Fanfic Es
Fanfics en español

Cuando La Pasion Espera.. por Candy-Uchiha

[Comentarios - 12]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Esta historia no me pertenece, es de la autora Ruth M. Lerga y por supuesto los personajes de Naruto tampoco. Yo solo transcribo para que disfruten de esta maravillosa historia asi que espero que la disfruten mucho.

Este es el segundo libro de una serie de 4 y como todas votaron por que lo adaptara de nuevo a un sasusaku aqui esta lo prometido 😊 como ya leyeron el primer libro espero no se confundan con el cambio de personajes bueno sin mas los dejo para que lo disfruteis..

Notas: Esta historia no me pertenece, es de la autora Ruth M. Lerga y por supuesto los personajes de Naruto tampoco. Yo solo transcribo para que disfruten de esta maravillosa historia asi que espero que la disfruten mucho.
Prólogo




Berks, 1813

Le esperaba en el establo. Nunca había hecho algo así y no debía hacerlo, pero aquel era el marqués de Uchiha, el hombre del que llevaba enamorada desde que tenía uso de razón, el hombre que se marchaba la tarde siguiente a Londres, el hombre que disfrutaría de su Grand Tour* mientras ella debutaba y se casaba. El hombre al que nunca tendría.

Podía decirse que estaba allí porque nadie le había hablado de qué ocurriría entre ella y su esposo cuando se casara, y ni su padre ni su hermano se lo contarían; podía decirse que si iba a ser vendida a cambio de una cuantiosa dote bien merecía un momento de felicidad; podía decirse que se había vuelto loca y justificar así lo que iba a hacer... Pero si no quería mentirse confesaría que quería saber, y quería saber en brazos de lord Sasuke Uchiha.

Le vio llegar a lomos de su caballo y esperó en el último compartimento. No había nadie más allí. Le escuchó bajar de la montura y abrir la portezuela y le abordó antes de que la timidez o la cordura la asaltaran.

”Enseñadme qué es la pasión. ”No era eso lo que había preparado. No recordaba qué había ensayado ni importaba ya, no cuando aquellos oscuros ojos negros la taladraban. Se reafirmó, aunque su voz, trémula, sonó a ruego”. Enseñadme qué es la pasión.

Sasuke no esperaba a nadie en las caballerizas, y menos aún a lady Sakura, la hermana de Naruto Namikaze, su mejor amigo. Ni esperaba lo que había escuchado. Si no lo hubiera repetido, habría jurado que el oído le había fallado. Pero no, ella le estaba pidiendo...

¿Cuándo se había convertido la hermana de Uzumaki en una desvergonzada? La miró fijamente, como hacía cuando pretendía intimidar. ¿Acaso aquella dama se había vuelto loca de repente? Sabía que no era tan tímida como aparentaba, por más que únicamente le hubiera dirigido la palabra cuando la etiqueta lo exigiera. Gobernaba Namikaze House con mano de hierro, y esta era una mansión considerable. Con semejantes dotes no podía ser una mujer pusilánime, y no obstante aquello era excesivo para cualquier joven de buena cuna.

Desde que había dejado de ser una niña había soñado con que la tomara entre sus brazos y la besara. Pero conforme se fue convirtiendo en mujer supo que eso no ocurriría: no era lo bastante buena para él. La paciencia y los nervios le hicieron espetar con brusquedad.

”Os he hecho una petición, una que me ha supuesto un esfuerzo enorme. Creo que al menos merezco una respuesta.

”¿Realmente os ha supuesto un esfuerzo enorme?

Ahogó una queja con prudencia. No quería enfadarle, mas no se dejaría insultar.

”¿Qué pretendéis insinuar?

”Al menos yo insinúo. Vos os ofrecéis sin más. ¿Acaso no conocéis el decoro? ¿O tal vez ya lo habéis perdido?

Se le escapó un gritito indignado. Esperaba ser rechazada; sabía que difícilmente él la aceptaría, y aun así aquel hombre bien valía la vergüenza. Pero no creyó que sería vilipendiada abiertamente.

”¿Cómo os atrevéis?

”¿Cómo os atrevéis vos, milady?

El título de cortesía sonó a injuria. Se sentó en una bala de heno próxima; cayó en ella en realidad. El castrado debió de intuir su desánimo porque se le acercó. Ella le acarició el hocico mientras intentaba recomponerse. Sintió cómo le calaban la afrenta, la humillación, el desprecio y la vergüenza. Siempre había temido que no le tendría, y, aun así, saberlo de manera fehaciente asoló el valor que había construido durante dos días. Se levantó para marcharse, pero al pasar por su lado un brazo la tomó y unos ojos helados la obligaron a mirarle.

