Fanfic Es
Fanfics en español

Saga El Despertar 3: Diosa por chloe_moony

[Comentarios - 22]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Tercer libro de la saga El despertar de Josephine Angelini.

 

Ni la historia ni los personajes me pertenecen.

Notas:

Bienvenidos al primer capítulo de esta adaptación!

Espero que disfruten leyendo cómo continua la historia de Sakura y el resto de semidioses.

 

Ni la historia ni los personajes me pertenecen.

Capítulo 1

 

Sakura alcanzaba a ver un río a su izquierda e intuía que se trataba del Estigia. Era un torrente de agua que arrastraba varios icebergs. Ninguna persona en su sano juicio osaría atravesar aquellas aguas a nado. Se sentía encallada en aquel lugar, pero, aun así, consiguió dar media vuelta cojeando. Un rápido vistazo al horizonte sirvió para cerciorarse de que no había nadie más en aquella llanura estéril.

—Maldita sea —renegó entre dientes y con la voz entrecortada. Todavía no había recuperado toda la movilidad en las cuerdas vocales. Hacía menos de una hora, Ares había intentado degollarla y, aunque todavía le dolía cuando hablaba, soltar alguna que otra maldición le hacía sentirse algo mejor— Qué típico.

Le había hecho una promesa a su amigo Zach. Mientras moría entre sus brazos, Sakura le había asegurado que bebería de las aguas del río de la Alegría en el más allá. El joven había sacrificado su vida para ayudarla y, justo antes de su último aliento, le había dado la clave para matar a Tobi, y salvar así a Sasuke y a Itachi. Estaba decidida a cumplir su promesa, aunque tuviera que cargar con Zach hasta los Campos Elíseos y llevarle a la orilla del río de la Alegría ella misma, con varias costillas rotas y arrastrando una pierna. Por algún motivo, la forma en que solía navegar por el Submundo no estaba funcionando. Hasta la fecha, lo único que debía hacer era decir en voz alta lo que quería y, por arte de magia, ocurría. Era la Descendiente, lo que significaba que pertenecía a un grupo muy reducido de vástagos capaces de descender al Infierno en cuerpo y alma. Incluso, hasta cierto punto, podía controlar el paisaje. Pero, tal y como era  de esperar, cuando más necesitaba ese talento, se evaporaba. Era algo muy propio de los griegos. De hecho, uno de los aspectos que más molestaba a Sakura de ser un vástago era la cantidad de ironía que había en su vida.

Apretó los labios amoratados en un gesto de frustración y, con la voz ronca y rasgada, gritó dirigiéndose al cielo:

 —¡He dicho que quiero aparecer junto al espíritu de Zach!

—Tengo su alma, sobrina.

Al girarse, se encontró con Hades, el Señor de las Tinieblas, unos metros detrás de ella. Estaba envuelto de multitud de sombras que se retorcían como hilos de niebla. El Yelmo de la Oscuridad y la gigantesca capucha ensombrecían la mayor parte de su rostro, pero la joven pudo entrever la boca y una barbilla cuadrada. A primera vista, parecía que se había puesto la toga negra deprisa y corriendo, como si hubiera decidido vestirse en el último momento. Su torso suave y fuerte estaba al descubierto, al igual que los brazos y las piernas. Sakura tragó saliva y, con los ojos hinchados por los golpes de Ares, trató de enfocar la visión.

—Siéntate, por favor. Antes de que te caigas —invitó en voz baja. De forma repentina, aparecieron dos sencillas sillas plegables. Ella se acomodó con sumo cuidado sobre una mientras Hades se sentaba sobre la otra— Sigues lastimada. ¿Por qué has venido hasta aquí cuando deberías estar descansando para sanar tus heridas?

—Tengo que guiar a mi amigo hacia el Paraíso, donde debe estar.

Su voz temblaba por el miedo, aunque, a decir verdad, Hades jamás le había hecho daño. A diferencia de Ares, el dios que la había torturado horas antes, Hades siempre se había mostrado amable y bondadoso. Sin embargo, seguía siendo el Señor de los Muertos, y las sombras de su alrededor musitaban los susurros de los fantasmas.

—¿Qué te hace estar tan segura de dónde debe estar el alma de Zach? — preguntó.

—Fue un héroe... Quizá no al principio, cuando se comportaba como un cretino, pero en los últimos momentos de su vida sí, y esa es la parte que más cuenta, ¿verdad? Y los héroes van a los Campos Elíseos.

—No pongo en duda el valor de Zach —puntualizó el dios, con cariño— Te lo preguntaré de otra forma: ¿por qué crees que eres tú quien debe juzgar su alma?

—Yo..., ¿eh? —espetó ella, bastante confundida. Había recibido demasiados golpes en la cabeza la noche anterior y una lección de semántica era lo último que necesitaba— Mira, no he venido aquí a juzgar a nadie. Hice una promesa, y lo único que deseo es cumplirla.

—Sin embargo, soy yo quien toma las decisiones aquí abajo. No tú.

 Sakura no pudo rebatirle. Era el mundo de Hades. Lo único que podía hacer era mirarle con gesto suplicante. El dios esbozó una sonrisa algo distante, dando a entender que consideraría el comentario de Sakura.

—La manera en que liberaste a las furias demuestra que eres una persona compasiva. Es un buen comienzo, pero me temo que la piedad no es suficiente, Sakura. Careces de entendimiento.

—Entonces, ¿todo el asunto de las furias solo fue una prueba?

No pudo esconder una nota acusatoria en su voz tras recordar todo lo que había padecido junto a Itachi durante su última misión en el Submundo. Y se enfadó todavía más al acordarse del sufrimiento al que fueron sometidas las propias furias. Si aquellas chiquillas habían sido atormentadas durante miles de años únicamente para demostrar que Sakura era una persona compasiva, había algo en el universo que andaba muy mal.

—Una prueba —repitió Hades con gesto amargo al pronunciar la palabra, como si pudiera leer los pensamientos de Sakura y estuviera de acuerdo con ella— Si la vida es una prueba, ¿quién crees que tiene el poder de  evaluarla?

—¿Tú? —supuso.

