BAD LITTLE BOY by AKARISHIPLE

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

 BAD LITTLE BOY by AKARISHIPLE
Summary: La historia se centra en Marshall, Fionna, Prince y Flame. Cuatro chicos que han decidido vivir juntos y es precisamente esta decisión lo que los lleva a una serie de aventuras en sus distintas vidas.

¿Porqué Flame es tan callado?

¿Marshall se toma algo en serio?

¿Prince esta enamorado de Fionna?

Fionna lideara con estos tres chicos que lo único que tienen en común son que los tres viven bajo el mismo techo.

La trama se vuelve aun más interesante cuando uno de ellos se enamora de  la despistada Fionna, pero.... ¿es el único?

Marshall el inmaduro, come golosinas.

Prince, el chico perfecto.

Flame, el retraído de corazón dulce.

Si quieres saber, quien de ellos es... tienes que leer la novela.

Categories: CARTOON Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 4 Completed: No Word count: 5712 Read: 800 Published: 26/07/2013 Updated: 14/08/2013
Summary: La historia se centra en Marshall, Fionna, Prince y Flame. Cuatro chicos que han decidido vivir juntos y es precisamente esta decisión lo que los lleva a una serie de aventuras en sus distintas vidas.

¿Porqué Flame es tan callado?

¿Marshall se toma algo en serio?

¿Prince esta enamorado de Fionna?

Fionna lideara con estos tres chicos que lo único que tienen en común son que los tres viven bajo el mismo techo.

La trama se vuelve aun más interesante cuando uno de ellos se enamora de  la despistada Fionna, pero.... ¿es el único?

Marshall el inmaduro, come golosinas.

Prince, el chico perfecto.

Flame, el retraído de corazón dulce.

Si quieres saber, quien de ellos es... tienes que leer la novela.

Categories: CARTOON Characters: Ninguno

Generos: Romance

Advertencias: Ninguno

Challenges:

Series: Ninguno

Chapters: 4 Completed: No Word count: 5712 Read: 800 Published: 26/07/2013 Updated: 14/08/2013 Capítulo 1INTRODUCCIÃN: ¿QUIÃN? by AKARISHIPLE
Author's Notes:

he aquí otra historia, espero les guste. Los personajes no son míos, los saque de "Hora de aventura" n.n aun así la historia es original, dusfrutenla 

Author's Notes:

he aquí otra historia, espero les guste. Los personajes no son míos, los saque de "Hora de aventura" n.n aun así la historia es original, dusfrutenla 

 

 NARRADO POR MARSHALL

 

-¡Marshall, ya estoy en casa!- Prince grito al abrir la puerta.

Le había dicho tantas veces que odiaba cuando gritaba, pero al parecer seguía sin entenderlo.

No conteste a su llamado y continué tocando mi guitarra. Sonreí mientras ajustaba una de las cuerdas.

-¡Marshall, traje la cena!- vocifero de nuevo. Gruñí en modo de molestia.

Deje a un lado el instrumento y salí de mi habitación; lo encontré en la cocina sacando cajas de comida y acomodando los alimentos en la alacena.

-¿Porque demonios tienes que gritar?- me deje caer en el sofá.

-Traje pastel de fresa- sacudió una pequeña cajita de plástico con la rebanada dentro- y se que es tu favorito- sonrió.

Lo mire con una ceja arqueada.

-¿Crees que me compraras con pastel?- le arrebate el dulce- pues estas muy equivocado.

-Ya te pedí disculpas Marshall- suspiro- no volveré a interceder en una de tus citas.

-No te creo- conteste con la boca llena de pastel.

Frunció el entrecejo.

-¿Entonces si no me perdonas, porque te comes el pastel de "disculpas"?.

-Oye, el pastel no tiene la culpa de tus errores- lamí el betún de una fresa.

-Sabía que eso no ayudaría mucho- sonrió, mientras ponía enfrente las demás cajas- también traje un pedazo de pastel de chocolate, frutilla, vainilla, mora y tres leches.

Silbe muy sorprendido. Prince nunca había hecho una cosa parecida por mi.

Eso solo significaba algo malo.

-¡vaya!. Parece que asaltaste una pastelería solo por mi- termine de devorar el pastel de fresa- es un gran detalle de tu parte.... ¿Y a que se debe tanta amabilidad?.

Prince forzó sus labios en una patética sonrisa, lo mire con seriedad.

-Solo quería darte un detalle.

-Eres pésimo para mentir.

-Lo se- agacho la cabeza.

Desde que conocía al chico, sabía que las mentiras y el no eran precisamente muy unidos y que si alguna vez le prestabas un CD , dalo por perdido.

-¿Qué hiciste ahora Prince?- ya iba por la mitad del pastel de chocolate.

-Bueno... nada malo si eso es lo que crees, es solo, que, pues...¿Recuerdas que puse en alquiler el cuarto que tenemos disponible?

-Mmm- asentí.

Jugó con los dedos.

