Fanfic Es
Fanfics en español

SHINE NOT BURN (ShikaTema) por Yona

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Bilogia Shine Not Burn #1

Notas:

Hola, en realidad ShikaTema y NaruHina son mis parejas favoritas.

Y esta historia es tan buena y tan divertida que queria compartirsela...

Me llaman Fiestera. Esa es quien dice que soy la invitación, de todos modos.


¡Oye, Fiestera! Te. Necesitamos. Ve al aeropuerto mañana a la 1 p.m. en punto, al mostrador de boletos de Delta o de aquí en adelante serás conocida como Fango. No estamos bromeando. No nos defraudes. Y recuerda, tienes permiso para divertirte y olvidarte de tu novio de mierda VOMITO porque lo que ocurre en Las Vegas se queda en Las Vegas. Cambio y fuera. Con amor, tu mejor amiga, Hinata. Y no, Sakura no es tu mejor amiga, soy yo. Con amor, Hinata. Tu mejor amiga.


Puse la invitación sobre mi escritorio.


?De ninguna manera ?dije en voz alta a mi oficina?. No va a suceder.


?¿Qué es lo que no va a suceder? ?preguntó Karura, mi asistente. Ella realmente es más como una madre, la vecina de al lado, un confesor, y un dolor general en el trasero, todo en uno; pero la placa de identificación en su escritorio dice que es Karura. Secretaria ejecutiva de Harvey, Grossman y Cantor, Sociedad de Responsabilidad Limitada. Ella entró llevando una taza caliente de café, y al igual que lo hace todos los días, ganó mi eterna gratitud por su extraordinaria capacidad de saber exactamente lo que necesitaba, y cuándo lo necesitaba. 9 a.m. y yo estaba lista para inyectarme la cafeína en este punto. Las invitaciones a despedidas de soltera me hacen eso.


?No voy a ésta estúpida cosa ?dije, metiendo la invitación debajo de mi secante de escritorio. Ya podía imaginar lo que Deidara tendría que decir al respecto. Sería Deidara con una D y no con una P. Mis amigas no eran sus fans.


?¿Por Hinata? Por supuesto que sí. Ella es tu mejor amiga. ¿Quieres que confirme tu asistencia por ti o vas a manejarlo tú?


Le fruncí el ceño, sin arrebatarle la taza de sus manos, pero haciéndole saber que me estaba poniendo de mal humor.


?No, señorita entrometida, no quiero que confirmes nada por mí. ?Puse la taza más cerca de mi cara para poder oler su contenido, deseando que el acto de inhalar el vapor del café pudiera hacer que la cafeína fuera más profundo o haga que sus efectos duren más?. Te lo dije. No voy a ir.


Ella frunció los labios hacia mí en su patentada mirada de Karura-no-está-jugando.


?Mmm-hmm. ?Dos movimientos de cabeza más tarde y yo estaba cediendo. Ella tenía un fuerte poder para hacerte sentir culpable, y no tenía miedo de usarlo en mí, regularmente.


?Pero no quiero ir ?me quejé, haciendo una mueca y trabajándola con todo lo que tenía?. Tengo dos escritos que terminar para el martes y tres audiencias esta semana sobre peticiones para despachar y eso es sólo la punta de mi extremo y horrible iceberg. ?Pateé mi escritorio ligeramente, con ganas de hacerlo más fuerte pero detestando dañar mis Louboutins. Me habían costado casi una semana de sueldo.


?Terminaste esos escritos la semana pasada, como bien sabes, y puedes enviar a Hidan a las audiencias ?dijo Hidan con ese tono, el que transmite lo irritante que le resultaba. Siempre lo hacía. Tenía que realmente resistir la tentación de hacerlo incluso yo. Él tenía esa manera de meterse bajo la piel de una persona. Como un bicho y en serio, ew. Prendas preciosas y una cara bonita sólo podían hacer mucho para un hombre cuando su personalidad era tan amordazante. Piensen en una serpiente cruzada con un dulce tejón, y estarían cerca de entender su estilo.


Rodé mis ojos.


?Realmente tienes que dejar de husmear todo en mis archivos de computadora, Karura.


