Fanfic Es
Fanfics en español

The Dead of Winter por Pink Angel Feathers

[Comentarios - 35]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Hitsugaya era interesante por decir lo menos. Era un rompecabezas andante que parecía casi imposible de resolver por completo.

Pero él siempre había amado un buen reto.


ooo

Salto de tiempo


ooo

Habían sido semanas desde que había llegado a Hogwarts—ya era Octubre—y Toshiro estaba comenzado a frustrarse.

Se sentía enjaulado, atrapado no solo en su gigai sino que también en la escuela y su rutina. Él siempre había preferido que las cosas estuvieran en orden y se había acostumbrado en la Academia pero había descubierto que no apreciaba estar atrapado en las mismas habitaciones día tras día aprendiendo cosas que sabía que nunca iba a usar de nuevo. Habría preferido mucho más estar afuera reuniendo información o incluso de vuelta en la Sociedad de Almas haciendo papeleo.

Había estado forzándose a responder preguntas estúpidas y sufrir en la compañía de niños ignorantes y tenía la sensación de que su CI había sufrido. El único alivio que recibía era durante el almuerzo cuando finalmente estaba solo o algunas veces cuando estaba en compañía de Luna Lovegood o Neville Longbottom.

Ambos parecían entenderlo a un nivel que otros no. Disfrutaba del silencio; era lo suficientemente simple entenderlo; menos charla mejor. Él no disfrutaba estar rodeado por las personas constantemente ni le gustaba el calor.

Cosas simples, pero hacían toda la diferencia con el Shinigami solitario.

No podía estar seguro pero tal vez era la magia en el aire que finalmente estaba llegando a él, la constante punzada que causaba en su cabeza finalmente estaba volviéndolo loco como sólo había pensado que Matsumoto podía. Se encontró rápidamente perdiendo el interés en lo que los otros estaban diciendo, y raramente ponía atención a las lecciones, no es que lo necesitara.

Y para hacer las cosas peor Dumbledore lo tenía en estrecha vigilancia. Todas esas cosas añadidas a su encierro, incrementaron el resentimiento que estaba comenzado a sentir hacia los magos. Sólo podía tomar consuelo del hecho de que el otoño finalmente había llegado y trajo consigo el frío clima.

Cada mañana había una delgada capa de escarcha que se extendía a través del césped y los árboles habían comenzado a salpicar de colores los suelos. Hitsugaya suspiró mientras caminaba por el borde del bosque hacia la clase de Hagrid con Neville a su lado.

Los otros estudiantes continuaron dándole miradas interrogantes por la sola razón de que mientras que ellos estaban abrigados con mantos y guantes; él permanecía en su delgada túnica para exterior y uniforme regular.

Si él hubiera estado de mejor humor podría haber considerado ponerse el grueso manto que todavía estaba en el fondo de su baúl. Pero, considerando el oscuro humor o 'bajón' como Hermione se había referido, él no pudo obligarse a hacerlo. Él no iba a arruinar el hermoso clima, el clima con el que finalmente se sentía cómodo, al sobre calentarse y hacerse sentir más enfermo de lo que ya se sentía.

Él se había acostumbrado al constante drenado que los Dementores tenían sobre él, pero eso no significaba que lo disfrutara. Él todavía tenía que poner atención a las criaturas desde el 'incidente' con Dumbledore en las mazmorras y eso estaba comenzando a frustrar al taicho. Se suponía que estaba conduciendo una investigación y sin embargo tenía al director, otros estudiantes y sus clases impidiéndoselo.

Neville finalmente pareció ceder a su curiosidad, "¿No tienes frío? Afuera debe estar a diez grados." Toshiro se encogió de hombros. "Realmente no me importa."

Su amigo asintió antes de que el silencio una vez más cayera sobre ellos. Cuando la lección comenzó el taicho se aseguró de mantenerse en la parte trasera de la clase no queriendo tratar con una nueva molestia que había aparecido que iba por el nombre de Draco Malfoy quien anteriormente pensó era McCoy.

El rubio sarcástico había decidido en la semana anterior que su nueva misión era tratar y molestar al Shinigami. Primero comenzó con bromas de bulimia y de suicidio, y luego había continuado con su cabello antes de decidir hacer bromas sobre cuán pequeño era el joven de cabello blanco.

Toshiro todavía tenía que estar realmente ofendido, en realidad Neville parecía más ofendido por los comentarios que él, pero todavía era irritante.

Mientras la clase continuaba Hitsugaya miró hacia las profundidades del bosque dejando que la estridente voz de Hagrid se desvaneciera al fondo de su mente. Sería muy fácil simplemente escabullirse de la escuela que parecía estar sofocándolo.

