And so it is... by lan_uchiha

Fanfics en EspañolEl sitio de referencia de los fanfics en español, con miles de fanfics gratis y en español

  Blog sobre noticias, videos, trucos y mazos del hearthstone basado en la comunidad Hearthpwn Mazos del Hearthstone

And so it is... by lan_uchiha
Summary: Sakura tiene una tranquila vida en el pueblo junto a sus padres, amigos y novio Sai, hasta que un día llega una persona que cambiará totalmente su forma de ver la vida... y lo que ella creía que tenía tan claro a este momento, será algo que le dará un giro total a su vida.

Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Gaara, Hinata Hyūga, Ino Yamanaka, Naruto Uzumaki, Sai, Sakura Haruno, Sasuke Uchiha, Shikamaru Nara, Temari

Generos: No

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges:

Series: No

Chapters: 27 Completed: No Word count: 66422 Read: 9525 Published: 10/10/2009 Updated: 22/11/2009
Summary: Sakura tiene una tranquila vida en el pueblo junto a sus padres, amigos y novio Sai, hasta que un día llega una persona que cambiará totalmente su forma de ver la vida... y lo que ella creía que tenía tan claro a este momento, será algo que le dará un giro total a su vida.

Categories: ANIME/MANGA, NARUTO Characters: Gaara, Hinata Hyūga, Ino Yamanaka, Naruto Uzumaki, Sai, Sakura Haruno, Sasuke Uchiha, Shikamaru Nara, Temari

Generos: No

Advertencias: Sexo Gráfico (Lemon)

Challenges:

Series: No

Chapters: 27 Completed: No Word count: 66422 Read: 9525 Published: 10/10/2009 Updated: 22/11/2009
Story Notes:
Es un SasuSaku, pero debo decir que no es un desarrollo rápido y repentino, que se conoce y se amarán altiro, quiero algo más real, y aunque es mi primer fic, quiero que salga lo mejor posible.
Story Notes:Es un SasuSaku, pero debo decir que no es un desarrollo rápido y repentino, que se conoce y se amarán altiro, quiero algo más real, y aunque es mi primer fic, quiero que salga lo mejor posible.Almuerzo familiar by lan_uchiha
Author's Notes:
Comienza la historia, quiero explicar un poco más sobre los personajes antes de empezar altiro con la trama en sí.
Author's Notes:Comienza la historia, quiero explicar un poco más sobre los personajes antes de empezar altiro con la trama en sí.Hoy es domingo, como cualquier otro día antes de que comience la semana, flojo, con poca actividad y sin ganas de que comience la semana. Me llamo Sakura Haruno y vivo en un pequeño pueblo llamado Sunset Tree, supongo que por los grandes bosques que lo rodean durante la puesta de sol… que por cierto son increíbles… es como la gran atracción del lugar, de hecho la única razón para que vengan turistas a visitarnos... es que en verdad, la puesta de sol refleja todos los matices del espectro que van desde un color amarillo a un café chocolate, difícil de describir en palabras, sólo se puede sentir esa sensación de paz al inspirar el aroma que emiten las diversas hojas que componen cada árbol que se encuentra en el bosque… no por nada es uno de mis lugares favoritos en el mundo, aunque tampoco vamos a decir que soy una persona que ha viajado mucho, pero sin duda lo prefiero sobre todo el resto de los sitios que he visitado. El pueblo, tal como dice su nombre “un pueblo”, ni muy grande, ni muy pequeño, aunque muchos dicen que está apuntando a convertirse en ciudad, a mi la verdad no me importa mucho, mientras se quede tranquilo como está y ya, el resto me vale, no me irá mejor ni peor si crece o no, no como a mis padres. Ellos tienen una tienda de “souvenirs”… ya saben, el típico recuerdito “No dejes de volver a Sunset Tree, la brisa te traerá de vuelta” y cosas por el estilo en una postal con la infaltable foto desde el mirador con la puesta de sol, o algunas figuritas talladas, llaveritos, y todas esas cosas que uno compra con el nombre del lugar grabado o escrito, el típico regalo fácil o recuerdo para la mesita de centro.

Son las 12:30 así que a pesar de que mi colchón me ata de una forma casi desprendible, debo levantarme, sobre todo al oír los gritos de mamá

- Sakuraaaa!!! Levántate niña y baja de inmediato.

- Ya voy… ya voy.

Me toma algo de tiempo soltar las sábanas, como siempre, así que voy al baño que se encuentra contiguo a mi habitación y me miro al espejo “que cara tienes Sakura”, estoy pálida, como siempre, y es que la verdad soy bastante blanca, pero bueno, no puedo hacer nada al respecto mi piel es así. Mi pelo es un desastre, está todo desordenado, y no diré nada de su color, que no se porque extraña razón es rosa… sí, rosa, lo cual me hace ser una persona “semi” distinguible del resto… pero bueno, con los años ya me he acostumbrado a los sin número de apodos y ya para el resto, es algo natural, casi que me identifica. En fin, tomé una ducha rápida y me puse unos jeans, una polera celeste y un chaleco blanco con botones con forma de flor. Me encanta ese chaleco, me lo regaló mi abuela el año pasado antes de irse a la ciudad a realizarse la cirugía, nunca olvidaré lo que me dijo antes de tomar el tren “Cuando vuelva te enseñaré a tejer para que le hagas uno a tu novio, no hay mejor regalo que el que uno hace con sus propias manos”. Luego de eso nunca más la ví, se supone que iría a visitarla ese fin de semana al hospital, pero el viernes tuvo un infarto y murió, fue algo repentino y según los médicos, no le dolió. Eso me dejó algo más tranquila, aunque no dejé de llorar ese fin de semana hasta que me deshidraté, por Dios que me costó aceptar su muerte, fue hace 7 meses, pero aún lo siento como si fuera ayer.

- Sakuraaaaa!!!

El grito estruendoso de mi madre me sacó del trance en el que estaba al ponerme el sweater de la abuela, así que con una disposición no muy buena bajé las escaleras.

- Ya estoy madre, ¿qué pasa? – dije tratando de disimular sin muy buenos resultados mi fastidio.

- Hija, necesito que vayas al supermercado a comprar algunas cosas, que hoy vienen tus tíos y tus primos a almorzar, así que ponte en marcha para que me ayudes a arreglar las cosas, que tu papá llegara a la hora justa – genial, almuerzo familiar… me encantan este tipo de reuniones.

Me pasó una lista con algunas cosas escritas en ella, que gracias a Dios no eran muchas, porque no soy muy buena con eso de cargar mucho, mis brazos no tienen mucha fuerza y aguante, y aunque el supermercado está solo a 6 cuadras de aquí, siempre tengo que ir haciendo escalas de descanso para poder traer todas las cosas sin molerme un músculo. Así que subí rápidamente a mi habitación, tomé mi cartera, eché mi celular, las llaves y salí rápidamente, pues de vuelta iba a ser más lento.

Cuando llegué al super, no había mucha gente así que me apresuré a tomar un carro y sacar la lista de mi cartera:

- Bien… veamos, soya, zanahorias, arroz… - wow, de nuevo estábamos sin arroz, que novedad, iba caminando por los pasillos concentrada en el papel cuando choqué con mi carro a alguien. Levanté la mirada para disculparme y la ví.

- Sakura!!!! – gritó mi amiga de cabellos rubios y azules ojos, tan efusiva como siempre.

- Ino… perdona, no te había visto – dije sonriéndole con mirada culpable.

- Cada día eres más ingrata Sakura, hoy no me saludas y el viernes te perdiste el mega evento, tuvimos una fiesta de bienvenida de semestre, ¿porqué no fuiste? Estás muy fome ehh, te la perdiste, hasta Sai estuvo ahí.

- ….. – Sai, mierda, tenía que llamarlo.

- Bueno, pero supongo que el lunes te contaré todos los pormenores ehh, veo que andas poco comunicativa y estás bien pálida, a todo esto a que no adivinas a quien se ligó la zorra de tu prima – dijo mirándome con los ojos brillosos y expectantes a que yo contestara su interrogante.

- Déjame adivinar… Suigetsu?? Sasori?? Kiba??? – dije simulando sorpresa, aunque bien ya me imaginaba la respuesta.

