Fanfic Es
Fanfics en español

Chatarra: Una Historia en el Universo Macross por Gerli

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
La profusión de luces dio lugar a una repentina oscuridad en la cabina del carguero en el momento de emerger de la aureola fold. Inmediatamente se encendieron las luces de navegación y los diferentes sistemas cobraron vida al unísono iluminando varias pantallas frente al piloto y copiloto.
Ambos llevaban sus trajes espaciales puestos y tan pronto como sus asientos se inclinaron hacia delante comenzaron a operar los teclados de la consola frente a ellos. No perdieron mucho tiempo comprobando su posición porque se encontraban frente a su destino. A través de los vidrios de la cabina podía verse una estructura de dimensiones gigantescas. A primera vista uno pensaría que se trataba de un espejismo; las grandiosas formas se entrecruzan y desaparecen en la negrura espacial como si fueran transparentes o poseyeran una propiedad que las hacia invisibles de un momento a otro, pero al acercarse un poco el observador pronto comprendía que los segmentos de la gigantesca forma eran grandes plataformas hexagonales cubiertas por cientos y cientos de paneles reflectantes que devolvian al espectador la imagen del campo de estrellas que los rodeaba ocultando por completo la verdadera forma del complejo, más similar a una enorme flor que a una estación militar de Espacio Profundo.
Ambos pilotos continuaron sus procedimientos de rutina mientras la nave se acercaba lentamente a las primeras plataformas que se abrían en forma escalonada en todas direcciones. El interior del complejo era un verdadero laberinto de soportes estructurales que ofrecían el marco oculto de la gigantesca estación.
El sistema SILS (1) del carguero maniobraba siguiendo una ruta segura cada vez más cerca del centro de la superestructura que, sin embargo, no era donde el centro de control se encontraban. Vieron una enorme columna de metal conformada por grandes segmentos cilíndricos que daban forma al tallo de donde emergen cada uno de los soportes de las plataformas. Cada segmento estaba dividido por vigas laterales en forma de cruz, lo que generaba 4 vías de paso a lo largo de la columna central, pero tres de esos espacios estaban repletos de contenedores y materiales de construcción por lo que la única forma de “bajar” a través del eje central era siguiendo la ruta libre que, convenientemente, se encontraba iluminada.
El carguero entró en la única vía despejada y descendió lentamente a lo largo de un entramado de soportes y tuberías que se hacian más densas a medida que toda la estructura convergia en la base. Las luces del centro de mando se hicieron visibles al recorrer los últimos metros del túnel. La nave penetró entonces en una especie de espacio circular vacío de varios cientos de metros de diámetro, cuyas paredes estaban formadas por la parte posterior de las plataformas que albergaban los paneles reflectantes, pero que desde el interior solo mostraban soportes, cables y cañerías. La superestructura a la que se dirigian eran simplemente varios modulos interconectados que sobresalian del soporte central, diferenciándose claramente del resto por presentar ventanas iluminadas. La base del eje central estaba coronado por una estructura circular y achatada, similar a una torre de control, con ventanas rectangulares que se abrían hacia los 360 grados, de las cuales solo un par estaban iluminadas.
Justo por debajo del centro de mando, varias plataformas más pequeñas se abrían como las hojas de un trébol de tres hojas, aunque de forma pentagonal. Dos de ellas eran modulos habitacionales, fácilmente reconocibles por su forma de vaina y las pequeñas ventanas circulares iluminadas (Aunque se veian mas ventanas oscuras que iluminadas en la veintena de módulos que componian el complejo) La plataforma restante era la zona de atraque, compuesta por un esqueleto de vigas que sostenían varios contenedores de la misma clase que los tres que el carguero remolcaba mientras se acercaba a la plataforma.
Uno de los ganchos de atraque se iluminó de pronto y una serie de pequeños puntos luminosos comenzó a encenderse progresivamente de a pares desde la estructura, formando una senda de luces parpadeantes que se extendía hacia el centro del espacio vacio.
Una voz sonó a través de los parlantes de la cabina del carguero.
-¿Dos containers para la Rainbow? -La voz se interrumpió un momento y luego agregó: -¿Zapatos nuevos para Ralph?
Ambos pilotos estallaron en carcajadas, quien ocupaba el asiento del copiloto activó el micrófono de su casco.
-No creo que sean tan grandes.. debe ser un nuevo Dildo para Amanda... -Ahora las risas se escucharon de ambos lados del intercomunicador. El Capitán del carguero tomó el habla.
-Base Barrow, aquí carguero Rio Grande solicitando permiso para atracar. Cambio.
-Entendido Rio, permiso concedido hace 20 minutos, deje las formalidades y meta sus latas en nuestra heladera.