Podría abrir una puerta e ir a casa y gritar a Matsumoto por no tener nada hecho y regresar a su habitual papel. Pero, esta era su misión que no fallaría. El Taicho de la Décima División no fallaría y nunca lo haría si él podía evitarlo.

"Vaya, si no es el anciano," vinieron las sarcásticas palabras detrás de él y Toshiro rodó sus ojos. El taicho de cabello blanco giró su cabeza ligeramente y asintió hacia el adolescente, "Malfoy."

El rubio parecía ligeramente desconcertado de que él no había respondido a su—completamente nada original—insulto. El Slytherin se había acostumbrado demasiado al rápido temperamento de Potter. Malfoy se volvió hacia Neville, "Estoy sorprendido Longbottom. Pensé que incluso tendrías el sentido de no andar con fenómenos como él," riñó.

Neville lo miró fijamente mientras parecía tartamudear por un momento mientras trataba de llegar a una respuesta. "¿Nada que decir Longbottom? Hn. Inútil como siempre ya veo."

Toshiro fulminó con la mirada al rubio antes de girar sobre sus tobillos y alejarse pero no sin antes agarrar el codo de Neville y arrastrarlo con él. El adolescente más alto continuó murmurando a pesar del hecho de que ya no estaba en frente de su atormentador.

Toshiro arqueó una ceja mientras observaba a su amigo, prácticamente con el rostro rojo, todavía balbuceando, "Neville." Él no recibió respuesta excepto por lo que sonó como un susurro ahogado.

"Neville."

Él podía sentir su temperamento creciendo; de verdad no estaba de humor para esto. La temperatura estaba cayendo mientras su frustración crecía, "NEVILLE."

El chico finalmente pareció salir de eso y tuvo el sentido de parecer bastante avergonzado.

"Se ha ido."

Neville asintió y se volvió a escuchar lo que Hagrid estaba diciendo mientras evitaba mirar a Toshiro o a Malfoy.

La lección de hoy era sobre una extraña criatura que gustaba de esconderse en arbustos y salía a comer los zapatos de las personas ignorantes.

Los pensamientos de Hitsugaya comenzaron a vagar y ausentemente se preguntó si debería ir a ver a Madam Pomfrey por un remedio para el dolor de cabeza. El agudo dolor detrás de sus ojos realmente estaba comenzado a afectarlo. Pasó una mano sobre sus orbes azul verdoso mientras continuaban ardiendo.

"Estás bien Toshiro," preguntó Hermione cuando apareció a su lado. "Pareces enfermo últimamente."

Él asintió, "Estoy bien. Un dolor de cabeza es todo."

"Deberías tratar de ir a..." el resto de su sugerencia pareció desvanecerse en el fondo cuando él se concentró más en la lección y trató de dejar que la frialdad suavizara su cabeza. Por lo que él había escuchado había un viaje por venir para aquellos los de tercer año y más arriba.

Esa sería la oportunidad perfecta para trabajar en su misión. No sería difícil encontrar a un Dementor; Dumbledore había advertido que estaban estacionados en las puertas de la escuela. Potter había estado quejándose por días de que él no tendría permiso para ir al pueblo a una milla de las puertas por lo que tal vez podría resolver algo con el director, por lo que él podría 'tomar el día libre'.

Ron también había mencionado una casucha que aparentemente estaba embrujada y él sabía que debía revisarla y sacar cualquier alma que quedara.

Alguien lo piqueteo en el hombro y se giró para encontrar a Harry mirándolo bastante preocupado, "¿Estás bien?" Era como si ellos estuvieran tratando de establecer un record por cuántas veces podían hacerle esa misma pregunta en un solo día.

"Sí," respondió con exasperación. "Estoy bien."

"De verdad," preguntó "Porque la clase acabo hace cinco minutos."

Toshiro miró alrededor, "Ah, entiendo."

El adolescente con gafas lo miró, "Has estado actuando extraño por los últimos días. ¿Algo en tu mente?"

Hitsugaya negó con su cabeza, "No, sólo he estado... sintiéndome apagado, supongo."

Harry asintió, "Bueno si comienzas a sentirte enfermo deberías ir a la enfermería. Tal vez deberías descansar por el resto del día."

Él negó con su cabeza, "No, estaré bien. Deberías dirigirte a almorzar."

Potter miró hacia el castillo, "¿Vienes también?"

"Creo que voy a quedarme aquí afuera por un rato. El aire fresco está haciendo maravillas en mi dolor de cabeza."

Harry parecía dudar en irse pero aceptó y comenzó a volver. Se sentía extraño tener a Potter siendo atento con él, pero supuso que significaba que estaba haciendo su misión apropiadamente y acercarse al chico.

