Fanfic Es
Fanfics en español

Cuervo. por Candy-Uchiha

[Comentarios - 12]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Esta historia ni sus personajes no me pertenecen, es una adaptación….Los personajes le pertenecen a M. Kishimoto. Yo solo la adaptó para compartirla con todos ustedes.

Notas: Esta historia ni sus personajes no me pertenecen, es una adaptación….Los personajes le pertenecen a M. Kishimoto. Yo solo la adaptó para compartirla con todos ustedes.
#Sakura



Odio a los policías.



Yo realmente lo hago. Especialmente los de por aquí.


Nunca sabes en la nómina de quien están en estos momentos. Lidiar con ellos a lo largo de los últimos seis meses no ha hecho nada para mejorar mi opinión sobre ellos.



Policías de mierda.



Ellos no me dan ni la hora. Cuando yo llené el reporte de persona desaparecida, escasamente miraron los detalles.


¿Seguimientos? Ninguno.


Ahora, cada vez que me ven en la estación ruedan los ojos. No dan una mierda por una mujer desaparecida, con una reputación cuestionable.


Así como miles de otras personas en este país, ella fue absorbida por un agujero negro para nunca más ser vista o escuchada de nuevo.


Sus familias y amigos son dejados a merced de un sistema que pasa horas y horas de investigación basadas en quien parece ser la más bonita en la foto o quién grita más alto para la los medios de comunicación.


Tenten no tiene a nadie gritando por ella.Sólo yo. Y esto significa que depende de mi descubrir que le sucedió a ella.



Fue la misma historia con mi padre. Olvidar que él fue brutalmente asesinado. Él se lo merecía porque era un don nadie, un luchador, peleando en la clandestinidad. Él se relacionaba con malas personas, y, por lo tanto, obtuvo su castigo.


Es así como la policía se ocupa de las cosas en esta ciudad. Fue así como ellos tratáron la muerte de mi padre y con la niña de trece años de edad que dejó atrás. Lo barrieron debajo de la alfombra y lo pusieron debajo de casos que realmente importaban.



Yo era una niña, así que no tenía voz. Pero soy una adulta ahora - en la edad madura de veintidós años y voy estar maldita si dejo que eso suceda de nuevo.


Los últimos nueve años han forjado una mujer con el corazón de acero. No voy a retroceder esta vez. Lo que sea necesario para encontrarla, yo lo voy a hacer. Esto es más personal para mi de lo que jamás será para cualquiera de estos monos de oficina.



Es por eso que ahora estoy sentada en la oficina de una pobre mujer que trabaja para el FBI.



En realidad, todos estos robots son sólo agentes de policía sobrepagados. Aun así, me siento mal por esta señora sentada frente a mi. Agente Cameron es su nombre - como lo demuestra la placa de identificación y varios otros anuncios esparcidos por la mesa.


Siempre hay pistas sobre el funcionamiento interno de las personas si se presta atención. Y lo que la oficina de la Señora Cameron me dice sobre ella, es que ella quiere sentirse importante.


Ella probablemente le ha dedicado sus mejores años al trabajo. Presa en una oficina, hojeando papeles y la maldita placa de identificación es todo lo que ella tiene para demostrar su profesión.



Las líneas de amargura están grabadas en su cansado rostro. No parece que haya tenido un día de diversión en toda su vida.


Pero, de nuevo, ¿yo lo tuve? Tal vez eso es lo que me molesta sobre ella. Veo un poco de mi misma reflejada en sus ojos. Un panorama desolador de la nada donde solo regresare a mi casa y a mis gatos al final del día.



Me Imagino que esta mujer tiene muchos de ellos. Su pelo rojo sin brillo todavía está atascado en el estilo de los ochenta, y su traje gris no hace absolutamente nada por su tez pálida.


Ella empuja las gafas hacia arriba de la nariz y toma un sorbo de una taza que proclama que ella fue a Disneylandia. Al menos ella fue, creo.



-Mira, uhm…-Ella mira hacia abajo al papeleo delante de ella para encontrar mi nombre. El mismo nombre que yo ya le he dicho dos veces.



