJEMPLO: "Enjoy much of this chapter" ( O sea "Disfruten mucho de este capitulo" en en ingles).

Author's Notes:

NT= En este capitulo hay un personaje que abecés habla en otro idioma. Cuando aparezcan las letras gruesas en los dialogas, es que el esta hablando.

EJEMPLO: "Enjoy much of this chapter" ( O sea "Disfruten mucho de este capitulo" en en ingles).

Cuatro Horas mas tarde de haber acabado con los demonios alados en la bodega, Alexs ya se encontraba en su casa cenando junto a su familia, compuesta únicamente pos su hermano Maxs y su madre Sarah.



La apariencia de ambos era un tanto parecida a la suya, sobretodo la de su madre. Ella era una mujer mayor, pelirroja y de ojos cafés al igual que su hila, solo que su cabello era mas largo y lacio. Vestía una falda amarilla, no muy corta, un poco por encima de la rodillas, unas sandalias negras con suecos, una camisa blanca con mangas largas y un rosario de madera en su cuello. Lo que obviamente señalaba que era una cristiana.



En cuanto a Maxs, el también tenia unos ciertos rasgos parecidos a los de ambas. Era cabello pelirrojo y un poco desmechado como el de Alexs, solo que en este caso, un poco mas claro con una tonalidad anaranjada, además de un par de ojos cafés como los de las dos.



Tenia una triple perforación de boliyas encima de su ceja izquierda y un seño casi fruncido entre ella, mezclado con una sonrisa lo que le daba la apariencia peculiar de un chico serio combinado con uno sarcástico. Vestía una camisa blanca con mangas largas arremangadas por encima de sus codos, una camiseta gris que se asomaba por el cuello de la camisa y un pantalón vaquero de color negro.



A diferencia a como sucedería normalmente con un miembro de la orden, la familia de Alexs sabia muy bien que ella era una cazadora. Debido a que en los Hayes, el ser un cazador era casi como un legado familiar. Aunque era su hermano el que entendía mas de esto ya que además de ella el era el único cazador que vivía en la casa.



De echo, Maxs avía comenzado mucho antes que ella a cazar demonios. Ya que desde una edad aun mas temprana que la de Alexs, las mas marcas rojas de un Redmarcks aparecieron en su antebrazo derecho, siendo obligado a comenzar con su entrenamiento mucho antes de lo pensado.



Por esa y muchas otras razones, eran pocas las veces en la que los tres solían cenar juntos. Por lo cual solían disfrutar cuando por fin podían tener esos momentos en familia. Mas desafortunadamente, en esta ocasión era distinto.



Alexs estaba muy callada, sumida en su propio mundo, solo miraba su plato de sopa mientras lo revolvía lentamente con su cuchara. Paresia un poco distraida y ya estaba comenzando a preocuparle a su madre.



-Alexs.... ¿te encuentras bien?- le pregunto Sarah preocupada.



-¿Ha?- exclamó distraida mientras levantaba la cabeza -¿he?......disculpa mamá no te estaba escuchando, ¿que me decías?.



-Te estaba preguntando ¿si te sentías bien?, te veo un poco cohibida con la comida, ¿no estarás enferma, no?.



-¡¿He?!- volvió a exclamar nerviosa, dándose cuenta de que su comportamiento involuntariamente estaba comenzado a precuparla -¡No, no, no, no!, ¿como crees? estoy bien- le decía rápidamente tratando de hacerle entender que no se preocupara.



-¿Estas segura querida?



-Si mamá, estoy bien. Je je je je, solo hando un poco cansada, eso es todo- le contesto tratándole de sonreír forzosamente.



-¿Segura?- le volvió a preguntar sin poder quitar ese tono de preocupación en su voz..



-Má Dejala, no le esta pasando nada grave, solo esta pasando por la etapa de la normalidad- le contesto Maxs después de tomar una cucharada de su sopa.



-¡¿La etapa de que...?!.



-La etapa de la normalidad..... . Así es como le llaman los cazadores a la fase cuando uno siente el deseo de empezar a llevar una vida normal. Yo tube algo parecido cuando tenia 12.



-¡¿Ha?!, ¿entonces es eso lo que te pasa?- le pregunto a Alexs desviando su mirada hacia ella.



-¡No, no, no, no es eso!- le contesto levantando la manos hacia adelante y moviéndolas de un lado a otro rápidamente tratando de negárselo.



En ese momento Alexs estaba deseando matar a su hermano por abrir el pico con ese tema. Su situación no era algo que quisiera hablar con su madre, algo parecido a esto ya le avía pasada hace mucho tiempo y no quería tener que oír de vuelta el discurso de su madre una ves mas.



-Si te pones a negarlo así, solo te pones en evidencia rojita- le dijo Maxs sin siquiera mirarla terminado su comida.



-¡Callate!, ¡esto algo que no te interesa!- le grito realmente molesta. Aun que por las apariencias de este, nisiquiera parecía prestarle atención.



-Bien, ya termine- exclamó levantando su plato de la mesa y yéndose a la casina a lavarlo sin darle mayor importancia a el tema -las dejo conversando de madre a hija.