-Deja darte la buena noticia de que alguien acepto nuestras peticiones- se sentó a mi lado triunfante y sonriendo como un idiota- ¡Tenemos nuevo compañero de departamento!.

A diferencia de la sonrisa en la cara de Prince, yo me mantuve neutral o sin expresión como diría él.

-Y dime "mariposa cocinera"- lo vi fruncir el ceño (él odiaba que lo llamará así)- ¿es también un psicópata pirómano como el último que trajiste?.

Sin previo aviso me arrebato el pastel de mora, de las manos, le lance una mirada molesta lo que lo hizo titubear. Con la barbilla levantada en modo de indignación, mantuvo el pastel fuera de mi alcance.

-Devuélveme ese pastel antes de que te saque a patadas del departamento.

Solo existían dos reglas respecto a "Marshall Lee"- osea yo-nunca toques mi guitarra; si te descubro haciéndolo serás la persona más miserable del mundo y por último, jamás, de los jamás, me quites, te comas o hurtes uno de mis pasteles.

-No te daré nada hasta que pueda hablar con el tú maduro- desapareció de la mesa los demás pasteles.

-Ese Marshall esta de vacaciones.

-Sabes que tanto a mi como a Flame nos molesta que lo llames así. No es ningún pirómano solo tiene un problema.

Puse los ojos en blanco.

.

De un tiempo para acá había aprendido a guardar los mejores comentarios para mi, consideraba que "el mundo" no merecía saber lo genial que soy.

-No me interesa lo que tu y el psicópata piensen. Solo una cosa te digo, si ese tipo aparece con una mascara y un lanza llamas, te  a seguro que buscaré tu cadáver y así frito y muerto, lo tomare y le diré "te lo dije".

Prince se quedo mirándome molesto y haciendo un ridículo puchero.

-¿Porque yo estaré muerto y tu vivo?.

-Por que yo seré el héroe que maté a Flame el psicópata- sonreí.

-¿Y porque no me salvarás?

-Por gay.

La expresión del chico se ensombreció.

-Sabes a veces me pregunto, como es que siendo tan estúpido sigues respirando. No debería ser legal.

Bufé.

-Bueno nos estamos desviando del tema. Y cuando llega el nuevo zoquete... digo inquilino.

Prince sonrió de una forma muy perturbadora.

A veces pensaba que Prince estaba incluso más loco que Flame y una noche sin que nadie supiera, entraría en mi habitación y me violaría. Esta clase de cosas son por las que lamento ser tan sexy.

-Creo que te equivocaste, es... inquilina

Lo mire con horror.

-¡¿QUÉ?!.

Se levanto y alejo tres pasos de mi.

-Fue la única que respondió a la solicitud; acaba de trasladarse y no tiene donde ir.

Mi rostro cambio del horror al enojo... más bien a la ira.

Prince subió las manos de una manera que daba a entender que estaba desarmado. Algo así como cuando en la guerra alzan una bandera blanca en modo de rendición.

-Además-continuó- tiene dinero y es la única que puede pagar tu alquiler. ¿No es eso lo que te interesa? ¿El dinero?

Me levante de un salto y camine hacía un tembloroso Prince; me miró con suplica extrema. Como si me dijera con la mirada "no me mates".

-Como a todos me interesa pero...¡No a costa de mi privacidad!.

Sabía que estaba exagerando, pero, ni Prince, ni Flame habían tenido que lidear con una hermana y peor aun; que esta fuera tu hermana melliza.

Vivir con Marceline- el nombre de ella- fue una de las peores experiencias vividas en mi pubertad y adolescencia.

Por lo tanto, cuando me libre de "estrogeno"- como solía llamarla-, fue el día más feliz de mi vida.

Desde ese momento; como contaría la leyenda de un ser legendario...Me prometí que nunca volvería a vivir con una chica. N-U-N-C-A.

-Anda Marshall...

-¡No!- volví a sentarme- Me niego rotundamente a vivir con una chica por más dinero que tenga.

Le di la espalda con los brazos cruzados. 

El recuerdo  de los momentos con mi hermana, cuando está ya tenía suficiente conciencia como para saber de chicos, tapones, maquillaje y como torturar a tu hermano con esas cosas; estuvo a punto de hacer que me encerrara en mi habitación a cavilar.

-¿Estas muy seguro de eso?- la sensación del aliento  de Prince en mi oído hizo que volviera en sí.

-¡Muy seguro!- lo encare- apostaría mi hermosura.

Prince sonrió de lado, pero no fue cualquier sonrisa, fue una sonrisa guasona. Como el gato que atrapo al ratón.

Hurgo en su bolsillo y saco una goma, quito el envoltorio y la metió en su boca.

-¿Sabes de donde saque los pasteles Marshall?- mascaba la goma sonoramente.

-De una tienda- fruncí los labios.

-Pero ¿sabes de que tienda?

Lo mire con el sarcasmo en el rostro; recargue el rostro en ambas manos.

-No lo se Prince, no fui contigo al mercado.

Le sonreí sin ganas.

