Fanfic Es
Fanfics en español

Crónicas del Demonio Carmesí por Skeith

[Comentarios - 43]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Esta es mi primera historia de Naruto, espero que les guste

Notas:

no sacare capitulo tan a menudo, pero será dentro de un tiempo razonable, como sea espero que les guste

No se sabe cuándo apareció ni donde, pero se especula que fue en un lugar cercano a la aldea de la arena, inicio con una gran explosión de chakra oscuro que se vio a miles de kilómetros a la redonda y de esta explosión un monstruo de forma humanoide, cuerpo totalmente formado de chakra oscuro, cientos de colas como tentáculos salió del cráter.

De un tamaño comparable al de montañas y cuya fuerza fácilmente ponía en ridículo a los Bijuus, esta cosa comenzó con la destrucción del mundo a mitad de la cuarta guerra mundial ninja.

Las cinco aldeas ninja, Akatsuki, incluso los propios muertos pelearon contra esta entidad que extermino a un tercio del mundo antes de que incluso una antigua diosa le hiciera frente.

Al final, la bestia parecía ser imparable e indestructible, solo cuando todo parecía perdido, los ocho grandes Guntai (señores de la guerra) fueron la última esperanza para la derrota de esta gran abominación.

Sus orígenes son un misterio, el porqué de su sola existencia o la razón de que poseyera tanto odio solo lo hacía más enigmático, sus restos desaparecieron junto a su vida y solo la destrucción causada por este monstruo permaneció en el mundo.

La Bestia sin nombre, ese fue el nombre que se le fue dada al mal que aparecería en los libros de historia.

Tras el fin de la cuarta guerra ninja el mundo entro en una era cuando el segundo sabio de los seis caminos hizo su aparición y llevo al mundo entero su mensaje de paz y compresión.

Ahora, el mundo shinobi se encuentra en un tiempo de gran prosperidad y las nuevas generaciones comienzan a vivir en este sin saber de los grandes sacrificios que se tuvieron que hacer en el pasado.

 

Aldea de la Hoja:

 

Y desperté de la pesadilla. Me encontraba todo sudado y lleno de desesperación, en cuanto observe la imagen de la luna llena pasando por la ventana de mi habitación entendí al instante el origen de mi sueño, sin embargo, llamarlo así sería equivocado, en realidad eso fue un recuerdo.

Veo con cuidado el cuarto oscuro donde duermo, con suerte no desperté a nadie, o eso creo. Esta no ha sido la primera vez donde he sido engañado por el ambiente.

Me levanto de la cama para ir al baño y lavarme la cara, observó con cuidado cuando recuerdo que mis ojos solían ser azules, a diferencia de ahora que son rojos de forma permanente. Honestamente extraño mi viejo color de ojos, este color me hace ver atemorizante y un tanto peligroso, en ocasiones pienso en camuflarlos con algún jutsu de transformación, o usar algún lente de contacto, pero eso sería cobarde de mi parte al intentar ocultar parte de mi identidad.

Una vez me refresco regreso a la cama donde intento reconciliar el sueño sin éxito alguno. Paso cerca de media hora preguntándome como le está yendo a ella en su viaje, en cuanto me entra la nostalgia al ver como el otro lado de mi cama se encuentra vacío.

Después de una hora me levanto nuevamente para contemplar la luna desde el balcón de la habitación, y sin poder conciliar con el sueño mientras pienso en lo afortunado que soy de que mañana sea domingo y no tenga que trabajar. Pienso en las muchas cosas que he vivido y que pocos han visto siquiera la mitad de lo que hice, y que siento la necesidad de contarle mi historia a alguien en quien pueda confiar. La primera persona que se me viene a la mente es mi mujer, pero ella ya conoce todo sobre mi y posiblemente no desee hablar del ayer. Podrían ser mis hijos, pero solo cuando sean mayores, de los tres, dos de ellos todavía me ven como un modelo a seguir que todo niño tiene a su edad, yo no tuve eso a su edad, por eso prefiero mantener esa ilusión por un par de años extra.

En el caso de Boruto nuestra relación nunca ha sido tan buena desde que pasaba tanto tiempo en el trabajo, fue solo hace poco que comencé a acortar la distancia entre nosotros y podemos compartir más como padre e hijo. Lo último que quiero es que se distancie de mi por saber las cosas que he hecho hasta ahora.