-(Fetiche)- pensó Alexs inflando las mejillas mientras lo veía irse.



Sarah al verlos, no pudo evitar sonreír por un momento. Uno pensaría que era malo que una madre se riera al ver a sus hijos pelear, pero la verdad era ni Maxs ni Alexs solían hablarse mucho cuando estaban en casa, así que le era un poco divertido verlos discutir de ves en cuando.



-(Ya extrañaba esto)- pensó sonriendo -oye Alexs se me acabaron los víveres para el desayuno de mañana, ¿podría ir a comprar mas por favor?.



Alexs tratando de calmar sus nervios, solo suspiro y trato de sacar de su cabeza por un momento a la molestia de su hermano.



-¡Ahhh.....!- suspira -Esta bien, solo dejame levantar esto- le dijo tratando de levantar su plato, hasta que vio que ella lo levanto por ella y la miro sonriendo, desconcertándola un poco .



-No, descuida, yo lo haré- de contesto levantando también el suyo y llendose a la cocina -tu ve a la ferretería, tengo que preguntarle algo a tu hermano. En la mesa tienes el dinero y la lista de lo que tienes que comprar, vete rápido por favor.



-.....B-bien- escalmo algo confundida por su comportamiento tomando la lista y el dinero, y llendose caminando por la puerta hacia la ferretería.



Sarah en eso se le quedo viendo mientras se iba, en su cabeza aun rondaban las palabras que avía dicho Maxs. Su sonrisa se hacia un poco mas grande de solo imaginarse que Alexs podría estarse planteando dejar la orden de cazadores. Ella había perdido tanto a la pelirroja como a su hermano cuando estos se convirtieron en miembros de ella, y el pensar que podría recuperar aunque sea a solo a uno, le dibujaba una amplia sonrisa sin siquiera darse cuenta.



En la cocina Maxs no le daba interés a el tema. Todo por lo que su hermana estaba pasando, el ya lo avía vivido y sabia que en personas como ella esas sensaciones eran tan solo pasajeras. Conocía muy bien a Alexs y sabia que ella no era del tipo de personas que pueden dejar la vida de un cazador sin remordimientos.



Estaba tan desinteresado en el asunto y solo concentrándose en los trastos sucios que tenia en frente, que no se dio cuenta cuando su madre comenzó a llegarle por detrás, cuando aun estaba distraido y dejo sus platos en el lavadero.



-¿Maxs?- le pregunto para ver si aun estaba atento, sacando de sus cavilaciones y haciendo que dirigiera su atención hacia ella.



-¿Si?- exclamó sin dirigirle la mirada y siguiendo con lo que estaba haciendo.



-Eso......lo de la etapa de la normalidad........¿estas seguro de lo que dices?.



Maxs en eso al escucharla, se detuvo un momento y miro el fondo del lavadero pensado en como contestarle a eso. El ya sabia del malestar que sufría su madre causa de su "trabajo" y el de Alexs, y el deseo que tenia por el que lo dejaran. Pero desafortunadamente no era tan simple, y aunque no le agradaba echarle a perder una ilación, tampoco quería que se hiciera falsas esperanzas.



-¡Ahhhh.....!- suspiro -mamá...... por favor, no comiences de nuevo. Esto ya de por si le estar siendo duro para ella, pero no creo que deje de ser una cazadora- le decía empezando a subir su mirada con la cabeza agachada hacia ella -Existen los cazadores para quienes dejar esta vida es muy difícil, y por fortuna o por desgracia, Alexs es una de ellos- le siguió ahora volviendo a bajar la mirada -la etapa por la que ella esta pasando es solo pasajera. Yo ya la viví y se como es.



Sarah escuchándolo no pudo evitar desanimarse un poco, esta respuesta es algo que ya se esperaba, pero por mas que intentara visualizarsela no le era fácil asumirla.



-Pero.......- exclamó mirando los platos y perdiendo su vista un momento sobre ellos -podría ser, ¿no?.



Maxs ante eso volvió a suspirar. Ahora el también estaba lamentando el aver abierto la boca, esperaba que fuera Alexs la que tuviera que lidiar con esto y no el.



Aunque entendía el deseo de su madre por tenerla de vuelta, sabia que no debía llenarle la cabeza de falsas esperanzas. Aun que de igual manera le era fácil el sacar fuerzas del corazón para hacerle entender que lo que ella quería era casi imposible.



Estaba comenzando a pensar que seguramente dios lo estaba castigando por tratar de hacer que su hermana tuviera esta conversación con ella.



-Podría ser- le dijo par hacerla sentir un poco mejor, dibujandole por un momento una sonrisa en su rostro -pero es poco probable- termino agregando, haciendo que su sonrisa se borrara un poco. Mas no logrando hacerla desaparecer.



Sarah solo ignoro lo ultimo y se puso a lavar los platos y trastos sucios junto con el. Ella no quería despegarse de la idea de tener de nuevo a Alexs consigo. Realmente deseaba desde lo mas profundo de su alma que ella dejara de ser una cazadora.



