Fanfic Es
Fanfics en español

Chatarra: Una Historia en el Universo Macross por Gerli

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

-Corregido el formato

-Al menos murió rápido.

Los dos potentes luces se refractaban en el visor del casco roto creando una lluvia de fragmentos de luz. Ralph se elevó un poco para poder iluminar el gran agujero en el casco, pero el agujero continuaba a través del cráneo y no se veía tanto.

Decidió extraer el cadáver para ver si el proyectil había atravesado la parte trasera de la cabina. Cuando alcanzó los hombros de la piloto y tiró hacia arriba, el torso se partió a la mitad a la altura del abdomen y lo hizo caer de espaldas en medio de una lluvia de partículas.

-Oops! -Exclamó. Pero sus botas estaban bien adheridas al fuselaje del Queadlunn.

No arrojó el cadáver. A pesar de haberlo hecho cientos de veces, sentía respeto por las guerreras Meltrandi. Dejó pues los restos flotando a un lado y volvió a examinar la cabina. El proyectil era de energía cinética y no había explotado en el interior del mecha. Eso si, había atravesado longitudinalmente a la piloto, pero el panel trasero estaba intacto y probablemente el orificio de salida estaba en algún lugar por debajo de las las piernas. Eso era bueno.

Se aferró al borde de la cabina y soltó las ligaduras magnéticas de sus botas, esto le permitió introducir medio cuerpo en la cabina y alcanzar cierto punto del panel trasero.

Solo le llevó unos segundos; conocía a la perfección los Queadlunn y podía hacerlo con los ojos cerrados, la visión de un trozo de espina dorsal asomando entre los restos del traje no lo distrajeron ni un solo momento.

Tenia que rodear la palanca con sus dos manos, que si bien no era difícil, cuando había medio piloto en la cabina reducía bastante su capacidad de maniobra. Cuando pudo hacerlo, la giró en sentido horario y escuchó el chasquido característico.

Ahora solo faltaba la parte pesada del trabajo. Se impulsó hacia atrás lentamente pero esta vez se sujetó de la parte superior de la cabina, acto seguido puso sus pies en el borde inferior y comenzó a ejercer presión con sus piernas. La mitad inferior del Queadlunn se separó y flotó lentamente hacia abajo. Ralph esperó unos momentos a que la pieza se alejara varios metros antes de empezar a trabajar con lo que quedaba: Una unidad parecida a una mochila de donde salían los brazos y la "cara" del mecha.

Ralph no sabia mucho sobre la ingeniería Zentradi, pero le gustaba imaginar que este método de separación de los Queadlunn era una forma de rescatar a las pilotos. ¿Entonces porqué en los años que llevaba trabajando en esto nunca había encontrado un mecha Meltrandi vacío? Los mechas "masculinos" no tenían este mecanismo, por consiguiente había que cortar el fuselaje con un láser de plasma y en general, llevaba el triple de trabajo que en los Queadlunns... pero por otro lado, no se veían los restos del piloto. Los mechas Meltrandi eran mas fáciles, solo había que tener algo de estómago para lidiar con las desafortunadas chicas que los pilotaban. Algo en lo que Ralph era un experto.

-Si hasta podría aprobar un examen para la escuela forense. -Solía decir

Solo una vez sus nervios cedieron: cuando durante un trabajo de rutina vio señales de que la piloto había sobrevivido un tiempo antes de morir ¿Cuanto tiempo? En la pantalla quebrada que tenia frente había visto 3 rayas y el cadáver tenia un trozo de metal puntiagudo todavía en su mano ¿Había agonizado 3 días? ¿O 3 semanas? los Zentradis son duros, pueden sobrevivir en ambientes donde los humanos no vivirían segundos. El estómago se le revolvió al recordarlo.

Aferrándose a los cañones del mecha, se arrastró hacia la parte posterior. Este era un Queadlunn Nona, por lo que tenia un solo reactor. Eran los más comunes en el campo, había miles de ellos, aunque casi nunca intactos. Ralph trabajó rápido, la gran joroba que albergaba los misiles estaba cerrada; la desafortunada chica murió antes de poder lanzar un solo misil, pero los misiles no importan, hay millones de ellos, "vivos" y "muertos" flotando a lo largo del antiguo campo de batalla. Esto podía considerarse un peligro para la navegación, los misiles podían activarse con un impacto o por alguna perturbación electromagnética, es por eso que quienes trabajaban en la zona tenían sus equipos protegidos con emisores de señales IFF (1) recuperados de los mechas de la zona, tanto Zentradi como Meltrandi. Ralph sabia que dependía de ellos en caso de una emergencia, pero salvo los juegos de Will, nunca supo de armamento activo en la zona que pusiera en riesgo su vida.

