Fanfic Es
Fanfics en español

Omega por Kala1411

[Comentarios - 55]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

 

Tras darse una ducha relajante y ponerse un cómodo pijama, Ashton empezó a ordenar su nueva habitación. El tamaño era similar a la que tenía en su casa, el colchón era cómodo y las vistas eran geniales, podía dormir viendo las luces de la ciudad si quería. Estiró los músculos y se dispuso a bajar para cenar algo.

La mayoría de los chicos se habían puesto sus pijamas y empezaron a abrir las cajas de las veinte pizzas que habían pedido. El olor hizo que su estómago rugiera, llamando la atención de todos en el comedor.

-Guau, parecía un león en vez de tu estómago –bromeó Timothy.

La camaradería se respiraba en el ambiente, todos reían y charlaban de cosas triviales.

-¿Qué bebida tomarás? –Le preguntó Jason mientras ella cogía el primer trozo de pizza.

-Agua.

-¿Estás de coña? Aquí solo utilizamos el agua para ducharnos y limpiar –dijo Victor, el miembro Chi.

-Soy menor de edad.

-Aquí ya consideramos los 18 como la mayoría de edad, nena.

-Sí, pero yo tengo 17 –respondió riéndose ante sus expresiones. –Cumpliré 18 en diciembre.

Estaba descubriendo que era muy fácil reírse con sus nuevos compañeros. Tras varios trozos de pizza y presentaciones del resto de miembros de la fraternidad que aún no había tenido la oportunidad de conocer, Matthew la invitó a sentarse en un cómodo sillón.

 -Ashton, ya escuchaste las condiciones de Mark para convivir con nosotros, pero dinos, ¿hay algo que debamos saber de ti? ¿Alguna manía o rareza?

Ella pensó durante unos instantes.

-Supongo que debo advertiros sobre mis periodos. Veréis, cuando estoy en esos días del mes suelo volverme un poco loca y me comporto más rara que de costumbre, así que no me lo tengáis en cuenta. Lo peor solo me dura un par de días.

Todos los presentes empezaron a reírse, pues ya sabían de esos síntomas en las chicas cuando tenían la menstruación y creían que con ella sería igual…

Solo era cuestión de tiempo que descubrieran lo equivocados que estaban.

 

 

Sus clases eran muy interesantes: Biología, Matemáticas, Psicología, Filosofía… Aún no tenía muy claro que carrera quería estudiar, pero no tenía prisa en averiguarlo. Paul y John le aconsejaron que disfrutara de su primer semestre y fuese acostumbrándose al nivel de exigencia de la Universidad.

Había sido la más madrugadora de la mansión, y por lo que vio en la cafetería, también del campus. Miraba todo el lugar con una mezcla de entusiasmo e impaciencia. Estaba deseosa de empezar las clases y conocer a más gente. Primero tenía Matemáticas, en un edificio cercano a la cafetería, por lo que paseo tranquilamente con su café hasta llegar al edificio de ladrillos rojos.

Buscó su aula y entró en ella, pero no había nadie. Miró su reloj de pulsera, extrañada, pues solo quedaban 5 minutos para que llegase la profesora y no había entrado ningún estudiante aparte de ella.

A las 8 en punto, una mujer mayor y con cierto aire de sofisticación, entró en el aula. Andaba completamente recta, con la cara en alto y sujetando con firmeza su maletín. Su porte era sereno, su pelo tenía algunas betas blancas y estaba recogido en un apretado moño. Llegó hasta el escritorio y empezó a sacar sus cosas, aun sin percatarse de la presencia de Ashton.

-Bueno, a modo de broma –empezó a decir abriendo una revista,- me comprometo a subir un punto en el examen final a todos los alumnos que se encuentren aquí ahora.

Soltó una risita petulante, creyéndose aún sola.

-Entonces, ¿ya tengo un punto en su materia? –Preguntó Ashton sonriente.

La mujer levantó la cabeza de golpe y la vio.

-¿Qu-Quién es usted?

-Mi nombre es Ashton Jones, encantada.

La mujer abrió la boca brevemente.

-¿Cómo dice? –Su expresión incrédula divirtió a la chica.- ¿Usted es… Ashton Jones?

Ella asintió y la profesora empezó a buscar desesperadamente en su archivador, hasta que encontró con su historial académico.

-¿Usted es el alumno que viene de una Academia Militar?

-Así es, pero soy una alumna –dijo ella riéndose.

La mujer parecía no poder salir de su asombro, y solo la observó boquiabierta durante un minuto sin saber qué decir.

-Comprendo su confusión, no es la primera vez que me pasa.

La profesora carraspeó y se levantó de su asiento para acercarse a Ashton y observarla más de cerca.

-Soy la Profesora Rita Smith, encantada de conocerla –se paró a un metro de la mesa donde se había sentado ella. –Realmente me ha sorprendido encontrar aquí a una estudiante, por todos es sabido que el primer día de una asignatura no se hace nada.

-¡Oh! Yo… no sabía eso…

-Bueno, no te preocupes. En realidad, tenía curiosidad por conocer al alumno que procedía de la Academia Militar… -la mujer la miró por encima de sus gafas sonriéndole. –Es decir, a la alumna… Quería saber qué nivel tenías en la madre de las ciencias, las Matemáticas. ¿Has estudiado Geometría o Álgebra Básica?

-Sí, y Álgebra Lineal también, es mi parte favorita además de la Probabilidad y la Estadística… La Geometría no me atrae tanto, sin embargo.

La mujer se tapó la boca con las manos, sus ojos se llenaron de lágrimas.

-¿Se encuentra bien, Profesora Smith? –Ashton se levantó de su asiento preocupada.

La mujer le quitó importancia agitando su mano.

-Disculpa, es la emoción. Nunca había tenido una alumna de primero que mostrase tanto entusiasmo por las Matemáticas. Tranquila, se me pasará –la mujer se sentó a su lado en el pupitre. –Háblame de ti, quiero conocerte mejor.

Usted debe login (registrarse) para comentar.