Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 210

 

En Villa Mimosa, el mayordomo Nilo era fiel a las órdenes de don Godofredo y por consiguiente a las de doña Ofelia. Pero él nunca se había atrevido a ponerle la mano a alguna de las chicas pues Godofredo se lo tenía prohibido. Sin embargo, eso no era impedimento para que a lo largo de este tiempo, Nilo se sintiera enamorado de una de las chicas, de Minevis. Pero de todas formas, Nilo sabía que eso era algo que nunca podría llegar a ser.

 

Karina había recogido sus pertenencias de más valor y pensaba marcharse bien lejos a disfrutar de la fortuna que don Hugo le había pagado. La esclava Arlenis le reclamó a Karina por querer dejarla abandonada en estas tierras ahora al servicio de don Hugo, así que Arlenis le exigió que la llevara con ella. Karina necesitaba de alguien de su confianza para que la ayudara a desplazarse, ya que Karina aún no había recuperado bien el movimiento de sus piernas. Por eso Karina aceptó que Arlenis se marchara con ella como su dama de compañía. Sin embargo, Arlenis tenía otros planes, ella se encargaría de eliminar a Karina para quedarse con el maletín lleno de lingotes de oro y asumir la identidad de Karina para disfrutar de todo. Las dos se marcharon en el carruaje, y más adelante, don Hugo esperaba a que pasara el carruaje para seguirlo.

 

Don Alfredo Linares se enteró de la nueva ley que estaba por aprobar por parte de los legisladores, sobre el subsidio a los terratenientes para liberar esclavos, y no estaba de acuerdo pues ese dinero no compensaba lo que ellos habían gastado al comprar los esclavos ni lo que habían invertido en ellos al darles vivienda y comida durante todos estos años. Por eso se había reunido con otros terratenientes para solicitar su apoyo y pedirle al presidente, en nombre de todos, que derogara esa nueva ley y para manifestarle su desacuerdo.

 

Nieves María y Ferdinando se encontraron en su lugar secreto como cada noche. Bilena había ido a espiarlos como siempre. Nieves María le dio a Ferdinando la noticia de su embarazo y eso lo llenó de mucha alegría, tanto, que le prometió a Nieves María que buscaría la forma de separarse de Bilena para finalmente casarse con ella. Bilena se impresionó mucho al escuchar los planes de Ferdinando, por eso ahora más que nunca debía eliminarlo antes que se separara de ella para casarse con Nieves María. Bilena le contó a Ventura lo que había escuchado, que Nieves María estaba embarazada de Ferdinando, y que Ferdinando pensaba separase de ella para casarse con Nieves María. Por eso Bilena quería eliminarlo cuanto antes, porque no podía dejarlo que convirtiera a Nieves María en primera dama, así que Ventura le consiguió el veneno con el que lo eliminaría.

 

Haroldo estaba muy solo y su única compañía era María Teotistes, quien cuidaba de Haroldito, el hijo que había tenido con Claudia, y de Alexandrita, la hija que había tenido con Alexandra. Para Haroldo seguía siendo un misterio la desaparición de su madre, ya habían pasado varias semanas y no se sabía nada de ella, y aparentemente ella habría escapado con el hijo de Claudia y César. Todo era muy extraño pues su madre Odila odiaba a Claudia, pero no como para huir sin un peso y sin tener a donde ir, con el hijo de Claudia. Haroldo ya la había buscado por todos los alrededores y en las poblaciones vecinas y nadie sabía nada de ella. Solo Ofelia conocía el lugar donde podrían encontrar a doña Odila, o por lo menos sus restos.

 

Doña Meryl preparó una cena en la que invitó al Cardenal Agustín. Para Mario era una sorpresa saber que su madre tenía una gran amistad con el Cardenal Vizcaya, así que Meryl le confesó que se conocían desde mucho antes que él naciera. Cuando Agustín conoció a Mario, se dio cuenta que era idéntico a él a esa edad. No cabía ninguna duda, Mario era su hijo.

