Fanfic Es
Fanfics en español

Pokemon Lazos de Nuestro Mundo por Crimsell

[Comentarios - 3]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

  Hola a todos como estan, aqui esta mi primer fic, pueden considerarme un novato en lo de la escritura pero como siempre hago dare todo lo mejor de mi. Quiero aclarar que no los veo a ustedes como lectores de esta historia sino como una gran familia, tratemos de dar lo mejor para mejor este mudno vale, sin mas que decir comencemos...

Notas:

Bueno amigos, comenzemos con esta fantastica historia, sin mas que decir que se abran las puertas a una Nueva Leyenda.

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

  El sol salía y los rayos del sol pasaban por la montaña con el toque matinal de la mañana que daba en ese pueblo. Esa esencia de tranquilidad y  calma que se encontraba con solo sentir el aire, pero en el mismo viento se sentía un corte en el siendo roto por el movimiento de un "proyectil". Por la calle se veía a un chico corriendo a toda velocidad hacia su casa junto a una rata amarilla a toda velocidad.

 

 

- Vamos, Rayo ¿A caso ya te cansaste?- Decía un chico mientras corría a la velocidad de un relámpago- Si llegas tarde, me como tu comida- Un poco lejos se veía a un Pikachu, pero no tan particular, era un extraño variocolor que no se era posible encontrar uno en un millón, menos de un Pikachu de la región de Kanto. Apenas se lograba ver al misterioso chico que casi volaba por la velocidad a la que iba corriendo y arrasando con todo lo que pase en frente. El chico parecía ser de pelo negro con cabello medio largo y muy despeinado, usaba una camisa blanca, unos shorts azules, unas gomas rojas y unos visores de color naranja (tanto en lo grueso como los vidrios), y llevaba colgando de su cuello dos collares, uno del cual colgaba una clase de brújula, y el otro era una clase de medalla plateada que tenía marcada una F marcada parecida a la letra de comics de acción.

 

 

  Ya llegando al lugar y al intentar frenar falló y tropezó y se estrelló con una pared, aunque fuera preocupante también era muy cómico, donde había frenado y se había estrellado tenía la forma del chico como si hubiera pasado ya miles de veces.

 

 

- Otra vez no...- dijo mientras se sobaba la cabeza colocando una más a la veces que golpeó esa pared para luego darse vuelta al ver al ratón eléctrico.- Me faltó poco esta vez y lo sabes- Dijo el chico al desprenderse de la pared, vio a su compañero eléctrico muriendo por un golpe crítico de risa por la cara en la pared. Ya levantándose y quitándose el polvo junto con los restos de la pared para luego con el quitar de su visor mostrar una mirada llena de esperanza oculta en esa luz destellando ese color rojo, más profundo y espeso que la sangre, donde la luz rebotada el reflejo de humanidad en su corazón. Tras calmarse entraron ambos a una casa rustica con naturaleza rodeándola. Al entrar a la casa el chico gritó: - Ya llegue mamá-

 

 

Al escucharlo lo fue a saludar y le dijo que su desayuno estaba en el microondas y la de Rayo en la mesa. Al escucharla fue a buscar su comida pero eso no era lo único pensado en hacer, mientras el tipo eléctrico preparaba las bebidas en unos vasos cercanos, su entrenador había agarrado una baya Aranja para lanzársela a su pokemon y ver sus reflejos. Fue lanzada con éxito, fue una baya rápida como le decía el chico, no se veía bien pero se esperaba que la baya le diera al tipo eléctrico pero este no solo lo había atrapado sino que con la boca y se la había comido de un solo bocado, algo sorprendente aunque el entrenador no le dio mucha importancia.

 

 

- Bueno, te salvaste esta vez de la rápida aranja pero no te salvaras de la pecha extrema- dijo el chico mientras tiraba la baya pecha en dos segundos. El chico le lanzó la baya rosada hacía el ratón tipo eléctrico, al verla o mejor decir que sentirla, el ratón eléctrico hizo una cola férrea y la partió a la mitad, aunque la cola férrea es un ataque poderoso esta era una especial, era el doble de pesada y el doble de poderosa, parecía ser un gran ataque pero tenía un gran costo; La velocidad.

 

 

Horas después:

 

 

 

  Después del desayuno (si se podía decir así la pelea de comida que tuvieron y lo que tardaron en limpiarlo), el chico le mencionó a su pokemon que la siguiente parada era en Pueblo Primavera ya que el profesor Boreal, un investigador famoso que le ha puesto como el sucesor del profesor Elm que se había transferido a Kanto tras el fallecimiento del profesor Oak quien había obtenido un puesto en la historia del mundo pokemon, había planificado un acuerdo con el señor Forcehold para que sus hijos obtuvieran sus pokemon iniciales de la región que ellos quisieran haciendo que el mayor y el menor eligiera las iniciales de la región de Kanto.

 

 

  El chico subió unas escaleras hasta llegar a una habitación amplia. El chico se fue cambiado:

 

 

  Llevaba puesta una camisa con el diseño de una ultraball, unos vaqueros azules con correas interlineales de blanco y negro, unas gomas blancas y una gorra  de este tipo: roja al frente, blanco en los costados y azul oscuro la parte de atrás, en otras palabras una tricolor que resaltaba más que nada el azul y negro cubriendo su oscuro cabello.

 

 

- Rayo, hoy es el día que comenzamos nuestro viaje en esta región y así superar a mi hermano.- Dijo el chico con un optimismo que sobresalía de él. Al estar en el cuarto el chico sacó una pequeña caja y de ahí un montón de cosas como fotos, medallas, juguetes, collares y entre todo eso una esfera azul cubierta por mucho polvo y una pañoleta negra que la cubría de sufrir daño alguno.

 

 

- Al fin abuelo, comenzare mi viaje y te mostraré lo fuerte que me he hecho, prometo cumplir nuestro sueño y prometo contarte de mis experiencias... como tú lo hacías.- Dijo el chico con una calma en su alma, el chico envolvió el pañuelo con una cinta y la guardó en un morral negro que tenía guardado.

 

  El chico ponía de todo en ese bolso, pociones, medicinas, revivires y una que otras cosas. El chico había dejado la esfera azul de su abuelo para el final, se quedó viéndola durante dos segundos, sus hermoso tonos de color azul distintos en forma de elipse mientras recordaba a su abuelo, el que le enseño mucho acerca de los pokemon, aunque fuera un maestro muy estricto con su propio nieto era un gran profesor y entrenador pokemon, capaz de hacerle frente a seres legendarios y salir victorioso.

 

 

 

 

  Al ponerse el bolso, el chico se vio en el espejo. Vio como era su estilo, y con el bolso que cruzaba su pecho donde se veía dónde poner las pokeball en un pequeño cinturón en donde cruzaba el pecho. Salió a la calle y se fijó en la ruta que debía seguir para llegar a Pueblo Primavera mientras caminaba por la calle, lo que ni se esperaba era que atrás del había una chica igual de distraída en su bicicleta a una velocidad sorprendente. Alguien chocó con él con una bici de carreras y lo dejó tirado, de pronto a levantarse él dice obviamente después de quejarse del golpe que se dio en la cabeza).