Sarah no estaba muy acostumbrado a todo ese mundo de los monstruos y cazadores de demonios. Ella avía entrado en todo esto en el momento en el que se caso con su esposo, un cazador de la orden y la razón por la que Alexs y Maxs heredaran esa obligacion al convertirse en unos Redmarks. Sarah lo avía amado y sabia que el hubiera estado de acuerdo con ella de nunca aver dejado que ambos se convirtiera en cazadores de demonios y monstruos si aun estuviera vivo. El siempre le avía dicho que odiaba ese trabajo y que hubiera preferido mil veces que sus hijos llevaron una vida común como la que el nunca tuvo, a dejarlos expuestos a el horrible mundo al que el se enfrentaba.



Desafortunadamente el murió mucho antes de que cualquiera de los dos obtuviera sus poderes, por lo cual no pudo evitar que la orden los "reclutara". Y por desgracia ella solo contaba con el para que eso no pasara. Quisiera aver echo algo para evitarlo, pero la verdad era que al ser los dos niños con altos niveles psiquicos y de percepción de lo sobrenatural, eran mas propenso a ser atacados por demonios hu otras criaturas y solo su padre pudo aver sido el que los defendiera ante una situación como esa. Pero desafortunadamente al ya no estar el presente, no le quedaba de otra que dejar que la orden los entrenara, para que estos puedan aprender a defenderse por si mismo.



Sarah sabia muy bien que al entrar ambos a ese mundo, avían perdido todo posibilidad de llevar una vida normal y dejar lo que ya se les había sido impuesto. Pero aun así ella aun deseaba poder recuperar a Alexs de la orden. Primero avía perdido a Maxs cuando el obtuvo sus poderes y empezó a acostumbrarse a esa vida, pero por lo menos quería recuperarla a ella y no dejar que se sumergiera mas en eso. Ya que la preocupación constante de que algo malo pudiera pasarle a los dos, era una carga que nunca avía podido quitarse de los hombros.













.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.













30 Minutos mas tarde en la tienda de abarrote, Alexs ya estaba saliendo de ella con todos los víveres que le avían pedido que comprara y con la noche mas tranquila sobre ella.



-¡Adios!- le grito Alexs a el vendedor antes de irse.



-Vuelve mañana Alexs- le contesto viendo como esta se alejaba.



-(Sera mejor que vuelva pronto a casa, estas calles se vuelven muy peligrosas por la noche)- pensó mientras corría de vuelta a su hogar.



No era que tuviera miedo a que un ladro le apareciera, ella podría encargarse facilmente de problemas como esos. Pero nunca estaba de mas evitar meterse en problemas por tentar a la suerte.



Iba tardar un poco en volver así que para matar el tiempo trato de recordar lo que avía comprado y pensar que estaría pensado su madre para cocinar mañana. Su memoria le decía que llevaba dos kilos de harina en paquete, seis huevos, un extracto de tomate, dos caldos de gallina y laurel suelto. Además de aver pasado por la verdulería a comprar 1kg de tomate, un ajo, un 1kg mas de cebolla y pimienta que también vendían ahí.



Con todo eso adivinaba facilmente que estaba planeando cocinar unos fideos caseros con salsa y laurel. De solo pensarlo se le hacia agua a la boca mientras sonreía, esa era su comida favorita. Ahora se preguntaba si su madre la estaba queriendo consentir por algo.



Iba muy metida en sus pensamientos mientras corría sin prestarle atención a nada mas, hasta que de pronto detecta algo que la hizo detenerse. Debido a su sentido del olfato mas desarrollado que el de otras personas gracias a sus poderes, empezó a captar un olor raro en el aire. Bueno, en realidad no era tan raro para ella. Eso olor, le era inconfundible, olia a.......... "sangre".



Avía un olor leve a sangre en el ambiente. La verdad es que podría ser cualquier cosa, pero ese olor llamo su atención y casi por instinto se puso a seguirlo lentamente oliendo el aire, tratando de no perder su rastro.



Odiaba hacer esto de perro sabueso ya que le daba mucha verguenza que alguien pudiera llegar a verla así. Pero la verdad necesitaba saber a que se debía eso olor para poder quedarse mas tranquila.



Por el momento solo daba las gracias de que no hubiera nadie cerca viéndola hacer eso y siguió caminando guiándose por el olor. Camino por unas cuantas cuadras, ocho si no las avía contado mal hasta llegar a una obra en construccion.



-(El olor viene de acá, espero que no sea lo que estoy pensando)- pensó mirando el lugar, ante de dejar sus compras a un lado de la entrada de el sitio y entrar a la construccion.



Poniéndose a seguir ese olor, comenzó a entrar a un pasillo oscuro donde este aroma a sangre se hacia mas fuerte que antes, lo que ya estaba comenzando a preocuparle. Ese olor estaba empezando a impregnar todo el lugar, lo cual le daba una mala espina.



Entonces en lo que seguía avanzando, visualizo a lo que se debía ese olor haciendo que se detuviera. No pudo evitar taparse la boca y poner cara de nauseas ante lo que se mostraba frente a sus ojos.



