Fanfic Es
Fanfics en español

Te haré la vida imposible por frosch_98

[Comentarios - 256]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Aquí traigo mi primer fic :D

He de decir (por si todavía cabe alguna duda) que los personajes que aparecen en él son propiedad del gran Hiro Mashima.

Espero que les guste (*.*)/

Los comentarios y sugerencias son más que bienvenidos.

Frosch :)

Notas:

Bueno, aquí les dejo el primer capítulo de mi historia. Espero que le den una oportunidad y sobre todo que les guste. Creo que mañana subiré el segundo capítulo para que os hagáis una idea de la trama. Espero que os guste y ahora a leer :D

Abrí los ojos lentamente y empecé a sentir como los primeros rayos de luz entraban por la ventana. Hoy era mi último día de libertad antes de entrar en aquella maldita cárcel.

Mi nombre es Lucy Heartfilia y mañana empiezo mis estudios en una nueva universidad. Una estúpida universidad en la que mi padre me ha inscrito. No me importaría si fuese una universidad normal, pero tiene unas reglas y unos eventos de lo más extraños. Todavía no sé muy bien qué me espera ni con quiénes tendré que lidiar. Pero todo sea por mi futuro, como dice mi padre. Aunque ambos sabemos que sólo me ha inscrito porque le conviene. Sólo quiere que haga amistad con algunos chicos ricachones y así expandir su empresa. Me sorprende lo vacío y despiadado que puede ser este mundo en el que vivo.

Finalmente decidí levantarme. Tenía que aprovechar este último día así que me dirigí al lavabo, lavé mi cara y cepillé mi cabello. Pensé en ponerme maquillaje, pero sólo me puse un poco de rímel. Luego regresé a mi cuarto y me puse algo cómodo, una camisa de cuadros roja y negra y unos shorts que se ajustaban perfectamente a mi silueta. Me puse unos botines negros y bajé a tomar mi desayuno.

- Buenos días -dije a Spetto, mi nana.

- Buenos días, niña -me respondió con una sonrisa- Ya pensaba subir a buscarte, son casi las 12 de la mañana.

- Sí, lo siento, anoche me quedé hasta tarde repasando los papeles de ingreso a la universidad -dije con un poco de molestia.

- Venga, seguro que no es tan malo cielo, además, Levy y Juvia irán también, ¿no?

- Sí... Es la única cosa buena de todo esto. Sólo me faltaba estar sola en esa estúpida universidad de huecos y creídos -susurré de mala gana.

- Niña, cuida esos modales -me dijo con tono amenazador.

- Lo siento... Creo que hoy no desayunaré, iré a tomar algo a la ciudad -solté cambiando de tema.

- Bueno, está bien, pero ve con cuidado.

-Claro, daré un paseo hasta allí -le dije mientras le ponía una enorme sonrisa -Hasta luego, me voy -grité, y cogí mi bolso y mi cartera.

Salí por la puerta de la gran mansión en la que vivo y comencé a andar por el jardín que le gustaba tanto a mamá. A cada paso que daba miraba las flores y las plantas que me rodeaban.

"Me recuerdan tanto a ella... La echo de menos. Mamá, ojalá estuvieras aquí. Papá no es el mismo sin ti. Ya hace 4 años desde que te fuiste y yo..."

-¡Deja de pensar en eso Lucy! -me grité a mí misma y seguí caminando.

Cuando quise darme cuenta me encontraba en la cafetería de la ciudad que tanto me gusta. Entré y saludé a la camarera que ya me conocía de mis múltiple visitas.

- Buenos días de nuevo- me dijo amablemente.

- Buenos días, me gustaría lo de siempre -respondí con una sonrisa.

- ¿Un café con caramelo? -me preguntó. Aunque apostaría que ya sabía la respuesta.

- Sí por favor -le dije.

- ¿Para llevar o vas a tomarlo aquí?

- Mmm -dudé- Hace muy buen día hoy así que creo que esta vez será para llevar.

- Enseguida te lo traigo.

- Muchas gracias -le respondí con tono amable, y la pagué.

