Fanfic Es
Fanfics en español

¿Una vez al mes? por Dazuge

[Comentarios - 6]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

¿Una vez al mes?

Había pasado un mes desde la última vez que lo había visto. Todo comenzó el día que me dijeron que debía viajar por trabajo, 30 días, 720 horas lejos de mi hogar, 720 horas lejos de él.

Medicina espiritual era el tema central, aburrido pensé, sin embargo no esperaba que dentro de todo esto, nos hablaran de sexo tántrico, una manera espiritual de experimentar y hacer retardar el orgasmo, si claro, como si una quisiera esperar y esperar para llegar al tan ansiado éxtasis.

Estaba a punto de salir de ese lugar cuando algo llamo mi atención, mejor dicho uno de los budistas que impartían el curso dijo que en la filosofía tántrica no había superioridad de un sexo, no había distinción entre lo puro y lo impuro, la belleza y la fealdad, el bien y el mal. Y fue ahí cuando supe que debía saber más del tema.

El curso acabo y lo único que tenía en mente era regresar a casa y poner en marcha con Sasuke todo lo teórico que había aprendido. Una de las principales leyes del sexo tántrico era que se volvía tan alucinante la experiencia que era recomendable practicarlo una vez al mes, así la energía sexual se acumularía, volviendo la cama  un templo libre de distracciones

Justo el tiempo que llevaba sin él, y la energía sexual a flor de piel.

Cuando llegue a casa los nervios me invadían, ¿y si no salían las cosas como quería? ¿Y si el no accedía a hacer lo que le decía? Suspire con pesar y recordé todo lo aprendido, no sabría si no lo ponía en marcha.  Para mi fortuna la casa estaba sola y sabía que el llegaría muy tarde, así que sin pensar más salí directo a comprar todo lo que usaría esta noche. Velas aromáticas con olor a canela por que el odiaba lo dulce y vainilla no sería de gran ayuda, también compre fruta y aceites.

Llegue a casa y me di cuenta que debía apurarme sino el llegaría y la sorpresa estaría arruinada. Corte la fruta y la coloque el pequeños tazones de cristal, tome un encendedor del cajón y subí a nuestra habitación a preparar todo. Para mi sorpresa el cuarto estaba en orden, sonriendo me dije que después se lo agradecería. Comencé a colocar las velas en puntos específicos y cambie la ropa de cama por unas sábanas de seda color crema, puse los tazones en una mesa cerca de la cama. Todo estaba listo, solo debía calmar mis nervios y esperar a que el llegara.

Aún faltaba una hora, así que prepare la tina con sales y entre al agua. Entre las sales de baño y la espuma comencé a pensar como plantearía la situación para que él no se negara, era obvio que después de 30 días la tensión sexual seria enorme algo que logro calentarme más, con los ojos cerrados comencé a imaginar cada punto que debía tocar de su cuerpo, las respiraciones y cada extremo de su piel por saborear. Por todas las deidades, lo necesitaba ya. Salí de la tina y seque cada parte de mi cuerpo, pasando tortuosamente la toalla por mi excitado cuerpo, busque una pequeña bata rosa que tenía y fue lo único con lo que envolví mi cuerpo, puse un poco de maquillaje a mi rostro y peine mi cabello delicadamente. Estaba todo listo cuando escuche la puerta de abajo cerrarse.

Cuando Sasuke entro a la habitación yo estaba parada frente a la ventana. Más tarde en voltear cuando él tenía sus brazos alrededor de mi cintura y su boca en la curvatura de mi cuello.

-No sabes cuánto te he echado de menos Saku- posos sus fríos labios en mi cuello, besándolo lentamente.

-Yo también te he echado de menos cariño, te tengo una sorpresa- él se despegó de mi cuello y me giro dulcemente.

- ¿Una sorpresa?- dijo levantando una ceja. Cuanto había extraño sus expresiones. Solté una risa traviesa y asentí.

- Te necesito totalmente relajado, la tina esta lista, date una ducha. Yo te esperare aquí-, el simplemente con una mueca de sorpresa accedió a mi pedido y entro al baño.

Bien ahora debía encender las velas y esperar a que saliera. Sabía que estaba ansioso y lo confirme cuando en menos de diez minutos ya estaba en el marco de la puerta con una toalla atada alrededor de su escultural cuerpo y su cara era todo un poema para mí.