En lo mas oscuro de el pasillo, al final de este y en un rincón, yacía lo que anteriormente pudo aber sido un cuerpo humano. Mas ahora no era mas que carne degollada esparcida por todos lados, con sangre y intestinos regando la mayor parte de el piso.



En lo que aun quedaba de su cara y torso, se podía ver las marcas de zarpazos y mordidas de tal magnitud que hasta avían dejado el hueso expuesto afuera de la piel. Era una escena grotesca, que a cualquiera podría desmayar de la impresión, mas Alexs solo experimentaba una leve sensacion de nauseas al ver lo que tenia en frente. Ya sea por fortuna o por desgracia, ella ya avía visto barias escenas como estas antes, haciendo que al final se terminara semiacostumbrando ante tales sucesos.



Aveces le impresionaba cuanto podía soportar ver este tipo de cosas. Mas aun no podía evitar sentirse mal al verlas. Entonces siendo casi su trabajo examinar la escena del crimen para ver que avía sucedió, se acerco a lo que quedaba de el cadáver y lo examino. Este aun permanencia fresco, no pudo pasar mucho tiempo desde que le hicieran esto.



-Dios, no pudo aver sido otra persona. Por las marcas que tiene pareciera que lo ataco un animal- dedujo analizando detenidamente lo que quedaba de el sujeto.



En eso de repente mientras se acercaba un poco mas a el para revisarlo mas de cerca, un rugido como el de un animal salvaje llamo de inmediato su atención, haciendo que se diera la vuelta. Apenas y llego a notarlo, pero de entremedio de la sombra salio rápidamente un demonio alado, dirigiéndose directamente hacia ella.



-¡¿Pero que....?!- exclamó de la sorpresa sin poder terminar lo que iba a decir, mientras saltaba rápidamente unos dos metros en el aire haciendo que el demonio le pasara por debajo.



Este pasando de largo, comenzó a levantar vuelo de nuevo antes de que golpeara contra la pared. Alexs al verlo, no lo noto en un principio, solo lo vio enojada por estar casi apunto de ser cortada por la espalada con sus patas, pero después fijándose un poco mejor en el, se quedo anonadada. Y era que este era idéntico a los dos que ella y Erik avían eliminado esta mañana en aquella bodega abandonada. Tenia el mismo tamaño y la misma forma, cosa que era rara ya que no muchos compartían el mismo diseño y similitudes.



En eso el demonio elevándose, se poso sobre una viga de acero de la construcción, al lado de lo que paresia ser la sombra de una espeluznante hombre sonriendo, que la veía fijamente mientras el demonio se acomodaba en su lugar.



Alexs al ver esto se quedo un poco sorprendida, por lo que ella sabia y ya avía visto, estas criaturas jamas socializaban con humanos. Aun que estos estuvieran infectados por la misma oscuridad que ellas, estas jamas sorbían a otros seres que no sean de su raza, lo cual hacia que esto le pareciera extraño. Mas no tanto, ya que era costumbre en la vida de un cazador encontrarse con cosas nuevas todo el tiempo.



En eso nota como la figura misteriosa de aquel hombre la veía fijamente, incomodandose en el su lugar y preguntándose que era lo que estaba pensando.



-(¡Mmmhh.......una cazadora!)- pensó el sujeto sujetandose la barbilla y relajando un poco la sonrisa.



-¡¿Quien eres tu?!- le grito Alexs ya molesta por tanta tensión en el aire en lo que hacia contacto visual con el.



El tipo sin contestarle, extendió la mano hacia ella y sorprendentemente hizo que una gran cantidad de demonios alados salieran desde su espalda y se dirigieran directamente hacia ella a atacarla.



En eso Alexs, aun que sorprendido por este ataque tan peculiar, reaccionando rápido y se puso a esquivarlos velozmente, mientras que tan solo usando su fuerza física derribaba a algunos a golpe limpio.



Era increíble cuantos de estas alimañas avían por todas partes, la rodeaban por completo, tanto que un punto se le hizo muy difícil seguir esquivandolos. Así que sin quedarle de otra se puso a enfrentarlos de frente sin nada que la ayudara a protegerse de su garras. Mas a ella esto no le importo, estaba acostumbrada a correr con desventaja en la mayoría de los casos.



Al abalanzarse un demonio de frente, esta a una velocidad impresionante, lo tomo de la cabeza y con una increíble fuerza logro arrancasela de el cuerpo de un solo jalón, como si de un muñeco de trapo se tratase, abriendo una fuente de sangre en el cuello. Luego otro mas trato de atacarla por la espalda intentando cortarla con sus garras, pero ella percatándose de esto, dio un giro rápido en su propio eje y le atravesó el pecho con el brazo recto como una lanza, matándolo al instante y dejándolo caer.



Después de eso se abalanzaron cuatro mas en distintas direcciones, pero ella poniéndose en guardia, se puso a esquivarlos de nuevo mientras despedazaba a los que le seguían llegando, como si estos no estuviesen hechos de algo mas fuerte que tela para muñecas.



