Fanfic Es
Fanfics en español

Entre espíritus (ENTES) por alma de piedra

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Llegamos a mi ciudad específicamente a pleno centro, si mi orientación no me falla a unas dos cuadras de la plaza central, una vez ahí se estacionan frente a un antiguo edificio, el cual tenía entre cinco pisos, además este ocupaba casi toda la cuadra, debajo de este edificio ocupando casi todos los primeros pisos hay locales comerciales pero desde el segundo piso se pueden ver las típicas habitaciones de un departamento.

 

El chico saco el cooler en donde estaba adentro mi cuerpo.

 

- Oye ¿Cómo hace eso aquí? Pueden verlo y ahí tiene un cuerpo - digo preocupa estos tipos parecen no tener nada de cautela, pero aun así las cosas les salen bien.

 

- No te preocupes aunque nos vean a nadie le importa, los entes tenemos un perfil muy bajo. Somos como el gris en una fiesta de arcoíris, aunque estamos ahí nadie nos nota.

 

- Es parte de nuestra esencia – es cucho la voz grave del chico por primera ves

 

- Somos como la chica invisible y rechazada que nadie nota que está ahí pesar de que fue parte del curso por cinco años, nunca le prestaron atención y nunca encontró el amor... - habla Mimí

 

- Okey ya entendí el concepto – digo, por un momento pensé que se estaba refiriendo a ella con esa metáfora, pero la verdad es que no creo que Mimí sea haya sido el tipo de chica en el colegio, ya que con lo poco que he convivido con ella esta ha sido todo un personaje.

 

Aunque comprendí lo que ellos me explicaban sentía que me costaría creerlo al grado de acostúmbrame, bueno como dijo Mimi esto debe ser parte de la "magia de los entes"

 

Entramos al edificio.

 

- ¿Esta es su central?

 

- Si, cuando la vi tampoco lo podía creer, es raro yo pensé que la central de los entes... no se, sería un palacio, una mansión o una iglesia, hasta que será invisible, pero este se ve como un típico edificio y en plena calle y con un chocolatería y un local de venta de bicicletas abajo ni siquiera deben de pensar que arriba de ellos viven criaturas que controlan el equilibrio del mundo, no es divertido.

 

En la recepción del edifico, en un mesón estaba un hombre de unos cincuenta años con un uniforme azul marino de conserje

 

- EL es Gregorio - me explica Mimí – También es parte de nuestro disfraz de " edificio normal" – me susurra

 

- Buenos días señorita Mimi, señorito Dig – saludo a amos chicos – valla viene con una invitada – el hombre se saca el sombrero para saludarme.

 

- ¿Puede verme?

 

- Si resulta que don Gregorio es un médium –me aclara la chica.

 

Subimos al asesor.

 

- Bueno el segundo piso son habitaciones un salón para relajarse, lo cual no sirve mucho porque es muy raro que podamos hacerlo, por lo general estamos todo en misiones. Y también está la cocina. El comer y descansar es más bien para la conservación de nuestros cuerpos que tienen casi las mismas demandad que las de un cuerpo humano normal, si no descansa o come estará muy débil aunque no te morirás, algo extraño porque en realidad ya estamos muertos – dice terminando la frase con una risita

 

- Es más bien re- morir – habla por segunda vez el chico al que don Gregorio había llamado Dig.

 

- Si, re – morir, así preferimos decirle

 

Llegamos al tercer piso frente a nosotros había un sabia un pasillo largo

 

- La primera puerta es el centro de operaciones, donde están los Entes que nos dan las misiones y nos dicen dónde ir, es aburrido después pasaremos por ahí, lo que nos importa es la en la última puerta

 

Entramos a una habitación la cual tiene una larga mesa larga de metal, junto con un escritorio de madera y varias puertas parecidas a las de un congelador, están ordenadas en tres filas y diez columnas, estas puertas decoran tres paredes. No me cuesta reconocer el lugar ya que hace unas horas estuve en uno parecido, habíamos entrado a una morgue.

 

Dig abre el cooler al parecer iban a dejar en la mesa de metal mi cuerpo, el chico está empezando a abrir la bolsa cuando recuerdo que dentro de esta estaba mi cuerpo totalmente desnudo por lo que le pedí a Dig que abandonará la habitación, no me molesta que Mimí viera mi cuerpo, después de todo ya lo había hecho en la morgue pero con Dig era distinto, este asiente con la cabeza y se marcha. Este antes de irse toco una campana que estaba junto a la puerta.

