Fanfic Es
Fanfics en español

Chatarra: Una Historia en el Universo Macross por Gerli

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

-Cinthya Ross, a su servicio.

A decir verdad, tenia una especie de discurso preparado para tratar de caerle bien a los habitantes de la flota, pero el terrible golpe que sufrió horas antes habían creado un vacío en su cerebro.

-Teniente Primero Jim Glenn, Escuadrón Ámbar de Enlace Situacional de la Base Orbital New Dallas en Edén. La joven estaba boquiabierta. Ni todo lo dicho por el teniente Jim podían haberla preparado para lo que estaba viendo: Se encontraban en un hangar de dimensiones gigantescas. Ella no podía ver el techo que se perdía entre sombras y vigas metálicas allá arriba ¿150? ¿200 metros? No podía decirlo, la escala la apabullaba. Estaban parados a escasos metros de su nave mientras una pequeña comitiva había llegado en dos vehículos de mantenimiento. A sus espaldas, una gran exclusa o compuerta <<¿Cual seria la palabra adecuada? pensó>> se había cerrado con un estruendo tan fuerte que la despertó de su estado de inconsciencia, mientras la nave la atravesaba y tomaba tierra unos metros mas adelante. Pero había algo mas atemorizante que la gran puerta, que las sombras que los envolvían, que las luces de los vehículos que los iluminaban de frente y hacían indistinguibles las caras de los recién llegadas, algunos de los cuales se habían apeado de los vehículos y permanecían en silencio. Había una presencia gigante detrás de los vehículos, algo había venido caminando junto a ellos con pasos lentos pero que retumbaban fuertemente en las placas metálicas y se perdían en ecos resonantes en la inmensidad del hangar. Eso estaba a la sombra a unos 10 metros detrás de la comitiva y solo observaba. Una figura de contornos femeninos se apeó de uno de los asientos delanteros y se acercó a ellos lentamente. -Soy la Capitán Kyle, Amanda Kyle -Hizo una pausa y se detuvo al ver que los dos pilotos recién llegados trataban en vano de proteger su mirada de las luces de los vehiculos. inmediatamente se dió vuelta y pareció comunicarse por radio con alguien.

-Ralph, danos algo de luz. Dos poderosos reflectores se encendieron segundos mas tarde iluminando dos amplios círculos en el piso. Jim y Cinthya apartaron la vista de la poderosa fuente de luz y dirigieron sus miradas a quien les había hablado antes, ahora perfectamente iluminada. Era una mujer en sus 40's, cabello largo y azulado, atado en una gran trenza que descendía por su espalda. Vestía de oficial, aunque ninguna insignia ni indicativo de rango asomaba entre sus ropas. Solo la gorra que llevaba denotaba su rango. -Ahora esta mejor. Sean bienvenidos a bordo de la Rainbow. La presencia gigante se movió alrededor de ellos y se ubicó a la derecha, de modo que ahora podían ver perfectamente a la comitiva de recepción, media docena de hombres enfundados en ropas de trabajo anaranjadas, el más joven de tal vez 20 años, el más viejo de 50. A Cinthya le dolía la cabeza, no se había podido ver en un espejo, pero estaba seguro que tenia un gran moretón violeta en su frente. Le haría caso a Jim o a cualquier otro piloto que le pidiera ponerse un casco de ahora en adelante. Miró a su izquierda y distinguió las marcas que la metralla habían dejado en el fuselaje de su nave, un abolladura del tamaño de una pelota de basquet se veia claramente a centímetros del asiento del RIO (1) que momentos atras ella ocupara. Tal vez fuera por el efecto de contraste que la poderosa luz producía sobre el blindaje, pero parecía un gran agujero. Jim se adelantó unos pasos. Tenia su casco bajo el brazo y con su otra mano hizo un saludo militar a la mujer.

-Gracias Capitán. -El joven no esperó la orden para adoptar una postura de descanso. -Sufrimos un ataque con misiles durante el acercamiento a su flota. ¿Han repelido el ataque? Mi radar no mostraba contactos hostiles luego de la detonación de las salvas. -No ha habido ningún ataque teniente.

-¿Que...? -Ralph, traeme a Will -La mujer volvió a hablar y de pronto vieron como un gran puño enfundado en un guante gris emergía de la oscuridad y soltaba a un hombre joven en el centro de los círculos de luz. Cinthya dio un salto hacia atrás y se ocultó tras Jim. El muchacho no aparentaba mas de 18 años y estaba atado de pies y manos, no parecía aterrado, sino mas bien divertido. Se sentó como pudo y miró a los recién llegados con una sonrisa en los labios. Tenia cabello corto, de color castaño pero descuidado y sucio de tierra o polvo de oxido o las dos cosas juntas. Vestía la misma ropa de trabajo anaranjada que los demás pero se notaba que le quedaba grande. Tenia los ojos entrecerrados, como hubiese estado en la oscuridad por mucho tiempo.