Una vez que estaba seguro de que nadie lo vería, Hitsugaya se acercó más al bosque. No tenía el deseo de volver al castillo y parecía la oportunidad perfecta para explorar el bosque y descubrir exactamente por qué era 'prohibido'.

Caminó más allá de la línea de árboles y se detuvo para sacar su gikongan que había estado llevando en los pliegues de sus ropas. Rápidamente tragó la píldora de alma e instantáneamente sintió el alivio inundarlo.

Se sintió deslizarse libre de los confines del cuerpo artificial con facilidad e incluso a pesar de que el zumbido de la magia en la parte trasera de su cabeza se incrementó, él ya estaba más relajado.

Toshiro rodó sus hombros y estiró sus brazos mientras sus músculos comenzaban a aflojarse antes de mirar hacia atrás hacia su cuerpo que ahora estaba ocupado por un alma mod. Siempre había encontrado bastante extraño mirar a su gigai cuando no estaba en él.

"Vas a quedarte aquí y mantenerte fuera de vista. No quiero que nadie sepa que estás aquí. ¿Entendido?"

El alma asintió antes de dejarse caer debajo de uno de los grandes árboles.

Hitsugaya miró hacia el bosque oscuro antes de partir hacia los árboles. El único sonido que podía escuchar era el crujir del pasto seco, hojas y ramitas bajo sus pies mientras continuaba y lo encontró todo extraño. La mayoría de los bosques estaban llenos de sonidos de animales y criaturas del bosque y sin embargo... estaba silencioso.

Él siguió un camino inexistente que sólo él podía ver y caminó más profundo en el bosque. Cuando encontró un claro lo suficientemente grande el taicho desenvaino a Hyorinmaru saboreando la sensación de ella una vez más en su mano.

Él estaba lo suficientemente lejos del castillo por lo que podía practicar un poco sin molestar o alertar a nadie. Escuchó por un minuto más tratando de asegurarse de que ninguna vida salvaje interferiría con su rutina y exhaló mientras trataba de calmar su corazón.

Justo cuando comenzó a pasar por sus movimientos regulares un sonido a su derecha le advirtió de la presencia de algo. Se quedó quieto y estiró sus oídos mientras trataba de escuchar sobre el susurro de las hojas en el viento y su propio corazón latiendo. Hubo otro momento de nada antes de que el sonido de algo cortando a través del aire llamara su atención.

Se dio vuelta cuando una flecha se incrusto en el tronco del árbol junto a él y varios hombres aparecieron con arcos preparados. Hitsugaya se quedó mirando por un momento antes de darse cuenta de que el hombre en frente de él no era un hombre en sí; eran centauros.

Hagrid había mencionado en un momento u otro que una manada entera vivía dentro de los límites del bosque, pero por lo que él había entendido eran del tipo que gustaban de estar solos.

Él miró al extraño mitad hombre antes de avanzar hacia adelante entre los diez. La parte superior de su cuerpo estaba bien construida y tenía un manto café oscuro mezclado con los arboles alrededor de ellos. El hombre aclaró su garganta antes de dirigirse a él, "Tú quien camina con la muerte, debes irte de nuestro bosque o sufrirás."

El taicho permaneció con el rostro de piedra, "¿Me estás aconsejando u ordenándome?" El hombre se quedó mirando, "Sólo podemos aconsejar a un ser como tú. Eres joven e ingenuo, no conoces lo que acecha dentro de las sombras."

Hitsugaya se quedó mirando mientras colocaba a Hyorinmaru en su espalda y los hombres regresaron el favor al bajar sus arcos, "¿Te importaría iluminarme?"

El hombre sonrió, "Bueno todos buscamos iluminación. Pero debes ser consciente de los monstruos que han sido traídos aquí por los magos. Si no tienes cuidado, te devoraran niño. El cielo nocturno destella con peligro; la guerra está en el horizonte como el perro flagela a la luna."

Los ojos del centauro se oscurecieron, "Tú no eres de este mundo. No dejes que tu alma sea atada a una guerra que no es la tuya."

El Shinigami dio una sonrisa amarga, "Me temo que es demasiado tarde para eso."

El mitad hombre bajo su cabeza, "Ya veo. Que lastima. Cuidado pequeño," advirtió cuando los otros desaparecieron lentamente en los árboles. "Los problemas están al acecho muy cerca, no dejes que tus ojos sean ciegos a las intenciones de otros."

Hitsugaya asintió, "Gracias. Me aseguraré de mantener eso en mente."

Se inclinó hacia el hombre con respeto y cuando miró de vuelta hacia arriba ya se había ido. Toshiro se enderezó mientras miraba en los caminos del bosque. Era como si él no fuera el único con una mala sensación sobre el mundo de la magia.