Ignoró por completo mi plan sarcástico. Con lentitud tomo el pastel que antes me había arrebatado de las manos, lo miró como si de algo muy interesante se tratara.

-¿Recuerdas esa tienda que esta en el centro de la ciudad y lleva por nombre "Candyman"?.

-Si.

-Esa donde los pasteles y dulces son deliciosos pero también muy caros.

-Si, intente robarme algunas cosas de esa tienda y ahora ya no puedo entrar- lo mire con rudeza por recordarme lo.

-¿Recuerdas el sabor único de su pastel de coco? Dijiste que nunca habías probado algo igual...

-¿A donde quieres llegar?.

La sonrisa seguía sin borrarse le del rostro, camino hacía la cocina, abrió el refrigerador y saco una caja medianamente grande.

Quede en completo shock al ver de que se trataba. Era un pastel completo de coco y llevaba un chillón estampado de la tienda "Candyman".

-Creo que tengo una erección de la emoción- mire mis pantalones- ¡Oh! no es cierto. Eso no quita que estoy enamorado.

-Tomaré eso como un "me gusta"- dejó el pastel sobre la mesa de la sala- ahora que tengo tu atención....

-¿Donde conseguiste esto?- acaricie la tapa de plástico suavemente- debió costarte mucho dinero.

-No gaste ni un centavo.

-¿QUE?.

-Le dije sobre tu afición a nuestra nueva inquilina y ella te lo regalo, ya que ella trabaja en la tienda.

Lo mire como si acabara de decir una obscenidad. Sonreí automáticamente, después mire el pastel.

-Estas diciendo, que si la dejo vivir aquí....

-Tendrás todo el pastel y golosinas que quieras. A ella le regalan la mercancía que no se vende en el día- sonrió con suma victoria. 

Sabía que me había convencido.

-Dame un tenedor y puede vivir el resto de su vida con nosotros- no aparte la vista de mi nueva "novia" temporal.

Saco uno, quien sabe de donde y me lo extendió con una reverencia.

Junte mis manos frente a mi rostro, mire al cielo articule un "gracias" y me dispuse a comer el trato con sabor a coco.
End Notes:

dejen sus comentarios para saber si les gusto n.n

End Notes:

dejen sus comentarios para saber si les gusto n.n

Regresar al índiceCAPÃTULO 01: MI NUEVA AVENTURA. by AKARISHIPLE
Author's Notes:

AQUÍ LES DEJO EL PRIMER CAP n.n espero les guste

Author's Notes:

AQUÍ LES DEJO EL PRIMER CAP n.n espero les guste

NARRADO POR FIONNA.



La manera en que termine viviendo con tres hombres en un mismo lugar me resulta algo cómica.

Todo esto inicio cuando decidí independizarme de mis padres, habían accedido a seguirme pagando el colegio, el único "pero" es que tenía que mudarme, lo considere aceptable, se puede decir que yo ya tenía edad para "volar del nido". MI hermano mayor lo había hecho hace tiempo así que me dije, .

Mi búsqueda consistió en dos cosas. Buscar un lugar cerca de donde estudio y que este fuera barato.

Encontrar las dos cosas fue fácil, el problema, solo sería temporal. Una amiga me ofreció su casa pero no podía quedarme salvo unas semanas.

Todo en la escuela iba bien y Fanny me recibió de igual manera; sus padres se portaban muy amable pero gustaban de recordarme que no podía quedarme mucho tiempo.

Fue durante las primeras semanas de colegio que una luz apareció en mi camino; una luz en forma de nota pegada en un tablero con tachuelas frente a la dirección.

TENEMOS CUARTO DISPONIBLE, SI TIENES DINERO Y NO DONDE CAERTE MUERTO MARCA EL NUMERO XXXXXX Y VEREMOS SI TE QUEDAS CON EL. ESPERAMOS TU LLAMADA".

El precio era accesible y yo necesitaba un lugar donde vivir, así que llame.



Así fue como conocí a Prince, uno de los dueños del departamento. Platicamos un rato, me habló sobre los otros dos chicos que vivían ahí y sobre mi habitación, yo le hable sobre mi familia y el trabajo que había conseguido recientemente en una cafetería prestigiosa de la ciudad.

Hasta le regale un pastel; las cosas dulces no me gustaban mucho, pero el dinero que ganaba por venderlas si.

Acordamos una hora y un día. Lo vi irse con una sonrisa asegurándome que el cuarto era oficialmente mio.



El sábado por la tarde llego y con el un hermoso día para conocer tu nueva casa y tus nuevos compañeros.

Me perdí un poco pero llegue al edificio, al decirle al guardia a donde iba me miro con un extraño enojo, que no entendí pero tampoco le pregunte.

Si estaba molesto por que viviría con tres hombres, yo también lo vería mal, claro para uno es fácil pensar cualquier cosa.

Toque tres veces y la perilla giro. El rostro conocido de Prince me dio la bienvenida.

-¡Bienvenida Fionna!- se hizo a un lado para que pasara- yo te ayudo con las maletas.

