Beloved Memories by yawarakaikoe

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 Beloved Memories by yawarakaikoe
Summary:

    Aún te recuerdo. Recuerdo tu encantadora sonrisa, nuestro mutuo amor. Por eso aún hoy sigo preguntándome si hice lo correcto al dejarte. Lo hice por ti, ¿No? Aún si me arrepintiese de eso, ya no hay vuelta atrás. ¿Verdad? Me pregunto que pasaría si hoy, después de tanto tiempo, el destino nos volviese a juntar...

    Izumi Shizuku, 26 años, graduada en Relaciones Públicas, tiene toda su vida armada, o eso cree. Su vida comienza a tambalear debido al acoso en el trabajo, el engaño de su novio y el reencuentro con un viejo amor, Yutaka Uke. Si eso no fuera poco, aparece en su vida una "pequeña" molestia, Matsumoto Takanori, que pondrá todo patas arriba.

    Un Fanfic de The GazettE.



Categories: MUSIC, JMUSIC Characters: Ninguno

Generos: Drama, Romance

Advertencias: Lenguaje Obsceno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 3 Completed: No Word count: 7423 Read: 518 Published: 27/07/2013 Updated: 19/08/2013
Summary:

    Aún te recuerdo. Recuerdo tu encantadora sonrisa, nuestro mutuo amor. Por eso aún hoy sigo preguntándome si hice lo correcto al dejarte. Lo hice por ti, ¿No? Aún si me arrepintiese de eso, ya no hay vuelta atrás. ¿Verdad? Me pregunto que pasaría si hoy, después de tanto tiempo, el destino nos volviese a juntar...

    Izumi Shizuku, 26 años, graduada en Relaciones Públicas, tiene toda su vida armada, o eso cree. Su vida comienza a tambalear debido al acoso en el trabajo, el engaño de su novio y el reencuentro con un viejo amor, Yutaka Uke. Si eso no fuera poco, aparece en su vida una "pequeña" molestia, Matsumoto Takanori, que pondrá todo patas arriba.

    Un Fanfic de The GazettE.



Categories: MUSIC, JMUSIC Characters: Ninguno

Generos: Drama, Romance

Advertencias: Lenguaje Obsceno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 3 Completed: No Word count: 7423 Read: 518 Published: 27/07/2013 Updated: 19/08/2013 Capítulo 1 by yawarakaikoe
Author's Notes:

Bueno, este es mi primer fic. ¡Estoy realmente nerviosa al escribir esto!

Este es una ficción sobre mi banda favorita, The GazettE. 

Los personajes principales serán: Izumi Shizuku, Matsumoto Takanori (Ruki) y Yutaka Uke (Kai)

Bueno, no se me ocurre qué más escribir, así que los dejo con el primer capítulo, espero les guste.

Author's Notes:

Bueno, este es mi primer fic. ¡Estoy realmente nerviosa al escribir esto!

Este es una ficción sobre mi banda favorita, The GazettE. 

Los personajes principales serán: Izumi Shizuku, Matsumoto Takanori (Ruki) y Yutaka Uke (Kai)

Bueno, no se me ocurre qué más escribir, así que los dejo con el primer capítulo, espero les guste.

    Era de noche. Estaba en un parque, me parecía muy familiar, ya había estado allí antes pero no recuerdo cuándo. Había un aroma agradable en el aire, atraída por ese aroma comencé a caminar. Llegué frente a una pareja que hablaba animadamente. Avergonzada por estar escuchando una conversación ajena, decidí alejarme pero no pude, mis piernas no respondían, había algo que me retenía. Giré hacia la pareja para pedirle auxilio, pero no me oían. Fue entonces cuando los vi mejor. Ahogué un grito de sorpresa. 

    La chica era yo, aunque más joven; el cabello corto, con mechones de colores; falda, botas altas y chaqueta negra.

    El chico me miraba, a mi yo adolescente, con una gran sonrisa, dos pequeños hoyuelos se formaban en sus mejillas. 

    Agucé mi oído para escuchar mejor lo que yo decía, pero no entendía ni una palabra. De repente la sonrisa del chico se borró, la miró sorprendido. Miré a mi yo adolescente, estaba muy seria. 

    —¿Qué?—preguntó el chico.

    —Terminamos—contestó muy fría.

    Sentí una punzada en mi corazón,

    —Bien—.

    Las lágrimas corrían por mis mejillas

 

 

 

    En ese momento me desperté, sentí un dolor punzante en la pierna. Mi gato, Black Beast, me miraba enojado mientras movía su cola. Miré mi pierna, tenía dos pequeños puntitos que sangraban. Black Beast me había mordido mientras dormía; tiene la costumbre de dormir sobre mis piernas, supongo que eso fue lo que me impedía moverme en mi sueño, y al tratar de liberarme lo aplasté, asi que se defendió.

    —Lo siento—. Le dije.

    Salí de la cama y me dirigí hasta el baño, seguida de cerca por mi gato. Me metí en la ducha, todavía no entendía por qué había soñado con él. Ya había pasado mucho tiempo desde que eso sucedió, ya no lo recordaba.

   Terminé mi ducha y salí del baño con una toalla en la cabeza. Me fijé la hora, 6:30, aún es muy temprano pero si me duermo un rato más luego me será más difícil levantarme. Así que decidí evitar mirar la sensual cama  y me dirigí a la cocina. Allí puse alimento en el plato de Black Beast, quien comía con muchas ganas.

     —¡Buen provecho!—, le dije. ¡Ay! ¡Escúchenme, hablando con un gato! Ya parezco esas tías solteronas, las cuales su única compañía es un gato.

 

    Preparé el desayuno, era la primera vez en mucho tiempo que tomaba un desayuno tranquila. Me senté a la mesa, me diponía a desayunar cuando suena mi celular.

    —¿Hola?—contesté.

    —Hola Shizuku, ¿Ya estás levantada?— es Minako, mi mejor amiga,

    —Hola Mina, sí, estoy desayunando—.

    —¡¿Qué?! ¿Tú? jaja , ¿Te caíste de la cama o tu gato te sacó a las mordidas?— rió.

    —Pues es lo segundo—

    —Sí claro. Bueno, te llamaba para que te levantes y no llegues tarde a tu trabajo... otra vez— agregó.

    —¡Oye! ¿Cómo que otra vez? ¡La última vez cambiaron el horario y no me avisaron!— me excusé.

    —Sí, sí como digas. Cambiando de tema... Eh... Takashi ¿te llamó?—

    —No, no lo hizo—

    —Hmph, ese idiota—refunfuñó.