Suspiró cuando liberó algo de su reiatsu para enfriar el incremento del aire cálido. Incluso en las copas de los árboles parecía estar comenzado a ponerse más caliente. Él caminó de vuelta a través del bosque hacia donde había dejado su gigai bastante rápido al ver que no debía llegar tarde a clase.

El trayecto de vuelta a la línea de los árboles fue una vez más tranquila, casi espeluznante. Las únicas criaturas que lo observaban además de los centauros eran los extraños animales como caballos que parecían tan prendados de él. Cinco de ellos lo siguieron cuando caminó de vuelta hacia su gigai.

Cuando finalmente aclaró el bosque encontró al alma mod ocupando su cuerpo durmiendo apoyado contra el tronco del árbol donde él lo había dejado. El taicho dejó escapar una tos suave y el alma despertó antes de rápidamente saltar sobre sus pies. "Gracias por cuidar de mi cuerpo. Eso será todo," dijo Toshiro cuando se metió de vuelta en su gigai.

Flexionó sus dedos y estiró sus brazos mientras una vez más se acostumbraba a sentir el falso cuerpo antes de comenzar la caminata bastante larga de vuelta al castillo. Las extrañas criaturas caballo se mantuvieron escondidas en las sombras pero él podía sentir sus ojos en su espalda y silenciosamente prometió que él los visitaría de nuevo.

Cuando llegó a la puerta del castillo Toshiro se aseguró de sacudir cualquier rastro de suciedad y enderezó sus ropas antes de deslizarse más allá de las grandes puertas. Parecía que llego justo a tiempo cuando los estudiantes comenzaron a inundar del Salón charlando ociosamente mientras comenzaban a caminar hacia sus respectivos dormitorios.

"¡Toshiro!"

Dicho adolescente se giró para encontrar a Hermione saludando mientras caminaba hacia él con Harry y Ron en remolque. "Cómo está tu—

Ella le dio una mirada extraña por un momento, "¿Por qué diablos hay tierra en tu cara?"

"Tierra," preguntó él fingiendo ignorancia. Ella asintió mientras estiraba una mano con su manga y limpiaba algo de su frente, "Sí. ¿Cómo diablos hiciste eso? ¿Tropezaste o algo?"

El taicho se encogió de hombros, "Estaba afuera y mi pie quedó atrapado en una raíz."

Ella parecía como si quisiera decir algo más cuando Ron quien había estado luciendo impaciente habló, "Mira, la tierra es buena y todo eso pero si llegamos tarde Sprout va a despellejarnos vivos."


ooo

Cuando llegó el día del viaje al pueblo local, Hogsmeade—¿qué pasaba con los magos y sus ridículos nombres?—al parecer era el nombre de acuerdo con Hermione, los estudiantes estaban comenzando a emocionarse.

Había un constante murmullo en los salones sobre lo que iban a comprar, qué lugares necesitaban visitar y más. Potter por otro lado, Toshiro había notado que se estaba volviendo más y más malhumorado.

"Oh Harry supéralo," resopló Hermione cuando se sentaron en la mesa para cenar. "Toshiro no va y míralo."

Dicho chico detuvo su trazo de las manchas sobre la mesa cuando todos los ojos cayeron en él. El joven de cabello blanco simplemente asintió y tarareo no teniendo ninguna opción en el asunto.

"Ves mira," sonrió Ron cuando palmeó a Harry en la espalda. "¡Incluso Hitsugaya está de mejor humor que tú!"

Toshiro le dio una mirada desdeñosa pero por lo demás permaneció en silencio. Personalmente quería que Potter se quedara en la escuela pero al mismo tiempo estaba bastante interesado en la 'Casa de los Gritos' de la que había escuchado tanto. Dumbledore había insistido que observara a Harry cuando él había preguntado sobre la posibilidad de no quedarse atrás durante el viaje, por lo que no podría escabullirse para trabajar mientras Potter hacia algo por su cuenta.

Pero entre la elección de seguir al adolescente con gafas por una significativamente menos llena escuela o a través de la multitud de sobre emocionados niños, él había escogido la primera.

"Mira Potter," finalmente habló el taicho, "No puedes ir. No es el fin del mundo como lo conocemos. Estoy seguro de que lo recuperaras."

Harry le disparó una mirada fulminante, "Sí bueno, ¿por qué diablos no vas a ir? ¿Papá no firmó tu formulario?"

Toshiro rodó sus ojos mientras descansaba su barbilla en sus manos, "No creo que tú seas el indicado para hablar sobre padres. Pero si debes saber, no lo hizo."

Él suspiró internamente; la siguiente cosa que sabría era que era era un bulímico, albino, suicida, hijo de militar. Maravilloso.

Hermione golpeó con un codo a su amigo mientras le disparaba una mirada fulminante, "Ustedes dos pueden dejar esto ahora mismo antes de que se salga de control."