-Gracias.

El departamento era realmente bonito.

Por principio tenía una sala espaciosa, los muebles de un color melón fresco, las paredes de un blanco pulcro A la derecha podía alcanzar a ver una cocina, unos tres cuarto hacían de escenario de fondo; por lo que Prince me dijo el mio estaba en el pasillo frente al baño y el cuarto de lavado.

Unas pequeñas puertas corredizas color crema mostraban un balcón, justo frente al comedor. En pocas palabras, el lugar más espacioso del mundo.

-¡Wuau!- observe mejor el decorado y los cuadros que colgaban de las paredes- este lugar esta de lujo.

Prince colocó mis maletas en la sala, una sonrisa fresca apareció en su rostro; se rasco la nuca.

-Me alegra que te guste- parecía la viva imagen de un galán de película.

Observe todo el lugar, pero no vi a los otros dos chicos que Prince había mencionado.

Como si me hubiera leído el pensamiento agregó.

-Marshall y Flame están en sus habitaciones- tomo de nuevo mis maletas- deja tus cosas en el cuarto y cuando vuelvas te los presento.

Asentí.

Camine por la estancia hasta llegar al pasillo y de ahí a la puerta que el chico aseguro era mi cuarto.

El lugar me recordó a mi vieja habitación en la casa de mis padres.

Sus paredes eran de color rojo y amarillo opaco, una cama amplia estaba en el centro con sabanas blancas y unos cojines divertidos descansaban en ella.

Uno era un gato ojón blanco con manchas naranjas y extremidades largas, a su lado un panda con lentes y por último una persona, más bien un niño arrodillado con ojeras y una sonrisa amable, como si no hubiera dormido en días y hubiese perdido la cordura.

-El último es regalo de Marshall, él lo llama "D" y el gatito es regalo mío se llama "Cake".

-Gracias.

-De nada, dejare que te acomodes- cerro la puerta.

Me deje caer en la cama y sonreí. Justo en el techo pude ver un poster grande de Bart Simpson con la frase "comete mis pantalonsillos".

Solté una risita.

Segundos más tarde deje mis maletas, las cuales acomodaría después.

Observe el librero de roble color chocolate, en el cual descansaba una copia usada y vieja de "el retrato de Dorian Grey", una novela que no había leído pero la conocía bien, tenía la película.

Fui hacía el baño que se encontraba frente a mi habitación y me refresque un poco. Lista y dispuesta salí al pasillo que daba a la sala.

En ella pude ver a los tres chicos.

Me quede sorprendida por lo diferentes que se veían. Prince era el más alegre de los tres, eso sin contar su excéntrico cabello color...rosa; resultaba extraño que un hombre se viera bien masculino con ese color, lo que no era el caso de Prince el se veía muy bien. El chico a lado del pelirosa parecía más callado, llevaba una sudadera negra y no sonreía; sin embargo su color de cabello era incluso más excéntrico que el de su compañero. Lo llevaba de color rojo con las puntas naranjas. Un peinado muy alegre para su cara triste. Y por último el chico de los audífonos color azul, por fortuna su cabello era normal. Negro. De hecho tenía una pinta muy agradable.

-Fionna deja presentarte a mis compañeros- señalo al pelirojo- el es Flame y el idiota de los audífonos es Marshall- a punto con desprecio.

-Te escuche "mariposa de invernadero".

Yo reí por lo bajo.

-¡Ya te dije que no me llames así!- en los ojos del chico llameo la furia.

-No te exaltes "campanita"- por fin me miro- soy Marshall Lee y si soy así de guapo.

No supe su reír u ofenderme por su narcisismo.

-Lo siento- Prince se levanto y tomo mi mano- ese imbécil puede a veces puede ser muy...

-¿Irritante?- complete.

-¡Oye!- Marshall me miro molesto- después de que te dejo vivir aquí.

-¿Es tuyo el departamento?

-Lamentablemente si- fue la primera vez que Flame hablaba.

Me quite la mochila que aún llevaba puesta y saque el regalo: una caja de chocolates.

-Gracias por dejarme quedar- le ofrecí la caja a Marshall.

El pelinegro miro sorprendido la caja y después a mi; en seguida una sonrisa se fue formando en su rostro. Algo en el fondo me dijo que esa era una sonrisa autentica y no la cínica que nos había mostrado antes.

Tomo la caja, literalmente salto hacía mi y deposito un beso en mi mejilla para irse después con la misma sonrisa. Me sonroje.

-Le llegaste al corazón- Prince me rodeo los hombros con su brazo.

-Pero solo le di chocolates.

-Por eso, Marshall ama los chocolates y los dulces tanto como respirar.

-Solo espero el día en que muera de diabetes- Flame se levanto del sofá.

-Tu siempre deseando la felicidad a los demás mi amigo- no había notado que Prince mascaba una goma.

-Bienvenida- la mirada gélida de Flame me hizo sentir...triste.