-¡Hola! ¡Soy Wi.. ¡Ay! La capitán había puesto una de sus botas contra la espalda del joven y lo había empujado contra el suelo de metal -¡Aughh..¡ ¡Basta basta bruja! -Chillaba Cinthya se adelantó y se detuvo estupefacta al lado de Jim, no sabia como reaccionar porque lo que ella estaba viendo no era a una oficial torturando a un soldado, era lo mas parecido a una madre e hijo peleando. Finalmente cuando vio que la mujer había puesto su bota sobre la mejilla del joven, decidió intervenir.

-Disculpe... creo que lo está lastimando... -Dijo tímidamente. La mujer se detuvo y sacó su pie de sobre la cabeza del joven. Se acomodó la gorra que se le había corrido hacia un lado y volvió a adoptar la actitud serena de antes.

-Este es Will. -Dijo señalando al muchacho que se retorcía contra el piso. -Fue el quien causó el incidente.

-¿Ese mocoso nos disparo? -Jim estaba mas confundido que la propia Cinthya La Capitán suspiró y adoptó una pose mas relajada, mientras se cruzaba de brazos. -tenemos montada una operación de recupero y reciclaje de material de guerra Zentradi. -Dijo mientras miraba de reojo la nave de los recién llegados. -Trabajamos con mucho armamento vivo y solemos detonarlo en una zona segura cuando lo requieren las circunstancias. Este joven que aquí ven -Le dió una leve patada al hombro del caído. -Es uno de nuestros técnicos en misiles y balística. El es quien trabaja con los misiles recuperados y demás materiales peligrosos y los prepara para las detonaciones controladas. Cinthya se adelantó y se puso de cuclillas al lado del muchacho

-¿Estas bien? -Le preguntó preocupada.

-Lamentablemente sigue siendo un niño. -La mujer apartó la mirada de Will y se concentró en el militar que la miraba desconcertado. -Lo que hizo fué una irresponsabilidad, utilizó material de guerra como entretenimiento y casi causa una tragedia.

-¡No fue así! masculló Will aún con su cara contra el frío acero de la cubierta. -Esos misiles nunca hubieran llegado a su alcance máximo, no tenían la.. ¡Ay! Esta vez la patada fue a su trasero, arrancándole una aguda nota de dolor y las risas de los demás operarios junto a los vehículos. -Como decía: -Su mirada era ahora absolutamente fría. -Esta irresponsabilidad no puede ser pasada por alto, Teniente, este hombre queda a su disposición para que lo arreste por dispararle a una nave de la NUNS. El cuerpo de Will se sacudió con un espasmo y levantó la cabeza mirando al piloto. Ya no tenia cara de divertido. Jim no respondió. miraba al muchacho en el piso y no sabia realmente que hacer. Finalmente se decidió a romper el silencio.

-¿Que edad tienes muchacho?

-18. Dijo Will con la voz temblorosa. -Los cumplí hace dos meses.

-Es un adulto y completamente responsable de sus actos. -Dijo la mujer. -Todos los datos y grabaciones de seguridad de la operación del día están a su disposición Teniente. Cinthya se levantó y caminó unos pasos hacia la Capitán. Ella registró su movimiento y la observó detenidamente. -¿Si?

-Yo... -Dijo tímidamente. -Yo no quiero presentar cargos.

-¿Cargos? Ahora era el turno de la mujer de mostrarse confundida. Jim salió al rescate de la joven.

-Ella es civil, no tiene ninguna relación con la NUNS.. salvo la relación de empleado y empleador. La Capitán Amanda Kyle suspiró profundamente.

-Esta bien. -Dijo finalmente. Vamos a discutir esto en mi oficina. Supongo que estarán cansados luego del FOLD desde Edén. -Hizo una seña al personal que, prestamente, abordaron uno de los vehículos dejando el otro para el uso del Capitán y sus invitados. El pobre Will fué levantado como una bolsa y cargado en la parte trasera del vehículo de igual modo. Jim se aparto brevemente del grupo para buscar una parte de su equipo de la nave de reconocimiento. A los pocos minutos estaba de vuelta con sus pertenencias y las de Cinthya. Cargaron el equipaje en la parte trasera del vehículo de mantenimiento y abordaron en silencio. Las dos mujeres ocuparon los asientos delanteros mientras que Jim ocupó uno de la fila trasera. -Sepan disculpar esta clase de recibimiento en la oscuridad. Este es el único hangar que mantenemos en operación en la nave y por motivos de racionalización de energía mantenemos apagadas casi siempre las luces, a menos que recibamos una nave grande. -Dijo la oficial. Cinthya asintió pero Jim solo se limitó a cruzar los brazos por detrás de su cabeza mientras trataba de escudriñar las sombras que cubrían el techo del hangar. El vehículo se puso en movimiento y pronto se encontraron circulando por el gigantesco hangar, siguiendo unas lineas amarillas en el piso mientras dos poderosas luces los seguían de cerca, llenando el ambiente de los ecos de poderosas pisadas. Al cabo de unos momentos llegaron a zona del hangar llena de todo tipo de maquinas: vehículos de transporte, grúas, contenedores y varias piezas creaban un laberinto en el que los vehículos de desplazaban con total habitualidad. Cinthya notó que las dos luces ya no los seguían y las fuertes pisadas se habían perdido en algún lugar de la derecha. Varias luces aparecieron frente a ellos y llegaron a una plataforma de elevación. Las barreras se abrieron automáticamente al acercarse el primer vehículo y se cerraron una vez que los dos estuvieron en posición uno al lado el otro. Inmediatamente la plataforma empezó a subir en forma diagonal y penetro por una abertura en lo que Cinthya pensó era el fondo del hangar. Toda esta parte del viaje se había desarrollado en total silencio. Del vehículo lleno de operarios solo llegaban rumores de voces y, de vez en cuando, una leve carcajada. Will debía de estar aterrado, pensaba Cinthya, pero salvo un bulto gris en la parte trasera, no podía verlo desde su asiento. Con un fuerte estampido se detuvieron en una cubierta superior, varios cientos de metros por sobre el nivel del hangar calculó la joven. Al menos esta área estaba algo iluminada. Las barreras se abrieron y los dos vehículos continuaron su marcha en fila por un corredor iluminado pobremente por unas cuantas luces anaranjadas adheridas a postes metálicos cada cierta distancia. Al final del mismo, una gran compuerta les cerraba el paso. Se detuvieron frente a un pequeño puesto de guardia vacío y descendieron de los vehículos. A Will le quitaron las ataduras de las piernas y lo condujeron a la retaguardia de la fila.

