Fanfic Es
Fanfics en español

SENTIMIENTOS INDEBIDOS -KAKASAKU- por hatakevale

[Comentarios - 24]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Hola queridas y queridos. Espero que disfruten mi fanfic de pareja favorita

Notas:

Claro que los personajes no son de mi autoria, en cambio, la historia sí :3

Los personajes hablan

Los personajes piensan

*FLASH BACK*

Disfruten :3

Saltaba entre los árboles con un retraso de dos horas. Quedaron de verse a las 8:00 a.m para entrenar y ya daban las 10. Sabía que ella no lo iba a estar esperando, ya se conocían hace bastantes años. Y como supuso...En cuanto llegó divisó a la peli-rosa entrenando sola. Se detuvo a una distancia prudente para ocultar su presencia y la observó por un rato.

 

Muchas veces no podía creer que esa mujer tan fuerte había sido su pequeña alumna. Hace años atrás era tan frágil, sensible y temerosa, era incapaz de protegerse a sí misma, siempre detrás del Uchiha esperando que éste correspondiera a sus sentimientos. Pero sin darse cuenta su pequeño botón de cerezo había florecido y mientras transcurría la cuarta guerra mundial ninja se encontró con una mujer que escondía detrás de una aparente fragilidad una fuerza extraordinaria y un carácter decidido, sin dejar de lado su amabilidad. Sakura era una mujer increíble y una excelente ninja médico, con altas probabilidades de superar a su maestra, Tsunade. Recién había alcanzado sus 18 años y sus habilidades seguían mejorando, logrando reconocimiento entre las demás aldeas ninjas.

 

Kakashi no podía negar que su ex-alumna, además de fuerte e inteligente, era una belleza. Observaba su pelo rosa, se lo había dejado crecer hasta sus caderas, y en ese momento lo llevaba sujeto en una larga trenza. Sus ojos color jade se le hacían tan profundos que muchas veces lograban perturbarlo cuando lo miraban fijamente, y su tez blanca parecía ser de porcelana. En reiteradas ocasiones se sorprendió queriendo acariciar su piel, se veía tan suave, y luego debía retirarse rápidamente para no levantar sospechas. Pasaba la mirada por el cuerpo de la peli-rosa, también se había desarrollado. Su contextura seguía siendo delgada y menuda, pero sus pechos habían crecido lo suficiente para alcanzar un tamaño medio, que en conjunto con sus caderas lograban acentuar las curvas de su cintura. Sus piernas eran largas, torneadas y firmes. Sus hombros eran angostos y su cuello largo. Era perfecta. Cada vez que la miraba pensaba lo mismo; era la perfección hecha persona.

 

Podría estar mirándola desde aquel árbol todo el día, pero logró sacudir sus pensamientos y se dispuso a bajar a saludarla.

 

-Hola, Sakura-chan -saludó, mientras arqueaba sus ojos y sonreía bajo su máscara- Lamento la tardanza, le he ayudado a una abuela...-

 

-No hace falta que me des explicaciones, Kakashi-sensei -lo interrumpió mientras daba la vuelta para mirarlo. Tenía una pequeña sonrisa asomada en los labios- Sabía que llegarías tarde. Ya me he acostumbrado a ti durante estos años.-

 

El peli-gris se echó una mano tras su cabeza- Bien, entonces ¿Comenzamos nuestro entrenamiento?-

 

---

 

Terminaron el entrenamiento varias horas más tardes. Ambos estaban exhaustos y hambrientos. Sakura se estiró en la hierba y miraba el cielo mientras respiraba aceleradamente. Kakashi la miraba de pie a la vez que intentaba recuperar el aliento.

 

-Hoy te toca invitar el almuerzo, Kakashi-sensei -dijo de pronto Sakura, interrumpiendo el silencio y sacando al peli-gris de sus cavilaciones.

 

-Pensé que yo había pagado la última vez -contestó éste y caminó hacia ella mientras ésta se sentaba para mirarlo.

 

-Yo he invitado las dos últimas veces -exclamó Sakura- Ya va siendo hora que consientas a tu alumna favorita -dijo, mientras ponía su expresión más inocente.