Prince apretó mis hombros ligeramente para llamar mi atención. Lo mire, el pelirosa sonreía de una forma que ya se estaba volviendo muy de él.

-¿Tienes hambre Fionna?

-Si un poco.

Su sonrisa se expandió.

-Tienes la suerte de que sea el mejor cocinero de este lugar...bueno, el que mejor lo hace de los tres- se rasco la nuca con una sonrisa de disculpa.



No cabía duda que vivir con Prince, Marshall y Flame sería toda una aventura Free Games for Mac, Free Games for ipad and Free Games for Iphone, without in app purchases or something like that Free Browser Games

End Notes:

por favor dejen sus comentarios, gracias por leer

End Notes:

por favor dejen sus comentarios, gracias por leer

Regresar al índiceCAPÃTULO 2: EL PRINCÃPE DE GOMA DE MASCAR PARTE 1 by AKARISHIPLE
Author's Notes:

aquí otro capítulo n.n

Author's Notes:

aquí otro capítulo n.n

NARRADO POR FIONNA.

 

El sonido d de la tormenta se hacía cada vez más fuerte y parecía que seguiriamos sin luz por un largo tiempo.

Lo que hacía que todo se volviera más interesante.

 

Hacía ya varios meses que los chicos del departamento 511 me habían abierto las puertas de su casa.

Realmente cierta parte de mi creía sería difícil vivir con tres hombres en un solo lugar, pero resultó ser todo lo contrario.

En cuestion de días me acostumbre a cada uno de ellos.

Tanto Prince, como Flame iban al mismo colegio que yo; Marshall ya había salido.

Seguía sin creer como es que siendo tan distintos los tres convivieran, se podía decir que bien.

 

Prince siempre conservaba esa alegría que lo carácterizaba, y una energía poco vista en alguien tan joven y siempre salia; por lo que pude ver se encargaba de los deberes de la casa, principalmente de cocinar. Amaba la cocina.

Descubrí su afición por la goma de mascar y el color rosa. Eso sí, conservando siempre su masculinidad.

La mayoria de las chicas de mi clase quería salir con él. Su punto negativo: coqueto al extremo.

Quiza no se cargaba con ese aire narcisista como el pelinegro pero le encantaba la atención femenina.

Un total cassanova.

Lo mejor de él sin duda su amor por la misma serie que yo, "Tierra Medieval".  Una genial saga sobre dragones, elfos, humanos y caballeros; acción, romance y muchas peleas. De lo mejor.

Volviendo al tema inicial; si la simpatía tuviera rostro estoy segura que sería el de Prince. , como siempre lo llamaba.

Después estaba, " el señor yo soy el más sexy y genial de aquí". Marshall Lee.

Me sorprendio saber que tenía desendencia ásiatica- bastante obvio por su apellido- y que amaba su guitarra tanto como los pasteles y dulces que le traía.

De todos, el más infantil. Él y Prince se la pasan peleando horas por la misma cosa. Qué si se acababa su acondicionador,que dejará de llamarlo gay, que Flame no era un psicopata, etc... Discuciones y más discuciones.

Marshall solo respondía con frases sarcasticas o fanfanorrerías clásicas de él.

Podía que el pelinegro tuviese muchos puntos en contra, pero había días en los que incluso a Flame le agradaba.

Me gustaba ver la cara de Marshall cada vez que le traía algun dulce de la tienda. Llegaba al departamento le decía que había traído algo, se levantaba , lo miraba y sonreía como un niño, si no besaba mi mejilla me abrazaba y por último salia corriendo a su habitación.

Un total niño.

Lo que me sorpendio másfue el apego que tenía hacía el peluche "D"; el pequeño niño de ojos desvelados y ropas de instituto mental.

Prince decía tenerle miedo, yo por mi parte decía que era adorable y Marshall siempre lo veía con una sonrisa; nunca me decía por que me lo dio o el valor que significaba para él. Yo tampoco le pregunté, solo tome el peluche le dije "gracias" y ahora duermo con el y "cake" el gatito que el pelirosa también me regalo.

Para mi, Marshall Lee escondía más de lo que dejaba ver.

Pro último y no menos importante, se encontraba el cayado y poco participativo Flame. Prince decía que solo era muy reservado y Marshall que era un pirómano en proceso... la verdad, sabía muy poco de él.

Flame comía, dormía y vivía bajo nuestro techo pero hablaba poco. Casí no salía de su cuarto y  el pelinegro gustaba de hacer comentarios como: "esta planeando como asesinarnos mientras dormimos". Y no es que crea en sus palabras, dudo mucho que Flame este loco, quiza solo sea diferente.

Una vez lo encontre en la azotea a las tres de la madrugada. Prince se había alarmado al no encontrarlo y nos puso a buscarlo; y ahí estaba mirando la pequeña ventana que daba a la ciudad. Sin decir nada, se bajo y fue a su alcoba; nunca supimos que hacía haya arriba. A veces tengo pequeñas conversaciones que no me dicen mucho de él y en el colegio casi nadie lo conoce. Al parecer el chico quiere ser invisible y lo logra muy bien.