—Sigues sin entenderlo. —Suspiró— Ni siquiera comprendes qué es esto — dijo señalando el terreno que los rodeaba, refiriéndose así al Submundo— O quién eres. Te llaman la Descendiente porque eres capaz de entrar y salir de aquí a tu antojo, pero tu capacidad de entrar en el Submundo es la mínima demostración de tu poder. Al no entender quién eres, no estás preparada para juzgar a los demás.

—Ayúdame, entonces.

El dios parecía tan triste, tan decaído por la vida que le había tocado vivir que Sakura no pudo reprimir las ganas de mirarle a los ojos. Se acercó a él y agachó la cabeza para mirar por debajo de la tela que le oscurecía el rostro.

—Quiero entender.

Las sombras volvieron a envolverle mientras murmuraban los lamentos de los muertos. La muchacha se estremeció. Las palabras de la profecía del Tirano resonaron en su mente: nacido del rencor. Apoyó la espalda en el respaldo de la silla.

 —Maestros de sombras —susurró— ¿Obtienen su poder de ti?

—Hace mucho tiempo, existió una mujer conocida como Morgan La Fey. Pertenecía a la casta de Tebas y gozaba del mismo talento que tú. Podía venir al Submundo siempre que quisiera. Me dio un hijo, Mordred, y desde entonces mi carga persigue la casta de Tebas —explicó con cierto pesar en la voz. Después, se puso en pie y ofreció una mano a Sakura, que no dudó en aceptarla para levantarse— Ahora debes irte. Ven cuando quieras, sobrina, y haré todo lo que esté en mi mano para ayudarte a entender.

El dios ladeó la cabeza y sonrió para sí, dejando ver unos incisivos con forma de diamante.

—Por esa razón he permitido que tú y todos aquellos que han gozado del mismo don entréis en mi reino: para que descubráis quiénes sois en realidad. Pero en este momento estás malherida y debes reposar.

Justo entonces Sakura notó que la gigantesca mano de Hades la sacaba del Submundo para dejarla sobre su cama.

—¡Espera! ¿Qué hay de Zach? —preguntó. Cuando el dios la soltó, oyó un susurro al oído:

—Zach bebe del río de la Alegría, te lo prometo. Ahora descansa, sobrina.

Alargó la mano para espantar las sombras de su rostro, pero Hades ya se había marchado. Se sumergió en un sueño profundo y reparador mientras su cuerpo roto y fracturado trataba de sanarse.

 

------------------------------------------------------------

 

Después de encerrar a Ares en el Tártaro y sellar la gigantesca grieta del suelo, Tsunade cogió el cuerpo golpeado y magullado de su hija para dirigirse al complejo de la familia Uchiha. La seguían muy de cerca Fugaku, con Sasuke entre sus brazos, y Neji, que no dudó en llevar a Itachi. Tsunade empezó a correr con todas sus fuerzas y, a los pocos metros, se percató de que Sakura se había quedado dormida. Por un momento, se preocupó por la vida de su hija. Las heridas eran espeluznantes, algunas de las más horribles que  jamás había visto, pero cuando percibió el latido de su corazón, se tranquilizó. Era un latido lento pero constante.

Llegaron a la isla de Nantucket al amanecer. Con la luz del alba colándose por las ventanas, Tsunade subió la escalinata de los Uchiha, cruzó el pasillo y entró en la primera habitación que encontró libre. Contempló con tristeza el hermoso edredón de seda que el cuerpo mugriento y ensangrentado de su hija estaba a punto de arruinar. Qué importaba eso ahora. La casta de Tebas había atesorado una enorme fortuna, así que no les costaría reemplazarlo. Esa fortuna, hacía mucho tiempo, había pertenecido a la casta de Tsunade y Sakura, la casta de Atreo.

Madara podía gritar «bendita guerra» y repetir que había llegado «el turno de los vástagos» para gobernar el mundo tantas veces como quisiera, pero  jamás conseguiría engañar a los herederos de las otras castas. Hacía dos décadas, se había producido una purga que no solo sirvió para aprovecharse de las riquezas de las demás castas, sino también para alcanzar la inmortalidad. La profecía que originó esa purga aseguraba que, cuando las cuatro castas  se unieran, tras duros enfrentamientos y ríos de sangre, Atlantis resurgiría. Las palabras exactas que Tsunade había memorizado afirmaban que, en la nueva Atlantis, los vástagos podrían hallar la inmortalidad. La profecía no prometía que los vástagos la lograran; solo decía que podrían encontrarla allí. La madre de Sakura no era lo bastante optimista como para creer que la inmortalidad era algo seguro. Pero Madara opinaba lo contrario, así que había utilizado la profecía para congregar a los Cien Primos de Tebas y con- vencerlos de que era necesario eliminar a las demás castas.

Por lo que a Tsunade respectaba, todo aquel asunto no era más que una sarta de mentiras. Una farsa que había santificado con palabrería barata el último oráculo, el cual, por cierto, había enloquecido después de adivinar su primera profecía. Pero había funcionado. Muchos vástagos abandonaron sus extensas propiedades para hacerse pasar por muertos y evitar así una masacre, como Iruka y Leda, los padres de Itachi. O como la propia Tsunade. Evidentemente, la casta de Tebas no perdió la oportunidad de saquear sus casas y hacerse con incontables botines. Pero a ella jamás le había importado el dinero. De hecho, no tenía reparo alguno en cogerlo cuando lo necesitaba. Sin embargo, otros vástagos, como Itachi y sus padres, no se atrevían a robar por cuestiones morales y se habían visto obligados a vivir veinte años en la pobreza mientras la casta de Tebas estaba rodeada de grandes lujos. Al recordarlo, Tsunade colocó a Sakura en la cama  y «estropeó» el bonito edredón con una pícara sonrisa.

Antes de que Tsunade pudiera ir a buscar agua para empapar unas gasas y limpiar las heridas de su hija, Sakura desapareció y la habitación quedó sumida en un frío helador. Supuso que había descendido al Submundo.