La escena era tan fuerte que algunos demonios dudaban en atacar al ver lo fácil que ella podía descuartizar a los suyos tan solo usando sus manos desnudas. En verdad Alexs en eso momento parecía todo menos humana, tanto que hasta eso mismos demonios le tenían miedo.



Pero aun así estos, al estar siendo vigilados por su amo allá arriba posado en las sombras, no tuvieron de otra que seguir atacándola, hasta que su mayoría numérica comenzará a hacer que esta fuera sobrecogida por la gran cantidad que la atacaban y perdiera el ritmo en algún momento. Dejando que les sea fácil acabar con ella.



Mas esto no parecía estar cerca de suceder. Alexs estaba tan concentrada en lo que estaba haciendo, que nisiquiera se daba cuenta de lo mucho que le tomaría eliminarlos a todos. Mientras se bañaba en la sangre de estos, que se le termina salpicando cada ves que mataba a uno.



De solo estar cerca de ella se podía sentir su aura asesina.



Cualquiera se asustaría al verla en ese estado casi tan perdido de ella misma. Mas el sujeto en la sombra, solo sonreía mas anchamente mientras veía como ella despedazaba a sus demonios. Sin importarle en lo mas mínimo a cuantos avía perdido ya.



De echo, algo en esto era raro, no avía una manera de explicarlo bien, pero parecía que algunos de sus demonios eran controlados tan solo por su mirada. Caso que Alexs prestándole atención por un momento pudo notar, cosa que también casi y la desconcentro de su pelea contra esas plaga de murciélagos mutantes.



Era la primera ves que ella veía algo así, esto no estaba dentro de su rango de experiencia.



Mas decidiendo encargarse de el mas tarde, en cuanto allá acabado con esos demonios que no la dejaban de molestarla, se concentro en exterminarlos primero dejando de prestarle atención.



En eso el sujeto comienza a ponerse de pie sobre la viga, mientras aprecia el espectáculo que la joven le brindaba y sonreía dulcemente al ver como ya el numero superior de enemigos a los que se enfrentaba estaban comenzando a agotar poco a poco sus energías. Estaba seguro de que en cualquier momento ya no podría mas, y seria entonces cuando sus demonios tomarían la oportunidad para atacarla todos a la ves.



Estaba tan concentrado viéndola, que no se dio cuenta que desde las sobras el también estaba siendo observado. Alguien mas estaba en el lugar, oculto en la oscuridad como un depredador asechando a su presa. Por la silueta que se veía através de las sobras, se notaba que era tro demonio. Pero no como los que estaban abajo peleando con Alexs. No, este era diferente.



Este tenia las proporciones y tamaño de un humano normal. Mas tenia los rasgos típicos de un demonio, un enorme par de las de murciélagos, una cola demoniaca con punta de flecha, garras en sus manos y pies, orejas en punta y dos cuernos que salían de sus sienes. Estos parecían tener la característica de crecer hacia arriba, para encorvarse de atrás hacia abajo, por detrás de sus orejas.



Entonces en eso, lanzándose hacia el tipo oculto en las sobras sin hacer ningún ruido a una velocidad impresionante. Le propino una tremenda patada en la cabeza, tan potente que casi lo deja inconsciente mandándolo a volar hacia atrás, haciéndolo estrellar contra la otra punta de el edificio en construccion, mientras este otro demonio aterrizaba ileso sobre la viga.



En verdad que esa patada había sido tremendamente fuerte, este al levantarse sentía como si lo hubieran golpeado con una locomotora en lugar de una patada. Si hubiera sido mas fuerte casi y hubiera podido jurar que le arrancaría la cabeza del cuerpo.



En eso se quedo mirando a el demonio que al igual que el era oculto por las sombras y frunció el seño al poder ver su rostro apesar de la oscuridad. Parecía conocerlo y no estaba nada contento de verlo.



-(¡Maravilloso, lo ultimo que me faltaba!)- pensó apretando los dientes, mientras cerraba los puños.



-Longum tempus, non videre "Lancer" (Cuanto tiempo sin verte "Lancer")- le dijo el demonio en "Latín" aun oculto en las sombras.



-No tanto como el que quisiera- le contesto el tipo ahora con el nombre de Lancer.



En lo que decía eso, de repente las nubes que cubrían el cielo nocturno comenzaron a disiparse un poco, haciendo que un poco de la luz de la luna cayera sobre Lancer dejando por fin ver su apariencia.



Increíblemente este parecía un humano completamente normal. Era un tipo de ojos oscuros y cabello semicorto pelirrojo, llegando un poco por encima de los hombros. Llevaba puesto una chaqueta de cuero negro abierta sin magas, que dejaba ver un físico muy bien trabajado, un pantalón de cuero gris, zapatos negros y unas vendas que cubrían su antebrazo derecho. Parecía bastante normal, mas allá de apariencia de delincuente, nadie que no lo hubiera visto hacer lo que hizo hace algunos momentos sospecharía que pudiera ser algo mas que un humano común y corriente.