-Sakura,- repito.


-Sí, Sakura.-Ella endereza su postura y suspira. -Yo entiendo sus frustraciones. Realmente, lo hago. Sé que puede ser que parezca que no, pero la investigación aún está en curso. Puedo prometerle, está siendo manejado.


La ira hierve dentro de mi como lava, amenazando con desbordarse y destruir todo a mi alrededor en cualquier momento.


Juro que estos idiotas están pre-programados para decir la misma cosa en todas las ocasiones. Y estoy tan cansada de esa misma vieja canción y baile.



Toda mi vida me han estado alimentando con esa mierda. Familias adoptivas,asistentes sociales, agentes de policía y todos los demás diciéndome, que ellos saben lo que es mejor. Estuve tanto tiempo de aquí para allá en el sistema que yo casi no tengo energía para luchar más.



Eso es lo que ellos quieren. Ellos quieren que yo vuelva a casa y me rinda. Ellos asumen que, finalmente, mientras los meses pasan y se conviertan en años, el dolor va a desaparecer y yo simplemente voy a olvidar que ella alguna vez existió.


Pero eso no va a suceder. Yo no voy a renunciar a ella, nunca.


Yo respiro hondo y empujo la fotografía desgastada al otro lado de la mesa. Una instantánea cuatro por cinco de un tierno momento raro.


Tenten está sonriendo y mirando por encima del hombro con los ojos más puros que he visto. Ella nunca ha sido de muchas sonrisas, honestamente hablando. Demasiados demonios. Pero capturé su sonrisa en esta en la foto, y es algo que yo siempre atesoraré.



Yo quiero que sepan que ella era una persona real, con sentimientos reales. Además, si hay una cosa que he aprendido con mi investigación, es que a los medios de comunicación les gusta hablar sobre las chicas con una sonrisa hermosa.



-Solo mire su rostro,- rogué. -Mire a esta chica. No el número de archivo, sino su rostro. Ella no es una persona de fiestas, o una chica de compañía, o lo que sea que cree que hace de ella menos importante.Ella no usa drogas, y ella no es una criminal. El nombre de ella es Tenten Ama.


Mi labio tiembla, pero sigo. Yo no soy una llorona. Si mi padre estuviera aquí, él estaría diciéndome que me recompusiera.Las emociones son un lujo que un Haruno no puede pagar.



Esta filosofía desangro nuestra relación, estropeándola o fortaleciéndola, dependiendo de cómo lo veas. Él me dijo que no llorara, así que no lo hice. Él me dijo que no me preocupase por nadie, así que no lo hice.


Fui empujando todo hacia abajo y lo encerré muy dentro de mi. En verdad, yo siento demasiado. Pero no sabrá esto acerca de mi. Nadie lo sabe. Porque yo
siempre estoy en control.



La manera en la que la Agente Cameron está mirándome ahora, es como si pensara que yo estoy histérica. No me importa lo que ella piense. Sólo necesito llegar hasta ella.



-Nosotros crecimos juntas en un orfanato.-Una explosión de risa estrangula salió de mi pecho. -Yo sé que es un cliché, ¿no?-Mi voz es maníaca ahora, al igual que los ojos de la Agente Cameron mientras me observa perder la cabeza. Seguí de cualquier manera. -Si usted ha leído su archivo, entonces usted lo sabe. No puede dejar que quede en el olvido. Por favor…-



A su favor, la Agente Cameron realmente mira a la cara de Tenten. Ella absorbe todo, por lo menos por un minuto. Eso me hace sentir mejor, este pequeño acto de bondad. La mayoría de los otros no hicieron ni siquiera eso.



-Ella es una chica muy hermosa.- La Agente Cameron se aclara la garganta y empuja la foto de nuevo hacia mi. -Y si encontramos cualquier otra cosa, yo le prometo que la contactaremos, señorita Haruno.-



Las paredes se están cerrando a mi alrededor. Todo está desapareciendo, encogiéndose, oprimiéndome.


