Fanfic Es
Fanfics en español

Omega por Kala1411

[Comentarios - 57]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Prólogo

 

 

No llegué a conocer a mi madre, murió mientras me daba luz, pero todos sus compañeros del ejército me criaron como ella lo hubiese hecho. Tengo muchos mentores que me enseñaron de todo, desde literatura y ciencias hasta técnicas de lucha. No obstante, John y Paul son los únicos a los que considero mis padres.

Eran los mejores amigos de mi madre, y con el paso de los años, me explicaron que también sus amantes en ciertas ocasiones. A ninguno de ellos les molestaba que ella estuviese con los dos, eran marines y habían visto y vivido demasiado como para preocuparse por celos estúpidos. Veían su relación de amor y amistad como algo simple y no les importaba lo que los demás pensaran. Sé que uno de los dos es mi padre biológico, pero ellos nunca han tenido interés en averiguarlo, y yo tampoco.

Se centraron en mi crianza cuando mi madre murió para no caer en una profunda depresión, esa que siempre está cerca de las personas cuya profesión se basa en sobrevivir. Me han hablado de ella, de Marion Rose Jones, desde que tengo memoria. Sus aficiones, sus manías, sus méritos, sus valores. He vivido cada anécdota como si fuera propia, he observado sus fotos durante horas, contándole problemas, inseguridades y chistes, y la quiero con todo mi corazón.

Me parezco mucho a ella, aún hay gente que se sorprende al verme, confundiéndome momentáneamente con ella, incluso a alguno de sus antiguos superiores a veces le sale su nombre en vez del el mío, y no me importa. Sé que fue una gran soldado y una mejor persona.

Ahora estoy montándome en el tren que me llevará hasta California, donde asistiré a la Universidad Berkeley. Muchos me dijeron que podría tener un futuro prometedor en el Ejército, pero John y Paul no querían esa vida para mí y me convencieron para estudiar una carrera universitaria.  

Me despiden desde el andén con el saludo militar, a pesar de que van vestidos con ropa normal, y yo les imito. El tren va cogiendo velocidad y en cuestión de segundos, solo veo dos manchas pequeñas y borrosas, más por mis lágrimas que por la lejanía.

Me llamo Ashton Marion Jones, tengo 17 años y, por primera vez en mi vida, estoy asustada.

 

 

Capítulo 1

 

 

La casa de fraternidad de los Alpha Omega volvía a estar invadida por sus 22 miembros tras el verano. El nuevo curso comenzaba, para algunos ya sería el último, pero para la mayoría, era otro año más durante el que podían disfrutar de la vida y de la Universidad.

Deportes, alcohol, fiestas, risas y sexo, muchísimo sexo.

Durante las dos primeras horas de la mañana del 1 de septiembre, casi todos los miembros de la fraternidad habían estado llegando escalonadamente. Los abrazos efusivos y las muestras de amistad expresadas de forma violenta se mezclaban con los gritos de entusiasmos y algunas bromas y chistes verdes. Cada miembro de la fraternidad tenía su propia historia y personalidad, pero se llevaban bien la mayoría del tiempo. Había discusiones y malentendidos, los peores eran por las chicas, pero se solucionaban con relativa facilidad. Sin embargo, los demás miembros del grupo tenían la obligación de interceder si los implicados no podían solucionar sus problemas solos.

Cada miembro estaba representado por una letra del abecedario griego, la cual elegían ellos mismos al comenzar a vivir en aquella casa y la conservarían hasta que finalizasen su estancia en la universidad. Que admitieran a alguien en aquella célebre hermandad requería un proceso de selección muy exhaustivo, y unas pruebas un tanto peculiares a las que no todos eran capaces de enfrentarse. Elegían a varios estudiantes nuevos, los que mejores expedientes académicos y aptitudes deportivas tuvieran, pero para no dejarse influenciar por el aspecto, pedían esos informes sin fotos.

Mark Johnson, el presidente y Alpha de la fraternidad, se paró sobre las escaleras de la gran mansión y carraspeó para llamar la atención de todos los presentes. Algunos hablaban relajadamente tras haberse instalado en sus habitaciones, otros estaban aún cargando las cajas, pero las dejaron momentáneamente en el suelo para escucharle.

-Bien, caballeros –dijo en voz alta.- Antes que nada, bienvenidos todos a nuestro templo. En una hora más o menos llegarán los candidatos a ser Kappa y Omega, son cuatro en total este año, y creo que todos estamos deseando ver cómo son un par de ellos tras leer sus informes. Pero aun así, no se los pondremos nada fácil. Si quieren estar aquí y disfrutar de las ventajas de ser un Alpha Omega, tendrán que ganárselo.

Los miembros le aplaudieron, orgullosos de pertenecer a aquel lugar.

Casi todos los candidatos habían llegado cuando el reloj marcaba el mediodía.

-A ver, qué especímenes tenemos este año…- comentó Mark a sus mejores amigos desde lo alto de la escalera, apoyado en la baranda. –Tenemos un chulo- cachas, el del tupé con complejo de Elvis, el asiático acojonado y… El último no creo que tarde en llegar.

-Aun así, me gustaría saber sus nombres para saber qué sujeto es cada uno –dijo Matthew.

-Sí, yo quiero ir tomando nota de las apuestas –coincidió Jason con sorna.

Se rieron entre dientes y Mark bajó para presentarse a los candidatos. Todos los demás miembros esperaron expectantes a las palabras de su presidente, pues también ansiaban saber que expediente pertenecía a cada chico.

-Buenas tardes, soy el Presidente y Alpha de la fraternidad, Mark Johnson. Os iré nombrando y os adelantaréis para identificaros con bandas de colores que os representaran durante las pruebas que tendrán lugar hoy y mañana. Cuando diga vuestro nombre, dirigíos a Kevin –señaló a un chico a su izquierda, -el abrirá el saco negro de las bandas, cogeréis una, y tras enseñar vuestro color, volveréis a vuestro sitio en la fila. Ahora, comenzaré: Gary Mattson.

Un chico musculoso y alto se adelantó, sonriendo con suficiencia, hasta Kevin, pero éste no abrió aún la bolsa.

-Háblanos un poco de ti primero –pidió él.

-Soy de un pueblo de Nebraska. Me gusta el hockey y tengo varios trofeos de algunas competiciones que he ganado a nivel estatal. Quiero llegar a profesional y no pararé hasta conseguirlo.

Kevin abrió la bolsa y el joven metió la mano, sacando la banda de color verde.

-Dennis Raymond –nombró Mark.

El chico con el tupé engominado anduvo, con una actitud petulante, hasta situarse frente a Kevin.

-Soy de Las Vegas, nací para ser un orador nato, para ganar competiciones de atletismo y para ser miembro de esta fraternidad.

Kevin alzó una ceja ante las engreídas palabras del novato, abrió la bolsa y, sin demora, Dennis sacó la banda roja.

-Fudo Hayashi.

El chico japonés apenas levantó la mirada del suelo, incluso se le oyó levemente tragar saliva cuando estuvo delante de Kevin.

-Vengo de Sacramento. Tengo 20 años y he estado estudiando Robótica durante dos años en el MIT, pero me han ofrecido un puesto de profesor adjunto durante este curso mientras lo convino con otras asignaturas.

Kevin abrió la bolsa, Fudo introdujo su mano y sacó la banda azul.

-Bueno, y aunque aún no ha llegado, Ashton Jones.

-Soy yo –dijo una voz desde la puerta de la mansión.

Notas finales:

Es mi primera publicación en esta web, espero que guste.

Usted debe login (registrarse) para comentar.