Fanfic Es
Fanfics en español

Aventura de Tres Universos por milo_scorpion

[Comentarios - 0]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

El Principio de esta historia fantastica

espero sea de su agrado

Capitulo 1 Unión de Dimensiones  parte 1

 

La historia comienza con Naraku en una habitación obscura y una vela encendida, cuya luz apenas y era suficiente para distinguir algunas facciones de Naraku. Sentado con la mano en la rodilla y observando el exterior por una ventana, pensando, por su expresión algo que le molesta.

-Kagura, Kana vengan de inmediato - grito el demonio, de frente a él una puerta se abre, aparecen las antes mencionadas, Kagura la representante de los vientos y Kana la representante de la nada.

-¿Hablaste Naraku? y ahora ¿qué quieres? -dijo Kagura con impertinencia ya muy usual en ella.

-Se me agota la paciencia -volteando hacia Kagura para imponer su autoridad - y el último fragmento aun no es mío -expreso la causa de su molestia.

-¿Ultimo? - inexpresivamente Kana - señor también faltan los dos de koga.

Naraku revelo un leve gesto de sonrisa, en aquellas sombras apenas y se distinguió -Ese lobo, puedo quitárselos cuando quiera, el no es ningún problema -hizo una pausa borrando esa leve sonrisa que dejo salir - pero no puedo decir los mismo de Inuyasha y su grupo.

-Ya veo que son tu dolor de cabeza, quien diría que ese hibrido, a quien no prestabas tanta atención te traería tantos problemas - dijo la demonio del viento, tapando su rostro con su abanico, esto en un intento de ocultar su sonrisa burlona

-Creo que es tiempo de tomar medidas -agrego Naraku ignorando por completo a Kagura - Kana, muéstrame donde se localizan - ordeno el demonio a su sirviente. En seguida, en el espejo de Kana aparecieron Inuyasha y sus amigos conversando con la anciana Kaede. -Bien creo que es tiempo de visitar a Inuyasha y pedirle el fragmento.

En ese momento, en la aldea de la anciana Kaede, Inuyasha y sus compañeros conversaban.

-Como les decía, desde hace unos días no he dejado de tener pesadillas, sobre cómo el mundo es hundido en oscuridad -dijo kaede con un semblante muy serio -y para ser honesta, tengo un mal presentimiento.

-Se trata de Naraku, debido a que casi tiene toda la perla, su presencia se incrementa, eso es lo que debe estarte ocasionando esas pesadillas - respondió Inuyasha, recostado y apoyando su rostro contra su mano, increíblemente correspondiendo el tono serio de Kaede

-¿A qué se refiere con mal presentimiento? anciana Kaede -dijo Kagome prestando mucha atención a la conversación.

-No lo sé con exactitud, pero, siento que algo terrible se avecina -Kaede, sostuvo una mirada breve a todos - algo más grande que tan solo el demonio Naraku.

-¿Algo más grande que Naraku? -pregunto Miroku, pensó un momento fugaz - entonces debemos estar alerta -agrego después, tratando de imaginar algo de esa magnitud.

- su excelencia -dijo Sango volteando hacia Miroku - ¿qué puede ser más grande que Naraku? - pregunto preocupada por ello.

-Honestamente, no tengo idea - respondió el monje - y no quiero ni imaginármelo -agrego después, aunque mintió, seguía pensando en que podía ocupar esa magnitud o si era posible. Puso su mano frente a él en forma de rezo.

-¿Creen que exista un demonio más poderoso que Naraku? - pregunto Shippo, tembloroso detrás de Kagome.

-Esas son tonterías -Inuyasha se levanto -Naraku tiene casi toda la perla, no creen que si hubiera algo más poderoso, ya lo hubiésemos detectado -cada palabra alzaba la voz un poco más, hizo una pausa y observo a Kaede -Deben ser delirios de este anciana a causa de su edad -dijo señalando a la anciana y un poco molesto de que consideraran la existencia de algo más fuerte que Naraku.

Kagome expreso una mueca de disgusto muy notoria y por lo visto no planeaba ocultar, se levanto. Apunto a Inuyasha -Inuyasha, no seas grosero.