- Todos los anteriores – dijo con una gran sonrisa – de verdad, se pasa – y comenzó a sonar su celular, contestó – espérame - le dijo a la persona al otro lado de la línea, y tapó su celu con la mano – Saku, me tengo que ir, nos vemos mañana, ahí te cuento los detalles y despierta!! – me hizo un adiós con su mano y se fue.

Sonreí… Ino era tan efusiva y hablaba tan rápido, a veces se perdía entre sus propias ideas. Continué con mis compras de las cuales resultaron 3 bolsas, una bastante pesada y con ellas me fui a casa, con todo mi pesar, odio andar cargada como burro. Iba por la 4º cuadra cuando sentí un bocinazo que me hizo botar una bolsa de susto… genial, en la que llevaba una botella de vino, levanté la mirada para encarar al o la estúpida que me había salvado de ser atropellada, pero no de devolverme a comprar otra maldita botella y vi una especie de porshe descapotable creo, alejarse a toda velocidad… malditos turistas y sus autos de ricos… pensé.

30 minutos y un fuerte dolor en el brazo derecho después, estaba de vuelta en casa, al fin, donde me esperaba mi mamá con cara de enojo y a la vez de general de batalla lista para mandarme a ayudarle en toda la faena del hogar. Cocino mapo tofu, la comida favorita de la abuela y yo me dispuse a terminar de poner la mesa, en el patio trasero, pues el día si bien no estaba caluroso, estaba soleado, débil, pero soleado. No alcancé a poner el último vaso cuando sonó el timbre… corrí a abrirlo antes que la generala se alterara por interrumpir su faena.

- Papáaaa! – dije con emoción. Mi padre es castaño, usa bigotes y tiene una cara tan amable como a pocas personas se las he visto en la vida.

- Sakura – me dijo – ¿cómo va el almuerzo? ¿está muy alterada tu madre? – y me sonrió. Vi entonces que traía en su mano un ramo de flores.

- ¿Son para mamá? – pregunté con mis ojitos llorosos. Sí, lo sé, soy regalona de mi padre.

- Si, pero este abrazo es para ti – y me levantó con sus grandes brazos y me dio una vuelta por los aires. Luego se dirigió a la cocina y escuche las risitas de felicidad de mi madre, papá siempre sabía alegrarle los domingos.

Iba subiendo las escaleras para ir a mi habitación cuando escuché nuevamente el timbre. Me di la vuelta y abrí al puerta.

- Sakura, hija, llegamos, ¡pero que guapa estás hoy! – Mi tío Ren siempre me decía así. Era hermano de mi padre y tal como él, era un hombre muy agradable, no como el resto de su familia.

- Gracias tío – le dije con una sonrisa, mientras abría la puerta de par en par.

- Ay por Dios, deberían mudarse a las afueras del pueblo, aquí están todas las casas apiñadas, no hay donde estacionarse – ese tipo de comentarios agradables venían siempre de Kasuyo, la esposa del tío Ren, que no le hacía nada de honor a su nombre porque cuando aparecía lo que menos había en el ambiente era paz.

- Mamá, es que este pueblo está tan mal hecho, no sé porque vinimos aquí, tienen todo este terreno que los rodea e insisten construir todo en comunidad – suspiré, con una mezcla de cansancio y enojo.

- Bueno, está todo listo así que pasen, los estábamos esperando – dije tratando de fingir amabilidad.

Me apenaba ser grosera con ellas con mi tío al frente, yo sabía que a él a veces notaba sus molestos comentarios, pero era su familia. Si Kasuyo me molestaba, la voz chillona de mi prima Karin me irritaba. No la soportaba por varias razones y entre ellas era el hecho de que se creyera superior al resto por venir de la gran ciudad… “donde se encontraban los vivos” según decía ella. A mi eso de la gran ciudad me valía mierda, nací y crecí aquí, y cuando fui a la ciudad a visitar a mi tío hace 4 años, no le encontré gracia, todo el mundo apurado y con cara de amargura. Mi tío Ren trabajaba en el banco, era el gerente, pero luego de un pre infarto (si, está al parecer en la historia médica por parte de mi padre) pidió traslado aquí, pues quería una vida más tranquila y por una baja en su sueldo, se vino feliz aquí pues su salud era primordial para él, no así para esas dos brujas que lo rodean, ya que desde que llegaron hace un año y medio no han parado de cacarear en contra de éste lugar… si no les gusta porque no se van! Eso sí, el tío Ren se queda con nosotros.

El almuerzo estuvo bien, sin faltar, por su puesto las siempre asertivas intervenciones de Kasuyo o Karin.

- Sakura, estás tan pálida, a veces pienso que estás enferma… el próximo fin de semana vamos a la ciudad, ¿porqué no le encargas a Karin alguno de esos maquillajes espectaculares que venden allá? Te vendría bien dale color a esa cara niña… - dijo Kasuyo, tan “agradable” como siempre.

- Mamá… tu sabes que a Sakura no le pegan los mismos colores que a mi – me impresionaba Karin, siempre con la necesidad de sentirse superior a mi, sobre todo físicamente, ya que intelectualmente le llevaba la ventaja, y con los hombres trataba de hacer lo mismo, de hecho cuando conoció a Sai…. Mierda… Sai… tenía que llamarlo, mandarle un mensaje o algo, probablemente estaría molesto por mi ausencia en la fiesta. Dejé de tomarlas en cuenta y saqué mi celu para mandarle un mensaje.

- Kenzo… deberías decirle a tu hija que no es de buena educación hablar por celular en la mesa – dijo Kasuyo.

- No estoy hablando… estoy enviando un mensaje – bufé algo molesta.

- ¿A Sai kun? ¿Vendrá a acompañarnos? – dijo Karin sonriendo.

- No lo sé – respondí cortante.

- Uyyyy… espero no estén peleados, si que hacen linda pareja ustedes dos – volvió a acotar la inteligente de mi prima.

- Ya… ya, déjenla que está enamorada – intervino mi madre, salvándome de más comentarios.

Ignoré el resto de la conversación y me concentré en el mensaje… “Hola, ¿cómo estás? Espero más divertido que yo, estoy de estrellas con la visita de las K al cuadrado, tan agradables como siempre, pero el almuerzo está delicioso, y de postre mamá hizo la tarta que te fascina, te guardo un trozo y te lo llevo mañana y de paso quizás se te pasa el enojo conmigo por saltarme la fiesta… un beso, Saku”. Con eso supongo que bastaría, espero.

El almuerzo siguió transcurriendo con lo normal, yo estaba bien ida respecto a las conversaciones, a veces acotaba uno que otro comentario, y siempre me ofrecía a traer cosas, contestar el teléfono o cualquier petición de los invitados, cualquier cosa, incluso me ofrecí a preparar el café y lavar los platos. A las 6 de la tarde se despidieron mis tíos y la casa volvió a la normalidad.

- Mi cuñada está cada día más….. – no alcanzó a terminar pues mi madre le cortó.

- Vacía… - dijo mi madre.

- Jaja Sakumo – río mi padre.

- Papá, lo siento pero es la verdad, admiro a mi tío Ren – reí, para ser luego acompañada de risas de mis padres.