En eso el demonio aun en la oscuridad, preparo sus garras de la mano derecha y se lanzó contra el tratando de embestirlo a la ves que desgarrarlo con sus garras. Pero Lancer reaccionando rápido ante su ataque, se movió velozmente hacia adelante y le atrapo la mano, a tan solo unos centímetros de casi se las clavara en los costados. Luego rápidamente y aun en movimiento, trato de devolverle el ataque, sacando sorpresivamente cuatro pinchos de acero de sus nudillos y abalanzandole el puño hacia su rostro.



Pero el demonio con unos rápidos reflejos y moviendose aun mas rápido que el, safo en un instante el agarre que Lancer le estaba dando a su muñeca derecha y se lanzó para atrás aleteando hacia adelante, para que el impulso de sus alas lo sacara mas rápido del lugar donde estaba parado. Haciendo así que el puño de Lancer pasara de largo, mientras el aterrizaba ileso con un pie a unos metros mas atrás.



-Maldita escusa de demonio, ¿que es lo que haces aquí?- le pregunto Lancer clavando sus ojos en los de el, mientras guardaba las púas de sus nudillos.



-Gratiae pro delenimentum ("gracias por el cumplido" en latín)- le dijo refiriéndose obviamente por alguna extraña razón a el termino que avía usado para referirse a el -pero no estoy aquí para que me hagas piropos. He estado buscándote a ti y a Sebastihán por toda América. Ahora confiesa ¿donde es que se esconde nuestro "viejo amigo"?- le pregunto serio con una vos gruesa y por fin hablando en español.



-¡He he he he he he! ¿amigo?, no sabia que aun lo seguías considerando de esa manera.



-En algún momento lo fue, y ahora el y tu son mi responsabilidad. Así que dime de una ves donde es que se esconde para que así pueda acabar con ustedes dos de una buena- le contesto sonando aun tan serio y atemorizante con esa gruesa y rasposa voz, mientras levantaba lentamente la mano izquierda apuntandole con el dedo.



-¡Tsk...! ¿y eres tan idiota para creer que te lo diré?- le contesto chasqueando la lengua.



-Je..., ya veo. Entonces esto tendrá que ser por las malas- le dijo tornándose los dedos y preparando sus garras, poniéndose sus brazos hacia los costados y hacia adentro.



Ya dicho esto, el demonio se abalanzó velozmente de un sato hacia adelante como una ráfaga, y trato de cortarlo una ves ya teniéndole lo suficientemente cerca. Pero Lancer sin siquiera inmutarse por esto, se desvaneció de pronto en una nube de humo negro, haciendo que el demonio pasara de largo fallando su ataque. Luego este teniendo sus sentidos aun en alerta, volteo su cabeza a todos lados viendo por fin como Lancer se materializaba de nuevo sobre otra viga de el edificio.



-Te preocupas demasiado por mi, cuando tendrías que preocuparte mas por otra cosa.



-No intentes de distraerme Lancer, no caeré en tus juegos.



-Je je je je je, no lo es. Aun que si no me crees, puede mirar abajo y comprobarlo- le contesto apuntando con su dedo hacia la planta baja.



El demonio aun que desconfiado, bajo su mirada por un momento y vio a que se refería. Allá abajo en la planta inferior, Alexs aun seguía combatiendo contra las decenas de demonios alados que Lancer le avía mandado. Este veía realmente impresionado la manera de pelear de la chica, por mas que lo miraba no podía creer que los estuviera despedazando con tan solo sus propias manos. Podía darse cuenta de la aterradora fuerza sobre humana que tenia la pelirroja, pero aun así apesar de eso también noto que estaba respirando muy agitadamente, eran demasiados para ella sola y podían intuir con facilidad que si no recibía ayuda pronto, no lardaría mucho en ser superada por los demonios, teniéndola fácil estos para poder matarla.



-Es muy buena peleando, ¿no crees?- le pregunto viendo como le arrancaba el ala a uno y la usaba para golpear a otro, mandándolo a volar hacia atrás derribando a otros tres en su camino. La verdad a el también le sorprendía ver la capacidad física de Alexs, por lo general un humano normal no hubiera podido durar ni un minuto contra uno solo de sus demonios si tenia que luchar a manos desnudas. Aunque obviamente a ella no podía clasificarse como alguien "normal" -¿pero cuanto mas crees que pueda resistir contra mis demonios?- le pregunto arrogante.



El demonio mirando hacia abajo, se quedo pensativo fijando su vista en Alexs sin siquiera darle la menor atención a Lancer. En sus ojos se veía una rara expreción, como si se hubiera topado con un sentimiento ya encontrado en esta situación.



-Es stupri Lancer ("eres un maldito Lancer")- le respondió en Latín sin quitar los ojos del lugar donde Alexs peleaba. Preguntas y respuestas del examen de manejo dmv de Nebraska 2022

En eso y sin vacilar, por alguna razón dio un rápido salto hacia abajo y se fue directo hacia ella a ayudar antes de que sea superada por esos demonios alados. Mientras Lancer, solo se quedo ahí arriba mirando todo el espectáculo.



