Fanfic Es
Fanfics en español

Hell por Girls_Star

[Comentarios - 0]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Era joven, tan deslumbrante y llena de vida. Siempre fui alguien con mucha energía, y mucha perseverancia, decían que lo había donado de mi abuelito, no me preocupaba mucho sobre el futuro, en fin, vivía mi vida y era feliz con eso.

El viento me ayudaba a estar más tranquila consigo misma, mientras veía las nubes con una sonrisa sentí que alguien se acomodaba a mi lado. No dijimos nada, solo disfrutábamos el momento juntos, desde que comenzó a trabajar en la compañía de su mamá, ya no pasábamos mucho tiempo juntos.

—Ah, esto es demasiado relajante. — expreso poniendo su mano en mi cabeza.

—Si, feliz cumpleaños.

Me gire para toparme con su mirada, me miro sorprendido con una sonrisa en su rostro.

—¡Pensé que lo habías olvidado! —me dio un abrazo fuerte.

Sonreí mientras me levantaba, le di una mano para que repitiera mi acto. Y comenzamos a caminar para llegar a casa. En todo el camino nos mantuvimos callados, era algo cómodo, así me sentía siempre con Trunks. Se sentía bien.

O bueno esa presencia de tranquilidad se quedó en el olvido en unos segundos.

De un momento para otro ya estaba en el cielo, solté un pequeño grito muy vergonzoso. Aun confundida por el repentino acto mire a Trunks, solo me sonrió.

Todo duro poco, demasiado diría yo, en un momento estaba en el cielo y después estaba en el infierno. Un maldito infierno, maldición.

Estaba en cadenada en una cama y completamente desnuda, tenía cadenas en mis brazos y piernas, por más que hiciera fuerzas no podía salir de ahí. Me sentía desesperada, sentía un dolor en el pecho.

—¡Ayuda!¡Ayudaaaaaaa!. —por más que gritara no recibía ayuda.

Hasta que me di cuenta de que había personas mirándome tras una especie de ventana con una potente resistencia, lo digo porque tire ondas de ki como podía y no hacia efectos.

—Decima puesta de amnesia. —resonó una voz dentro del cuarto.

Una maquina con una jeringuilla se acercaba, aun desconcertada mire a esas personas. Solo sentí un piñizcon en mi brazo, uno muy doloroso.

—1…2…3…—mientras aquella voz resonaba en mis oídos, sentía mi cuerpo aún más débil hasta que me dormí en aquel infierno.

Como podía comencé abrir mis ojos, sentía el parpado pesado. Solo podía visualizar una fuerte luz, aun cansa intente mover mis brazos para verificar si aún tenía las cadenas.

—Ya está despierta, Oficial. —una voz femenina hablo.

Apagaron esa luz que me impedía ver a los seres que tenía a mi lado. Mis ojos se toparon con un ser horrible que mantenía en su rostro una malvada sonrisa.

—Me llamo Kri, pero me puedes llamar como el ser que te arruinara la vida. Te hare entender porque no tenías que nacer.

Mi corazón se aceleraba a cada palabra de este tipo, comencé a llorar del terror. No quiero estar aquí, sáquenme de aquí por favor. Mis ruegos mentales eran en vano, no podía abrir la boca.

—Iniciación de tortura en 1…—su sonrisa aún era más grande—2…3….

Todos comenzaron a salir menos Kri, solo se mantuvo encendido un foco que me iluminaba.

—¿Sabes porque estas aquí?

Me miro penetrándome con su mirada, caminaba de un lado a otro con un látigo. Su paso era persistente, me angustiaba a cada rato, no podía mantener la calma.

—¡RESPONDE PEDAZO DE MIERDA! —sentí el azoten del látigo en mi pierna, en tan solo unos segundos sentí la sangre que me rodeaba. —SI NO SABES PORQUE ESTAS AQUÍ TE LO VOY A DECIR YO—sentí otro latigazo en mi otra pierna—LA MIERDA COMO TU NO MERECE VIVIR—atrapo un control que tenía algunos botones.

—Por…favor…déjeme…—por más que suplicara era en vano.

—SOLO ERES ALGUIEN MEDIOCRE EN ESTE MUNDO, NUNCA SERAS FELIZ POR ESO NO DEBER VIVIR. ERES UN ESTORBO PARA ESTA INCERBIBLE HUMANIDAD, DEBES ESTAR MUERTA Y YO MISMO ME ENCARGARE DE HACERLO. —con cada palabra me sentía vacía, a pesar de los latigazos que me había dado no sentía dolor alguno. Solo sentía un vacío existencial y el miedo me acumulaba.

Cerré los ojos deseando que todo esto acabara de una buena vez, mordí mi lengua cuando sentí otro latigazo más fuerte que los anteriores. Mis lagrimas habían cesado, sentí como un líquido bajaba de mis labios. Por favor, ayúdenme.

Sentí un terrible ardor en mis piernas y era por agua helada. Hasta que ya no fue solo en mis piernas, sino en todo mi cuerpo. Mejor era morir ahora.

—Estoy siendo leve. —su voz se escuchaba más apagada—Tienes un bonito cuerpo, sin duda me he sentido excitado…

Vi cómo se bajaba su pantalón y se acercaba a mí. A pesar de que quería salir de ahí corriendo y por más que quería gritar o hacer algo sabía que era en vano. Intenté abrir la boca, pero no pude, solo tenía que dejar que pasaran los minutos…Quizás horas…

Y así fue. Solo supe que había terminado cuando escuché por su parte un: Nos vemos mañana.

Quiero estar en el cielo de nuevo. 

Notas finales:

Bye, bye.

Usted debe login (registrarse) para comentar.