Fanfic Es
Fanfics en español

Guardiana del Rayo por Hitsupink

[Comentarios - 39]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Es un Sasusaku 100% y puede que agregue otras parejas pero se centrara casi el 89.9% en Sakura y Sasuke

Notas:

Los personajes nos son mios, pero la historia es original mia...

El inicio es algo lento, me refiero a que no ocurren cosas llamativas,  tendra mucha explicacion espero no se aburran, son para que entienda el universo en el que viven los personajes...

 

ALGUNOS CAPITULOS SERA EL PUNTO DE VISTA DE SAKURA Y SASUKE DESPUES CAMBIARA A UNA NARRACION MIA.

 

Esta medio raro!

 

 


 




Nunca creí que estaría en esta situación. ¿Cómo podría? Heme aquí aprendiendo a dominar mis habilidades evitando dañar a alguien. Tener que ser un arma para proteger al mundo y todo mientras de sobrellevo mi amor por alguien como él.


"¿Por qué siempre terminamos así?" Pensé mientras él se hallaba sobre mí acorralándome totalmente contra la mesa donde me tenía, y como siempre el haciendo lo que le place conmigo. Simplemente me deje llevar por el placer de sus caricias…Supongo que, para entender, deben saber cómo comenzó todo…




Mi nombre es Sakura Haruno, soy una joven de veintidós años. Actualmente me encuentro en una etapa de mi vida en la cual soy muy joven para saberlo todo, así como para tomar las mejores decisiones y demasiado mayor para excusarme de mis responsabilidades. Trato de ser la mejor persona que puedo, obviamente tengo mis fallas, pero ¿Quién no? Soy obsesiva, directa y responsable, trato siempre de ver hacia el frente. "Tal vez debí de ver más hacia los lados."


En cuanto a mi apariencia física ¿Qué puedo decir? Cuento con un cabello un tanto peculiar, es de color rosa y cuenta con un largo hasta la cintura. Mis ojos son verdes como el jade.


La verdad mi figura antes de enfermarme era buena. Tenía una complexión delgada y solía tener curvas, pero ahora me encuentro bástate demacrada ¿Para qué mentir? Después de todo soy una paciente de cáncer terminal. Si, así como suena, soy una chica que está muriendo ¿Algo triste no les parece?


Solía ser una estudiante en su cuarto año de la carrera de medicina, hace unos meses comencé a sentirme mal y me realicé estudios ¿cuál fue mi sorpresa.? Fui diagnosticada con cáncer de mama estadio IV, ridículamente a mi temprana edad desarrollar esa patología era impensable. Pero esa fue la suerte que me toco.


Aún recuerdo la mirada de tristeza de mis padres al enterarse, el llanto en las noches de mi madre. Como el pobre de mi padre iba a despedirse de mi cada noche tratando de no derramar lágrimas. Por las noches mientras dormía podía escuchar sus sollozos. Para ser honesta, tener a una hija enferma no debe ser lindo. "Lo siento papas."


¿Qué más puedo contar? Nunca tuve muchos amigos, vivía con el fin de cumplir las metas que me ponía a diario, como convertirme en médico, salvar vidas, conocer el mundo cuando al fin terminara mi carrera y ser una gran profesionista. Llenarme de asombro, ese era mi sueño. Estaba tan concentrada en eso que nunca viví de la manera que debí. Que estúpida fui.


Ahora pasaba los días cubierta por aparatos y sondas, en una habitación llena de flores que dejaban familiares y amigos de mis padres, siendo visitada todos los días por gente que me miraba con pena. Cada día todo se volvía más gris.


Así fue mi vida por meses, hasta este día. Cuando creí que todo iba acabar. Ese momento en el que ya no podía respirar. El ardor del aire entrando a mis pulmones que sentía, era como si me quemaran algo dentro de mí con cada inhalación. La sensación de sueño, y exagerado cansancio, el contacto de la mano de mis padres tomándome con fuerza diciéndome que todo estaría bien, que podía irme y dormir tranquila.


