Fanfic Es
Fanfics en español

Omega por Kala1411

[Comentarios - 22]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Como si los demonios la llevasen, salió corriendo de aquel patio. Cuando estaba a punto de salir, se chocó con alguien y ambos cayeron al suelo.

-¡Ten más cuidado, imbécil! –Dijo exasperado Dennis.

Ella le miró y lo cogió por los hombros.

-¿Dónde está tu compañero? ¿Dónde está Gary?

-¿Por qué iba a decírtelo? Eres mi rival ahora mismo.

-Si Gary ha ido al sur del campus, a la piscina olímpica, igual que Fudo, ambos están en peligro.

-¿Qué coño estás diciendo?

Ya se habían puesto los dos de pie y Ashton estaba decidida a no perder ni un segundo más. Salió corriendo por la puerta del edificio, y cinco segundos después, Dennis estuvo a su lado. Al parecer, el chico le había hecho caso.

-Joder, sí que eres rápida –comentó él.

Ashton ni siquiera le contestó, estaba centrada en llegar hasta la piscina y ayudar a Fudo.

Veinte minutos después, se encontraban a las puertas del pabellón donde se localizaba la piscina. Subieron las escalinatas del edificio y abrieron las puertas, jadeantes, al tiempo que vieron desde el hall del pabellón como los demás miembros de la fraternidad rodeaban el extremo opuesto de la piscina. Ashton y Dennis se pararon en seco.

No había ni rastro de Gary ni de Fudo.

-Estas son vuestros certificados de aceptación en la fraternidad Alpha Omega –dijo Mark en voz alta mientras alzaba los documentos. –Empezarán a arder ahora mismo, y vosotros tenéis que decidir qué salvar primero, si vuestros respectivos certificados –acercó una cerilla encendida hasta que los papeles empezaron a arder y los soltó en un cuenco, -o a vuestros compañeros…

Señaló aquel extremo de la piscina y tanto Ashton como Dennis pudieron ver a sus parejas en el fondo de la piscina. Ella se apresuró a tirar su mochila y saltar al agua, él corrió hasta el cuenco para salvar el documento.

Fudo y Gary estaban atados de pies y manos, con pesas de gimnasio en los extremos de las cuerdas. El joven asiático parecía a punto de desvanecerse por la falta de oxígeno, así que Ashton se apresuró a desatar las cuerdas y sujetarlo por las axilas mientras buceaba hacia la superficie. Fudo reaccionó cuando sintió el contacto del aire en la cara y se supo a salvo. Un par de miembros de la fraternidad le ayudaron a salir de la piscina.

Ashton giró la cabeza, buscando a Gary.

-El otro aún sigue ahí abajo -dijo uno de los chicos que estaba ayudando a Fudo.

No se lo pensó y volvió a sumergirse. Después de las pruebas, la ardua carrera desde el otro extremo del campus, los nervios por la seguridad de su compañero y la inmersión para salvarle, a Ashton no le quedaba mucho oxígeno en sus pulmones. Empezaron a dolerle y su vista se tornó un poco borrosa, pero si no llegaba ella hasta el chico, cualquiera de los otros tardaría más en salvarle y esos segundos podían ser la diferencia entre un susto y una tragedia.

Le costó más tiempo deshacer los nudos de Gary, su mente no estaba tan clara en aquellos momentos, pero lo consiguió. Sujetó al joven por las axilas y buscó desesperadamente la superficie. Jadeó cuando su cabeza estuvo por encima del agua, pero Gary no reaccionó de la misma forma. Ni siquiera se inmutó.

Nadó lo más rápido que pudo hasta el borde de la piscina y varios miembros de la fraternidad sacaron a Gary.

-No reacciona –avisó ella mientras llegaba hasta la escalera más cercana.

Uno de los chicos de la hermandad empezó a hacerle la maniobra de respiración, y unos horribles segundos después, Gary empezó a escupir agua.

Ashton estaba empapada, se había quedado de rodillas cuando había conseguido salir de la piscina, recuperando fuerzas.

-Ten –alguien le ofreció una toalla y ella la aceptó de buen agrado.

Se tumbó sobre el frío suelo para calmar su agitado corazón y pudo ver al mismo chico de antes. Era rubio y parecía atractivo, le estaba sonriendo sin apartar sus ojos de ella.

