Fanfic Es
Fanfics en español

Chatarra: Una Historia en el Universo Macross por Gerli

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
El silencio se había adueñado por completo de la torre de control. Todas las miradas se volcaron hacia Evans quien, bastante nervioso, no dejaba de meter y sacar las manos de los bolsillos, como si buscase algo que sabía que no estaba realmente ahí.
Amanda abrió la boca pero luego lo pensó mejor y simplemente se llevó la mano a la frente, como aquejada por un repentino dolor de cabeza. —Dime que estás bromeando.
El doctor se encogió de hombros y volvió a dirigir su mirada hacia la pantalla. —Lo se. —respondió apenado. —No fue nada ético lo que hice pero..
—Doc… ¿Qué rayos estaba pensando..? —El rostro de Amanda se había empezado a congestionar por la ira. —Se suponía que su investigación era para el bienestar de la Colonia y ahora me sale conque ha estado utilizando tejido sin autorización de dicha persona… ¿Se da cuenta que ha cometido un delito?
El ambiente se había vuelto demasiado tenso. Hasta la propia Rebecca apartó los ojos de su monitor por un momento al escuchar el tono de voz encolerizado de su Capitán.
—Amanda…
—Expliquese Evans. —dijo cortante la mujer. —¡Ahora!
El hombre suspiró y tomó asiento en una de las terminales de monitoreo mientras se quitaba los lentes y los limpiaba de forma lenta. —Esto va a llevar un rato.
La mujer no mostraba signos de querer cambiar de idea por lo que Evans no tuvo mas remedio que comenzar a hablar.
—Como bien saben ustedes mis trabajos de investigación se centran principalmente en el estudio de las células y su interacción con la energía dimensional.
Tanto Amanda como Tass asintieron. Rebecca y Hal solo tenían una vaga idea sobre lo que el facultativo estaba hablando.
—Generalmente la energía proveniente de otras dimensiones no se manifiesta en la nuestra. Cada dimensión está separada por barreras físicas muy poderosas que son mantenidas en su lugar por las diferentes fuerzas que actúan sobre la materia y energía del universo… Gravedad, campos magnéticos, etc. Solo bajo condiciones muy especiales se puede producir una conexión entre nuestro universo y lo que llamamos “Espacio FOLD” que en realidad no es una dimensión en sí, sinó una especie de medio ENTRE dimensiones.
La tecnología FOLD que nuestra especie obtuvo de los restos alienígenas que cayeron al Planeta Tierra nos permitió explorar este nuevo medio y explotar sus capacidades para el viaje interestelar. Hasta aqui me siguen ¿Verdad?
Todos asintieron.
—Bien, el viaje FOLD es posible gracias a la enorme cantidad de energía que se necesita para envolver al objeto que se prepara para viajar y hacerlo compatible con las diferentes fuerzas elementales que reinan en el Espacio FOLD. Esta especie de burbuja que nos aísla de las leyes físicas normales y nos permite viajar más rápido que la luz debe ser mantenida durante todo el viaje ya que, de lo contrario, la materia es expulsada del espacio dimensional de forma violenta y, generalmente, muy peligrosa.
Entonces para resumir, la materia de este universo no puede interactuar con el Espacio FOLD. Esto se consideró una ley inviolable durante mucho tiempo… hasta que se descubrió una excepción.
Evans tomó de nuevo su Pad y busco una imagen entre sus miles de archivos fotográficos. —Esto. —dijo señalando la pantalla.
El color de la imagen tiñó buena parte de la torre de control de sutiles tonos púrpura.
—¿Un mineral? —preguntó Hal intrigado.
Amanda frunció el ceño. —¿Qué es eso? —preguntó.
—Se llaman Cuarzos FOLD. Es un material exótico y muy raro con propiedades muy especiales.
—¿Que clase de propiedades? —preguntó intrigada Tass.
—Básicamente, se trata de la única forma conocida de materia estable que existe en nuestro universo y en el espacio dimensional simultáneamente.
Amanda hizo un gesto de sorpresa. —¿Simultáneamente? ¿O sea…?
—Sin necesidad de cambiar su estado o utilizar una burbuja Warp. Este material es compatible con cualquiera de los estados dimensionales conocidos.