Por fin deje de luchar para solo cerrar mis ojos esperando el final, el tan anhelado descanso eterno…


Una luz comenzó a molestar aun con los parpados cerrados. Al abrir mis ojos, me encontraba en un lugar oscuro y ahí LO MIRE, con esa imponente presencia un gran dragón de color azul eléctrico que emitía una fuerte luz casi segándome, llamándome…


-Guardiana, al fin nos conocemos- Exclamo sereno…


Por alguna razón no sentí temor, todo lo contrario. Logré sentir un gran alivio, cierta calidez y familiaridad que ni yo podía comprender, supuse que estaba muerta, al fin había llegado al descanso eterno y siendo honesta, no estaba mal.


-Guardiana-Exclamo de nuevo llamando mi atención.


- ¿Me hablas a mí? ¿Eres dios? Porque si lo eres, la verdad la biblia te describió muy mal- Trate de bromear.


-Si, te hablo a ti. - Hizo una pausa pequeña para observarme fijamente con sus enormes ojos. - Mi nombre es Yukio el dragón del Rayo. No sé si me pueda considerar un dios, pero soy un ser místico. -Contesto.


-Muy bien ¿Acaso estoy muerta? ¿Aquí es a donde vienen los muertos o como funciona esto? No es que me crea una santa, pero ¿No debería de estar pasando por unas puertas para llegar al paraíso y así? -Pregunte, "Estoy muy confundida ¿un ser místico? No era para nada lo que creí que sería la muerte." Pensé cansada.


-No estás muerta al contrario sigues viva. Nos encontramos en mi dimensión, una de las tantas. O al menos solo tu conciencia. Estas aquí por que acabas de despertar como guardiana, tu vida solo acaba de comenzar, por ahora no puedo hablar mucho, ya que nuestro vinculo aun es débil pero solo debo decirte que debes prepararte para lo que se avecina. Vive Sakura, observa bien el mundo nuevo y maravilloso que conocerás. Cuando descubras quién eres y para que vives, encontraras como comunicarte conmigo. - Sin más el gran dragón concentro energía que parecía rayos en su gran hocico, dirigió su cabeza hacia mí, solo permanecí inmóvil observando en shock, esperando a recibir el impacto de esa energía. Sin más el dragón la libero, opte por cerrar los ojos y recibir el golpee…




Sentí la necesidad de despertar y comencé a intentar abrir los ojos, me costó trabajo abrir mis parpados, lo cuales me pesaban. Cuando logré abrirlos pude visualizar el cuarto blanco, podía percibir el ruido de las maquinas, observé el monitor con mis signos vitales. No comprendí que ocurría, sentía la garganta seca con necesidad de agua. Era extraño ya no me sentía cansada, no me dolía respirar y la sensación de sueño se había ido.


Fue ahí cuando percibí un aroma masculino, delicado, dulce y almizclado, extremadamente agradable, creo que podría olerlo toda una vida sin cansarme. Moví mi cabeza en dirección de dónde provenía esa fragancia, fue en ese momento en el que lo vi…


Un joven que se encontraba sentado en una silla a un lado de mi cama, la ligera brisa que entraba por la ventaba movía sus cabellos negros con toques azulados, sus ojos eran dos pozos negros inexpresivos, misteriosos que parecían que podías perderte en el abismo si dejas tu mirada sobre ellos. Su piel era blanca y pálida, ciertamente era un hombre hechizante. Una sensación de nostalgia y tristeza me invadió, era como si lo conociera y lo hubiera vuelto a ver después de tantos años. Sentía como que estas emociones no fueran mías si no de alguien más. "Que extraño." pensé. Había un detalle muy importante en él. A pesar de tener facciones delicadas pero varoniles y sumamente atractivas, poseía una cara que la verdad parecía que él era el paciente con cáncer terminal y no yo.


- ¿Quién eres tú? - Intente articular, pero mi voz salió ronca y cansada.