Y lo que siempre noto es que soy la única que se preocupa por eso, Prince lo hace a veces, sin embargo soy yo la que siempre le pregunta por él.

 

El fuerte sonido de un relampago me saco de mis pensamientos.

Vuelvo a la realidad, estoy en la sala, con Prince, Marshall y Flame con unas cuantas lamparas-con pilas- alumbrando la estancia en total oscuridad.

-¿Porqué no tienen velas?- pregunté observando como parpadeaba una de las lamparas.

Marshall y Prince se miraron preocupados, después miraron a Flame, quien llevaba su reproductor y unos audifonos.

-Es que...este... Prince es alergico a las velas.

-¿Qué?- los mire sorprendida.

-S-si, soy muy alergico como dijo Marshall.

Eso tenía que ser una mala broma. ¿Quien en este mundo es alergico a las velas?.

-Deberías verlo, se hincha, le salen granos, de los granos pus...

-Ya entendio- lo miró molesto.

-Después empieza a decir incoherencias como: "amo el color rosa", "me encanta cocinar", "soy más guapo que Marshall".

Flame suspiro.

-Temen que incendie la casa- fue lo único que dijo.

Los otros dos chico se quedaron en silencio al ser descubiertos.

-¿Porque?- le pregunte a Flame.

-Es un pirómano- contestó Marshall

-¡No lo es!- el pelirosa lo mató con la mirada- solo sufre una ligera facinación por el fuego.

El moreno puso los ojos en blanco.

-Eso es piromanía.

-¡Tu estúpidez es más peligrosa y no la ando divulgando!.

-¡Ahora me atacas!- se mostro indignado- después de que te dejo hacer tus "mariconadas" en mi casa.

-¡Ya te dije....!

-¡Basta ya los dos!- grite.

Silencio total.

-Creo que es hora de dormir- Flame se quito los auriculares y se acosto en la bolsa de dormir frente a él.

Habiamos decidido dormir juntos por mi singular miedo a las tormentas y la falta de luz.

Las luces se apagaron y todos nos dispusimos a dormir.

En la oscuridad de la gran sala. con Marshall a la derecha y Prince a la izquierda; mire el techo como si buscará el sueño ahí.

Sin embargo recordé la platica que Elizabeth una amiga de la clase de historia y yo habíamos tenido. Me había suplicado que la ayudara a salir con Prince- como todas- llevaba enamorada desde hace mucho tiempo y quería saber si al menos tenía una oportunidad. Decidí hacerla de "buena samaritana" con la pequeña Lizzy y preguntarle al "principe goma de mascar".

Deje pasar varios minutos para que Flame y Marshall estuvieran dormidos, al poco tiempo los ronquidos del asabache se escuchaban por casí toda la sala.

-¿Prince, estas despierto?- susurre.

-Mmm...- se removió para verme en la oscuridad- ¿Qué pasa Fionna? ¿No puedes dormir?

-Quería preguntarte algo.

-Tu diras- sus ojos color ambar centellaron aun en la oscuridad, sin duda eran muy bonitos.

-¿Te gusta una chica?

Su rostro se volvió un poema.

-Pues... este... no por el momento- miró para todas partes con nerviosismo.

-¿Has pensado salir con Lizzy?

-Ah...

-Tu sabes ella es muy guapa y simpatica. ¡Como tu!- le sonreí- tienen algo en común. Ademas e visto que se llevan bien.

-Detente- habló más alto de lo debido- Lizzy es linda pero no mi tipo.

-¿Porque?

-No lo se

-Pero es muy platicadora y tiene linda sonrisa.

Prince suspiro en la oscuridad.

-Lo se pero me mira como si quisiera comerme. Todas las chicas me miran así.

Lo dijo como si de verdad le pesara, le hubiera creido si una sonrisa en su boca no se dibujará segundos después.

-Eres la única chica que conozco que no a intentado nada conmigo- Prince no me miró al decirlo.

Yo traté de imaginarme al pelirosa y a mi en un plan romántico... pero fue imposible.

-Eso es por que no eres mi tipo- trate de no reirme.

Prince no respondió por mucho tiempo. Decidí por fin mirarlo.

Se hayaba sentado en su pequeña colchoneta rosa y me miraba como si fuera un extratereste.

-¿Que?

-¿Como que no soy tu tipo?- parecía consternado.

-Digo... no te veo de esa manera, me agradas y todo, simplemente no te veo así- le sonreí- asi que piensalo, eso de salir con Lizzy.

Él solo se quedo mirando la nada.

-Lo... pensaré.

Resuelto en tema, me acomode en mi colchoneta y abracé con fuerza a "D" para dormir mejor.