—Increible.
Evans volvió los ojos hacia la pantalla. —Estos cristales son tan raros que solo unos pocos científicos tienen acceso a ellos. Solo recientemente, luego de años y años de solicitar una oportunidad al Gobierno Unificado para estudiarlos se me concedió una pequeña muestra.
—¿Le enviaron de esas cosas? —preguntó Tass.
—Si, llegaron con la Río Grande el otro dia, pero eso no es lo extraordinario… verán, durante mucho tiempo estuve preparando los equipos de análisis y espectrográficos para comenzar a trabajar con estas muestras. Instale sensores en varias partes de la Colonia, en mi laboratorio y, especialmente, en el Salón de Actos.
—Otra vez Matt. —comentó Hal.
—Si, mi intención era examinar los cristales expuestos a la música de Matt pero pasó algo… desconcertante el otro dia.
—Durante el incidente en El Campo. —dijo Amanda.
—Asi es, yo estaba calibrando los equipos, ansioso por empezar a trabajar con las muestras lo más pronto posible cuando mis instrumentos comenzaron a detectar la reacción de los Cristales a la energía musical… casi me caigo de la silla cuando vi las lecturas
Hal se rascó la cabeza. —No entiendo ¿No se supone que eso era justo lo que sus aparatos tenían que hacer?
Evans suspiró. —Si claro.. el problema es que las muestras todavía no habían llegado… y mis instrumentos detectaban su reacción a solo unos metros de mi laboratorio.
Los presentes hicieron silencio expectantes de lo misteriosa que se estaba volviendo la historia. Hal carraspeó y Rebecca se movió inquieta en su silla frente al radar de aproximación de la Rainbow.
—Lo primero que pensé fue en una falsa lectura, luego en una broma luego… en fin, comencé a quedarme sin opciones. Entonces levanté la vista hacia los monitores que tengo instalados sobre mi escritorio y me di cuenta que durante todo ese tiempo Matt había estado tocando el piano en el Salón de Actos y ya no tuve ninguna duda. —Evans señaló la pantalla. —Algo estaba reaccionando a la música de Matt y estaba muy cerca. Así que sin pensarlo dos veces me puse a buscar la fuente de aquella señal. Tome uno de mis espectrógrafos portátiles y salí de mi laboratorio en la dirección general de donde habían procedido las extrañas lecturas. Mi laboratorio está contiguo a la Clinica asi que sea lo que sea que había reaccionado a la música estaba dentro de alguno de las habitaciones.
En ese momento la Doctora Yuki estaba en su consultorio con un paciente, así que revisé mi propio consultorio primero pero no encontré nada anormal. Entonces entré al consultorio del Doctor David…
Amanda levantó la mano para interrumpir a Evans. —Un momento. —dijo. —Antes de continuar permítame decir algo a los demás. —La mujer miró a cada uno de los presentes directamente a los ojos. —Todo lo que aquí se diga es confidencial ¿Entendido? No se que es lo que está sucediendo pero sí Evans actuó de esa manera, al menos debemos darle el beneficio de la duda.
Tass, Hal y Rebecca asintieron en silencio.
Evans inclinó la cabeza. —Gracias por su voto de confianza Capitán.
—Continue.
El hombre asintió. —Revisé la habitación y pude constatar que había una ligera firma de energía FOLD proveniente de uno de los recipientes donde descartamos el material biológico usado. Sin dudarlo tomé el recipiente y volví al laboratorio.
Resultó que la firma de energía provenía de una ampolla de aplicación de un medicamento inyectable. Algunas plaquetas y glóbulos rojos habían quedado adheridos al material vítreo de la ampolla y resultaron ser susceptibles a la energía musical que emanaba de Matt. Inmediatamente extraje las muestras y las analicé en el microscopio con los filtros adecuados para analizar los cristales y… si, en efecto eran el mismo tipo de comportamiento que otros investigadores habían observado en el cuarzo FOLD.
—Entonces buscó en la base de datos la identidad del propietario de esa sangre. —observó Amanda.
Evans asintió. —Si, como los contenedores de material biológico se vacían por la noche solo debía ver cual de todos los pacientes del Doctor David se había atendido en las últimas horas.
