Fanfic Es
Fanfics en español

Chatarra: Una Historia en el Universo Macross por Gerli

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Las dos rejas metálicas se abrieron con un fuerte estrépito. Jim salió del elevador y se encontró en un oscuro pasillo. Consultó el mapa en el Pad que tenía adherido en su muñeca izquierda y comprobó como el pequeño punto amarillo parpadeante que indicaba su posición estaba en el mismo nivel que el hangar principal. Con dos dedos expandió el zoom y pudo ver como su actual posición se superponia con los demás pasillos y compartimentos de esa sección de la Three Star. Los pasillos debajo de él estaban tenuemente representados en gris opaco. Con un movimiento de un dedo hacia arriba rotó el mapa en el eje vertical y pudo ver los diferentes pasillos por encima de su posición. Era un verdadero laberinto.
Las Three Star eran naves factoría. Su principal función en una flota de colonización es construir absolutamente cualquier cosa que el Consorcio Macross haya desarrollado. Desde tostadoras hasta otra Three Star, la gigantesca nave podía adaptarse a cualquier necesidad mediante la modularización de su estructura. Jim comprendió que lo que estaba cruzando en ese momento era un complejo de pequeñas fábricas, compartimentos que se rentaban a las compañías privadas de la colonia para que manufacturaran sus productos. Si una flota contaba con varias Three Star, podían especializarse en diferentes tareas, como la producción de material de guerra o, como en este caso, para la industria civil.
La Flota 37 fué una de las pioneras en adoptar el nuevo concepto de Stem Fleet (1) donde, al contrario del plan de colonización que se comenzó a implementar en el año 2012, las flotas de colonización dejaron de ser creadas exclusivamente en La Tierra. Una Stem Fleet podía crear otra flota, equiparla y enviar a una parte de su población civil a colonizar planetas o sectores que se hubiesen detectado en su rango de busqueda, de modo que la flota madre continuaría su curso original mientras la colonización se llevaba a cabo por la flota hija.
La Rainbow era vieja, una de las primeras Three Star que adoptaron las nuevas doctrinas de producción y abastecimiento colonial. Jim había visto como se usaban los restos de estas naves como blancos para probar armamento de las naves insignia. Un Cañón Macross podía transformar una Three Star en un campo de desechos incluso sin un impacto directo. Que la Raimbow estuviera en manos privadas más allá del cumplimiento de su vida útil contradecia la política de la NUNS y esto incomodaba a Jim.

Mientras pensaba esto, la otra parte de su cerebro trataba de hallar la ruta más corta hacia el hangar principal. El mapa indicaba media docenas de formas de llegar, pero muchos de los pasillos tenian las compuertas contra incendios bajas que lo obligaban a volver hacia atras y probar una ruta nueva. Al cabo de media hora de dar vueltas llegó a una pasarela que cruzaba un gran espacio vacío y supo que estaba cerca de la ruta principal. La tenue iluminación anaranjada de las luces de seguridad que a intervalos iluminaba la barandilla no le permitía orientarse lo suficiente y el mapa no le mostraba con detalle lo que habia sobre o bajo su posición hasta que no se encontrara al mismo nivel. Optó por ponerse el casco y utilizar la visión nocturna.

Apoyó su morral en una la plataforma y descolgó el casco que llevaba sujeto en la espalda. Comprobó los niveles de la batería y suspirando se lo puso en la cabeza. Inmediatamente los sensores activaron la visión nocturna al detectar bajas condiciones de iluminación y Jim pudo ver a su alrededor.
Estaba en la misma plataforma (o una parecida) Que Amanda les había enseñado cuando los restos de armaduras Meltran entraron por una compuerta. Su casco amplificaba el escenario mucho más allá de lo que había visto antes. Justo por encima al igual que por debajo de había cinco diferentes plataformas cada una de las cuales tenia un par de rieles. El centro del bloque era una gran estructura cilíndrica, conformada por varias secciones modulares de vigas metálicas donde rieles de diferentes niveles convergian en una estructura similar a un carrusel. Jim dedujo que era el elevador principal que llevaba piezas y equipos de un nivel a otro de la nave. Supuso además que uno de los rieles seguramente llevaría directo al hangar principal.