- Mi nombre es Sasuke Uchiha y cuando te puedas mover, vendrás conmigo. – Dijo serio y desinteresado.


"Incluso su voz era hermosa y varonil. ¡Ah! Mira se llama Sasuke, que genial nombre. Como que le queda perfecto, espera ¿Llevarme? Mi cerebro frito por la quimioterapia comenzó a funcionar" "¿Que dijo?" Pensé totalmente confundida.


- ¿Llevarme a dónde? Espera para empezar ¿cómo es que estoy viva? ¿dónde están mis padres, las enfermeras y los doctores? - Intente incorporarme, pero aún no recuperaba mi fuerza, falle inevitablemente cayendo sobre mi espalda…


-No vas a morir, por alguna razón tus habilidades te permiten estar con viva. Ya hablé con tus padres sobre lo que está ocurriendo, ellos saben que te llevare conmigo- Respondió mientras me ayuda a incorporarme.


-Estoy muy confundida, primero el dragón que mire en mi lecho de muerte, ahora ¿Habilidades? No comprendo nada, ¿De qué me hablas? Esto no suena lógico, ¿Eres paciente de psiquiatría? O ¿Estas jugándome una broma? – "La Sensación de familiaridad que el chico le causaba era alarmante ¡Lo acaba de conocer por todos los infiernos!" - Demonios, pero tampoco tiene sentido que este sintiéndome mejor - Lo observe suspirar cansado y se volvió a tomar asiento en su silla.


-Ayer cuando te quedaste dormida estuve ahí observándote. En el momento que cerraste los ojos, de la nada tus signos vitales se regularización y tu cuerpo comenzó a tener más color, los doctores se sorprendieron tanto que te mandaron hacer análisis y salieron normal. - Hizo una breve pausa-. Lo cual para tu condición no debería ser posible, te hicieron más pruebas y se dieron cuenta que tu cáncer se había eliminado. Todos pensaron que era un milagro, así que hable con tus padres sobre lo que te está pasando, al principio no me creyeron, pero con lo que acababa de ocurrir me terminaron creyéndome. - Explico tranquilo.


-Muy bien déjame ver si entiendo, mi cuerpo se está curando, ¿Cómo? solo dios sabe, no voy a morir y mis padres lo saben, ahora explícame ¿qué haces aquí y como sabias que ocurriría esto? –


-Vengo de una academia en las afueras de Londres, en ese lugar existe gente con habilidades que no cualquiera puede comprender. Ahí te enseñan a controlarlas para que al salir o más bien graduarte de ahí tendrás dominio de tus poderes y no pondrás en riesgo a nadie, además de otras cosas que después te explicaran, ahora ¿cómo sabía lo que pasaría? Se me informo en el consejo sobre ti. Se me asigno venir a ayudarte con tu recuperación y después llevarte a la escuela-Explico sin más detalles mientras observaba por la ventana.


-Tuve un sueño en el cual estaba un dragón azul, que me llamaba guardiana. No entendía de que hablaba era tan extraño, aún sigo sin comprender que está ocurriendo, para mi hace unos momentos estaba muriendo y ahora estoy hablando contigo si utilizar un respirador- Suspire resignada. - ¿Cómo simplemente debo aceptar irme con el sin saber que mierdas está pasando, así como así? -


-Lo demás se te lo explicaran cuando estemos en el instituto. Lo importante es que estas con vida, ya no le des más vueltas al asunto, es molesto- Bufo irritado. ¡Dios! parece que no se le puede preguntar nada por qué se enoja, dios me libre de este hombre, estará guapo pero que actitud tan grosera. -


-Muy bien solo una pregunta más, ¿quién eres? -Pregunte curiosa.


-Sasuke Uchiha, guardián del elemento del fuego y es todo lo que necesitas saber. -Se levantó de la silla, mire su espalda ancha, una espalda tan malditamente familiar. Se dirigió a la salida donde desapareció de mi vista…


Pasaron unas horas desde que Sasuke se fue y cada minuto que pasaba me sentía hasta más que cuando estaba sana, me quede observando mí alrededor, todo era más hermoso, lleno de luz y radiante, no sé si era el hecho de que estaba viva o si mi vista estaba mejorando.