 

- Pero que te pasa, no tienes que atacarme así, creí que era un desenrollar de Miltank- dijo enojado el chico mientras seguía frotándose la cabeza por el golpe tan rudo que le dieron por la espalda. Pero al ver quien fue que lo atropello vio que era una chica cercana a su edad, se sentía mal el chico por gritarle así ya que no había sido apropósito.

 

 

La chica tenia rasgos hermoso y estaba algo desarrollada, usaba una blusa necea con mangas hasta las manos cubriéndose todo el brazo, unos shorts azules pero abajo de ellos tenía puesta una maya negra hasta las rodillas, unas gomas de correr que parecían muy gastadas, su pelo era largo pero con las mechas de color rojo y muy lizo de color negro, sus ojos de color marrón y llevaba consigo un paquete y una carta en una bolsa. Al ver lo que había pasado, el chico se disculpó con ella y le dio la mano para que se levantara pero la chica se levantó sola y le gritó:

 

 

-¡¿Quién te crees que eres para gritarme?! ¿No sabes que tan importante soy?! No dejaré que un niñito se ponga así conmigo- Dijo o mejor dicho gritó la chica con una increíble cantidad de aire, el chico quedó con el oído al lado del otro, no podía creer que ella tuviera tanta voz.

 

 

Al pasar unos minutos para que se calmaran las cosas ambos se presentaron empezando por la chica.

 

- Mira, si quieres saber, me llamo Liv, soy de Pueblo Primavera y vengo aquí a darle al tal alguien su pokemon inicial- Dijo Liv calmadamente pero aun molesta por lo ocurrido.

 

 

- Bueno, entonces hola yo soy God, soy de aquí y no tengo tiempo que perder, tengo que ir a Pueblo Primavera por mi inicial- Dijo God preparándose para correr pero antes que le dieran luz verde, Liv le agarro de la oreja y le dijo que: - Espera un segundo, ¿Aun no lo entiendes? Si tú eres el Cuarto Forcehold, entonces yo soy la que te dará a escoger tu pokemon inicial de parte de mi papá- Dijo Liv con su tono de calma pero fastidiada y con algo de rencor. Al escuchar eso God se calló para atrás por la gran sorpresa, al levantarse le dice:

- ¡¿Que?! ¿Eres la hija del profesor Boreal?- Dijo asombrado God mientras se levantaba.

 

-¿Tengo que repetírtelo o qué? Sí, si lo soy- Dijo Liv ya cansada de esa estupideces que decía él.

 

-Bueno ya, disculpa, no te enojes, pero mira que tú fuiste la que chocó conmigo- Dijo el chico gorra tricolor.

 

- Mejor ni hablemos de eso- Dijo algo avergonzada Liv porque ella pensaba que era la víctima cuando ese era God.- Tengo que hablarte sobre los tres pokemons-.

 

-¿Paso algo?- Preguntó God.

 

-Mi papá no pudo venir debido a una emergencia en su laboratorio de Ciudad Endrino y me pidió que sí podía venir a Pueblo Esperanza a entregarle al hermano del campeón leyenda su inicial como el pidió que se hiciera claro, antes de su desaparición- Dijo Liv tratando de ser un poco más compasiva con él.

 

- Mi hermano me dijo que le dio al profesor Boreal los tres iniciales para mi comienzo de las aventuras con el que elija. Ya se cual quiero pero sé que no son de Johto- Dijo God con una gran sonrisa. Liv se había quedado con la boca abierta de que le niñito con el que chocó fuera más listo de lo que ella creyó pasaron dos minutos hasta que reaccionó Liv y dijo:- Creo que te subestime un poco pero requiero de tu ayuda- Dijo Liv.

 

-¿Que necesitas?- Dijo el chico con gorra roja.

 

- Mi papá necesita que vayas a verlo en Pueblo Primavera para hacerte algunas preguntas sobre... lo que paso con... tu hermano- Dijo Liv intentando ser comprensiva con el chico, no era algo que se podía decir a la ligera ya que había perdido a un familiar muy querido. Tras lo que dijo, God, cambió de estado su humor, de la alegría que tenía paso con una lagrima y volvió la sonrisa con la que le respondía a mucha alegría.

 

-¿Que clases de preguntas?- Dijo God intentando estar feliz.

 

- Ya sabes cuales, God-

 

- Claro pero hay dos personas más que quiero que vengan, ¿Se puede?- Preguntó God.

 

- Si no estorban está bien por mí- Dijo Liv de buena manera.

 

 

 

- Bueno pero voy a buscarlos y vamos al parque Milagro, está en el centro del Pueblo, junto a la Fuente Roselia.- Dijo God empezando a moverse

 

- Bueno pero apresúrate en buscar a esos dos y vayan rápido- Dijo Liv con un tono algo mandón aunque no logro escucharlo.

 

Entonces God salió corriendo junto al pikachu para buscar a sus amigos a toda velocidad dejando un montón de polvo.

 

- Primera parada, debajo del puente, vamos por él y en el camino la encontraremos- Dijo God antes de Luz Verde.

 

Liv se había quedado sorprendida por la actitud del tal chico.

 

- No puedo creer que ese tonto sea el hermano de nuestro antiguo campeón, ¿Cómo ese bufón podía ser el hermano del mejor entrenador desde Gold Eco? Siento que estoy perdiendo mi tiempo con el- Dijo decepcionada Liv mientras se subía a la bicicleta y se dirigía hacia esa plaza.

 

 

 

 

 

 

 

  Habían pasado dos horas.

 

 

  En pueblo Esperanza había una plaza especial donde crecían flores, cantan todo tipos de pokemon voladores que estaban ahí y se veían a los niños jugar con pokemon como Rattatas, Sentrets, Pidgeys, entre otros. Era un lugar de paz y harmonía, una de las zonas que no había sido corrompida por la tecnología debido a que preferían ser un pueblo rural a una ciudad que vive por la noche.

 

  En esa plaza tan hermosa se vio a Liv, la misteriosa hija del profesor más importante de la región de Johto, el creador de la Lineball, la pokeball de conexión de transporte y el descubridor de la misteriosa Zona Inicio, una zona mucho más grande que cualquier otra región que apareció de la noche a la mañana.

 

  Cerca de la plaza se oía hablar a un trio de "amigos" emocionados y apresurados por llegar a la plaza Milagro ya que tendría una sorpresa.

 

- Espero que esto no sea otras de tus bromas, God- Dijo un chico de pelo castaño más o menos largo con una mirada fría.

 

-Ya se los dije todo, Tony, debemos apresurarnos que esa Liv no nos esperará mucho tiempo- Dijo God tratando de apresurar el paso como siempre.

 

-¿Qué tiene de especial la hija del profesor Boreal?- dijo Daisy algo molesta por conversar sobre otra chica- Es otra chica rica que no se ensucia las patas en trabajos difíciles- Dijo una chica de pelo rulo marrón con pecas en la cara y ojos marrones.

 

- Daisy ¿Que tienes contra ella? Fue amable en esperarme de que los buscara y no diga que fue fácil ya que siempre te pierdes en tu casa y te distraes por cualquier pokemon bonito que se te cruce por cualquier pokemon que se te cruce por el camino- Dijo God.

 

-¡Yo no hago eso!-Dijo furiosa Daisy pero de repente salió un Beautifly de los arbustos y Daisy con cara de emoción la siguió hasta que Tony y God la detuvieron para que no se fuera.