Mientras pienso en ello voy a verlos dormir en sus habitaciones. Realmente soy el hombre más afortunado del mundo por tener esta familia, el más pequeño de los tres, Kurama tan solo tiene cinco años y es el que mejor duerme de ellos.

Una vez termino de rondar por mi casa, regreso a dormir después de observar una fotografía de mis días en equipo 7 y otra de mis días en el equipo bijuu.

Despierto después de que el despertador sonara como a las doce del día, gracias a que es domingo este día me permite descargar la inmensa cantidad de estrés que me provoca el trabajo de Hokage, normalmente también tengo cosas que hacer el domingo, pero tome horas extra para terminar todo el papeleo de hoy el sábado, por lo que no tengo que preocuparme por levantarme temprano hoy.

Desayune tranquilamente pan tostado y una taza de café, sin preocuparme por nada más que por la tranquilidad del momento y sentarme a ver la televisión.

Pero entonces me doy cuenta de algo que falta, algo muy importante. ¿Donde están mis hijos?

Examine toda la casa sin encontrar rastro de ellos, sus camas estaban hechas, un mal augurio.

En ese entonces podría haber usado el modo sabio para encontrarles de inmediato. Pero sabía que no era necesario, después de todo solo tuve que ver a través de la ventana el monumento hokage para confirmar mis miedos.

Los rostros de los kage anteriores pintados y profanados, incluyendo mi rostro el cual tenía las palabras tonto.

-realmente no estoy de humor para esto Boruto- me digo a mi mismo mientras me pongo pantalones

Con tan solo una polera, ropa interior y unos pantalones salgo fuera de mi casa con tranquilidad y cierro los ojos por un segundo, suficiente para entrar en el modo sabio y moverme a alta velocidad para llegar en un segundo a la cima del monumento.

Allí veo como hay tres niños conversando entre ellos a escondidas.

-hermano por favor detente, no deberíamos estar aquí- dice ella con una dulce voz

-no te preocupes, ese padre escupido trabaja incluso los domingos, esta es una pequeña venganza por no estar siquiera los domingos- dijo Boruto

-Boruto, no deberías desperdiciar nuestro tiempo en una estupidez como esta- decía Kurama el menor de los tres

-¡como que estupideces! Esta es la broma máxima, a esta hora es cuando está más ocupado trabajando, según mis cálculos tardara una hora en desocuparse antes de que pueda llegar aquí-

Lentamente me acerque sin que me viesen por la espalda de Boruto.

-¿porque siempre haces esto? papa siempre te explica una y otra vez que no es que tenga mucha opción, además de que siempre pasa tiempo con nosotros en las noches- dice mi hija

-aun así, la mitad de las veces se queda dormido cuando está con nosotros, y mama siempre pasa sola en casa-

-Boruto- dice Kurama en cuento me ve llegar por detrás

-además ese viejo estúpido siempre cree que tiene la razón, me acusa con mama siempre que hago algo para hacerme sentir culpable y se niega a enseñarme el rasengan-

-¿es por eso que estás haciendo esto? Ya te dijeron que te iban a entrenar durante las vacaciones de verano-

-¡mentira! Si realmente quisiera enseñarme estaría aquí y ahora aprendiendo-

-¡ahora solo estas siendo infantil!-

-Boruto......- repite de nuevo Kurama en cuanto ve como me quedo a espaldas de mi estúpido hijo escuchando como sigue hablando mal de mi

-¡No soy infantil! ¡Tú eres infantil!-

-Hermano por favor no seas terc..............¿Hermano?- dice ella en cuanto me ve llegar

-¿qué pasa? No tendrán miedo de ese viejo estúpido, por mí que venga, ¡no me atrapara esta vez!-

-¡Boruto!- dijo aún más fuerte Kurama

-¡Hermano!- dijo mi hija igual de fuerte que su hermano menor

-¡¿Que?!- dijo él sin entender

-Hola- dije yo

-ah hola, ¡cómo iba diciendo.............¡¿Eh?!- dijo mi estúpido hijo mientras le sudaba la gota gorda y entendía lo que sus hermanos intentaban advertirle

Lentamente Boruto se da la media vuelta para verme a los ojos con miedo, entiende perfectamente la clase de problema en el que se ha metido.