Luego de eso subí a mi habitación a realizar la tarea, para más tarde a eso de las 8 bajar a cenar. No tenía mucha hambre, ya que el almuerzo estuvo abundante, así que ayudé a mi madre con los platos y volví a mi habitación. Me conecté un rato a internet y como siempre Ino me saludó instantáneamente y me contó una que otra trivialidad. Sai no estaba conectado, ni tampoco me había respondido el mensaje. Sentí una especie de opresión en el pecho ¿Y si realmente se había enojado? Que estupidez, era una tonta fiesta, iba a ir todo el instituto, pero yo estaba enferma y era el aniversario de matrimonio de mis padres, así que me quedé a cuidar la casa para que ellos disfrutaran de una cena romántica en la tienda de ramen donde se conocieron, lo cual para ellos si bien no era un lugar lujoso, era casi una tradición. Necesitaba despejar mi mente un poco, así que opté por tomar mi mp3 y poner algo de música para descansar… y qué más relajante que escuchar la banda sonora de alguna película como Memorias de una geisha, para encontrar el sueño, y fue así como me fui con morfeo y descansé plácidamente.
End Notes:
Espero les guste el primer capítulo y sugerencias o comentarios los recibo feliz

besos!
End Notes:Espero les guste el primer capítulo y sugerencias o comentarios los recibo feliz

besos!Volver al indexComo buen lunes by lan_uchiha
Author's Notes:
Aquí vengo con el segundo capítulo, lo terminé ayer en la noche... espero que les guste
Author's Notes:Aquí vengo con el segundo capítulo, lo terminé ayer en la noche... espero que les gusteMaldito despertador… ¡cómo lo odio! Siempre he sido buena para dormir y su chirrido diabólico me atormenta 5 días a la semana, creo que nunca me acostumbraré a levantarme temprano ni tampoco tendré una razón válida para hacerlo, pues ir a clases no cuenta como una. Me fui a la ducha, me puse el uniforme, me tomé un vaso de leche con café y 6 gotas de endulzante, mi ritual alimenticio previo al instituto y me lavé los diente. Grité un “adiós mamá, adiós papá” y me encaminé a tomar el autobús. No es que viviera lejos del instituto, pero en mi lucha con la almohada iba algo atrasada y como era de esperarse, no paso ningún autobús en 5 minutos… ¡mierda! Miré mi reloj y vi la hora, faltaban 3 minutos para las 8. Me tomé el cabello en una cola y comencé a trotar las 12 cuadras a las que se encontraba el instituto. Siguiendo con mi mala suerte me habían cerrado la puerta, así que toqué desesperadamente, por suerte Shizune-san es muy amable conmigo y se apiadó de mi cara de desesperación. Luego de un gracias corri por los pasillos, subí las escaleras y llegué al fin al 3º piso, puse el oído pegado a la puerta para escuchar si ya había comenzado la clase y escuché a Kakashi sensei que hablaba no se qué, pues la voz chillona de Karin que se sentaba cerca de la puerta, no me dejaba oir bien. Sí que tengo mala suerte, Kakashi suele atrasarse 5 a 10 minutos siempre, y hoy justo se le ocurría honrar a la puntualidad.



- Maldición – bufé por lo bajo y abrí la puerta cuidadosamente.



Al entrar lo primero que ví fue a un chico y una chica parados delante de la clase mirándome con cara de bicho raro, luego la mirada de Sai y por último a Kakashi sensei sonriéndome. No sabía que decirle.



- Buenos días Señorita Haruno, ¿puede tomar asiento y dejarme continuar? – dijo con tono burlesco.

- Gomen – dije haciendo una señal de disculpa y me senté rápidamente al lado de Ino.

- Mujer, ¡qué cara traes! Déjame peinarte o arreglarte un poco – dijo sacando un espejo de su bolso con una peineta.

- ¡Mierda! Soy un desastre – dije al verme en el espejo.

- No seas exagerada… - río por lo bajito – oye, ¿hablaste con Sai? – preguntó cambiando su semblante a uno más serio.

- Si, o sea no, le envié un mensaje y no me lo contestó – y puse mi cara de indiferencia.

- Mal, mal Sakura, al parecer su enojo va en serio, le pregunté por ti esta mañana y me dijo que no tenía idea, deberías hablarle – sentí pena cuando me dijo eso, no me gustaba que Sai se molestara conmigo. De repente escuché un grito.

- Yamanaka, Haruno… ¡al pasillo! – dijo Kakashi.



A pesar de nuestras caras de negación, salimos, y en mi salida me crucé con la pareja que se encontraba anteriormente ante la clase. Ya en el pasillo decidí preguntarle a Ino para matar mi curiosidad.



- ¿Y esos quienes son?

- Compañeros nuevos, transferidos de Alaska creo, se llaman Sasuke y Hinata Uchiha, dijeron algo de una construcción, ella más que nada, él hablaba bastante poco, pero con esa carita no necesita hablar mucho – respondió mi amiga con ojos de enamorada.

- Ino… - reí.

- Ay Sakura, tu no tendrás ojos porque tienes a Sai, pero yo estoy más que disponible, claro, si es que la zorra de tu prima no se lo liga primero, ¿puedes creer que ya se ofreció a mostrarles el pueblo? Ni que tuviera buena voluntad esa p… - y puso su típica expresión molesta.

- ¿Esa p…ersonita? – rei completando su frase – No seas mal pensada – acoté irónicamente – Karin siempre está para ayudar a la gente que lo necesita.

- Claro ¿cómo ayudó a Suigetsu, a Kiba y a Sasori el día de la fiesta? – respondió entre risas e ironía.



Y de repente se abrió la puerta y Kakashi interrumpió nuestra conversación, indicándonos que ya nos había castigado lo suficiente y que nos integraramos a la clase.

Una hora y media después sonó el timbre para el recreo, así que fui donde Sai, que me miró fijamente, y esperamos que todos salieran. Vi a mi queridísima prima tomar al chico nuevo del hombro junto con su amiguita Temari, el cual soltó el agarre y le dijo un par de cosas que no capté, pues me giré a ver a Sai que tenía cara entre pesadumbre y desconcierto.



- Sai… lo siento – dije mirándolo fijamente con mis ojos verdes.

- Te pasaste Sakura, en serio – dijo guardando unos cuadernos en su bolso, fingiendo que no me prestaba atención.

- Era una simple fiesta y mis padres me pidieron…

- Podrías haberme avisado – me interrumpió – hubiese ido a acompañarte y no hubiese hecho el loco – dijo mirándome con enojo.

- Gomen… - dije haciendo un puchero y vi como su rostro se suavizaba ante mi mirada.

- Ya, ya… puedo darte esto ahora – y sacó de su bolso una cajita.

- ¿Y esto porqué? – dije algo asustada – No estamos de aniversario - la verdad no me gustaban los regalos sin justificación, me siento en deuda cuando recibo alguno, y ese es un sentimiento que no me agrada tener.

- No, pero creo que se cumplen 3 años desde que nos dimos el primero beso la primera vez que me animé a pedirte que saliéramos en serio, así que creí que te gustaría – dijo algo apenado, rascándose el brazo.

- ¡Dios! Tú sabes cómo soy para las fechas, gracias - ¿era acaso algo para recordar?



Bueno, estaba demás decir que los sentimientos de Sai hacia mí eran algo más intensos de los que yo sentía hacia él, por lo menos ahora. En un principio estábamos locos mutuamente, el típico enamoramiento adolescente, pero después de 2 años y medio de noviazgo las cosas se calman ¿no? Digo, a nadie le dura esa tontera de las mariposas en el estómago para toda la vida, excepto a mis padres creo, pero ellos son un caso aparte. Yo creo en el amor y en la costumbre, quiero a Sai mucho, demasiado, pero no siento esa llama candente que describen algunos, siento que es una relación que ha madurado, quizás más para mí que para él, pero que no ande hostigándolo todo el día como lo hacen otras chicas que veo en el instituto, no significa que no lo quiera. Empezamos como amigos, y luego de mucho tiempo sentí que era el siguiente paso, la verdad es que mis amigas siempre me decían que a Sai le gustaba desde hace años, pero yo creo que las cosas se fueron dando con el tiempo. Tenemos una excelente comunicación, nos llevamos estupendo, nuestros padres se conocen, tenemos amigos en común, salimos a fiestas, el sexo es bueno, nos tenemos respeto, nos ayudamos con las tareas del insti y nos queremos mucho… yo no puedo pedir más en una relación.



En fin, luego de nuestra pequeña discusión y mi tonta pregunta abrí la cajita, era un colgante con una esmeralda en el centro, y a pesar de que dije que no me gustaban los regalos sin justificación éste me gusto muchísimo, así que sonreí y me lo pidió para colocármelo en el cuello. Me di la vuelta y lo besé. Sin darme cuenta ya habían tocado el timbre y la gente volvía a la sala.



- ¡Que vivan los novios! – aplaudió Karin… estúpida, como la odio a veces, sé que el odio no es bueno, pero no puedo evitarlo.

- No seas envidiosa – replicó Ino molesta entrando a la sala.

- Y tú no seas entrometida – dijo Temari mirando a mi amiga a la cara.