 

 

  Al cerrar y abrir los ojos habían llegado a la plaza Milagro emocionado por aquel día. Al verla a Liv cerca de la fuente de estatua de Roselia vieron que estaba con tres pokeballs en una caja con una carta para God. Al verlos ella se presentó con los dos nuevos personajes y después ellos se presentaron, aunque Tony de mala gana.

 

 

- Holis, soy Daisy y esta chiquita preciosura que está aquí es mi compañera Skitty- Dijo Daisy, dos segundos después apareció un Cleffa con un lazo destino en su cuello saludando con una reverencia por pedido de Daisy. Daisy iba vestida con un vestido algo campestre y una chaqueta del material parecido al de los jeans que siempre usaba, junto a unas botas algo nuevas la cual una tenía un pequeño adorno en forma de estrella rosada. Entre sus rasgos físicos no se podía decir mucho, cabello largo café un poco rizado, ojos verde oscuro, tez blanca, era delgada de buena figura, pero lo más resaltante era ese lunar debajo de su ojo derecho.

 

 

- Tony, y este es Wolf- Dijo Tony de mala gana y con su tono indiferente y cortante, igual que antes detrás del apareció un Houndour lleno de energía para pelear donde sea y cuando sea solo que este no hizo lo mismo que la Cleffa y sino que ladró un poco con un tono muy energético. Tony llevaba en ese momento una camisa gris debajo de una chaqueta oscura con un símbolo algo especial puesto era uno de los pocos que aun llevaba el símbolo de su clan en su ropa en este caso siendo una llama negra que combinaba el negro fuego y blanco, jeans negros y botas grisáceas.

 

 

- Bueno, me alegra y me da mucho gusto en conocerlos pero creo que ya saben por aquí- Dijo Liv mientas miraba a God con seriedad.

 

- Muy bien chicos, como les dije, cada uno tome uno.- dijo God volteando a verlos.

 

- Espera, ¿vas a regalar los pokemons?- Liv demostraba todo su enojo rompiendo los tímpanos de God y del ratón dejándolo escuchando estática. - No sabes que tan valiosos son?-

 

- Si, lo se.- dijo tapándose las orejas para luego levantarse.- Pero de qué sirve tener un viaje sin tener los retos.-

 

- ¡¡Eh?! ¿A qué te refieres?- pregunto Liv algo confusa al igual que los otros dos, mas parecía de manera más sutil en el caso de Daisy, y casi nulo en el de Tony si no hubieran visto que movió su ojo al costado.

 

- Mi hermano, me decía que en sus viajes nada era mejor poseer alguien que tenga el mismo sueño o meta, quien siempre trata de superarle cada vez que pueda.

 

- ¿Un rival? Bueno... tienes razón en eso, hay casos en la historia como Red y Blue, Brendan Ruby y May Zafiro, Gold Eco y Silver, Lucas Diamond y Barry Pearl, hay varios ejemplos. ¿Pero estas seguro que quieres regalarlos?-

 

- Claro, tal vez sean un cliché, pero son mi cliché.- dijo junto con una sonrisa.

 

- ¿No es algo raro que hablen de nosotros como si no estuviéramos aquí?- le susurro Daisy al oído al de ojos verdes.

 

- Sabes cómo es God, no importa que, solo sigue la corriente.- dijo Tony sin interés el castaño mientras mantenía los brazos cruzados.

 

- Trata de no ser el gruñón solitario de siempre.- le susurro Daisy.

 

- Hmmff- bufo Tony mirando a otro lado, dejando en visto a Daisy frustrada por el bajo interés de su "amigo".

 

 

 

- Bueno está bien, de todos modos son tuyo y puedes hacer lo que quieras con ellos.-

- Gracias Liv.-

 

- Es señorita Liv para ti, novato.- dijo Liv cruzando los brazos acercándose con una mirada que desprendía enojo.

 

- Esta... bien.- dijo God forzando una sonrisa.

- ¿Si qué?- dijo Liv con un tono militar.

- Si señorita- dijo God dando un paso atrás.

-¿No te escucho?- repitió Liv con un tono más alto poniendo rígido a God.

- Señor si señor digo señora digo Señorita.-  dijo God al propio estilo militar parado firme con manos atrás y vista al frente, para colmo Liv se acercaba a su rostro dándole la sensación que lo mordería o peor, usaría el vozarrón más fuerte que ha oído. Por esto God se mantuvo quieto más una gota de sudor empezó a deslizarse por su mejilla, pero para su suerte Liv lo termino dejando dándose la vuelta lleno al borde de la gran fuente Roselia (Dejando a God dar el respiro más hondo de su vida).

 

 

Sacando la caja puso un cilindro transparente donde había tres pokeballs que tenían equitativamente pequeños círculos en la parte frontal roja, la primera tenía 3 puntos negros, la segunda tenía 1 punto negro y la última poseía cuatro puntos.

 

 

- Escuchen bien. Hay tres pokemon y hay una cosa que los sorprenderá- Dijo Liv- Bueno, God, elige primero que son de tu hermano.-

 

- Ya se cual elegiré, lo he sabido desde hace mucho tiempo.- decía God mientras se acercaba a los pokeballs con el ratón eléctrico variocolor en su hombro a lo que tomo la pokeball de cuatro puntos.

 

- Rayo, te presentó a nuestro nuevo compañero- dijo God emocionado  a su pokemon eléctrico. Así agarró la pokeball acercándosela a su compañero y luego observándola por un instante.- Bienvenido Charmander...-

 

- Quiero a Squirtle, será una gran ayuda para mi equipo- Dijo Tony. Así agarro la pokeball del tipo agua.

- ¿Tienes que ser tan frío?- Dijo Daisy- Tienes un gran compañero ahora y lo tratas así- Pero se había callado al ver que le estaba ignorando y empezó a discutir mientras que God conservaba con su Pikachu variocolor, lo que extraño a Liv quien veía esa escena.

 

 

- Hola amiguito, soy tu nueva entrenadora, eres muy lindo, contigo vamos a ganar los concursos y ligas- Dijo Daisy tomando la pokeball que quedaba de un punto.

 

- En tus sueños- dijeron sus amigos al unísono, ya que ellos siempre tuvieron la misma meta, ser el mejor que ellos.

 

 

- Si quieren pueden ponerles motes, se los mereces- Dijo Liv. Al escuchar eso los tres supieron que les iban a poner.

 

 

- Desde hace años se cómo llamarte amigo.- Dijo mientras sentía un poco de calor viniendo de la pokeball.- En honor a mi abuelo, si te gusta te llamaré Discharger, como alguna vez se llamó su Charizard negro- Dijo God con su típica sonrisa, al sentir moverse la pokeball parecido al asentir lo tomo como un sí.

 

-¡¿Espera?! ¿Un Charizard negro? ¿Tu abuelo también tenía un Charizard negro?- Preguntó sin parar Liv lo cual atrajo la atención de God.