 
End Notes:

por favor dejen sus comentarios, gracias por leer

End Notes:

por favor dejen sus comentarios, gracias por leer

Regresar al índice CAPÃTULO 02: PRINCIPÃ GOMA DE MARSCAR PARTE 2 by AKARISHIPLE
Author's Notes:

aquí les dejo el capítulo perdón por la espera n.nU

Author's Notes:

aquí les dejo el capítulo perdón por la espera n.nU

NARRADO POR MARSHALL

 

El sol molestaba mis parpados y un fuerte dolor en el brazo me hizo darme cuenta que estaba sobre el.

Levante un poco la cabeza para ver la hora en el reloj de la cocina. Las 8:30 de la mañana, demaciado temprano para levantarse y más en domingo.

gire sobre la bolsa de dormir para poder consiliar el sueño de nuevo. La imagen de Fionna adormilada apareció en mi campo de visión.

"La pequeña conejita", como había aprendido a llamarla.

Aceptar que me gustaba vivir con una mujer, iba muy encontra de mis principios y resultaba más horroroso que ver a Prince cocinar uno de mis pasteles favoritos.

Sin embargo la que pequeña rubia había superado mis espectativas; no se metía con mis cosas, casí no estaba en casa- pasaba más tiempo en el trabajo o el colegio-, y el baño no era rehén de algun producto femenino, con excepción de algunas cremas para la cara y otras cosas que después descubrí no pertenecían a Fionna si no a Prince. .

En el tiempo que Fionna llevaba aquí había sido de mucha ayuda, lo que me llevaba a ser amable con ella. Eso no quitaba en que existían días en los que quería extrangularla como a veces quiero hacerlo con "campanita, la cocinera".

-Mmm...- la chica se revolvió incómoda, sus cejas se fruncieron hasta casí tocarse; al parecer estaba teniendo una pesadilla.

Las facciones de su infantil rostro se contrajeron y su respiración se agito.

Sin inmutarme y con lentitud acerque una mano a su rotro y con el dedo corazón rose su mejilla. Su respiración se volvió regular pero en su cara aun estaban las arrugas; de la misma manera acarisié la piel existente entre sus dos cejas y después su frente.

El rostro de ella se fue neutralizando hasta que ninguna arruga se veía; Fionna suspiro y apreto algo entre sus brazos.

No evite la sonrisa que se dibujó en mi al ver a "D" entre los brazos y los senos de la chica.

-Parece que te la estas pasando bien haya abajo- le susurre. Podía jurar incluso que el peluche estaba sonrojado.

Verlo me remotó a mis años de más juventud. Me había enamorado de "D" a la edad de 15 años, solían pasar una serie donde el tenía que ayudarle a la polícia a localizar a un asesino, que curiosamente solo mataba criminales, pero lo que hizo que lo adorará más era su amor por los pasteles. La gente gustaba de mirarme mal por que era capaz de comer un pastel entero yo solo.

Y cuando compre un peluche de este personaje trate de siempre cuidarlo. Al mudarme al departamento le di su propio cuarto a mi gran amigo "D". Curiosamente cuando el tiempo pasó, Fionna se quedó con ese cuarto, iba a pedirle que me devolviera el peluche, lo que hizo que cambiara de opinión fue el cariño automatico que "D" recibía de parte de Fionna.

El sonido de la rubia al girarse al lado contrario, me sacó de mis cavilaciones.

Mi sorpresa fue encontrar a Prince haciendo lo mismo que yo hace unos minutos, observar a Fionna, para nada notó que yo estaba despierto.

La manera en que la miraba no era normal en él. No sonreía o tenía esa expreción relajada que siempre usaba cuando se trataba del "conejito rubio", la miraba como si algo en ella lo preocupara.

Entre sueños la noche anterior creí haber escuchado que ellos dos hablaban.

 

NARRADO POR PRINCE.

 

Había decidido limpiar la cocina para antes de la cena.

El espaggeti a la boloñesa era el favorito  de Flame y quería darle un gusto. En ningun momento el chico menciono que lo fuera, eso no evito que notará el extraño brillo en sus fríos ojos cuando le ponía la pasta enfrente.

Nadie es enteramente insensible.

La sala estaba completamente decierta. La verdad no sabía como podían pasar tanto tiempo entre cuatro paredes.

Miré el reloj por segunda vez, marcaba las tres y media de la tarde, tendrían que apurarme si quería estar listo para las cinco. Slim me había invitado a salir y como negarme a semejante chica; tal vez incluso la cita terminara en algo más serio.

Ahora que lo pensaba llevaba mucho tiempo sin novia.

La música sonaba en el reproductor. Sonreí.

Me resultaba imposible hacer algo sin música, era la única forma que todo me parecía divertido.

-"Throw it way, forget yesterday, well make the great escape. We won't hear a word the say. They don't know us anyway..."

"Boys like grils", sin duda eran uno de mis grupos favoritos.

Sin embargo, por más que evitara el tema, mi cabeza gustaba de recordarmelo; como había sido vilmente rechazado por Fionna. Seguía sin poder creerlo, no es que fuera presumido pero sabía que mi atractivo era evidente para las chicas. Incluso mis maestras se sonrojaban cuando les sonreía.

¿Qué pasaba con Fionna?.