- Y tú no seas grosera Temari, que es una discusión entre Karin e Ino, o más bien yo debería decir algo ¿no crees? – dije para sacar a mi amiga de la incómoda situación.



Una de las razones por las que no creo en el amor pasional y desenfrenado es gracias a Ino, porque ese amor pasional y desenfrenado existe en las películas y siempre termina en tragedia, como le sucedió a ella. El año pasado salió con un compañero del curso paralelo, Shikamaru Nara, estaba loca por él, andaban pegados todo el día, a veces incluso me incomodaba tenerlos cerca cuando veíamos películas los 4, porque a los 10 minutos se ponían “intensos” y acababan lléndose a la casa de Shika a terminar la película… claro, ni que fuera estúpida. El tema es que después de 2 intensos meses, que sería la única forma de describirlo, él terminó con ella abruptamente. Prefiero ni mencionar como quedó Ino, porque la palabra destruida es poco. Recién a mediados de éste año puedo verla pasar junto a él sin colapsar, y lo peor de todo es que 2 meses luego que terminaron, él comenzó a salir con Temari, la amiga de mi prima Karin, así que el odio de Ino se duplicó hacia mi estimada pariente. Temari al igual que Ino es rubia, pero utiliza el pelo amarrado en 2 coletas, a diferencia de Ino que lo trae suelto o en una cola. Es bien voluptuosa diría yo y anda con una actitud bien creída la mayoría del tiempo, la cual proviene gracias a que su papá dueño de la inmobiliaria que construyó la mayoría de las casas de nuestro pueblo.



- Sakura chan!!! – interrumpió un rubió de ojos azules entrando a la sala.

- Naruto – respondí con cara molesta - ¿porqué llegas a esta hora?

- Sakura chan, venía caminando y estaba abierto el puesto de Ichiraku así que no lo pude evitar – me respondió poniendo ojitos de angelito.

- No tiene remedio dijo Gaara pasando detrás de él.



Gaara, es hermano de Temari, el cual yo diría que es bastante popular con las chicas, pero a diferencia de ella es bastante más agradable y centrado, a tal punto que a pesar de todas las insinuaciones que le ha hecho Karin, el todavía no cae, lo cual es notable. Me agrada bastante y además es amigo de mi mejor amigo, Naruto Uzumaki. Naruto, si bien es algo chillón, ruidoso, infantil y glotón, es adorable, aunque a veces me hace enojar mucho. Años atrás cuando estábamos en kínder, me escribió una carta de amor. Todavía nos reimos de eso, y si bien algunos dicen que sigue enamorado de mí, para mi es simplemente que no pueden aceptar la excelente relación que tenemos.



- Todos a sentarse – exclamó Kakashi, seguido por nuestros dos nuevos compañeros que tomaron asiento en primera fila – ahora repasaremos ecuaciones, y nos pasó una guía de 8 páginas llena de ecuaciones – esto ya lo saben, así que quiero que se reúnan en grupos de a 4 y me entreguen al final de la clase, y háganlo bien, pues les pondré nota.



Genial, no sólo estaba cansada sino además debía trabajar, que fastidio me daba matemáticas, que fastidio me daban los lunes, pero hey… al menos las cosas con Sai se arreglaron. Me junté con Naruto e Ino a trabajar, ya que Sai estuvo con otros compañeros para ayudarlos según las indicaciones de Kakashi, mi novio era genial en matemáticas, debía admitirlo. Nos faltaba un integrante, así que buscamos alrededor y vimos a la chica nueva, Hinata, mirando por todo el lugar, probablemente en busca de grupo. Tal como pensé, Temari había quedado con su hermano Gaara y la astuta de mi prima estaba ligándose con el chico nuevo.



- Hinata! – dije acercándome a ella - ¿quieres trabajar con nosotros?

- Hai…. – dijo tímidamente y se sentó al lado de Naruto y yo.

- Soy Sakura – dije ofreciéndole una sonrisa – él es Naruto y ella es Ino – dije indicándolos.

- Yo soy Hinata Uchiha - dijo sonriendo.

- ¿De dónde vienes Hinata? – preguntó mi amigo.

- De Ottawa – bien Ino, se nota que no pusiste atención, pensé dirigiéndole una mirada a mi amiga.

- ¿Y porqué viniste a este pueblito tan pequeño? – exclamó Ino, con dulce curiosidad.

- Trabajo de mi padre – dijo ella cabizbaja.

- Bueno Hinata, eres bienvenida aquí, espero que te sientas cómoda – dije y ella me sonrió. No quería que se sintiera incómoda.

- ¡¿Qué tal si les hacemos una fiesta de bienvenida?! – dijo Ino muy animadamente, demasiado para mi gusto, la conocía lo suficiente para saber que algo tramaba.

- ¡Sí, sí fiesta! – gritó Naruto. Toda la clase quedó mirándolo.

- Mierda – pensé.

- ¿Y dónde es el evento? ¿Sasuke vendrás cierto? – exclamó Karin. El aludido no dijo nada, sólo le otorgó una falsa sonrisa.

- Será en mi casa, mis padres tienen que ir a la ciudad el viernes, así que seré un buen anfitrión - sonrió Kiba, dirigiéndole una mirada insinuadora a Karin. Dios, a veces me avergonzaba ser su pariente – A las 10 los quiero a todos en la puerta – terminó.

- ¿Y? ¿Quién terminó la guía? – preguntó el sensei. Nos quería callar, eso lo comprendimos todos al instante y seguimos trabajando.



La mañana transcurrió de lo más normal. Al salir de clases nos despedimos de Hinata, ya que después de matemáticas nos sentimos en la necesidad de apadrinarla, para que no terminara juntándose con mi primita y su grupito… sería una lástima, pues Hinata parecía una buena chica. Iba cruzando la puerta del instituto cuando sentí que me jalaron de un brazo y me estamparon un beso… Sai. Sonreí, lo abracé y lo invité a casa a almorzar, generalmente nos quedábamos en el instituto a almorzar junto a el resto de mis amigos, pero hoy el menú decía “albóndigas con tarta de espinaca”, y sin desprestigiar a la Señora Sumiko, la cocinera, pero la última vez que comí sus albóndigas terminé una noche entera en el baño. Sai lo sabía, así que cuando íbamos a la casa optó por burlarse de mi.



- Te vas a perder tu almuerzo favorito – rió.

- Ja.ja. – dije irónicamente. No me enojaba con Sai, era tan dulce y ni siquiera me podría enojar bien con él.



Luego de caminar, llegamos a casa. Abrió mi madre la puerta, probablemente se había ido más temprano de la tienda, le había dicho que me iría a almorzar con Sai y como buena madre de una adolescente, no le gustaba el hecho de dejarnos solos en casa. Le ofreció a Sai una gran sonrisa, le agradaba bastante. Sus padres y los míos eran amigos, ya que eran vecinos comerciales se podría decir. Los padres de Sai tenían un mini restaurant, más bien ocupado como segundo hogar por muchas personas del pueblo que se pasaban todo el día allí fumando y tomando café.

El almuerzo estuvo listo 15 minutos después, con Sai pusimos la mesa y luego de que mi madre trajera dos ollas, nos sentamos a comer un asado de cerdo con arroz (insisto, mi madre adora el arroz).



- ¿Y cómo estuvo la escuela? – preguntó interesada.

- Bien – dije sonriendo, aunque a veces me aburría del arroz, mi madre era una experta en cocinarlo.

- Tenemos compañeros nuevos – acotó Sai.

- ¿Si? Que interesante, hace tiempo que no llega gente nueva al pueblo - sonrió - ¿Cómo se llaman?

- Hinata – respondí – y Sasuke – se apellidan Uchiha.

- ¿Uchiha? – preguntó mi madre con su cara de interés.

- Si – respondió Sai – vienen de Ottawa.

- Probablemente deben ser hijos del arquitecto nuevo que llegó al pueblo, quieren construir todo un complejo nuevo, algo escuché rumoreando a la Señora Mitsuko hoy en la tienda de Sai – de repente me observó detenidamente y me dijo – hija ¿qué traes en el cuello?

