Beyblade: Nuevos comienzos by Mel77able

Fanfics en Español El sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

  Beyblade: Nuevos comienzos by Mel77able
Summary:

Este es un fanfic un poco diferente a los otros que haya leído. Quiero advertir que no se van a encontrar con bestias bit, ya que quiero darle otro sentido a la historia.Quiero ponerle mi toque personal de acción, aventura, drama y una parte muy importante para mí que es un mensaje de vida.

Lo que me gusta de beyblade es la personalidad de los personajes, en especial la de Kai, me parece que es un personaje que se presta para que uno eche a volar la imaginación e invente situaciones interesantes. Por eso no quiero quitarle crédito al nombre original de la serie. Así que quise aprovecharme de estos personajes para crear una historia. Estoy clara que los personajes no me pertenecen.

Bueno... espero que les guste esta propuesta y que sea de provecho para todos. =D

 



Categories: ANIME/MANGA, BEYBLADE Characters: Ninguno

Generos: Accion/Aventura, Romance

Advertencias: Muerte de un personaje

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 61 Completed: No Word count: 137515 Read: 12585 Published: 12/07/2012 Updated: 20/10/2013
Summary:

Este es un fanfic un poco diferente a los otros que haya leído. Quiero advertir que no se van a encontrar con bestias bit, ya que quiero darle otro sentido a la historia.Quiero ponerle mi toque personal de acción, aventura, drama y una parte muy importante para mí que es un mensaje de vida.

Lo que me gusta de beyblade es la personalidad de los personajes, en especial la de Kai, me parece que es un personaje que se presta para que uno eche a volar la imaginación e invente situaciones interesantes. Por eso no quiero quitarle crédito al nombre original de la serie. Así que quise aprovecharme de estos personajes para crear una historia. Estoy clara que los personajes no me pertenecen.

Bueno... espero que les guste esta propuesta y que sea de provecho para todos. =D

 



Categories: ANIME/MANGA, BEYBLADE Characters: Ninguno

Generos: Accion/Aventura, Romance

Advertencias: Muerte de un personaje

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 61 Completed: No Word count: 137515 Read: 12585 Published: 12/07/2012 Updated: 20/10/2013 Capítulo 1- Ansiosa espera by Mel77able

Capítulo 1- Ansiosa espera

- Todo está listo señora, partiremos en quince minutos. El señor Dickenson nos estará esperando en el aeropuerto junto con Hillary.

- Excelente, ¿sabes cómo recibieron los muchachos la noticia?

- Mmm no estoy muy seguro... quizás les sorprendió un poco...

- Ja ja... ya quiero ver sus caras cuando al fin vean la sorpresa... Que tengas buen viaje Hiro.

- Gracias, hasta pronto.

Hiro colgó el teléfono de manera silenciosa, tenía una sonrisa a medio lado en su rostro relajado. Estaba feliz de que volvería a Inglaterra. Hace mucho que no visitaba ese país. Miró por la ventana y suspiró mientras tomó el equipaje negro que tenía a sus pies. Miró su reloj y salió del salón que se encontraba nítidamente decorado. Si todo salía como lo planeó, no volvería a habitar ese cómodo salón en un año. Cerró la puerta suavemente, como su forma de ser, tranquila y amable.

Mientras tanto, ya en Inglaterra se encontraban tres chicos un tanto desesperados. Uno de ellos no paraba de mirar su reloj.

- ¡Aaah, no puedo esperar más! Quiero saber quienes son.

- Tyson, siempre eres tan impaciente. - Max trataba de calmar los nervios de Tyson sin darse cuenta que los suyos provocaban que derramara el refresco que tenía en su mano.

-Jajaja... amigos creo que a todos nos traiciona la emoción de saber que volveremos a ver a nuestros amigos después de 5 años.- Les dijo Kenny, quien ya había devorado todo el café que le darían a los visitantes -

- ¿Qué dices Jefe?- le replicó Tayson - ni siquiera sabemos quienes vendrán... no tenemos idea de qué nos encontraremos acá. Ni siquiera sabemos que haremos, sólo aceptamos a ciegas la invitación del señor Dickenson y la mamá de Max.

Los muchachos tenían sufientes motivos para sentirse ansiosos. Tyson, Max y Kenny habían estado estudiando y entrenando muy duro. Hiro se había vuelto socio del señor Dickenson junto con Judy. Inglaterra sería el lugar de reunión para comenzar un año de Bey Batallas. Sin embargo, hace tiempo estos tres muchachos no sabían nada de Kai y de Ray sus amigos. Así que la esperanza de volver a formar el viejo equipo era latente, pero el señor Dickenson no les habia prometido que sería así; más bien, la duda los invadía ya que él alegó a "una sorpresa esperando en Inglaterra". Lo que sí les era seguro sería volver a combatir en Bey estadios mundiales, la locura del Beyblade estaba de vuelta. La industria dormida del Beyblade revivía los animos de todos en aquel dormitorio de hotel en Londres.

- Hola Hillary, Hiro está por llegar. No tardará más de diez minutos. Llegará antes de Ryan, Kai y Er.

- Entiendo Judy, ellos no saben nada aún. El señor Dickenson dijo que deberiamos ver sus rostros...

- Lo sé... no es lo que se esperan. Agradezco tu fiel ayuda.

Hillary guardó en su bolso su teléfono, su corazón también estaba alerta apesar de conocer el plan de Hiro, Dickenson y Judy. Había sido su complice en este tiempo, los años en Inglaterra la habían hecho madurar, aunque conservaba esa personalidad mandona e independiente. Una sonrisa aparecía en su rostro al recordar aquellas manías que solía tener su equipo, cuando recordó a Tyson no pudo evitar gruñir... pero luego sonrió de nuevo. "Cómo me costaba tolerarlo" se dijo a sí misma.

- Hillary - le dijo el señor Dickenson, que estaba en el asiento de al lado en la limusina- allá están nuestros invitados - le dijo señalando a un grupo que desendía de las escaleras de un avión.

- ¡Oh, genial!- no pudo contenerse, abrió la puerta del vehículo antes de que el chofer lograra detenerse. Corrió a toda velocidad a encontrarse con Hiro y quienes venían con el.- ¡Por aquí! - les gritaba mientras agitaba su mano.

- Jajaja- Dickenson se sostenía su barriga al ver a Hillary tan emocionada, la particular risa del señor bonachón hacía el que el chofer se sonriera también.

Hiro y sus acompañantes divisaron a Hillary entre la multitud de ocupados viajeros. Giro, así como Hillary sabían que era el principio de muchas aventuras, no obviaban las dificultades que vendrían, pero valdría el esfuerzo soportarlas.

- Hola, bienvenidos a Inglaterra. Los muchachos están esperando.

End Notes:

Los comentarios son muy valiosos!!

End Notes:

Los comentarios son muy valiosos!!

Regresar al índiceCapítulo 2 - Más visitantes... by Mel77able

Capítulo 2 - Más visitantes...

Tyson, Max y Kenny se habían trasladado al salón de reunión como se los pidió el señor Dickenson, exclusivamente reservado para aquel esperado encuentro. Una amplia mesa redonda estaba en el centro del lugar. Los muchachos permanecían sentados, el constante tecleo de Kenny en su computadora parecía poner nervioso a Tyson, más de lo que ya estaba. Antes de que Tyson pudiera recriminarle algo a Kenny, la puerta se abrió lentamente, el molesto tecleo se detuvo y los ojos de los muchachos se abrieron en una misma expresión de asombro al ver entrar a los cinco visitantes.

- Hola chicos, hace mucho tiempo que no nos vemos.

- Hi.. Hilary… tu … - balbuceó Tyson. Había estado pensando en dar una calurosa bienvenida cuando en persona se encontrara con sus viejos amigos, pero le sorprendió observar lo bien que lucía su vieja amiga. Su atuendo era sencillo: una enagua de paletones negra a media pierna y una blusa color cielo, y sus zapatos de tacón alto le daban un toque más femenino a la chica.

- Jaja los extrañé mucho. – les dijo ella guiñando un ojo.

- Vemos que has crecido mucho Hilary, jaja ¡que bueno verte! – le dijo Kenny.