Miró a su alrededor y vió que la pasarela en la que estaba terminaba abruptamente en una pequeña plataforma de observación.
-Otro callejón sin salida. -Dijo Jim
Dió la vuelta para regresar por donde había venido pero pronto se detuvo al escuchar el sonido de maquinarias que se ponían en funcionamiento. Una compuerta en el techo del recinto se abrió y una sección de rieles descendieron desde la abertura conectándose con la estructura del elevador. Al cabo de unos segundos una enorme pieza de equipo comenzó a descender por el mismo. Jim la identificó inmediatamente como un contenedor de suministros universal, los había de a cientos de miles por toda la galaxia colonizada por la humanidad.
Observó como el enorme objeto descendía girando lentamente. Al llegar a la base del elevador estaba perfectamente alineado con los rieles que conducían a lo que Jim suponia era el hangar principal. Con un estampido dos barreras se elevaron y los rieles se conectaron. El contenedor comenzó a moverse fuera del elevador con una lentitud apremiante. Al acercarse a las compuertas del fondo del recinto una baliza se activó y estas se abrieron para dejar paso a la plataforma con su carga. Jim se quedó observando hasta que desapareció tras las compuertas que volvieron a cerrarse estrepitosamente dejándolo nuevamente en la más completa oscuridad.
Jim accionó un control de su Pad portatil que se apagó y simultáneamente una versión del mapa tridimensional apareció impresa en su campo de visión, proyectada por el visor de su casco.
Desandó el camino nuevamente hasta el pasillo de acceso del elevador. Ahora que sabía la dirección general que debía tomar eligió con confianza su ruta y al cabo de varios minutos entraba por fin al hangar principal a través de una escotilla destinada a personal de mantenimiento.
Un zumbido en su casco le indicó que un mensaje había llegado. Abrió la interfaz de su Pad en el visor del casco y vió que el mensaje tenía remitente de Amanda.
“La bahía cuatro está iluminada, cuando finalice de inspeccionar su nave comuniquese con nosotros para apagar las luces”.
-Asi que la bruja sabe donde estoy. -Dijo en voz alta, pero sin los altavoces conectados ningún sonido salió al exterior de su casco.
Comenzó a caminar y pronto vió las líneas blancas pintadas en el piso metálico del hangar que formaba la vía por donde circulaban los vehículos de personal y por donde habian venido ellos el dia anterior. A lo lejos, unos 150 metros más adelante, se podía ver entre las columnas y plataformas colgadas del techo un gran resplandor. La Bahía 4 amablemente iluminada por la gente de la Rainbow.
Jim comenzó a seguir la calzada mientras miraba el techo del hangar. Ahora podía distinguir perfectamente que las grandes sombras que había apenas vislumbrado al llegar eran secciones de una nave anclada al techo. Lo que estaba viendo lo llenó de asombro. Las naves clase Stellar Whale eran grandes transportes civiles. La que estaba anclada en el techo del hangar era aproximadamente u31; de la nave completa. Aun así sus dimensiones eran impresionantes. Estaba sujeta al techo por varias plataformas en forma de “L” que, curiosamente, sujetaban la nave cabeza abajo, de modo que podía verse la cubierta principal y el puente de mando... o al menos donde debería haber estado el puente de mando. Habían removido toda la superestructura del puente y solo se veía un gran espacio vacío. La nave había sido “canibalizada” en gran parte, como se conocía al método de reciclaje de las naves que quedaban varadas o sin posibilidad de reparación. Muchos paneles del casco habían sido removidos, así como varias servo-turbinas de la proa y la cubierta principal.
Eso al menos aclaraba uno de los misterios. Si esta era la nave que sufrió el “incidente” que mencionó Amanda, el carguero debería estar anclado en otra parte de la nave o, a lo mejor, ya había sido completamente canibalizado y ahora era parte de latas de cerveza en alguna parte de la galaxia.