-Sakura ¿Qué es todo esto?- con pequeños pasos y un ligero movimiento de mis caderas me acerque a él y le di un corto beso.

-Confía en mí, durante mi viaje aprendí sobre un tema llamado “sexo tántrico”-, cuando alce mi mirada tuve que contener la risa que asomaba en salir, dios, este hombre no entendía nada y antes de que pensara peor decidí aclararle todo.

- El sexo tántrico es una práctica budista que maneja la denominada energía sexual del individuo para alanzar el éxtasis, el tantrismo utiliza una serie de técnicas para prolongar el placer sexual y retardar el orgasmo.-, sus gestos me indicaban que estaba a punto de negarse pero antes de decir una sola palabra pose uno de mis dedos en sus labios y le dije con mirada picara.

- Es algo muy atractivo en el occidente además de que está orientado al placer masculino-, si se negaba no me quedaría de otra que abandonar mis planes pero que sorpresa me lleve cuando la comisura de sus sensuales labios comenzó a curvarse en una sonrisa que era capaz de hacer temblar mis piernas.

 - Bien, sorpréndeme Sa- ku-ra.- tome su mano y lo lleve a la orilla de la cama, le pedí que no interrumpiera lo que estaba por decir y le quite con manos temblorosas la toalla. Su mirada estaba llena de toda emoción existente, lujuria, pasión, temor a lo desconocido, confianza y amor, tomando eso desenvolví el nudo de mi bata y con la mirada fija en la de él, la deje caer.

Estábamos desnudos frente a frente, le dije que como primer paso necesitábamos crear una conexión entre ambos, le pedí que cerrara los ojos y regulara su frecuencia respiratoria, le hable de la respiración tántrica y que debíamos controlar la inspiración y la expiración, centrando la atención en la entrada y salida de aire por la nariz.  Pasaron unos minutos y pude darme cuenta que nuestras respiraciones se habían fusionado, habíamos conectado y disfrutábamos de esa pequeña experiencia como una sola entidad.

-Abre los ojos amor, necesito que te recuestes sobre la cama, comenzare con una serie de masajes.-, le dije y asintiendo sin despejar sus negros ojos de los míos se recostó boca abajo sobre la cama. Los masajes cumplían la función de despertar y desbloquear las sensaciones corporales. Yo tenía el rol activo así que debía concentrarme en mis manos y concéntrame en su gratificación sexual y no en la mía una tarea realmente difícil, lo tenía desnudo y a mi merced, mi cuerpo pedía a gritos ser atendido, sin embargo aún no era el momento.

Vacié un poco de aceite sobre la palma de mi mano y comencé a masajear desde sus tobillos y fui subiendo lentamente hasta llegar a su ingle para después bajar por la cara externa y regresar a sus tobillos, se sentía tan bien, mis manos fueron vagando y de un momento a otro ya se encontraban masajeando sus muslos internos estaba excitado y los pequeños gemidos que salían de sus labios lo confirmaba. Sin embargo decidí que debía sufrir un poco y al regresar mis manos y llegar al nacimiento de sus torneados glúteos subí sin prestar más atención escuchando un quejido por parte de él, fui recorriendo su ancha espalda recorriendo con mis dedos y de vez en cuando mis uñas jugaban en su caliente piel, sin embargo debía parar.

Me detuve en sus anchos hombros y deje un pequeño beso en la curvatura de su cuello.

 “ Boca arriba-, el obedeció sin más y me coloque a horcajadas sobre su abdomen. Sus ojos tenían un brillo único el cual era el reflejo de que realmente lo estaba disfrutando.

Le sonreí y coloque la palma de mi mano sobre su abdomen inferior tocando con mis dedos el extremo superior del hueso púbico, fui subiendo mis manos poco a poco hasta llegar a sus brazos, coloque mi mano en su muñeca y fui deslizándola hasta subir a sus hombros, suspiraba y gemía y eso solo hacía que la humedad entre mis muslos aumentara.

Sin perder el contacto de sus negros ojos pose mi boca cerca de su oído y le susurre que esta era mi parte favorita, los besos, podía besarme como quisiera pero no debía tocar mi cuerpo, me levante y le ofrecí un trozo de mango el cual, para mi sorpresa, no tardo en saborear y tragar.

