Fanfic Es
Fanfics en español

huanglong [Contactar]

Nick: huanglong [Contactar]
Nombre: vicente marco quijada
Miembro desde : 19/04/2013
Tipo de usuario : Miembro



[Reportar Esto]


Series [0]
Reviews [0]
Series Favoritas [0]
Favoritos [0]
Historias por huanglong

Shenlong, el Príncipe de los Dragones New! Por huanglong

Clasificación: No menores de 13 años • 0 Comentarios
Resumen:

De entre todos los seres de todos los mundos de todas las dimensiones, existen unas especies excepcionales, de increíble inteligencia, envidiables sabiduría y cultura y de formidables poderes. Estas criaturas son conocidas como los Dragones.

Un día, en el Planeta Nalulkara del Universo Ki nació una dinastía de dragones, de ejemplares excepcionales, sabiduría soberbia y poderes que ridiculizaban a otras criaturas incluso entre su especie: el Clan Shenlong. Este clan de dragones investidos con poderes divinos viajó por todo el universo hasta instalarse definitivamente en el Planeta Uras, más tarde conocido como Planeta Tierra.

Entre ellos, nació un individuo que rompía con todos los estándares, incluso entre el mismo Clan Shenlong, un auténtico prodigio con un poder y una bondad sin precedentes y de cualidades únicas, un guerrero excepcional entre los dragones conocido como el Guerrero de Sangre Noble, el Imdugud, cuya fuerza era tan prodigiosa como la de una criatura mística de cualquier mitología.

Se dice que destruyó al ejército del Imperio Kingu, así como a sus líderes. Se dice incluso que entabló una alianza con el Rey An en el planeta Duku, puso en jaque a la tirana Kuzunoha de la isla de Honshu, fascinar a la diosa Ea y aprender de ella, e incluso fue capaz de dar batalla al mismo Zeus. Su prodigiosa fuerza se hacía cada vez más grande, logrando lo imposible, pues tan inimaginable es el poder de este guerrero único que fue capaz de sobrepasar los límites del legendario Imdugud, dando origen a un nuevo ser jamás visto. Tan vasto es el poder de este prodigio que parecía provenir de otra dimensión. Sin duda, ni un solo ser de todo el universo podía siquiera pensar en tocarlo, tal vez solo un Dios. Era un guerrero supremo que le valió el apodo del Imdugud Mutu Dingir (Asesino de Dioses de Sangre Noble).

El nombre de este ser excepcional era Kinryu, el Dragón de Oro. Kinryu era poderoso, pero bondadoso, pues amaba a las gentes de todo el mundo, la naturaleza y a todas sus criaturas, la cultura y la buena educación, sin embargo despreciaba el control sobre otras gentes para el beneficio propio, los engaños, la acumulación de riquezas, el abuso, la discriminación y la destrucción del medio natural. Su carácter hizo que mucha gente se acercara a él y lo llegaran a ver como a un Dios.

Sin embargo, los hados del destino jugaron en su contra, pues su excepcional fuerza no pudo hacer mucho por sus camaradas, pues Kinryu era un ser con solo bondad en su alma y llegó a reunir un gran número gente a su alrededor y formar una civilización, pero en su expansión muchos perecían. Las muertes de sus compañeros de armas y las lágrimas de sus seres queridos pesaban en su corazón, hasta el punto de degradar su posición y cambiarse a sí mismo el nombre. Kinryu pasó a ser el dragón de oro a ser el dragón morado: Shiryu.

Kinryu, ahora Shiryu no soportó el pesar de las muertes de sus amigos se responsabilizó exiliándose. Por los caprichos del destino, Shiryu fue sellado por su hermana hasta despertar en un futuro lejano. El mundo que ve Shiryu ahora es desconocido para él, y las emociones bailan en su interior: el miedo al encontrarse solo en un mundo extraño, el horror de haber perdido todo lo que antes era valioso, la soledad de no tener a nadie en un lugar tan cambiado, la indignación de ver como los valores como el honor y la humildad ya no tiene validez y el deseo de devolverle su esplendor.

¿Podrá Shiryu recuperar el mundo y volverlo a su antigua gloria? En este mundo devastado por el capital y la codicia de unos pocos a costa de los muchos, Shiryu encuentra ayuda de una hermosa joven de su edad llamada Ai, quien resulta ser su descendiente directa. Shiryu, Ai y otros nobles seres despertarán sus poderes, guiados por las deidades del Cosmos, el Caos, el Balance y el Vacío, y lograrán poner fin a la guerra entre dioses que lleva librando durante casi 500 siglos y así transformar un mundo podrido y contaminado en el paraíso que muchos desean.