    —Sí, bueno, no importa—le dije—.Gracias por llamarme Mina—

    —Oye, llámalo tú; ese idiota y su orgullo no te llamarán—

    —Bien, quizás lo llame. Adiós—

    —Adiós Shizu, suerte en tu trabajo—

    —Gracias Mina—y colgué el teléfono.

 

    Se preguntarán quién es Takashi, pues era mi novio, además es el hermano mayor de Minako.

    

    Hace cinco días fuí a su departamento para sorprenderlo con una cena. Me había enterado que había conseguido un importante ascenso en la compañía donde trabaja, algo que él esperaba hace ya bastante tiempo, así que quería hacerle algo especial para celebrar. Como sabía que aún no llegaría del trabajo, entré a su departamento usando la llave que él me había dado. Ya adentro dejé las bolsas con las cosas para la cena en la cocina. Me disponía a comenzar con los preparativos cuando escuché unos ruidos que provenían de su habitación. Algo asustada, me dirigí sigilosamente hasta allí; la puerta estaba entreabierta.

    —Ahh...—se oyó—.Ahh... sí... ahh...—Era ... una mujer?

    Me asomé a la puerta. Casi grito por lo que ví: el hijo de puta, (perdón por la expresión) estaba en la cama con una pelirroja teñida montada sobre él:

    —Qué carajos...—grité abriendo de un portazo. Él me miró sorprendido.

    —Shizu...—murmuró. La pelirroja me miraba, indeferente, ni siquiera se movió de su posición.

    Me mordí el labio inferior tratando de refrenar la ira asesina que me invadía en ese momento.  Fuí a la cocina, agarré mis cosas y me fuí corriendo antes de cometer una locura.

    —¡Shizu!—gritó detrás de mi—¡Shizu!—gritó nuevamente saliendo del departamento.

    Lo miré, sólo llevaba puesto su boxer.

    —Shizu ¡Espera por favor!—

    —¡¡Vete a la mierda!!—dije furiosa.

    —Espera Shizuku, no es lo que...—

    —¡Qué no es lo que parece!, ¿Eso ibas a decir?—

    —Shizu, hablemos...—me tomó del brazo.

    —¡Suéltame!, ¡ve, termina de usar tu "amiguito" antes de que termine castrándote!—

    No sé lo que vió en mi rostro en ese momento, pero creo que él sabía que era capaz de hacerlo, así que me soltó y no dijo nada más. Salí inmediatamente de allí.

    

    Como dije, eso fue hace cinco días, Minako no sabe nada de esto, su hermano es "perfecto" según ella, así que no quería decirle, por temor a su reacción.

    Él sólo me llamó dos veces ese día, luego no recibí ni una llamada más de él. Yo no lo llamé, ni tengo intención de hacerlo, soy una persona realmente orgullosa. Tampoco es que quiera arreglar las cosas, sólo quiero que venga a hablar conmigo para mandarlo al demonio. Ja ja, esa parte fría y orgullosa de mí, mis amigos siempre dijeron que debo cambiar, pero yo estoy bien así. 

    Tampoco lloré, ni una lágrima. Estaba triste, sí, realmente lo amaba... ¿Lo amaba? bueno, sentía cariño. Sentía dolor en mi corazón, pero la rabia era aún mayor.

    Sólo una vez lloré por amor, el día que terminé con él, con el chico de los hoyuelos, con Yutaka Uke... Sentí una punzada en mi corazón al recordar su nombre. Esta punzada me sacó de mis pensamientos. Me fijé la hora:

    —¡Mierda!— ya son las 8:30, tenía que estar en mi trabajo a las 9:00, y el viaje duraba 40 minutos en auto.

 

    Me cambié a la velocidad de la luz, tomé mi maletín, llaves, celular... 

    —Tengo todo. Adiós Blacky—saludé a mi gato y salí. 

    Eran las 8:40. Por suerte no había demasiado tráfico, así que llegué 9:10 a la compañía. Phonetically Syndicalism Company, así se llamaba mi nuevo trabajo. Aunque no sabía que haría allí exactamente. Un amigo de mi padre me ofreció este trabajo, y como estaba desocupada, sólo lo acepté.

   

    —¿Pero qué tengo que hacer exactamente?—le pregunté ese día.

    —No puedo darte los detalles aún, pero lo sabrás luego. Tienes que venir a esta dirección—. Tomé la tarjeta que me tendía.

    —Phonetically Syndicalism Company...—murmuré.

    —Sí, la PSC, la conoces ¿Verdad?—

    —Eh... ¡Sí!—mentí. ¿Se supone que tengo que conocerla, tan famosa es?

    —Bien, entonces te espero allí—

    —Sí, gracias—. Hice una reverencia y me marché. 

    Al llegar a casa inmediatamente busqué información sobre la compañía. Phonetically Syndicalism Company, mejor conocida como PSC, una compañía dedicada al manejo de bandas Visual-kei. Increíble, aunque no tenía idea de qué haría allí.

 

    Entré al gran edificio y me dirigí a la recepción.

    —Hola, ¿En qué puedo ayudarte?—preguntó la recepcionista, con esa típica sonrisa falsa de recepcionista, "La sonrisa ejecutiva", como yo la llamo.

    —Hola, vengo a una reunión con el señor Ozaki—

    —Oh, ¿Tú nombre?—

    —Izumi Shizuku—

    —Ah, sí. Pasa, te está esperando. 3° piso, puerta a la derecha—.

    —Gracias—subí hasta el 3° piso, me paré frente la gran puerta, tomé una gran bocanada de aire y entré

 

    Adentro había una gran mesa ovalada y cinco personas sentadas alrededor de ellas.

    —Oh, Shizuku, adelante—saludó el señor Ozaki. Siempre tan sonriente—. Ella es Izumi Shizuku—me presentó ante los demás.

    —Soy Izumi Shizuku, es un placer conocerlos—saludé. Haciendo una reverencia.

    —Hmph. Llega tarde señorita Izumi—.Dijo un hombre muy serio a su lado.

    —Lo siento—me disculpé.

    —No importa, aún no estamos todos, así que todavía no podemos comenzar la reunión—. ¡Qué bueno! al menos no soy la última en llegar- pensé.

    —Por favor, toma asiento—. Me señaló una silla al lado de una mujer muy atractiva. Me senté.

    —Bien señorita Izumi, en cuanto lleguen los demás, sabrás los detalles de tu empleo—. 

    En ese momento escuchamos voces frente a la puerta.

    —Oh, aquí están—. Parecía que alguien estaba siendo regañado.

 

      Se abrió la puerta y entró un hombre, ya algo entrado en años. Hizo unas señas mirando hacia afuera, e inmediatamente después entraron cinco hombres más. ¡¡Dios!! ¡Qué hombres tan guapos! ¡Y qué cuerpos! Seguramente son empleados famosos de la compañía. Aunque no podía ver bien el rostro de dos de ellos porque llevaban gafas de sol que le tapaban casi todo su rostro, de todos modos se notaban sus facciones perfectas.