Harry resopló pero asintió mientras Toshiro permaneció indiferente. Él no estaba de humor para tratar con niñerías.

Neville sonrió desde su lugar junto al estudiante de intercambio, "No te preocupes me aseguraré de traerte algo de vuelta Toshiro."

El shinigami de cabello de nieve dio a su amigo una pequeña sonrisa, "Apreciaría eso pero de verdad no deberías perder tu dinero en mí."

"Oh, no es problema realmente," el Gryffindor más alto respondió mientras sorbía su jugo. "Entonces Harry, ¿cómo va el entrenamiento para el partido por venir?"

La conversación tomó un giró más jovial cuando todos comenzaron a discutir sobre el partido de quidditch contra Ravenclaw que se llevaría a cabo pronto. Había sido la charla de las dos casas por semanas y mientras más se acercaba las burlas estaban volando y largas prácticas de equipos estaban ocurriendo al menos dos veces por semanas.

Toshiro reprimió un bostezo cuando dejó que la conversación fluyera sin él. Últimamente sus niveles de energía parecían estar desplomándose y viendo que él tenía que observar a Potter él no podía ir a la cama antes de que su cargo volviera.

"Estás cansado ya," preguntó Ron mientras tragaba una cantidad inhumana de jamón.

El Shinigami se encogió de hombros mientras pasaba una mano fría sobre sus ojos ardiendo, "No realmente."

El pelirrojo rodó sus ojos cuando agarró un bollo a través de la mesa. "Si estás cansado deberías ir a la cama. No tienes que mantenerte despierto con nosotros si no quieres. Algunas personas simplemente no pueden soportarlo."

Hitsugaya lo fulminó con la mirada, "Te aseguro que puedo 'soportarlo' muy bien.

"Ron tiene razón sabes," confirmó Hermione cuando cortaba un Yorkshire pudding, "Si estás cansado debes dormir. Algunas personas necesitan el tiempo extra; sería malo para tu salud forzarte a mantenerte despierto."

Toshiro la ignorado mientras continuaban comiendo su cena. Él había estado encantado en descubrir que sus 'amigos' no hicieron un alboroto sobre él saltándose su tan llamada cena en las cocinas más. Parecían haber aceptado el hecho de que él iba y comía—o como ellos habían pensado—si él quería.

"Entonces has comenzado tu diario de sueños," preguntó Neville.

Hitsugaya negó con su cabeza, "No realmente. Sólo he estado escribiendo lo que sea que siento como la verdad sea dicha."

Harry sonrió, "Eso es lo que hemos estado haciendo también."


ooo

El día del viaje finalmente hacía llegado y aquellos que estaban dirigiéndose hacia Hogsmeade se fuero justo después del desayuno, lo que dejó a Toshiro solo un Harry Potter que lucía muy malhumorado. Dumbledore había rechazado cortésmente su petición de ir al pueblo con los otros estudiantes una segunda vez, pero él no podía decir que no lo había esperado.

Pero el taicho había descubierto algo que había olvidado por completo. Los días parecían haberse escurrido de él como arena entre sus dedos. Era 31 de Octubre; la víspera de todos los Santos, o como lo vivos habían comenzado a llamarlo en las últimas décadas, Halloween.

El castillo había sido decorado en el tradicional negro y naranja mientras que gigantes calabazas talladas fueron establecidas alrededor del gran salón.

Hitsugaya se sentó en una de las cómodas sillas con brazos que estaban en la sala común mientras Ran estaba tumbado en su regazo. El gatito había crecido rápido en el tiempo que Toshiro lo había tenido y ahora estaba a la altura de su antebrazo. Disfrutaba de acurrucarse con su amo y a Toshiro también le gustaba. Era bastante relajante acariciar el pelaje del gatito mientras estaba sentado cerca de la ventana donde la brisa lo mantenía frío.

La sala común en su mayoría estaba vacía excepto por algunos estudiantes mayores que parecían haber superado la emoción de viajar al pueblo. Potter había desaparecido en su habitación después de que Hermione y Ron lo había despedido pero a Toshiro no le importó.

El silencio era una cosa hermosa.

Miró afuera de la ventana y disfruto de la vista del bosque y los árboles cambiando. Hagrid estaba cortando madera junto a su cabaña mientras antes había estado arreglando una calabaza.

Hitsugaya nunca lo admitiría... pero estaba bastante interesado en las festividades. No es que participaría. Pero estaba curioso sobre el festejo. Parecía similar al Festival Obon que recordaba celebrar como un niño.

Aunque había similitudes, esta celebración parecía ser más comercial que las festividades del Obon. El Obon estaba destinado a honrar a los muertos, un tiempo cuando visitabas las tumbas de tus ancestros, sin embargo todos aquí parecían más preocupados por los dulces y disfraces.