Bajó la vista y se concentró en los alrededores. Contenedores, cajas, grandes placas de blindaje, rollos de cables de acero apilados en orden. Se dió cuenta que lo que aparentaba desorden era en realidad una complicada disposición y uso del espacio que se correspondía con las guías de las grúas que se ubicaban en varios niveles en la parte superior del hangar. La ruta de vehículos simplemente se adaptaba al espacio libre entre cada sección de depósito, girando una y otra vez en dirección al frente del hangar, donde las bahías de atraque recibían a las naves de transporte.
Jim salió al espacio abierto y pudo ver su VF-17 perfectamente iluminado por una sección de paneles lumínicos del techo. La intensa luz hizo que la sensibilidad del visor nocturno de su casco se redujera al mínimo. Jim se quitó el casco y avanzó hacia su nave, haciendo un repaso mental de todos los items que debía inspeccionar luego de haber sufrido daños (aunque mínimos, estaba seguro) durante su misión de transporte.
El VF-17 era, a grandes rasgos, un triángulo. Su fuselaje angular y compacto (para los estándares de los Variable Fighters de generaciones anteriores) lo hacían un excelente caza, furtivo y maniobrable.
La versión S2 que Jim pilotaba era una revisión del modelo original del VF-17S adaptado para reconocimiento y enlace de datos en despliegues de largo alcance. Para este tipo de misiones el VF-17S2 usaba un modulo Fast Pack (1) que incorporaba un Transmisor Fold de Alta Frecuencia y un Módulo de Rastreo Pasivo. A diferencia de las versiones equipadas con domos de radar de escaneo de largo alcance, la versión S2 mantenía su perfil furtivo gracias a su equipamiento de función pasiva. Si el piloto no activaba el enlace de datos con la flota podía estar absolutamente seguro que nadie lo detectaría a menos que se acercara lo suficiente para verle la matrícula pintada a un lado de la cabina.
Incluso así, estos aviones raramente se desplegaban solos. Su misión generalmente consisitia en servir de enlace entre los escuadrones de ataque y las fragatas de apoyo. Se los desplegaba entre los “huecos” de las líneas del frente de modo que podían detectar intentos de flanquear las defensas y, en caso de que alguna línea fuera penetrada, la amenaza era detectada y monitoreada en tiempo real dando aviso al frente y a la retaguardia simultáneamente.
No obstante, ninguno equipo o sistema que hacían de la versión S2 algo tan especial había sido montado en el VF de Jim. La unidad FOLD ocupaba su lugar habitual sobre el caza pero ningún otro módulo asomaba bajo las alas ni debajo del fuselaje de la nave.
La luz que llegaba desde el techo creaba una oscura sombra triangular que ocultaba todo el vientre del caza. De pronto Jim se sobresaltó al percibir un movimiento cerca de una de las alas. Soltó el casco que rebotó ruidosamente en el suelo metálico y sacó su pistola reglamentaria. Estaba completamente al descubierto en ese espacio abierto, sin chance de cubrirse con nada pero no tuvo tiempo de pensarlo.
-¡Aléjese de la nave o disparo! -Grito jim mientras apuntaba a la sombra que se había quedado quieta junto a donde debería estar la rueda del tren de aterrizaje trasero.
Se escuchó un golpe seco y un quejido. Al cabo de unos segundos una joven salió debajo del ala y quedó completamente bañada en la luz que bajaba del techo. Era bastante jóven, de unos veinte años quizás. Llevaba anteojos de marco redondo y el pelo rubio y rizado se asomaba bajo una pequeña gorra que hacía juego con su traje de mantenimiento anaranjado de una sola pieza. Tenía las dos manos arriba pero con la derecha se masajeaba la cabeza que aparentemente se había golpeado al ponerse de pie bruscamente.