 

- Pues sí, aparte de Namu, su Charizard fue su pokemon insignia, y...- decía God totalmente calmado hasta darse cuenta de lo que quiso decir y la palabra "también" resonó en su cabeza como el eco en un cuarto vacío.- ¿Como que también?- Preguntó God muy interesado y a la vez sorprendido ahora siendo el quien se acercó a pocos centímetros de ella siendo los papeles invertidos.- Acaso tu... Tienes un Charizard negro?-

 

- No pienses en nada de eso, yo no tengo, deberías sacar a Charmander de su pokeball para echarle un vistazo- Dijo Liv apuntando a la pokeball en manos del de ojos carmesíes. God hizo lo que dijo y se sorprendió lo que paso, al formarse el rayo de luz logro ver algo especial, al igual que su ratón eléctrico también era especial.

 

- No puedo creerlo- Dijo God asombrado y muy sorprendido para que después se le dibujara una sonrisa que desprendía ese sentimiento de alegría y optimismo- Charmander, eres un brillante- grito God tomando de brazos a la pequeña lagartija sorprendiéndola pero a la vez mostrando que tenía una actitud bastante alegre. Pero tras la sorpresa de la aparición del Charmander del mismo color que el mismo oro puro junto a sus estrellas rojas que al salir bailaban alrededor de él, los otros sacaron a sus pokemons y para la sorpresa fue que ellos eran también brillantes. Squirtle con su caparazón verde y Bulbasaur con su tono color amarillento.

 

- Bueno, no me importa tu color, solo quiero y espero que seamos grandes amigos- Dijo God mostrándole una sonrisa sincera que daba alegría y tranquilidad e hizo que Charmander le devolviera el gesto, parecía que se había ganado algo de confianza.

 

 

 

 

-Oye, God, probemos que tanto has mejorado con una batalla de dos contra dos y el que gane pelea con Daisy y Bulbasaur- Dijo Tony con su tono de tranquilidad y frialdad aunque si se emocionaba bastante aunque lo intentara esconder.

 

- Se llama Saur ahora- Dijo Daisy y aclarando un punto como siempre.

-Como sea, hagámoslo- Dijo Tony poniéndose enfrente del de ojos más rojos que el mismo carmesí, estos dos se miraban desafiante sin quitar la mirada del otro, de igual manera el ratón eléctrico en el hombro como el pequeño perro del infierno hacían lo mismo con una escala de intensidad más baja.

 

  El aire era espeso por la presión de ambos entrenadores, crecieron de niños y siempre se enfrentaban en todo para saber quién era mejor, eran rivales innatos que daban lo mejor de sí para derrotar al otro o intentarlo ya que casi siempre terminaban en empates al final, siempre Tony ganaba por estrategia a God, aunque nunca mostraría tanto espíritu como él.

 

 

- Seré la referee entonces, oportunidad para ver que son capaces los supuestos entrenadores prodigiosos.- Dijo Liv algo interesada en la batalla- Sera una batalla dos contra dos sin sustituciones, el que derrote a su oponente y sus dos pokemon será el ganador.-

 

 

-Listos... ¡Comiencen!- Grito la referee.

 

 

 

  Se sentían en el campo la presión de los dos grandes rivales desde la infancia, el aire se sentía espeso y se sentía un sentimiento de emoción y las miradas que se daban entre sí. Como era su gran rivalidad, ambos siempre competían para convertirse en el mejor de los dos, causándole un dolor de cabeza a Daisy y por todas sus peleas y bobas competencias. Era como un duelo de vaqueros que daban cinco pasos y disparaban solo que lanzaban sus pokeballs de sus manos lo más rápido posible.

 

 

- Sal, Wolf, incinéralo todo- Grito Tony. Lanzo una pokeball al aire donde aparece el pequeño pero energético Houndour de Tony, estaba esperando para comenzar con su rugido y espero a su oponente a que eligiera con quien pelearía.

 

- Demos lo mejor, Rayo- Dijo God. Desde su hombro salto su Pikachu variocolor hacía el campo.- Confío en ti viejo amigo- Dijo God dando una señal del dedo arriba, tras esto el ratón eléctrico se puso en cuatro patas levantando la cola liberando chispas de sus mejillas soltando un como grito su nombre.

 

 

 

-Wolf, Mordisco- Dijo Tony.

- Rayo, combinación cola platino.- dijo God.

 

  Wolf se abalanzo para morder la oreja a Rayo pero al verlo se había esfumado en dos segundos, Wolf se volvió loco mirando por todas partes buscando a Pikachu hasta que oyó decir a su entrenador.

 

- Cuidado, encima de ti- Dijo Tony. Entonces cuando Wolf subió a ver y quedo cegado por el sol, pero logro ver una sombra pequeña que se hacía cada vez más grande encima de el con un pequeño resplandor del color de la plata. Como era común, Tony siempre sabía que hacer bajo presión y le dijo a su amigo cuadrúpedo que esquivara. Su pokemon obedeció e hizo que le ordeno exactamente. El Pikachu estuvo a punto de impactar la cola férrea pero el cuadrúpedo logro esquivarlo con dando un salto así atrás, Y viendo la distancia en la que estaba no iba a desaprovechar el momento.

 

- Incéndialo, ascuas.- dicto Tony con un tono más serio en su voz, el tipo fuego haciendo caso lanzo el ataque, ascuas era un movimiento de tipo fuego con una baja probabilidad de quemar siendo el movimiento más débil de ese tipo. Pero el de Tony era diferente...

 

Usualmente soltaba una pequeña cantidad de brasas al objetivo, pero aquel ataque parecía tener diez veces más su potencia pareciendo ser una versión muy mejorada del ataque, era las ascuas más fuertes que se podía ver, o incluso el lanzallamas más débil de todos. Las llamas estuvieron a punto de rostizar al ratón eléctrico, si no hubiera soltado una gran descarga para contrarrestarlo. La gran potencia de ambos ataques provocaron una gran explosión de polvo llamando la atención de todos a la vez que sorprendían a Liv siendo que el fuerte viento lo que hizo que mirara por un momento a God quien mantenía una sonrisa algo macabra y desafiante sorprendiéndola aún más de lo que estaba.

 

 

 

- ¿Cómo es que... hicieron eso?-

- ¿Eso? Por favor.- le respondió Daisy viendo el combate sonriendo sin quitar la mirada con una sonrisa como si no hubiera pasado nada.- Esos dos apenas calientan.-

 

 

 

- Rayo, es hora de surfear- Dijo God sin perder la fe en su compañero. Entonces de la espalda del Pikachu se había creado una ola de la humedad del aire, Rayo subió a la ola y de sus pies se formó una tabla eléctrica que uso para desplazarse en la ola y para poder controlarla.

 

 

- Ese Pikachu puede usar Surf. ¿Cómo?- Pregunto Liv sorprendida por ese ataque.

 

- Si, ese pokemon tiene ese movimiento para detener a los tipos rocas y tierra que pueden dificultar la batalla a esos dos- Dijo Daisy y de forma tranquila.

 

- ¿Pero cómo logro aprender Surf un pokemon como ese? Se supone que no puede aprenderlo ese tipo de pokemon- Pregunto o dijo Liv sorprendida y confundida a la vez-

 

- No lo sabes, Pikachu puede aprender Surf o Vuelo si este nace en el Bosque Verde dependiendo del lugar exacto, hasta ahora no se sabe mucho sobre esto- Dijo Liv con el mismo tema.