No es que quisiera que se enamorara de mi, me conformaba con gustarle. Pero no eso lograba.

Tenía que hacer algo, tenía que demostrarle a Fionna que yo podía gustarle.

Mi mirada fue a parar a una puerta negra, no era una desición inteligente de mi parte, pero no conocía alguien más que pudiera ayudarme con este problema. Sin más, camine hacia ella, toque.

Escuche un "adelante" y entre, no sin antes mirar con fastidio el asqueroso lugar lleno de ropa regada por todos lados, embaces, emboltorios y demás cosas. Incluso sobre uno de los muebles había un sanwich de hace semanas.

-¡Oh! Prince te escribí una canción, escucha.- carraspeo- Pri-ince te comiste mis papas, yo las compre, mías eran. ¿Qué clase de amigo se come mis papas...?

-Marshall basta- conteste irritado.

Para estar haciendo esto, significaba que en serio estaba en problemas. Mira que recurrir a Marshall...

-¿Qué te trae por mi humilde aposento?- solto una carcajada al terminar la frase.

-¿De qué te ries?

-Aposento- volvió a reír.

-No se porqué estoy haciendo esto...- di media vuelta.

-¡Espera!. Ya en serio ¿que necesitas?.

Me resultaba muy difícil hablar sobre esto con Marshall, no significaba que no le tuviera confianza. Se trataba más bien de su discreción para las cosas; Marshall Lee solía ser muy bocón.

-Tengo un problema- respondí.

Su mirada astuta fingió sorpresa.

-Así que el pequeño Prince Gumball tiene dificultades en su perfecta vida- dejó la guitarra a un lado y se cruzó de brazos.

Mi intuisión y los años que llevaba de conocerlo, me decían que sabía más de lo que pensaba.

-Mi vida no es perfecta y si, como la gente común tengo un problema...

-Que tiene que ver con Fionna- no era una pregunta, lo estaba afirmando.

Lo mire sorprendido.

-¿Como sabes que mi problema tiene que ver con Fionna?

-Digamos que se algo, pero no te alarmes, eso es todo lo que se- miró por la ventana con indiferencia- ¿qué hizo el pequeño "conejito rubio"?

-A Fionna no le gusto.

-¡¿Qué?!

-¡Eso! Dijo que no soy su tipo- bufe.

Seguía sin creerlo.

-Tiene que ser una broma- Marshall estaba estupefacto

-No lo es.

-¿Estas totalmente seguro?- miró un punto fijo- no puedo creerlo aún.

-¡Lo se! Yo tampoco.

Se levanto de un salto.

-¿Donde esta ella?

Me asuste.

-Ah... no se. ¿Marshall que aras?

Se veía muy serio.

-Necesito buscarla y ....darle un abrazo- volvió a centarse- es la primera mujer cuerda y con cerebro que he conocido.

Lo mire con cara de pocos amigos.

-No estoy para tus estúpidas bromas.

-El hecho de que no le gustes, es por que no es ciega y esta hueca- sonrió

-¡Marshall!

Giro los ojos.

-Ok, dime ya ¿cuál es el problema en eso?

Arqueé una ceja.

-Que no le gusto.

-Prince no a todas las chicas les vas a gustar. Veme a mi, no a todo el mundo le agrado.

-De hecho eres muy irritante.

Sabía que Marshall tenía la razón, pero nunca me había encontrado a una chica que no quisiera salir conmigo.

En lo único que podía pensar en estos momentos era en la forma de hacerla cambiar de opinión.

-¿Estas seguro?- Marshall me miró con una seriedad que me asusto más, que el  saber que el sabía lo que pensaba en esos instantes.

-Necesito demostrarle a Fionna que puedo ser su tipo de chico.

-¿Te gusta Fionna?

-No.

-¿Entonces porqué aras eso?

-No lo se, solo se que debo hacerlo.

Era la primera vez que veía a Marshall en su faseta "madura". Sinceramente preferia al estúpido bromista.

-¿No crees que viniendo de ti es muy idiota?

-No entiendo.

Suspiro.

-Dejarte llevar por tu ego.

-¡Tu lo haces todo el tiempo!

-Si, pero yo soy yo, es muy normal en mi. Se supone que tu eres el racional, yo el idiota y Flame el que nunca opina.

-Hace una que otra tontería en mi vida no me ara daño- me encojí de hombros.

Mi compañero y amigo no respondió, se quedo observando su guitarra por varios segundos.

-Has lo que quieras; solo te advierto una cosa, si ella sale lastimada no solo tendrás cargo de conciencia, también mucho moretones en tu cara de "mariposa".

End Notes:

dejen sus comentarios n.n

End Notes:

dejen sus comentarios n.n

Regresar al índiceDisclaimer: All publicly recognizable characters and settings are the property of their respective owners. The original characters and plot are the property of the author. No money is being made from this work. No copyright infringement is intended.Esta historia archivada en https://www.fanfic.es/viewstory.php?sid=41430BAD LITTLE BOY by AKARISHIPLE

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20