Fanfic Es
Fanfics en español

Inuyasha, Nueva Generacion por milo_scorpion

[Comentarios - 0]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

asi es como cmienza nuestra aventura

espero sea de su agrado esta invencion 

Capitulo 1 El deseo del Corazón

Koga el jefe de los hombres lobo, se encontraba mal herido y en el suelo, la gigantesca ave estaba a punto de devorarlo.

-Te devoraremos y así también obtendremos los fragmentos que tienes en las piernas –dijo el ave monstruosa, estaba volando sobre Koga, se arrojó sobre él, con el objeto de comérselo como había dicho.

Frente a Koga apareció el. Inuyasha que con su actitud de siempre –Je, que pasa lobo sarnoso, no puedes tu solo –dijo humillando al mal herido Koga.

-Cállate bestia –se defendía el herido -¿Quién te pidió ayuda?

-Solo observa –le indico Inuyasha, agitando su espada.

En cuestión de un parpadeo, el Kaze no kizu (viento cortante) hizo polvo a aquella gigantesca ave, dejando solo los fragmentos de shikon. Inuyasha los recogió, ayudo a Koga a regresar a su manada. El monje Miroku se encargó de las demás aves con su Kaazana (hoyo negro). Inuyasha regreso con la chica que podía ver los fragmentos y le dijo:

-Oye Naomi, ¿Te encuentras bien?

-He, si, no te preocupes, no me paso nada –respondió aliviada de acabar con esas aves.

Inuyasha saco una vez más su espada y la apunto hacia Koga. Dispuesto a cortarle las piernas para obtener los fragmentos, pero la chica le dijo que no lo hiciera.

-¿Qué crees que haces? –Preguntaba furiosa Naomi –no ves que el joven Koga está mal herido.

-¿joven Koga? –Expreso dudosa Inuyasha -¿Qué estás loca Naomi?, acaso olvidas que este lobo sarnoso te secuestró.

-Si lo sé, pero no me hicieron daño. Además no son malas personas –dijo Naomi, los compañeros de Koga se lo llevaron. Inuyasha y Naomi, discutieron y pelearon.

-Y eso es todo por hoy –dijo la voz de una mujer –si gustas mañana te contare otra, pero ya es momento de dormir.

-Estuvo muy romántica e interesante esa historia madre –dijo una joven arropada en su cama.

-Me alegra que te gusten, me sorprendes –dijo la mama observando a su hija –Ya tienes dieciséis años y no te cansas de mis historias.

-Es que siempre son muy interesantes y originales –la jovencita emitió un bostezo –espero el día de mañana, para que me cuentes otra historia –después se acomodo tiernamente para dormir.

-Buenas noche, hija –dijo la madre, apago la luz de la habitación y se retiro.

Al día siguiente. Un sábado, la joven despertó y bajo por las escaleras de su casa, llego al comedor y mientras caminaba se acomodaba un collar alrededor de su cuello.

-Pensé que nunca despertarías Asami –dijo su mama –He, nunca te quitas ese collar ¿cierto?

-Tu hermanito está afuera, porque no vas y juegas con él, la comida se tardara un rato mas –dijo la señora con una risa amable.

Asami le parecía buena idea y salió. Al salir lo primero que observaba el un gran árbol, comenzó a divagar en sus pensamientos –Es increíble que nuestra familia viva en un templo, todo el espacio que hay para disfrutar –pensaba con una sonrisa –pero siempre me he preguntado, ¿Cuánto llevara nuestra familia en este templo? –se acerco al árbol y lo toco –tan solo este árbol tiene muchos años, creo que me dijo mi madre mil años o algo así, hasta donde sé, el árbol lleva más aquí que el mismo templo –mostraba un rostro alegre, era muy característico suyo y seguía pensando infinidad de cosas.

-hermana, hermana –se escuchaba los gritos de un pequeño a la lejanía

-Hiroto, te estoy buscando –aclaro Asami regresando de sus pensamientos -¿Qué tal si jugamos con tu balón nuevo?

-Es lo que estaba haciendo, pero…-pauso el niño.

-…no me digas que ya lo ponchaste o lo perdiste, Hiroto, dime, ¿Qué hiciste? –preguntaba Asami.

-No, nada de eso –aclaraba su hermanito –estaba jugando pateando contra las maderas que tienen cubierto el cuarto obsoleto. El que esta atrás del templo, pero…-volvía a pausar su relato –le pegue tan fuerte, el balón atravesó la madera y no puedo recuperarlo.

-Hiroto –Dijo Asami en tono de regaño –vamos, si mi madre se entera te castigara –lo tomo de la mano y comenzaron a avanzar –además ese cuarto es muy viejo, la madera está podrida, era obvio que el balón lo atravesaría –seguía regañando en el trayecto –pero, ¿Qué habrá guardado mi familia ahí? O ¿Por qué ya no lo utilizan?, la verdad tengo curiosidad, que emoción –pensaba con cara muy emocionada.

Por fin llegaron. Comenzaron a quitar las maderas entre los dos, la madera estaba tan podrida que casi no batallaron, abrieron las puertas y vieron un pozo en medio de la habitación. Hiroto comenzó a buscar el balón, pero Asami se quedó nuevamente perdida en sus pensamientos.