 

- Pero, eso significa que ese Pikachu nació en Kanto pero no entiendo como God consiguió a ese pokemon tan raro- Dijo Liv

- Esa es otra historia para otro día- dijo Daisy ya cansada de tantas preguntas- Mejor ve el combate-

 

 

- Rayo, adelante- Grito dando la orden para que atacara con la gran ola acuática.

 

 

 

El humo empezaba a esparcirse dejando ver a los dos pequeños pokemon liberando cada uno un poco de su elemento viéndose el uno al otro.

 

- Mordisco.-

- Cola Platino.-

El sabueso se lanzó encontrar del ratón buscando su presa, pero sus fauces impactaron la férrea cola del ratón forcejeando aquel momento sin apartar la vista del otro.

 

- Ascuas, de nuevo.-

- Rayo, 500 Voltios.-

 

Contrarrestando el ataque del otro ambos recibiendo un poco menos el ataque del otro haciéndolos retroceder empatando de nuevo.

 

- Polución.-

 

El sabueso tomando la iniciativa soltó de su hocico una nube venenosa parecida al humo de un incendio, no tardó mucho en rodear al ratón eléctrico que tomaba un respiro, al ver lo que pasaba tanto God como Daisy supieron que eran peligroso.

- Incinéralo.- termino de decir Tony con un tono frio, y así fue como con una pequeña llama en aquella nube de gas, el plan de Tony. La combustión en aquel gas era inflamable y con una pequeña chispa bastaba para crear una explosión haciendo retroceder a ambos entrenadores teniendo que cubrirse a la onda de polvo en el viento.

 

- Se acabó.- dijo Tony volviendo hacia otro lado tratando de disimular un poco la decepción de haber acabado tan pronto.

- ¿Eso crees? Bueno, lamento decepcionarte pero...- Saliendo de la cortina de humo el ratón eléctrico se puso de nuevo en guardia esperando la siguiente instrucción aun con fuerzas para combatir.- Apenas empezamos.-

 

- ¿Cómo hiciste eso? Jamás fallamos.- decía Tony un poco sorprendido.

 

- Ese ataque...- Liv veía casi con la boca abierta lo que había pasado en el momento antes de la explosión, siendo que una inmensa ola de agua absorbió la mitad del humo venenoso y la otra parte la sostuvo protegiendo al ratón eléctrico.- ¡¿Ese era Surf?! ¡Cómo diablos un pikachu puede hacer Surf?-

- Rayo es un pikachu especial aunque es obvio por ese bello color, viene de una parte en específico del Bosque Verde en Kanto.-  dijo Daisy empezando a molestarse de las constantes preguntas.

- ¿Y cómo consiguió uno?-

- Mejor mira el combate, no te pierdas ningún detalle.-

 

- Uff, estuvo cerca. Ya veo porque mi mama me decía que jugara con fuego.- Dijo God demostrando un verdadero potencial, era increíble eso no se estaba burlando de su oponente sino que lo hacía sentir grandioso - Te explico-.

 

- Sé que el gas toxico que suelta Polución es realmente inflamable y sabiendo lo que hace un clásico pirómano como tú, supuse que harías volar todo el lugar, pero sabiendo los tres estados de la materia sé que podía el agua absorber el gas por eso Todo se debe al movimiento surf, como es el dicho "Lo que el agua se llevó" fue la oportunidad del KABLABooM-

 

 

- Solo retrasas lo inevitable. Wolf, Ascuas.- El sabueso lanzo de nuevo la ráfaga de fuego.

- Otros 500 voltios.- dicto God soltando la misma cantidad de energía contrarrestando ambos ataques.- Lanza todo el calor que quieras, podemos contrarrestarlo con el rayo.-

- Entonces tendré que dejarte sin voltios.- dijo Tony asintiendo al sabueso lo que entendió en seguida.

- Aprovechemos, usa Cola Férrea.- El ratón eléctrico rápidamente prendió carrera lanzándose mientras su cola brillaba en tonos grises.

- Alarido.- Soltando un fuerte grito el sabueso lanzo una onda oscura que mando a volar de nuevo al pikachu variocolor, pero al final tomo el control en pleno vuelo y cayó en guardia.

 

- Hora de surfear.- Creando de nuevo la ola fue directo hacia el sabueso pero este a orden de su entrenador lanzo un segundo alarido impactándolo y a la vez esquivando la ola de agua, pero no se iba a detener ahí puesto salto tratando de impactarle la cola férrea pero el sabueso logro esquivarlo por muy poco.

 

 

- Muy bien compañero, atácalo con cola férrea X2- Dijo God. El Pikachu de su lugar desapareció y reapareció enfrente de Wolf asestándole un golpe bastante fuerte.

 

- Wolf, ahora Mordisco- Dijo Tony pero vio que su pokemon no se movía de su sitio- Wolf, ¿No me oíste? Usa Mordisco-. Pero siguió sin moverse, Tony estaba confuso porque su pokemon no le obedecía hasta que vio una chispita saliendo de Wolf.- Esta paralizado pero ¿Cómo?- Dijo Tony asombrado.

 

- Esto se lo debo a mi papá que me compro un libro de física. Me lo leí y aprendí un mar de cosas interesantes y quería probarlas con alguien realmente poderoso y quien más que mi mejor amigo y rival- Dijo God demostrando un verdadero potencial, era increíble eso no se estaba burlando de su oponente sino que lo hacía sentir grandioso - Te explico-.

 

 

- En el aire del pueblo hay pequeños residuos de estática los cuales se acumularon en un metal: la corra férrea, pero como había fallado invente otra forma, utilizar Surf para acumular otra vez la estática y unirla nuevamente con otra cola férrea X2, junta esa electricidad con la habilidad electricidad estática de Rayo y ahí tienes, esa es la explicación sobre la técnica estética acumulada.-

 

  Todos sabían que God era no muy bueno en los estudios pero sabían que usaba bien lo que sabía para ganar una pequeña ventaja para su compadre medio naranjazo. Liv era la única que había quedado con la boca abierta y los ojos bien grandes como platos y se había quedado con la duda en su cabeza; ¿Quién es este chico?-

 

  Aunque el combate parecía favorable para God, pero God estaba esperando algo mirando a Tony el cual no se le veía los ojos con la cabeza abajo pero parecía sonreír macabramente.

 

- Bien hecho, perdedor, pero recuerda tu lugar.- dijo Tony sonriendo malicioso.- Ascuas.- Acatando a su entrenador el sabueso soltó una ráfaga de fuego.

- 500 voltios.- dicto God a lo que de inmediato el rato soltó el poderoso rayo, pero no basto para frenarlas las fuertes llamas que impactaron al ratón eléctrico haciéndolo soltar un grito tanto al pokemon como al entrenador.- Rayo ¿Estas bien?-

 

  El ratón eléctrico poco a poco se levantaba pero del salió una llama de fuego por un segundo hiriéndolo, estaba quemado.

 

 

- ¿Pero Cómo se quemó?- Pregunto liv viendo más impresionada por lo que veía.