    —Disculpen la demora—dijo el hombre que entró primero, e hizo una reverencia como saludo.

    —No te preocupes, Asano, no es tan tarde. Tomen asiento.—

 

    Cada uno ocupó un lugar en el lado opuesto de la mesa.

    —Hatori-san, ¿Cómo has estado?, hace mucho que no tengo el placer de encontrarme contigo—dijo el chico de pelo negro y labios carnosos, sentado frente a nosostros, saludando a la mujer a mi lado, de forma muy sensual.

    —Muy bien. Hasta que llegaste—contestó fríamente Hatori-san. Se notó en el chico la cara de decepción.

    —Aún estás enojada por...—Se detuvo de repente, recién se daba cunta de mi presencia—¿Y tú eres...?_preguntó, examinándome de arriba a abajo, deteniéndose en mis pechos. me puse nerviosa, no me gusta que me miren los pechos, aunque pasa a menudo. Digamos que son... algo grandes; mis padres no escatimaron en gastos cuando me crearon.

    —Bueno, ella es Izumi Shizuku—presentó Ozaki— Trabajará con nosotros a partir de ahora—. 

    Me puse de pie e hice una reverencia:

    —Soy Izumi Shizuku, encantada de conocerlos—Todos me miraban, levanté la vista y lo ví. ¡Dios! ¿Cómo no lo reconocí?. Sentado frente a mí estaba, mirándome algo sorprendido, Yutaka Uke.

End Notes:

Bueno, hasta acá el primer capítulo, espero que les haya gustado.

Voy a estar esperando leer sus comentarios y sugerencias, no sean muy rudas/os. Recuerden que esto es solo ficción, una historia sacada de mi alocada imaginación.

PD: Perdón si ofendí en este capítulo a alguna tía solterona cuya única compañía es un gato. No era mi intención. XD

Bueno, me despido... ¡Oh! Esperen Shizu quiere decirles algo:

-Eh... sí, quería decirles que por más de que tu novio se haya portado mal, no es motivo para castrarlo. Así que por favor absténganse de hacerlo.

Bien, ehh... ñ.ñ lo vamos a tener en cuenta. Bye!

End Notes:

Bueno, hasta acá el primer capítulo, espero que les haya gustado.

Voy a estar esperando leer sus comentarios y sugerencias, no sean muy rudas/os. Recuerden que esto es solo ficción, una historia sacada de mi alocada imaginación.

PD: Perdón si ofendí en este capítulo a alguna tía solterona cuya única compañía es un gato. No era mi intención. XD

Bueno, me despido... ¡Oh! Esperen Shizu quiere decirles algo:

-Eh... sí, quería decirles que por más de que tu novio se haya portado mal, no es motivo para castrarlo. Así que por favor absténganse de hacerlo.

Bien, ehh... ñ.ñ lo vamos a tener en cuenta. Bye!

Regresar al índiceCapítulo 2 by yawarakaikoe
Author's Notes:

Bueno, les traigo el segundo capítulo de este fic. ¡¡Espero que les guste!!

Author's Notes:

Bueno, les traigo el segundo capítulo de este fic. ¡¡Espero que les guste!!

    Y ahí está, sentado frente a mí, mirándome sorprendido, Yutaka Uke, mi gran amor de la adolescencia. ¿Qué hace aquí? A juzgar por su expresión, él también se hace la misma pregunta.

    

    —Gusto en conocerla Izumi, mi nombre es Asano Kyosuke—Dijo el señor Asano, interrumpiendo nuestro juego de miradas—Soy el mánager de estos chicos. Él es Kai— señalo a Uke. 

    Éste sólo hizo un gesto con la cabeza, sin siquiera mirarme. Asano lo miró extrañado.

    —Bueno, él es Ruki— Señaló a uno de los hombres con gafas. Cuando él entró a la sala me di cuenta de que era el que llevaba más accesorios y que era el más bajo de los cinco, pero igual de guapo que los demás.

    —Hola—. Saludó con voz ronca. Creo que no está de buen humor.

    —Él es Uruha— Uruha me miró con una gran sonrisa:

    —Mucho gusto Shizuku— Saludó. Wow, esa sonrisa derrite a cualquiera.

    —Él es Reita— Lleva una banda que tapa su nariz, lo que desvía la vista a sus apetitosos labios. Je, je ya lo sé, tengo una fijación por los labios pero no puedo evitarlo, y más siendo éstos los labios de unos hombres tan guapos.

    —Hola Shizuku— Sonrió.

    —Y él es Aoi—

    —Hola Shizu-chan es un placer conocerte— saludó, no sé si a mi o a mis pechos. Un momento... ¡¿Shizu-chan?! ¡Qué hombre más confianzudo! En fin, no importa.

    Le enseñé mi mejor "Sonrisa Ejecutiva".

    —El gusto es mío, Aoi-san— Me sonrió y me guiñó el ojo.

    —Pero...—Dijo Asano dirigiéndose de nuevo al señor Ozaki—Aún no entiendo para qué nos llamaste.

    —Ya lo veras—se volteó hacia mí—Bien , ahora que se conocen, te diré cuál es tu trabajo—

        Hizo una pausa, parecía uno de esos conductores de realities que está a punto de anunciar el ganador

    —A partir de hoy, serás la nueva asistente de Asano-san—anunció sonriente.

    

    —¡¡QUÉ!!—exclamaron al unísono Kai y Asano.

    La reacción de Kai sorprendió a todos, sus amigos lo miraban asombrados.

    —Pero yo ya tengo un equipo de trabajo...—

    —Y por el incidente del otro día, veo que tu equipo no es tan eficiente como debería—interrumpió tajante Ozaki, era la primera vez que lo veía tan serio.

    —¿Incidente?— inquirió Ruki.

    —No es nada—

    —Un desmayo causado por estrés no puede ser considerado como "nada"—

    —Pero...—

    —No se discute más, Izumi será tu nueva asistente—

    —Está bien...—suspiró Asano. Era obvio que no le gustaba la idea.

    —Muy bien, entonces empiezas mañana a primera hora, ¿Entendido?—

    —Sí—contesté.

    —Bien, entonces ya pueden retirarse—.

   

     Kai y Ruki fueron los primeros en salir, seguidos de los demás ejecutivos. Ozaki y Asano seguían discutiendo en voz baja.

 

    —¡Qué bien! Ahora tenemos una nueva compañerita—exclamó Aoi acercándose a mi.

    —Bienvenida Shizuku—saludó Uruha palpándome el hombro—Espero que nos llevemos bien a partir de ahora—.