Milena Margarita regresaba a casa luego de visitar a sus padres en la hacienda, cuando fue interceptada por una mujer que vestía una túnica y se cubría el rostro con una máscara. Milena le preguntó que qué quería pues ella no tenía nada de valor. Pero la misteriosa mujer le dijo que ella sabía un secreto sobre su hijo, que en realidad era hijo de Violeta Dolores. Milena le preguntó que quién era y qué quería de ella. Elida le dijo que si no le entregaba una fuerte suma de dinero, le contaría la verdad a Mario. Milena le preguntó si estaba confabulada con Nori Navas, pues ella difícilmente estaba buscando el dinero para entregárselo a Nori Navas. Elida le reveló su identidad, y le dijo que se olvidara de Nori Navas, pues ella se encargaría de Nori Navas, pero a cambio debía pagarle una buena suma de dinero por guardarle el secreto. Milena Margarita sabía de lo que Elida era capaz, y si no le conseguía el dinero, Mario se enteraría de todo.

 

Flora Margarita estaba feliz de que por fin Aquilito se hubiera dado cuenta que ella era la mujer que le convenía, pero desafortunadamente para ella, Aquilito había visto a Canela y también había quedado confundido con si era la misma Violeta Dolores o no. Flora Margarita no podía creer que Aquilito nuevamente estuviera obsesionado con Violeta Dolores, ahora porque había alguien que se le parecía mucho, justo ahora tenía que haber aparecido la tal Canela para arruinar su felicidad.

 

Raúl encontró el momento para contarle a Ferdinando que se había enterado por fuentes fidedignas, sobre una traición por parte de su esposa Bilena, quien le era infiel con su propio tío, Ventura De La Torre. Ferdinando le dijo que eso debía ser una mentira pues no creía capaz a Bilena de cometer un acto de tan baja naturaleza. Raúl solo le pidió que tuviera mucho cuidado y lo mejor era prevenir, así que debía enviar a Ventura como gobernador del Sur para mantenerlo bien lejos. Mañana mismo Ferdinando pensaba encargarse de eso.

 

Karen Santacoloma había llegado con una escopeta para defender a su hermano, así que Robinson no tuvo más remedio que rendirse. Fabio ayudó a subir a Kathy, mientras lamentaban el hecho de que la malvada Maritza hubiera muerto al caer por el precipicio. Ahora Fabio se encargaría de entregar a Robinson ante la guardia nacional. Fabio Santacoloma entregó a las autoridades al general Robinson. Ahora Robinson debía esperar en un calabozo a ser juzgado y condenado por sus crímenes atroces contra la población civil. Robinson le dijo a Fabio que había hecho mal en entregarlo a las autoridades en lugar de asesinarlo, pues él buscaría la forma de escapar de prisión y volver a buscarlo para llevar a cabo su venganza. Fabio le recordó que no era un asesino como él. Al llegar a su calabozo, Robinson se llevó la grata sorpresa que estaba encerrado en el calabozo al lado de el del Inquisidor Woltman, otro de quien también debía vengarse, en especial porque él había sido quien había disparado contra su esposa Lida.

 

El ama de llaves de la hacienda Onassis, Luzdarda, escuchó cuando el notario Labrador le pedía dinero a don Hugo a cambio de continuar guardando el testamento de don Aminabad. Luzdarda ahora sabía que el testamento lo guardaba el notario Labrador, así que Luzdarda le dio esa información a Mario Rafael, para que él hiciera justicia y no permitiera que don Hugo se quedara con la fortuna Onassis. Si no había más heredero, la fortuna debía pasar a manos de la bebé Mariseth, hija de Mario y Liseth.

 

Nilo descubrió el cuerpo sin vida de don Godofredo en los aposentos de Claudia Patricia, y de inmediato corrió a avisarle a doña Ofelia de lo sucedido. Pero para Ofelia era una gran noticia ya que ahora quedaría como dueña del negocio y de la fortuna de su difunto marido, y a la vez libre para hacer lo que quisiera. Su plan era regresar a la mansión de su madre para ocupar nuevamente el lugar de la hija Del Valle, y ganarse el afecto de su madre y de la nana Gigio. 

Usted debe login (registrarse) para comentar.