-Pero, es cierto, ya ha vivido demasiado -La volvió a observa -Me sorprende siga en pie.

La expresión de Kagome, aumentaba de nivel -Inuyasha, ya te dije que no seas grosero -pronuncio en un tono elevado.

Miroku, Sango y Shippo, alejados y cerca de si, comenzaban a susurrar, mientras la discusión elevaba cada vez más su tono

-Creo que alguien debería de callarse -dijo shippo -y ya sabemos quién.

-Esto terminara mal para el pobre de Inuyasha -Miroku con una sonrisa provocada por las actitudes propias de Inuyasha.

-Es un idiota -dijo el Zorrito, con una mano en cabeza y convencido de su propio comentario.

-Inuyasha, Kagome tiene razón -dijo kaede si moverse de su lugar -deberías de tenerme algún respeto -Siendo ignorada por completo por ambas partes de la discusión.

-Pero es verdad -Expresaba Inuyasha, ya en un tono de broma -mira es tan anciana, que ya esta balbuceando sola -apuntando de nuevo a Kaede, en su comentario que ambos ignoraron.

-Inuyasha -grito Kagome con más fuerza que todo lo anterior. Un silencio invadió el cuarto por unos instantes. El rostro de Inuyasha se quedo perplejo, esto anticipando lo que sucedería -OSUWARI -grito y el joven hibrido fue a dar de cara al suelo.

-Kagome -Inuyasha se levantaba del suelo -¿por qué hiciste eso? ¿Porque defiendes tanto a esta anciana?

-Tienes que tener respeto por...-Kagome cambio su expresión, de una molesta a un semblante completamente seria. Al verla todos tomaron el mismo semblante y supieron lo que pasaba -siento la presencia de un enorme fragmento -pauso un momento, observando a todos -y viene a toda velocidad.

-Es Naraku, percibo su asqueroso olor -Inuyasha volteaba a una dirección en concreto -No solo es el, percibo los olores de esas dos mujeres.

-Viene por el fragmento -Miroku no tardo en expresar sus conclusiones -Lo mejor será alejarnos de la aldea, de lo contrario pondríamos en peligro a toda esta gente.

Sin perder el tiempo, inmediatamente salieron de la aldea, se dirigieron al bosque, al llegar considerablemente lejos de la aldea, se detuvieron, un risa leve se escucho en el bosque, una risa que de sobra conocían, era Naraku.

-Ya está aquí -Inuyasha desenfundaba tessaiga

-Así que me esperaba -se escuchaba la voz de Naraku, proviniendo de todas direcciones.

-No solo eso -Miroku, cauteloso observaba a todas direcciones -sabemos que no has venido solo.

-Que perspicaces son -comenzó a carcajear aquella voz que sonaba en todo el bosque. Frente a Inuyasha y sus amigos, después de una ráfaga de viento. Aparecieron los tres demonios, Kagura, Kana y Naraku -Es tiempo de que me den el fragmento -el demonio extendió la mano, esperando le entregaran el fragmento sin resistencia.

-A si, pues ven por él, si puedes, KAZE NO KIZU -ataco Inuyasha con su espada.

La ráfaga, al alcanzar a Naraku, creó una explosión, esta levanto polvo y mucho humo. Al dispersarse lentamente. Naraku y sus subordinados seguían situados en el mismo lugar y rodeados por un campo de fuerza -Inuyasha, tan ansioso e insolente como siempre -el demonio apunto a Inuyasha con la mano -Kagura.

-Enseguida -respondió sencillamente la mujer demonio.

Kagura lanzo su fuujin no mai (danza de las cuchillas) Inuyasha se cubrió con su tessaiga, Sango con su hiraikotsu y Miroku rechazo los ataques con su bastón. En ese momento, Kagome y Shippo se encontraban detrás de ellos, por lo que no corrieron ningún peligro. Naraku lanzo una nube de humo venenoso, por lo que se alejaron dispersándose. Inuyasha tomo a Kagome, la monto en su espalda y salto. Sango se monto en kirara y alzo vuelo.

-Ayúdenme, soy muy joven para morir -gritaba Shippo mientras corría frenético de la nube de veneno.