- Jaja ¡Jefe! Otra vez nos encontramos – dijo Hilary con su voz entrecortada de la emoción.

- Vamos Tyson, no te quedes ahí paralizado, ven y abraza a tu hermano mayor. – dijo Hiro mientras entraba.

- ¡Hiro! – gritaron los muchachos a un solo coro.

Hiro y Tyson se abrazaron emotivamente, Hiro había estada en Rusia desde hacía cuatro años y sólo se comunicaban por teléfono o a través de la red. Intercambios de saludos y sonrisas se escuchaban. El señor Dickenson, quien esa mañana se había reunido de primero con los muchachos, sonreía satisfactoriamente mientras tomaba un asiento en la mesa. Pero detrás de Hiro, dos personas permanecían un tanto tímidas sosteniendo sus equipajes y mirando la escena, así que Dickenson les hizo una señal para que tomaran asiento a su lado.

Luego de los eufóricos saludos, los chicos se sentaron a la mesa al ser invitados por Dickenson. La curiosidad ya de por sí invadía a los tres muchachos al notar a quienes acompañaban a Hiro, así que, por un instante, guardaron silencio y fijaron la mirada en ellas.

- Hola, mi nombre es Tyson, supongo que ya me conocían.

- Jaja, tu no has cambiado en nada… hermanito.

- Ush… - murmuró Hilary al ver la reacción extrovertida de Tyson.

- Chicos, se preguntaran quienes son, les presento a las señoritas Roxie Kale y Alana Stróganov. Ambas son de las mejores estudiantes de Hiro en Rusia. Chicas, ellos son Max, Kenny y, por supuesto, Tyson quien ya se ocupó en darse a conocer… jeje. – Rió Dickenson.

- Es un gusto conocerlas – dijo Max

- Hola, y bienvenidas a Inglaterra. – dijo Kenny.

- El gusto es nuestro, hemos escuchado muchas historias de ustedes y la verdad es un honor poder conocerlos. – Alana era una joven no mayor de veintidós años. Tenía un rostro muy bello, sus ojos eran azules y su cabellera rubia, con algunos destellos más dorados que otros, que le llegaba a la cintura. Portaba un lindo sombrero blanco y un vestido a media pierna de color celeste pastel, y unos botines de color café que combinaban perfectamente. Daba la impresión de ser bastante amigable y serena. No se parecía a ninguna Bey luchadora que hubieran conocido antes.

- Sí, muchas historias. Y claro Tyson, tu hermano nos ha hablado mucho de ti. Nos ha contado cosas de cuando eras tan solo un bebé. – Respondió Roxie con una sonrisa. Ella era una chica muy vigorosa. Portaba un pantalón cargo gris y botas negras, con un abrigo corto de color blanco. Su cabello era negro, el cual llevaba recogido en una cola; sus ojos mostraban un vivaz brillo pero a la vez eran profundos y decididos.- Estoy muy emocionada…

- Se preguntarán también qué hacen ellas acá. – Continuó Hiro - Como bien el señor Dickenson les comentó, nuestra federación junto con la otra federación más importante del mundo del Beyblade hemos decidido arrancar con los campeonatos regionales para prepararnos para un gran campeonato mundial, así que estamos reclutando a los mejores Bey luchadores de cada federación. Esta vez nuestra federación conformará dos equipos principales, y ellas serán parte de esos equipos junto con ustedes. Pero… venimos realmente hambrientos y tenemos mucho que contarnos ¿no creen? Así que ¿por qué no comemos mientras esperamos a los otros?..

Tyson, Max y Kenny lucían un poco confundidos, querían saber más acerca de lo que Hiro les acababa de decir, tenían muchas preguntas que hacer. Pero al mismo tiempo querían compartir tiempo con sus amigos, así que asintieron a la propuesta de Hiro.

- Claro que sí hermano, la verdad yo también tengo mucha hambre. Pero antes de comer sólo quiero que me respondas algo que tengo duda… - Tyson se había estado preguntando, al igual que sus otros dos amigos, si Ray, Daichi y Kai se harían presentes, después de todo, ellos eran los BladeBreakers. Pero Hilary se adelantó.

- Espera Tyson, eso es parte de lo que más adelante les diremos…

- Nooo… ¿por qué esperar más?

- Ya cálmate Tyson, Hiro tiene razón, ellos están agotados del viaje y las señoritas necesitan descansar.- Replicó Max guiñando ojo a las chicas, lo que las sonrojó un poco.

- Oh de acuerdo… - dijo en tono resignado.

Después de uno deliciosos bocadillos, los viejos amigos compartieron sus experiencias mientras estuvieron en países distintos, la conversación era bastante amena. Roxie y Alana escuchaban sus historias y de vez en cuando se miraban cuando Tyson alardeaba de sus logros pasados. Hilary les contaba cuanto aprendía al lado de Judy, cuando de repente recordó…

- Son casi las siete y media, ellos están por llegar.

- ¿Quiénes ellos? – preguntó Kenny.

- Es cierto, pensé que mamá vendría con ustedes, pero no fue así…

Subiendo las escaleras del hotel, Kai y dos chicos más junto con Judy se dirigían a toparse con los demás. Kai lucía pensativo, casi no había hablado durante el viaje. En el fondo, no estaba seguro de querer volver a los estadios llenos de eufóricos aficionados. Prefería mantener batallas en la escuela de la federación en Inglaterra, donde había estado viviendo últimamente, y continuar con los estudios ingenieriles y los negocios familiares. Judy notaba la actitud fría e indiferente del chico, sabía que él dudaba pero estaba segura de que la pasión por el BeyBlade que Kai tenía no le permitiría perderse la oportunidad de volver a competir.

- Aquí es. – Dijo Judy. – Justo tiempo. Kai…

- ¿Sí…?

- Me alegra que hayas aceptado, te prometo que no te arrepentirás.- Kai miró a Judy y ella le sonrió. El permanecía serio con sus brazos cruzados.

- Hola a todos, ¡cuanto me alegra verlos! – dijo ella abriendo la puerta del salón, adelantándose al empleado del hotel.

- ¡Mamá!- corrió Max a abrazarla mientras una lágrima caía de los ojos de ambos.

- Extrañaba esos abrazos, hijo.

- Yo también… - dijo Max mientras la tomaba de las manos.

- Kai… me alegra verte, hijo. No estaba seguro de que vendrías, pero tú siempre me sorprendes. – le dijo el señor Dickenson en un tono silencioso pero amable.

- Hmm, es bueno verlo señor. – le respondío Kai con una pequeña sonrisa.

Tyson, Kenny y Max no estaban seguros de cómo saludar Kai. Todos se sentían emocionados de verlo otra vez, le guardaban un profundo aprecio, que no sabían como demostrárselo, por sus mentes pasaban todos aquellos momentos que compartieron y los hicieron crecer y cambiar. Tantas aventuras y problemas así como victorias. La nostalgia empezaba a asomarse en los corazones de los que se conocían antes, aún del mismo Kai. Pero Tyson fue el primero en romper el hielo.

- Hola, viejo amigo. Me preocupó no verte temprano. – le estrechó su mano

- Hola Tyson. Ha pasado mucho tiempo. – le correspondió él.- Jefe, Max, es bueno verlos de nuevo.

- Jeje, gracias Kai – dijo Kenny rascando su cabeza.

- Sí Kai, es genial que estemos todos reunidos otra vez. – agregó Max.

- Kai… – Le extrechó la mano Giro con rostro sereno y serio al igual que Kai.

Mientras terminaban de saludarse, Hilary contempló a Kai, éste la miró por un momento también, ella sabía que Kai estuvo a punto de no acceder. "Quizás la nota que le envié sirvió de algo." – pensaba. Días atrás, la llegada de Kai no estaba confirmada, Hilary sabía lo importante que era para todos contar con Kai, así que había decidido, no sin tener que escribirla una y otra vez hasta escoger las palabras más precisas, enviar una nota a Kai.

"Hola Kai, sé que es extraño que te hable de esta manera pero no respondías el teléfono y de verdad quería que consideraras unirte a la BBA. Tú eres importante en esto, por favor, sé que todos estarán muy felices.