- Un collar de esmeralda, le hace juego a sus ojos tía Sakumo – dijo Sai sonriente, poniendo cara de orgullo.

- Le consientes demasiado – dijo mi madre con cara divertida – por eso está tan mal enseñada a veces – dijo mi madre riéndose. Le saqué la lengua de forma infantil.



Terminamos de almozar y con Sai levantamos los platos y nos despedimos de mi madre. En la tarde teníamos deportivo, que desastre, odio hacer deporte, soy tan mala en eso, nunca he podido hacer la voltereta ni ninguno de esos ejercicios. Karin, por el contrario me da la bola en eso, según Ino es “hiperlaxa” por tanto “entrenar”. Que mala es, pero supongo que tiene razón.

La tarea de ésta tarde dada por Asuma sensei, fue dar 15 vueltas alrededor del estadio, hacer 500 abdominales y saltar 15 minutos la cuerda ¿fácil no?... claro, para la mayoría pero no para mí. Si bien no soy gorda, tampoco soy esquelética. Como dice mi padre cuando ve a esas modelos de la tele que están en los huesos. A mi me va bien así, Sai está conforme, así que ando conforme y lo mejor es que como lo que quiero, eso de hacer dietas que desmayan, como Karin, no me anda muy bien. Pero insisto, en los deportes soy un fiasco, tanto así que libero a Sai para que no tenga que acompañarme. La primera vez que nos hicieron trotar en el estadio el pobre terminó tan aburrido que me prometí nunca más hacerle acompañarme, si soy lenta como tortuga y aún así termino cansadísima.

Llevaba 5 vueltas e iba con mi mp3, para desconectarme algo del cansancio, ya que cuando escucho música me abstraigo del mundo y se me hace más fácil aguantar el trote. Seguía con mi paso lento escuchando “chasing cars” y recordando la muerte de Denny Duquette en Greys Anatomy, cuando me sentí observada. Supuse que era Sai, pero al mirar al frente del estadio, lo ví tan vigoréxico como siempre, unos metros más atrás iban Ino, Karin y Temari, y atrás de ellos Naruto que no le paraba la lengua con la pobre Hinata. Me giré levemente y vi al tal Sasuke mirándome las piernas. Degenerado pensé. Ofendida ignoré una especie de señas que me hizo y seguí trotando orgullosamente acelerando el paso, como si fuera buena en ello, hasta que se me enredaron los pies y el suelo me demostró lo contrario. Mierda, tenía los cordones de mis zapatillas totalmente desabrochados, razón probable por la cual el chico me miraba los pies y me trato de indicar que me las amarrara, pero actuando estúpidamente en vez de detenerme, apuré mi trote lo cual tuvo como consecuencia que me raspara una rodilla y la pierna derecha. Maldición. Levanté la mirada y vi al chico parado frente a mi, mirándome y a unos metros Sai corriendo a toda velocidad seguido por Ino, Naruto y algo más atrás Hinata. Al sacarme los audífonos escuché la melodiosa risa de Temari y Karin.



- ¿Estás bien? – me preguntó.

- Si – le respondí algo apenada.

- Deberías tener más cuidado – me dijo ofreciéndome su mano para levantarme. En eso llegó Sai.

- Feita, ¿estás bien? – le sonreí. Miré a Sasuke y había retomado su trote, que chico más extraño.

- Fue sólo una caidita, pero iré a la enfermería por alcohol y un parche – dije.

- Te acompaño.



Luego de que la enfermera me curara un poquito mi herida, fui al baño a lavarme las manos y la cara pues tenía algo de tierra y luego volvi a clases, a la última hora de clases… inglés. Me encantaba. Kurenai era muy buena maestra. Le explique un poco mi retraso y asintió de forma amable para que tomara asiento. Le caía bien pues tenía buenas notas y mi pronunciación, puedo decir modestamente, que era muy por sobre el promedio de la clase, incluso le ganaba a Sai. Comenzó con la lección y pidió a nuestros compañeros nuevos que leyeran en voz alta un texto en inglés del libro, para todos. Comenzó Hinata:



- … and when the darkness fall, there will always be love – era un poema romántico, genial.

- Muy bien Hinata – dijo Kurenai sonriéndole. Mi nueva amiga tenía una muy buena pronunciación – Sasuke, tu turno. El chico asintió y comenzó.

- … if you are not here, there´s no one for me, so why, why did you leave me? The water is cold again and the pain is not getting away – Perfecto, pensé, y para peor pronunciaba con cierto acento británico, como los chicos de Oasis.

- Perfecto – le dijo Kurenai, ni que hubiese leido mis pensamientos – Te salió competencia Sakura – me dijo. Yo sólo reí.



No me importaba la competencia, total, no soy una persona celosa de las virtudes del resto, si tienen talentos que los aprovechen y ya está.

Terminó la clase, guardé mis libros, salí de la sala y esperé a Sai en la entrada del instituto. Ino se había marchado rápido pues había prometido ayudar a su mamá a atender la florería. Naruto debía llegar temprano a casa, pues la directora Tsunade, había informado al tío Minato que nuevamente se había quedado en Ichiraku antes de pasar al cole, así que el tío lo había “castigado”… entre comillas porque sus padres lo adoran tanto, que los castigos le duran media hora. Miré hacia dentro buscando a Sai que saliera y ví a Hinata con su hermano salir del cole. Si, eran hermanos mellizos, fue parte de la información que le extrajo Naruto después de acompañarla toda la clase de educación física. Me dí la vuelta para que no se sintieran observados y vi como Hinata me hacía un adiós con las manos. Sasuke, sólo me dirigió una mirada y se giró. Luego vi que se dirigían a un auto… un porshe descapotable. Genial, mi pseudo asesino, hoy me había tratado de salvar de la caída. Me reí, y llegó Sai.

Caminamos hasta mi casa, vimos una película, tomamos once con mis padres, tarta de frambuesa, la que le había guardado a Sai ayer, nos despedimos y me fui a mi habitación, no sin antes desearle unas buenas noches a mis padres.

Me tiré en la cama y miré al techo un minuto antes de cerrar los ojos y quedarme dormida, hoy había sido un largo día…. como buen lunes, como odio los lunes.
End Notes:
Espero sus comentarios y sugerencias

Bai!
End Notes:Espero sus comentarios y sugerencias

Bai!Volver al indexPreparando by lan_uchiha
Author's Notes:
Terminé el 3º capítulo... llegó la fiesta!!!



a partir de este capítulo empezará a haber más interacción entre los personajes.. los primeros dos eran más descripción porque me gusta explicar un poco el contexto de los personajes antes que comience la acción propiamente :)
Author's Notes:Terminé el 3º capítulo... llegó la fiesta!!!



a partir de este capítulo empezará a haber más interacción entre los personajes.. los primeros dos eran más descripción porque me gusta explicar un poco el contexto de los personajes antes que comience la acción propiamente :)El resto de la semana transcurrió “normal”… digo normal entre comillas porque a partir del miércoles de lo único que se hablaba era de la bendita fiesta en casa de Kiba. Ino se había encargado de invitar a medio instituto, así que lo que comenzó como una mini fiesta de bienvenida se transformó en todo un evento. Ya todos conocían a nuestros nuevos compañeros, de hecho Hinata era algo asediada por los chicos de cursos mayores, pero su personalidad no tenía ese desplante erótico que muchos de ellos querían conseguir sacarle. Sasuke, por su parte, era más que

popular entre ambos sexos, las chicas no lo dejaban de mirar, los chicos lo querían en su grupo de deportes, si hasta a Sai le caía en gracia, se había inscrito el martes con él, en el equipo de escalada y el miércoles habían charlado, y según él era muy simpático. No sé que tanto le encuentran a Sasuke, es decir, lo he observado una que otra vez, cuando Ino se desvive hablándome de él cada vez que pasa, o hace alguna acotación en clases y para peor, el Jueves se ofreció a ser su compañera de laboratorio, ya que Karin estaba ya que tiempo con Temari e Ino trabajaba conmigo y Sai, así que el cambio le vino bien. La cosa es que ahora que lo tendrá los Jueves, parloteará más de él… jaja. Me llama la atención también, debo decir, que hasta nuestro compañero gay de último año le sigue como loco, es todo últimamente a cerca de ese chico, y mientras se acerca la fiesta, pe.or.

