Fanfic Es
Fanfics en español

Warrior (Adaptación ShikaTema) por RinxSesshomaru

[Comentarios - 0]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

NOTA: La historia ni los personajes me pertenecen. Es tan solo una adaptación que yo hice por mero entretenimiento

Olvide un tiempo estas historias pero he decido no dejarlas así que espero les guste esta nueva adaptacio. 

Notas:

NOTA: La historia ni los personajes me pertenecen. Es tan solo una adaptación que yo hice por mero entretenimiento

Espero que les guste la historia. 

Inicio

 

RIN, la viuda de Obito camino por los pasillos del complejo antes del amanecer, la esperanza, la ansiedad y la pena emanaban a través de ella. Se sentía vieja con tan solo treinta años, vieja antes de tiempo. No tendría ningún papel de viuda en la orden del ángel centrada en el Sheol, pero sería tan útil como pudiera serlo. Si no fuera por su "Don", no tendría nada que hacer y se volvería loca. No es que tuviera esa opción ya que en el Sheol no había enfermedad, mental o de otro tipo. Solo, esta maldita vida más larga de lo normal, simplemente moriría de aburrimiento. Con el tiempo.

 

Rin había recibido su primera visión, sólo tres años atrás, con alegría, a pesar de los problemas. Cada visión le dio la oportunidad de advertir del peligro antes de tener resultados fatales, pero solo le causaron una alegría ocasional. Esta mañana tuvo otra: un nuevo compañero iba a unirse a ellos en el Sheol y traería una situación difícil que no podrían evitar. Una visión que reflejaba que la noticia podía ser tanto buena como mala. No era lo que Sakura esperaba de ella. No había niños en el Sheol. Las mujeres eran estériles y todos lo habían aceptado. Sakura era la Fuente, la esposa de su líder y vivía secretamente de luto por esta pérdida. Estaba de duelo y aun mantenía la esperanza de que después de todos estos milenios en los que los caídos habían sido relegados a la tierra, un milagro pudiese ocurrir. La llegada de Hinata había iniciado esas esperanzas. Hinata, que en realidad era el demonio-diosa Lilith daba consuelo y esperanza a las mujeres infértiles a lo largo de la historia.

 

Pero Rin no traía buenas noticias para Sakura. Había buscado, hecho todo lo posible para forzar una visión pero eso nunca funcionaba y no había visto nada más que nuevos desastres en el horizonte. Subió los tramos de escaleras con rapidez. Sakura estaría sola esperando por ella. Pero Sakura no estaba sola. La puerta de su habitación estaba entreabierta y Rin llamó antes de empujar la puerta y pasar al interior. Para su sorpresa, Sasuke estaba sentado en uno de los sofás de colores de la sala de estar, con una taza de café en la mano y una expresión fría en su rostro angelicalmente hermoso.

 

Nunca se había sentido totalmente a gusto con Sasuke. Siempre había sido demasiado rígido, demasiado frío, a pesar, de que se supone que era un caído precisamente porque no era cálido y tierno. Era muy estrepitoso y esa fue una de las razones de su caída. Había tenido dudas y se había rebelado, había hecho todo lo que estaba prohibido y lo había hecho con desprecio. En realidad, su amado Obito había sido el más tranquilo de todos.

 

-Rin- Sasuke la saludó de manera uniforme.

 

-Alpha- dijo ella con respeto, inclinando la cabeza y tratando de ocultar su sorpresa. -Pensé que te habías ido ya- Sasuke siempre se marchaba antes del amanecer y volaba sobre el complejo para asegurarse de que todo estaba bien. El ver la sombra de sus alas azules iridiscentes siempre le hacía sentirse extrañamente reconfortada. Ella se sentiría mucho mejor si estuviera haciéndolo ahora mismo.

 

Una sonrisa irónica se dibujó en su rostro. -Estoy seguro de que lo pensaste. Sin embargo, decidí quedarme junto a mi esposa un poco más.

 

Sakura salió de la alcoba y casi se alegró de ver su cara. Puso una sonrisa alegre que solía engañar a la mayoría de la gente. -Buenos días, Rin. Estoy muy contenta de que me dediques algo de tiempo para ayudarme. . . aprender a tejer. Lo estoy deseando.

 

Rin trató de mantener la consternación de su rostro. Había media docena de mujeres que eran maestras en el arte de tejer aquí en el Sheol y solo dos Caídos que no. Lógicamente, Sakura era una de ellos. Los ojos de Sasuke revolotearon entre ellas dos. -Sí, estoy muy interesado en esas lecciones.

 

El Alfa adoraba a su esposa. Pero sin embargo estaba burlándose de ellas, así que Rin decidió interferir en el tema. -Te mostraremos los resultados- dijo, ella no le temía -Sera mejor si no tenemos a alguien observando.