"¿Por qué debería ir con él? Después de meses de sufrimiento estoy sana, puedo volver a vivir puedo intentar regresar a mi vida." Pense.


"¡Debes ir con el! " "Mi propia voz sonó en mi mente, pero no parecia ser pensamiento mío, debo estarme volviendo loca. Tanta radiación y medicamento me daño el cerebro."


- ¡Hija! -Era mi madre que corría abrazarme, mientras lloraba en mi hombro y yo solo acaricie su cabello.


-Estoy bien ya no te tienes que preocupar más-Le sonreí.- "Al fin puedes estar tranquila madre." Pensó aliviada.


-El joven Uchiha nos contó todo, es todo tan confuso y extraño, pero si eso asegura que estarás bien, te dejaremos ir, eres una mujer mayor y creemos que tu deberías elegir si vas o no, al final te apoyaremos si te quedas o te vas-Explico mi padre.


-"Si no vas te arrepentirás siempre "-Otra vez esa voz, mi propia voz. – "Maldición, no se puede huir del destino ¿no es así?" Pensó finalmente derrotada.


-No sé qué está ocurriendo, pero creo que se me dio esta oportunidad de vivir por una razón. Me gustaría saber, el por qué está pasando esto, si no les molesta sé que suena muy loco irme con un extraño que acabo de conocer, pero iré con Sasuke- Les explique a mis padres decidida.


"Hay algo en el que me dice que lo siga y no lo puedo ignorar…"


-Entendemos hija-Me abrazaron y nos quedamos platicando de cosas de la vida…


A la mañana siguiente intentaba levantarme, pero aun mis piernas no reaccionaban muy bien, logre pararme, pero de la nada, sentí como mis piernas flojeaban y comencé a caer, unos brazos me sujetaron y el golpe nunca llego, sentí ese aroma dulce igual al que desprendía el malhumorado de ayer, levante la vista y me encontré con esos pozos negros misteriosos que solo le podían pertenecer a Uchiha, me miraba inexpresivo me ayudo a pararme mientras me seguido sosteniendo.


-Gracias Uchiha-Le regale una sonrisa


-Hmp- "Maldito sangrón de mierda."


-Intentare caminar, debo adaptar a mis músculos a moverse de nuevo-.


-Tu rehabilitación comienza mañana-.


- Deseas irte de aquí lo más rápido que se pueda ¿no? -. Cuestione y él se mantuvo en silencio.


-El que calla otorga necesito tu ayuda, si soy capaz de moverme y en mi exploración física sale bien posiblemente me den alta, ya que mis resultados de mis exámenes de sangre son perfectos- Le explique decidida.


-Muy bien es solo ayudarte a caminar bien ¿verdad? -Pregunto.


-Si-. Le conteste contenta.


Dure unas horas intentando moverme con normalidad, él no me soltó en ningún momento y a pesar de que ya podía hacer los movimientos bien, se quedó ahí. Al final del día, ya podía caminar con normalidad, realmente estaba sanando muy rápido, me recosté en mi cama y el solo se quede sentado en la silla de visitas, cruzado de brazos, mirando por la ventana.


-Gracias Sasuke, creo que mañana posiblemente me den de alta, no lo hubiera logrado sin ti, es extraño, pero a pesar de haberte conocido ayer siento que te conozco de toda la vida, no sé nada de ti, pero tu presencia me es tan conocida. -Le conteste sin verlo.


-Creí que dejaríamos las preguntas, pero veo que te fascina hacerme hablar-Contesto mirándome serio.


-Lo siento-Conteste apenada.