Hilary Tachibana"

Sabía que Kai entendía con pocas palabras. Kai no le sonrió pero tampoco le mostró un mal gesto, neutral como de costumbre. Sin embargo, Hilary se sentía feliz de verlo de nuevo, sonrió, nadie podría saber de su pequeña intervención en la decisión de Kai a menos de que éste lo contara. Volvieron todos a tomar asiento, esta vez sabrían lo que los aclamados Judy, Dickenson y Hiro se traían entre manos. El ambiente despedía ansias. Los nuevos Bey luchadores estaban orgullosos de poder presenciar el encuentro de aquellos grandes competidores que admiraban.

- Mira Alana… - le susurró Roxie al oído – son Er, Ryan y Kai. Esto se pondrá emocionante ¿no crees? Esos tipos no son cualquier aficionado…

End Notes:

=D

End Notes:

=D

Regresar al índiceCapítulo 3- Rivales inesperados by Mel77able

Capítulo 3- Rivales inesperados

- Por fin estamos todos reunidos… – Dijo Dickenson.

- ¿Todos? Pe.. pero… ¿y Ray? – interrumpió Tyson.

- Tyson tiene razón ¿Qué hay de Daichi?

- Bien, les pensábamos dar la noticia después pero era evidente que no esperarían, así que deben saber que ellos no pertenecen más a nuestra federación. – respondió Hiro con un tono decidido.

- ¡¿Qué? – preguntaron a un unísono Max, Kenny y Tyson.

- ¿Cómo puede ser eso? – preguntó Kenny muy intrigado, lo habría esperado más de Kai que de Ray y Daichi.

- Muchachos no se desesperen, todo a su tiempo – los calmó Dickenson – no vamos a ocultarles nada, pero antes queremos presentarles a Ryan y a Er, ellos pertenecen a la escuela de Beyblade de Inglaterra, han peleado constantemente junto a Kai durante sus entrenamientos. Al igual que las señoritas, ellos han alcanzado un alto nivel de combate, convirtiéndoles en perfectos candidatos para formar los nuevos equipos que les hemos mencionado.

A pesar de la mala noticia que les mencionó, los muchachos les dieron la bienvenida a los nuevos con calurosos apretones de mano. Er era de la edad de dieciocho años, tenía el cabello negro peinado con un fleco corto a medio lado y sus ojos eran azules. Parecía un joven amable pero bastante callado. Por su parte, Ryan era castaño, con su cabello un poco largo, amarrado. Su edad no superaba la de Tyson. Se veía muy seguro de sí mismo, tenía una cicatriz al lado de su ojo derecho.

- Sé que les puede extrañar que Daichi y Ray no sean parte de nuestra federación, pero tampoco tenemos claridad de la decisión que tomaron. Debemos respetarles. Nosotros también lo lamentamos mucho. – prosiguió Dickenson.

- No puedo creerlo… - susurró Tyson.

Desde la última competencia que tuvieron como equipo, las Beybatallas mundiales habían cesado. Dos federaciones o ligas habían tomado el liderazgo del deporte del Bayblade, la BBA la cual era dirigida por el señor Dickenson, y la otra era BEGA, la cual había re aparecido de las cenizas con un nuevo dirigente, Alvin Schitz, el cual se había ganado la admiración de muchos al fundar una escuela de entrenamiento, pero extrañamente había retomado el nombre de la mal afamada organización. Ambas organizaciones se ocuparon en pulir lo mejor de los Bey luchadores durante el periodo de inactividad pública. La brecha entre ambas federaciones era evidente, sin embargo; la rivalidad no impedía mezclarse en nuevos campeonatos, al contrario, los volvía más emocionantes. A pesar de ello, los muchachos resentían la escogencia de sus amigos.

- Es hora de que conozcan los equipos. – les anunció Dickenson.

Los ánimos de los muchachos habían disminuido, habían soñado volver a batallar en compañía de Ray y Daichi, sin duda ya no sería lo mismo para ellos. Aún Kai se sentía extrañado por la noticia. Pero el sentimiento dio un pequeño giro al escuchar…

- Tyson, Kenny, Er y Roxie conformarán los BladeBreakers. – al decir esto, Roxie y Tyson se miraron simultáneamente con una expresión de asombro. Al parecer Roxie no parecía estar muy satisfecha con la personalidad de él, minutos atrás le había comentado a Alana lo egocéntrico que pensaba que era - "es un tipo hablador…"- pensaba. – Y por supuesto- continuó Dickenson – el resto conformarán el equipo Stormbladers. Los capitanes serán Tyson y Kai.

- Roxie… no era lo que esperaba – se acercó y le murmuró un poco confundida.

- Lo sé… es… es extraño.

- Tenemos la esperanza que tendremos muy buenos resultados. – agregó Hilary, quien no tardó en percibir la tensión entre sus amigos, quienes esperaban que el grupo original fuera conformado – les dijimos que sería una sorpresa… ¿o no?

- Aw… sí claro, claro que lo es… - dijo Max, quien miró a Kai, que estaba con la cabeza agachada y sus brazos cruzados.- pero es genial.

- Bueno muchachos, será un placer ser su contrincante, Kai, creo que nos volveremos a encontrar en el campo de batalla.

- Así es Tyson… - levantó la cabeza, con una sonrisa de lado.

Alana miró a Kai, le intrigaba su frialdad. No estaba segura de querer mantener una conversación con él. Ryan se acercó a ella.

- Será un placer entrenar con usted señorita Stróganov. – dijo tratando de ser formal con la dama.

- Gracias, puedes llamarme Alana… - dijo en tono gentil. Miró de nuevo a Kai, ahora él la miraba. Alana volvió su mirada y bajó la cabeza. Suspiró. Todo esto sería nuevo para ella.

- Saben, no puedo esperar para nuestro primer entrenamiento como equipo…- Tyson tenían un revuelo de emociones dentro. Sintió como la adrenalina le recorría por su cuerpo, de nuevo experimentaría aquella sensación…pero al mismo tiempo no sabría como reaccionaría al encontrarse en el futuro con Ray y Daichi. Y por supuesto, tendría la posibilidad de combatir con Kai. Por un momento imaginó una batalla con él, como a aquellas que solía tener…

- Bien, supongo que no tengo otra opción pequeñito… - interrumpió Roxie su imaginación mientras le frotaba la cabeza a Tyson como si fuera un niño.

- ¡Oye!...

- Jaja, después de todo no creo que el ex campeón mundial pueda ser tan insoportable…

- Por supuesto que no… a menos que quieras ser mi oponente. – Alardeó Tyson.

La noche caía, cada uno se dirigió a su habitación. Sus mentes no podían dejar de inquirir el nuevo reto que se asomaba. "Capitán otra vez" pensó Tyson arre costado en su cama, sosteniendo su BeyBlade. Mientras tanto, una gabardina negra se ondeaba por el viento solano, Kai observó su Beyblade por unos instantes. Una chica lo había estado viendo desde la ventana de su habitación sin que él pudiera notarlo, "Kai…" susurró ella.

Regresar al índiceCapítulo 4 Inicia el entrenamiento by Mel77able
Author's Notes:

Espero lo disfruten gustando...

Author's Notes:

Espero lo disfruten gustando...

Capítulo 4 Inicia el entrenamiento

Kai aún meditaba en la decisión que había tomado. ¿Sería lo mismo que antes? ¿Por qué lo hacía? Esperaba encontrar las respuestas pronto.

- Hilary, ¿Qué haces ahí? Mañana debemos levantarnos temprano y no has descansado nada. ¿Qué estas mirando?

- Oh... yo… nada importante Judy. Sólo quería relajar mi mente mirando el cielo… je je… ya me iré a dormir… - Hilary respondió con una risa nerviosa. Cerró la cortina y se fue a dormir, o al menos eso esperaba poder hacer.

En la habitación de al lado, la voz de Alana se escuchaba, una tenue luz de lámpara se dejaba ver por la ventana.

- Seremos oponentes, Roxie, a partir de mañana cada una estará concentrada en su entrenamiento. No te volveré a ver hasta dentro de un mes y medio que inicie el primer torneo. No me siento muy cómoda con mi equipo, aunque los chicos son amables… Pero, Kai es un poco extraño… tengo miedo de fallarle a mi equipo.

