Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Vírgen


Capítulo 93


 


El Capitán Celedonio había tratado de intervenir en la decisión del Inquisidor para dejar en libertad a Don Fabio Santacoloma, luego de la declaración de su esposa, la ex esclava Milena Del Carmen. Pero el Inquisidor tenía otros planes con don Fabio, el sabía perfectamente que Fabio sí era culpable, pero por lo que había podido indagar, jamás traicionaría a sus cómplices, por eso les haría creer a todos que se había dejado convencer por Milena Del Carmen, a quien mandaría a poner tras las rejas, y enviaría a un espía a vigilar a Don Fabio con el fin de descubrir quien más estaba colaborando en la conspiración en contra de la Corona.


 


Pero como parte del plan, Milena del Carmen ya había cumplido con lo acordado y ahora debía marcharse lejos con su hijo, donde Fabio no pudiera encontrarla. El Capitán Celedonio se aseguraría de que un soldado la acompañara bien lejos para que nunca regresara. Milena Del Carmen solo esperaba que todo esto sirviera para salvar la vida de su amado Fabio. Al parecer el Capitán Celedonio había logrado el objetivo, pero cuando Fabio quedare en libertad, sería solo para casarse con su hija Lía Margarita. Solo que doña Carmen, al madre de Fabio, tenía miedo que Milena del Carmen no cumpliera con su palabra y decidiera regresar poniendo en peligro la vida de su hijo, por eso le ordenó al guardia que sacaría de la región a Milena del Carmen, que la eliminara.


 


El día del juicio contra Violeta Dolores había llegado y el Inquisidor tenía todo planeado para condenar a Violeta y además de todo, para que la condena fuera ejecutada cuanto antes. El Inquisidor contaba con que la declaración de Luzmila y la de Arlenis, serían suficientes para condenar a Violeta Dolores. Aquilito no tenía como contradecir las declaraciones de ellas dos, solo contaba con las declaraciones de otras personas que aseguraban que Violeta Dolores era incapaz de cometer un acto desalmado como ese.


 


Don Pedro Arango De la Palma recibió la gran noticia de que Anita Pérez, la esclava que el siempre había amado, ya estaba totalmente recuperada de su lesión, por lo tanto estaba ya de alta hospitalaria. Don Pedro la estaba esperando para proponerle matrimonio aprovechando que había enviudado. Anita Pérez le confirmó que la verdadera asesina de el tal Yipid era su difunta esposa Beatriz, y no su hija Milena Margarita. Lamentablemente ya eso no les servía de nada pues Milena estaba condenada y Beatriz estaba muerta. Así como tampoco se podría hacer nada para que Beatriz pagara por el tiempo que Anita había estado cuadripléjica.


 


Viviana, la hija del Inquisidor, se había enterado por boca de su tía Gredd, que su padre ya le tenía un candidato para casarla, un hombre de buena familia y buen nombre, heredero de una gran fortuna. Pero Viviana no quería casarse por conveniencia sino por amor, y sentía que estaba realmente enamorada de Orlandito, a pesar de haber cruzado con el solo un par de palabras en un par de ocasiones. Por eso, pensaba fugarse con Orlandito antes que terminar casada con un hombre a quien no amaba.


 


Vilma María le reclamó a su esposo Mario Rafael por haber ido a visitar a Violeta Dolores a la prisión, y le advirtió que no le iba a permitir que le faltara al respeto de esa forma pues acusaría a Violeta Dolores por casquivana. Pero Mario le informó que era a Violeta Dolores a quien el amaba y que no descansaría hasta ser feliz con ella, y si se había casado con ella fue por lástima, porque estaba enferma, no por amor, y por eso ahora que ella estaba muy sana, buscaría la forma de terminar con ese matrimonio que el no había planeado.


 


Vilma María se había dado cuenta que la cosa era muy seria, y que tenía que actuar rápido antes que Mario la dejara en la calle por culpa de la mugrosa esclava. Así que fue a pedirle consejo a su madre Vilma Madre para ver de qué forma podría librarse de Violeta Dolores.


