Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                 Capítulo 199


 


Doña Julieta apoyó la teoría del general Ventura, que seguramente la bastarda Canela le había prendido fuego a la habitación donde se encontraban Elkin y Mariela, y al ver lo que había hecho, había decidido salir corriendo. Pero don Tito estaba seguro de que no era así pues Canela no tendría ningún motivo para querer hacerles daño a Elkin ni a Mariela. Estelita les recordó que ya una vez Canela había intentado hacerle daño a ella al empujarla por las escaleras, así que perfectamente pudo haberle hecho lo mismo a Mariela porque la odiaba. Pero don Tito le dijo que no se había comprobado que había sido Canela quien la había empujado.


 


Entre tanto, don Tito había enviado por un galeno para que examinara bien a Canela, pues estaba inconsciente por culpa del golpe que había sufrido al caer por el barranco. Don Tito esperaba que no le fuera a pasar nada malo pues no se lo perdonaría. Maurice también estaba muy preocupado por la salud de Canela, aunque sabía que debía olvidarse de ese amor que sentía por ella, pero era inevitable desearle todo el bien. A Greicy no le había mucha gracia que su prometido siguiera preocupándose por la tal Canela.


 


Estela aprovechó un momento que tuvo la oportunidad para acercarse a su hermano Jairo y preguntarle si realmente él no había sido quien había ocasionado la muerte de Mariela y Elkin, pero Jairo le dijo que no había tenido nada que ver, y en cambio le preguntó si ella era totalmente inocente. Estela le dijo que le hubiera gustado haber sido ella, pero no había tenido el valor.


 


De otra parte, don Hugo Coronado asistió al almuerzo que había sido invitado por don Juan Bautista para celebrar la independencia. Elisina no quería asistir pues sabía que don Juan Bautista no era gente de bien, sino un pobre que se había hecho rico gracias a una mina de diamantes, y que además era el padre de la mujer causante de todas sus desgracias, la difunta Violeta Dolores. Pero don Hugo la obligó a asistir pues a él le interesaba que todo el mundo se diera cuenta que su esposa era una alcohólica. Entre otras cosas, don Hugo también tenía interés en acercarse un poco más a madame Karina para saber si entre los dos podría nacer una alianza con el fin de despojar a Juan Bautista de toda su fortuna.


 


Tenerife había logrado escapar de la hacienda Linares aprovechando que todos estaban tratando de ayudar a don Alfredo. Pero don Alfredo solo quería que le trajeran a Tenerife para cobrarle bien caro por lo que le había hecho, un daño irreparable. Coromoto había buscado a la bruja Lucumí para ver si podía revertir lo que su hermana Tenerife había ocasionado, pero ni siquiera la magia negra de Lucumí logró curar a don Alfredo. Tenerife no tenía a donde ir, así que el único lugar que se le ocurrió fue la hacienda de don Alvaro De La Plata. Cuando Alvarito al vio, se sorprendió mucho, pero no dudó en ayudarla, así que decidió esconderla en su hacienda. La nana Fela no veía con buenos ojos que esa mujer entrara nuevamente a la hacienda pues ya antes había causado problemas.


 


Mario Rafael y Milena Margarita ya tenían todo listo para la boda. Sería una ceremonia sencilla con solo invitados muy cercanos a los dos, es decir, la familia de Milena Margarita y la familia de Mario Rafael. Aunque a doña Meryl no le agradaba mucho que su hijo se casara con una mestiza, no le quedaba más que resignarse. Lo que a Meryl le preocupaba era la conversación que había tenido con el Arzobispo Plutarco sobre el pasado y lo que había sido del hombre que ella más había amado, Agustín. Doña Meryl no entendía por qué se había estremecido al recordar ese pasado, pues estaba segura de que ya lo había olvidado. Sin embargo, no era fácil olvidarlo pues de ese amor habían quedado algunos frutos, pero eso nunca debía llegar a saberse.