Verán, es bastante común que el problemático número uno de la aldea de la hoja sea Boruto y normalmente siempre termino en una persecución con él. Pero él sabe en estos momentos por mi mirada, que no debió molestarme en mi único día libre en mucho tiempo.

-pe-pensé que estabas en el trabajo-

-estaba durmiendo, oye ¿tienes idea de cuánto trabaje el sábado para tener libre este día?-

-n-n-no lo sabía-

-mira, normalmente te castigaría una semana por esto, pero realmente no estoy de humor, por eso le diré a tu maestra que utilizaste el Tamashī no myaku el otro día-

-¡NO POR FAVOR! ¡castígame, golpéame, grítame o lo que sea! Pero no le digas-

-si eres un shinobi entonces no rompas tus promesas, ¿o acaso olvidaste que me prometiste mejorar?-

-lo siento, ¡pero por favor no le digas!-

-no, tú te buscaste esto y ya he sido muy suave contigo, pero no te preocupes, le contare que lo usaste para proteger a tu hermana, así no te matara más de tres veces-

En cuanto terminé de hablar, decidí aprovechar el momento y me fui de viaje con ellos para pasar tiempo en familia. Kurama y mi hija se divirtieron bastante, pero Boruto no estaba realmente feliz.

Pasaron un gran número de cosas el día de hoy, pero como todo lo bueno termino más pronto de lo usual y cuando me di cuenta ya era medianoche y volvía a tener problemas para dormir, preguntándome una y otra vez porque no podía descansar, la respuesta vino a mí de forma natural.

La luna, ayer fue estaba llena lo cual explicaría bastante porque mi sangre temblaba de emoción cuando desperté ayer en la noche, es más esto explicaría también mis pesadillas cada mes, no es coincidencia que cada mes durante luna llena tenga pesadillas sobre periodos de cuando estaba fuera de control.

Necesito buscar una solución a esto, si no mal recuerdo Gaara me comento que cuando solía intentar dormir de niño le sucedía lo mismo antes de que dejase de dormir para siempre.

De todas formas, hasta Han me ha contado que tiene problemas para dormir cada luna llena por lo que no puede ser coincidencia, mañana hablare de esto con Shikamaru, tal vez tenga alguna idea o conozca a alguien que me pueda ayudar.

Y partió nuevamente el lunes, el día más horroroso de la historia, me levante temprano, me bañe y vestí como Hokage para ir al trabajo.

Desayune huevos revueltos con una taza de café muy cargada para soportar el día por venir y tras disfrutar del mi último momento de soledad antes de comenzar realmente el día.

Desperté a mi hija y a mi hijo Kurama quienes se levantaron con sueño y energía respectivamente, en el caso del mayor de los tres, este ya se encontraba despierto vistiéndose para la escuela.

Una vez preparé sus desayunos entre otras cosas Me despedí de cada uno de ellos con cariño y los deje para que fuesen con Boruto a la escuela.

-¿tan ocupado estas que no puedes ni siquiera acompañarnos? Menudo padre eres- dijo Boruto antes de salir

Por desgracia mi tonto hijo no sabe leer situaciones donde no debes molestar a la gente ¿de donde saco eso?

-no olvides regresar temprano a casa después de la escuela, ordena lo que puedas antes de que tu madre vuelva, tengo muchas cosas que hablar con ella- digo yo con tranquilidad

En cuanto esas palabras salen de mi boca, Boruto pierde esa rebeldía y acepta con gusto, demonios cuando se trata de mi siempre tiene problemas, pero cuando es sobre su madre lo haría con gusto.

En cuanto se van, sonrío pensado en lo mucho que extrañare estos momentos donde siguen siendo pequeños adorables.

Me preparo y tras lavarme los dientes, parto con toda calma a mi oficina.

Observo lentamente como ha cambiado la aldea de la hoja y como he llegado a ser lo que soy ahora, y toda la gente que he conocido y me ha ayudado a ser quien soy yo.

Mientras voy de camino mucha gente me saluda con respeto y admiración no solo por mi posición, sino por todo lo que hecho hasta ahora.