 Ahora, cada minuto era importante. Esperó y esperó, pero su ansiedad crecía por momentos. Siempre había creído que los viajes al más allá eran instantáneos, que el tiempo no avanzaba. Pero los minutos pasaban y Tsunade empezaba a preguntarse si debía despertar al resto de la casa. Y justo en ese instante, Sakura reapareció. Su cuerpo desprendía el mismo olor que el aire estéril del Submundo. Tsunade castañeteó los dientes, pero no por el frío, sino por los aterradores recuerdos que le traía aquel olor. Había estado tantas veces al borde de la muerte que era capaz de adivinar qué parte del inframundo había visitado su hija. Sin duda, no había estado en el sequeral y, a juzgar por los restos de barro que colgaban de los pies de Sakura, supuso que había caminado por la orilla del río Estigia.

—¿Sakura? —murmuró acariciándole el cabello.

La batalla con Ares la había dejado destrozada, pero su madre sabía que, si las heridas hubieran sido incurables, a estas horas ya estaría muerta. Sin duda, la muchacha había utilizado su capacidad de descender al Submundo a propósito, probablemente para buscar a aquel amigo suyo que acababa de fallecer, al envidioso al que, por desgracia, Tobi había esclavizado.

En más de una ocasión, la propia Tsunade había emprendido viajes similares para buscar a Dan, pero no gozaba del mismo don que su hija, que podía entrar y salir del Submundo a su antojo. Después del asesinato de Dan, Tsunade perdió toda ilusión de vivir, pero sabía que el suicidio no le reuniría con su amado marido. Tenía que perecer en una batalla, al igual que Dan, o jamás acabaría en la misma parte del Submundo que él. Los héroes iban a los Campos Elíseos. Los suicidas... ¿quién sabe dónde acababan? Había librado todas y cada una de las batallas honorables y respetables que había podido encontrar. Trató de localizar a todos los vástagos que habían optado por el anonimato para pasar desapercibidos y, de una forma temeraria, defendió a los débiles y a los más jóvenes, tal como había hecho por Itachi cuando no era más que un niño. En varias ocasiones estuvo a punto de perder la vida en el campo de batalla y cuando iniciaba el viaje al  Submundo, siempre buscaba a su marido junto al río Estigia. Pero al único al que conseguía encontrar era a Hades. Al implacable y enigmático Hades, que no estaba dispuesto a arrebatar la vida de Tsunade para entregársela a su marido, por mucho que ella se lo suplicara o tratara de llegar a un acuerdo. El Señor de los Muertos no hacía tratos ni negociaba.  No quería que su hija descendiera con la esperanza de poder revivir a su amigo. Era una misión inútil; al menos, por ahora. Tsunade llevaba trabajando en ese asunto casi dos décadas, para lograr cambiarlo.

—No te veo —murmuró Sakura flexionando los dedos, como si intentara agarrar algo.

Tsunade entendió el gesto de inmediato. Ella también había ansiado contemplar el rostro de Hades y, para ello, había intentado quitarle el Yelmo de la Oscuridad en más de una ocasión. Al final, después de haber estado a punto de morir suficientes veces como para pagar todas sus deudas de sangre y deshacerse de las furias, Hades le había mostrado el rostro. Tras reconocerlo, Tsunade puso en marcha su plan. El mismo plan que había roto el corazón de su única hija al separarla del muchacho al que amaba.

—Oh. Lo siento —se disculpó Naruto desde el umbral. Las palabras del joven sobresaltaron a Tsunade, que enseguida se secó las lágrimas. Al girarse, lo vio sujetando a Hinata, que yacía sobre sus brazos sin fuerzas, con la tez grisácea y apenas consciente. Curar a Kizashi la había dejado exhausta— Quería dormir en su habitación.

—Estoy convencida de que caben las dos —respondió señalando la cama doble. No sabía adónde debía llevar a su hija.

—Por lo visto hay una persona herida en cada rincón de esta casa —contestó Naruto mientras colocaba a Hinata junto a Sakura.

«Es un chico fuerte», pensó Tsunade sin apartar la mirada del amigo de su hija.

—De todas formas, será más fácil cuidar de ellas si están juntas —propuso, sin dejar de observarle.

Se había puesto en forma desde la última vez que le había visto, pero, con todo y con eso, Hinata era una chica rolliza y cualquiera se hubiera  cansado trasladándola por el pasillo. Sin embargo, Naruto respiraba con normalidad. Cuando él se apartó, Hinata balbuceó algo incomprensible y arrugó el  rostro en un gesto de protesta cuando dejó de acariciarle el cabello. Tsunade casi podía oler el amor que emanaba de Naruto y perfumaba la habitación. Le recordaba al aroma de un bizcocho dulce y delicioso haciéndose en el horno.

—Volveré pronto —susurró.

 Hinata pestañeó y enseguida cayó en un sueño profundo. El joven le rozó la mejilla con los labios, regalándole así el más pequeño de los besos. Después se giró hacia Tsunade y echó un vistazo a Sakura.

—¿Necesitas algo?

—Tranquilo, puedo ocuparme de las dos. Vete. Haz lo que tengas que hacer.

El muchacho le dedicó una mirada de agradecimiento eterno y Tsunade le observó mientras cruzaba la habitación a zancadas, con la espalda erguida y los hombros cuadrados.

Como un verdadero guerrero.

 

----------------------------------------------------------

 

Sakura se reconoció a sí misma corriendo por una playa desierta. Se dirigía hacia el faro más grande que jamás había visto.

Al principio le resultó extraño. No conseguía explicarse cómo demonios podía verse a sí misma como en una película. No parecía un sueño. De hecho, no recordaba haber tenido un sueño que fuera tan real a la vez que lógico. A pesar de no entender lo que estaba ocurriendo, aquella escena dramática enseguida la envolvió y se dejó llevar. La Sakura del sueño llevaba un vestido blanco muy vaporoso que le llegaba hasta los pies. Un fajín con delicados bordados adornaba la cintura del vestido. Se le habían soltado algunas horquillas del pelo y, mientras corría,  el velo ondeaba tras ella como una estela blanca. Parecía asustada.