-Ahora vamos a caminar un poco. -Dijo la Capitán. La comitiva atravesó una puerta a un lado de la entrada principal y penetró en una angosta pasarela. La misma se encontraba suspendida unos 20 metros por encima de lo que parecía una gran sala de máquinas aunque apagadas y rodeadas de un completo silencio. Este silencio fue lo que empezó a poner nerviosos a la pareja de recién llegados. Fue Cinthya quien trató de romper el silencio de la mejor forma posible.

-Soy personal subcontratado por la NUNS. Dijo mirando hacia la pesada maquinaria envuelta en sombras varios metros allá abajo. -Mi empresa ganó la licitación para proveer servicios de monitoreo de seguridad ambiental. Es la primera vez que trabajo en el espacio pero estoy mas que capacitada para llevar a cabo el plan de... -Se interrumpió al ver que la Capitán se detenía y les hacia una señal para que la imitaran. Se encaramó a la barandilla y señalo hacia abajo, donde una luz giratoria señalaba la presencia de una compuerta que se había puesto en funcionamiento.

-Allí, miren. Hicieron lo que les indicaba y vieron como la gran compuerta se abría y las luces del recinto se encendían. Ahora que disponían de una fuente de luz uniforme pudieron ver que el piso allá abajo era en realidad un entramado de vías que se hallaban suspendidas sobre lo que parecía un gran vacío oscuro. Sobre estas vías había grandes contenedores que descansaban en vagones y carretones de tamaño sorprendente. Por la entrada recién abierta una plataforma entró llevando lo que parecían grandes robots en proceso de ensamblaje. Se detuvo pesadamente mientras dos rieles que surgieron de entre las sombras conectaban los rieles del recién llegado ramal con un sector de vias que se alejaba por la derecha.

-Queadlunns. -Dijo Jim. -¿Esto es lo que rescatan del campo, Capitán?

-Generalmente si. -Amanda estaba apoyada en la barandilla y miraba la operación con atenta atención. -Estos son los mas comunes, pero también trabajamos con Nousjadeul-Ger o Regult, pero el sector que estamos trabajando este año es principalmente Meltrandi. Jim palmeó en la espalda a Cinthya y señaló las grandes armaduras.

-Todos están con sus contenedores de misiles vacíos ¿Estos son los que nos dispararon? -Se dio vuelta buscando a Will, pero no estaba allí. -¿Donde esta ese pendejo..?

-Fue llevado a la celda, Teniente. Jim se rascó el pelo y se apoyó de espaldas a la barandilla. -Supongo que debo reportar este hecho a mis superiores. Sea una travesura o no, puso en riesgo la vida de una civil que transportaba en ese momento. -Miró a Cinthya como preguntándole que mas debía hacer, pero ella estaba fascinada con lo que esta sucediendo allá abajo y no les prestaba atención. -Lo comprendo y debe estar seguro que dispondrá de toda mi colaboración y la de mis hombres en este desagradable asunto. La pesada plataforma terminó de pasar por debajo de ellos y se perdió en el fondo del recinto. -Continuemos entonces. Ambos jóvenes siguieron a la Capitán Kyle mientras el resto del personal se alejaba por donde habían venido. Caminaron hasta el final de la pasarela y entraron por una puerta de metal. Salieron a un espacio poblado de ruidos, olores y colores familiares de la vida cotidiana de las comunidades humanas.

-Bienvenidos a nuestra Pequeña Colonia. La puerta se cerró tras ellos con un fuerte golpe. (1) RIO Operador de Radar

Usted debe login (registrarse) para comentar.