 

Sasuke no dijo nada mientras Sakura serbia café para ella y Rin. En el momento en que su esposa se sentó en el sofá de enfrente le enfrento -¿no tienes que empezar con tus obligaciones?- preguntó Sakura.

 

-Después de que me digas la verdad- Su voz era agradable, pero dura. -¿Por qué esta Rin aquí?

 

La compostura de Sakura se arrugo.-Ella quiere ayudarme.

 

El ceño frio de Sasuke se suavizó. -Mi amor, ¿por qué estás protegiendo tus pensamientos? ¿Qué es lo que te preocupa y cómo se supone que te ayudara Rin? Y no trates de convencerme de que Rin puede tejer. Ella es un miembro estimable de nuestra sociedad, pero si tuviera alguna habilidad en esa área estaría muy sorprendido.

 

Oh, mierda¡¡¡ pensó Rin. No era prudente tratar de burlar al Alpha. Sasuke era demasiado observador. Los esposos y esposas comparten los pensamientos con facilidad y si Sakura estaba protegiendo su angustia a Sasuke, él lo sabría y no era del tipo de hombre que apartaba a un lado el misterio hasta que no lo hubiera resuelto con satisfacción. ¿Y cómo demonios sabía él que no sabía tejer? pensó. Lo primero que iba a hacer cuando saliera de aquí era encontrar a alguien que le enseñara.

 

-En verdad- Rin respondió con evasivas -Tengo que hablar con usted, señor Sasuke. He tenido otra visión.

 

Sasuke se puso súbitamente alerta con un enfoque duro y Rin pudo ver la luz de la esperanza en los ojos de Sakura. Se le rompió el corazón. Ella hizo a Sakura un movimiento rápido y corto con la cabeza que esperaba que Sasuke no viera.

 

-Tiene que ver con el Ángel Shikamaru- dijo ella a toda prisa, antes de que Sasuke respondiera -Él tiene una pareja.

 

Sasuke parecía dudoso. -Michael ha tenido una sola compañera en los doscientos años que ha estado aquí y ella murió en un ataque realizado por los Nephilim sólo dos días después de haberse casado.

 

Sus palabras casuales le trajeron una ola de dolor sorprendentemente fresco, recordándole a Obito cortado en pedazos y medio devorado por la vileza conocida como los Nephilim. Ella lo empujó lejos.

 

-Sin embargo, hay una mujer que espera por él y si queremos prevalecer contra de los Ejércitos del Cielo ella tiene que unirse a nosotros. No hay otra opción.

 

Estaba contenta por no tener que ser la que le diera esta noticia a Shikamaru. Temía bastante a Sasuke, pero él era un gatito en comparación con el ángel guerrero que blandía la flamante espada de la justicia.

 

-¿Y quién es? Espero que al menos tu visión fuera lo suficientemente específica como para decirme cómo encontrarla- La voz de Sasuke fue bastante cáustica. Sus visiones habían sido menos claras en el pasado y ésta no era mucho mejor.

 

-Mi señor yo no puedo controlar mis visiones sólo puedo informar sobre ellas-, dijo. No le gustaba ser intimidada.

 

Sasuke tomó la reprimenda ciertamente así, recordándole que él no era un matón. Él era un hombre duro, pero justo.-Entiendo, Rin. ¿Sabes quién es y dónde está?

 

-Yo sé que ella es la diosa romana de la guerra.

 

Él arqueó una ceja. -Localización. ¿Dónde está?

 

Esto era un poco más complicado. -Estoy trabajando en eso. Sé que su nombre es Temari Sunaku y creo que está recluida en algún lugar de Italia.

 

Sasuke asintió, levantándose. -Voy a ir a hablar con Shikamaru. No le va a gustar esta noticia.

 

-No- estuvo de acuerdo Sakura sorbiendo su café -Me imagino que no lo estará.

 

-Y después, tal vez, tú me dirás el motivo de esta reunión con mi esposa,-  agregó en un sedoso tono. Rin sintió una subida de calor directamente a su cara. No podía mentirle directamente él lo sabría.

 

-Déjala en paz, Sasuke,- dijo Sakura. -No es nada importante te lo prometo.

 

Se volvió para mirar a su esposa por un largo momento contemplativo. Y entonces él asintió con la cabeza. -Más tarde entonces- él le dijo.-Rin me acompañara a hablar con el ángel. Me imagino que tendrá algunas preguntas que hacerle.

 

Se quedó helada. El Alfa no le daba ninguna opción -Sí, mi señor- dijo ella lo suficiente dócil.

 

Echó un último vistazo a Sakura, tratando de darle la mala noticia tan sutilmente como le fue posible. Sakura asintió con la cabeza con su rostro impasible. Ella era una mujer fuerte y ya había estado tratando con esto por un largo tiempo. Tal vez la siguiente visión le traería esperanza.

Notas finales:

Cuálquier error que encuetren en los nombres avisenme por favor.  

 

Usted debe login (registrarse) para comentar.