A medida que se acercaba al descomunal faro, observó a su alter ego reconocer una figura apoyada sobre la base octogonal. Distinguió un destello de color bronce cuando el desconocido se desabrochó las hebillas del cuello y de la cintura, y dejó caer la coraza pectoral sobre la arena. Se vio a sí misma llorando de felicidad mientras aceleraba aún más el paso. Tras despojarse de la mitad de su armadura, el muchacho se dio media vuelta y salió a su encuentro. Los dos amantes se fundieron en un tierno abrazo. El joven apretaba a Sakura contra su pecho sin dejar de besarla mientras ella le rodeaba el cuello con los brazos y le devolvía el beso. La Sakura del sueño se separó de su amante para poder besarle en una docena de sitios distintos, como si quisiera cubrir cada centímetro de su rostro con un dulce beso. La mente de Sakura se aproximó a la pareja, aunque no le costó adivinar a quién estaba besando su alter ego. Sasuke. Iba vestido con ropa extraña y de su cadera colgaba una espada. Llevaba sandalias y tenía las manos envueltas con tiras de cuero raído y protegidas con unos guanteletes de bronce. Pero no le cabía ninguna duda: era él. Incluso la sonrisa que esbozó mientras la otra Sakura le cubría de besos era la misma.

—¡Te he echado de menos! —exclamó la otra Sakura.

—Una semana es demasiado tiempo.

No hablaban en inglés, pero Sakura los entendió sin problema. El significado de aquellas palabras retumbó en su cabeza al tiempo que una sensación de alivio le recorría el cuerpo, como si fuera el suyo el que estuviera abrazando  a Sasuke. De repente, cayó en la cuenta de que, realmente, era su propio cuerpo, o lo había sido, hacía ya mucho tiempo. Había hablado ese idioma, y también había sentido ese beso. No era ningún sueño. Era un recuerdo.

—Entonces, ¿vendrás conmigo? —le preguntó con cierta urgencia mientras  le sujetaba el rostro con las manos, para obligarla a mirarle. Sus ojos brillaban de esperanza— ¿Lo harás?

La otra Sakura desvió la mirada.

—Dime, ¿por qué siempre me hablas del mañana? ¿No podemos disfrutar del presente?

—Mi barco zarpa mañana —replicó. El joven la soltó y se apartó, mostrando su dolor.

—Paris...

—¡Eres mi esposa! —gritó mientras caminaba en círculos y se tiraba del pelo. Un gesto que también hacía Sasuke cuando se sentía frustrado— Entregué a Afrodita la manzana dorada. Escogí el amor, te escogí a ti por encima de todo lo que me ofreció. Y tú me aseguraste que me amabas.

—Te amaba. Y te sigo amando. Pero mi hermana no es buena en el terreno político. Afrodita no pensó que era importante mencionar ese detalle porque creía que cuidabas ovejas. No eres un pastor, tal como tenía entendido, sino el príncipe de Troya.

La otra Sakura dejó escapar un suspiro exasperado por su hermana y sacudió la cabeza, rindiéndose.

—Las manzanas doradas y las tardes robadas no importan. No puedo acompañarte a Troya.

 La joven ofreció la mano a Paris y, aunque al principio parecía querer resistirse, al final la aceptó. Tomó su mano y tiró de ella hacia sí, como si no pudiera soportar la idea de rechazarla, incluso cuando estaba furioso.

—Entonces huyamos. Empecemos de nuevo. Abandonemos la realeza y seamos pastores.

—Nada me haría más feliz, Paris —respondió ella con cierta nostalgia— pero, allá donde vayamos, seguiremos siendo lo que somos: una hija de Zeus y un hijo de Apolo.

 —Y si quisiéramos tener hijos, uniríamos la sangre de dos olímpicos —dijo Paris con voz discordante por la impaciencia. Por lo visto, ya habían tenido esta discusión muchas veces— ¿De veras crees que eso basta para crear al Tirano? La profecía dice algo sobre mezclar la sangre de cuatro castas descendientes de los dioses. Lo que sea que eso signifique.

—Yo tampoco entiendo las profecías, pero la gente teme cualquier unión de sangre divina —admitió. Y, en voz muy baja, añadió—: Nos perseguirían hasta los confines de la Tierra.

Paris pasó la mano por el vientre de Sakura y lo acarició con suavidad.

—Podrías estar embarazada, ya lo sabes.

Con expresión de tristeza y, durante un breve instante de desesperación, la hija de Zeus le cogió ambas manos.

—Es lo peor que nos podría pasar.

—O lo mejor.

—Paris, por favor —dijo con voz firme— Con solo pensarlo, se me parte el corazón.

Él asintió y acercó la frente a la de su amada.

—¿Y si tu padre adoptivo, el rey de Esparta, intenta desposarte con alguno de esos bárbaros griegos, como Menelao? ¿Cuántos reyes están deseando pedir tu mano? ¿Diez? ¿Veinte?

—Me da lo mismo. Los rechazaría a todos —respondió. Un segundo más tarde, soltó una risita— Además, nadie puede obligarme.

Paris no pudo reprimir una carcajada.

—No. Aunque reconozco que me gustaría  ver  a  alguno  intentarlo. Me  pregunto si los griegos huelen mejor tras recibir una descarga eléctrica. Aunque, para ser sincero, no creo que puedan oler peor.

—Nunca mataría a nadie con mis rayos —confesó entre risas y con los brazos envolviendo su cuello— Solo los chamuscaría un poquito.

—¡Oh, entonces no lo hagas, por favor! Estoy convencido de que un griego chamuscado huele muchísimo peor que uno frito —bromeó con una amplia sonrisa. De repente, el buen humor se vio eclipsado por una nube de pena— ¿Cómo voy a zarpar por la mañana sin ti?

La Sakura del sueño no tenía respuesta a eso. La pareja de amantes se besó apasionadamente, mientras Paris le acariciaba el cabello, tal como solía hacer Sasuke. Le añoraba tanto que le dolía el alma, incluso en sueños. El dolor era tan insoportable que se despertó y, al darse media vuelta en la cama, no pudo contener un gruñido de sufrimiento al notar un exceso de presión en los huesos.

—¿Sakura? —llamó Tsunade en voz baja. La habitación estaba a oscuras, pero la joven intuyó que su madre estaba al lado de la cama— ¿Necesitas algo?

—No —respondió antes de volver a cerrar los ojos, amoratados e hinchados. Si hubiera sabido el sueño que la esperaba, habría optado por quedarse despierta, a pesar de las heridas.