El Río Grande no era un supercarguero, a los estándares de las flotas colonizadoras era apenas algo más que una nave de correo para enlazar asentamientos y estaciones del espacio periférico. Con su escaso tamaño, su capacidad de remolcar hasta 5 containers clase II los hacian mas que apto para el transporte de productos de primera necesidad y correo en zonas fronterizas.
El copiloto soltó los mandos y comenzó a desabrocharse el cinturón que lo anclaba al asiento. -¿Qué hacemos Cap? -Pregunto. -¿Tomamos el DPF(2) acá o en la Rainbow?
El hombre no respondió, estaba mirando a través del vidrio un punto elevado de la plataforma de atraque.
-Definitivamente en la Rainbow Mike. -Dijo al cabo de unos segundos. -No me gusta dormir en gravedad cero.
-A mi tampoco me gusta. -Dijo el hombre más joven mientras estiraba los brazos. -Además, al contrario que en esta lata gigante, en la Raimbow hay mujeres... ¿Capitan...? ¿Capitán Gray?
El Capitán Gray habia vuelto su mirada hacia la zona de habitáculos que se veía a través de los soportes metálicos. De pronto señalo uno de los módulos cuyas ventanas estaban iluminadas. -Ahi en el módulo 7, habia una morocha mirandonos.
-¿Una mujer? ¿Aqui? -Mike se impulsó desde su silla y pegó su cara al vidrio delantero. -¿Seguro Cap? No veo nada!!
Como única respuesta recibió un tirón en el cinturón de su traje que lo envió dando vueltas contra la parte posterior de la cabina.
-Hay un VF-19 con equipo FOLD atracado en la otro bahia. -Dijo Gray señalando al frente. El joven copiloto logró finalmente controlar sus giros y evito golpear de cabeza contra una mampara metalica. Apoyó sus piernas contra la misma y de un pequeño impulso volvió al frente de la cabina. -Esquema civil ¿No? -Dijo mientras extendía los brazos para frenar su impulso antes de chocar contra el cristal.
-Una compañía de seguridad privada parece. -Gray frunció el ceño.
-¿Una PMC?(3) -Mike había quedado pegado al techo y veía con incredulidad a la nave estacionada unos veinte metros por delante de ellos. -No me gusta Cap.
-Calla novato. Y siéntate.
La nave recorrió cada vez más lentamente los últimos 10 metros y se detuvo bajo una abrazadera magnética. Esta se pegó al casco justo por detrás de la cabina. Dos soportes adicionales se desplegaron a los lados del casco y anclaron firmemente a la nave a la plataforma.
-Asegurados. -Dijo Mike por radio. Inmediatamente recibieron la respuesta del control.
-Confirmado Rio, bienvenidos. Hoy les toca el bloque 4. ¿Van a pasar la noche aquí?
-No lo creo Leo. -Dijo Gray mientras desabrochaba su cinturón. -Quiero plantar los pies en suelo firme lo más pronto que pueda. ¿Quien es la visita?
Se produjo un breve silencio del otro lado de la radio. -Sobre eso Gray... te lo cuento café de por medio.
-De acuerdo. Te veo al terminar tu turno.
-En poco menos de dos horas. Puedes traer al novato si quieres.
Mike entornó los ojos y estaba a punto de contestar pero un gesto de su capitán lo disuadió.
-Copiado Control. Dejamos la nave lista para descargar.
-Enterado. Los veo adentro.


Una hora más tarde, ambos pilotos se encontraban en uno de los módulos de esparcimiento ubicados por encima de la torre de control. Siendo una estación que no disponía de su propio generador gravitacional, tenia opciones limitadas de entretenimiento. La habitación en la que se encontraban era parte de un gran anillo que servia de corredor de enlace a otras secciones de la estación. Ese sector específicamente se usaba para descanso por poseer una de sus paredes exteriores completamente vidriada que, si bien no mostraba absolutamente nada que se pueda considerar “paisaje”, creaba una sensación de espacialidad que no se disfrutaba en los otros módulos. La pared interior estaba equipada con varios tipos de expendedores de comida y bebida y 3 paneles dividían el sector en habitáculos individuales para dar algo de privacidad a quienes descansaban del turno. En todo caso, las instalaciones estaban diseñadas para un número mayor de habitantes, cosa que se evidenciaba por la falta de uso de varios asientos que estaban plegados contra las paredes y el funcionamiento de solo una cafetera de las 3 que había disponibles. Dos pantallas ubicadas en cada uno de los extremos del “salón” mostraban un noticiario de la MBS(4) pero con el volumen demasiado bajo para que se escuchara. Solo se escuchaban los murmullos del agua al pasar por las cañerías y los purificadores de aire. Con tan pocos operarios la Barrow podía ser uno de los emplazamientos más silenciosos de todo el sector periférico de la colonización humana.

