Fanfic Es
Fanfics en español

Entre espíritus (ENTES) por alma de piedra

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Nos enteramos que mi cuerpo junto al del resto de los pasajeros habían llegado a la morgue del hospital general de la ciudad, por lo que fuimos a buscarlo.

Mi cadáver estaba lleno de cortes, rasgaduras y moretones además de tener un agujero en la parte de atrás del graneo, según Mimí ese golpe es el que seguramente había provocado mi muerte, mi rostro estaba casi intacto, debido a que lo había cubierto cuando el autobús se estrelló.

Mimí me dijo que debimos llevar el cuerpo a la central para que lo arreglaran y lo convirtieran en el cuerpo de un Ente, como estábamos lejos de la central en un camino de un poco más de una hora en auto, a chica debió llamar a un transporte, me pregunto cuantas coas tendrán estos seres a su disposición, aunque aún estaba muy confundida ya que recién conocía este mundo, me estaba dando cuenta que los Entes a pesar de ser criaturas sobrenaturales los medios que usaban para lograr sus objetivos no son tan sobrenaturales, cuando la chica me menciono que un auto vendría a buscar mi cadáver ni siquiera me esforcé en pensar en un auto especial, estoy segura que será uno completamente ordinario.

La muchacha se las arregla para sacar mi cuerpo de esa especie de congelador donde los ponen,  para luego colocarlo en una de esas típicas bolsas para cadáveres, esta al parecer tiene bastante fuerza puesto que manipulo mi cuerpo sin ningún problema, durante ese proceso trate de no verla mucho ya que mi cuerpo estaba desnudo, pero como Mimí era una chica eso me relajo un poco aunque de todas formas me sentí incomoda así que preferí distraerme recorriendo la morgue, mientras doy vueltas veo un archivo sobre una mesa, Mimí lo hojea dando se cuenta que es la lista de pasajeros, de la cual esta tacha mi nombre, no sabíamos si funcionaria pero nada perdíamos intentándolo.

Se coloca mi cuerpo al hombro y avanzamos, para salir de la morgue solo debemos cruzar un pasillo que nos lleva directo al estacionamiento trasero del hospital, en el cual solo hay ambulancias, no está permitido el paso a pacientes así que nos viera el personal del hospital sacando el cuerpo sería el único obstáculo.

Nos encontramos con un guardia el cual estaba conversando con un paramédico, este se da cuenta de la presencia de Mimí y también de la bolsa para cadáveres, por supuesto que a mí ni me nota, sigo siendo invisible.

- ¿Quieres que los asuste? – le pregunto a la chica.

Al ser un alma yo soy invisible para los humanos, pero la verdad es que soy yo la que controlo esa invisibilidad, a lo que voy es que si quiero que ellos me vean lo puedo hacer solo con desearlo y en realidad todas las almas pueden hacerlo.

- No es necesario – me contesta.

La chica saca una especie de espray, rocía a ambos sujetos antes de que estos formulen una pregunta. Estos se queda dormidos.

- EL efecto solo dura segundos, así que a largarnos de aquí, nos esconderemos entre unas ambulancias vacías mientras esperamos que nos vengan a buscar.

- ¿Qué pasara con ellos? – pregunte refiriéndome a las personas desmayadas

- No te preocupes despertaran y creerán que todo fue un sueño, tendrán una sensación parecida a la que se tiene cuando cierras los ojos por un segundo nada mas

- ¿Cómo puede pasar eso?

- La magia de los entes - me dice – pero ten cuidado con esta cosa a algunos humanos les puede causar pérdida de memoria si unas más de la dosis recomendada – dice mirando el producto.

- ¿Oye y sabes cuál es? – le pregunto seria imaginándome la respuesta

- Presupuesto , soy muy buena con los cálculos y las proporciones – me contesto – soy de las pocas a las que les confían esta cosa

La verdad es que no esperaba que esa fuera la respuesta, cada ves esta chica me impresionaba más y me hace pensar que no es tan despistada como creí que era en un principio, que bueno que le di el beneficio de la duda, es más hasta me estoy arrepintiendo de haberla juzgado tan rápido.

Esperamos en un rincón del estacionamiento escondidas detrás de una ambulancia, luego de más o menos unos treinta minutos de espera escuchamos un motor de auto con lo cual Mimí esbozo una sonrisa.

- ¡Llego! – exclamo.

- ¿Cómo llego aquí? – refiriéndome al hecho de que ese estacionamiento era solo para ambulancias.

- Nada está restringido para un Ente - me contesta ella.

Un auto plateado apareció en el estacionamiento, de este se baja un chico muy alto pálido de cabello castaño oscuro y ojos grises, tenía una expresión seria en su rostro levanto la cabeza para poder verlo directamente a la cara, este me responde con una sonrisa y su expresión seria desparece de inmediato.

- ¡Hey el porta maletas! – le grita Mimí.

Siento como si ella hubiese interrumpido mi saludo con el muchacho, además que al observar su rostro me percato que es ahora ella la que tiene una expresión seria, no sé si ese cambio de humor es por ver al chico o porque no le gusto que este me dirigiera una sonrisa amable. Mientras no tenga la respuesta definitiva a mi interrogante me mantendré precavida.

El muchacho saca del porta maletas un enorme cooler, le realizan una serie de contorsiones a mi cuerpo para que este entre, sin embargo para mi suerte no tuvieron que sacar el cadáver de la bolsa, seguramente el cooler era para la conservación del cuerpo durante el viaje.

Con Mimí nos subimos al auto y emprendimos el camino hacia la central.

Usted debe login (registrarse) para comentar.