 

-------------------------------------------------------

 

Una mujer aterrorizada forcejeaba contra una monstruosa zarpa que le oprimía la cintura. El gigantesco pájaro batía sus enormes alas, ambas recubiertas de plumas, mientras la elevaba hacia el cielo nocturno. Pudo distinguir fugazmente la silueta de la ciudad de Nueva York en el horizonte.

Sakura vio al pájaro ladear la cabeza para echar un rápido vistazo a la mujer que tenía atrapada entre las garras. Durante un segundo, el ojo amenazador del águila empezó a redondearse, hasta adoptar la misma forma que el de un humano. Tenía una mirada de color ámbar, aunque en el centro de la pupila titilaba un relámpago de color azul. El águila soltó un alarido que congeló la sangre de Sakura y le provocó escalofríos, a pesar de estar dormida.

De pronto, apareció ante ellos el Empire State. Sakura dejó de soñar.

 

---------------------------------------------------------

 

Itachi estaba gritando a pleno pulmón. Sakura se levantó con un respingo, apartó de un empujón a su madre y echó a correr por el pasillo, que seguía sumido en la oscuridad nocturna. Entró en la habitación sin llamar y se topó con Sasuke, que también había acudido a los gritos de Itachi. Y en ese instante, los dos vástagos procesaron la situación y se quedaron inmóviles.

—¿Qué diablos? —bramó Neji desde la cama plegable que habían dispuesto junto a la de Itachi. Y encendió la luz.

Itachi estaba de pie sobre el colchón, en calzoncillos, señalando una diminuta figura que parecía estar agazapada entre las dos camas. Era Konan, que se había acurrucado sobre el suelo de madera con un cojín y una manta.

—¿Qué estás haciendo ahí abajo? —reclamaron varias voces a Konan.

Fugaku, Hiashi y Tsunade se habían congregado detrás de Sakura y Sasuke, en el umbral de la habitación.

—¡Me has mordido! —aulló Itachi, que seguía de pie sobre la cama, un tanto asustado.

Mikoto, Shizune y Ino, que acudían a paso humano, llegaron poco después.

—¡Lo siento! —se lamentó Konan— ¡Pero me has pisado!

—Pensé que eras un gato hasta... ¡hasta que estuve a punto de arrancarte la cabeza! ¡Podría haberte matado! —respondió enfurecido Itachi, haciendo caso omiso al resto de la familia— ¡No vuelvas a acercarte con tanto sigilo!

De repente, Itachi se llevó la mano al pecho y empezó a retorcerse de dolor. De forma instintiva, Neji saltó para sostenerle y evitar que se desplomara. Sin embargo, todos los presentes vieron las dos heridas abiertas, una en el pecho y otra en el estómago, a causa de su pelea con Tobi. Mostraban un rojo ardiente, pero parecían estar cicatrizando rápido y quizás al cabo de unos días desaparecerían por completo, sin dejar marca alguna. Pero lo que captó la atención de todo el mundo no fueron precisamente esas heridas, sino las señales que deslucían su hermoso físico. Un corte en el pecho y otro en el muslo izquierdo. Al desplomarse sobre Neji, tras flaquearle las fuerzas, todos pudieron ver la peor de las  cicatrices en su espalda. Sakura se quedó mirando detenidamente la señal blanca que le recorría la espalda, como una línea paralela a la columna vertebral. A primera vista, daba la sensación de que alguien había intentado partirle en dos, de arriba abajo. Sasuke la cogió de la mano y Sakura se la apretó con fuerza.

—¡Todo el mundo fuera! —ladró Neji al percatarse del silencio y las miradas clavadas en las viejas heridas del joven vástago. Movió los hombros en un intento de ocultar el cuerpo de Itachi— Tú también, bichito —le  indicó con suma dulzura a Konan, que seguía acurrucada en el suelo.

—No —protestó la pequeña. Llevaba el cabello atado en una gruesa trenza que, de repente, empezó a deshacerse y a despeinarse. El rostro de Konan se había convertido en una máscara de testarudez y rebeldía, con la tez de alabastro, los ojos oscuros y los labios carmesí— Voy a quedarme aquí. Es posible que me necesite.

Neji asintió con la cabeza, dando a entender que estaba de acuerdo, y colocó el cuerpo débil e inconsciente de Itachi sobre la cama.

 —Salid de aquí —ordenó por encima del hombro al resto de los presentes, esta vez en un tono más controlado.

Y todos se fueron marchando sin poner más objeciones. Una vez en el pasillo, y después de la descarga de adrenalina de aquel último episodio, Sakura y Sasuke volvieron a notar el dolor de sus heridas y necesitaron apoyo externo. Pero en vez de dejar que los dos se ayudaran entre sí, Hiashi agarró a Sasuke, y Tsunade se encargó de levantar a Sakura del suelo.

—¿Sabías que tenía esas cicatrices? —preguntó Sasuke antes de que Tsunade y Hiashi los guiaran en direcciones opuestas.

—No. Jamás le he visto sin ropa —contestó de forma categórica. Había visto a Morfeo medio desnudo cuando adoptó el físico de Itachi, recordó, pero no era él.

Sasuke asintió con la cabeza, preocupado.

—A la cama, Sakura —ordenó su madre severamente, y la obligó a darse la vuelta.

Se acostó junto a Hinata sin rechistar. Cerró los ojos para intentar dormir, pero entonces oyó a Mikoto y Fugaku en la habitación contigua. Durante un instante, trató de hacer oídos sordos y darles así un poco de privacidad, pero la perentoriedad de sus voces no habría pasado desapercibida ni al oído humano.

—¿Cómo se hizo esas heridas, Fugaku? —preguntó Mikoto con voz temblorosa— No he visto cosa igual en mi vida. Y he visto infinidad de ellas.

—Debió de sufrir las heridas antes de alcanzar la mayoría de edad, solo existe esa explicación —respondió Fugaku, procurando no alzar la voz.

—Pero  nuestros  hijos  se  peleaban constantemente cuando eran niños. ¿Acaso no recuerdas cómo Kiba atravesó a Sasuke con la jabalina y lo dejó clavado en el techo? Y ninguno de los tres tiene cicatrices —espetó Mikoto, que estaba demasiado afectada como para que no se le alterara la voz.

—Sí, pero siempre tenían montañas de comida y un lugar limpio y seguro para curarse después de romperse todos los huesos.