”¿No queréis vuestra respuesta?

”Es obvia, así que, por favor, ahorrádmela.

Su súplica moderó la furia de Sasuke. Suavizó la mano que la aprisionaba pero no la dejó salir.

”¿Entendéis que una palabra mía a vuestro padre podría mancillaros para siempre?

”Entiendo que una palabra vuestra a mi padre le devastaría.

Si aquella respuesta le contrarió o no, nunca lo supo; era difícil saber qué sentía el marqués de Uchihs. Este alzó una ceja con arrogancia exigiéndole explicaciones. Se desasió y sin embargo no se apartó de su cuerpo.

”Mañana os marcháis. Mi hermano y vos y también el conde de Hyuga. Mientras tanto yo seré presentada en la ciudad, pero no seré la más hermosa de la temporada y, dada mi timidez ”se sonrojó cuando aquella ceja volvió a alzarse refiriéndose a lo que acababa de ocurrir”, tampoco seré especialmente popular. Y no obstante me casaré en mi primer año porque no puede ser de otro modo, porque soy la hija del conde de Namikaze, una familia respetada y que nada en la abundancia. Mi padre comprará un buen marido con mi dote, un lord que estará interesado en mi fortuna y no en mí. Así son los enlaces en nuestro mundo, lo sé, pero mis padres... ”Sus padres se habían amado como pocos matrimonios, toda la nobleza lo sabía, y él era amigo de la familia así que conocía de primera mano que después de diecisiete años lord Minato continuaba llorando la muerte de lady Kushina. Lo que había significado para ella una niñez solitaria, con un hermano siempre ausente y un padre presente pero retirado”. No tendré un matrimonio como el que ellos tuvieron, no conoceré el amor, pero me gustaría al menos saber algo de la pasión.

Sasuke se compadeció de ella. Todo lo que decía era cierto. No era hermosa, no con sus ojos demasiado grandes, su altura desgarbada y su cuerpo recto. Sería casada por su fortuna y apostaría su caballo a que no sería un matrimonio feliz. Deseaba que como mínimo tuviera más suerte que su propia madre, la duquesa de Uchiha.

”No deberíais habérmelo pedido ”la amonestó.

Sakura supo que era cierto, tanto como supo que no podía arrepentirse de haberlo hecho y de que no iba a cejar ahora que había comenzado.

”Solo pensadlo, os lo ruego. Soy consciente de que os pongo en una situación delicada, pero no puedo recurrir a nadie más, milord. Esta noche cuando os marchéis os estaré esperando aquí, a vos y a vuestra resolución.

Sasuke conocía su respuesta, no necesitaba meditarla.

”Lady Sakura, jamás...

Se volvió hacia él, a apenas unos centímetros el uno del otro, y le colocó un dedo sobre los finos labios.

Sasuke quedó obnubilado por un momento por el calor de sus verdes ojos, por su olor a lirios y por el suave contacto, por sus palabras y por su sonrojo.

”Sé que hay modos. Sé que hay formas de que una mujer pueda... gozar... sin dejar de ser doncella. Y sé que vos sabríais mostrármelos sin mancillarme.

Y se marchó con paso rápido sin mirar atrás, dejando a un noble contrariado acariciándose la mandíbula al tiempo que taladraba con la mirada la espalda que se alejaba.

Al menos todavía no había cosechado una negativa.

------------------------------------

Marqués y vizconde jugaban al billar mientras tomaban sendas copas de brandy francés de las bodegas de Stanfort Manor. El conde se había disculpado tres horas antes, al terminar la cena, y se había retirado dejándolos solos. La camaradería fruto de una amistad de muchos años era evidente en cada gesto, en cada palabra.

”Uzumaki, creo que pasaré la noche aquí.

No pensaba ir a los establos con una copa de más, o dos, o las que fueran. Allí le esperaba un problema, y tras pensarlo un poco había decidido no ser cruel con la dama. La cuestión era cómo no serlo y ser a su vez rotundo. Ebrio no sería dueño de sus actos y seguro que erraría, hiriéndola o algo peor.


Una risa alegre hizo eco en la estancia, perturbando sus pensamientos y molestándole por ende.

”¿Entiendes que no lo has solicitado siquiera? Los invitados suelen pedir quedarse, no lo deciden.

”Paso más tiempo en esta casa que en la mía.