    —Gracias, yo también lo espero—

    —Que extraño—murmuró Reita.

    —¿Qué cosa?—

    —Generalmente eso es lo que dice Kai—

    —Sí, es verdad que estaba muy raro—dijo Aoi pensativo.

    

     Se veían preocupados.

    

    —Shizuku, ¿Conoces a Kai de algún lado?—preguntó Reita de reprente. Me tomó por sorpresa, no sabía que responder:

    —Eh, bueno...—

    —Bueno, ¿Vamos chicos?— interrumpió, gracias al cielo, el señor Asano—¿Eh? ¿Y los otros dos?

    —Ya se fueron— contestó Uruha.

    —¿Eh? Pero le dije a Ruki que aún no terminaba de hablar con él.—

    —Supongo que no está de humor para oír tus regaños—lo defendió Aoi.

    —También tengo que hablar contigo—lo regañó señalándolo con el dedo.

  

      Así que era Ruki el que estaba siendo regañado antes de la reunión, me pregunto qué habrá sucedido.

    

    —Eh..., Izumi, espero que no hayas malinterpretado mi reacción. Realmente no me molesta tenerte en mi equipo, solo me tomó por sorpresa—me explicó Asano.

    —Entiendo, no se preocupe señor—

    —Bueno, espero que trabajemos bien juntos—

    —Gracias, yo también lo espero—respondí.

    —¡Bah! ¡Por qué tan serios!—bufó Aoi—¡Vamos a festejar la incorporación de Shi-chan a nuestro grupo y a divertirnos!—

    —¡Yo también voy!—festejó Uruha.

    —Ustedes no van a ningún lado. No quiero más escándalos por hoy. Además deben ensayar—dijo Asano.

    —¡Bah! qué aburrido eres Asano— Asano lo fulminó con la mirada—. Bien, bien, entedí, vamos a ensayar.— Se acercó a mi con una mirada de perrito mojado, muy tierna: —Lo siento Shi-chan, debemos postergar nuestro festejo—

    —S-Sí, está bien—

    —Bien, nos vemos mañana. ¡Adiós Shi-chan!—

    

    Todos se despidieron. E inmediatamente me giré hacia el señor Ozaki.

    

    —Ozaki-san...—

    —No te preocupes Shizuku, ellos son gente agradable. Ya te habrás dado cuenta ¿Verdad?—

    —Sí, lo son, ¿Pero esto no le traerá problemas con Asano-san?—

    —¿Problemas? Ja, ja, ja. ¡Claro que no! Asano solo estaba de mal humor, eso es todo. Generalmente es muy amable—

    —mmm...—

    —Ja, ja. Deja de preocuparte. Además es un favor que le debía a tu padre, e investigué en tu antiguo trabajo y tienen muy buenas referencias tuyas—. Hizo una pausa—Si tienes algún problema, solo debes avisarme—

    

    Sacó unos papeles de su maletín y me los tendió:

    —Toma, vamos a firmar el contrato—

    

    Me senté a su lado, luego de leer y firmar el contrato y otros papeles de confidencialidad; me despedí de Ozaki y me dirigí a mi departamento.

    Durante todo el trayecto, sólo pude pensar en mi nuevo trabajo, y el haberme encontrado con Uke. Eso realmente me sorprendió, no me lo esperaba.

 

    Cuando entré al departamento, Black Beast llegó a mi encuentro.

    —Hola Blacky, ¿Me extrañaste?— Él maulló y de dirigió a la cocina, como yo me quedé donde estaba, él volvió sobre sus pasos y maulló de nuevo, como diciendo "Vamos, qué esperas, sígueme". Fuí hasta la cocina y le dí su comida.

    

    Luego de una refrescante ducha, fuí a la sala de estar y encendí la televisión. Puse las noticias y me tiré en el sillón. ¡Qué día más agotador!

    Estiré mi brazo y tomé mi notebook. Si trabajaría con el señor Asano, tendría que saber más sobre la banda de la que era manager.

    Abrí el buscador de internet. Estaba a punto de escribir el nombre de la banda cuando me dí cuenta de un pequeño detalle: no recordaba el nombre de la banda. ¡Por Dios cómo puede ser!, mi conocimiento sobre las bandas populares es patético.

    Luego de minutos estrujándome el cerebro y sin lograr recordar el nombre de la banda, decidí que lo mejor sería probar con el nombre de los integrantes. Así que escribí el nombre de Yutaka Uke. Inmediatamente aparecieron entradas a biografías, videos, entrevistas, fotos, y demás de Kai.

    Entré a la primera página.

    —Eh... Kai, baterista y líder de The GazettE...—

    ¡Ah, claro, ahora lo recuerdo! The GazettE. Recuerdo que me gustaban mucho sus canciones. Pero no sé en qué momento dejé de oírlos. Todos sus CD's y DVD's los tengo olvidados en una polvorienta caja arriba de mi armario.

    Luego de leer las biografías de cada uno de los integrantes, pasé a leer las noticias de espectáculo. Una me llamó la atención, es del día de hoy, esta decía: "Las chicas de los Gazettos", la noticia iba acompañada de una fotografía  de Aoi, Uruha y Ruki acompañados de unas hermosas chicas. No pude evitar reír al recordar a Asano regañando a Aoi, así que este era el escándalo del que hablaba.

    Leí muchas noticias para luego pasar a los videos. Realmente carcajeé como loca con viejos videos de ellos haciendo tonterías. No me puedo sacar de la cabeza el "Momiji Manju" de Aoi, el "Tengo un solo hoyuelo" de Kai, o la caída después del salto de Uruha. Realmente se la pasaban bien.

    Escuché sus viejas canciones, y como por arte de magia las letras de esas canciones volvían a mi mente. ¡Wow!, me sorprendí al ver a Ruki cantar con tanta pasión, muy distinto al Ruki que conocí hoy. O tal vez es muy distinto y solo estaba de mal humor.

    

    No sé en qué momento me dormí, pero me desperté a las 3:30 de la madrugada con el cuerpo agarrotado. Me levanté y me fuí a mi cama para descansar mejor. Tuve muchos sueños extraños con  los Gazettos.

    

    

    Al día siguiente me levanté muy temprano, decidida a llegar temprano a mi trabajo. Desayuné y me puse la ropa que había preparado la noche anterior, aunque era simple, una camisa, una chaqueta negra, falda y unos zapatos de taco alto, muy ejecutiva.

    Salí de casa despidiéndome de Black Beast y conduje hasta la PSC.

 

    De camino a la compañía recordé uno de los asuntos que resonaban en mi mente: ¿Cómo haría para ver a Kai a la cara? Después de todo fui yo la que terminó con él. ¿Tendría algún resentimiento conmigo? ¿Debía fingir que no lo conocía? Luego de darle muchas vueltas al asunto, llegué a la conclusión de que quizás ni siquiera los vería, después de todo es Asano el que está en contacto con ellos. 