- ¿Fallarle a tu equipo o a un combatiente como Kai? sabes no tienes la peor parte, no tendrás que lidiar con Tyson. Además Hiro los acompañará en asesorar sus entrenamientos. Debes tener confianza… aaah- bostezó- ya quiero enfrentar a Tyson… a ver si es tan fuerte como dicen..,

- Creo que tienes razón, no todo puede ser malo. Además, entrené mucho antes de venir… Muero de ganas por lanzar mi bey… Roxie … Roxie… oh genial… dormías mientras yo hablaba sola…

Por la mañana, el ruido de los bey chocando entre si no tardó en resonar.

- Er tu lanzamiento es bastante potente, no permitas que se descontrole tu bey. Si tu oponente lo nota puede recibirte con una defensa que te pondría fuera de balance… Roxie es tu turno, lanza tu bey contra el de Er. A la cuenta de un, dos, tres… ¡Let it rip!

Los ya Bladebreakers practicaban sus movimientos con ayuda del guante de control provisional, aún no practicaban el modo virtual, necesitaban evaluar la técnica. El entrenamiento apenas comenzaba.

Por otra parte, Hiro había llevado a los Stormbladers lejos de la ciudad, quería romper el hielo entre ellos. Alana y Max se habían vuelto buenos amigos, Ryan y Kai permanecían callados la mayoría del tiempo. Así que Hiro decidió tomar medidas al respecto.

- Disculpa, has permanecido callado durante todo el camino. Y me es difícil adivinar cual dirección debemos tomar…- dijo Alana tratando de romper el silencio incómodo entre los dos.

- ¿Le temes a la oscuridad?

- Sólo si estoy sin compañía... nunca he entrado a una cueva así. No logro entender por qué Hiro nos pidió que viniéramos a este lugar.

- Precisamente por eso…

- ¿Qué?

- Te quejas mucho. Sólo sígueme. – De repente, en medio de la casi invisibilidad y la humedad que transpiraba aquel especie de pasadizo subterráneo, se escuchó un estruendo como de alguien que se desliza y cae.

- ¡Kai! ¡Kai! ¿estás bien?

- Sí, sólo fue una caída, el terreno es resbaloso, por acá hay un lugar para pasar, pero debes deslizarte. Ten cuidado de caer.

- De acuerdo… - Alana dio un paso tímidamente como para tantear el terreno en el que se encontraba, estaba nerviosa, no podía ver bien hacia donde iba.- ¡ah!.. – gritó mientras se deslizó de la misma manera que lo hizo Kai.

- Lo siento, no había otra manera de pasar.

- Está bien… - dijo algo molesta y tratando de sacudir su ropa.

- Hay luz a la derecha, creo que estamos cerca. – Avanzaron hasta donde la claridad se encontraba, la luz entraba por un agujero.

- Oh, rayos, no es la salida pero… ¡mira!, acá está el banderín amarillo que debemos encontrar cada trescientos metros que avanzamos…

- Hmm, tiene una nota… "Bien hecho, ahora esperen a sus compañeros que deben tomar el mismo camino."- leyó Kai acercando el papel a la luz.

- Genial, eso significa que debemos esperar más… - Alana se comenzó a sentir incómoda.

Kai se acomodó en el suelo hasta que pudo sentarse.

- Tome asiento, señorita Stróganov. No sabemos cuanto van a tardar, y creo que parte del plan de Hiro es que converse con migo. -Alana lo miró extrañada, pero luego se resignó y se sentó tan cerca pero a la vez tan lejos como pudo de Kai. - ¿por qué aceptaste la propuesta de Hiro?

- Mi abuelo me entrenó para ser una Bey luchadora… Era el tiempo de dedicarme a esto.

- Mmm… ya veo… - dijo arrecostandose a la pared con sus manos detrás de la cabeza.

- Y… ¿por qué tu aceptaste? – preguntó un poco tímida.

- Es una buena pregunta… quiero ganar otra vez. – Kai nunca había visto a Alana bey batallando, no sabía que tan buena o mala podía ser, así que quiso probarla, pensaba para sus adentros que era una niña mimada. No creía que fuera capaz de ser mejor que el promedio. Sacó su beyblade y su lanzador, ajustó su control que llevaba puesto de la muñeca a la mitad del brazo. Se puso en pie y señaló a Alana con el lanzador, como desafiándola. Ella comprendió el mensaje. Frunció su ceño y realizó la misma acción de Kai al levantarse. – Hay suficiente espacio y luz, ¿cree que pueda, señorita?

- Siento que me subestimas, Kai… Llámame Alana por favor.

- Como quieras… ¡Let it rip! – casi inmediatamente Alana lanzó su bey que chocó con el de Kai, rebotando y acomodándose en el suelo. Kai no perdió el tiempo y recurrió a atacarla, con un movimiento de su mano adelantó el beyblade hacia el de su oponente. Alana reaccionó lo más rápido que pudo, provocando que el de Kai colisionara con la pared. – Ja… lo esquivaste, pero este te costará más caro.

- No si lo hago primero… - Alana se adelantó, su bey dió un giro de ciento ochenta grados y buscó el de Kai, el cual lo evadió por poco y recogió su bey en el aire.

- Hmm, me sorprendiste.

- ¿Por qué te detuviste? Apenas y comenzábamos. – No hubo respuesta, solo una mirada fija. Escucharon un ruido, eran Max y Ryan, venían por el lado contrario del que ellos entraron. Su misión era sacarlos de ahí.

- Al fin los encontramos, se hace tarde, vamos por acá. Wow, veo que se entretuvieron mientras no estábamos. – Dijo Max al contemplar el bey de Alana que aún giraba en el suelo. Ella extendió su mano para recogerlo.

Mientras salían de aquella especie de túnel, Kai, sin mirar a Alana le dijo:

- Quería saber si tenías agallas. No eres lo que aparentas.

El comentario la molestó.

Regresar al índiceCapítulo 5 La prueba de Hiro by Mel77able

Capítulo 5 La prueba de Hiro

Los Stormbladers seguían avanzando para encontrar la salida de aquel túnel. El camino se había vuelto pesado para todos, debían esforzar la vista para evitar tropezar en el camino resbaloso e irregular. Pudieron haber transcurrido unos quince minutos desde que se encontraron los cuatro. Alana estaba bastante cansada, pero quería disimularlo, no quería mostrar debilidad ante sus compañeros, especialmente a Kai, a quien consideraba duro. Caminaban en fila, Kai iba adelante, seguido por Ryan, Max y de último Alana.

- Ryan y Max, ¿tienen alguna idea de cual es la salida?- preguntó Kai con cierta exigencia.

- Escucho el goteo de agua, nosotros entramos siguiendo una especie de riachuelo que luego se perdía entre las rocas. Sólo avancemos un poco más.

Alana tropezó del cansancio.

- Ah…- gimió por lo bajo.

- Alana ¿estás bien? – se preocupó Max.

- Sí Max solo me resbalé un poco…

Hasta que por fin llegaron y se encontraron con unos peldaños que daban a la salida. De repente escucharon un estruendo de agua que empezó a golpear las paredes de al lado, y de entre las rocas comenzaron a salir chorros de agua cada vez más potentes. Se apresuraron a subir los peldaños pero para su sorpresa, la presión del agua provocó que las rocas empezaran a obstruir la salida, Ryan y Max corrieron a intentar mover las piedras con sus manos.

- ¡Es inútil, si siguen intentando sólo conseguirán lastimarse, debemos encontrar otra salida! Rayos, no puedo creer que Hiro nos enviara acá…

El agua empezaba a empozarse, llenando el lugar donde se encontraban como si fuera un recipiente. Pronto sintieron que le agua les llegaba a la cintura. No podían devolverse, las rocas obstruían el paso. Estaban muy asustados, Kai sentía la responsabilidad de actuar pronto. The Tragic Life Of Fantasia Barrino

- ¡Miren! – señaló Max hacia arriba, débiles rayos de luz se infiltraban por encima de ellos, parecía que la capa de tierra que estaba sobre ellos se estaba desmoronando.

- Genial… la tierra nos caerá encima… ¿Qué clase de lugar es este? ¿Hiro nos quiere matar antes de que compitamos o qué…? – se quejó Ryan.