?¿Por qué? ¿Cómo te voy a seguir el ritmo sino? Si espero a que me pidas ayuda seré vieja y gris antes que eso suceda.


?Ya eres vieja y gris ?le dije, sonriendo detrás de mi taza. La alegría que sentía en ese momento era totalmente grosera, pero así es como me muevo. Golpeando los Louboutins mientras acoso a los ciudadanos de la tercera edad. Con clase con K mayúscula.


Me señaló con una uña muy larga y bien pintada.


?Chica, eres tan afortunada en estar sentada detrás de ese escritorio y no en ese lío de secretarias conmigo, de lo contrario... ?Frunció la boca y sacudió la cabeza lentamente unas cuantas veces.


?De lo contrario, ¿qué? ¿Me golpearías? ¿Nos tiraríamos en la sala de la fotocopiadora? ?Mi sonrisa se hizo más grande.


?Cuenta con ello, niña ?dijo. Se volvió para salir de la oficina, sus piernas con pantimedias hicieron un ruido silbante como siempre lo hacían. Juro que un día la fricción entre sus muslos iba a iniciar un incendio en la oficina?. ¿A quién enviaré la confirmación de asistencia? ?preguntó sin siquiera mirarme?. ¿Sakura o Hinata?


Suspiré profundamente, dejando la taza sobre el secante de escritorio.


Karura gana de nuevo. Como de costumbre.


?Hinata ?dije en un suspiro?. Envíala al correo electrónico de trabajo de Hinata.


Giré mi silla hacia un lado para poder enfrentar a mi computadora, haciendo clic en los botones que me llevarían a los archivos de mis clientes. La inminente condena de la pronta despedida de soltera de Hinata se cernía sobre mi cabeza. Se suponía que debía encontrar mi camino alrededor de la última decisión de la 4° CAD, pero las palabras en el documento que acababa de abrir nadaban delante de mis ojos.


Mis ojos se pusieron vidriosos y tenía quince años de nuevo. Estaba en una pequeña habitación trasera de la casa de mi madre con la descomunal figura de su novio de pie sobre mí, con un cinturón elevado por encima de su cabeza.


Se estrelló una y otra vez contra mi espalda, cabeza y hombros. Repugnantes palabras de odio salían de su boca, húmeda fealdad cubría mi piel.


No temblaba de miedo, sino de rabia. Esto se había prolongado durante demasiado tiempo. Los hematomas tomaban más tiempo en sanar. Tenía que escapar. Con cada golpe, las palabras se habían vuelto más odiosas, y el cinturón había caído más fuerte. Si no encontraba una manera de salir de este lío, estaría muerta y enterrada en el patio trasero antes de llegar a los dieciocho. Desear que mi madre interviniera y me ayudara era un desperdicio de mi tiempo.


Cuando él salió de la habitación ese día, redacté la primera versión de lo que se conoció como mi Plan de Vida, el documento que presentaba la ruta que me llevaría a mis objetivos: independencia, seguridad y éxito financiero. No podía depender de mi débil madre co-dependiente para que me salvara, así que tuve que salvarme yo.


Sacudí la cabeza, sacándome de las nubes y volviendo al presente. No. Me niego a dejar que esos recuerdos arruinen la fiesta de mi mejor amiga. Tomé una respiración profunda y expulsé los fantasmas rondando los recovecos de mi mente. Tenía veinticinco años ahora y mi Plan de Vida me había llevado así de lejos. Tomar un pequeño descanso para ir a Las Vegas no cambiaría nada. Tomar un pequeño viaje de dos días a Las Vegas con mis mejores amigas no presentaba ningún riesgo para mi Plan de Vida. Podía hacerlo. Ya no permitiría que Miedo sea mi compañero constante.


Hice clic en el ratón, abriendo el documento que tenía que estar terminado antes de subir al avión.

Notas finales:

1 Vómito: Juego de palabras entre el novio de la protagonista, “Deidara O Luke en libro original” y la palabra “puke” que significa vómito.

2 Louboutins: importante marca francesa de zapatos.

3 DCA: Corte de Apelación del Distrito, siglas en inglés DCA.

Usted debe login (registrarse) para comentar.