Fanfic Es
Fanfics en español

Refugio por ErikaD

[Comentarios - 3]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

Hola hola! Como estoy aun liada con la segunda parte de Legado, no he querido dejaros sin algo de lectura mientras ;) Este One-Short esta sacado de un fic AU que estoy escribiendo también de vez en cuando.


Espero que os guste tanto como a mí. Para matar el gusanillo siempre viene bien : )

La noche estaba llegando a su fin. El alcohol aun recorría sus venas. Aseguraron que las últimas copas que se habían tomado en aquel local tras la cena, habían estado de más. Subieron las escaleras del edificio sin dejar de reír hasta que llegaron a su planta. Entonces ambos se miraron a los ojos con unas maravillosas sonrisas.

-Bueno, ya he cumplido mi misión.-El moreno se metió las manos en los bolsillos del abrigo.

-¿Qué misión?

-Dejarte en casa sana y salva.-Ella no pudo evitar reír. “Al final la idea de Sabo no era tan absurda”, pensó, “no pienso decírselo”. Sonrió para sí.

-Vaya gracias, eres todo un caballero.-Se burló. Pero enseguida volvió a la sonrisa.-Gracias Ace, ha sido una noche estupenda. Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien, gracias de verdad.

-Gracias a ti por ceder en lo del acompañante.

     Ella asintió entre risas y se giró para abrir la puerta de su casa, pero en aquel instante, el pecoso la agarró del brazo para detenerla. Había sido más un acto inconsciente que otra cosa. El alcohol se estaba pasando de la raya, se dijo.

     Aun así, quería más. Más de aquella fantástica velada. Más de aquellos maravillosos ojos verdes.

-Nerumi, ¿te apetecería una tertulia más antes de dormir?-Señaló las escaleras que subían hacia la planta superior.

     “No deberías de estar haciendo esto”, le dijo su subconsciente. “Quiero saber más. Quiero conocerla”, le gritó el corazón.

-Claro.-La respuesta simple y sonriente de la muchacha, le sacó un vuelco al corazón. Apartándolo por completo de cualquier pensamiento sensato.

     Ambos subieron las escaleras hasta llegar a la puerta de la azotea. Una enorme gota rodó por la nuca del pecoso al ver la puerta cerrada a cal y canto.

-Vaya, que mala suerte.-Neru suspiró resignada.

-Espera, espera.-El moreno se puso de lado preparándose para cometer una locura.

-Oi Ace, ¿en qué estás…?-No le dio tiempo de terminar la pregunta cuando el moreno se lanzó derechito a darle a la puerta con todo su cuerpo.

     Esta se abrió de par en par haciendo que el pecoso se cayera al suelo del desequilibrio. Y por supuesto, el vino de más.

-¡Oh Dios Ace! ¿Te has vuelto loco?-La joven reía a la vez que se agachaba a su lado enfundándose más en su abrigo.- ¿Estás bien?

-Al parecer, la puerta solo estaba atascada.-Suspiró tirado en el suelo.- ¿Hemos despertado al vecindario?-Se incorporó. Ella negó riéndose.

-Anda, levanta.-Le tendió una mano, él la agarró.

     Y entonces ambos se percataron de lo bonito que estaba, precisamente aquella noche, el lugar.

-Vaya…

-¿Estaba así ayer?

-Que va.-Negó.

     Un motón de pequeñas luces y flores rodeaban aquel lugar al aire libre. Era demasiado acogedor y romántico. Se veía perfectamente preparado. Cada detalle estaba colocado con conocimiento de causa. Ni siquiera el frío que hacia allí arriba desentonaba con el bonito ambiente.

     No pudo evitar mirarla.

     Nerumi observaba su alrededor sin apartar su maravillosa sonrisa. Recorriendo cada resquicio de la azotea con sus bonitos ojos verdes y las mejillas sonrosadas del frío. Su pelo ondulado y revuelto había dejado de volar con el viento.

     Y entonces Ace tuvo que admitirlo para sus adentros aunque fuera la primera vez. Sentía algo muy fuerte por aquella muchacha prohibida. Algo que jamás pensó sentir por alguien de nuevo.

     La joven se adentró aún más entre las luces y las flores hasta llegar al límite de la azotea. Se apoyó en el pasamano y miró a lo lejos los enormes edificios iluminados de la ciudad. Todo era terriblemente bonito. Se mordió el labio. Quería que el tiempo se detuviera.

-Es impresionante.-Al momento sintió como el moreno la acompañaba.

-¿Verdad? Aunque parece totalmente preparado, ¿no será qué…?-Lo miró sospechosa con una sonrisa pícara en los labios.

-¿Qué?-Ace comprendió al instante en qué estaba pensando aquella joven.-Ni hablar.-Volvió su vista al frente.-Me he caracterizado siempre por ser muy poco romántico.