Quiero gritar.

Quiero golpear algo.

Quiero actuar como una completa loca.


Yo quiero rasgar esta oficina por la mitad y tirar su placa de identificación al suelo. En vez de eso, me tomo otro aliento. Esto no va a ayudar en mi caso.



-Que hay de las pruebas que he traído?- exigí.



La Agente Cameron frunce la frente y hojea los extractos bancarios de Tenten y toda la información que he logrado reunir hasta ahora, que no es gran cosa. Me estoy agarrando a cualquier cosa. Yo sé eso.



-Estos no son exactamente pruebas,- dice ella. -Todo esto demuestra que ella hizo depósitos en efectivo en su cuenta bancaria cada dos semanas. Sin un cheque, no tenemos ninguna manera de rastrear de donde vino ese dinero.-


-Es de ellos-. Cierro mis manos en puños.-Lo juro.


Sus labios forman una línea, y yo sé que ella está a punto echarme fuera en cualquier momento.



-Y en cuanto a las otras chicas?-yo presiono.-¿No cree que es extraño que los casos de personas desaparecidas en esta zona se han incrementado en el último año? Todas son chicas guapas y jóvenes. Ellas tienen que estar en algún lugar.



-Le puedo asegurar que tenemos a todos nuestros mejores agentes investigando-, dice ella.-Pero, por el momento, no hay ninguna conexión de cualquiera de estas niñas con Slainte. Su amiga es la única que aún tenía vínculos con el club, si lo que dice es verdad, y aún así, no hay ninguna evidencia de tal hecho.


-Envíe un agente secreto,-digo. -Entonces, usted va a ver. Usted va a descubrir lo que realmente está pasando allí.


-No tenemos los recursos para hacerlo-, dice ella. -Y sin ninguna prueba, nuestras manos están atadas.


Prueba.


Esto es lo que siempre dicen. Es claro que ellos no van a dejar pruebas. Ellos son la maldita mafia.


¿Que es lo que estas personas esperan, una señal de neón gigante diciendo hacemos negocios ilegales aquí?



Estoy segura de que los federales ya están conscientes de ello. Todo el mundo en esta ciudad lo sabe.



Pero ese es el problema. Uno nunca sabe cuál de estos idiotas está en su nomina. Yo golpeo con mi pie y paso mis ojos alrededor de la oficina como una adicta. Yo odio estos límites.


Las paredes de color gris, y el olor de aire reciclado. Pruebas. ¿Dónde más puedo obtener pruebas? Mis ojos regresan a la Agente Cameron, y yo hago mi sugerencia más audaz.



-Envíeme.-Digo. -Yo iré de agente encubierta. No hay necesidad de pagarme. Usted puede simplemente ponerse en contacto conmigo o como diablos sea que ustedes le llamen a eso-.



Ella aprieta los labios y las pestañas, descienden sobre los ojos.



-Nosotros nunca autorizaríamos una cosa así, señorita Hqruno-, dice ella con firmeza. -Así que, por favor, olvídese de esta brillante idea.


Ella agarra la necesaria tarjeta blanca de visita con la que ella me va a despachar y se levanta.



Yo la sigo, porque es claro que aquí no voy a encontrar ayuda.



-Si recuerda algo más que pueda ayudar en el caso, puede llamar a este número-, ella me la ofrece.



Yo tomo la tarjeta y la estrujo en mi mano mientras le doy una sonrisa helada.



-Muchas gracias por su tiempo,- le digo.



Cuando salgo por la puerta y me lanzo en un taxi, llego a mis propias conclusiones. La Agente Cameron está equivocada.


Y allí, en el asiento de vinilo chirriante y un taxista que huele a salami, encuentro una sonrisa en la desolación. Porque ya sea que ella lo apruebe o no, yo creo que mi idea podría funcionar.


En la verdad, yo creo que es la más maldita brillante idea que he tenido en seis meses.
Notas finales:

Aqui con una nueva historia que me encanto por eso e decido compartirla con vosotros..

 

Usted debe login (registrarse) para comentar.