-Gracias, por la toalla, por ayudarme con Fudo y por avisarme con Gary.

-El idiota de su compañero reaccionó de la manera imprevista, se suponía que debía tirarse al agua para salvarle, tal como has hecho tú –se agachó un poco para estar a su altura cuando ella se sentó. –Soy Kyle.

Ella sonrió ante su amabilidad.

-Soy Ashton –le ofreció su mano.

Él se la estrechó con una media sonrisa.

-Créeme, lo sé –la ayudó a ponerse de pie.-Has demostrado una gran lealtad hacia alguien que era un desconocido para ti, incluso por tus rivales, no muchos hacen eso.

Ella se encogió de hombros, quitándole importancia a sus palabras.

-Ashton –Fudo llegó hasta ella, -muchas gracias por salvarme. Podrías haber ido por el papel y haber asegurado tu sitio en la fraternidad, pero elegiste ayudarme.

-Por supuesto –dijo ella extrañada ante las palabras del chico. -Eres mi compañero y no iba a dejarte atrás.

Mark carraspeó para llamar la atención de todos. Los candidatos se situaron en una fila frente a él, quien no disimulaba su descontento por la evolución de los acontecimientos.

-Solo Dennis ha conseguido su documento de aceptación como miembro de la fraternidad –el susodicho ensanchó aún más su sonrisa de satisfacción. –Sin embargo, tu compañero casi muere ahogado. Has antepuesto tu beneficio personal al bienestar de Gary –declaró dirigiéndose específicamente a él. -¿Cómo has podido actuar de una forma tan egoísta?

-Se trataba de él o de mí –dijo a modo de explicación.

-Eres un cabrón –soltó Gary con las facciones deformadas por el enfado.

Se notaba que quería pelear con Dennis, pero se abstuvo para no empeorar más la situación.

-¿Cómo pretendes entrar en nuestra fraternidad tras haber actuado así? Ninguno de nosotros confiará nunca en ti –sentenció Mark.

-Tengo el documento que he salvado del fuego –dijo Dennis alzándolo.

-¡Ningún puto documento vale más que la vida de un compañero! –Estalló el Alpha. -¡Jamás entrarás en nuestra fraternidad!

Dennis no daba crédito a lo que escuchaba. Pasados unos segundos y sin dejar de mirar con un profundo odio a Mark, arrugó el papel en una pelota y se la tiró.

-¡Que os jodan a todos, gilipollas! –Gritó antes de irse.

A ninguno de los miembros le gustó aquella reacción, y era algo tácito que la situación con Dennis no quedaría ahí, sino que buscarían alguna forma de vengarse por esa falta de respeto hacia su presidente y hacia todos los miembros.

Mark se paró frente a Ashton y a Fudo.

-Me habéis impresionado –admitió. –Habéis superado las pruebas con habilidad, inteligencia y rapidez. Y aunque soy reacio a aceptar a una chica entre nuestras filas, creo que podemos hacer una única excepción con la señorita Jones si los demás miembros están de acuerdo.

El pabellón se inundó con el eco de los aplausos y vítores de los miembros. Ashton y Fudo se miraron con la boca abierta, y el chico no pudo evitar abrazarla por la emoción. Gary, cabizbajo y avergonzado, empezó a alejarse de la fila para salir de aquel lugar.

-Como los nuevos miembros de nuestra fraternidad, os concederemos el primer favor que pidáis –anunció con una actitud magnánima el presidente.

-Ashton, pide lo que tú quieras –dijo Fudo. –Tú has hecho mucho más que yo en estas pruebas y te lo mereces.

Ella sonriente, se decidió con suma facilidad.

-Quiero que se haga una excepción más el año que viene, y que Gary sea admitido como candidato de nuevo para entrar en la hermandad.

El aludido se paró en seco, con la mirada fija en la chica. Todos esperaban la respuesta del Alpha a esa petición.

-De acuerdo, el año que viene lo tendremos como un candidato si él también lo desea.

Gary asintió, con una leve sonrisa y actitud agradecida.

-Gracias, Alpha.

Se fue de forma disimulada mientras la fraternidad Alpha Omega le daba la bienvenida a sus nuevos miembros.

Usted debe login (registrarse) para comentar.