—¿Acaso Itachi no? ¿Es eso lo que estás diciendo? —preguntó Mikoto con la  voz entrecortada.

—Sí, seguramente no tenía un hogar.

Sakura distinguió el sonido de la tela arrugándose y varios sollozos, como si Fugaku estuviera abrazando a Mikoto.

—Le hicieron esas heridas cuando no era más que un niño. Y, si suponemos que no tenía nada que llevarse a la boca, debió de pasar un verdadero infierno para curarse. No debía de tener a nadie que le cuidara. Mikoto, nunca has visto cicatrices como esas en un vástago porque la mayoría de ellos no sobrevivirían.

Sakura apretó los dientes y hundió el rostro en la almohada. Sabía que todo el mundo había escuchado la conversación entre Mikoto y Fugaku, y que, en esos momentos, todos estarían juzgándole, compadeciéndose del pobre niño abandonado y maltratado que una vez fue. Itachi se merecía algo más que eso; se merecía amor y cariño, y no lástima ni compasión. Sabía que Tsunade la estaba observando para ver su reacción. Intentaba no llorar de pena por ese chiquillo, aunque no consiguió reprimir las lágrimas. No quería que su madre la viera lloriquear, así que se tapó la cara con las sábanas.

Tsunade dejó que su hija llorara hasta dormirse.

 

--------------------------------------------------------------

 

En sus sueños, una multitud enfurecida le daba una paliza a su alter ego. El vestido de la otra Sakura estaba destrozado, roto, cubierto de mugre y manchado con los restos de la comida podrida que le habían lanzado. Tenía un corte muy profundo en la cabeza, del que brotaba sangre a borbotones, aunque también le sangraba la boca y los talones. Además también tenía sangre en las manos, pues cada vez que se caía al suelo, se arañaba las palmas. El gentío empezó a congregarse a su alrededor, recogiendo piedras de la calzada a medida que se acercaba.

Un tipo rubio, que le doblaba en edad y estatura, se abalanzó sobre ella para golpearla con los puños, como si su ira necesitara una válvula de escape más inmediata que arrojar una piedra. Daba la impresión de que aquel señor necesitaba usar su propio cuerpo para hacerle daño y quedar satisfecho.

—¡Te amé más que a nadie! ¡Tu padre adoptivo te entregó a mí! —gritaba sin dejar de golpearle. Los ojos se le salían de las órbitas y escupía saliva con cada palabra— ¡Te arrancaré ese hijo aunque sea a golpes, y te seguiré amando!

Sakura podía oír a la multitud murmurando:

—¡Mátala, Menelao!

—¡Ha engendrado al Tirano! ¡No puedes perdonarla!

Su alter ego no oponía resistencia, ni siquiera intentó utilizar sus  relámpagos para defenderse contra Menelao. Sakura ya había perdido la cuenta de los golpes y observaba cómo aquella jovencita se levantaba tras cada asalto. Oía los puñetazos en la espalda y los gruñidos de aquel tipo tan detestable, pero la otra Sakura no lloraba; ni siquiera le rogaba que parara. No producía ningún sonido; solo jadeaba cuando recibía impactos en el pecho y se quedaba sin aire. Sakura sabía cuánto dolían esos golpes, incluso cómo olía Menelao mientras le pegaba. Lo recordaba.

Por fin, Menelao se derrumbó sobre sus rodillas, incapaz de seguir golpeándola un segundo más. La Sakura del sueño era demasiado fuerte para fallecer a manos de ese monstruo, aunque era obvio que su único deseo era morir. Cuando le arrojaron la primera piedra, no se acobardó; de hecho, ni siquiera trató de esquivarla. Siguieron lloviendo más, hasta que la muchedumbre se quedó con las manos y los bolsillos vacíos. Pero, aun así, la otra Sakura no perdió la vida. Asustadas, todas las personas congregadas empezaron a retroceder. Mientras observaban el espectáculo mórbido y espantoso que habían creado, se quedaron en silencio. Aún viva, la Sakura del sueño se dejó caer sobre la pila de piedras. Tenía la piel contusa, incontables arañazos y varios huesos rotos. Empezó a tararear una melodía en voz baja, desesperada por ocupar  la cabeza con otras cosas que no fueran el insoportable dolor que estaba padeciendo. Se balanceaba como si estuviera ebria; se sentía incómoda en cualquier postura que adoptaba, pero se mecía mientras canturreaba para consolarse. Sakura recordaba ese dolor, aunque habría deseado haberlo olvidado.

De repente, la multitud comenzó a susurrar:

—Decapítala. Es el único modo. No morirá a menos que le cortemos la cabeza.

—Sí, coged una espada —rogó Sakura con un hilo de voz y escupiendo sangre— Os lo ruego.

—¡Que alguien se apiade de ella y la mate! —exclamó una mujer con desesperación. Y de inmediato todos los presentes prestaron atención a la súplica— ¡Una espada! ¡Necesitamos una espada!

Un jovencito, casi un niño, emergió de entre la multitud. Al ver a la otra Sakura, no pudo contener el llanto. Desenfundó su espada, la giró sobre su cabeza y se dispuso a dejarla caer sobre la mujer ensangrentada que yacía a sus pies.

Un esbelto brazo evitó que la espada alcanzara su objetivo. Pertenecía a una mujer que irradiaba un resplandor dorado. Aquella desconocida cambiaba su aspecto constantemente. Era anciana y joven al mismo tiempo, robusta y esbelta, con la tez negra como el carbón y blanca como la nieve. En cuestión de segundos, podía convertirse en cualquier mujer del mundo. Fuera cual fuera su aspecto, siempre era hermosa. Al azar, o eso creyeron todos, la extraña adoptó una apariencia muy similar a  la de Sakura.

—¡Mi hermana! —exclamó apenada mientras recogía a la muchacha de entre los escombros. Entre sollozos, Afrodita acunó a la otra Sakura entre sus brazos, limpiándole la sangre de la cara con el velo.

 La muchedumbre retrocedió varios pasos mientras la diosa lloraba; la magia de Afrodita cautivó todas las emociones de los presentes. Sakura observó cómo adoptaban expresiones de pena y compasión, como si sus corazones se hubieran roto con el de la diosa.