Lo que importaba era el reactor, así que se deslizó hacia la parte inferior de la joroba donde dos toberas se desprendían de la mochila que contenía el reactor.

Los mechas Zentradis no tenían tornillos o tuercas, no estaban hechos para mantenimiento. Se usaban y cuando se dañaban se los destruía. Las piezas estaban soldadas o encastradas unas con otras con membranas flexibles. El reactor del Nona estaba entre las toberas y el contenedor de misiles, había que remover una cubierta de blindaje para dejarlo al descubierto, pero como esta cubierta descansaba sobre un material aislante de calor, era cuestión de quitar ese material para liberar todo el bloque protector. Ralph extrajo de un compartimiento en su cintura dos gruesos cables con grandes diodos en sus extremos, puso un diodo sobre cada extremo de la junta aislante y accionó el dispositivo de carga. Al cabo de unos minutos, el material se resquebrajaba y pequeñas nubes de polvo se dispersaban por ambos lados de la coraza. Un golpe con el puño y la junta aislante se desintegraba, dejando la pesada pieza blindada flotando a la deriva.

Ralph apartó la pieza y se puso a trabajar en el reactor.

Diez minutos mas tarde, extraía un objeto negruzco. Era el combustible del reactor transformado en carbón o algo parecido a eso tras el paso de cientos de años en el espacio. ¿Como sabia Ralph eso? Le pareció recordar que el profesor había hablado sobre que si el material estaba cristalizado, era que mas de mil años habían pasado desde que se agotara, algo que ver con la alta presión de la cámara del reactor y al decaimiento de la materia... o algo así, el caso es que en este sector del campo, todos los reactores tenían lo que él llamaba "carbón" dentro, nunca había visto un reactor cristalizado.

De haber encontrado uno de esos cristales, se lo hubiera quedado, porque el "carbón" tiene menos valor que esa mitad de Meltrandi flotando junto al brazo izquierdo del Queadluun.

No obstante Ralph no perdía las esperanzas de encontrar un cristal, por eso se tomaba la molestia de desmontar el reactor en el lugar y no en la base, donde era más fácil.

Volvió a mirar el pedazo de combustible carbonizado que tenia en la mano. Tenia el tamaño de una "manzana" y recordó que lo que para él era una manzana, para un humano corriente era una piedra del tamaño de un vehiculo pequeño. Durante mucho tiempo luego que el proceso inverso a la micronización lo transformara en un gigante, había tenido dificultades con el manejo de las escalas. Recordó que una vez, mientras reparaba unas cañerías en la parte externa de la factoría, el ingeniero le había pedido que moviera uno de las tuberías un centímetro hacia afuera. El obedeció, pero se olvidó que lo que para el era un centímetro, para la escala humana era medio metro, por lo que rompió la tubería y durante varios días una nube de excrementos y agua de drenaje acompañó a la flota atrapada en su leve campo gravitatorio.

Ralph soltó una carcajada, arrojó la inútil roca y volvió a su tarea.

Subió a horcajadas del Queadlunn y usando dos ventosas magnéticas se fijó al fuselaje. Solo tenia que dar pequeños impulsos con los propulsores de su espalda y su carga empezaría a moverse. Lo hizo y lentamente el mecha volvía a moverse luego de cientos de años de inmovilidad. Ralph hizo un leve gesto con la mano al pasar junto al cadáver de la chica y volvió su atención al frente, calculando la distancia hasta su transporte, solo unas pocas decenas de metros mas allá.

Era fácil, en la parte trasera había dos grandes brazos con algo parecido a guantes de goma. Solo debía estrellar su carga contra esos brazos y automáticamente se cerrarían, atrapando al mecha y su improvisado piloto en forma segura. Solo una vez había fallado y tuvo que abandonar su torso para no quedar a la deriva en el espacio. Riesgos del trabajo supuso.

La colisión fue perfecta, justo a instantes del choque, soltó el agarre magnético y flotó libremente sobre el aparato de captura mientras este apresaba el mecha Meltrandi. Volvió a activar sus ventosas y ahora estaba estacionario sobre la parte superior de su propia nave.

-Presa y Cazador asegurados. -Dijo por su micrófono

-Copiado. -La voz llegó con claridad por la radio. -Cuota cumplida, vamos por Will y regresemos a casa. Una vibración, seguida de una nube de partículas brillantes en la parte trasera de la nave y los motores impulsaron la nave hacia delante.

-¿Hay novedades de la base?

-Nada, sin novedad Ralph. -Al cabo de unos momentos la voz volvió a hablar -¿Esa carcajada fue por lo del desagüe de la cloaca de aquella vez...

Ralph estalló en carcajadas, por la radio también le llegaron las carcajadas del piloto del transporte.

