Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen


Capítulo 90


 


Rosa Angélica fue presentada oficialmente a Don Alvaro De la Plata, y prometida en matrimonio. Don Alvaro quería casarse con ella cuanto antes, para que la boda no fuera interrumpida por el ataque de los rebeldes. Doña Meryl estaba aterrada por no poder celebrar con una gran fiesta la boda de su hija Rosa Angélica, sobretodo porque a su hija Catalina nadie la iría a pedir en matrimonio después de haber sido devuelta por Don Alvaro. Pero en estos momentos lo que más le interesaba a doña Meryl era estar bien con don Alvaro, pues en sus manos estaba toda su fortuna, al haberle hipotecado todas sus tierras. Gracias a ese negocio, Don Alfredo no podría quedarse con todo. Para Rosa Angélica todo era muy confuso, ella siempre había pensado en servir a los caminos del Señor, pero ahora que estaba frente a Don Alvaro, sentía algo de emoción y cierta atracción por experimentar cosas que jamás habría llegado a imaginar. Ella había aprendido de Viviana a soñar con lo que era el amor verdadero, y por eso Rosa Angélica tenía la esperanza de poder llegar a sentir el amor verdadero con don Alvaro De la Plata.


 


Esa noche en la prisión femenina, el capitán Machacón no se pudo contener y se dirigió hasta las catacumbas donde estaban encerradas Violeta Dolores y sus amigas. Machacón era incapaz de lastimar a María Teotistes, y la virginidad de Violeta Dolores tenía precio, por eso quería desfogarse con Milena Margarita, y fue directo hacia ella. Machacón le advirtió que no se resistiera si no quería salir muy lastimada, y sobretodo, que no se preocupara por gritar pues nadie la iba a escuchar. Milena Margarita sabía que Machacón tenía toda la razón y que nadie podría salvarla, así que podría ahorrarse algunos golpes simplemente por entregar su cuerpo a Machacón. Pero en el momento en que Machacón había comenzado a rasgar las ropas de Milena Margarita, aparecieron de la nada el Inquisidor Hans, la Madre Superiora Sor María Adestrudiz y Sor Inírida Perfecta. Los tres se mostraron sorprendidos ante los actos infames del Capitán Machacón. Sor María Adestrudiz de inmediato le exigió su renuncia, y le advirtió que si no se marchaba, haría que lo encarcelaran.


 


Milena Margarita le informó al Inquisidor que Sor Inírida Perfecta también debía ser castigada pues era cómplice del Capitán Machacón, ella tenía conocimiento de los actos pervertidos del Capitán Machacón y lo apoyaba. Sor Inírida Perfecta lo negó todo.


 


El Inquisidor tenía en Machacón a un aliado, pues el era quien se encargaba de realizar algunos trabajos sucios que el Inquisidor necesitaba. Por eso Machacón estaba confiado en que no iría a suceder nada. Efectivamente el Inquisidor le pidió a Sor María Adestrudiz que tuvieran prudencia para manejar el caso del Capitán Machacón. Sor María Adestrudiz no podía creer que tendría que soportar un tiempo más al despreciable Machacón. Al mismo tiempo, al Inquisidor le preocupaba que Sor María Adestrudiz se pusiera a escarbar y descubriera cosas. El pensaba que Sor Inírida Perfecta era alguien en quien podría confiar, ya que al parecer sabía de los malos pasos de Machacón y nunca lo denunció. Pero Machacón sabía perfectamente que todo había sido planeado por Inírida Perfecta y pensaba vengarse de ella.


 


El Inquisidor conversó con Inírida Perfecta en privado y le pidió que mantuviera vigilada a Sor María Adestrudiz y le contara cualquier acto sospechoso o si se ponía a investigar cosas indebidas. Para Sor Inírida Perfecta esta era su oportunidad de escalar por encima de Sor María Adestrudiz.