-Las DOS manos arriba! -Enfatizó Jim desplazándose lateralmente en un círculo hacia la derecha mientras se acercaba a la nave. -¿Que mierda hacias ahi?. -Gritó mientras mantenía su arma apuntando al pecho de la joven.
-Yo.. yo.. estaba mi.... mirando, nu.... nunca habia visto un VF-17 de cerca. -La joven temblaba y tenía los ojos llenos de lágrimas. Jim se sintió de pronto avergonzado y bajó un poco el arma. -Alejate más. -Dijo mientras se acercaba a una de las alas. -Ahora quédate quieta. -Dijo mientras se agachaba un poco. A pesar de la oscura sombra que proyectaba el avión, no vio nada sospechoso, ni herramientas ni nada. De vez en cuando echaba rápidas miradas a la joven que estaba paralizada a unos diez metros de él. Al cabo de unos minutos guardó el arma en la funda y se limpió el sudor de la frente. Caminó lentamente hasta el lugar donde había caído su casco y lo recogió sin apartar la mirada de la joven.
-Ya puedes bajar las manos. -Dijo.
La joven suspiró y bajó los brazos mientras se sentaba de golpe en el suelo.
-Ahh... no aguantaba más. -Dijo con los ojos cerrados.
Jim se acercó a unos dos metros de la joven y la examinó con gravedad. -¿Sos de la tripulación de la nave o una civil?
La joven abrió los ojos y miró al teniente unos segundos. -S-soy operadora en el puente de ma-mando de la Rainbow, estoy de franco hoy. -Tomó una bocanada de aire como dándose valor y habló más calmada. -Te pido disculpas, pensé que ya estabas aquí cuando llegué y te esperé un rato, pero como no venías me puse a mirar el avión...
Jim permaneció con los brazos cruzados alrededor del casco. No tenia mucha idea de lo que debería hacer a continuación pero al menos no se sentía en peligro inmediato.
-Asi que solo sos una “Spoter”(2). -Dijo finalmente.
-Eh... bueno... si. -Dijo la joven indecisa. -Amanda en realidad dice que soy una loca de las máquinas...
-Dame tu Pad. -Jim señaló con un gesto el aparato que sobresalia del bolsillo superior del traje de la joven. -Quiero ver si tomaste alguna foto.
-Ah... yo... unas pocas. -Dijo nerviosamente mientras sacaba el Pad del bolsillo y se lo alcanzaba a Jim.
El joven teniente se colgó el casco del soporte que su traje tenía en la espalda y tomó el Pad de la joven. Deslizó sus dedos sobre el aparato hasta que encontró la aplicación de la cámara de fotos. Accedió al historial y todas las fotografías se desplegaron sobre el cristal.
-¿Sacaste más de doscientas fotos de mi avión? -Miró a la joven por sobre el Pad con cara de perplejidad mientras que con su dedo movía las imágenes. Cada parte del avión había sido fotografiada con minuciosidad, desde las luces de las puntas de las alas hasta las juntas de las toberas de propulsión principales. -Tengo que borrarlas todas me temo.
Como única respuesta recibió un suspiro de desaliento.
Jim borró todas las fotos exceptuando dos que estaban tomadas de lejos. Le devolvió el Pad a la joven y vió como su rostro se iluminaba al ver las dos fotos que habían quedado en la carpeta.
-Gra-Gracias!. -Dijo
-No digas nada o me puedo meter en problemas. Dijo Jim.

Minutos más tarde, Jim se había puesto manos a la obra. De un compartimiento detras de su asiento extrajo una luz de emergencia que ubicó por debajo del vientre del avión y mientras que con una mano sostenía una linterna pequeña, con la otra repasaba una lista de verificación de daños en su pad antes de volver a pilotar el caza.
La lista era exhaustiva pero ningún piloto que volase en el espacio osaría pasarla por alto. El espacio exterior es uno de los ambientes más peligrosos para los seres humanos y quedarse varado en medio de la nada es una muerte segura.