-Nos llevó una semana entera aspirar toda esa porquería... entonces vimos tu mierda Ralph. Casi del tamaño de un misil de reacción, no podíamos parar de reír de semejante asteroide que salió de tu culo... jajajaja -Las risas no lo dejaban terminar. -Cuando la remolcamos y la dejamos junto al puente de mando y la Capitán la vio al llegar a la mañana... jajaja

-Valió la pena esas dos semanas de calabozo ¿No Hal? -Dijo Ralph entre carcajadas.

-Lo volvería a hacer una y otra vez. -Dijo a su vez Hal riendo sin parar.

Ralph no podía mirar hacia atrás por la rigidez de su traje, pero sabia que estaban dejando el campo de batalla, delante de ellos el espacio dejaba atrás los restos de chatarra y cadáveres momificados y las estrellas llenaban el vació hasta donde la vista llegase.

-Hablando de eso. -Hal volvió a hablar por la radio. -Recuerdame que te envié ese video que bajé de la red el otro día, se llama Dos Meltrandis y Una Copa, dicen que un camarográfo casi resultó asfixiado cuando un... -Una comunicación cargada de estática interrumpió la animada charla de Hal.

-Lamento interrumpir su charla sobre digestión Meltrandi caballeros, pero les solicito que regresen de inmediato a la base. Tenemos visitas. -La comunicación se cortó.

Ralph se quedó callado unos momentos. -¿Visitas? -Dijo

-Los soldaditos venían uno de estos días. -Dijo Hal -¿Pero justo hoy?

La comunicación con estática volvió a escucharse, aunque entrecortada. -...ganle a Will.......nguna idiotez...

-Repita por favor. -Hal trataba en vano de mejorar la recepción de la señal.

-Déjalo, seguro que nos decía que no nos olvidáramos de Will

A unos doscientos metros vieron las luces del "campamento". Una plataforma de tubos con forma de cruz de mas de cien metros de envergadura. Sobre ella estaban montados varios torsos de Queadlunn en proceso de desguace.

Los propulsores delanteros del transporte se encendieron y frenaron la nave hasta dejarla unos pocos metros por debajo de la estructura.

-Voy a levantar el gancho. -Dijo Ralph

Soltó las ventosas y con un ligero impulso se adelantó hacia la proa de la nave, un panel se levantó y dejó al descubierto una manija. Ralph enganchó una cuerda de seguridad que se desenroscaba de su cintura. Acto seguido se impulsó hacia arriba mientras parte trasera del techo del transporte se abría y un brazo mecánico se desplegaba hacia el.

Cuando el cabezal al final del brazo mecánico hizo contacto con la zona de anclaje, una poderosa carga magnética lo atrajo y bloqueó en su lugar. El transporte se elevó a medida que el brazo se doblaba sobre si mismo hasta quedar alineado debajo de la plataforma de carga.

Ralph emergió de entre los Queadlunns y flotó hacia un asiento hecho de caños y placas de metal. No vio todos los cables que serpenteaban entre los mechas desarmados, en cambio si vio un par de pequeñas luces entre dos torsos al frente de la plataforma y supo que Will estaba allí.

-¡Will! -Gritó por la radio. -¡termina con eso, nos vamos!

-Medio minuto! -La voz de Will se escuchó por la radio -Ya termino

-¡Hal! ¿Listo?

-Curso fijo, espero tu señal para salir Ralph.

-¡Espera Hal! -La voz de Will volvió a sonar por el altavoz. -Ya lo tengo listo!

-¿Que mierd...?

-Will no me digas que... -Ralph no pudo terminar la frase. En ese momento media docena de explosiones se sucedieron y los contenedores de misiles de los Queadlunn Nona se abrieron al unisono, disparando todos sus misiles en una sucesión de ráfagas de humo verde brillante que se elevaron a cientos de metros sobre ellos.

-¡Will! -Gritó Hal desde el transporte. -¡Tienes que dejar de jugar con esas cosas!

Will apareció entre el humo, enfundado en un traje espacial y con una linea que lo ataba a la estructura tubular, riendo a carcajadas mientras miraba divertido lo que el llamaba "Sus fuegos artificiales". Le gustaba hacer eso, lo había hecho muchas veces a pesar de las reprimendas que obtenia como premio, lo fascinaba verlos elevarse y abrirse en todas direcciones buscando blancos.

Pero esta vez no sucedió eso, los cientos de misiles subieron verticalmente y al unisono, cambiaron de dirección y se alejaron rápidamente como un cardumen de sardinas huyendo de un depredador.

-Hey -Dijo Will desconcertado -No se supone que debían fijar un blanco en esta zona ..

-Las visitas. -Ralph se puso pálido.





(1) IFF Identificador Amigo/Enemigo


Usted debe login (registrarse) para comentar.