-¿Qué hace este pozo aquí? O ¿para qué sirve? Es como el pozo de las historias de mi mama, por el que Naomi viaja. Podrá ser que –los pensamiento de Asami vagaban en mil posibilidades –Es imposible, en que estoy pensando.

-Hermana, dijiste que me ibas a ayudar y ni te has movido –alzo la voz su hermano –o que ¿te da miedo la oscuridad? –se burlo después.

-Para nada, que tonterías dices –respondió sin tomar mucho en cuenta el comentario de Hiroto, seguía con la intriga del pozo, no le quitaba la vista de encima. Vio un agujero en las maderas que cubrían el pozo –Creo que ya encontré tu balón –señalo las maderas –también atravesó las maderas de pozo, está en su interior –aseguro.

Entre los dos, nuevamente se vieron quitando maderas viejas. El pozo esta descubierto y era verdad, en el fondo, estaba el balón.

-Bien bajare por el –dijo rápido Hiroto ya casi preparado.

-No, iré yo, tú estás muy pequeño y si te lastimas mi mama me regañara –dijo Asami trepándose a la orilla y alejando a su hermano –Además, seria genial si mis pensamientos fueran cierto. Yo saltando y viajando en el tiempo –Pensaba Asami con intriga. Se lanzo al pozo –si es real lo sé –pensaba en el aire, finalmente cayo, tomo el balón y pregunto -¿lo logre?

-Lograste que, ¿tomar mi balón? –se escucho la voz de Hiroto.

-No, de nada, olvídalo –respondió desilusionada, subió con el balón. Ese día pasó pensando en ese pozo. La noche llego, de nuevo estaba en su cuarto escuchando las historias de su madre, pero esta vez su mente estaba en otro lado –Por un momento, pensé que era real, que lo lograría, lo deseaba.

- y es todo por hoy, hasta mañana hija –dijo su mama mientras se retiraba.

-buenas noches mama –respondió Asami mientras se acomodaba para dormir –cierto, casi lo olvido –se toco el cuello para retirarse su collar, pero no toco nada -¿Qué? ¿Dónde está? No me lo quite en todo el día, ¿Dónde se me pudo haber caído? –Pensó un momento en su día completo –claro, el pozo, tengo que ir por el ahora, no puedo esperar hasta mañana –se levanto, tomo una lámpara y fue a buscar su collar, cuando iba alumbrando  el camino se puso a pensar de nuevo en el asunto –pero, ¿Qué estoy haciendo? Se me pudo caer en varios lados, pero mi tonta ilusión me hace creer que fue en el pozo, debo de dejar esas cosas de niña pequeña, debo madurar –para cuando termino de pensar y volvió en sí. Se encontraba frente al pozo, alumbro el fondo y ahí estaba, su collar, se puso una vez más en posición para saltar y pensaba  -debo deja esas fantasías, pero la verdad, desearía de todo corazón que fuesen verdad –se arrojo al pozo y tomo su collar, cuando salió, estaba perpleja. Se encontraba en un bosque, perdida y sin saber donde estaba, pero lo primero que hizo fue saltar de alegría, una y otra vez, festejaba esa situación y después se puso a pensar con más seriedad -¿Qué estoy haciendo?, estoy perdida en un bosque y de noche –su cara paso de alegre a seria y de seria  a asustada –ALGUIEN AYUDEME –grito y comenzó a llorar, después de un rato y al ver lo absurdo de sus intentos, decidió avanzar.

A unos kilómetros. En una aldea ya todos se preparaban para dormir, excepto un joven que caminaba por toda la aldea, uno de los aldeanos en su camino se le acerco.

-Tienes una cabaña, la cual te construimos entre todos. ¿Por qué nunca duermes en ella? –Preguntaba el aldeano –observo que todas las noches caminas alrededor de la aldea.

-por que hice la promesa de que los protegería.

-Gracias –dijo sonriente el aldeano, sin más, se retiro.

EL joven prosiguió con su caminata. Una ola de viento hizo que moviera la nariz –No puede ser, es imposible –volteo –incluso la dirección, el mismo rumbo donde se encuentra… -decía dudoso de sus pensamientos. Comenzó a correr a una increíble velocidad.

Mientras tanto Asami, continuaba caminando por el bosque, llorando y sin saber qué hacer -¿Dónde estoy? Ni siquiera sé si me estoy acercando o alejando de la civilización –hablaba sola mientras caminaba -¿Qué VOY A HACER? –grito y todo el bosque resonó al tono de su voz.

El joven finalmente llego y vio a Asami a lo lejos, avanzo y se paro detrás de ella –así que eres tú, pensé que ya no podrías volver –dijo en tono serio y con mas emociones que no se podrían reconocer.

Asami se asustó al escuchar una voz detrás de ella. Lentamente volteo, el viento resoplo haciendo que su cabello cubriera su rostro por un momento, al recuperar la visibilidad vio al joven delante suyo, su ojos se abrieron por completo, quedo perpleja, quedo sorprendida.

Notas finales:

espero les haya gustado este primer capitulo

los invito a comentar que les parecio, ¿que les agrado y que no?

no vemos la proxima

Usted debe login (registrarse) para comentar.