- Escuchen – dijo Kai en tono autoritario – debemos dejar que el agua suba para que podamos alcanzar la superficie, conforme subamos con el nivel del agua podremos empujar la capa de tierra hacia afuera y saldremos, estamos en una fuente de agua, Hiro lo sabía y espera que salgamos de esta forma.

El agua ya los empezaba a cubrir por completo, sus pies se empezaron a despegar del suelo. Kai miró a Alana, quien hacía esfuerzos por respirar.

- ¡Respiren profundo y empujen con sus manos!- les gritó Kai.

Todos tomaron una gran bocanada de aire, y con dificultad comenzaron a golpear la superficie. El primero en salir fue Ryan, quien con dificultad se sostuvo de una especie de ramas y le tendió la mano a Max. Seguido de él Alana salió, estaban cubiertos de musgo y de tierra. Kai fue el último en salir mientras el agua seguía corriendo, ahora esparciéndose por la suave superficie de tierra. Se movieron hacia una superficie firme, mientras observaban como el agua ahora subía y bajaba constantemente de aquella especie de poza que se había formado. Max se tendió en una roca cercana y suspiró. Alana se dejó caer al lado de él mientras Ryan y Kai jadeaban contemplado el lugar de donde recién habían salido.

- Muy bien muchachos. Eso fue sólo el calentamiento. Creo que necesitan limpiarse también...

- Hiro… ¡Casi nos matas!- reclamó Alana mientras retorcía su blusa y su cabello en un intento por secarse.

- Jaja – rió con sus manos en las bolsas – no exageres. Ahora nos dirigiremos al centro de entrenamiento. Esto fue solo una prueba de equipo.

El lugar adonde se dirigieron luego tenía apariencia de laboratorio abandonado. En el centro, se encontraba un Bey estadio bastante amplio.

- Ajusten sus controles de realidad virtual. – Ordenó Hiro. Los chicos activaron las bandas que llevaban en su brazo izquierdo. – Preparen sus lanzadores y rodeen todos el Beyestadio, todos serán rivales, hasta el último que quede. Listos… ¡Let it rip!

- ¡Aaa! – gritaron a una.

- Vamos… no me hagan creer que eso es todo lo que tienen… sean más agresivos, intenten detener a sus compañeros.

Ninguno estaba dispuesto a ceder un instante para salir. Todos calculaban los movimientos de sus manos tan estratégicamente. La habilidad y rapidez de todos era notoria, Hiro estaba sorprendido, hacia tiempo no presenciaba una batalla así, los cuatro eran muy buenos.

- Bien, hagámoslo más emocionante. – Hiro activó los sensores de realidad virtual y los muchachos empezaron a aplicar sus técnicas especiales. Max esperó el momento adecuado en que su bey estuviera cerca del de Alana, cuando ésta pensó tenerlo acorralado, él aplicó su ataque defensivo. Pero Alana inmediatamente lo contrarrestó al devolver un golpe especial en el cual agotó gran parte de su energía para ataques especiales.

El primer bey en salir por los aires y detenerse luego de una reñida lucha fue el de Max, casi seguido por el de Ryan, quien no había tenido suerte con Kai. La técnica de Kai era casi impredecible para los chicos. Sólo quedaban Alana y Kai en el plato. Kai no perdió tiempo en atacarla; sin embargo, esta lo esquivó. "No puedo golpearlo, necesito recargar mi energía para activar mi ataque especial" pensaba.

- Así que ya no tienes energía… Ja… lo siento mucho por ti – Alana se sorprendió de que Kai se lo dijera, claro, él había notado que ella lo esquivaba. – pero no dejaré que huyas.

Alana estaba muy tensa y se sentía tan acorralada que hizo que su bey diera giros alrededor del plato lo más veloz mente que podía. Se empezaba a sentir agotada y eso se reflejaba en el equilibrio del bey.

- Acabemos con esto de una vez. ¡Ahora! – Kai aplicó uno de sus ataques de resplandor, su bey se elevó y cayó encima del de Alana, provocando que este se desbalanceara y callera. La batalla terminó, había un ganador.

- Wow, eso fue rápido…- admiró Max.

- Muy bien, con esto pude registrar sus debilidades. Se las diré y trabajaran en mejorar el resto de la semana. - Dijo Hiro desactivando el campo virtual.

Más tarde, Max tomaba una taza de café en un cómodo sillón. Alana se acercó con otra taza en su mano.

- Kai… es muy astuto – le dijo ella, sorbió un poco de té.

- Ya lo irás conociendo, es uno de los mejores bey luchadores, no por nada es el capitán del equipo. Pero tú también eres muy astuta Alana, no esperé tu defensiva.

- Jaja, gracias Max…

- Y dime… ¿conoces a alguno de los beyluchadores de Bega?

- Bueno… yo… en realidad...

Hiro interrumpió la conversación al abrir la puerta y pedirle a Alana que se acercara.

End Notes:

mmm qué quería Hiro???

End Notes:

mmm qué quería Hiro???

Regresar al índiceCapítulo 6- De vuelta a la ovación by Mel77able

Capítulo 6- De vuelta a la ovación

Por fin el día tan esperado del primer torneo de Beyblade llegó. El lugar donde se llevaría a cabo la emoción de los combates sería en Bradford, Inglaterra. Cientos de aficionados esperaban ansiosos a los bey luchadores. Dentro del estadio, se podía escuchar el clamor de muchos chicos y chicas entonando porras.

Cuando arribaron los equipos de la BBA, no tardaron en destellar los flashes de las cámaras de periodistas y aficionados. El primer equipo en ingresar fueron los Stormbladers. "¡Oigan, ese muchacho es el famoso Kai Hiwatari!" "¡El chico que está saludando es Max Tate! Que apuesto…" "¿Quiénes serán los otros dos que los acompañan? Jamás los habíamos visto…" Los comentarios iban y venían, los fieles seguidores del Beyblade estaban muy entusiasmados al ver a sus más admirados luchadores de nuevo.

Mientras los Stormbladers ingresaban a los camerinos, los Bladebreakers desfilaron en medio de la multitud en las afueras del estadio en compañía de Judy y Hilary. Si no hubiese sido por los guardas de seguridad, Tyson y Kenny probablemente nunca hubieran ingresado a su camerino. Era increíble escuchar a la multitud aclamando el nombre de Tyson y estrujandolos, lo recordaban como el campeón mundial aún. Al llegar al camerino recibieron órdenes muy estrictas de Judy.

- Muchachos, recuerden que debemos concentrarnos a pesar de la euforia de todos los fans. En especial tú Tyson… – quien estaba observándose en un espejo, feliz de haber recibido tantas ovaciones, pensaba para sí mismo en lo bien que se veía.

- ¡Escuchaste eso Señor Apuesto! – le reprochó Roxie

- ¿Me hablas a mi Roxie? – preguntó sarcástico.

- ¡Aaaw… qué pesado eres!

- Basta ya – les ordenó Judy – "será un laaargo torneo…" – pensó- hoy sabremos cuál será el primer equipo en combatir contra nosotros. Recuerden que debemos escoger estratégicamente a los contrincantes…

Al mismo tiempo, Hiro preparaba a sus muchachos en el camerino anexo…

- … no olviden que BEGA no les tendrá compasión, deben ser agresivos desde el inicio…

Judy les decía simultáneamente a los suyos…

- … no conocemos con exactitud las intenciones de BEGA …

- … podemos llevarnos sorpresas si nos confiamos… - advertía Hiro.

- … recuerden el sentido del juego es…- decía Judy.

- … disfrutar dar lo mejor de ustedes… - completó Hiro.

- … tienen mi confianza. – dijeron al mismo tiempo los entrenadores.

Mientras los equipos de la BBA empezaban a avanzar por el pasillo que conducía al escenario del bey estadio, escuchaban la voz del presentador cada vez más fuerte al acercarse más al campo de juego.

- Ahí vienen nuestros amigos- dijo Kenny.