Al fin era viernes, al fin porque había terminado la semana y llegaba mi amado fin de semana. Me había ofrecido “voluntariamente” a acompañar a Ino, Naruto, Kiba y Gaara al supermercado a comprar las cosas. El supermercado del pueblo era de nuestra compañera de año Ten Ten, ella estaba en el curso paralelo y era compañera de Shikamaru, el ex de mi amiga Ino, y le tenía mucha estima a mi rubia amiga, y como era parte de la fiesta se ofreció a hacernos un descuentos por el total de nuestra compra. Pusimos una cuota para comprar todo lo que salía en la lista de Ino, una cantidad no baja, pero tampoco exagerada, que nos alcanzara para comprar algo de picadillos, decorar y alcohol, porque para mis compañeros en general sin alcohol, no hay buena fiesta, y para que ser sínica, para mi tampoco, me divierto si, pero no es lo mismo, pero bueno, es un tema generacional creo, no hay fiesta en la que no bebamos. Ibamos super entusiasmados comprando hasta que llegamos al sector de los licores. Gaara se detuvo y se dio la vuelta y arrojó un “bienvenidos”. Nos echamos a reir.



- Yo creo que con 30 botellas alcanza – dijo Ino.

- Si, porque hay gente que llevará más – acoté – además no queremos dejar tan mal la casa de kiba, ni que los invitados estelares se espanten y crean que en este pueblo somos unos borrachos perdidos – rei.

- Ellos vienen de una capital, así que deben saber lo que es beber bien, aparte Canadá es helado – rió Gaara.

- 10 botellas de Ron, 10 litros de cerveza, 5 de tequila y 5 de vodka – dijo Naruto con el semblante serio y sonrió.

- Jaja me parece razonable – dijo Kiba – irá casi todo el instituto, por lo tanto estaremos hablando de unas 50 personas, con eso alcanzará.



Terminamos nuestras compras y luego de un descuento generoso del 20% por parte del padre de Tentén, nos dirigimos a la casa de Kiba a arreglar las cosas. Su casa era bastante grande. Estaba camino a las afueras del pueblo y tenía en el patio trasero una especie de cabaña – quincho, con una gran piscina al frente, rodeada de un hermoso bosque. Gozaba además de una vista privilegiada del ocaso y de una laguna artificial con unos botecitos para los que se les daba a remar. Su casa era legendaria por una fiesta que hicimos el año pasado, en la que mi primita se adentro en el bosque, extremadamente ebria con Sasori, un chico que va un año más adelante que nosotros, y salió en ropa interior, llena de hojas, para luego irse en un bote con Kiba, que luego de ayudarla a vomitar en el lago, estuvo manoseándola todo lo que quedaba de la noche arriba del bote… pobre bote. En fin, sacamos las cosas de las bolsas y las llevamos a la cabaña. Compramos aparte de todo el alcohol y las decoraciones vasos plásticos. Inflamos globos y pusimos una que otra serpentina, a lo cumpleaños infantil, para que se viera como una bienvenida y no una excusa más para beber y terminamos. Kiba dijo que iba al pueblo, así que tomo su camioneta y nos dejó en su casa, salí al patio un momento y me senté en una silla. En eso sonó mi celular, era Sai. Se había ofrecido a ir a dejarme a lo que terminara la fiesta, como buen novio, así que llamé a mi mamá para decirle que no se preocupara que llegaba tarde, pero que él me iba a dejar. Mis padres confiaban en mi, nunca he tenido un comportamiento loco ni he llegado tan mal, como para que me nieguen algún permiso, además tengo buenas notas en el instituto… hurra por mi!! Jaja. Me quedé mirando los arboles y como caía la noche sobre la cabaña, y de repente sentí algo suave en mi mano… Akamaru, el pastor inglés de Kiba, era tan tierno, siempre quise un perro, pero las flores de mi madre me lo vivían negando, así que ya estaba resignada. Estaba acariciando su suave pelaje cuando sentí el timbre.



- ¡Yo voy! – exclamó Ino.



Seguí mirando el paisaje y sentí una risa estruendosa. Karin. Al ver la disimulada cara de mal rato que tenía mi amiga, asumí inmediatamente que también venía Temari, para la mala suerte de mi amiga, no venía sola, sino con Shika de la mano. …l era un chico agradable, si no fuera por lo que le había hecho a mi amiga, me caería hasta bien, pero alguien que le rompe el corazón a tu mejor amiga no puede ser de tus personas favoritas. Saludó cordialmente a todos los que estábamos ahí y se dirigieron dentro de la cabaña donde estaba Gaara. Karin no tardó en llegar a fastidiarme.



- ¿Así que cambiaste a Sai por un perrito prima? – dijo tratando de hacerse la graciosa.



Sólo me reí falsamente, no tenía ganas de discutir estupideces y menos con ella. Me paré, seguida de Akamaru, que como mascota de Kiba, no la aprobaba en lo absoluto como pareja de su amo y entre a la casa. Fui a la cocina y me serví un vaso de jugo, no quería comenzar a beber sin que llegaran los invitados, sería mala educación ¿no?. Sonó el timbre nuevamente y fui a abrir, ya eran las 9:30, así que era probable que llegaran nuestros compañeros más cercanos, pero no era tan así. Eran Hinata y Sasuke. Hinata traía un vestido strapless blanco con unos zapatos preciosos, el cabello peinato con ondas, un maquillaje suave, con clase, no como el exagerado que traía siempre Karin, me sentía como mendiga a su lado, yo andaba con unos jeans gastados, unas converse y una polera sin mangas. Sasuke se veía desarreglado pero bien, andaba con unas zapatillas, unos jeans gastados como los míos, y una camisa blanca, “se lo comerán” pensé, y ahí se me ocurrió una idea para subirle en ánimo a Ino. Hice mi mejor esfuerzo para ser una semi animada y extrovertida anfitriona y sonreí.



- ¡Bienvenidos! – pasen, terminamos recién de ordenar – mentí – y los estábamos esperando. Los guié hacia la cabaña y todos los observaron.

- Hinata chan! – gritó Naruto emocionado. Ya… Naruto es sociable pero esto me estaba pareciendo raro, lo conozco hace tiempo y me parece que aquí hay gato encerrado.

- Hai – dijo ella saludando a todos.

- Te ves divina – le dijio Ino. Mi amiga por supuesto no se quedaba atrás. Traía una polera larga ajustada en el busto y unas calzas, con zapatitos bajos y el pelo lacio.

- Arigatou – dijo Hinata. Su hermano miraba e lugar.

- Sasuke kun – exclamó Karin y avanzó para llevarlo hacia donde se encontraba ella - ¿quieres algo para beber? – ya está, lo quería emborrachar para hacer de las suyas, y eso iba en contra de mi plan de animar a Ino.

- Prima, ¿no será más educado esperar a que lleguen todos? – dije haciéndome la simpática.

- ¿Primas? – dijo Sasuke levantando una ceja.

- Si – dije yo poniendo ojos de cansancio – primas – repetí.

- ¿Quieres que te enseñe la casa? – le preguntó Karin. No entendí como podía ser tan regalada.

- Ino – dije – porque no vas a la casa con ellos y aprovechan de traer más sillas - Mi amiga me sonrió y a Sasuke se le relajó algo el semblante, quizás Karin también le fastidiaba un poco, podía llegar a ser muy insistente.