El Capitán Gray miraba a través del vidrio como un sector de la estructura de anclaje que ocupaba la parte superior donde estaba amarrada la Río Grande se abría hacia abajo y rodeaba el último contenedor de los tres que acarreaba el carguero. Una vez que las dos abrazaderas estuvieron en posición se cerraron y desplazaron su presa hacia atrás, separandola de la nave. Al mismo tiempo, un brazo mecánico impulsó uno de los contenedores que estaban estáticos a la izquierda de la bahía de atraque, el cual comenzó a moverse longitudinalmente hasta ocupar el lugar del container recién removido.
Todo el proceso duró unos quince minutos. El contenedor con los suministros recién llegados se deslizaba por el riel central de la plataforma de anclaje en dirección al soporte central.

Mike sorbió ruidosamente las últimas gotas de café de su envase apto para 0G y aplastandolo con el puño lo arrojó hacia un recuadro verde en la pared opuesta. Cuando el envase vacío llegó dando vueltas cerca del sensor una compuerta se abrió rápidamente, permitiendo que una fuerte succión atrapara el objeto y lo engullera.
-Cap. -Dijo en tono aburrido. -¿Fue una buena idea dejar eso en la cabina?
Gray apartó la vista del ventanal y miró a su copiloto con el ceño fruncido. Estaba sin el casco al igual que su compañero pero se había dejado el traje puesto. Sus cabellos castaños empezaban a mostrar algunas canas aquí y allá, especialmente en la tupida barba, pero lo que más revelaba su edad eran las profundas arrugas que surcaban su rostro. Un verdadero veterano del espacio profundo. Sin hacer el menor comentario, hizo un pequeño gesto con el dedo índice de su mano derecha y señaló la salida más alejada de donde se encontraban; una persona venía flotando en su dirección.
Ambos se dieron vuelta y miraron en silencio a la recién llegada. Era una joven enfundada en un traje color naranja, por lo que dedujeron no eran personal militar ni de investigación. De tez morena, su cabello oscuro con reflejos verdes estaba atado en dos rodetes a la altura del cuello, por lo que asumieron que en gravedad normal la chica usaria el pelo largo atado en coletas.
La joven llegó al sector de máquinas expendedoras y frenó su impulso sujetándose a una de las muchas barras que a intervalos regulares ocupaban el “techo” y “piso” del corredor. Sin prestarles atención y en completo silencio, colocó una tarjeta en una de las máquinas y extrajo un envase de jugo. Luego se desplazó lateralmente con un pequeño impulso de sus piernas y se dirigió a otra de las expendedoras de comida, de donde extrajo varios bocadillos. Al darse vuelta su mirada se cruzó con la de los dos hombres en la pared opuesta y como único signo de cortesía hizo un pequeño saludo con la cabeza, tras lo cual descendió hasta uno de los agarres del piso y con un fuerte impulso de sus piernas volvió por donde había venido.
Capitán y Copiloto se quedaron momentáneamente en silencio mientras se alejaba la joven. Fue Mike quien rompió el silencio.
-Cap... ¿Vio eso...?
-Mierda que si chico, mierda que si.
Mike silbó y se rascó la cabeza. -Nunca vi pechos tan grandes en un traje espacial... debe de ser hecho a medida.
Gray acarició su barba sin afeitar mientras miraba en dirección al recodo donde había desaparecido la chica. -¿Solo le miraste las tetas o tambien te diste cuenta que era una Meltrandi?
-¿Eh? ¿Meltrandi? Mike se dio vuelta y miró al Capitán con asombro. -¿No mestiza? ¿Una verdadera Meltran micronizada?
-Tenía la mirada de una guerrera chico, no cabe dudas.
-Y las tetas de una estrella porno, no le quepa duda Capitán. -Dijo una voz a sus espaldas. Ambos se giraron y vieron a un hombre mayor enfundado en un traje de mantenimiento, el cual se había bajado hasta la cintura y atado alrededor de la misma. Vestía una camiseta verde oliva algo gastada debajo. Una gorra con visera que hacía juego con el traje de mantenimiento tapaba la calva con algunos mechones de cabello gris que flotaban detras de sus orejas. Venía flotando hacia ellos desde la compuerta que llevaba hasta el elevador principal. -Hola Gray, hola Novato. ¿Como estuvo el Fold?
-Leonardo -Dijo Gray mientras que de un apretón de manos frenaba a su amigo justo por encima de ellos. De un leve tirón lo atrajo hacia abajo. -¿De dónde salió esa morocha mortal?