El zorrito fue tomado por Miroku y alejado de la nube. Sango desde las alturas vio a Naraku, sin dudarlo lo ataco lanzando su hiraikotsu, el boomerang gigante fue fácilmente detenido por el campo de fuerza del demonio. Kagura en un instante apareció en el aire y aun lado de Sango y kirara, ahora desarmadas, la mujer demonio ataco con su técnica ryuuha no mai (danza del dragón). Los tornados que se formaron impactaron directamente a la exterminadora y su felino. Cayeron al suelo, mal heridas y sin poder moverse. Miroku distanciado de ahí se percato del suceso.

-SANGO -soltó un grito de impotencia el monje -no tengo otra opción -observo su mano

-Miroku, no -reacciono rápidamente Inuyasha -observa -señalo una dirección.

Miroku volteo y observo insectos venenosos. Decidió no usar el agujero de su mano. Corrió lo más rápido que su cuerpo le permitió y se interpuso entre Sango y Kagura. Estaba dispuesto a pelear contra ella, para proteger a songo, pero, fue sorprendido por Naraku a su espalda.  El demonio transformo sus dedos en cuchillas largas y ataco al monje, Miroku alcanzo a moverse un poco, por lo que aquel demonio con sus dedos alargados atravesó el hombro del monje, cuando su objetivo original era su corazón. Miroku mal herido y ahora en el suelo, al lado de Sango. Fueron tomados del cuello, con el propósito de estrangularles y así finiquitar su vida.

-Mueran, basuras insignificantes -proclamaba Naraku.

-Ahora Kagome -se escucho indicar  a Inuyasha

El demonio Naraku fue alcanzado por una flecha que corto sus manos, así mismo obligado a liberar a Sango y Miroku, cayendo de nuevo al suelo e indefensos. Los brazos del demonio rápidamente se regeneraron y este se alejo riendo, con la obvia intención de que lo siguieran. Inuyasha y Kagome sin ningún titubeo, correspondieron y lo siguieron, dejando a sus compañeros al cuidado del pequeño Shippo. En un instante se encontraron, Naraku, Kagura y Kana, frente a Inuyasha y Kagome. Curiosamente la batalla había llegado hasta donde se ubicaba el pozo del tiempo, por el que viajaba Kagome. Sin perder tiempo Kagura comenzó con el ataque, al sonido de las palabras ryuuha no mai, un torbellino salió disparado, el cual Inuyasha fácilmente disipo con una ráfaga de tessaiga, kaze no kizu, el cual se detuvo al impactar el campo de Naraku. El demonio comenzó a reír y sin decir nada tendió el brazo, extendió la mano y ahí estaba, tan brillando, un resplandor oscura y casi completa, la perla de shikon. Esta acción lo hacía sencillamente para mostrarles que le faltaban solo tres fragmentos.

-Como puedes ver, se acabo -muy seguro de si -yo gane -agrego el demonio

Inuyasha y Kagome, lo observaban, sin interés en darse por vencidos. -no te confíes tanto Naraku -se escucho una voz

Naraku apenas volteo para ver de quien era, aunque realmente ya lo sabía, al igual que sabía que era demasiado tarde para evitar lo que vendría. Lo único que observo al voltear fue una flecha sagrada que básicamente ya le había impactado, atravesando su campo y tirando la perla de su mano al suelo, rondando y en breve tomada por Inuyasha

-¿Quien fue capaz de atravesar mi campo? -se preguntaba en sus pensamientos, aunque ya sabía su respuesta, no quería aceptarlo

-Es esa sacerdotisa -terminaba por confirmar los pensamientos de su amo, Kana, tan inexpresiva como siempre.

-Ki...kio - tartamudeaba Inuyasha, mientras veía como Kikio salía de entre las sombras, tanto el demonio como el hibrido, en ese momento compartían el pensamiento de que no era posible la aparición de Kikio en tan inoportuno y afortunado momento

-Kikio, ¿qué haces aquí? - pensaba Kagome, tan sorprendida como los presentes.

 

Notas finales:

Espero les haya gustado este primer capitulo

comenten que les parecio, que les gusto y que no

no vemos en el siguiente

Usted debe login (registrarse) para comentar.