Jim comenzó examinando el fuselaje. Cada muesca y abolladura fué examinada con atención para detectar fisuras en la armadura de la nave. Como el enjambre de misiles explotó alrededor del caza, los impactos de metralla abarcaban toda la superficie expuesta del mismo. Comenzó revisando la cabina, el VF-17 tenía, como todos los cazas furtivos, una superficie vidriada reducida, pero la versión “S2” dispone de una cabina en tándem, por lo que la superficie a examinar era algo más extensa. El cristal apenas tenía un par de rasguños, luego comprobó el cierre hermético de la cabina y trepando a la parte superior del fuselaje, revisó el dispositivo FOLD montado sobre el soporte central. Milagrosamente no había marcas de metralla pero hasta no hacer un chequeo interno del sistema no podía descartar nada. Revisó toda la superficie alar, donde las pequeñas abolladuras indican donde había recibido el mayor castigo, luego comprobó las antenas y los estabilizadores verticales. Movió los alerones y mientras lo hacía miró a la joven que permanecía sentada en el mismo sitio de antes, observando detenidamente a través de sus grandes lentes.
Jim suspiró y de un salto bajó de la aeronave.
Comprobó los alerones y flaps de las alas... no es que tuviera que usarlos en el espacio, pero tenia que seguir la lista al pie de la letra. Agachándose, pasó por debajo del ala y comenzó a revisar el vientre del avión, prestando especial atención al blindaje que rodeaba a los dos motores del caza. Como el VF-17 tenía un perfil extremadamente bajo era uno de los cazas mas odiados por los técnicos encargados de los hangares. Había que estar agachado todo el tiempo cuando se hacía mantenimiento a la parte inferior del caza y el espacio era muy reducido. Jim se resigno y trató de terminar esa parte del checkeo lo más rápido que pudo. Revisó las compuertas de armamento y equipo y comprobó que su cierre fuera hermético. Ahora pasaría a los motores.
Su caza tenia dos motores a reacción de tipo vectorial. Como los VF’s estaban certificados para volar tanto en el espacio como en la atmósfera (Y hasta cierto punto con capacidad submarina) poseia dos tomas de aire frontales para el vuelo atmosférico. Durante la mayor parte del tiempo un blindaje laminar las mantenia cerradas, pero el procedimiento indicaba que debía examinar su interior asi que no habia discusión al respecto. Descorrió un pequeño panel a un costado de la cabina y giró una palanca. Las protecciones se replegaron y tuvo acceso a la toma de aire de la turbina. Se encaramó hasta tener medio cuerpo dentro de la misma y procedió a iluminar con la linterna el espacio interno. Como sospechaba todo estaba bien, ahora debería hacer girar los álabes de la turbina en un sentido y el otro para comprobar su funcionamiento, pero la tarea resultó más difícil de lo que pensaba, aun con la linterna en la boca no podía manipular el pad y mover la turbina simultáneamente. Al cabo de unos minutos se dió por vencido y salió de la toma de aire. Se rascó el pelo mientras pensaba en atar la linterna con cinta adhesiva a su cabeza o algo asi (Meterse con el casco adentro del reducido espacio de la toma de aire quedó descartado inmediatamente) Mientras pensaba esto, sintió un tirón en una de las mangas de su traje de piloto que lo hicieron darse vuelta. La joven estaba detrás de él.
-¿Necesitas ayuda? -Dijo mientras se cruzaba los brazos.
Jim la miró unos segundos y finalmente asintió con la cabeza. Le entregó la linterna y le indicó que iluminase el interior de la toma de aire.
-Me llamo Tass. -Dijo mientras encendía la linterna y seguía al Teniente.
-Soy Jim. -Dijo, luego agregó un poco más bajo. -Perdona por haberte apun... -No llegó a terminar la frase porque ella ya lo había adelantado y estaba iluminando la turbina con la linterna a la vez que daba pequeños saltitos de alegría.
El Teniente Primero Jim Glenn, del Escuadrón Ámbar de Enlace Situacional de la Base Orbital New Dallas en Edén suspiró resignado.
Usted debe login (registrarse) para comentar.