- Simple, el propósito de Tony en un combate es siempre quemar a su oponente, es un fetiche suyo.- decía Daisy viendo un poco más seria el combate.- Pero lo que hizo con el Alarido fue inteligente, está obligando a God a liberar más voltaje.-

- Eh? Como así?-

- Esos dos no pueden ser llamados novatos, han logrado sobrepasar los límites de sus ataques y para colmo lograron objetivos opuestos.- decía Daisy calmada sin dejar de ver el combate entre el fuego y el relámpago.- La fuerza del rayo de ese pikachu es mucho mayor a uno común, pero por eso mismo es el problema puesto cuando suelta todo el voltaje de su interior esta indefenso.-

- ¿Y eso que quiere decir?-

- Veras, mientras Rayo puede controlar la cantidad de electricidad que suelta, Wolf como puede verse puede multiplicar diez veces sus ascuas como su alarido.-

- Entonces si igualan fuerzas significa que God puede ganar.-

-No tanto, lo que ha hecho Tony es arrinconar más y más a God, uso el segundo efecto de alarido que baja el ataque especial al oponente para debilitar sus ataques especiales como Surf o el mismo rayo, y con la quemadura no solo le hace daño cada turno sino que reduce su ataque físico a la mitad.-

- Entonces si pikachu solo cuenta de esos variados ataques para ganar entonces está acabado.- dijo Liv continuando lo que decía quien estaba a su lado.

- Dm tal vez.- dijo Daisy dudando viendo de nuevo el combate volteando a ver al de ojos rojos como la sangre.- Aunque he aprendido algo de los tontos, son impredecibles.-

 

 

 

- Wolf usa Ascuas.-

- 500 voltios.-

 

Ambos pokemon lanzaron sus ataques de sus tipos  pero la fuerza del ascuas ahora era mayor que la descarga eléctrica por lo que fue vencida fácilmente obligando a soltar más electricidad, la volatilidad de los ataques provocaron una explosión mayor a la anterior, llamando al resto de personas que aún no veían el combate en aquella plaza. De tanta energía liberada el ratón eléctrico respiraba agitado apenas manteniéndose de pie, momento que aprovechó El houndour soltando un tercer alarido empujándolo con la onda de sonido expansiva.

 

- Rayo- grito God un poco asustado por aquella cadena de golpes, pero logro calmarse al ver que podia volver a levantarse con bastante esfuerzo, intentando no soltar una carcajada God sonrio soltandola al final.- Increible, no importa que haga, aun me falta algo más para superarte, eres muy fuerte aun.-

- Tú tampoco lo haces mal, tus respuestas son más rapidas y precisas.- dijo Tony serio observando a su adversario siendo que por el comentario se rascaba la cabeza.- Pero ya fue suficiente.-

 

- Wolf, usa Mordisco.- El sabueso se lanzó en contra del ratón eléctrico iluminando sus colmillos.

- Rayo 1000 voltios.- dicto God en un apuro. El ratón obedeciendo soltó la descarga eléctrica haciendo retroceder al pokemon evitando el ataque, si lo hubiera recibido hubiera bastado para haber ganado, pero parecía que el castaño de ojos verdes lo había planeado mostrando esa leve sonrisa, de manera contraria God veía algo preocupado como su compañero se tambaleaba por todo el daño.

- Tengo que terminar esto ahora.- pensó God volviendo a tomar una actitud competitiva.- Rayo, Hora de Surfear.- Volviendo a crear la ola del agua de la humedad del aire, pero era mucho más pequeña que la anterior viéndose el efecto negativo de los alaridos.

- Ascuas.- El sabueso liberando la ráfaga de fuego logro evaporar el ataque de agua.- Alarido.- Soltando un rugido libero la onda oscura expansiva lanzando al otro lado al ratón eléctrico.

 

Quienes veían el combate empezaban a apoyar cada uno a su lado distinto, pero se veía una gran diferencia, pues la mayoría de los que veían apoyaban a Tony y sus letales estrategias, pero la mayoría de los niños apoyaban al de ojos carmesíes sin saber si era que apoyaban a God en si o al ratón caricaturesco.

 

 

- Es hora de terminar con esto, Wolf, Mordisco.-  Entonces Wolf usando sus colmillos iluminados agarro a Rayo de la cola y comenzó a impactarlo contra el suelo, luego le dio vueltas y vueltas hasta que fue suficiente para lanzar a Rayo al cielo, mientras estaba dando vueltas mareado y esperar que caiga para así incinerarlo que tendría mucha más fuerza y que tenía más probabilidades de asestar un golpe crítico. Así estuvo esperando un momento la caída de Rayo para embestirlo y terminar el combate.

 

 

  Iba a ocurrir la maniobra de Tony pero God difirió. - ¡Ahora Rayo! ¡Ataque especial; Cola platino!-

 

 

  Pikachu al escuchar la orden dejo de fingir estar confundido y mientras caía según dando vueltas yendo cada vez más rápido haciéndose una esfera que comenzó a brillar como la plata.

- No pasara, Ascuas.- el sabueso acatando lanzo su ráfaga de fuego impactando con el ratón eléctrico tratando de debilitarlo antes de terminar.

- Thunderbolt, 100%-  En pleno movimiento en el aire el ratón eléctrico empezó a soltar toda la energía eléctrica que tenía, y como una sierra giratoria iba cortando las llamas. Iba a ser el choque de un potente ataque de acero potenciado con electricidad contra las fieras llamas de fuego para contrarrestarlas con un último mordisco.

 

 

  Y lo logro... la gran explosión de polvo dejo a todos impresionados por tal poder. Y cuando el humo paso se pude ver quién era el ganador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Al impactar con Wolf le dio la cola platino X3 lanzando así al Houndour a los pies de su entrenador debilitado.

 

 

 

- Wolf ya no puede pelear, el ganador es Rayo- Dijo la referee (Liv). Ahí se vio a Rayo saltar de alegría antes de caer sentado y mareado por tantas vueltas.

 

- No entiendo, ¿Cómo Rayo pudo ganar si iba a perder con esa técnica tan poderosa de Tony?- Pregunto Liv bastante curiosa por el resultado del ataque.

 

 

 

- Es simple. Sabia de esa técnica desde la última vez, así que nos preparamos para usar la fuerza centrífuga para triplicar el daño de la pesada Cola Platino, aunque hubieras mejorado la defensa de Wolf y haber bajado bastante el ataque de Rayo, no podría aguantar ni la Cola Platino X2 así que eso fue lo que paso. Solo espero no haber pasado la mano- Dijo God mientras veía al Houndour K.O en el suelo sin poder levantarse.

 

- ¿Ah sí? Me pregunto si no habrá sido que Wolf no pudo hacer el mordisco para frenarte sino fuera porque se paralizo al final.- dijo Daisy maliciosa viendo a otro lado agarrándose el mentón cruzando los brazos.

 

- Mmmm, supongo que no los subestime, pero solo fue un contratiempo.- dijo Tony apuntando la pokeball regresando al houndour para tomar al siguiente quien lo releve.- Veamos que eres capaz. Tras decir esto saco la pokeball de un bolsillo de su chaqueta grisácea- Húndelos Blaster- Dijo Tony lanzando la pokeball. Al salir de la pokeball salieron las estrellas brillantes junto a la pequeña tortuga con deseos de pelear.

 

 

- Comiencen.-

 

- Rayo usa...- trato de decir God pero el pequeño ratón eléctrico no aguanto más y cayó desplomado por el agotamiento. Tomándolo en brazos God lo llevo con Daisy pidiéndole que lo cuidara y volviendo a donde estaba.- Perdón Squirtle pero te tengo oponente con quien puedes pelear- Dijo sacando la pokeball con cuatro estrellas en la parte roja de la esfera.