    Finalmente me tranquilicé. Entré al edificio y llegué al mostrador de recepción, donde estaba la misma chica de ayer.

 

    —Eh... Hola—dije, ella levantó la vista del monitor de la computadora.

    —¿Si?—

    —Soy Izumi Shuzuku. Hoy es mi primer día de trabajo—. Me miró fijamente y me sonrió:

    —¿Eres la chica de ayer, verdad?—asentí— Asano-san ya me informó. Bienvenida.—

    —Gracias—

    —Asano-san aún no está aquí, pero si quieres, puedes esperarlo arriba—

    —Bien, eso haré, gracias— Sin más entré al ascensor y subí.

    

    Estaba feliz porque llegué antes que nadie. Finalmente empezaría un trabajo con el pie derecho, o eso creía. 

    Me sorprendí mucho al entrar a la sala y ver a Kai acomodando los platillos de su batería. Al oírme entrar levantó la vista. Me miró con sorpresa pero luego su mirada se tornó algo indiferente.

    —Hola—saludó sin emoción.

    —Hola—respondí— No sabía que había alguien, volveré luego—. Mi corazón latía muy rápido. Tenía ganas de salir corriendo de allí. Me di la vuelta para marcharme.

    —Ahora trabajas aquí, ¿Verdad?—preguntó.

    —Sí—me di la vuelta para verlo.

    —Qué coincidencia...—susurró hostil. Fue casi inaudible, pero yo había entendido bien. Eso me enojó un poco.

    —¿Qué quieres decir?—

    —Nada—. Ese "nada" me enfadó aún más.

    —No estoy aquí por tí si es lo que quisiste decir—. Me examinó con la mirada—No soy una acosadora, es más, ni siquiera recordaba dónde trabajabas—

    —Ya veo— dijo con una sonrisita asomando a sus labios. Volvió su atención a su batería— Solo recuerda que entre nosotros ya no hay nada ni lo habrá. y nadie se tiene que enterar de lo que pasó—.

    —¿¡Qué!? Ya te dije que no vine por ti...—

    —Oh, ¿Ruki, qué haces?—se oyó fuera la voz de Asano—Llegas temprano Ruki—dijo mientras abría la puerta— Oh, Kai e Izumi también están aquí—

    —Buenos días señor—saludé.

    —Shizu, llegas temprano—me sonrió—Oh, no te molesta que te diga Shizu, ¿No?—

    —No, está bien—

    —Bien entonces—. 

    Detrás de él estaba Ruki.

    —Buenos días— lo saludé.

    —Buenos días—contestó sin emoción. Pasó al lado mio, se sentó en un sillón y encendió un cigarrillo.

   

     ¡Oh, no! ¿Acaso había oído mi conversación con Kai? Y yo que creía que empezaría con el pie derecho. 

    Tan absorta estaba en mis pensamientos, que ni siquiera había oído entrar a Aoi.

    —¡Shizu!— exclamó tomándome de la cintura. Me llevé un buen susto por eso.— Ja, ja ¿Te asusté?—

    —No deberías hacer eso, la matarás de un susto— dijo Uruha mientras entraba a la habitación compañado de Reita.

    —Es que es divertido—explicó Aoi con tono inocente.

    —Hola Shizuku, ¿Cómo estas?—saludó Reita.

    —Bien, ¿Y tú?—

    —Bien—

    —Oye, Shizu-chan, ayer Asano no me dejó festejar, así que si quieres  podríamos ir esta noche— ¡Vaya! Aoi no pierde el tiempo.

    —Eh... en la noche... n...—

    —Vamos a ensayar ya— Interrumpió, para mi sorpresa, Kai.

    —Buena idea—dijo Ruki poniéndose de pie—, ya me estoy aburriendo de tanta charla—.

    —Ambos actúan raro—dijo Uruha.

    —Bueno, no ambos, sólo Kai—corrigió Reita—Ruki es siempre así—

    —¿Qué quieres decir con que soy siempre así?—

    —Admítelo Ruki, últimamente estás de muy mal humor—

    —Ya cállense todos y vamos a ensayar—. Dicho esto se pusieron a ensayar.

 

    Realmente son muy buenos, hace mucho que no escucho sus canciones. Fui su fan en sus comienzos, ahora su estilo había cambiado mucho a lo que era, pero me gusta.

   

     Seguí escuchándolos, pues no sabía que más hacer. Aún no sé cuál es exactamente mi tarea aquí. Comienzo a creer que Ozaki-san se equivocó al ofrecerme este trabajo. Ni siquiera Asano-san me explicó que hacer, sólo me dijo: "Quédate aquí, enseguida vuelvo". Ya pasaron 45 minutos y aún no ha vuelto.

    

    Tan perdida estaba en mis pensamientos que ni siquiera me dí cuenta de que habían parado de ensayar y me miraban.

   

     —¡Oye!— dijo Ruki enojado— ¿Me estás escuchando?—lo miré sorpredida, me había estado hablando y no me dí cuenta.

    —Lo siento— me disculpé— ¿Qué me decías?— Me fulminó con la mirada.

    —En primer lugar, siempre debes oírme cuando te hablo. En segundo lugar, debes hacer todo lo que te pidamos—

    —Ey Ruki, ¿No te estás pasando?— dijo Aoi.

    —Y en tercer lugar,- continuó, ignorando a Aoi- no uses tacones en el trabajo—

    —¿Eh?—

    —JA, JA, JA, JA— Todos rompieron en carcajadas.

    —Ja, ja ¡Eso qué tiene ver!— carcajeó Uruha.

    —¡Ay, Chibi, nunca cambias!— rió Reita.

    —Disculpa, ¿Por qué no puedo utilizar tacones?— le pregunté.

    —Es que Ruki tiene un cierto complejo con su estatura—explicó Aoi.

    —¡Eso no tiene nada que ver!— Gruñó Ruki.

    —¿Ah, no, entoces por qué más es?—

    —Es peligroso—

    —Ja, ja, ja ¡Peligroso para tu ego!—

    —¡Ya cállense todos!—

  

      Yo estaba que no podía más, aguantaba con todas mis fuerzas las ganas de reírme. Pero no lo haré, porque eso sólo lo enojará más.

    —Y tú,- dijo señalándome— ve a comprar nuestros almuerzos—

    —¿Disculpa?—

    —¿No te dijo Asano? Serás la asistente personal de la banda—

    

    ¿¡Eh, ese era mi gran trabajo!? ¿En serio? ¿Sería la chica de los mandados? ¡Tanto lío para esto!.