—Deja que me vaya —suplicó la otra Sakura.

—Nunca —prometió Afrodita— Preferiría ver la ciudad reducida a cenizas antes que perderte.

Intentó rebatirle, pero Afrodita acalló su réplica y se puso en pie, sin dejar de acunarla, como si fuera un bebé. La diosa del amor se colocó frente a la muchedumbre y la miró con detenimiento. Con los ojos centelleando y con voz ensordecedora, les lanzó una maldición:

—Abandono este lugar. Ningún hombre sentirá deseo, y ninguna mujer engendrará vida. Todos pereceréis sin ser amados y sin hijos.

Sakura podía oírles implorar clemencia mientras notaba cómo se elevaba hacia el cielo, junto a la diosa. Al principio, el gentío parecía un tanto confuso por lo que acababa de ver. Pero, en cuanto empezaron a darse cuenta de la maldición que los perseguiría hasta la muerte, las súplicas se convirtieron en lloros. Afrodita sobrevoló el agua con su querida hermana en brazos, dejando atrás aquel lugar maldito. A lo lejos, en el horizonte, se advertía el mástil de una majestuosa embarcación; una embarcación troyana, recordó Sakura. Afrodita emprendió el vuelo hacia el mástil, con las dos Helenas a su lado.

 

----------------------------------------------------------------

 

Naruto observaba pensativo el horizonte. La brisa marina se sentía fresca, y en el cielo centelleaban tantísimas estrellas que parecía una ciudad suspendida en el aire. Habían sido los dos días más largos e intensos de su vida, pero no estaba cansado. Al menos, no físicamente. No notaba los músculos cargados y caminaba con soltura, sin arrastrar las piernas. A decir verdad, jamás se había sentido mejor en su vida.

Echó un vistazo al antiguo puñal que sostenía en la mano. Se trataba de una daga de bronce que, a pesar de haberse fabricado miles de años atrás,  seguía afilada como el primer día y muy bien equilibrada, desde la punta hasta la empuñadura. Naruto colocó aquel hermoso objeto sobre la palma de su mano y descubrió que se acomodaba a la perfección sobre ella; daba la impresión de que aquella arma había sido creada a medida para él. O quizás al revés, pensó con amargura. A pesar de haber limpiado las manchas de sangre de Zach, Naruto todavía se imaginaba las gotas deslizándose por los bordes. Alguien a quien había conocido desde pequeño había muerto con ese mismo puñal clavado en el pecho antes de legárselo a él. Pero antes, mucho antes, le había pertenecido a otro maestro; a un maestro más famoso, sin duda.

Los griegos creían que el espíritu de los héroes permanecía en sus armaduras. La Ilíada y la Odisea relataban historias de guerreros que estaban dispuestos a morir en combate por una armadura. Hubo quienes, dejando a un lado su honor, iniciaron batallas para conseguir las espadas y las corazas de los héroes más reconocidos para así absorber su alma y sus talentos. Dan el Grande, uno de los guerreros más venerados y admirados del bando griego en la guerra de Troya, no dudó en masacrar y arrasar pueblos con el único propósito de hacerse con la armadura de Neji. Cuando se despertó de ese arranque de locura, le horrorizó de tal manera cómo había mancillado su buena reputación que decidió quitarse la vida con su propia espada. A Naruto siempre le había intrigado ese capítulo de la Ilíada. Nunca habría librado una batalla por una simple armadura, aunque eso implicara convertirse en el mejor guerrero de la historia de la humanidad. No le interesaba la gloria.

El mar estaba algo revuelto aquel día y, sin apartar la mirada del horizonte, Naruto arrojó el puñal con todas sus fuerzas. La daga pasó volando por encima de las olas durante un largo rato. El muchacho vio que se alejaba a una velocidad imposible de calcular. Varios segundos más tarde, y a pesar del rugido del oleaje, oyó que se hundía en el agua. Era humanamente imposible lanzar un objeto a esa distancia, y más aún percibir que se sumergía en el mar. Man siempre había utilizado la lógica para solucionar sus problemas, y la lógica le decía que algo tan increíble no podía ser lógico de ningún modo.

No se lo había confesado a nadie, pero en más de una ocasión había deseado que aquello ocurriera. Aunque no de ese modo. No si aquel era el papel que debía interpretar. Naruto ni siquiera lo entendía... ¿Por qué él? Había aprendido a luchar y a defenderse para ayudar a sus amigos, no para hacer daño a los demás. Lo único que había querido era proteger a los desamparados. No era un asesino. No tenía nada en común con el primer hombre que empuñó la daga.

Una ola salpicó los pies de Naruto, dejando a su paso un objeto brillante y reluciente. No fue necesario recogerlo para saber qué podía ser. Era la tercera vez que tiraba el puñal al océano, y la tercera que regresaba a él con una rapidez inimaginable. Las parcas habían clavado sus ojos en él, y no había lugar en el mundo donde Naruto pudiera esconderse.

Notas finales:

---------------------------------------------------------

 

Las velas del barco eran cuadradas y blancas. Sobre el mástil más alto, ondeando al compás del viento, se distinguía una bandera triangular con el fondo rojo y un sol dorado en el centro. Los remos de la trainera sobresalían de ambos lados de la embarcación. Incluso desde el aire, Sakura podía oír el sonido rítmico de un timbal que marcaba el ritmo de los remeros.

Las aguas que surcaba aquel barco no eran las del océano Atlántico, oscuras y peligrosas, sino que eran más bien tranquilas y de un azul claro precioso;  el mismo azul zafiro de los ojos de Paris. «Azure», pensó Sakura. Su alter  ego, que aún no había recuperado del todo la consciencia, gimió en los  brazos de Afrodita cuando la diosa la dejó sobre la cubierta del barco. En cuanto Afrodita se posó, se oyeron varios gritos de espanto. Desde el puesto de mando, tras el timón, un tipo corpulento dio un paso al frente. Sakura le reconoció al instante.

Héctor. Era clavado a él, menos por el pelo y la forma de vestir. Aquel Neji llevaba la cabellera más larga que el que había conocido en Nantucket e iba vestido con una tela de lino ceñida alrededor de la cadera con un cinturón de cuero. Llevaba unas correas de piel atadas alrededor de las muñecas y un collar de oro macizo. Incluso medio desnudo, parecía un miembro de la realeza.