Hiro y Judy compartieron una mirada y asintieron con la cabeza, ambos listos para el evento. Alana y Roxie se miraron y levantaron su dedo pulgar una a la otra. Los demás permanecieron concentrados, mirando hacia al frente. Por mucho que se mentalizó que no lo haría, Hilary miró a Kai finalmente, había estado pensando mucho en él, pero no quería dejarse llevar por su sentimiento. No resistió más el deseo de hablarle, se acercó a él antes de que los convocaran al escenario y le dijo:

- Kai… Kai – él volteó a mirarla – yo… sólo quería desearte buena suerte, a ti y tu equipo…- le dijo viéndolo a los ojos, luego desvió su mirada. Kai calló por unos instantes y luego respondió:

- Gracias Hilary, lo mismo para ti…- cuando Hilary alzó su rostro para mirarlo de nuevo, ya él había avanzado un poco más. Ella suspiró.

- …Y a continuación… lo que todos ustedes estaban esperando, señoras y señores, reciban con un gran aplauso, a los equipos de la BBA, primeramente recibamos con emoción al equipo Stormbladers. – la ya reconocida voz de Jasman, el usual presentador de los torneos de beyblade, transmitía la euforia a todos los espectadores. Alana y Ryan miraron a su alrededor, no esperaban que hubiera tanta gente. Pero recordaron las palabras de Hiro, debían concentrarse. – Y seguidamente, ¡reciban con otro gran aplauso a los Bladebreakers…!- el estadio estaba a reventar cuando escucharon ese nombre. La adrenalina que Tyson sentía era tal que no pudo contenerse, corrió a saludar a sus fans mientras sus compañeros se acomodaban en sus bancas correspondientes.

- Jaja… parece que Tyson sigue siendo muy querido por todos… - comentó Max.

- ¡Hola a todos! Sí soy yo, Tyson, el tricampeón mundial… jaja – le gritaba a la multitud.

- En definitiva el campeón mundial es muy poco modesto… - dijo Kenny.

- Ush… que patético… - reprochó Roxie.

- Ya te acostumbrarás a ello, te lo prometo. – dijo Hilary.- ¡Ya vente para acá, Tyson! – le gritó con sus manos en la cintura.

- Y a mi derecha… - prosiguió el presentador – presentamos al primer equipo de Bega…

- ¡Es cierto! – exclamó Tyson – probablemente entre ellos están Daichi y Ray…

Todos fijaron la mirada en el pasillo, ansiosos de saber quienes serían los competidores de Bega. En medio de aplausos, cuatro siluetas se fueron acercando. Alana pareció reconocer al primero de ellos, así como los viejos competidores lo reconocieron.

- ¡Es Broolyn!- exclamaron Kai, Max, Kenny, Tyson y Hilary.

Regresar al índiceCapítulo 7 - Primeros resultados by Mel77able

Capítulo 7 - Primeros resultados

Los chicos que entraron del equipo contrario eran nada más y menos que Mariam, Tala, Joseph, liderados por Brooklyn. Alana miró a Brooklyn por un instante, y dirigió su mirada al piso, "Brooklyn" susurró.

- Así que este es el equipo HardShields… - le dijo Kai a Hiro- esto estará muy interesante… - Kai recordó su última batalla con Brooklyn, era el capitán, pelearía contra él otra vez.

- Oh rayos… miren ese equipo, son muy fuertes. No puedo creerlo…- pensaba Tyson en voz alta.-

- Sólo reconozco a Tala y Brooklyn, al resto jamás los había visto. – comentó Er, que casi nunca hablaba, pero estaba sorprendido de observar a sus posibles nuevos contrincantes.

- Son Mariam y Joseph, los hermanos… ella es muy fuerte. – dijo Hillary.

- No te preocupes Hilary, no será más fuerte que yo…- dijo Roxie con seguridad.

- Mira quien habla de alarde… - dijo Tyson a Kenny.

- ¡Escuché eso Tyson!- le reclamó.

El nuevo equipo pasó frente a la banca de los Bladebreakers. Joseph guiñó un ojo a Hilary.

- ¿Qué le pasa a ese engreído? ¡Oye! ¿Por qué no me guiñas un ojo a mí? ¡Respeta a Hilary!- le gritó Tyson.

- Vamos Tyson… no te pongas celoso, no creo que Hilary esté interesada… - le dijo Kenny en un intento por calmar sus ansias…

- ¿Celoso yo? Es solo que fue un irrespetuoso…

- Ah sí… como digas…

El siguiente equipo anunciado por Jassman llevaba por nombre Tiger X, y así como Tyson lo dedujo, Ray era el capitán del equipo, Mariah, Lee y Daichi eran sus compañeros. "Amigos" pensó Tyson, "jamás imaginé que esto sucedería así". Kai y Max se miraron entre sí. Ray llevaba una cinta azul en su frente, además de un buzo negro con zapatos negros. Serios y enfocados, los Tiger X avanzaron a su lugar, pasando frente a los Stormbladers. Ninguno de los equipos volteó a saludarse.

El señor Dickenson miraba todo desde un balcón al lado de la cabina de los locutores. Al lado de él se encontraba un joven alto, delgado de apariencia tranquila, el cual vestía una playera sencilla color gris. Dickenson observaba la escena en silencio, al igual que Hiro y Judy, se sentía muy ansioso de que conocer quienes lucharían de primero.

Sin más demora, se procedió a realizar la escogencia automática de equipos oponentes. Los Stormbladers se enfrentarían a los HardShields. Ahora debían decidir quienes serían los oponentes. El primer equipo en escoger fueron los HardShields, estos eligieron a Tala, Max sería el primero en enfrentarse.

- No me hace falta animarte, Max, sabes que puedes lograrlo.- le dijo Hiro.

- Esto no será fácil, pero les prometo que daré lo mejor.

Tala no era un oponente sencillo, Max lo sabía. Judy deseaba ver a Max ganar, no sabía cuanto había mejorado Tala, pero le preocupaba que Max no diera la talla. Max, por su parte, sabía que la mayoría creía que Tala ganaría. Anteriormente Max no tenía el nivel de pelea de Tala. No quería permitir que le ganara esta vez.

- Hola Max, cuanto tiempo sin verte, espero que esta sea una batalla digna.

- Tala… ya no soy el mismo. Me he vuelto más fuerte, ya lo sabrás.

Todos los aficionados gritaron junto con los participantes ¡Let it rip! Kenny calculaba en la computadora los movimientos de ambos contrincantes.

- Max parece tener dominio de su energía al igual que Tala, pero Max no ha buscado atacarlo, si Tala ataca a Max primero, tendrá una ventaja.

- Vamos, Tala, acaba con ese chico tan pronto como puedas.- lo animaba Mariam. Brooklyn no se veía con prisa, confiaba en la capacidad de Tala para derrotar a Max. En medio del combate, él dirigía su mirada a la banca del equipo Stormbladers, sus ojos posaban sobre la chica de cabellera rubia trenzada. Hace mucho tiempo no la veía.

- Maxi… me comienzas a aburrir, ¿Cuándo piensas atacarme? – le decía Tala con su inigualable tono arrogante.

- Yo me preguntaba lo mismo.., ¡aaa! – Max embistió a Tala fuertemente al hacer un movimiento apresurado. Esto obligó a Tala a retroceder, sin embargo, aprovechó para contrarrestar con un golpe especial.

El campo virtual alrededor del plato se activó y unas paredes metálicas salieron del suelo y rodearon el lugar donde batallaban. Corrientes de viento alrededor amenazaban, que sólo los participantes en el campo de batalla que tenían sus controladores virtuales encendidos podían percibir. Los espectadores debían seguir toda la acción por pantallas gigantes. Los combatientes saldrían del campo virtual hasta que alguno fuera vencedor.

Ya en el campo virtual, cada movimiento de los luchadores sería manifestado en el beyblade. Max miró su nivelador de potencia en su brazo, debía esperar a que Tala atacara para poder realizar su ataque defensivo.

- Max… no seré tan tonto, sé que me estás esperando. No caeré en tu trampa.

Luego de varios golpes y esquivos, Max se atrevió a atacar con toda su potencia. El bey de Tala recibió un gran golpe, provocando un desbalance, cuando Max lo notó se apresuró a golpearlo más duro por segunda vez. Para sorpresa de ambos, una ráfaga de viento los hizo retroceder, así mismo a sus beyblades, los cuales salieron del plato instantáneamente, reluciendo así un empate.

- Oh no… Estuvo a punto de derrotarlo – se preocupó Joseph.