Vagamente recordó ir a los festivales como un niño pequeño con su mano firmemente agarrada por uno de sus padres, aunque sus rostros hace mucho que se habían desvanecido. El problema con vivir tanto tiempo era que la mente eventualmente olvidaba cosas. Encima de eso él todavía era joven cuando comparabas a las otras almas de vuelta en la Sociedad de Almas. ¿Cómo sería después de que otros cien años o algo así pasaran?

Los recuerdos se desvanecían y los rostros se borraban y sin embargo el tiempo seguía extendiéndose.

"Toshiro."

Dicho taicho se dio vuelta para encontrar que Harry había reaparecido del interior de los confines de su habitación, "¿Sí?"

El adolescente con gafas miró afuera de la ventana mientras se sentaba en la silla al otro lado del marco, "¿Qué estás mirando?"

"Nada realmente. Sólo he estado pensando."

"Oh, sobre qué," preguntó cuando se sentó en la silla. Era en momentos como esos donde no le importaba tanto la compañía de Potter. Cuando no estaba actuando impulsivo o malhumorado él podía ser una persona muy contemplativa.

"La vida, supongo."

El adolescente con cicatriz sonrió, "Tiendo a hacer eso mucho también."

"Hn. Algo que tenemos en común entonces."


ooo

Sorprendentemente el día pareció fluir con bastante facilidad y Toshiro había pasado una buena cantidad de tiempo hablando con Harry delante de la ventana. Hablaron sobre todo de sus vidas en sus hogares—Toshiro casi se sintió culpable por mentir—de sus opiniones sobre la vida y cómo funcionaba el mundo en general.

En realidad fue agradable y antes de que lo supieran, se dieron cuenta de que se habían perdido el almuerzo y los otros llegarían pronto.

Ellos caminaron hacia la entrada del salón juntos en relativo silencio, pero era uno cómodo no vergonzoso con la sensación de una forzada tregua como previamente habían estado. Harry arqueó su cuello mientras trataba de captar un destello de sus amigos a través de la multitud de estudiantes regresando.

"¿Crees que lo disfrutaron?"

Hitsugaya asintió, "Es más que probable. Parecía un lugar bastante interesante por lo que escuche."

"Cierto," respondió Harry cuando se rindió en buscar. "De verdad desearía haber ido."

"Yo también. Pero tengo la sensación de que ninguno de nosotros estará yendo."

El Niño Que Vivió le había dicho sobre los Dursley y dudaba mucho que semejantes personas harían un favor a su sobrino.

"Sí, probablemente tienes razón. Pero tal vez tu papá firmará tu permiso para el siguiente año."

Toshiro se encogió de hombros, "No lo sé. Pero puede que no vuelva."

Harry se quedó mirando, "Mencionaste algo sobre eso antes pero no pensé que hablaras en serio. ¿No te gusta aquí?"

"Está bien supongo pero yo... soy necesitado en otro lugar. No puedo estar lejos demasiado tiempo, esta es una ausencia bastante tal como es ahora."

Harry consideró esto por un momento, "Supongo que eso tiene sentido. Pero deberías volver si puedes."

Toshiro asintió, "Sí. Si puedo."

"¡Harry! ¡Toshiro!"

Harry saludó a sus amigos, "¡Hey chicos!"

Hermione y Ron parecieron desconcertados a su bastante buen humor pero sonrieron y rápidamente se acercaron. Sus mejillas estaban teñidas de rosa por el frío pero por lo demás parecían estar bien.

"Entonces cómo fue," preguntó Harry.

"¡Fue malditamente brillante Harry! ¡Desearía que pudieras haber venido! Hay una tienda llamada Honeydukes y tiene cada tipo de dulce imaginable Y Las Tres Escobas, fue genial. ¡Había una mujer allí, que belleza!"

Los dos amigos fueron hacia el salón principal charlando felizmente dejando a Toshiro con Hermione.

Ella sonrió, "¿Qué hiciste?"

"De qué estás hablando," preguntó él mientras comenzaban a caminar tras el dúo.

"Sabes lo que quiero decir," rió ella, "Harry estaba en el peor humor que he visto en semanas y después de un día contigo de repente está todo animado. Qué hiciste Toshiro Hitsugaya," preguntó ella en broma.

Él se encogió de hombros, "Sólo hablamos. Fue...agradable."

Ella tarareó, "Bueno vas a tener que hablar con él mucho más porque ambos parecen mucho mejor de lo que han estado en un tiempo."

Él le dio una pequeña sonrisa cuando ubico el brillante cabello de Ron casi al final de la mesa.