 —Eneas —llamó Héctor por encima del hombro. Tenía  la  mirada fija en la mujer ensangrentada que había  traído  Afrodita  en  brazos. No daba crédito a lo que estaba presenciando. Y entonces apareció un tipo que enseguida se puso en posición de firmes junto a Héctor. Era la viva imagen de Itachi, pero sin las cicatrices del pecho y la espalda— Baja a las cubiertas inferiores y despierta a mis hermanos.

—Date prisa, hijo mío —le murmuró Afrodita a Eneas— y trae miel.

El joven asintió a su madre en un gesto de respeto y se marchó a paso de soldado. Sin embargo, no fue capaz de apartar la mirada del cuerpo de la otra Sakura. Su mirada reflejaba una tristeza infinita.

—¡Agua! —bramó Héctor.

De inmediato, varios de sus hombres le obedecieron. Un segundo más tarde, Paris apareció en la cubierta superior, con Jasón un paso por detrás de él. Al igual que las versiones antiguas de los hombres que conocía, Kiba tenía el mismo aspecto, sin tener en cuenta la ropa, por supuesto.

Paris no pudo reprimir un grito ahogado cuando vio el cuerpo de su amada. Corrió hacia ella como pudo, pues las piernas apenas le respondían. Le temblaban las manos cuando la cogió de los brazos de Afrodita y el joven empezó a palidecer.

—Troilo —indicó Neji a Kiba, señalando con la barbilla a su hermano menor, que acababa de llegar con un cubo de agua.

Cuando Paris trató de mojarle los labios con unas gotas de agua, la otra Sakura le apartó la mano.

—¿Qué ha ocurrido, señora? —preguntó Troilo a Afrodita cuando se dio cuenta de que Paris no podía articular palabra.

—Menelao y toda su ciudad se volvieron contra ella cuando descubrieron que había un embarazo —explicó la diosa.

Paris alzó la cabeza y abrió los ojos, incrédulo. Héctor y Eneas se miraron durante un breve instante, ambos con ademán preocupado, y acto seguido desviaron la mirada hacia Paris.

—¿Lo sabías, hermano? —preguntó Neji sin rodeos.

—Tenía la esperanza de que estuviera embarazada —admitió, emocionado— Me mintió.

Todos excepto Paris agacharon la cabeza, como si entendieran la elección de Sakura.

—El Tirano.

No fue más que un susurro, apenas audible, pero era evidente que en la cabeza de todos los presentes retumbaba esa palabra.

—Madre, ¿cómo averiguó Menelao que Helena estaba embarazada?

Con  una  ternura  indescriptible,  Afrodita  rozó  el  hombro de su media hermana con las yemas de los dedos.

—Helena esperó a que zarparas, y después se lo confesó.

El cuerpo de Paris empezó a temblar.

—¿Por qué? —le preguntó a la otra Sakura, con lágrimas en los ojos.

La joven pasó una mano magullada y ensangrentada por el pecho de Paris, para calmarle.

—Lo siento —murmuró, y después se puso una mano sobre la barriga— Lo intenté, pero no pude hacerlo. No pude matarnos a las dos.

Troilo se agachó junto a su hermano y le ofreció su apoyo mientras todos los demás contemplaban a Sakura con una mezcla de admiración y consternación.

—No te lamentes, Paris. Tu hija sigue con vida —dijo Afrodita— Crecerá y se parecerá a nuestra hermosa Helena, y su hija también crecerá y se parecerá a su madre, y así seguirá siendo mientras la línea perdure. Me aseguraré de que así sea y, después de que mi hermana mortal haya fallecido, siempre me reflejaré en el rostro que más adoro en este mundo.

El resplandor dorado de la diosa se iluminó de forma inesperada, y Afrodita miró uno a uno a todos los soldados de Troya. Su voz sonó como un trueno en la distancia.

—Debéis jurarme que protegeréis a mi hermana y a su hija. Si Helena muere, desaparecerá su línea de descendencia, y entonces no habrá nadie sobre la faz de la Tierra capaz de amar.

La diosa miró a su hijo Eneas con expresión de disculpa, aunque enseguida endureció el gesto. Dolido ante el comentario de su madre, el muchacho bajó la cabeza. Afrodita se giró hacia Héctor.

—Mientras mi hermana viva y su línea de descendencia perdure, habrá amor en el mundo. Lo juro sobre el río Estigia. Pero si permites que mi hermana muera, Héctor de Troya, hijo de Apolo, abandonaré este mundo y me llevaré todo el amor que habita en él.

Héctor cerró los ojos durante un momento para asimilar el alcance de la sentencia de la diosa. Cuando los volvió a abrir, parecía derrotado. ¿Qué elección tenían? Echó un vistazo a sus hermanos y a Eneas. Todos se mostraron de acuerdo en silencio, pues no podían negarse, a pesar de las consecuencias que esa decisión conllevaría.

 

—Lo prometemos, señora —anunció Héctor.

—No, hermana. No lo hagas. Menelao y Agamenón han firmado un pacto con los demás reyes griegos. Vendrán a Troya con todos sus ejércitos —protestó Sakura.

—Es verdad, vendrán. Y los estaremos esperando —rebatió Paris con la mirada ensombrecida, como si los buques de guerra enemigos ya estuvieran alcanzando la costa troyana. Levantó el cuerpo de Helena de la cubierta y la joven se retorció de dolor entre sus brazos.

—Lánzame al mar y deja que me ahogue —rogó— Por favor. Acaba esto antes de que empiece.

Paris hizo caso omiso a aquellas palabras y se limitó a trasladarla a las cubiertas inferiores, en concreto a su camarote. Al fin, su alter ego perdió el conocimiento y la visita de Sakura a aquella horrible pesadilla, visión, o lo que fuera, acabó de repente. Después, se dejó llevar por un sueño mucho más tranquilo.

 

 

 

------------------------------------------------------

------------------------------------------------------

 

Y esto es todo por hoy! Espero que lo hayan disfrutado y nos leemos el miércoles con el siguiente capítulo!

 

Abrazos virtuales!

Usted debe login (registrarse) para comentar.