-vaya pero si es el demonio carmesí de la hoja, ha pasado tiempo desde que caminas al trabajo- dice la voz de un buen amigo

Un hombre de mi misma edad, con un aspecto ligeramente animal, marcas rojas de colmillo en su cara, cabello negro un tanto largo, una mascara sin forma que cubre el lado izquierdo de su cara, un uniforme de jounin debajo de una chaqueta larga oscura con un gorro que la hace ver mas como una capucha.

-y me lo dice la Segunda Bestia sin cola, ¡Kiba! como has estado-

-por lo menos mejor que tu Naruto, espero que no te estés arrepintiendo de volverte Hokage- dice con un tono de burla

-al menos a mí me va a matar el trabajo, a ti lo hará tu esposa- respondo con el mismo tono

Ambos reímos un poco como viejos amigos

-¿y cómo es ser maestro, todavía tienes problemas con los niños?-

-no tantos comparados con Boruto, aunque es una cabeza hueca aprende rápido cuando se concentra, el problema es que alardea mucho y es muy fácil de provocar, se parece mucho ti de pequeño y no solo en el aspecto-

-si lo sé, pero está mejorando poco a poco, ahora esta tarde su maestra tiene un par cosas que hablar con él-

-eso lo le va a doler-

Una vez llegué al trabajo comencé con el inmenso papeleo de cada día en el mismo puesto de siempre.

De niño siempre pensé que sería mucho más divertido que trabajo de oficina, o sea hay muchas otras tareas diarias que tengo comúnmente, pero desde que se calmaron las cosas hace tres años, no hay mucho que hacer.

Lo bueno es que dentro de poco serán los exámenes chunnin, por lo que habrá más actividades que hacer, pensar en ello me recuerda un poco mis años de joven, incluso si fue allí donde nuestras vidas peligraron cuando no lo hicieron, para mi ese fue uno de los momentos donde no era tan violenta la situación a comparación con lo que tuve que vivir desde ese día.

Después de sentirme nostálgico un rato seguí con el trabajo el resto de la mañana hasta el medio día donde una persona bien particular haría su aparición.

Ya era la hora del almuerzo y Shikamaru no se encontraba debido a que tuvo que ir a una misión a la aldea de la arena por lo que no volverá en unos días. Pensé en hacer que un clon de sombra fuera a comprarme un tazón de ramen, pero si me acostumbro a utilizar todo el tiempo ese jutsu me facilitare la vida, la mejor forma de vivir día a día no es con ventajas sobre los demás, sino vivir de una forma humilde como el simple humano que soy. Eso sino contamos las veces que he tenido que atrapar a Boruto y me he visto obligado a usar algún clon de sombra.

O si ignoramos el hecho de que físicamente no soy tan humano como parezco, pero lo importante es ser humilde.

Mientras iba de camino en la pequeña media hora que tenía recordé que deje mi dinero en la oficina por lo que volví a buscar mi billetera. En cuanto entre vi como una taza de café que estaba en mi escritorio se había movido dos centímetros de su posición original y la oreja estaba del lado derecho. Suspire un poco al saber lo que pasaba y salte para pegarme al techo de cabeza, quedando cara a cara con un niño de doce años de cabello gris.

-¿que estas haciendo?-

El joven aterrado por mi presencia lanza una bomba de humo y corre con todo lo que tiene por el pasillo.

Yo me despego del piso y me muevo a alta velocidad para atraparlo en un segundo.

El muchacho asustado hace uso del jutsu de sustitución antes de que pueda tomarlo, era bastante habilidoso.

Pero nada que no pudiese atrapar, el muchacho corre a alta velocidad, pero me muevo mas rápido que el y aparezco nuevamente frente a el bloqueando la entrada. Este niño intenta pasarme, pero lo tome de un brazo y lo incapacite sin hacerle daño.

Dos minutos después lo tenía atado a una silla en mi habitación, normalmente lo habría sacado a patadas pero quería solucionar el problema de raíz. Con suerte tenía una tasa de ramen guardada así que mientras comía pregunte.

-¿que estabas haciendo aquí?- le pregunte

-¡le juro hokage que no vi nada! ¡Tan solo quería saber un poco sobre la historia ninja!- dijo el

Era obvio que mentía, pero decidí seguirle el juego.