Naruto volvió a reír ante el empecinamiento de su amigo en exigir y no requerir.

”Eso es cierto. Pero creo que tus modos se deben más al hecho de que algún día serás duque ”una ceja negra y altiva se izó; solo entonces el otro continuó hablando”, y los futuros duques no piden.

”¿Me llamas arrogante o me niegas tu hospitalidad?

”Tu arrogancia es el rasgo que más me gusta de ti, y desde luego eres más que bienvenido, así que disculpa a tu humilde amigo por ofenderte.

”Te gusta ofenderme, Uzumaki, y te falta la agudeza de Hyuga para hacerlo.

Le fastidió que ignorara su burla. Le encantaba referirse a él como el «cabeza hueca». Al menos le escuchó chasquear la lengua.

”Pediré al señor Growne que disponga tu alcoba, si es que no lo ha hecho ya.

Asintió satisfecho ahora que tenía lo que deseaba, volviendo a concentrarse en la bola blanca.

Cuando Sakura supo por el ama de llaves que el mejor amigo de su hermano pasaría la noche en Namikaze House vaciló. ¿Significaba aquello que se quedaba por ella o que huía de ella? Lágrimas de frustración y vergüenza anegaron sus ojos.

Nunca debió pedírselo, se repitió por enésima vez; pero no podía resistirse, se consoló también por enésima vez. Aquel hombre era su único sueño en una existencia en la que se había sentido adulta desde siempre. ¿Qué importaba si la rechazaba? ¿Había alguna diferencia entre que la echara de su recámara o que nunca entrara en ella? No para Sakura. El resultado era exactamente el mismo: no tenerle.

Con esa convicción se dirigió a la alcoba del ala de invitados que siempre utilizaba el marqués de Uchiha cuando dormía allí.

----------------------------

Sasuke entró eufórico en el dormitorio. Eufórico, algo tambaleante y triunfal: había ganado al billar a Uzumaki y había logrado emborracharle, además. Se sentó sobre la cama y estiró con fuerza de uno y otro pie hasta sacarse las botas. Se quitó chaqueta, pañuelo y chaleco, y era el turno de los pantalones cuando una voz femenina le tomó desprevenido.

”Buenas noches, milord.

Se volvió veloz, claramente enfadado.

”¡¿Qué hacéis aquí?! ¡¿Acaso os habéis vuelto completamente loca?!

”No alcéis la voz. ”Le amonestó Sakura mientras se acercaba”. Si soy sorprendida en vuestras estancias, ambos estaremos metidos en un buen lío.

Sasuke la miró y creyó adivinar su juego. Se puso en pie.

”¿Es eso lo que pretendéis? ¿Un escándalo? ¿Por eso habéis venido?

Sakura lo empujó y sonrió divertida al ver cómo perdía el equilibrio y volvía a caer sobre la cama.

”Ya os he dicho lo que quiero, milord. He venido a por vuestra resp...

”Mi respuesta es taxativa: no. ”Sonó tan envarado como se sentía. ¿Cómo se atrevía a comportarse así? Se lo preguntó.

El tono arrogante, aleccionador, enojó a Sakura, quien olvidó o desvió temporalmente su decepción para afrontarle.

”Me atrevo porque no se me ocurre otra solución. ¿Acaso creéis que me gusta la idea de venir aquí a ser rechazada? ¿O me pretendéis tan estúpida para creer que obtendría un sí de vos, del mismísimo marqués de Uchiha?

Disgustado, preguntó lo que no debía.

”¿Por qué me lo pedís, entonces?

Sakura no iba a descubrirse. Que rechazara su cuerpo era esperable, que rechazara sus sentimientos sería insoportable.

”Porque sois el único caballero al que conozco.

Haber sido elegido por eliminación le ofendió en su orgullo.

”Sabed que podría haceros gozar, milady. ”Recibió a cambio de su bravuconada una mirada escéptica y se sintió retado”. ¿No me creéis?

Volvió a arrepentirse de sus palabras. No debería haber bebido tanto esa noche. En realidad, lo que debería haber hecho era tomarse a aquella muchacha más en serio. ¿Y qué narices llevaba puesto? ¿Acaso creía que con semejante camisón le tentaría? ¿Eran esos los camisones que llevaban las mujeres decorosas? No le sorprendía que los caballeros no se les acercaran si así era.

”Sé que no me lo mostraréis, en todo caso.

”Alegraos de que os considere una dama.

”Lástima entonces que seáis un caballero.

Y encogiéndose de hombros, aceptando con resignación una derrota que conocía de antemano, se acercó a la puerta.