El general Ferdinando decidió someter a un juicio al Inquisidor Woltman, para saber si la gente estaba en desacuerdo con las normas de la Inquisición. Pero la mayoría de personas deseaban ver al Inquisidor ardiendo en llamas de la misma forma que había incinerado muchas personas acusándolas de brujería. Otros deseaban verlo ahorcado o decapitado. Sor María Adestrudiz apareció ante el general Ferdinando dispuesta a confesar todas las maldades que conocía del Inquisidor, comenzando por el asesinato del esclavo que había embarazado a Sady. Milena Margarita odiaba mucho al Inquisidor por haberle hecho la vida imposible, lo mismo que Orlandito, pero ellos dos habían decidido perdonarlo a pesar de todo el daño que les había ocasionado. El Inquisidor le suplicó al general Ferdinando por su vida y alegó que todo o que había hecho, había sido en el nombre del Señor. Gracias a eso, el general Ferdinando había decidido perdonarle la vida, pero lo condenaba a cadena perpetua por todos sus crímenes.


 


En la hacienda de don Juan Bautista Molinares, estaban todos preparados para el almuerzo, incluso la propia Karina estaría sentada en la mesa con los invitados. La esclava Arlenis se encargaría de darle los alimentos, con la novedad que ya Karina podía hablar. Don Juan Bautista le advirtió a Karina que se comportara con buenos modales y que no insultara a Sady o de lo contrario la encerrarían en su habitación, además le recordó que si aún estaba en su hacienda era solo por el estado en que se encontraba. A Karina poco le importaba si Juan Bautista amaba o no a Sady, lo que ella le interesaba era no quedar en la calle después del sacrificio que había sido casarse con don Juan Bautista, por eso odiaba a Juan Bautista. El coronel Hugo se pudo dar cuenta de ese odio y pensaba que por ahí podría llegar a convertirse en aliado de madame Karina.


 


Don Benjamín recibió la notificación de la muerte trágica de su hijo Elkin. Para don Benjamín, Elkin era su orgullo y por eso tenía puestas en él toda su confianza para que algún día siguiera sus pasos. Pero ahora su hijo estaba muerto y no se sabía cuál había sido el motivo. Entonces don Benjamín recordó la carta que le había enviado hacía un par de días su hijo Elkin, informándole que había descubierto un secreto de la tal Canela. Eso le hizo sospechar que la tal Canela podía ser la culpable de la muerte de su hijo, para que no se supiera su secreto. Benjamín siempre sospechó que la tal Canela estaba fingiendo su locura.


 


En la hacienda Mancera, doña Darcy ordenó esperar a que su marido don Benjamín llegara para poder darle cristiana sepultura a su hijo Elkin. Mientras eso sucedía, Ventura ordenó a sus hombres mantener el lugar bien custodiado para evitar que alguien saliera, ya que el asesino estaba dentro de la hacienda. Maurice seguía preocupado por Canela, pero sabiendo que no podía haber nada entre ellos, Maurice tenía necesidades como hombre, y aunque sabía que Greicy deseaba estar con él, él quería respetarla, pero en cambio Erika sabía que él estaba comprometido y aun así lo seguía provocando. Por eso Maurice decidió ser claro con Erika y le advirtió que él no sentía nada por ella, simplemente deseo carnal. Erika estuvo de acuerdo en que podrían entenderse en la cama, así él se fuera a casar con otra. Entre tanto, Greicy sentía que con Abelino disfrutaba mucho, por eso como cada noche, se iba a su habitación en busca de calor. Abelino cuadraba su tiempo para recibir a Greicy luego de que Marcela se marchara.


 


Al día siguiente, para sorpresa de todos, Canela reaccionó. Maurice se acercó a preguntarle si se sentía bien o si le dolía algo, pero Canela le respondió que no sabía en donde estaba, que no recordaba nada, ni siquiera quien era. Don Tito y Maurice se alegraron pues al menos ya hablaba, pero el problema ahora era que había perdido la memoria. No obstante, al único que reconoció fue a Maurice, y al parecer sentía un gran afecto por él.

Usted debe login (registrarse) para comentar.