-¿que parte de la historia?-

-bueno......pues.......¡La cuarta guerra ninja!-

Buena respuesta

-en ese caso podías haber aprendido de ello en la escuela-

-es que......quien es mejor maestro que el héroe de la cuarta guerra-

-en serio.....entonces porque será que mis archivos personales están abiertos-

-bueno......pues.....-

-además de que falta curiosamente la parte que relata mi tiempo en el escuadrón bestias-

-yo.....yo...-

Me acerque y saque de adentro de su chaqueta los archivos restantes deshaciendo sus mentiras completamente.

-esto es una severa acción que se castiga con diez años en la cárcel para un adulto, en el caso de un niño se le suspende de toda actividad social o de trabajo por dos meses, así que te recomendaría explicarte ahora-

-ok, como nadie sabe de su historia durante la guerra más que varias batallas famosas, quería saber sobre su participación acerca de la batalla contra la bestia sin nombre-

Me sorprendí con ello, parece que este mocoso es alguien que desea saber esa clase de historia.

-¡Si descubriera la verdad sobre la bestia sin nombre el mundo entero conocería mi nombre, sería muy famoso!-

Y con esa respuesta mis expectativas se fueron por los suelos.

Mis pensamientos fueron de inmediato echarlo a patadas y olvidar este asunto, pero presentí de golpe que muy pronto tendría a mas sujetos metiéndose donde no les interesa. Entonces ignore por un momento la presencia del niño y medite sobre el asunto hasta llegue a una conclusión.

-si querías saber eso, podrías haber preguntado, no tengo razones para negarme-

-¡¿en serio?! Entonces me contara la historia-

-solo con dos condiciones, si no faltas a cualquiera de las dos incluso olvidare el incidente de hoy día, por otro lado.......no tengo que explicar mas ¿verdad?-

-¡entendido!-

-la primera es que no puedes contarle a nadie de esto, ni a tus amigos, ni a tus padres, pues esto es parte de mi vida personal, y la segunda es que vendrás cada día a las seis de la tarde en punto, si sucede algo tendrás que avisar de ante mano-

-¡ok!-

-y por ultimo, ¿cual es tu nombre?-

-Hatake........¡Hatake Kazuya!- dijo El Niño

En estos momentos me lleve una gran sorpresa al escuchar el nombre de este mocoso, eso explicaría porque me recuerda tanto a “alguien” en particular, por un momento pensé en que solo le explicaría un par de detalles, pero este niño era alguien a quien podría contarle más de lo que debía.

Después de ello fue un largo pero a la vez rápido día, para cuando finalmente llego las seis de la tarde, Jubey apareció a tiempo y sin retraso alguno, emocionado como un niño con un nuevo juguete en sus manos.

-bueno, supongo que quieres que comience desde el inicio de la guerra, ¿cierto?-

-la verdad no, si quiero saber algo, necesito saber cómo llegamos a eso y tengo la impresión de que sabe precisamente cuando comenzó-

Este niño parece cambiado, no me esperaba esa clase de respuesta de su parte, a no ser...........

-¿quién te dijo eso?-

En ese instante perdió toda su calma

-¡¿de qué está hablando?! ¡¿No es que mis amigos me hayan ayudado?! Ha ha ha ha-

-muy bien, en ese caso no me queda más opción que comenzar directo desde el principio, lo cual sería............el día en que me convertí en genin-

-¡oh demonios!-

En ese entonces inicie un pequeño resumen todo lo que hice hasta poco después de la invasión de la aldea de la arena a konoha, me detuvo a tomar un café cuando llegue a mi conflicto con sasuke en el hospital. Kazuya se veía muy afanado por la historia, casi sentí desesperación emanando de el cuando pause para tomar mi café.

-¡y qué sucedió! ¡¡No se quede en la mejor Séptimo!!-

Sonreí por la cara de emocionado del mocoso, no soy precisamente un amante de contar historias, pero se siente bien tener a alguien tan interesado en mi historia del pasado.

-pon atención, porque de aquí en adelante todo se pone oscuro, la verdadera historia inicia comienza ahora-

Continúe con los eventos donde sasuke se fue de la aldea para ir con orochimaru, como nos juntamos un total de cinco amigos y fuimos a traerlo devuelta.

 

El conflicto con los cuatro del sonido, mi pelea con mi mejor amigo y...............