 

- ¿No te molesta que echara a Dig?

 

- No, lo entiendo, aunque ya verás que con el tiempo nada te dará pudor

 

¿Qué trataba de decirme Mimí? ¿Qué con el tiempo me iba a acostumbrar a que me vieran desnuda? Prefiero no pensar mucho en eso. Mimí deja mi cuerpo sobre la mesa y lo cubre del cuello para abajo con una tela blanca

 

- ¡Hola mis cadaveritos! – grita un chico con el cabello muy corto, rubio platinado y ojos café oscuro - ¡Ahhh! – muchacho da un grito hacia adentro de emoción cuando ve mi cuerpo - ¡Es rojo! – inmediatamente se acerca a mi cabello para acariciarlo y frotarlo con su cara – No sabes cómo amo el cabello rojo natural, pero este está un poco pajoso y pegote niña ¿Cuándo fue la última vez que lo lavaste?

 

- No sé, tal vez la ¡Sangre y los escombros! tengan algo que ver con que este así.

 

El chico me miro de arriba a bajo

 

- La sangre no parte puntas – me dijo con desdén - Pobrecito algo tan hermoso, en manos de una pésima criatura

 

Como deseo tener de una vez mi cuerpo para golpear a ese tipo.

 

- Bien pero no importa yo hare maravillas con él – dice el intento de rubio.

 

- ¡Espera! ¡Ese tipo va a arreglar mi cuerpo! ¿Lo va a ver y a toquetear?

 

- Oye este tipo se llama Fausto – Me contesta – Y si yo lo arreglare, pero no te preocupes he visto toda clase de cuerpos no creo ya que tuyo sea peor de otras atrocidades que me atacado reparar.

 

- No es por lo que encontrara, yo no tengo ningún problema con mi cuerpo es que...

 

- Hay tienes vergüenza que adorable - me dice colocándome una sonrisita sarcástica – pero lo siento, tengo que hacerlo tu quisiste ser un Ente, así que tendrás que dejar que arregle tu cuerpo y comerte tu vergüenza amor – no sé si eso ultimo me lo está diciendo enojado o amablemente su tono de voz fluctúa mucho entre una fuerte y suave

 

- Tranquila Lia él ha arreglado todo nuestros cuerpos, también lo hizo con el mío y el de Dig

 

- Ay Dig – suspira Fausto de una forma sensual - ¿Por qué no lo trajiste? - siento unos ronroneos por parte de Fausto cuando este hace la prgunta.

 

Mimí le dirige una mirada de furia que no creí que llegara a tener nunca.

 

- Vuelves a hablar así de mi Dig y te arrancare tu alma por el culo – dice la chica

 

Valla parece que esa niña adorable también tiene su lado agresivo, eso me así pensar que de verdad es un Ente.

 

Fausto quita la manta que me cabria.

 

- Bien, por lo menos esta vez me traen un cadáver que tiene algo de carne, aquí si hay pechos y trasero - dice Fausto lanzándole a una mirada malévola a Mimí, Yo no me siento muy cómoda de que ocupen las proporciones de mi cuerpo para molestarse, por lo que hago una mueca de indignación – EL rostro no esta tan mal por lo menos, tendremos que coser por aquí , podar, injertar y... - toca la parte de atrás de mi cabeza - está un poco hundida abra que arreglar eso también y como me siento genero te puedo regalar una liposucción.

 

- ¡Que! ¡No quiero nada de eso, estoy muy bien con mi cuerpo! Déjelo lo más parecido a como estaba

 

- Ya, tu cuerpo creo tenerlo listo para mañana, por mientras puedes usar un cuerpo provisorio, Mimí tu sabes donde están los cuerpos de entre 20 años.

 

Abrimos una de las puertas, de la cual sale el cuerpo de una muchacha castaña, de tez blanca, pero por supuesto puede ser que me engañe el hecho de esta pálida como papel.

 

- ¿De dónde sacan estos cuerpos?

 

- De otras morgues son por lo general cuerpos no recocidos, los usamos en las misiones de infiltración para cambiarnos la edad

 

Entre al cuerpo de la chica que habíamos elegido, afín puedo volver a sentir las cosas a mi alrededor.

Usted debe login (registrarse) para comentar.