"He estado preocupada por ti," confesó ella. "Eres nuestro amigo ahora y se supone que nos cuidemos y últimamente parecías apagado. Digo siempre has tenido un dolor de cabeza y pareces tan cansado últimamente...sólo estoy...preocupada."

"Es el clima," aseguró "El calor llegando a mí."

"Bueno, ¿has estado durmiendo bien? Siempre estás bostezando o luciendo como si estuvieras a punto de quedarte dormido."

Él se encogió de hombros, "Me canso fácilmente."

Ella lo miró por un momento, "Entre tus alergias, los problemas con el calor y ahora toda esta cosa de estar cansado constantemente, estás cargado con problemas de salud, ¿no es así?"

Él rodó sus ojos, "Estoy perfectamente sano, gracias."

Ellos se sentaron y ella se rió, "Oh no te preocupes Toshiro no le diré a nadie que eres una pequeña cosa delicada."

"No soy pequeño ni soy delicado."

Ron resopló y lo empujo con el codo en broma, "Escucha a Hermione compañero. Ella siempre tiene razón."

"Bueno hay una primera vez para todo porque ella está más que definitivamente equivocada."

La conversación continuó hasta que Dumbledore entregó su alocución a la escuela y los fantasmas interpretaron un pequeño espectáculo de acrobacias aéreas y trucos que aprendieron con los años.

"¿Toshiro no vas a ir a las cocinas? No comiste el almuerzo," dijo Harry mientras pasaba un tazón de regaliz a Ron.

"Lo haré más tarde," respondió, "No tengo hambre en este momento."

Ron lo miró como si estuviera loco, "Algunas veces me asustas. Nunca comes y todavía te preguntas por qué las personas dicen que tienes un desorden alimenticio."

"No me preguntó. Me niego a perder mi tiempo en tales acusaciones ridículas."

"Ridículas dice."

El banquete continuó por varias horas durante el cual Ron comió una desagradable gran cantidad de dulces a un punto donde sólo observarlo hacia sentir mayormente con nauseas.

"Voy a volver," se levantó el shinigami.

"Vas a ir a la cama," preguntó Hermione en un tono maternal.

Él suspiró, "Todavía no. ¿Todos ustedes volverán pronto también?"

Harry asintió, " Sí, en cinco minutos supongo."

Toshiro comenzó a volver. Cinco minutos deberían estar bien. Él podía dejar a Potter fuera de su vista por cinco minutos. Los maestros todavía estaban en el salón y había cientos de estudiantes; nada podría pasar.

Dejó el ruidoso gran salón y encontró que el resto de la escuela estaba más o menos vacía. Palmeó su bolsillo para asegurar los trozos de pavo que había envuelto en un pañuelo para Ran estaban todavía allí antes de que comenzara a dirigirse en la dirección del agujero del retrato.

El taicho escuchó un estruendo del trueno y miró afuera de la ventana más cercana para encontrar una tormenta gestándose. El cielo casi había tenido un brillo verde cuando el rayo destelló violentamente sobre el lago. Se detuvo por un momento. Algo estaba mal. Una sensación de ansiedad se había establecido sobre él. Hitsugaya se concentró por un momento enfocándose en el flujo familiar de magia que lo envolvía.

Algo...estaba en el castillo. Algo que no pertenecía.

Dejó que la sensación lo guiara mientras comenzaba a correr completamente inclinado hacia la torre de Gryffindor. Algunos estudiantes que habían dejado el banquete se quedaron mirando cuando pasó.

"Acabas de ver—

Toshiro los ignoró mientras prácticamente volaba hacia arriba de las escaleras.

"Maldición," maldijo cuando la escalera en la que estaba comenzó a moverse. Otro conjunto de escaleras se movió hacia el piso que él necesitaba y la observó con cuidado. Resopló mientras escalaba en el pasamanos.

"¡Maldición! ¿Ese es el niño Hitsugaya allí arriba?" preguntó un estudiante a su amigo desde el piso inferior mientras veían hacia arriba.

Él respiró profundo antes de saltar fácilmente en las escaleras que necesitaba y comenzó a correr hacia la puerta.

"¡Maldita sea! ¡El niño está más loco de lo que todos dicen que está! ¡Vamos Caleb! ¡Vamos quiero ver a dónde va!"

La sensación estaba poniéndose peor y Toshiro maldijo mientras sacaba su gikongan y metía la píldora de alma en su boca. Rápidamente se volvió hacia el alma mod ocupando su gigai mientras estiraba sus brazos.

"No dejes que te vean. No puedo tener a nadie viéndote."

El alma asintió y miró alrededor por un momento antes de mirar al taicho en espera.

"Aquí adentro," gruñó Toshiro impacientemente cuando metió al alma mod en una pequeña entrada hacia un pasillo y empujó un traje de armadura para bloquearla.