- No te preocupes… lo peor era que perdiera – le respondió Brooklyn.

- Es increíble, Max y Tala están al mismo nivel de pelea – comentó Judy.

El siguiente luchador del equipo Stormbladers sería Ryan, Brooklyn le ordenó a Mariam que lo enfrentara. Esta pelea fue un poco más extensa que la anterior, todos se admiraron de ver la habilidad de Ryan, actuaba muy rápido. Los ataques de Mariam eran constantes, desgastaban a Ryan, le costaba recuperarse. No obstante, el campo virtual no favoreció la energía de Mariam, quien no lograba sostener su bey por las fuertes ráfagas de viento. Ryan aprovechó para envolver al bey de Mariam en un remolino que poco a poco detuvo la velocidad de Mariam hasta que su bey dejó de girar.

- Bien hecho Ryan. – le dijo Kai.

Mariam ardía en ira, no podía creer que fuera tan fácilmente derrotada. Ryan le extendió la mano en un gesto por saludarla, ella no le correspondió.

- No hace falta que demuestres amabilidad… no la necesito…- dijo orgullosa.

- Como quieras… aprende a perder niña…- dio media vuelta y la dejó.

- Hermana…

- No trates de consolarme, Joseph…

Era el turno del equipo Hardshields para elegir al último contrincante que pelearía el día siguiente. Brooklyn sería el siguiente. "Bien" pensó Kai "No tendré que esperar mucho".

Las primeras batallas habían sido más rápidas de lo que pensaron.

Regresar al índiceCapítulo 8- La petición de Alana by Mel77able

Capítulo 8- La petición de Alana

Caía ya la tarde, el cielo se tornaba naranja y la brisa era suave y fresca. La mente del joven beyluchador se enfocaba en la batalla que tendría el día siguiente. Ahí, frente al plato que se encontraba en la parte trasera de la casa inglesa en la que los Stormbladers se hospedaban, estaba Kai. "¡Let it rip!" lanzó con fuerza su beyblade, el cual salió a toda velocidad, esquivando los obstáculos que adrede había colocado dentro del plato. La orden que daría a su bey fue repentinamente interrumpida cuando una dulce voz se escuchó en medio del sonido de aquel bey girando.

- Kai, necesito hablar contigo…

Kai detuvo su bey al extender su mano de lado y tomarlo. La brisa ondeaba su gabardina negra, de la misma manera en que lo hacía con el cabello de la chica. Kai dio media vuelta.

- Te escucho.

Alana suspiró un poco.

- Quiero que me dejes enfrentarme a Brooklyn. – le dijo mirándolo a los ojos.

- Hmm … ¿por qué habría de hacerlo? – seriamente inquirió. La petición le hizo abrir más los ojos, no se lo esperaba.

- Es importante para mí...

- Para mi también lo es. – la interrumpió.

- Kai… por favor…- le suplicó suavemente.

- Tú no conoces quien es él… - le respondió de forma seca.

- ¡Tú tampoco sabes quien soy yo! – le dijo un poco alterada y dando un paso más cerca de él. Kai permaneció mirándola fijamente, ella se conmovía. Ella agachó la mirada y la posó a medio lado, mientras decía:

- Kai… no puedo prometerte que ganaré pero sí que daré lo mejor de mí. – lo miró otra vez a sus ojos, como esperando una respuesta.

- Hmm…- Fue lo único que Alana escuchó. Kai quitó la mirada de aquellos ojos nobles.

Alana entendió que Kai no cedería ante su petición. Dio media vuelta y comenzó a caminar lentamente con la cabeza un poco agachada. Desistió, recordaba las palabras de Hiro aquel día…

FLASHBACK

- Disculpen que los interrumpa, Max y Alana… Alana, ¿puedes acercarte un momento?

- Seguro, Hiro… - dijo mientras se levantaba del asiento y dejaba su taza de té en la mesa de enfrente.

- Alana, lo que te voy a pedir es algo muy serio, y tienes todo el derecho de negarte si quieres. – Le dijo Hiro con los brazos cruzados. Hablaban en el balcón, hubo un silencio entre los dos. Hiro sabía que no era cualquier petición. Sólo el sonido de algunos grillos y el fluir de agua de la fuente del jardín se escucharon en ese momento.

- Anda, Hiro, dime lo que necesitas…

- Alana, no quiero aprovecharme de tus sentimientos, pero sabes que Brooklyn será uno de los competidores de Bega.

- Sí… lo sé… - dijo Alana mirando hacia el jardín de una manera melancólica.

- Sabes que, a diferencia de todos ustedes, Brooklyn nació con un talento superior para el Beyblade. El no necesitaba practicar mucho para tener una buena batalla, pero cuando se dio cuenta que su talento no era suficiente y comprendió el sentido del Beyblade, se fortaleció aún más y es más consiente de lo que hace cuando batalla. Estoy casi seguro que ninguno de los miembros de la BBA pueden ganarle en una batalla. – Al decir esto, Alana volteó a mirar a Hiro con una mirada de asombro mientras éste continuó.

- Kai y Tyson, los combatientes más fuertes de la BBA hasta el momento, están confiados de sí mismos y no esperan el cambio en Brooklyn. Ellos no se percatan de la fortaleza de él. – Hiro posó sus manos sobre la baranda del balcón mientras hablaba. - Sé que te estarás preguntando qué tienes que ver tú en todo esto. Mira, no sé quienes serán sus primeros contrincantes pero… Alana, si Brooklyn llega a ser el oponente para tu equipo, es obvio que Kai querrá batallar contra él, quiero que le pidas que no lo haga y que tú pelees contra él.

- ¡¿Qué? pe… pero… acabas de decirme que ninguno de nosotros podemos ganarle, ¿qué te hace pensar que yo sí pueda?- le dijo asombrada y levantando más la voz.

- Shh… baja la voz, esto nadie debe saberlo. No espero que tú le ganes a Brooklyn, espero que el impacto de la batalla sea menos de lo que sería si Brooklyn vence a Kai.

- Entiendo… no quieres que Kai sea derrotado por Brooklyn.

- No sólo eso, Alana. Brooklyn es violento, y sé que Kai le respondería igual, pero no podría igualarle. Mi esperanza es que Brooklyn tenga más compasión contigo y… si eso no llegara a ser así…- Hiro calló por un instante, miró a Alana a los ojos, no supo como terminar la oración, pero Alana lo había comprendido.

- Hiro… sé que me estás pidiendo que me sacrifique por el equipo. – dijo Alana melancólicamente.

- Alana…tú eres la única que lo comprendes en este momento. Perdóname por usar tu relación con Brooklyn a favor del equipo. Eres la única que superaría más rápido una derrota contra Brooklyn, de los demás no estoy seguro…

Alana miró la luna, luego sonrió y volteó a ver a Hiro, quien permanecía con la cabeza agachada. Ella le respondió.

- Hiro, tú y la BBA han hecho mucho por mí y mi familia. Ayudaré al equipo, sé que no estás pensando en ti sino en el bienestar del equipo y todos los miembros de la BBA. Cuenta con migo.

- Gracias Alana… No tengo como pagarte.

- No hará falta, amigo.

Allí iba Alana, con aquellas memorias en su mente, "Hiro perdóname, no logro convencer a Kai…" pensaba mientras caminaba de vuelta a la casa. Kai le dio la espalda. Apuntó con su lanzador, su bey salió por los aires mientras la chica se alejaba. Una lágrima bajó por la mejilla de Alana. "Kai… ¿por qué eres tan obstinado?"

Alana no lograba conciliar el sueño. A la mañana debía decirle a Hiro que no podría combatir contra Brooklyn. En los momentos que dormía, tenía pesadillas.

" - ¡Kaiii!- gritaba mientras corría hacia él. Kai sostenía su lanzador y no la escuchaba. - ¡Kai! – seguía gritando con lágrimas en los ojos- ¡No lo hagas, déjame a mí!- Kai no le respondía. Lanzó su bey contra el de Brooklyn.

En medio de una neblina espesa, Brooklyn apareció. Ella le gritaba:

- ¡Por favor no lo lastimes, Brooklyn!

En una maniobra especial, Brooklyn provocó un rayo que partió el bey de Kai a la mitad, mientras él caía sobre sus rodillas.