En eso, escuchamos a un animado Kiba llegar con Sai al lugar. Fui donde Sai y lo abracé. El trío de las sillas salió a completar su misión y minutos más tarde empezaron a llegar el resto de mis compañeros. Cuando hay alcohol, todo el mundo es puntual parece. Parece que esta fiesta iba a estar bastante interesante – pensé mientras me servía mi primer vaso de vodka.
End Notes:
Yo creo que en la noche terminaré el 4º, debo estudiar, eso sí me gustaria que la gente que lee ponga sus comentarios o reviews.... ahora entiendo a otros autores que piden reviews para continuar, porque en el fondo si no hay, no saben si a la gente le gusta tu historia, así que con 4 reviews más me conformo

=*
End Notes:Yo creo que en la noche terminaré el 4º, debo estudiar, eso sí me gustaria que la gente que lee ponga sus comentarios o reviews.... ahora entiendo a otros autores que piden reviews para continuar, porque en el fondo si no hay, no saben si a la gente le gusta tu historia, así que con 4 reviews más me conformo

=*Volver al indexLa otra cara de Sasuke by lan_uchiha
Author's Notes:
creo que este les va a gustar

recién salidito!!

sé k les gustará ;)
Author's Notes:creo que este les va a gustar

recién salidito!!

sé k les gustará ;)- ¡Que se la saque! ¡qué se la saqué! – se escuchaban gritos de chicos ebrios alentando a la tímida de mi prima Karin para que se sacara la polera. Luego de 2 ron y un golpeado, mi prima estaba totalmente borracha.



Yo por mi parte sobria no estaba, para nada, pero estaba feliz, en ese estado que estás como libre “entonada” jaja. Y es que todos la estábamos pasando de maravilla. Miré a Ino, que gracias a todas mis jugarretas estaba de lo mejor hablando con Sasuke, por otro lado mi amigo Naruto bailaba con Hinata… sin tocarle un pelo, esa chica se notaba más virgen que yo hace 4 años jaja. Debo decir que con el alcohol, aunque fuese un poco, se me soltaba la lengua ¿no se me nota acaso?. De pronto sentí que me abrazaban… Sai de nuevo, mi tierno novio, tan tierno y dulce como siempre, a veces me gustaría que se dejara llevar un poco. No espero nada salvaje, pero que rompa la rutina un poquito... y de nuevo me paso el rollo de la película y me repito... Sakura, eso no pasa en la vida real... tragedia, recuerda, pero de todas formas el alcohol intercede por mi.



- ¿Te encuentras bien? – le susurré al oído, besando la parte baja de su mandíbula.

- No lo sé Saku, creo que algo me hizo mal – quizás debería irme a casa. No sé si fue porque estaba todo tan divertido pero su comentario me molestó - ¿nos vamos?

- Pero Sai… está buena la fiesta, la semana pasada te quejaste porque no fui y ahora vienes y te quieres ir… quédate, más rato estará interesante – y lo miré con carita angelical. No ando con ganas todo el día ni nada por el estilo, pero soy una persona y tengo necesidades, y el alcohol me hace recordarlas y él era mi novio hace años, así que estaba en todo mi derecho de insinuarme ¿no?

- Saku… estás borracha – que rabia me dio, es hombre, debería estarme llevando a una habitación o algo – mejor te llevo a tu casa, vamos.

- ¡No! – le dije y me metí entre la gente de la fiesta para dejarlo atrás.



Fui directo al bar donde estaba el alcohol, el único que me entendía en este segundo. Sasori estaba en la barra y me miró.



- ¿Qué se te ofrece mi chica de rosa? – él siempre era así conmigo, me caía bien, lo más gracioso era el hecho que se creía mi padrino escolar por ser un año mayor que yo.

- Alcohol – respondí rápidamente – a la vena – reí.

- Uyyyy… ¿y dónde está el príncipe valiente? – me miro divertido.

- Pfffff… me va a dejar sola, según él se siente mal – y saqué la lengua.

- Quizás deberías darle la medicina – si bien era muy agradable, tenía una mente de alcantarilla las 24 horas del día. Me pasó un vasito de tequila, un recipiente con sal y un limón cortado. De paso, se sirvió uno él.

- ¡Salud! – y nos tomamos el golpeado. Después del cual vinieron 2 más, hasta que sentí a Sai jalarme hacia atrás.

- ¿Saku… qué haces? – me dijo – te vas a emborrachar – ya estaba con sus discursos de moral cuando yo sólo quería por una noche divertirme… ¿tan malo era? Yo no le dije nada cuando me llegaron los comentarios de la fiesta del fin de semana pasado, cuando hizo el loco, tal como me dijo él, por la borrachera en la que se puso a cantar a los 4 vientos que me amaba y otra saltada de barbaridades de ebrio.

- Sai, no estoy borracha – mentí un poco, después de 2 vodka y 3 golpes de tequila estaba sintiendo más el alcohol en mi cuerpo – quédate conmigo – le rogué.

- Sakura, la semana pasada ya llegué ebrio a casa – hoy me tengo que ir temprano – esto era más que temprano, eran las 1 y 30 de la mañana!! - ¿te vas conmigo o te quedas parrandeando? – ya me estaba amenazando con sus celos ridículos ¿de qué? Si todos sabían que éramos novios… ridículo… pensé.

- Me quedo un rato más –dije.

- Tranquilo compa, que yo le voy a dejar a la princesa – dijo Sasori divertido.



Sai lo miró, si bien no le agradaba completamente, ya que sabía su debilidad por la botella, confiaba en él respecto a que no intentaría nada conmigo, ya que eran compañeros en escalada y nos conocíamos todos hace mucho.



- Está bien – suspiró – Sakura… cuidate.

Lo abracé efusivamente, demasiado, poniendo en evidencia el efecto del alcohol.

- Si mi amoooooooor – y le di un beso efusivo. Alcohol. Nada más que decir.



Lo fui a dejar a la puerta y antes de cerrar me dijo.



- Saku, no bebas más ¿bueno? Estás bien así, diviértete, pero ten cuidado – simplemente asentí y lo besé, no seguiría discutiendo.



Volví a la fiesta y me fui a ver a Gaara que estaba conversando animadamente con Sasori, Hinata, Naruto, Sasuke, Ino, Lee y Kiba. Comenzaron a contar anécdotas de nuestras muchas fiestas y todos reían al unísono, aunque por supuesto, unos más que otros. La música estaba buenísima, y luego de dos rondas más de alcohol, ya todos hablábamos muy relajadamente, incluso los nuevos.



- ¿A qué en Canadá bebían menos que aquí? – rió Sasori.

- Igual diría yo – dijo Sasuke con una sonrisa. Hinata asintió riendo. Los dos habían bebido, aunque él bastante más que ella. Ino me había dicho que Sasuke tenía buena resistencia con el alcohol, ya que llevaba unos 5 tragos y ni se le notaba, para mi ella estaba más borracha que él, ese era el asunto jaja.

- ¿Y dónde fue Sai? – me preguntó Lee.

- No se sentía muy bien – le respondí – así que se fue.

- No te preocupes mi cerezo, yo te cuido – me dijo Lee. Yo sólo me reí.

- No debería dejarte sola – interrumpió Sasuke – este lugar está lleno de lobos y más allá hay un bosque - y rió levantando el labio. Supongo que su acotación iba por el numerito de mi prima… que fueramos familiares no decía que yo fuera igual de puta.



Y a propósito, en eso llegó Karin… mi querida prima en su maravilloso atuendo. Iba con unos short, unas botas y sostén, seguida de las miradas de todos porque había que admitirlo, tenía buen cuerpo. En eso sonó mi celular y salí a contestar… era Sai, probablemente para avisarme que estaba en casa ya bien. Me arrepentí un poco de haber sido pesada con él, se lo compensaría. Terminamos de hablar y me dí la vuelta, sintiendo el portazo de la casa principal.

Volví a la cabaña y el aire me despejó un poco y me reí… estaban todos muy muy borrachos. Vi a Ino y le pregunté por su cita, Sasuke, al parecer mi amiga estaba feliz hablando con Kiba, le advertí que tuviera cuidado. Seguí con Naruto ya que Hinata había ido al baño a la casa y me ofrecí para ir a buscarla, después de todo eso de ir al baño de a dos es de chicas. Me serví una cerveza y fui en busca de Hinata. Sentí un mareo… el alcohol de nuevo me hacía efecto.

Me lo bebí de un sorbo y dejé el vaso encima. Fui en busca de Hina al baño del primer piso y no estaba, seguí buscándola por el primer piso, y me preocupé, quizás su costumbre con el alcohol no era tan amplia como la de la mayoría de nosotros y en mi ebriedad me la imaginé tirada vomitando en el bosque o algo así. Sacudí mi cabeza y me reí. Me senté en una silla un minuto, para que se me pasara algo el mareo y miré en la mesa, habían dos cigarros… no soy de andar fumando pero simplemente se me antojo, y como era de esperarse por mi poca costumbre al principio tosí, después se me dio como algo natural… quizás debería fumar, total, no creo que afecte mi desempeño deportivo.

