Fanfic Es
Fanfics en español

Omega por Kala1411

[Comentarios - 60]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

El atardecer caía rápidamente sobre el campus mientras los miembros de Alpha Omega se dirigían a la mansión, entusiasmados por saber cómo iba a ser la convivencia con aquella extraña chica. Ashton estaba muy ilusionada con sus nuevos compañeros, siempre se había sentido más cómoda cuando estaba rodeada de gente, era como había vivido toda su vida.

-Oíd, ¿puedo haceros varias preguntas? –Inquirió Ashton.

Todos los miembros respondieron de forma afirmativa.

-¿De quién fue la maravillosa idea de llenar la vagina de la muñeca de silicona con semen? –Preguntó entre asqueada y divertida.

Todos empezaron a reírse.

-¡Fue idea mía! –Gritó un chico de piel morena corriendo para ponerse a su lado. –Hola, mi nombre es Jason, soy el miembro Delta y déjame decirte que el look mojado te sienta fenomenal pequeña.

-Perdónalo –dijo Matthew a sus espaldas. –Las camisetas mojadas son su fetiche personal, uno de tantos que tiene.

Ella se rio.

-Pero, ¿de quién era el semen?

-Querrás decir de quiénes –especificó Jason.

-¡Oh, Dios! ¡No! ¡Retiro la pregunta! ¡No quiero saberlo!

Las carcajadas del grupo resonaban por el campus, pero los demás estudiantes no se molestaban por el jaleo, estaban acostumbrados a ese tipo de comportamiento de aquella fraternidad.

-Vale, ¿y el nombre del centro veterinario? ¿Por qué se llama “El conejito de Lara”?

-Verás, ese centro se creó en 2001 gracias a nuestra fraternidad –empezó a explicar Adam, el miembro Upsilon.- Fue el mismo año en el que se estrenó la primera película de Lara Croft, ya sabes, la arqueóloga interpretada por Angelina Jolie –gimió de forma placentera cuando dijo el nombre. –Y nuestros antiguos hermanos centraron sus fantasías sexuales en ese personaje, así que en honor a todas las noches que fantasearon con su “conejito”, decidieron llamar así al centro.

Ashton hizo un sonido parecido a una arcada, pero no pudo evitar reírse.

-¡Oh, y por cierto! –Exclamó de repente Jason, recordando algo.- No estamos tan desesperados para utilizar muñecas de plástico como desahogo sexual. Para tu información, todos tenemos a muchas tías que nos suplican que nos acostemos con ellas.

Ella le miró de reojo.

-Ajam… ¿Y cómo sabes que hice ese comentario? Yo estaba sola en laboratorio y solo me estaba escuchando Fudo por el walkie.

El silencio se hizo presente, solo interrumpido por el tortazo que Matthew le pegó a Jason en la parte trasera del cuello.

-Teníamos que asegurarnos que no hacíais trampas o corríais peligro –explicó Kyle de forma calmada. –Andrew y Ray son los informáticos del grupo, hackearon las cámaras de seguridad del campus y la frecuencia de los walkie talkies.

-Mm… Entonces… ¿Todos visteis lo que pasó en la sala de reptiles?

-Sí –contestó Kyle suspirando.

-¿Qué ocurrió en la sala de reptiles? –Preguntó Fudo.

-Nada, solo que conseguí la pista –dijo Ashton sonriendo.

Nadie lo desmintió, si Fudo no lo había visto, era mejor que no lo supiera, al fin y al cabo hasta a ellos mismos les costó creer lo que vieron sus ojos.

 

 

Cuando entraron en la casa, Mark se paró frente a Ashton para hablar con ella.

-Escucha, Ashton, te dejaremos una habitación personal para ti sola, pero todos los baños de la casa son compartidos. No tienes que preocuparte por la higiene, todos limpiamos religiosamente las áreas comunes y los baños una vez por semana, y tras una fiesta contratamos a un servicio de limpieza. Pero debo advertirte sobre nuestras costumbres –expuso cruzando los brazos.

-Bien, ¿y cuáles son? –Preguntó ella imitándole.

-Muchos suelen pasearse desnudos, no se sienten acomplejados por sus cuerpos, y si eso te incomoda, tenemos un problema.

-Tranquilo, estoy acostumbrada a ver gente desnuda. Las duchas de la Academia Militar eran mixtas.

Mark se la quedó mirando, su cerebro se había quedado pillado, al igual que el de muchos a su alrededor, imaginándola en aquellas duchas. Pero tras unos segundos, volvió a la realidad.

-Vale, pues otra cosa: pasan chicas por aquí. Solemos traer a muchas y en ocasiones pasan la noche aquí. No te sorprendas ni las mires mal cuando las veas por la mañana.

-¿Por qué iba a mirarlas mal?

-Las tías os juzgáis mucho entre vosotras –respondió Jason.

-Yo no soy nadie para juzgar los actos de los demás, mucho menos para jugar a las chicas que disfrutan de su sexualidad.

-¿De dónde vienes? ¿Eres de Marte o algo así? –Preguntó Henry, el miembro Zeta.

-No, es como me han educado –dijo ella sonriendo. -¿Hay algo más?

Mark la miró serio durante unos segundos.

-Supongo que esas son las cosas más urgentes que debía decirte. Si creo, o alguno de los demás miembros cree necesario decirte algo más que debas saber para convivir con nosotros, se te hará saber. Y si en algún momento decides que todo esto te abruma y quieres irte, lo comprenderemos.

-Creo que podré sobrevivir –dijo ella riendo.

Usted debe login (registrarse) para comentar.