"No exactamente sutil pero tendrá que funcionar."

El alma asintió cuando el chico de cabello blanco aceleró hacia el agujero del retrato. La sensación se estaba haciendo más fuerte, el vello en su nuca se erizaba. Ahora que estaba acercándose más pudo sentir algo más.

Era un alma...pero estaba dañada, no como la de un Hollow sino rota y desgarrada, desvaneció.

Saltó por una esquina y se encontró mirando a un hombre de aspecto asqueroso. Parecía estar discutiendo con la Señora Gorda y como si hubiera sentido que estaba siendo observado se volvió para enfrentar a Toshiro.

El hombre lo examinó, "Quién—qué demonios eres," dijo con voz rasposa cuando una daga de un bolsillo dentro de sus pantalones andrajosos.

El Shinigami analizó los movimientos del hombre. Eran casi animales y sin embargo parecía bastante débil en construcción.

"Yo podría hacerte la misma pregunta."

El hombre sonrió revelando dientes amarillos cuando avanzó, "Ah sí niño, pero me temo que yo te pregunté primero."

"Soy Toshiro Hitsugaya. Supongo que pude decir estoy a cargo de la seguridad aquí y supongo que tú eres Sirius Black. He estado esperando por esto," Toshiro gruñó cuando desenvainó a Hyorinmaru.

Black palideció ligeramente ante la vista de la katana antes de estabilizarse, "¿Crees que vas a matarme niño? ¿Siquiera sabes cómo manejar esa cosa?"

Hitsugaya sonrió, "No puedo darte todas las respuestas ahora ¿o sí?"

Black gruñó cuando arremetió hacia adelante intentando agarrar al taicho. Él fácilmente lo esquivó y corrió hacia el hombre con Hyorinmaru levantada. Black cayó al suelo como una roca en un intento por evitar el golpe.

La espada se hundió en su hombro y dio un grito cuando la sangre comenzó a gotear al suelo. La escarcha comenzó a formarse en la piel y el hielo comenzó a cubrir la herida dañando y rasgando a través del tejido cuando lo hizo.

"Tienes al tipo equivocado niño," dijo con voz rasposa cuando agarró a Hyorinmaru con sus manos sucias.

Toshiro permaneció con el rostro de piedra cuando implacablemente tiró de la katana del hombro del hombre, "¿Eres Sirius Black correcto?"

"Bueno sí—

"Entonces tengo al hombre correcto."

"Por supuesto él es el hombre correcto," chilló la Señora Gorda. "¡Ve por él niño ve por él!"

"Tengo que estar de acuerdo con ella."

"Pero-pero espera," Sirius tartamudeó mientras luchaba por ponerse de pie. "Escúchame."

Toshiro suspiró, "Esto no es nada personal. Estoy bajo las ordenes de proteger a Harry Potter y aprehenderte si es posible y matarte si es necesario."

"¿Hablas en serio?"

"Mucho."

"Bueno...en ese caso," El hombre desaliñado pareció casi doblarse sobre sí mismo mientras el pelaje comenzó a estallar de su piel.

"Qué demonios," el Shinigami gruñó cuando un gran perro repentinamente lo derribó, lanzándolo contra la Señora Gorda quien chillaba y fue derribado en el pasillo.

Toshiro sacudió su cabeza mientras sus ojos se reenfocaban después de que había golpeado su cabeza contra la pared de piedra mientras la Señora Gorda seguía gritando y chillando prácticamente histérica. Él se volvió para encontrar el lienzo de su pintura rasgado por las garras del perro—de Black.

Hitsugaya maldijo en voz baja cuando despegó en la dirección que el criminal había ido. La transformación lo había atrapado con la guardia baja. No pasaría de nuevo.

Necesitaba evitar a la multitud de personas que los gritos de la pintura estaba seguro atraería, por lo que aceleró su ritmo hasta que estaba corriendo por completo, su manto volaba detrás de él mientras iba.

"¡TOSHIRO!"

Él se deslizó para detenerse en el suelo de piedra. Harry, Ron y Hermione estaban mirándolo así como varios otros Gryffindor detrás de ellos.

"Qué está pasando," preguntó Harry "Todos están diciendo algo sobre La Señora Gorda siendo atacada por Sirius Black."

Potter se detuvo por un momento, "Espera, ¡¿es esa una espada?! ¿Qué—qué demonios estás usando?"

Entonces lo golpeó a Toshiro. Black lo había mirado, habló con él como había hecho la Señora Gorda y ahora Harry y los otros. Él no estaba en su gigai y sin embargo ellos podían verlo.

"Toshiro ¿exactamente qué está pasando?"

Usted debe login (registrarse) para comentar.