—¿Y no lo consultó con el? —preguntó la mujer cruzándose de brazos.
—Estaba durmiendo a esa hora y no hubiese querido molestarlo…
—De acuerdo, continue.
El hombre respiró profundamente. —Di fácilmente con la información que buscaba. La señorita Cinthya Ross había sido la última paciente del turno de David y su historia clínica temporal de visitante había sido actualizada con la información pertinente a su diagnóstico… bueno, no es necesario que revele esa clase de información supongo.
—Si… no hagamos algo poco ético. —comentó Hal en broma pero una feroz mirada de la Capitana Kyle lo volvió a silencio.
Evans suspiró. —Lo sé… en fin, a esas alturas ya tenía una ligera sospecha de lo que podía estar pasando pero me pareció algo demasiado fortuito… así que pedí un informe completo de ambos visitantes.
—Un momento. —lo interrumpió Amanda. —¿También del Teniente Glenn?
—Me pareció… adecuado revisar los datos del Teniente, por las dudas… —reconoció el hombre desviando la mirada.
—De acuerdo… ¿Que sucedio despues?
—La petición de los datos del Teniente Glenn fue rechazada de inmediato, pero la de la Señorita Ross llegó al instante. Como lo suponía su tipo de sangre era el que yo esperaba.
—Alpha Bombay.
—Exactamente, en sus datos figuraba sangre de tipo Bombay pero yo sabía que probablemente quien confeccionara dicha ficha no podía distinguir entre ambos Fenotipos… sólo son identificables por sus propiedades FOLD y esa clase de diferencias sólo puede ser establecida con instrumental especializado que no se encuentra en cualquier centro médico o clínica común.
—Tengo una pregunta. —dijo Tass levantando la mano. —Usted nos mostró antes imágenes de esa sangre Alpha Bombay. ¿Acaso esa muestra no reaccionó con la música de Matt?
Evans sacudió la cabeza. —Esa muestra lleva varios años en mi laboratorio y casi me había olvidado de ella. Cuando vi el fenotipo de la Señorita Ross recordé que la tenía y la extraje de inmediato del congelador de muestras mientras Matt tocaba las últimas notas de su canción. Para mi sorpresa la sangre de mi archivo no mostraba esa clase de reacción o brillo características del Cuarzo Fold.
Hal se cruzó de brazos mientras echaba una mirada a la pantalla. —El misterio se profundiza. —comentó de forma casi teatral.
Amanda permaneció pensativa mientras los demás se miraban desconcertados. —Me alegra haber aclarado eso Doctor. —dijo finalmente. —Pero ahora queda una pregunta fundamental por responder: ¿Porque es tan importante esta investigación?
Evans apagó la pantalla y se quitó los lentes. —Para salvar la vida de Matt, espero.
El rostro de Tass se nubló de preocupación
—¿Qué le pasa a Matt? —preguntó Rebecca poniéndose de pie. El resto de los presentes también reaccionaron con alarma.
Evans extendió las manos hacia delante en un gesto de contención. —Calma, se los explicaré enseguida… todo está relacionado con la hipótesis que discutimos antes y posiblemente la llegada de la Inspectora Ross sea una verdadera bendición.
—Explíquese. —dijo Amanda con la mirada fija en el profesional.
—¿Recuerdan cuando hablamos de como las Sacerdotisas del Viento podían crear un vínculo Dimensional con la propia humanidad? ¿Y que de esta forma se podía cambiar el genoma humano a escala planetaria? Creo que Matt…. creo que Matt ha estado haciendo eso.
Amanda frunció el ceño. —¿Como? ¿Aquí en la Colonia?
El hombre volvió a hacer el mismo gesto con las manos. —Se porque estas preocupada Amanda… no, Matt no ha estado reescribiendo los genes de la gente de la Rainbow, eso te lo aseguro. Me temo que solo sus propios genes son los que han sido sometidos a un proceso de mutación generado por la energía que su música produce.
—¡Pero entonces hay que evitar que siga tocando! —gritó Tass preocupada. —Amanda tienes que hacer algo.
—Va a ser más fácil pedirle a Matt que deje de respirar me temo. —comentó Hal sacudiendo la cabeza.