 


La Madre Superiora Sor Inírida Perfecta le dio total libertad para castigar a las reclusas como Machacón quisiera. Milena Margarita y Violeta Dolores se sorprendieron pues sabían que lo que Machacón más quería era poder abusar de todas las reclusas sin temor de ser castigado por ello. Y ahora que contaba con la complicidad de sor Inírida, todas las cosas se le facilitaban. Sor Inírida pretendía tener contentos al Capitán Machacón y al Inquisidor, para poder tenerlos en su mano y asi poder después sacar las uñas.


 


Don Juan Bautista tuvo una reunión más con los líderes de la revolución y decidieron atacar como puntos iniciales, las prisiones tanto masculina como femenina, con el fin de que los reclusos, en su mayoría condenados injustamente por el Inquisidor por ser esclavos, se unan a su causa y los ayuden en la lucha. Sin embargo había cierto temor ya que también había presos muy peligrosos que quizás no decidan unirse a la lucha y en cambio puedan hacer daño a cualquier bando.


 


Luzmila le pidió a Karina que no la obligara a declarar en el juicio contra Violeta Dolores pues había tenido muchas pesadillas, en las que veía a su hija Herminia reclamándole por no haber hecho justicia con su verdugo, su propio hermano. Karina le exigió que se dejara de tonterías, pues a Herminia le agradaría mas que su muerte sirviera para condenar a Violeta Dolores. Luzmila no tuvo otra opción que aceptar ir a declarar en el juicio. Sin embargo, Karina tenía miedo de que a última hora, a Luzmila se le diera por decir la verdad, así que Karina se acercó al Inquisidor para comentarle


la situación, ya que ella sabía del interés del Inquisidor por darle un castigo ejemplar a Violeta Dolores. El Inquisidor al saber lo de Luzmila, estaría ya atento a cualquier anomalía.


 


Rodrigo Falcón también había estado muy pendiente de lo que sucediera con su amada Violeta Dolores, el nunca permitiría que fuera ejecutada, así que él también estaba preparando un plan para rescatar a Violeta Dolores de prisión y huir con ella a un lugar donde los dos podrían ser felices.


 


El juicio había iniciado y Aquilito había llamado a declarar a varias personas para que dieran testimonio de qué clase de persona era Violeta Dolores, incapaz de asesinar a nadie. Pero luego el Inquisidor llamó a declarar a Arlenis quien aseguró que había escuchado la discusión entre la Sra. Herminia y Violeta Dolores y luego vio cuando Violeta Dolores la atacaba con un puñal. Violeta Dolores dijo que todo eso era falso, que ella jamás había tocado ningún puñal. Luego pasó a declarar doña Luzmila, con la mirada vigilante de Karina. Don Juan Bautista ya sabía perfectamente que Luzmila trataría de undir a  su hija, pero todo era por despecho por la muerte de su hija Herminia, pues Don Juan estaba convencido de que Violeta Dolores era inocente. Doña Luzmila comenzó por decir que Violeta Dolores nunca había gustado de su hija Herminia, tal vez por celos de toda hija de ver casado a su padre con otra mujer, y por ese motivo tenían muchas discusiones, pero nunca una discusión como la última, por causa de un desliz de su hija Herminia con el capataz de la Hacienda, el tal Pacho Radot. Don Juan Bautista se sorprendió al saber eso pues el no tenía idea. Luzmila prosiguió contando que Violeta Dolores le había pedido que terminara con esa relación, pero su hija no le hacía caso y por eso se enfrentaron las dos. Karina tenía la sospecha de que Luzmila se iba a arrepentir a última hora de declarar contra Violeta, por eso trató de detenerla acusándola de trastorno mental. El Inquisidor comprendió que Luzmila trataría de limpiar el nombre de Violeta Dolores, por eso se apoyó en Karina para evitar que Luzmila continuara en su declaración.

Usted debe login (registrarse) para comentar.