-Lo sabia- exclamó dando un salto en el aire, haciendo que una sombra de alas saliera de su espalda y usándolas para salir volando rápido de el lugar.



En su opinión ya no necesitaba quedarse, avía tenido suficiente diversión por una noche y mañana tenia cosas importantes que atender. Así que solo iba a dejar a sus demonios encargarse de ellos por ahora.



Mientras tanto abajo, Alexs llevaba la pelea como podía, si bien aun le estaba dando una paliza a los demonios que se le avanzaban, el constante ataque de esas plagas sumado a que no le daban un minuto de respiro, estaban haciendo que en verdad se le agotaran casi todas su fuerzas para seguir. Ya no sabia cuanto mas iba a poder durar contra tantos de ellos.



En eso uno de esos demonios viniendole por delante trato de cortarla usando las garras de sus "manos". Pero ella aun teniendo las suficientes fuerzas para defenderse, le dio rápido un gancho a la mandíbula, mandándolo a volar hacia atrás. Luego otro viniendole por detrás intento de rasguñarla también con sus patas, pero Alexs dandose cuenta a tiempo de esto, dio un giro sobre su propio eje y le dio una tremenda patada en la nuca, enterrándole su cabeza en el suelo. Después dos mas tomándola por sorpresa, la agarraron de pronto de los brazos con las garras de sus patas, tratando de retenerla para que los demás demonios pudieran matarla atacándola al mismo tiempo.



Pero ella en eso, haciendo uso de todas su fuerzas, hizo fuerza con sus brazos y los golpeo a ambos entresí, haciendo que la soltaran. Luego dándose prisa, se puso a dar saltos hacia atrás dando giros, esquivando rápidamente a los demás demonios antes de que la cortaran con las garras de sus manos.



Algunos pasando de largo, se golpearon entresí y cayeron de lleno al suelo. Los demás que avía quedado en vuelo, se unieron en en picada dirigiéndose directo contra ella.



Sus intentos les decían que aun ni así podrían llegar a matarla, pero por lo menos algún daño le iban a causar usando esta estrategia. Al notar esto, Alexs se detuvo para hacerle de frente a todos mientras veía como estos se le acercaban a toda velocidad.



Ella tenia la misma idea en mente y sabia que lo que podría llegar a continuación podría dolerle. Mas aun así, no se midió para plantearles cara y se les quedo parada ahí esperando a que le llegaran. Pero entonces, de repente y sin aviso, el demonio que avía estado peleando contra Lancer, callo frente a ella y de espaldas, cubriéndola de el ataque a venir.



En eso entonces, extendió sus enormes alas hacia los lados y batiendolas con fuerza hacia adelante, hizo que esto se detuvieran al sentir la gran ráfaga de aire que los golpeaba y no los dejaba avanzar.



Al detenerse, estas criaturas no pudieron evitar ver directo a los ojos de su contraparte mas grande, haciendo que sus instintos de autopreservación se disparasen. El terror que sintieron fue instantáneo, tanto que se avían quedado paralizadas volando en un solo lugar.



En eso el demonio notando esta reacción, no perdió el tiempo y siguió con el ataque. De pronto he increíblemente hizo que esas mismas alas con las que los avía detenido, se transformaron en uno enormes pinchos, conformados tan solamente por la primera fila de huesos de sus alas. Acto seguido, comenzó a mover estos a una increíble velocidad hacia los demonios, atravesándolos, cortándolos y desposándolos en tan solo un instante, haciendo otro baño de sangre morada y oscura callera por todo el lugar.



Alexs al ver esto se quedo sorprendida fijando su vista sobre el demonio que tenia en frente de ella. La oscuridad de la noche aun no le permita ver bien su rostro, pero podía notar facilmente los intensos ojos amarillos que posaban sobre esta y con los que seguía mirando a los demás demonios alados que aun quedaban y se estaban preparando para volver a atacar.



Por un momento ella intento ponerse en guardia para ir directo contra ellos, pero ese demonio cuya cara aun no se veía, la paro poniéndole la mano mientras aun estaba de espaldas a ella, dejándola aun mas confundida. No entendía que rayos estaba pasando, y por que ese demonio la estaba defendiendo.



En eso los demás demonios alados que aun estaban en el suelo, recuperandose de los golpes que les avía dado Alexs (que si bien fueron fuertes en su caso no fueron mortales) comenzaron a levantarse y unieron a los demas en vuelo; que se fueron en picada contra los dos sin intenciones de parar esta ves. Pero entonces el demonio que protegía a Alexs, batiendo sus alas para impulsarse, salio disparado hacia adelante contra ellos, dispuesto a acabarlos de una ves.



Alexs apenas y llego a notarlo bien, pero este antes de salir escopetado a toda velocidad hacia todos ellos, preparo sus garras y se puso a dar zarpazos apenas y los tuvo lo bastante cerca. Su velocidad fue practicamente deslumbrante, casi imposibles de detectar, en un abrir y cerrar los ojos ya los había cortado a todos con sus garras salpicandose las manos con sangre morada y pegajosa.