—Cálmense todos. —pidió Rebecca acercándose al grupo. —dejen que Evans nos explique.
El hombre dió unos pasos hacia la enorme ventana que mostraba el campo estrellado y permaneció en silencio contemplando la vastedad del cosmos. —Es su sangre. —dijo volviéndose a los demás. —Poco a poco la energía dimensional ha estado alterando ciertos genes en su cuerpo y últimamente su médula ha comenzado a producir hormonas que han comenzado a cambiar el tipo de fenotipo de su sangre.
—Déjeme adivinar. —dijo Amanda suspirando, —Alpha Bombay.
Evans asintió. —Correcto. —El cambio es lo suficientemente sutil y lento, pero se va acelerando cada vez que Matt toca el piano. Mi preocupación es que en algún momento su cuerpo no tolere un cambio particularmente brusco y se produzca una reacción hemolítica grave, que podría ser fatal.
El silencio volvió a reinar en la torre de control, la respiración de todos se podia escuchar claramente.
—Que… ¿Qué podemos hacer? —preguntó Rebecca.
—Primero hablar con la señorita Ross. —dijo Amanda. —Quiero que usted Doctor Evans le explique lo sucedido y solicite su ayuda. Si su sangre puede salvar la vida de uno de los ciudadanos de la Colonia, entonces debemos pedir su colaboración.
Evans asintió en silencio.
—El resto de ustedes. —dijo Amanda mirando a cada uno de los presentes. —Aquí se ha discutido información confidencial y privada sobre un habitante de la Rainbow, les pido discreción y, especialmente, que tengan fe en el trabajo del Doctor Evans. Estoy seguro que el podra sanar a Matt.
Tass y Hal asintieron mientras Rebecca volvió a su puesto de monitoreo.
—Bien, espero que podamos resolver esta situación. —dijo La Capitana mientras se apoyaba en una de las consolas.
Tass dió un paso al frente aún con preocupación en la mirada —Crees… ¿Crees que Matt estará bien?
La mujer asintió. —Es joven y lleno de energía. Estoy segura que podrá salir adelante con la ayuda de todos… por cierto, hablando de eso.
—¿Si?
—Recuerdo que hace unos años cuando estabas en la escuela junto con Will solías hacer escapadas al Interior ¿Verdad?
Tass no supo cual de los nombres disparó más alarmas en su cerebro. —¿El… el Interior? —preguntó nerviosa.
—No te hagas la tonta Tass, se que solían ir a jugar a los exploradores más allá de las zonas restringidas… tu, Will y acaso también Hal. —dijo lanzando una mirada incriminatoria al joven.
—A mi no me metas en líos. —contestó el joven. —Ese sitio me da pesadillas.
Amanda suspiró. —Como sea. Necesito saber una cosa Tass ¿Tienes forma de monitorear partes del Interior desde la central de seguridad?
La pregunta tomó por sorpresa a la joven. ¿En el Interior? No… bueno si, están los sistemas originales de vigilancia de la Flota 37, nunca los actualizamos al nuevo estándar de la Colonia. Vaya a saber si todavia funcionan ¿Porque lo preguntas?
La Capitán Kyle se cruzó de brazos. —Necesito buscar algo que se ha perdido en el Interior. —dijo como sin darle importancia. Evans desde el rincón levantó la vista interesado. —¿Crees poder utilizar los recursos que tengas a mano?
Tass se rascó la dorada cabellera. —Me estas pidiendo demasiadas cosas. —dijo. —Todavía tengo que programar a Green para trabajar en el Ghost.
—Eso es prioridad uno. —dijo Amanda sacando su Pad. —Comienza a trabajar en tu IA lo antes que puedas, voy a asignarte un ayudante con bastante tiempo libre para que se encargue del trabajo en lo del Interior.
Antes que Tass pudiera reaccionar, la pantalla frente a ellos se activó en respuesta a los comandos de Amanda en el Pad y una imagen de video se proyectó holograficamente. Todos los presentes reconocieron de inmediato una de las celdas de los calabozos de La Torre.
Tass se puso blanca como la nieve.
—¿Dónde rayos está Will? —preguntó Amanda.
Usted debe login (registrarse) para comentar.