Recordarlo me duele, porque ese fue un momento donde nada fue igual, todo el mundo sabía de esta verdad hace años y no era una que me gustara contar, pero tras leer a este niño utilizando la detección de malos sentimientos pude sentir que podría contárselo.

-¿y......que sucedió?-

-ese día, yo maté a Sasuke Uchiha-

 

 

Todavía lo recuerdo como si fuese ayer, la sangre de mi mejor amigo cubriendo mis manos y su cadáver flotando en el agua boca arriba, con un agujero en su pecho.

Me pregunte millones de veces como pude llegar a esto, culpe cientos de miles de ocasiones al zorro de las nueve colas por su muerte, y me tomo años poder aceptar el echo de que fui yo quien lo mato, nadie tuvo la culpa mas que yo, tal vez con eso hubiese sido capaz de proteger a los siguieron muriendo por mi mano.

Era el combate final en el valle del fin, para poder derrotar a mi amigo, fui presionado hasta el punto donde empecé a liberar por primera vez el chakra de la bestia dentro de mí, consiguiendo lo que sería un manto de chackra que envolvía mi cuerpo protegiéndolo y moldeándose según mi necesidad, mientras que por otro lado se encontraba sasuke quien había alcanzado una fuerza a la par con la mía gracias a un poder conocido como sello maldito nivel dos. Ambos nos encontrábamos al borde de nuestras capacidades, y solo teníamos suficiente energía como para un último ataque. El utilizo el Chidori y yo el rasengan, obviamente ambos mejorados con todo lo que nos quedaba.

Chocamos nuestros ataques en un remolino de conflicto y nostalgia, siendo en el último momento Sasuke el vencedor cuando casi me atravesó con su Chidori, mi rasengan fallo y al final sólo logró causó un tajo en su banda.

Después de mi derrota quede al borde de perder mi conciencia, mi cuerpo no me daba para más, nunca entendí porque no quiso matarme ese día, la verdad no sé lo que hubiese pasado de ser así, pero el problema fue que no fue así.

Vi como lentamente se fue alejando a un camino del que no habría regreso, me grite a mí mismo sin parar una y otra vez “levántate, levántate, levántate, ¡¡¡LEVÁNTATE!!!”

Con cada grito interno sentía como el poder resurgía desde cero, mi fuerza regresaba lentamente mientras me levantaba deje fluir el poder maldito que fue sellado dentro de mí.

Sentía como mi furia estallaba sin parar, mi piel me quemaba hasta querer desgarrarla, me creció una cola, y con ello mi poder regreso

La segunda cola creció y con ello me levante en un dolor insoportable

La tercera cola creció y deje que mi mente fuera devorada lentamente por la sed de sangre

Y finalmente la cuarta cola creció, y con ello enloquecí, pasé mi mano por mi cara arrancándome la piel en el proceso.

Entonces me cegué. No sé con precisión lo que hice, solo puedo recordar un par de escenas de violencia pura, gritos y sangre desparramándose por todos lados.

Sin embargo, solo hubo una única cosa que recuerdo con claridad, yo transformado en un demonio, agarrando del cuello a sasuke con mi mano izquierda y con la derecha le había atravesado el corazón.

Poco después según me contaron, mi maestro vino y de alguna forma logro detenerme, por desgracia no salió ileso, le deje una cicatriz en su hombro.

Estuve en el hospital unas dos semanas antes de que pudiese recuperarme por completo, fui visitado por mucha gente, pero, aunque ya sabían de la muerte de sasuke, no sabían que fui yo el que lo mato, intente decírselos, pero no sabía que decir.

Pero lo que me carcomía día a día, era saber que en algún momento sakura sepa la verdad.

Por primera vez en mi vida no pude decirle nada.

Serian un par de semanas después donde me lamentaría de mi cobardía

-eso todo por el día de hoy, puedes retirarte-

El joven genin no dijo ni un solo comentario, solo pregunto antes de irse

-¿mañana a la misma hora?-

-a la misma hora-

Poco antes de que se fuese pude notar como había una pequeña muestra de tristeza en su rostro, espero no haberlo deprimido, es un buen muchacho, además si tiene el coraje de regresar le diré lo que nadie más puede decirle.

De alguna forma en ese momento pude sentir, que los siguientes días no serían como los anteriores.

Usted debe login (registrarse) para comentar.