 

 

-Listos... Comiencen- Grito el referee.

 

 

 

 

- Blaster, Refugio-Dijo Tony, el pokemon acuático se metió en su caparazón aumentando así su defensa.

 

- Discharger, usa Gruñido y Arañazo- Dijo God, el Charmander salió y araño el caparazón después de gruñirle débilmente.

 

- ¿Muy bien? ahora aprovecha y Placaje de cerca- Dijo Tony. Lo logro, pudo hacer un pequeño daño a Discharger pero no fue lo suficiente para haberlo derrotado.-No te rindas, hasta brillar amigo- El Charmander dio un grito y empezó a atacar con Arañazos sin hacer efecto debido a que Squirtle tenía buena defensa y era rápido para esquivar los ataques a corta distancia.

 

 

En la batalla de los pokemon no solo estaban peleando por ganar sino que también peleaban para demostrar lo que valían en la batalla. Aunque apenas se conocieran, God y Discharger estaban muy unidos, como si fueron solo uno peleara en el campo.

 

La batalla continuaba con favor a Tony y su forma defensiva hasta...

- Ahora usa Pistola de agua- Dijo Tony. El ataque dejo casi derrotado a Discharger además de haberlo hecho volar unos metros.

 

- Discharger, no te rindas, por favor muéstrame que eres el mejor, muéstrame el espíritu llameante que vive en ti, muéstrame el poder brillante- Dijo God con esas palabras de ánimo.- Vamos compañero, confió en ti-

 

  Estas palabras hicieron un extraño efecto en el pequeño Charmander, este se levantó del suelo con mucha dificultad y le empezó a rodear un aura de color rojo intenso.

 

- Increíble, eso es la habilidad Mar Llamas, solo se activa cuando está en un apuro, si usa un buen movimiento ganaría de un buen golpe- Dijo Daisy impresionada alegrando al ratón entre sus brazos. Todos estaban impresionados por la repentina aura de Discharger excepto Squirtle quien esperaba el momento para atacar.

 

- No pierdas el tiempo, Blaster, usa Pistola de Agua sin parar.- Grito Tony. De la boca de Squirtle salió el hiperchorro de agua en presión. Blaster mojo por completo a Charmander dejándolo al borde de perder y no permitirle calentarse para incrementar su ataque especial de su habilidad.

 

Al borde de perder, God vio como aguantaba Discharger tratando de no desmayarse y sabía que solo podía darle aliento. - Discharger, tu puedes ganar, tienes un gran espíritu. Vamos compañero, confió en ti- Dijo God.

 

 

 

Estas palabras de aliento hicieron que este tipo fuego comenzara a levantarse mientras recibía el ataque a presión de Squirtle lo que no le dejaba nada fácil.

 

- Esto ya se acabó, lo sabía- Dijo Liv ya segura de quien ganaría volteando a ver a un lado, hasta...

 

 

- (¡No me rendiré!)- Grito alguien que no esperaron oír, fue el mismo Charmander dorado. El único que se sorprendió fue God, ya que los demás solo oyeron el increíble gruñido que soltó.

 

- Charmander ¿Hablaste? -Dijo God sorprendido antes de volver a sonreír- Genial, creí que solo funcionaba con Rayo pero tú también puedes y eso.... eso es... eso es ultra fantástico-

 

 

Discharger volviendo a caer al suelo e intentar levantarse nuevamente dijo- (Lo siento, God, no puedo levantarme)-.

 

  God se había olvidado por completo de que su pokemon estaba en ese tan mal estado, God de preocupo ya que la llama de la cola del Charmander dorado se estaba apagando rápidamente y a ese ritmo no solo se debilitaría sino que perecería. El chico de gorra tricolor solo vio una opción, rendirse, ya que conocía bien a Tony sabía que no se detendría hasta ganar. God iba a levantar la mano y decir que se rendía para acabar la pelea pero...

 

 

El aura roja había aparecido otra vez cubriendo al Charmander mientras este se levantaba otra vez y por última vez.

 

 

- Eres testarudo, eso me agrada- Dijo impresionado Tony- Pero desperdicie mucho tiempo en esto, ya es hora de acabar con esto. Blaster, termínalo con Pistola de Agua.- El Squirtle tuvo que descansar un poco para poder ejecutar otro ataque.

 

-(Tú me elegiste, tú me salvaste y yo no te decepcionare)- Susurro el pequeño Charmander dorado mientras miraba con un solo ojo a su entrenador que no había perdido la esperanza en él. El aura de color rojo fue haciéndose más intenso.

 

  El aura cambio a un color dorado no como Discharger, pero no uno ordinario, sino un dorado mucho más brillante que como era el pokemon en sí y en su boca se formó una bola de fuego que parecía sobresalir de un ascuas natural, incluso de un simple Lanzallamas, al verlo, Tony por primera vez sintió ese escalofrió que te paraliza, por primera vez tuvo miedo y no podían culparlo ya que hace un rato el pokemon con todo ese poder estaba tendido en el suelo.

 

  Entonces de la boca del Charmander dorado desprendieron unas llamas intensas como el infierno. God supo que ataque era esa ya que lo conocía desde niño y le dio la orden a Orden:

 

 

- Compañero, con todo, ¡¡¡Lanzallamas!!!-

 

  De la boca de Discharger salió un lanzallamas de color carmesí intenso que al verse a simple vista parecía igual de fuerte que el Hiperrayo del Dragonite del campeón Lance. Al ver lo que esperaba Blaster lanzo todo en una última Pistola de Agua, que incluso dejara noqueado a su amigo. La pistola de agua fue incluso una ráfaga de agua que si no fuera por el tamaño de la tortuga de caparazón verde se esperaría que ese ataque fuera de un Blastoise.

 

 

El Lanzallamas carmesí de Discharger y la ráfaga de agua de Blaster chocaron con intensa fuerza, parecían igualados los ataques, espíritu contra estrategia, pero al verse bien el Lanzallamas evaporo de un segundo a otro la ráfaga y chamusco por completo aunque el ataque no fuera eficaz.

 

- Blaster ya no puede continuar, el ganador es Discharger, dándole la victoria al entrenador God- Dijo la referee.

 

  Todos estaban impresionados tanto que todo se quedó en silencio, nadie se esperaba que ese pokemon allá vencido al final a su oponente de tal manera. De unos aplausos de unos niños que habían observado el magnífico combate de esos extraños pokemon salió un estruendo de aplausos y emoción de asombro por tal batalla.

 

 

  La batalla se hizo algo famosa en ese bello   parque, niños como adultos observaron la inmensa cantidad de poder que tenían esos extraños pokemons.

 

- Ganamos- Grito God antes de explotar de la alegría y la emoción, habían no solo ganado sino que era el primer paso de su viaje; la primera victoria y la primera batalla de Charmander. Además de la batalla que gano al fin God contra Tony, su mayor rival, su desafío eterno y su mejor amigo. El equipo de God y el saltaban de alegría pero claro el cansancio paso factura.

 

Tony quedo atónito, por primera vez lo habían vencido en algo que se tratara de estrategia y saber, aunque fuera solo un niño más, era bastante maduro a tan temprana edad, él acepto la derrota...

 

Por esta vez...