Después de unos minutos me trajo mi café y salí de allí despidiéndome de ella. Tenía que coger el autobús para llegar al parque que había al lado de la biblioteca, allí siempre se respiraba paz. Comencé a andar por la calle cuando de repente vi el autobús y empecé a acelerar el paso hasta verme corriendo. Mi vista estaba tan centrada en el autobús que me choqué con alguien sin darme cuenta. Me giré rápidamente a disculparme y me encontré con unos ojos jade que me miraban atónitos.

- Oye preciosa, ten cuidado y mira por dónde vas -me dijo el chico un poco molesto.

- ¡Lo siento, llevo prisa! -dije sin aliento. No podía permitirme parar o malgastaría toda mi mañana esperando otro autobús. Corrí hasta la parada y golpeé el cristal hasta que el conductor me vio y abrió la puerta. Menos mal que el semáforo estaba en rojo, si no ya podía haberme despedido de mi último día de paz. Subí y pagué el billete, miré el interior buscando un sitio y me senté en uno al lado de la ventana.

Diez minutos después ya me encontraba en la biblioteca. Bajé y me senté en un banco bajo un árbol. ¡Qué bien se estaba! Podía sentir como el viento jugaba con mi cabello rubio y el sol iluminaba mi rostro y ojos chocolate. Cogí mi bolso y saqué mi móvil y mis auriculares. Busqué entre mis canciones y opté por poner Dearly Beloved. Esta canción me traía muchos recuerdos de mi infancia y además era de mi videojuego favorito, Kingdom Hearts. Me recosté en el asiento y cerré mis ojos.

"¿Por qué no puedo ir a una universidad normal como la mayoría de los adolescentes? Presiento que mañana va a ser un día muy largo..."

Abrí mis ojos y miré el reloj. ¡Era muy tarde!

- Prometí a papá que iría a recoger mi uniforme a la tintorería -me dije a mí misma.

Me levanté y me puse de camino hacia allí. Llegué pronto, por suerte no se encontraba muy lejos de la biblioteca. Entré y me dirigí al mostrador.

- Buenos días, vengo a recoger un uniforme a nombre de Lucy Heartfilia -dije a la chica.

- Qué bien, justo acabamos de recibirlo. Espera un segundo y te lo traigo -me dijo educada.

- Claro, sin problemas -le respondí amable.

De repente oí el sonido de la puerta y me giré a ver.

- ¡Levy! -grité a la vez que iba a abrazar a mi amiga.

- Lucy, ¿qué haces aquí? -me preguntó con una sonrisa.

- ¿Tú qué crees? -me dijo sarcástica- Venía a buscar mi uniforme, pero no esperaba verte aquí.

- Ya somos dos, pensaba que volvías esta noche -dije confusa.

- Y así era, pero mi padre prefería tener todo bien preparado para mañana, por eso de causar buena impresión, ya sabes -me respondió encogiéndose de hombros.

- Jajaja sí, ya entiendo -le dije divertida.

- Aquí tienes tu uniforme -me dijo la chica que ya había regresado del almacén.

- Muchas gracias. Bueno Levy, mañana nos vemos -me despedí.

- Claro Lucy, hasta mañana -me respondió con una sonrisa.

Salí a la calle y examiné el uniforme. Típico de una universidad de peces gordos. El uniforme constaba de una camisa blanca con su escudo correspondiente, una corbata de cuadros azules, una minifalda que seguro que las alumnas más liberales volverían aún más corta y unas medias hasta el muslo. "Podría ser peor" pensé para mis adentros.

- Creo que ya debería volver a casa. Comeré y emplearé mi tarde preparando todo para mañana -me dije y puse rumbo a casa.

La tarde pasó normal y yo estuve ocupada todo el tiempo hasta que decidí irme a la cama pronto. Me puse mi camisón y me metí en la cama. Cerré los ojos y caí en los brazos de Morfeo. Mañana sería mi primer día en... Fairy Tail.

Notas finales:

Espero que les haya gustado y como he dicho al principio del capítulo mañana subiré el segundo. Si ven algún fallo háganmelo saber. Un saludo :D

Frosch

Usted debe login (registrarse) para comentar.