”¿Adónde vais? ”La dama no se marcharía sin prometerle primero que no buscaría otros brazos antes de casarse. Era lo menos que le debía a Naruto. Si su hermana, Hinata, le pidiera a su mejor amigo algo así, Sasuke esperaría que actuara del mismo modo”. No os iréis mientras no me prometáis que no pediréis a nadie más lo que me habéis pedido a mí.

Infravaloró a Sakura, su inteligencia y su capacidad para reinventarse. Si no hubiera estado de espaldas a él, la astuta mirada que iluminó los enormes ojos le habría puesto en alerta. Así solo pudo ofrecerse como víctima.

”No os prometeré tal cosa, milord. Si no sois vos, entonces será otro. Tal vez no sea hermosa, tal vez sea indigna de lord Sasuke Andrew Christopher Uchiha...

”Yo no he dicho...

”Pero otro hombre sabrá apreciar lo que le ofrezco.

”¡Otro hombre...! ”Se obligó a bajar la voz a pesar de su exasperación”. Otro hombre tomará más de lo que le ofrecéis. Y en vuestra inocencia no sabréis qué os arrebata.

Que la considerara inocente a pesar de todo, le produjo alivio.

”Quizá sí, quizá no. Tal vez si le ofreciera ”ahora improvisaba, apuntando al azar” algo de dinero a cambio de que cumpliera su palabra...

”¿Seríais capaz de pagar por...? Lady Sakura, honestamente creo que...

”¿Acaso no pagan o reciben dinero todos los hombres por sus mujeres, excelencia, ya sea en un burdel o en un altar?

Aquella realidad incontestable le molestó. No tener la última palabra le exacerbó.

”Prometedme que no buscaréis otro hombre. Debéis preservaros para vuestro esposo. Esperará a una doncella.

Sakura se alteró, ahora. Malditos hombres arrogantes. ¿Y cómo podía amar al más presuntuoso de todos ellos?

”Esperará a una dama de buena familia que dé lustre a su apellido y con arcas abundadas para colmar sus bolsillos.

Sasuke se levantó y la tomó del brazo como hiciera aquella mañana.

”Prometedme que os mantendréis pura hasta vuestra noche de bodas.

”Definid pureza, milord. ”Y estiró en vano del brazo, tratando de desasirse.

”Prometédmelo he dicho.

”¿Qué más os da?

”Sois la hermana de mi mejor amigo, no permitiré que otro os mancille.

Ahora sí pudo ver la victoria en su cara, la sonrisa engreída en los labios carnosos, y supo que había sido derrotado de la manera más estúpida.

”Hacedlo vos, pues. Mostradme qué es la pasión sin mancillarme.

La soltó como si quemara.

”No haré tal cosa.

”Entonces os prometo que buscaré otro hombre y...

Sasuke le tapó la boca con facilidad y la tomó por la cintura pegándole la espalda a su cuerpo, inmovilizándola mientras estudiaba sus opciones. Apartó la mano cuando dio con una respuesta.

”Le contaré a vuestro padre lo que acabáis de decirme. Os encerrará hasta la temporada, os...

”Mi padre no os creerá. Ni siquiera mi hermano, quien se verá obligado a retaros a duelo.

Jamás lo haría, se dijo Sakura, o no por ella.

¿Recibir un balazo de Uzumaki? Imposible, decidió él.

”Y aun así, aunque lo hicierais, igualmente tendría que ir a la Corte a ser presentada ”concluyó”. Durante la temporada se lo pediría a cualquier caballero. He oído que Londres está llena de libertinos.

Si algo funcionaba bien, valía la pena repetirlo. Volvió a pegarla a su cuerpo, silenciándola, y respiró hondo. Varias veces. Pero ninguna solución llegó, así que finalmente hubo de soltarla. Se pasó la mano por la mandíbula. La miró fijamente, intentando amedrentarla, pero vio una fuerza de carácter semejante a la suya.

¿Qué querría que hiciera Uzumaki si su hermana acudiera a él con la promesa de deshonrarse, con él o con otro? Mataría a Uzumaki, claro, pero... ¿qué querría que hiciera?

Se supo vencido. Vencido y muerto si su amigo se enteraba.

”Algún día me las pagaréis por esto, lady Sakura.

Ella no respondió. Tenía lo que deseaba, lo que siempre había deseado aunque fuera de una forma tan indigna. Atesoraría aquel recuerdo para siempre.
Notas finales:

Comenten que tal les parecio...

Usted debe login (registrarse) para comentar.