-Ah. -Dijo Leo abriendo los ojos. -¿Vos tambien te diste cuenta? Es una guerrera Meltran, posiblemente una de las que peleó durante la Guerra Espacial.
-Nah -Dijo Mike mientras estrechaba la mano del veterano. No parecía tener mas de veinte años, ni por asomo es tan vieja como vos.
Gray y Leonardo rieron con ganas. -Los Zentradis tienen otra morfología chico, y más cuando se micronizan. Esa joven deberá estar por los 60! -Exclamó Leonardo.
-Si claro y yo canto como Minmay.
-Y yo soy su novio piloto. -Dijo Gray mientras le daba una palmada en el hombro a Mike. -¿Querés un café viejo? Yo invito.
-Leche de Soja, tengo mucha acidez últimamente.
-Estas hecho mierda viejo, jubilate. -Dijo Mike mientras Leonardo flotaba hacia la máquina expendedora más cercana.
Gray apoyó su espalda contra el cristal mientras enganchaba su pie en uno de los agarres del piso. -Hay un VF-19 ahi afuera ¿Vino ella piloteando?
-Tenias que haberlo visto Gray. Nos pegamos flor de susto. -El hombre se quitó la gorra y miró por el ventanal. -Salió del Fold y se metió dentro de la estación sin siquiera comunicarse por radio, cuando sonó la alarma de proximidad ya lo teniamos frente a la torre de control solicitando permiso de atraque... Robert estaba de guardia y casi le da un síncope.
-¿Se metió sin activar el SILS? -Preguntó sorprendido Mike.
-No solo eso, bajo zigzagueando por los conductos centrales, cuando vimos el video de seguridad no lo podíamos creer, nunca vi a nadie meter un VF por esos recovecos... nunca vi piloto semejante.
Gray permaneció en silencio mientras Leonardo contaba como se habian despertado los unicos tres tripulantes de la estación y el revuelo que se había desatado mientras pedían instrucciones al comando central de la NUNS.
-Al parecer su historia es verdadera. -Dijo el veterano operador mientras bebía lentamente. -La NUNS estaba al tanto de su plan de vuelo y tiene los permisos en regla para atracar aquí en la Barrow por 48 horas. Luego seguirá viaje hacia el Destacamento 21 de Exploración Profunda.
-¿Y nadie del Comando Central les avisó a ustedes? -Pregunto Gray
-Nadie. Eso es lo mas raro. Pero cuando le enviamos el número de identificación de la piloto y el código de aeronave nos dijeron que estaba todo en regla.
-La pregunta es ¿Qué negocios tiene una PMC en esta parte de la periferia? -Preguntó Mike mientras daba vueltas en su sitio. ¿Sus clientes no son mercaderes y empresas de las flotas de colonización? Por esta parte no hay ninguna flota de esas.
-La NUNS está subcontratando mucho personal privado últimamente. -Dijo Gray pensativo.
-Probablemente están haciendo relevamientos de las rutas y estaciones de aprovisionamiento.
-Hmmm. Puede ser Gray. -Dijo pensativo Leonardo. -Pero una piloto como esa Meltrandi en una nave de exploración... en fin, cosas más extraordinarias han pasado en esta galaxia...
-Ni que lo digas viejo. -Gray se incorporó y mediante un movimiento del pie dio un leve impulso contra uno de los parantes del ventanal, lo que lo envió flotando hacia el centro del comedor. -Sea como sea, nos vamos a la mierda nosotros.
-¿Nos vamos? -Pregunto asombrado Mike
-Y rápido. -Gray se volvió hacia Leonardo. -¿Podemos salir inmediatamente Leo?
-Si claro, ya pusieron el contenedor vacío en la Rio ¿No? -Dijo mirando por el ventanal en dirección a la zona de amarre.
-Perfecto. Dame permiso de salida en 30 minutos.
-No tengo la mas puta idea de que bicho te picó Gray. -Leonardo suspiró profundamente. -Okey, voy a avisarle a Robert.
-Gracias Leo. -Se volvió hacia Mike que los miraba con evidente cara de preocupación. -Tenés 20 minutos para abordar la nave o te quedás acá.
Mike respondió con un movimiento de cabeza y se alejó flotando en dirección al elevador principal. Leonardo se quedó junto al Capitán mientras el joven desaparecia tras las puertas corredizas. -Lo estás educando bien al novato... -Dijo con una sonrisa en los labios. -Hasta puede ser que te salga bueno.
Gray no le respondió, pero más arrugas aparecieron en su rostro.
Usted debe login (registrarse) para comentar.