 

Kakashi no pudo evitar sonreír frente a la cara que le ponía la peli-rosa -Ya no eres mi alumna, Sakura -dijo- Además -añadió- ya te he dicho que dejes de llamarme sensei. Ambos somos jounin y, por lo tanto, compañeros.-

 

-Ya ya, Kakashi -respondió y agitó su mano- es la costumbre.-

 

-Bien, que ésta sea la última vez -dijo el ex-sensei, con una falsa expresión de seriedad- Vamos a comer.

 

---

 

Desde el fin de la guerra pasaban mucho tiempo juntos, lo que logró que la confianza entre ellos creciera mucho más. Iban a constantes misiones juntos y poco veían a sus demás compañeros del equipo siete. Naruto se encontraba desde hace un año en una misión en la aldea vecina, Sasuke visitaba pocas veces Konoha, casi siempre para llevar algún reporte a la Hokage, y Sai era asignado a misiones junto con los ANBU. Sakura se había mudado a vivir sola a un departamento que se encontraba cerca de donde vivía Kakashi, y éste le hacía continuas visitas cuando no tenía nada que hacer. Muchas veces esperaba que la peli-rosa terminara sus turnos en el hospital y le llevaba comida al departamento para que comieran juntos. Habían logrado desarrollar una gran amistad. El peli-gris no estaba dispuesto a sacrificar esa amistad por la atracción que sentía hacía Sakura. Estaba completamente seguro que ella no le correspondería de esa manera, puesto que él era muchos años mayor y había sido su sensei, pero esto conllevaba a ejercer un gran control sobre sí mismo para reprimir sus impulsos. Era un tortura, pero la aceptaba mientras pudiera estar cerca de ella.

 

Al día siguiente. En una gran rama de un árbol se encontraba recostado Kakashi mientras leía su ejemplar de Icha-Icha. El sol ya se estaba ocultando. Se le había pasado el día arriba del árbol. No había recibido ninguna misión durante el día y Sakura no salía hasta las 19:00 del hospital. La peli-rosa le había dicho que no lo iba a ver durante ese día ya que después de su turno iría con Ino, Hinata y Tenten a comer y beber algo, y de seguro llegaría tarde. Aún así decidió pasarse por el hospital a lo que ella terminara, para saludarla. Se puso de pie y se dirigió al lugar saltando de rama en rama.

 

Al llegar se detuvo en una rama desde donde podía observar la puerta principal y esperó. Después de algunos minutos Sakura salía por la puerta, pero no venía sola, junto a ella caminaba un hombre de aprox. 22 años, un poco más alto que la peli-rosa, de tez morena, pelo negro y ojos grandes y verdes. A juzgar por la bata blanca que llevaba colgada en su bolso, también era un médico. Kakashi se quedó en el lugar y oculto su chakra, solo quería ver qué sucedía.

 

Conversaron animadamente. El peli-gris no lograba escuchar la conversación.

 

 Unos minutos después ambos se quedaron en silencio, él la miraba fijamente y apoyó su mano en su mejilla, ésta se sobresaltó y lo miró sorprendida. 

 

Una sensación extraña invadió el cuerpo de Kakashi, se sentía más pesado y su pecho se apretó, mientras su corazón le latía más deprisa. 

 

El peli-negro le dijo algo a Sakura y mientras ella se sonrojaba, Kakashi solo pensaba en bajar y romperle la mano al tipo, pero se quedó en su lugar. 

 

La médico tomó la mano de su compañero y la bajó, a la vez que le decía algo. Soltó su mano, se despidió y dio media vuelta camino a encontrarse con sus amigas.

 

 El peli-gris se sintió un poco más aliviado, pero seguía con esa sensación molesta. Decidió ir a su casa. Ya no quería ver a Sakura, sentía que descargaría todo su enojo con ella y no era justo, no era culpa de ella, entre ellos no existía más que una amistad. 

 

Aún intranquilo, se dijo a sí mismo que debía detener los sentimientos que crecían por la peli-rosa, ya no podía seguir así y temía que la situación se le saliera de las manos. El no podía permitirse algo como eso, su auto control y calma era reconocidas en la aldea, no podía perderlos por su ex-alumna.

Notas finales:

Si han llegado hasta aquí, muchas gracias por leer

No olviden comentar si les gustó y seguir el fic si es así.

Pido disculpas si se me ha pasado algún error ortográfico o gramátical.

Adiós :3

Usted debe login (registrarse) para comentar.