Lentamente me acerque a sus labios y pase la punta de mi lengua por ellos, su sabor era exquisito, abrasador y realmente deseable, nuestros besos eran con los labios cerrados después abiertos, secos y húmedos, activos o prácticamente inmóviles, vehementes o tiernos, era el cielo en la tierra.

Mordió mi labio inferior y al separarse de mi soplo sobre el con su cálido aliento, mi cuerpo se estremeció y Oh por todos los dioses acababa de tener un orgasmo y aun no me tocaba. Mi cara se tiño totalmente de rojo cuando vi su expresión de superioridad, él sabía lo que le había ocurrido a mi cuerpo.

-¿Y ahora, que sigue?-, no podía creer hasta donde habíamos llegado y aun lo que nos faltaba, estaba excitada y el igual, así que sin más le dije. “tócame-.

Estiro su mano y vacío un poco de aceite, seguía sentada sobre él, así que sus manos comenzaron un tortuoso camino, primero mi cuello, después mis hombros y mi clavícula, sus ásperos dedos bajaron y se situaron en mis senos, sus dedos tocaban y apretaban mis pezones haciéndome esclava de sus manos. Estaba tan concentrada en sentir cada terminación de mi cuerpo que no me percate como una de sus manos iba bajando, mis ojos se abrieron de par en par cuando uno de sus dedos se perdió entre mis pliegues, si lo dejaba seguir no llegaría muy lejos así que con todo el control que aun poseía saque su mano y le dije que aún no era tiempo, aunque su erecto miembro opinara lo contrario.

-Sasuke, mírame, la penetración debe ser lenta y profunda, tu no deberás de moverte, solo déjate llevar y pase lo que pase no te corras hasta que yo te diga-, Después de asentir le pedí que se sentara y cruzara sus piernas para poder sentarme a horcajadas en él. Era increíble la conexión entre nuestras miradas cargadas de deseo, sin despegar mi mirada tome con mi pequeña mano su miembro para guiarlo a mi entrada mientras que con la otra masajeaba su demás anatomía, me levante un poco y aun ritmo embriagador fui bajando, el respiro profundamente y sus ojos se cerraron, mi interior estaba caliente y húmedo, su miembro duro y excitado. Abrió sus ojos y supe que el momento había llegado, comencé a moverme sobre el mientras una de sus manos se encargaba de mis senos y la otra bajaba para estimular mi clítoris. Sabia cuanto le encantaba que tomara el control, estaba segura que este era el momento más erótico que habíamos tenido.  Estaba a punto de llegar a un maravilloso orgasmo pero recordé los ejercicios de respiración y que con estos aplazaría el momento y que al soltar el aire el orgasmo seria abrazador, nunca había sentido tanto placer. Coloque mis brazos alrededor de su cuello y me pegue más a él, haciendo que mis  erectos pezones tocaron su caliente y sudoroso pecho, besando el lóbulo de su oreja le dije.

-Tu turno cariño-, sus ojos se abrieron y tomo mis caderas, comenzó a moverse en perfecta sincronía conmigo mientras daba pequeños pellizcos a mis glúteos, sabía que había guardado lo mejor para el ultimo, comenzó con una serie de movimientos circulares para después realizar embestidas directas y de una profundidad máxima, arque mi cuerpo hacia él, estábamos a punto de llegar, lo sabía y aun que deseaba escucharlo decir mi nombre el jalo de mi nuca y unió nuestros labios en un beso cargado de deseo y pasión mientras se corría dentro de mí. Nuestros labios se despegaron y nuestros ojos se encontraron, lo único que podía hacer en ese momento era recargar mi frente perlada de sudor sobre la de él.

-Oh Sasuke, cariño, esto ha sido..-, mi respiración aún no se regulaba por lo que las palabras no lograban salir.

-¿Maravilloso? Creo que deberías salir a tomar más cursos como este, te amo Saku-, ambos nos miramos y comenzamos a reír.

Nos habíamos amado con sensibilidad, con conciencia de lo que hacíamos y habíamos conectado en más de una manera posible. Cuando se vive la unión sexual tántrica, ya nunca se olvida.

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas finales:

Chicas del SS team espero les haya gustado, mi telefono murio y no tenia otro medio para hacerles llegar mi leyenda (;

 

Espero poder regresar pronto al grupo, las quiero y les mando un abrazo.

Usted debe login (registrarse) para comentar.