- ¡Nooooo!- gritó ella desesperadamente."

Alana despertó de su horrible sueño, se levantó a media noche. Iba a despertar a Hiro, no soportaba esperar a decírselo en la mañana, mientras caminaba por el pasillo, escuchó una voz familiar.

- Alana…

- Kai… - la chica observó su silueta acercarse a ella.

- Ignoro por completo la razón de tu petición. Todo este tiempo he pensado que eres muy frágil para ser una beyluchadora y he subestimado tu fuerza. El que quieras enfrentar a Brooklyn me parece un acto muy atrevido y valiente de tu parte. No estoy seguro de que puedas ganarle a ese tipo. Pero acepto tu propuesta.

Alana sintió una alegría inmensa, pues sus esperanzas de que Kai aceptara se habían ido. Él la miraba serio con sus brazos cruzados y su pie izquierdo apoyado a una de las paredes. Alana se acercó a él con una sonrisa en su rostro.

- Kai… te doy tantas gracias… - el chico dio media vuelta y se dirigió a su habitación.

End Notes:

¿cómo será esa batalla?

End Notes:

¿cómo será esa batalla?

Regresar al índiceCapítulo 9 Fría competencia by Mel77able

Capítulo 9 Fría competencia

- Damas y caballeros, este es un día de muchas emociones, pues presenciaremos el tercer combate de la temporada. El equipo Hardshields ha escogido al capitán Brooklyn como su siguiente combatiente, ésta batalla definirá la suerte de los equipos. – Animosamente Jassman se encargaba de conmocionar a la afición que impacientemente deseaban presenciar la siguiente competencia.

En la banca del equipo Stormbladers, todos los miembros, menos uno, sabían que era una batalla muy importante.

- ¿Qué hay de Kai, por qué no está aquí? La competencia está por comenzar. – Max estaba preocupado al no ver a su capitán con ellos.

- Les pedimos a los combatientes acercarse a la línea de juego.- habló el presentador.

- Kai es el oponente pero no está acá. – dijo con afán Ryan.

- Kai no enfrentará a Brooklyn.- se escuchó la voz de Hiro.

- ¿Cómo?- preguntaron a una sola voz Ryan y Max.

- Qué extraño… Kai no está con su equipo. – comentó Hilary. – Si el no está ¿Quién será el rival de Brooklyn?

- Mmm eso está por verse… - le respondió Judy frunciendo el ceño.

- Alana será la participante. – respondió Hiro.- Adelante Alana, haz un buen trabajo.

- Seguro, Hiro. – Ella miró a Hiro, él asintió con la cabeza en un gesto de aprobación y apoyo. El corazón de Alana palpitaba fuertemente. Lentamente se acercó al campo de juego.

- Pero… Hiro… ¿estás seguro de esto?- preguntó Max confundido.

- Max… ¿acaso dudas de tu compañera? Nunca subestimes a ninguno de los tuyos. Tu deber es creer en ellos.

Los demás beyluchadores no pudieron ocultar su asombro ante lo que observaban. Kai no estaba con su equipo y, como si fuera poco, no sería quien combatiría con Brooklyn.

- Oigan, debe haber una equivocación acá – dijo Tyson – ¡¿Alana es quien enfrentará Brooklyn?

- ¡Oh no!- dijo Roxie dando un paso al frente- ¿por qué haría eso?

Brooklyn, no menos extrañado que los otros, se detuvo por un momento. "Alana, ¿qué es esto?".

- Era de esperarse… el cobarde de Kai dejó que esa chica enfrentara a Brooklyn, ja.. no quisiera estar en su lugar.- dijo Mariam.

- Mmm, algún plan debe traer entre manos… - comentó Tala.

- ¿Viste eso Ray?- preguntó Daichi, con su voz menos chillona que antes.

- Sí y no lo entiendo. Esta chica debe tener un alto potencial para atreverse a enfrentar a Brooklyn.

Los espectadores esperaban ver a Kai en lugar de Alana, eso los confundió y un murmullo enorme se escuchó en todo el beyestadio. Alana no podía estar más nerviosa, pero trataba de disimularlo. "Kai" – pensó- "¿por qué no has venido? Sin duda eres orgulloso".

- Alana – Brooklyn rompió el silencio entre los dos, que hasta el momento sólo se miraban fijamente. – debo admitir que no era lo que esperaba. Pero es una manera inusual de volvernos a encontrar. Te he extrañado…- dijo con voz tierna.

- Brooklyn… yo… quiero pelear con todas mis fuerzas.

Brooklyn preparó su lanzador y su banda de control virtual, Alana hizo lo mismo.

- Te deseo mucha suerte. Sabes que no haré menor esfuerzo, es una beybatalla.

- Lo sé, Brooklyn.

"Tienes un noble corazón, Alana, da tu mejor esfuerzo por favor"- pensaba Hiro.

La batalla había comenzado, los dos bey chocaron violentamente. Indiscutiblemente, la intensidad de la batalla era muy diferente a las anteriores. Ninguno de los dos quería ceder espacio al otro. Sólo retrocedían de vez en cuando para recuperar un poco de energía para luego acelerar e intentar embestir a su oponente.

- Vaya… son muy potentes los golpes que dan. – comentó Daichi anonadado.

Algo me dice que este beyestadio arderá en llamas. – se escuchaba la narración – ninguno de los dos quiere tomar un respiro. La consigna es ganar o ganar.

- Ya me aburrí de los juegos – dijo Brooklyn muy sereno - ¿qué te parece si luchamos en serio?

- Como tú digas… ¡ah! – Alana ordenó un ataque especial que consistía en embestir velozmente a su oponente y luego golpearlo desde arriba.

Las paredes del campo virtual los rodearon, el ambiente estaba a punto de cambiar para los dos. Un frío hielo cubría el plato, además de empezar a entumecer las manos de los combatientes. Desde una de las graderías, el capitán del equipo Stormbladers observaba la batalla.

- Kenny, dinos quien lleva la ventaja – inquirió Hilary buscando alguna esperanza para Alana.

- Debo decir que los dos iniciaron bastante parejos, pero evidentemente Alana está gastando más energía. Los golpes al bey de Brooklyn han logrado frenarlo pero un ataque de Brooklyn puede ser crucial en este momento.

El hielo obligaba a que los beyluchadores se movieran más rápidamente, los movimientos se volvían imprecisos en ocasiones. Alana difícilmente podía controlar su bey por el frío. Brooklyn programó un golpe muy fuerte contra el bey de Alana, éste salió por los aires, pero para sorpresa de todos, Alana aceleró su bey cuando este caía, lo que le devolvió el control, así que chocó contra el de Brooklyn, provocando que su bey, al estar desprevenido, perdiera el equilibrio en el borde del plato.

- ¡Ahora Alana! – le gritó Kai potentemente, quien había bajado de la gradería, se había percatado de que Alana hacía su mejor esfuerzo, le preocupaba que resistiera más allá de sus fuerzas.

Alana reconoció la voz de su capitán, la ya casi derrotada chica se afirmó al darse cuenta que Kai estaba al tanto de su pelea, programó un escudo defensivo, aceleró con la última potencia que tenía, porque el frío casi no la dejaba respirar. Brooklyn se encontraba en un estado similar, pero tomó fuerzas y contrarrestó a Alana con una capa virtual protectora en su bey, doblemente fuerte que la de Alana, lo que hizo que Alana retrocediera aún más. "Mi potencia de aceleración está agotada, al igual que la defensiva… ¿qué puedo hacer?" Alana intentó alejarse del bey de Brooklyn para recuperar su energía. La fuerza de Brooklyn se recuperaba más rápido que la de ella; en seguida, el chico dirigió su bey a golpear el bey de Alana de un costado a otro, Alana a duras penas soportaba a través del débil escudo defensivo que programaba en su bey.

- ¡Oh no! – exclamó Max – los golpes no son tan fuertes pero sí constantes.

Creo que me equivoqué en las predicciones, esto no está en fuego, ¡sino en puro hielo! los crueles ataques de Brooklyn están por acabar con Alana si ella no hace algo pronto…

Hiro observaba

Beyblade: Nuevos comienzos by Mel77able

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20