Practicamente se avía movido tan rápido que dejo una nube de polvo a todo su alrededor.



Ante esto Alexs automaticamente se cubrió los ojos para que el polvo no entrara en ellos. Debido a esto no pudo llegar a ver a ese demonio de nuevo, si no es hasta que la nube por fin se disperso dejándole ver solo la silueta de su inesperada caballería.



Este aun estaba cubierto por las sombras, por lo cual Alexs no podía siquiera llegar a verle la cara. Era frustrante, pero como si el cielo hubiera  querido que por lo menos ella no se quedara con esa intriga, la luz de la luna por fin comenzó a meterse por entremedio las nubes, cayendo justo sobre el demonio y dejando al fin ver todo su apariencia.



Cabe decir que la sorpresa de Alexs fue enorme cuando lo vio. Este....... lucia también practicamente como un humano. Ha excepción por los rasgos ya mencionados antes, como su cola, cuernos, garras y alas. Era practicamente humano, o humanoide.



No era muy grande, lucia como un chico de 17 o 18 años, tanto en estatura como en aspecto. Tenia el cabello corto blanco con algunas puntas anaranjadas, ojos amarillos y unos colmillos bastantes crecidos. Llevaba puesto un enorme arete en la oreja izquierda y vestía solamente un pantalón blanco, dejando ver que tenia un físico muy bien trabajado, como el de un atleta. Además de una gran cicatriz debajo de la caja torácica.



Pero lo que mas llamo su atención fueron dos cosas. Una eran esas mascas que tenia en su brazo izquierdo, se parecían un tanto a las suyas, solo era que estas eran de color negro y llevaban un patrón distinto. Y la segunda era lo que usaba en su cuello, algo que jamas debería estar en un demonio y le sorprendida mucho el verlo.



Ese demonio llevaba en su cuello nada mas y nada menos que un "rosario" de madera blanca con perlas del mismo material. Esto fue lo que mas término de sacarla de sus pensamientos.



Además de no entender como era posible que un ser de las tinieblas usara eso sin siquiera lanzar un chillido por su piel quemandose. Tampoco entendía el por que este la avía ayudado contra esos demonios.



-¿Quien...... eres tu?- le pregunto seria poniéndose en guardia por si su inesperado "apoyo" resultaba no ser tan amistoso.



Aunque este la había ayudado acabar con los otros demonios, ella no confiaba ni en lo mas mínimo en los de su especie. No podía tomarse siquiera la libertad de bajar la guardia en frente de uno.



Después de todo, los demonios solo tenían oscuridad en sus corazones, sin mencionar que muchos ayudaban a los humanos solo para luego utilizarlos a su antojo. El podría no ser la excepción a esa regla y ella terminar mal librada de esta situación.



Pero entonces el demonio sin siquiera contestarle y mientras la miraba a los ojos, comenzó a batir sus alas y se fue volando sin decir una palabra, dejándola sola allá abajo con las palabras en la boca.



Alexs ante esto, se le quedo viendo mientras se iba y chasqueo la lengua de la frustración que sentía de no poder enterarse de nada. Todo lo que avía visto en los últimos minutos la avía dejado muy confundida. Avía demasiadas cosas raras. Y ese demonio, sumado a el tipo en las sombras que apenas y avía logrado ver, estaban ya fuera de lo que ella estaba acostumbrada a ver.



Tenia un nido de preguntas en la cabeza que quería que alguien se las contestara. Era molesto, pero viendo al su alrededor y notando el desastre de cuerpos demoniacos desmembrado. Además de lamentable estado su ropa (o sea cubierta de sangre y suciedad) por la pelea. Decidio dejar las cosas así por ahora y poner a limpiar ese desastre, para después irse a su casa y darse una buena ducha.



Eso Avió de tardar unos 30 minutos en reunir a todos los cuerpos (o restos de estos) y amontonarlos en una enorme pila de ellos. Después ya terminando con la "recolección", saco de su bolsillo un pequeño frasquito de Diaboron y se los esparció por encima, haciendo que estos comenzaran a quemarse.



Aun así apesar de su decisión, es su cabeza no podían dejar pasara las imagenes de lo que había presenciado. Le paresia aber visto las marcas de ese demonio en algún lado antes, pero no podía recordar donde ni cuando. Las preguntas no le paraban de llegar a su bella cabecita.



Siendo "¿quien diablos era ese demonio?" la que mas sonaba en este momento.



Mas solo de pesar en las posible respuestas, hacia que esta le doliera y quisiera descansar. Así que tratando de olvidarse del tema momentaneamente, se dirigió a su casa y trataría de descasar, mientras dejaba atrás en las sombras a esos demonios quemandose en esa especie de hoguera improvisada.



Ya mañana iba a indagar sobre el tema a profundidad, por ahora solo iba descansar de toda esta repentina pelea en la que se avía metido mientras consultaba sus preguntas con la almohada.

 

 

End Notes:

A toda la gente qu

Blackmarks: Devon el Chico Demonio by Donovan

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20