Subí las escaleras en mi travesía por Hinata, acompañada por mi nuevo amigo cigarro, ya llevaba unos 15 minutos fuera, así que me apresuré, para que Naruto no se preocupara, en eso sentí unos ruidos. Mierda, pensé, algo le estaban haciendo a Hinata. Me apresuré por los pasillos y abrí la puerta de donde provenían esos sonidos, que en un principio era difusos, a medida que me acerqué se aclararon y abrí la puerta de par en par a modo de ¡qué sucede aquí!... que equivocada estaba, no era mi amiga a la que estaban profanando en esa habitación… uno, porque era Sasuke el causante de esos gemidos, su hermano, y dos, porque era la barata de mi prima a la que tenían como batidora arriba de un mueble gritando a más no poder. Mi nuevo compañero sólo me quedó mirando y sonrió, yo me puse roja como tomate, y mi prima estaba en trance así que ni me notó. ¡Mierda! Hasta se me cayó el cigarro de la mano.
End Notes:
Este lo terminé... el otro lo tengo casi listo pero espero sus reviews para subirlo... veo 80 personas que han leído y sólo 4... espero sus comentarios para ver si voy bien o no



besos!!



y si ando bien con el estudio y los RR el otro cap lo subo mañana

después no será diario, porque vuelvo a la uniii



=^*
End Notes:Este lo terminé... el otro lo tengo casi listo pero espero sus reviews para subirlo... veo 80 personas que han leído y sólo 4... espero sus comentarios para ver si voy bien o no



besos!!



y si ando bien con el estudio y los RR el otro cap lo subo mañana

después no será diario, porque vuelvo a la uniii



=^*Volver al indexAnsiosa por otra fiesta by lan_uchiha
Author's Notes:
Aquí está como lo prometí, gracias por los comentarioss!! de verdad ayudan mucho



besos!!
Author's Notes:Aquí está como lo prometí, gracias por los comentarioss!! de verdad ayudan mucho



besos!!Allí estaba yo estampada a la pared, en una especie de shock después de haber visto lo que ví. No es que sea pechoña o algo así… para nada, pero no esperaba encontrarme con el capítulo de una porno en pleno. Seguí caminando y me adentré en otra habitación para salir un poco del trance y fue ahí recién cuando encontré a mi amiga Hinata dormida plácidamente sobre una cama… no quise despertarla, para que no escuchara el show de su hermanito y mi prima, así que me recosté un rato tratando de despejarme un poco.



De repente sentí mi celular vibrar sobre mi oreja, me había quedado dormida con él en mano, al lado de… ¿Hinata? Ya no estaba, probablemente me había arropado ya que me encontraba tapada con un cubrecamas… muy suave por cierto. Vi la pantallita luminosa de mi teléfono.. era Naruto.



- ¡Sakura chan! – despierta – la fiesta está que arde – dijo entusiasmado.



Le dije que bajaría. Me puse la mano en la sien, aún estaba borracha, pero no lo suficiente para no poder bajar sola ni nada por el estilo. De repente recordé: Sasuke y Karin… mierda. Ya no se escuchaban gritos ni nada, así que asumí que el par de tortolitos se habían quedado dormidos, “mejor”, pensé, así me evitaba tener que verle la cara a ese tipo. Bajé las escaleras cuidadosamente y me encaminé hacia la cabaña. Por más ebria que me encontrará, hasta para un chico pseudo inconciente hubiese sido imposible no llegar a ella. El ruido y los luces guiaban hasta al más ebrio de todos… y recién ahí caí en cuenta que si Hinata hubiese regresado, jamás se habría perdido… creo.



Al llegar vi una gran cantidad de ebrios compañeros lanzándose a la piscina. Caí en cuenta de la hora, eran cerca de las 4 de la mañana. Me rei un poco viendo a unos cuantos tirarse bombitas de agua, ya saben, en una especie de posición fetal y lanzando un montón de agua a los que los rodeaban. Entré y en medio de la multitud vi a Ino y a mi nueva peor pesadilla, Sasuke. Mi amiga le sonreía feliz y él, descaradamente, le devolvía el gesto. No podía ser tan cara dura, hasta Kiba era más decente y en eso caí en cuenta que mi prima no estaba. Tomé un vaso de Ron con coca cola de un zarpazo y fuí donde estaba mi amiga con él y lo encaré.



- ¿Dónde está Karin? – le pregunté algo enojada. No es que la adorara ni fuera ella la mejor persona, pero no quería pensar que le podía pasar algo conmigo ahí, recordé a mi tío Ren… él no se lo merecía.

- ¿Eres su prima, no deberías saberlo más tú que yo? – que descaro, después que se la estaba follando descaradamente arriba de un velador, tiene el descaro de decirme que no la ha visto.



De repente vinieron a mi cabeza una gran cantidad de imágenes de Sasuke y Karin… jalándola del cabello, besándose de forma casi animal, ella gritando como si se le fuera la vida en ello, besándole el cuello, los pechos, la clavícula, mordiéndole los hombros, acariciándola por cada rincón de su cuerpo en tan solo un segundo y penetrándola salvajemente. Me sonroje y miré a otro lado. …l pareció notarlo y puso la misma sonrisa que cuando lo pillé hace algún rato con mi cosanguínea.



- ¿Pasa algo… Sakura? – me miró incisivamente. Qué le pasaba a ese tipo, ni que disfrutara.

- Nada… el alcohol – respondí rápidamente, no iba a caer en su juego.

- Amiga, estás algo roja – río Ino – te apuesto que te acordaste de alguna de tus aventurillas con Sai – éjaleeee – dijo Ino más que ebria.

- ¿Aventurillas? – preguntó Sasuke – eres más interesante de lo que pareces Sakura – dijo él haciéndose el serio, sin quitarme la vista de los ojos.



Y fue en ese momento que vi sus ojos por primera vez, eran negros, y tan profundos como mirar un cielo cubierto de estrellas. Sai también tenía los ojos negros, pero los de mi novio tenían un brillo distinto. Sai, a pesar de ser de la misma edad, destellaba más inocencia, dulzura… Sasuke no, sus ojos eran una cosa que yo no podría describir bien… eran algo fuerte cuando te miraban con esa intensidad, me incomodaban… y sentir eso no me hacía bien, menos si estaba tan ebria como ahora.



- Ino, ven acompáñame – dije a mi amiga jalándola del brazo y de paso, huyendo de la mirada Sasuke. Agradecí que Ino estuviera más ebria que yo, y no opusiera mucha resistencia.



Me metí entremedio de la fiesta hasta encontrar alguna cara de confianza y amigable que pudiera ayudarme, no estaba dispuesta a entregarle a ese tipo a mi querida amiga en bandeja para que le hiciera lo mismo que a Karin. Pase cerca de Naruto y ahí estaba conversando con Hinata, que ahora sólo bebía agua al parecer…. bien por ella. Obviamente no quise interrumpirlos. Seguí abriéndome paso a través de la multitud, sintiendo de vez en cuando que me caían algunas gotas de alcohol de algún invitado que estaba igual de pasado que todos nosotros, y vi a Gaara. ¡Gracias! ¡Gracias! Le pedí que cuidara de Ino por lo bajito, que después le explicaría bien la situación e hice hincapié en que por favor no la dejara sola. …l, en su ebriedad accedió y yo salí del lugar con una lata de cerveza en mano y mi nuevo amigo, cigarro, que conseguí adentro, en busca de mi prima. Agradecí la excelente disposición de todos los presentes de iniciarme en el vicio del tabaco y dármelo tan alegremente “¡qué bueno que empezaste a fumar Saku, ahora tenemos más cosas en común!” me dijeron algunas chicas de cursos menores… que estupidez. No tengo idea sí será una práctica habitual para mí, peroAnd so it is... by lan_uchiha

MÁS INFORMACIÓN

El contenido original se encuentra en https://fanfic.es/viewstory.php/
Todos los derechos reservados para el autor del contenido original (en el enlace de la linea superior)
Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

Top 20