    Estaba sin palabras.

    —Te haré una lista, porque de seguro que te olvidarás de todo— me está tomando por idiota y me está enfadando.

    

    Sé dió vuelta y anotó algo en su block de notas. Luego arrancó la hoja y se la pasó a los demás para que también escriban.

    —Aquí tienes— Kai me tendió la nota, evitando cruzar nuestras miradas.

   

     Tomé la lista y salí de allí. No muy lejos hay un supermercado. Entré y miré la lista. Emparedados, cerveza, sake, cigarrillos, nada fuera de lo normal, aunque la cantidad de cervezas es algo exagerada.

    Como yo también tenía hambre, compré un emparedado para mí. Estos emparedados son algo secos, así que fuí a la zona de aderezos y compré una mayonesa. Me dirigí a la caja, pagué todo y volví.

   

    —Sí que te tardaste— dijo Ruki ni bien entré.

    —Lo siento— le tendí las bolsas que contenían sus cosas y yo me quedé con la mía —¿Qué es eso?— preguntó señalando la bolsa.

    —Ah, es para mí. Pero lo comeré luego si te molesta—

    —No, está bien, come tu almuerzo— 

    

    ¡Vaya! Estaba segura de que me diría: "Ve a comer a tu casa, aquí estás trabajando". Después de todo si tiene un lado amable y comprensivo.

    —¿¡Qué carajos es esto!?— 

    ¿Amable y comprensivo dije?, olvídenlo. 

    —Esto no es lo que te pedí— dijo examinando la bolsa. Sacó los cigarrillos.

    —¿Qué tienen de malo?—

    —Estos cigarrillos no me gustan, me gustan los saborizados, no los comunes—

    —Disculpa, pero no lo aclaraste—

    —¿Tengo que aclararte todo?—

    —Pues no soy adivina, cada uno especificó qué cigarrillo quería—dije poniendo la nota a la altura de su cara.

   

     Lo miré realmente furiosa, pero en ese momento noté que gracias a los tacones era unos centímetros más alta que él. Se me pasó un poco la rabia, contuve la risa y seguí viéndolo furiosa.

    

    —Bueno, bueno— dijo Aoi alejándome de Ruki—vamos a almorzar en paz—

    

    Nos sentamos a almorzar. Aoi y Reita se sentaron a mi lado en el sillón, Kai y Uruha se sentaron en otro y Ruki se sentó más alejado. Parecía un niño regañado que lo mandan al rincón.

    Saqué mi emparedado y le puse mayonesa. Me disponía a comer cuando ví que Kai me obsevaba. ¿Acaso le había puesto demasiada mayonesa? No, estoy segura de que le puse poco. Pero ¿Por qué me mira?

    

    —¿Eh? Kai, ¿No le pones mayonesa al tuyo?— le preguntó Uruha.

    —No, no tengo—

    —¿Eh?, pero estoy seguro de que Shizuku compartirá un poco contigo—

    —No, no hace falta—

    —Toma— le ofrecí el bote de mayonesa.

   

     Él agarró el frasco, le puso una cantidad considerable y me lo devolvió.

    

    —Veo que sigues teniendo los mismos gustos— le sonreí, recordando su antiguo gusto por la mayonesa.

        

    Todos me miraron sorprendidos.

    —¿Cómo sabes los gustos de Kai?— preguntó Reita.

    ¡Oh, no! No me di cuenta, ¿Qué hago? Debo inventar algo.

    —Eh... es que... lo leí en internet—

    —Eeeeh... pero parecía como si lo conocieras muy bien— ¡Oh, no, se darán cuenta!

    —Eh... Pues soy... una fan de Kai. Sí... una gran fan— Fue lo único que se me ocurrió, pero parece que funcionó:

    —¿Qué? ¿En serio? ¡No me había dado cuenta!— dijo Aoi sorprendido.

    —No pareces una fan— comentó Uruha.

    —¿Por qué...?—

    —Generalmente comienzan a gritar histéricas: "¡Kya, kya, es The GazettE!" y se nos tiran encima— explicó Aoi con una vocesita aguda, imitando a una fan.

    —Debes sentirte emocionada ya que estarás más cerca de tu ídolo— sonrió Uruha—¿No?—

    —Eh... Sí, ja, ja— reí nerviosa.

   

     Miré a Kai, no parecía nada feliz. Ruki tampoco hablaba, seguía ignorándonos. Mejor así, no tenía ganas de escuchar sus comentarios. 

    

    Terminamos de almorzar y siguieron ensayando. Luego de varias horas de ensayo, comenzaron a beber. Antes de que se emborracharan me fuí, pues mi horario de trabajo había terminado.

    Al llegar a mi departamento me tiré en la cama y me quedé dormida.

  Encuentra los mejores productos en amazon categorizados Bueno, bonito y barato

End Notes:

Wii, fin del segundo capítulo. Espero que les haya gustado.

Gracias por los comentarios (2) que me dejaron en el primer capítulo.

Pensaba dejar este capítulo antes, pero me dio pereza, les soy sincera. XD Tengo todos los cap en borradores a mano, pero al momento de pasarlos a la compu... waaa qué aburrido!

En fin, espero sus comentarios!!. Bye!!

End Notes:

Wii, fin del segundo capítulo. Espero que les haya gustado.

Gracias por los comentarios (2) que me dejaron en el primer capítulo.

Pensaba dejar este capítulo antes, pero me dio pereza, les soy sincera. XD Tengo todos los cap en borradores a mano, pero al momento de pasarlos a la compu... waaa qué aburrido!

En fin, espero sus comentarios!!. Bye!!

Regresar al índiceCapítulo 3 by yawarakaikoe
Author's Notes:

Bueno, después de tanto tiempo, aca está el tercer capítulo. Que lo disfruten!

Author's Notes:

Bueno, después de tanto tiempo, aca está el tercer capítulo. Que lo disfruten!

    Y aquí estoy de nuevo. Yo, Izumi Shizuku, mejor conocida como "La chica de los mandados". Me encuentro nuevamente comprando el almuerzo de los Gazettos.

    Estaría tranquila haciendo las compras si no fuera por una "Pequeña molestia":

    

    —¡Ey! ¡En qué rayos estás pensando!—gruñía Ruki, quien había decidido acompañarme al supermercado para que, según él, no vuelva a equivocarme, pero yo sé que sólo viene a molestarme.

    —¡Deja eso!—dijo señalando las verduras que traía en la mano—a Reita no le gustan—

    Dejé las verduras en su lugar y seguí caminando detrás de Ruki por las góndolas. Yo llevaba un canasto en cada mano mientras él los iba llenando con mercadería.