 

 

  Después de guardar y agradecerle el apoyo que dio a Squirtle, fue y estrecho la mano de God acompañado de Wolf que felicito a Rayo por vencerlo con algo de orgullo, aceptando su derrota como un verdadero campeón.

 

- Gracias, Tony, pero ni yo sabía del poder que guardaba Discharger en su interior, incluso opaco el Golpe Platino, la mejor técnica que tenemos. Fue un Lanzallamas X4- Dijo God a su gran rival. Al ver a Daisy, God le dijo: - Perdón, Daisy, pero no podemos pelear ahora, será la próxima vez-.

 

Ella al escucharlo se desanimó un poco pero lo acepto bastante bien y le felicito por ganar y pelear tan duro. Mientras, Liv se acercaba.

 

- Veo que en tu familia, tu hermano no es el único talento para las batallas pokemon, lo admito, eres bueno pero te falta mucho que aprender para ser un poco parecido a tu hermano- Dijo Liv.- Así veré que tan fuerte eres cuando pelees conmigo- Dijo guiñándole el ojo haciendo que God quedara algo extrañado del cambio de la actitud de esa chica tan rar... perdón, tan diferente.

 

- Mejor vayan a descansar hoy que creo que lo necesitan ustedes y ellos, mañana los espero aquí mismo a las 8am- Dijo Liv de una forma mandona. Los otros tres aceptaron ya que no podían o no querían tener problemas con ella. -Los veo mañana, no falten-

 

  Después de despedirse los amigos se fueron en caminos separados yéndose cada uno a su respectiva casa. Había sido un largo día para ellos, aunque no se hayan puesto a descansar el resto del día sino que continuaron entrenando durante horas perfeccionando o amenos intentar controlar el Lanzallamas ya que este solo había funcionado en el combate contra Tony y en las demás veces no lograba ser tan poderoso y otras explotaba en la boca de Charmander quemando todo a su alrededor haciendo que su entrenador se metiera a un rio cercano. Al terminar como al anochecer, God hizo una carrera contra Pikachu que ya se había recuperado por completo. Al llegar a casa (Después del choque de God con su amistosa pared y el golpe critico de risas de Rayo y algunas de Discharger).

 

  Le avisaron a la mama que llegaron y después de mostrarles al nuevo compañero a la mama, parecía todo normal hasta que al subir a su habitación.

 

- Hoy fue un buen día pero mañana será mucho mejor- Dijo God. En su habitación no hacía mucho ya que prefería estar afuera, lo más que hacia ahí era guardar sus cosas y dormir. Por primera vez tenía tiempo de sobra y no sabía qué hacer con él solo iba de una cosa a otra y así hasta que se cansó. Entonces empezó a cambiarse toda la ropa y ponerse una camisa y unos shorts verdes.

 

- Chicos, creo que es mejor que descansemos para mañana- Dijo God mientras guardaba todo lo necesario en su bolso. El Charmander estaba algo confundido ya que él había visto la carta y el paquete donde estaba, aunque no sabía leerlo quería saber que tenía esas cartas.

 

- Disc, ¿Qué pasa?- Dijo God al ver a su pokemon buscando en el bolso hasta encontrar una carta pegada a otra roja.

 

- Esas son las cartas que me dio Liv, se me habían olvidado- Dijo el chico de cabello oscuro mientras habría la carta normal.

 

Decía así:

 

 

Querido God Forcehold, primero que nada quiero darte la bienvenida al mundo de los pokemon, un lugar lleno de estas extrañas criaturas que comparten su mundo con nosotros, estas criaturas pueden desplazarse por tierra, alguno por los inmensos cielos y otros navegan por los mares, pero creo que me enrollo más que una cortina, sé que has estado esperando este momento desde hace mucho tiempo y la verdad yo también lo esperaba ya que podría conocerte de frente. Sé que habías esperado que te lo entregara el profesor que acompaño a tu padre en las investigaciones, pero ha habido un problema en la Cueva Helada y te quiero pedir mis más sinceras disculpas.

 

  He mandado a mi hija que lleva meses en su viaje, ella tiene experiencia en este tipo se cosas y la envié para darte tus tres opciones. Sé que me tienes muchas preguntas que hacerme y yo también te tengo que hablar sobre Neil Forcehold, tu hermano...

 

  Tras leer esa última parte de la carta, God, recordó de la nada un vago recuerdo de él y su hermano con un Venusaur en un lugar donde había una isla de donde volaban pétalos de rosas.

 

 

Un viejo recuerdo...

 

 

 

 

-Oye hermano, ¿Cómo eres tan fuerte?- Pregunto el niño pequeño con mucha curiosidad

 

-¿A qué te refieres, God?- Dijo un chico parecido pero mucho más grande como entre los 15-16 años. El chico parecía no prestarle caso a su hermanito ya que solo acariciaba a su Venusaur.

 

- Eres increíblemente fuerte, puedes vencer a una estampida de Tauros con solo un Rayo Solar de Saurus (El Venusaur del hermano), Y además de que ya eres el campeón de 3 regiones y además no creo ser ni la mitad de bueno que tu- Dijo el pequeño con mucha tristeza en su voz, algo obvio para el hermano ya que el también dudo de ser tan bueno como su padre. El hermano se dio la vuelta y se agacho para estar frente a frente con el pequeño hermanito.

 

- Oye, no pienses así, puede que sea fuerte pero eso no tiene que ver con la fuerza sino con esto- Dijo mientras apuntaba al corazoncito del hermanito.

 

- ¿El páncreas?- Pregunto inocentemente el pequeño lo que le trajo una risa a su hermano mayor.

 

- No God, el corazón. Se requiere un gran corazón con los pokemon, así es como sale su verdadera fuerza, es la unión entre dos energías que al unirse se harán más fuertes, esa es mi verdadera fuerza- Dijo el hermano mayor al secarles las lágrimas a su hermanito para que lo viera sonriéndole esa sonrisa de que desprendía alegría.

 

- Es la unión de dos que te hacen fuerte, listo- Dijo el hermanito tratando de memorizar las palabras de aliento.- Te lo mostrare, me hare fuerte y te venceré- Estas palabras le trajeron algo de gracia no solo había alentado a su hermano sino que ahora quería enfrentarlo.

 

 

- Y espero esa pelea con mucha emoción- término diciendo con una sonrisa mientras agitaba los cabellos del pequeño.- Probaremos si puedes ser más rápido que yo.-

 

Y así junto a la luz del atardecer... aquel recuerdo termino...

 

  God se quedó dormido más o menos mientras reflexionaba por el breve recuerdo, se quedó sentado leyendo el resto de la carta hasta que al terminar ve su collar, una moneda de platino donde sale una F en el frente y en la parte de atrás decía: Si caes vuelve a levantarte, era algo extraña esa moneda pero él era el último recuerdo de su hermano.

 

-Hermano, cumpliré mi promesa y te mostrare que valgo- Dijo el chico con la misma actitud que su hermano en el recuerdo aunque no duro mucho y se quedó dormido junto a sus pokemon ya dormidos en la cama.

 

- Te... venceré, créelo...-

Notas finales:

 Bueno amigos, hasta aqui se queda por hoy, cualuier cosa ahi estan los comentarios, sin mas que decir me despido.

Usted debe login (registrarse) para comentar.