Fanfic Es
Fanfics en español

Espacio y tiempo. por Dany T

[Comentarios - 4]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Fanfic de pokémon dónde los pokémon no son el tema principal.


Este fanfic se encuentra un poquitín muerto. He tenido crisis existenciales sobre lo que escribo, por lo cual no me encuentro feliz con lo que he escribido ultimamente (Esa es la razón principal por la que no he actualizado el fic desde hace ya un año)

 

Pese a todo ello, todavía tengo pensado concluir con mi historia (no falta mucho, pues ya está casi en su recta final) pero no sé hasta cuando me pondré a trabajar en ello.

 

Solo pido paciencia mis queridos lectores fantasmas que siguen este extraño fic.

 

Ah, y casi se me olvida decir que finalmente arreglé el problema con el capitulo 1, o eso creo... Y no le hagas caso al contador de capitulos que dice que falta el capitulo 2, está loco porque se encuentran todos los capitulos completos 

Notas:

Capítulo 1 resubido por que me marca un error cuando intento visualizarlo.

 

Esta historia surgió hace tiempo atrás de esta época, en un pueblo remoto del que nunca se esperaría que algo impresionante pasara. 

Era un día común como cualquier otro, o eso parecía. La gente salía de sus casas para comprar lo necesario para poder sustentar a sus parientes, hijos y mascotas; los adultos se iban a trabajar para ganar dinero y los niños y jovenes se dirigían a la escuela ignorando sobre algunos de estos últimos que habían desaparecido. 


Ya siendo la 1 de la tarde con 10 minutos, era la hora de la salida para la mayoría de las escuelas basicas y algunas de un grado medio-superior y los estudiantes de dichas escuelas no esperaban más para salir pronto de aquellas instituciones.
Una vez que todos los alumnos salían se quedaban un rato fuera de las escuelas para poder despedirse de sus compañeros y amigos de clase. 


Allí Kevin, uno de los protagonistas de esta historia, que apenas tenía 13 años de edad, alcanzaba a medir el metro con 50 centimetros, cabello corto, de color negro y alborotado, ojos color café oscuro, uniforme escolar, con 2 extrañas pulceras con un extraño aspecto electrónico en la muñeca de su brazo izquierdo; se despide de su mejor amigo de nombre Yoset y de algunos compañeros de clase con los que apenas se encontraba socializando.


Al irse aquel chico de la entrada de la institución solamente se escuchó esta frase de sus amigos: — Que bien que ahora se encuentra mejor. Que bueno que ya dejó de estar deprimido. 
Siguiendo al chico protagonista, ahora se encontraba caminado por la calle para llegar a su casa que se encontraba a 3 manzanas de distancia, y solamente se quedaba pensando todo el camino sobre todas las aventuras que había tenido en compañía de sus amigos mascotas y con la ayuda que le ha dado su maestro en electrónica de nombre Fred.

También se quedaba pensando sobre si le podía decir a alguien sobre sus secretos para poder continuar con sus aventuras o solamente dejar eso en el olvido para siempre, después de lo que sucedió con el animal, mascota y compañero que siempre lo acompañaba.

A medio camino de regreso a su casa, sucedió lo que muchos llamarian obra del destino, con el cual su objetivo y su vida cambiaría por completo, debido a que una camioneta de un color negro que viajaba con un exceso de velocidad se salió del camino y se dirigía hacia el estudiante, el cual, al notarlo solamente se cubrió con sus manos la cabeza y cerró fuertemente sus ojos ya que dedujo que sería imposible evadir aquel automovil debido a la velocidad con la que este se movia y con la proximidad a la que estaba.


Segundos después, este chico se quedó confundido ya que no sintió el impacto del golpe del automóvil con su cuerpo, así que abrió sus ojos y vio que frente a él se encontraba dicha camioneta. Pero lo más extraño es que no se escuchó el momento en el que frenó ni siquiera se escuchaba su motor. 
Instantes seguidos de eso se abrieron ambas puertas delanteras de esta carrocería de metal y salieron 2 personas, la primera era un hombre robusto y alto; mientras que la segunda persona era otro hombre de una estatura más pequeña que el otro y de una complexión más delgada, ambos vistiendo con un traje oscuro y cubriéndose los ojos con unos lentes oscuros. 


Estos 2 sujetos caminaron hacía el chico de escuela, el cual pensó que era para ofrecerle una disculpa por el susto que le dieron, pero la verdad fue otra: uno de estos sujetos, el de la complexión más robusta le cerró el paso de este chico por adelante, mientras el sujeto de la complexión más delgada se fue por detrás de Kevin para impedirle huir por atrás. 


El chico no entendia el porqué de las acciones de estas 2 personas adultas, por lo que se les quedaba mirando con cara de intriga y cuando desvió la mirada de la persona atrás de él, sintió un golpe en su nuca, después la sangre comenzó a brotar de la herida hecha a causa del golpe, para terminar quedando inconsciente. El golpe se lo había dado dicha persona que se encontraba atrás de Kevin y fue con un objeto contundente que este traia.


Lo que hicieron después fue evitar que saliera más sangre de la nuca del chico con un método nunca antes visto y con un aparato demasiado extraño, esto no duró más de un segundo y al terminar eso, lo metieron al automóvil en la parte trasera, ellos también se subieron y conducieron de nuevo hacía su próximo destino. 

Cuando Kevin despertó, se preguntó:


— ¿Qué sucedió?


Miró a su alrededor para ver donde se encontraba, y aunque todo se encontraba oscuro pudo observar que se encontraba en un cuarto, pudo ver tambien la salida de aquella habitación.