    —Ey, espera, más despacio—me quejé. No podía seguirle el paso. Él caminaba muy rápido mientras yo cargaba estos canastos que son muy pesados.

    —Aish, dame eso—dijo y me arrebató uno de los canastos—. Apresúrate, no quiero llamar la atención—

    

    Eso es un tanto idiota puesto que lleva puestas unas gafas de sol gigantes, con el pañuelo que traía en el cuello tapaba la mitad de su cara y además lleva puesto un gorro de lana. y hoy no hace frío. Vestido así llama más la atención que si no llevara nada.

    

    —Si no querías que te reconocieran no hubieses venido—

    —Pensé que tardaríamos menos. No puedo creer que seas tan lenta—

    —No soy lenta, esto pesa mucho—

    Se detuvo tan de repente que casi choco contra él. Suspiró.

    —Yo lo llevo— dijo agarrando el otro. Y comenzó a caminar de nuevo.

    —Nee, ¿Está pesado?—pregunté con tono malicioso.

    —No—contestó. Pero se notaba un poco el esfuerzo.

    

    En la caja pagamos y salimos. Ni bien salimos, todo rastro de amabilidad que había mostrado dentro del edificio se había esfumado, ahora llevaba yo todas las bolsas, como si por el hecho de estar en bolsas, las cosas son menos pesadas.

    —¡Espera!—

    —Apúrate—

    —No puedo...—

    —Hmp— refunfuñó algo inaudible—Serías más rápida si no vinieses con esos estúpidos zapatos— dijo tomando unas cuantas bolsas.

    —¿Qué problema tienes con mis malditos zapatos? Ni siquiera te sobrepaso tanto en altura—

    —¡Ya te dije que no es por eso!—se dió la vulta y volvió a caminar.

    —¡Ay, no! ¡Ruki espera!—grité llegando a su lado—¡Ruki espera! Lo siento, no quise decir eso, me pasé...—en ese momento me di cuenta de que todo el mundo nos estaba mirando, en especial las chicas.

    —Camina más rápido—murmuró Ruki cabizbajo.

    —Por q...—

    —¡¡KYAAAAA!! ¡Es Ruki!—gritó una de las chicas—¡Es Ruki de The GazaettE!—

 

    Enseguida nos vimos rodeados de un montón de chicas histéricas que le pedían autógrafos a Ruki. Los gritos no cesaban.

 

    —Vamonos— dijo Ruki. Agarró mi mano y comenzamos a correr, pero no en dirección a la compañía.

    —Oye, por aquí no es...—

    —Lo sé, pero no podemos ir a la compañía, harán mucho ruido—. Ah, claro, tiene sentido.

    

    Habíamos perdido a las chicas, pero seguíamos corriendo. Odio reconocerlo pero es difícil correr con tacones.

    —Oye...— balbuceé, pero en ese momento oí un "Crack", me doblé el tobillo y caí al suelo —¡¡Auch!!—

    —¿Estás bien?—

    —No...— dije con los ojos llenos de lágrimas.

    Miré mis zapatos, el maldito taco se había roto.

    —Déjame ver— Se arrodilló ante mí y examinó mi tobillo.

    —Mmm... Vamos, te llevaré a un hospital—dijo poniendose de pie.

    —No, no hace falta, ya estoy bien—

    —¿Ah, sí? ¡Qué bien! Vamos— se dió vuelta para retomar su camino.

    

    Yo traté de levantarme, pero el dolor fue insoportable.

 

    —Vamos, ¿Qué esperas?—

    —No puedo levantarme...— lloriqueé.

    Él suspiró, se acercó a mi y me tomó de la cintura para ayudar a levantarme.

    —Aquí cerca hay un hospital. Vamos—

 

    Comenzamos a caminar. Es muy amable de su parte acompañarme al hospital. Aunque su mano alrededor de mi cintura me incomoda un poco.

 

    —Por eso te dije que no trajeras tacones—

    —Ya, ya, no me regañes—

    —Sabía que algo como esto podía pasar. Muchas veces tenemos que andar a las corridas para escapar de las fans, y si vas a ser nuestra asistente debes adaptarte a nuestro ritmo de vida—

    —Pues me lo hubieses explicado así desde un principio—

    —Yo que iba a saber que eras tan infantil como para hacer todo lo contrario a lo que te dije que hicieras—

    

    Es mejor no decir nada.

    —¡Ja! No dices nada porque sabes que tengo razón— 

    Sí, sí claro, como tú digas...-pensé.

 

    Continuamos caminando en silencio hasta llegar al hospital. Allí fuimos atendidos por un sonriente médico que me examinó el tobillo.

 

    —¡Felicidades, es un esguince!— exclamó.

    ¿Es una broma? ¿Se supone que tengo que reírme? Sólo Ruki rió, pero creo que se reía de la cara que le puse al médico.

 

    —Lo siento, — se disculpó el doctor- sólo era una bromita, pero supongo que no estás de humor para bromas— sonrió nerviosamente —Bueno, tienes que hacer reposo, pero como tienes cara de ser de las chicas que no se quedan quietas, deberás usar una bota ortopédica hasta que te cures. ¿Entendido?—

    —Sí— respondí.

 

    Miró las bolsas.

 

    —Tu novio deberá llevar eso— dijo señalando las bolsas

    —¿¡Eh!? ¡No somos novios!— exclamamos al unísono Ruki y yo.

    —¿Ah, no? Hubiese apostado a que así era—nos sonrió.

 

    Se dió vuelta, sacó un talonario de su escritorio y escribió en él.

    

    —Toma— tomé la receta que me tendía— Estos son los medicamentos que tendrás que tomar—

   —Gracias Doctor—

   —No es nada. Cuídate—

 

    Volvimos a la PSC. No podía caminar muy bien ya que la bota era bastante pesada.

    Entré a la sala de ensayos de los gazettos. Aoi y Uruha jugaban con sus guitarras. Y Reita y Kai hablaban animadamente. Fue Reita el primero en notar nuestra presencia.

 

    —¡Ey, si que se tardaron!... ¿¡Pero qué rayos te pasó en la pierna!?—

 

    En un segundo tuve a todos a mi alrededor.

 

    —¿Estás bien?— preguntó Aoi— ¿Te duele mucho?—

    —Ruki ¿Qué pasó?— preguntó Uruha.

    —Ven, toma asiento— Reita me condujo hasta el sillón.

    —¿Qué sucedió?—preguntó Kai, que hasta el momento era el único que permancía callado.

    —El taco de mi zapato se rompió, caí y me doblé el pie— Me miraron extrañados.

    —Veníamos corriendo porque nos perseguían unas fans— explicó mejor Ruki.

    —Ves, por eso no debías ir Ruki— lo regañó Uruha

    —El chibi es un cabeza dura— rió Reita.