-Te sientes de esa manera porque los dos somos guardianes, eso nos hace cercanos, ¿nosotros rencarnamos sabes? –


- ¿Ósea que en nuestra vida pasada fuimos amigos? -Pregunte


-Eso si no lo sé, cada ochenta años nacen nuevos guardianes. Lamentablemente los guardianes no tienen una vida más larga de los ochenta, nosotros nacemos unidos a un elemento que está ligado una bestia o criatura mística, existen de varios elementos como los principales. Nuestra misión es mantener el balance en el mundo. Muchos de nosotros desde niños somos entrenados para comprender y dominar nuestras habilidades que despertaron a temprana edad. Como en mi caso, otros son los casos como el tuyo que aparecieron apenas ahora, pero existe muchísimo más que necesitas saber, pero ahora no es el momento. - Al finalizar se levantó de la silla para posarse enfrente de la ventana, la luz de la luna iluminaba su rostro y sus cabellos brillaban.


-Ósea que existen más como nosotros, todo esto me resultado tan intrigante, confuso, casi imposible. –


-Somos diferentes a los demás, podemos ver y sentir cosas que otros no, cuando lleguemos al colegio todo será más sencillo y serás carga de alguien más. - Dijo sonriendo de medio lado.


-Sin duda sabes cómo hacer sentir bien a una chica no Uchiha-sonreí irónicamente


-Mi labor es cuidarte y llevarte sana al instituto, no hacerte sentir bien- Dijo secamente.


-Si lo que diga usted, de igual manera gracias por la mini explicación-Me recosté para después cerras los ojos, ignore la presencia del pelinegro y me quede dormida.


Al día siguiente como era de esperarse el médico me reviso y me encontré en forma, firmando mi alta al fin después de tantos meses en ese hospital era libre.


Mis padres trajeron mis cosas en una pequeña bolsa. Sasuke me explico que podría seguir estudiando medicina, pero tendría que retomar unas materias y tardaría más en graduarme ya que estaré tomando menos carga académica para darme tiempo de entrenar mis habilidades.


El morocho nos llevó a un lugar aislado de gente, saco su celular y comenzó a marcarle alguien…


-Creen el portal estamos listo-Hablo gélidamente.


De la nada apareció un portal de color azul que hacia un ruido extraño que nos sorprendió a todos, observé a Sasuke encaminarse a él y me ofreció su mano, fue cuando me di cuenta que debía despedirme...


"La imagen de Sasuke, pero con un kimono negro y el cabello un poco más largo, ofreciendo su mano paso por mis ojos era como una ilusión. O ¿Tal vez un recuerdo?"


"¡Vamos! -Hablo con una voz melodiosa a la ves mostrando una hermosa sonrisa y una mirada llena de vida."


Parpadeé extrañada sobre todo confundía y de nuevo la imagen volvió a ser el Sasuke de hace un momento, mi cuerpo se movía solo hacia el pero antes de retirarme volví la vista a mis progenitores, me acerqué a ellos para despedirme antes de partir por quien sabe cuánto tiempo.


-Este es el adiós corazón ten mucho cuidado, te amamos- Abrace a mis padres.


-Los amo, adiós- Me despedí con una sonrisa y tomé la mano de Sasuke para después mirar hacia el portal justo frente mío.


-"¿Qué diablos había sido la imagen de hace unos momentos? ¿Por qué iba con un completo extraño sin saber a dónde me llevaba? ¿Por qué me era tan familiar? ¿Por qué no temía de aceptar su mano? ¿Quién eres Sasuke? ¿Quién diablos soy yo? ¿Quién es Sakura? ¿Hacia dónde voy? ¿Cruzando ese portal me dará las respuestas?" Tantas pregunto pasaban por su mente.


-"Tu vida solo acaba de comenzar, por ahora no puedo hablar mucho, ya que nuestro vinculo aun es débil pero solo debo decirte que debes prepararte para lo que se avecina, vive y observa bien el mundo nuevo y maravilloso que conocerásCuando descubras quién eres y para que vives encontraras como comunicarte conmigo "- Las palabras de Yukio resonaron en mi cabeza mientras me adentraba al portal de la mano de Sasuke.

Notas finales:

Review??

Usted debe login (registrarse) para comentar.