Fanfic Es
Fanfics en español

Chatarra: Una Historia en el Universo Macross por Gerli

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La joven estaba sentada al borde de la pasarela de mantenimiento y balanceaba las piernas lentamente. Mientras una de sus manos sujetaba una de las barras metálicas que sostenían la barandilla, la otra acariciaba el lomo de un pequeño Kiklo que dormitaba en su regazo. El silencio reinaba en el enorme hangar salvo por el ronroneo del animalito y el ocasional crujido del metal de alguna esclusa que se cerraba en alguno de los compartimentos aledaños. La tenue luz de las lámparas del techo apenas llegaba a horadar las tinieblas del lugar, pero una serie de pequeños bombillos anaranjados que servían para señalizar la posición de la pasarela ofrecian algo de contraste a la escena, donde la estructura de acero parecía levitar sola en medio de las vastas tinieblas.

El Kiklo paró sus orejas y movió su peluda cabeza en dirección a dos puntos de luz anaranjados en algún lugar a la derecha e inmediatamente el sonido metálico de las pisadas se hizo perfectamente audible.

Una hendidura de luz se dibujó en ese mismo lugar y un instante más tarde una abertura de colosal tamaño se formó en la pared en la que antes reinaba la oscuridad.

Ralph entró a su “habitación” y mediante un golpe con su puño derecho encendió las luces de la estancia. Cientos de focos de diferentes formas y tamaños cubrian la pared del fondo por detras de la pasarela, la mayoría luces de cabina recuperadas del campo, unidas por una maraña de cables que daban al conjunto el aspecto de una red de pesca cuyas presas luminosas estaban suspendidas a la espera que el pescador las suba a la superficie.

Ralph dió unos pasos dentro de la habitación y al girar la cabeza se encontró mirando a Mina directamente a los ojos...

-Hola Mina ¿Que tal la escuela? -Dijo Ralph mientras seguía avanzando sin esperar la respuesta hasta quedar enfrente de un Dock de atraque, una especie de nicho gigantesco en la pared del hangar destinado a anclar alguna nave o pieza de equipo para realizar mantenimiento pero que actualmente contenia una versión Zentradi de un camarote de proporciones gigantescas.

Ralph se sentó al borde del colchón y comenzó a quitarse las botas.

Mina no contestó y mantuvo la cabeza gacha mirando al pequeño Kiklo.

-Mmmm.. okay, ya veo, no tenes que decirme mas... -Ralph dejó la bota izquierda en el piso y miró a la jóven. -¿Otra vez Matt? ¿Que hizo ahora?

No recibió respuesta, salvo un pequeño aullido del animalito, quien saltó del regazo de Mina y comenzó a correr por la pasarela en dirección a Ralph. Al llegar justo por encima de la cabeza del gigante, saltó del borde sin vacilar y desplegó un par de alas membranosas para descender planeando hasta aterrizar sobre el enorme hombro.

-Vaya... una pulga. -Dijo Ralph con una sonrisa mientras el Kiklo correteaba por su cuello.

Mientras tanto, Mina se habia puesto de pie y se apoyaba en la barandilla mirando la pared enfrente de ella. Ralph movió lentamente la mano izquierda y presiono un interruptor al costado de su cama, un enorme panel se deslizó hacia arriba y una ventana hexagonal dejó ver el vasto campo de estrellas del espacio profundo.

-Es mas interesante ver el espacio que una pared de metal mina. -Dijo Ralph y reanudó su tarea de sacarse la bota derecha tratando de moverse poco para no aplastar al Kiklo que había trepado hasta el auricular amplificador de su oreja.

La joven comenzó a caminar en la misma dirección de su mascota mientras deslizaba su mano por la barandilla. No tenia que acercarse a Ralph para hablarle, el gigante tenia un auricular que registraba la voz humana y amplificaba el sonido de forma que no habia que gritar para que sus oídos a más de 15 metros de altura escucharan lo que uno decía, pero para ciertas cosas era mejor estar cerca.

Al llegar al punto donde el Kiklo habia saltado se sentó en el borde y dejó que sus piernas colgaran de la pasarela de la misma forma en la que esperó a su amigo.

-¿Que tal el Campo hoy Ralph? -La pregunta de Mina sonó fria y sin entusiasmo, pero Ralph se alegró que al menos tenia ganas de conversar.

-Rutina. nada interesante que contar. ¿Y tu?

-Mismo de siempre.

Ralph sonrió y extendió la palma de su mano hasta la altura de su cuello. El animalito comprendió el gesto y saltó ágilmente sobre ella. Luego extendió su enorme brazo hasta la pasarela donde Mina se encontraba y el Kiklo retornó al regazo de su dueña.

-Voy a acostarme un poco Mina. -La joven asintió con la cabeza mientras el gigante se recostaba en su nicho. El colchón (En realidad un gran conjunto de lonas cosidas entre si que cubrían algún tipo de material acolchado) crujió bajo el enorme peso y Ralph suspiró aliviado de estar finalmente relajado.

-Por cierto, Will está en el calabozo. -Dijo mientras que accionaba un control en el techo del camarote y bajaba la intensidad de las luces de la estancia. -Se mandó una buena esta vez, creo que estará encerrado por más de una semana.

Mina levantó la vista. -¿Una semana entera? -Preguntó con asombro. -¿Que hizo?

-Disparó varias salvas de misiles cerca de una nave de reconocimiento de la NUNS y casi los convierte en desechos.

La joven dejó de balancear las piernas y se golpeó la frente con la palma de la mano -Que Idiota...

-En fin. -Ralph dejó escapar un suspiro. -Eso pospondrá por un tiempo sea lo que sea que Will y Matt están tramando.

Mina se sobresaltó y miró a su amigo con miedo. -¿Tu...lo sabias?

Ralph no contestó, se limitó a extraer un recipiente metálico de un bolsillo interno de su traje de mantenimiento y desenrroscó lentamente la tapa del mismo. -Seh... estan reconstruyendo un Queadlunn en uno de los docks cerrados del astillero 4. -Dió un sorbo rápido al recipiente y suspiró largamente mientras volvía a cerrar la tapa del mismo. -Esos pendejos estan jugando con fuego.

-Pero... no te entiendo Ralph ¿Como los dejas seguir con esa locura? -Mina estaba al borde de las lágrimas. Levantó los brazos y se aferró a los barrotes de la pasarela mientras mantenia la cabeza gacha mirando al Kiklo en su regazo -Se van a matar o los van a matar si salen de la Rainbow en ese robot..

El gigante levantó la vista y le dirigió a Mina una mirada de reproche. -Mina... lo que tu más temes es que Matt se vaya y te abandone, no que rompa las reglas de la Colonia...

Mina comenzó a sollozar y durante varios minutos ambos permanecieron sin decirse nada. De pronto una voz femenina sonó por un intercomunicador en algún lugar del techo.

-Son las 21 horas. A partir de este momento comienza el horario de ahorro energético. Buenas Noches. -La comunicación se cortó.

Las luces bajaron aún más su tenue resplandor y la penumbra invadió el camarote.

-No te preocupes Mina, nunca van a poder hacer despegar esa cosa. Los conozco. Vete a dormir.

Mina se puso de pie y comenzó a caminar lentamente por la pasarela con el animalito en brazos. Ralph los siguió con la mirada hasta que ambos desaparecieron por la compuerta al final de la estructura.

-Y una mierda que se van a ir de la Rainbow esos pendejos. -murmuró Ralph mientras se dormía.


Usted debe login (registrarse) para comentar.