    —Bueno, ya entendí, no iré más— refunfuñó dejándose caer en el sillón, luego encendió un cigarrillo.

    —¿Te recetaron medicamentos?—preguntó Kai.

    —Sí—

    —Bien, correrán por parte de la compañía ya que te accidentaste en horario de trabajo—

    —Bueno— estaba muy serio.

    —¡Tengo una idea!— Exclamó Aoi, tan de repente que nos sorprendió a todos— Vamos a celebrar que a Shizu no le pasó nada, ¡Tomando unas copas!— Todos reímos ante su proposición.

    —Tú siempre encuentras cualquier excusa para "festejar"— esto último lo dijo Uruha con un tono irónico.

    —Ja, ja, me atrapaste pato—

    —Yo paso,— le dije— prefiero ir a casa—

    —Yo te llevo— se ofreció Ruki.

    —No, no hace falta—

    —No seas terca, no puedes conducir así, ¿O sí?—

    —No, tienes razón—

    —Bien, vamos—

 

    Tomé mis cosas y salimos al estacionamiento.

 

    —Vamos en mi auto— dijo Ruki al ver que me dirigía a mi auto.

    —¿Eh?, pero y mi auto...—  

    —No le pasará nada si lo dejas aquí. Además no pienso volver en taxy. ¿O prefieres que me quede en tu casa?—bromeó.

    —¿Qué? ¡No!—

    —¡Ja, ja, entonces vamos!—

 

    Estoy realmente sorprendida, es la primera vez que Ruki bromea así conmigo. Me siento contenta. ¿¡Eh!? ¿Contenta? ¿Por qué carajos me siento contenta?

 

    —¿Vas a subir o no?—

    —Ya voy—

 

    Subí al auto, le indiqué la dirección de mi departamento y partimos.

    Condujo todo el camino en silencio. Era muy incómodo, pero no tenía nada que decirle.

    Al fin llegamos al departamento.

 

    —Allí es, a la derecha— señalé.

 

    Estacionó frente al edificio y apagó el motor del auto.

 

   —Bien, nos vemos— lo saludé. Hice ademán de salir, pero las puertas están trabadas.

   —Kai estaba raro hoy, ¿No?—

   —¿Eh?— ¿Qué está pasando aquí? —Eh... No lo sé. No lo conozco bien, así que no sé que responderte— sonreí. Esperaba que no viera mi nerviosismo.

   —Ah, ¿Sí? Pensé que siendo su fan lo conocías bastante—

   —¡Ah! ¡Sí! En los videos se lo ve más sonriente— ja ja reí nerviosamente.

   —Últimamente está de muy mal humor— continuó— y es justo desde que tú llegaste—me miró fijamente.

 

    No me gusta el rumbo que esta conversación está tomando.

    —Sí, parece que a Kai no le caigo muy bien—

    —Contestame algo, ¿Por qué regresas después de tantos años?—

    —¿Qué?—

    —¿Acaso eres tan patética como para creer que volverían a estar juntos?—rió.

    —No sé de qué hablas...—

    —¿Ah, no? Los escuché hablando ayer. Obviamente no tengo todos los detalles pero tu plan falló, ¿No? ¿Creías que te recibiría con los brazos abiertos? ¡Qué patética!—

    —¡Cállate!— grité furiosa. Apreté los puños sobre mi regazo para no encestarle un puñetazo— Mi pasado no te concierne. Y no, no vine por Kai, y si así fuese esto no te afecta-

    —Pues sí, sí me afecta. El estado de ánimo de Kai afecta a toda la banda—

    —Estás equivocado—

    —No lo sé, pero algo es seguro, si intentas arruinar la banda, lo lamentarás—

 

    Destrabó la puerta y pude salir.

    —¡Recuérdalo!—gritó desde el auto mientras se iba— ¡Desiste de tu estúpido plan!—

    No me di vuelta, sólo seguí caminando lo más rápido que la bota ortopédica me permitía.

  

    Entré a mi departamento. Como siempre Black Beast me estaba esperando.

 

    —Nee, ¿Quieres comida?— le dí su plato de comida y me senté en el sillón.

 

    Las palabras de Ruki seguían dando vueltas en mi cabeza: "Si intentas arruinar la banda, lo lamentaras".

 

    —¿Cómo podría ser tan idiota como para arruinar aquello por lo que abandoné mi felicidad?—

 

    Sonreí amargamente mientras las lágrimas corrían por mis mejillas.

 

 

    [Ruki]

 

 

    —¡Recuerdalo!— le grité desde el auto— ¡Desiste de tu estúpido plan, o lo lamentarás!— No sé si escuchó esto último, pues ya estaba dentro del edificio cuando lo dije, pero creo que le quedó claro.

 

    No permitiría que nadie afecte la estabilidad de la banda.

    No sé que sucedió entre Kai y esa mujer, pero es obvio que afecta bastante a kai. Y los demás ya se dieron cuenta, e inmediatamente lo relacionaron con la llegada de Izumi.

    Incluso creo que Reita le preguntó a Kai, pero él negó conocerla. Ahora que lo pienso, Reita puede ser bastante perspicaz cuando se lo propone.

    

    Detrás de mi pude oír bocinazos. Miré el semáforo que antes estaba en rojo, ahora había cambiado a verde. Los conductores detrás mío están furiosos, así que continué mi marcha.

    Me pregunto qué es lo que tiene planeado hacer esa mujer. Cuál será su plan. Sea cual sea su plan, haré que renuncie antes de que logre su cometido.

   ¡Aish!, no importa cuánto lo piense, ¡Mi comportamiento sigue siendo tan infantil! Pero no se me ocurre qué más hacer.

 

    No veo la hora de llegar a casa con Koron y descansar de una vez por todas. Encendí el estéreo para despejar mi mente y continué con mi camino.

End Notes:

¿Y, qué les pareció? Quizás sea un poco confusa la historia hasta ahora, pero prometo que a medida que avanza se va aclarando. :D

Pido disculpas por la tardanza T.T por favor no me odien y sigan leyendo este fic. Prometo que subo el 4 pronto.

Espero sus comentarios! Bye!

End Notes:

¿Y, qué les pareció? Quizás sea un poco confusa la historia hasta ahora, pero prometo que a medida que avanza se va aclarando. :D

Pido disculpas por la tardanza T.T por favor no me odien y sigan leyendo este fic. Prometo que subo el 4 pronto.

Espero sus comentarios! Bye!

Regresar al índiceDisclaimer: All publicly recognizable characters and settings are the property of their respective owners. The original characters and plot are the property of the author. No money is being made from this work. No copyright infringement is intended.Esta historia archivada en https://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=41447Beloved Memories by yawarakaikoe

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20