— ¿Qué? La puerta de salida la puedo ver. Eso significa que estoy de pie en este sitio — se volvió a decir a sí mismo, entonces en ese momento decidió que era mejor irse de allí antes de que alguien se de cuenta, pero cuando intentó moverse se dio cuenta de que se encontraba atado a una especie de columna en el centro del cuarto. 


El chico entonces empezó a forcejear para poder desatarse para poder irse, cuando de pronto, empezó a oir voces del otro lado de la puerta. 


— Tú solo ten fe en el experimento que pronto terminará si todo sale bien. — Decía la voz de una persona adulta. 
— Pero va a fallar como siempre, es mejor dejar para siempre en paz este experimento. — le respondia una voz de un chico de aproximadamente 13 años. 


La voz del adulto le contestaba de nuevo — Nunca lo dejaré en paz. El futuro de todos dependerá de este experimento. Además sé que con él será diferente. 


Al término de aquella frase se abrió la puerta de la habitación en la que Kevin se encontraba y 2 siluetas entraron. Despues se enecendieron las luces y el chico que se encontraba atado pudo observar a un chico de 13 años, pelo castaño claro y alborotado, ojos café claro, con una complexión delgada, una estatura de 1 metro con 53 centietros y una vestimenta que consistía en una camisa roja, una bata de doctor blanca, unos pantalones igualmente blancos y unos tenis del mismo color.

Mientras tanto, la segunda silueta resultó ser una persona de unos 40 años, complexión delgada, vestía una bata de doctor oscura y con un gorro para cubrirse la cabeza y debido al matiz que había en la habitación no se alcanzaba a ver detalladamente el rostro de este sujeto y a su alrededor se encontraban objetos científicos y tecnológicos. 


— Bienvenido seas Kevin — le dijo la persona adulta al chico que tenía atado de manos y pies. Este chico se intrigó por un momento el cómo es que sabía su nombre, pero después pensó que si fue traido aquí a la fuerza es porqué sabían de él y de todo lo que ha estado haciendo en todo este tiempo por lo que decidió no hablarle a este sujeto ya que podría soltar la información que tiene y que podría utilizar este sujeto. 


— De seguro te preguntes en este momento quién soy, porqué estás aquí y qué quiero de tí. Pues te responderé en este momento porque sé que después no lo podrás contar a otras personas — habló el señor. 


Kevin, al oir eso, solamente se dijo en su mente: "¿Qué? Yo no estaba pensando en eso, solamente quiero salir de aquí. Y que quiso decir con que no contaré eso a otras personas. Bueno, mientras no me pregunte algo, todo esta bien". 


— Mi nombre es Randí, con "í latina" al final, mi objetivo es terminar una maquina muy especial para mi, para poder traer a este mundo a unas criaturas a las que se les conoce como bonester, para abreviar, y así poder cobrar venganza por lo que ha hecho y hará la humanidad y tú vas a ayudarme — comentó el aparente científico de 40 años, y fue en ese entonces cuando el chico pelicastaño trajo 2 artefactos extraños, uno de ellos era un casco electrónico, y el segundo era una especie de maquina con 2 antenas, varios interceptores y tecnología mucho más compleja que la primera, y esta última dejo impresionado al chico que se encontraba atado. 


Una vez que el aparente ayudante de 13 años le dio el aparato con forma de casco al científico, este lo agarró con su mano izquierda y con la derecha, sacó una inyección con un líquido color morado. La aguja de esta se la enterró al cuello del chico y le introdujo ese espeso líquido al cuerpo. 
Una vez que extrajo la jeringa del cuello de Kevin, este último se quedó más impresionado por ello que le preguntó al científico solo para asegurarse de algo que le inquietaba — ¿Qué me inyectaste? 


— Solo fue un agente especial que desarrolle. Bien, lo que pienso hacer es utilizarte como una rata de laboratorio. Para eso te he introducido aquel virus altamente desarrollado para poder separar tus moléculas al momento de interaccionar con aquella maquina y para que así no rompas la delicada linea que existe en el espacio y el tiempo y no crees catástrofes al momento de cruzar. 


Al oir eso, el chico se dio cuenta de lo que esta persona trataba de hacer, pero no hizo algo para evitarlo. 
— Para evitar decir demasiado, simplemente tu viajarás a otra dimensión y otro tiempo para poder probar mi maquina, pero en caso de que aparezcas en un mundo no hostil o con oxígeno, te borraré la memoria, así no contarás el plan que te dije — dijo Randí, entonces le colocó el casco al chico, el cual empezó a forcejear con las cuerdas que lo mantenían prisionero para evitar que le borren la memoria, pero fue inútil. Después este aparato fue encendido y Kevin empezó a sentir un gran dolor en su cabeza que cada vez más se intensificaba mientras la maquina empezaba a sobrecalentarse. Para una mala suerte de esos tipos y del chico esta explotó sin saber por qué, pero lamentablemente le borró los recuerdos a este chico y lo dejó inconsciente por la explosión. 


Randí no le dio importancia a aquella maquina ahora descompuesta, ya que su prioridad es la maquina de teletransportación, por lo que le quitó lo que quedaba del casco y el ayudante de este científico accionó la segunda maquina por medio de un control remoto, entonces un rayo color azul salió de una antena de la maquina y alcanzó al chico que se encontraba atado, haciendo accionar las moleculas del virus que tenía el chico provocando que las moléculas de su cuerpo se separaran, al igual que la ropa de este y estas fueran atraídas por una especie de campo magnético creado por la maquina, atravezando un receptor y saliendo por un emisor y entrando por un portal dimensional creado por la maquina. 

Notas finales:

Así inicia esta extraña (muy extraña) aventura.

Usted debe login (registrarse) para comentar.