 


 


Doña Carmen Espinal le preguntó a Milena Del Carmen si estaría dispuesta a sacrificarse por salvar a Fabio de morir decapitado. Milena Del Carmen estaba tan enamorada de Fabio que estaba dispuesta a sacrificarse por él y por eso estaba dispuesta a hacer lo que fuera. Entonces  el Capitán Celedonio le insinuó que se presentara ante el Inquisidor y le dijera que ella había sido quien había enviado la carta anónima acusando a su esposo de conspirar contra la Corona, pero que estaba arrepentida pues nunca se había imaginado que lo condenarían a muerte. Milena del Carmen sabía que al hacer eso, Fabio la despreciaría para siempre. Doña Carmen le hizo ver que era eso o dejar que ejecutaran a Fabio. Milena Del Carmen accedió a echarse la culpa, y después de eso, tenía que marcharse lejos sin decir una sola palabra a nadie. Esa era la condición para que el Capitán Celedonio pudiera retirar los cargos contra Fabio. Milena Del Carmen se sacrificaría por salvar la vida de Fabio, pero todo era con un fin, y era que al marcharse Milena Del Carmen, Fabio creyera que si era cierto que ella había enviado la carta anónima y la despreciara, quedando en libertad para casarse con la hija del Capitán Celedonio, Lía Margarita, quien estaba condenada a muerte por una terrible enfermedad en la sangre.


 


Ahora que ya no estaba encerrada en el claustro de las Hermanas Clarisas, Viviana tenía que buscar la forma de visitar al esclavo Orlandito en prisión, ella sentía el enorme deseo de verlo y de hablar con él. Por eso se colocó los hábitos que conservaba del convento y se dirigió a la prisión masculina con la excusa de venir en misión religiosa. El guardia se sorprendió al verla llegar sola, pero sin embargo la había dejado seguir puesto que ya la había visto en varias ocasiones. Viviana había logrado llegar nuevamente a la celda del esclavo Orlandito y le entregó unos panecillos que le había preparado. Orlandito no entendía por qué la monja lo visitaba, pero le parecía que era muy hermosa, a pesar de estar en los caminos del Señor. Viviana le pidió que le contara de su propia boca la historia de amor que todos mencionaban. Orlandito sabía que debía asumir la identidad de Don Alvaro para que nadie sospechara de el. Por eso el seguía admitiendo haber tratado de matar a don Alfredo Linares por salvar la virtud de su amada Carola.


 


Don Juan Bautista estaba cada día mas desesperado por no poder hacer nada para sacar a su hija de la prisión y se sentía impotente. Sady trataba de calmarlo con aguas de hojas de té, y se encargaba de prepararle sus medicinas. Don Juan Bautista sentía que Sady era una buena mujer, una compañera perfecta, a pesar de tener casi su misma edad. Pero él no podía dejar de sentir deseo carnal por Madame Karina, y Karina se había dado cuenta de eso, por eso pensaba seducirlo y volverlo loco de amor por ella. Karina pensaba que no sería tan difícil pues ya una vez Juan Bautista había sido seducido por Herminia, y Karina sabía que era mucho más atractiva que Herminia.


 


Doña Hemilda había comprado al esclavo Amarildo para no tener que usar los esclavos de su amiga doña Meryl. En menos de un mes Doña Hemilda pensaba regresar a su mansión en Europa, cuando ya el bebé no necesitara más de la leche de Elida Margarita. Amarildo Debía ocuparse de cuidar al bebe y todo lo que tenía que ver con trasladarlo de un lado a otro. Amarildo no tenía idea que el bebé que estaba cuidando era el verdadero hijo de su amada Claudia Patricia.


 


Al mismo tiempo, Doña Meryl estaba cada día más loca, y desvariaba en las cosas que decía. Sus hermanas, Justa y Digna estaban preocupadas por no saber qué hacer con ella. Pero Don Alfredo les dio la solución, internarla en un manicomio para que sea curada. Digna y Justa no podían tomar esa decisión, pues era un galeno quien debía dictaminar el verdadero estado de Meryl. Angel David tenía fuertes sospechas que estaban tratando de hacer algo contra Meryl, y de ser así, eso atentaría contra sus planes de conquistarla y sacarle mucho dinero. Por eso Angel David pensaba investigar y llegar al fondo del asunto.

Usted debe login (registrarse) para comentar.