-Qué decepción.-Bromeó.

-¿Hubieses querido que lo hiciera?-Arqueó las cejas sorprendido.

-Tal vez.-No dejó de observar las luces ni un instante.

     Ace sonrió. Pareció que se le había encendido una pequeña bombilla en la cabeza.

-Oi, ¿quieres bailar?-Giró el rostro dándose cuenta de que el pecoso le tendía la mano.

-¿Qué? Oh Dios, el vino te sienta fatal. No hay música Ace.-Rió.

-¿Y qué?-Le agarró la mano, tiró de ella y la acercó a su cuerpo.-Nos la imaginaremos.-Tenerlo tan pegado a su cuerpo la ponía de los nervios. Pero mantendría la compostura a toda costa.

-Estás como una cabra.-Sonrió.-Y si quieres bailar, debes prepararte mejor.-Se separó de él y deslizó su abrigo por sus hombros hasta dejarlo caer al suelo.

     Volvía a aquel maravilloso vestido negro con su impresionante escote. Nunca le había parecido tan sensual ver a alguien quitarse un abrigo. Sonrió de medio lado, imitándola.

-Lista.

-Listo.-La agarró de la cintura aproximando sus cuerpos, y empezaron a moverse pausadamente de izquierda a derecha mientras se miraban a los ojos.

     Nerumi notó como la temperatura corporal del pecoso subía sin parar. Sintió como su corazón palpitaba con fuerza. Sintió como su respiración se aceleraba, como sus ojos grises intentaban adivinar cada secreto que guardaba su mente.

     No pudo resistir morderse el labio.

     Ace contó hasta diez antes de lanzarse a besarla sin control. Aunque sabía, que tarde o temprano, la situación se le iría de las manos. Pero tenía que quitárselo de la cabeza.

-¿Te está gustando el trabajo?

-Mucho.-Le sonrió.-Es bastante más distendido de lo que esperaba.

-Me alegra que estés a gusto en el departamento. Hace mucho tiempo que solo estamos tres.

-La adaptación me ha resultado sencilla.-Rió.-Dos sois mis vecinos y Nami es la novia de tu hermano pequeño. Todo queda en familia.-Ace se contagió de la risa.

-Así es más sencillo.

-Sí. ¿Y tú en el edificio?

-Bueno, después de todo lo que ha pasado, creo que no ha ido tan mal.

-¿Todavía deshaces cajas?

-Y lo que me queda…-Suspiró frustrado.-La poca ayuda que pueda recibir de Luffy no sirve para nada.-Resopló. Ella rió.

-Emm…Mañana tengo la tarde libre. Si quieres puedo echarte una mano.

-Eso sería estupendo.

     Le sonrió amplio. Y el silencio volvió a la conversación. De nuevo sus miradas se encontraron, y esta vez, con demasiada intensidad. Dejaron de bailar. Pero aún seguía la izquierda del moreno sobre su cintura y las de ella sobre su pecho.

-Oi, Neru…-La mano de Ace se perdió entre los rizos y la nuca de la joven.

-Dime, Ace…-Sentía los latidos veloces de su corazón con más intensidad.

     El pecoso se aproximó a su rostro. Y ella vio aquellas pecas aún más cerca de lo que ya estaban antes.

-Ha sido genial conocerte.-Confesó en un sutil susurro.

-¿Por qué lo dices?

-Mi vida es mucho más interesante desde que nos encontramos en aquel ascensor.

-Vaya golpe.-De nuevo una pequeña carcajada.-Yo también creo que ha sido una suerte que nos conociéramos. Todo es mucho más sencillo y simple cuando estamos juntos, ¿no crees?

-Juntos…-Repitió en voz alta sin querer aquella palabra. Su corazón le estaba jugando una horrible mala pasada.

     Pero ella se estaba dejando llevar.

-Si hubiese sido en otro momento…

-Me habría lanzado a la piscina.

     La pegó aún más a él y aproximó sus labios a los de ella.

-Ace…no quiero hacerte daño…-Susurró antes de que la besara.

-Déjame decidirlo a mí.

-Ace, estoy enamorada de Law. Sabes que voy a casarme con él.

-No me importa…

     Y simplemente, se besaron.

     Aquel lugar, había visto demasiado en la última semana. Charlas. Risas. Humo y cigarrillos. Ropa tendida aquí y allá. Lágrimas. Sueños. Amores imposibles.

     Sin duda siempre sería el mejor refugio de todos. Sabo lo sabía perfectamente y por eso lo preparó todo para los dos, ¿qué hermano no lo haría en su lugar?

 

 

Notas finales:

Hasta la próxima! (Que espero que sea pronto) Besos enormeess!!!

Usted debe login (registrarse) para comentar.