Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 198

 

Don Juan Bautista logró reunirse con el general Ferdinando, quien estaba preparando todo para la gran fiesta donde sería reconocido públicamente con el presidente de la nueva República. Don Juan Bautista le expresó su preocupación por lo que iría a pasar con la abolición de la esclavitud, ya que todos los esclavos estaban esperanzados en que se aboliera luego de haber colaborado con los independentistas para la derrota de los españoles. Ferdinando le explicó que sería un proceso por pasos, y el primero sería el de poner en práctica la ley de libertad de vientres. Juan Bautista le refutó que esa ley indicaba que los hijos de esclavos que nacieran a partir de ahora, serían libres, pero qué pasaría con los que ya habían nacido y el resto de esclavos, los más viejos, los cansados de trabajo forzado. Ferdinando le dijo que lamentablemente no se podía hacer nada por ahora, sin embargo, Nieves María le planteó la opción a Ferdinando de implantar una nueva ley, en la que le daría la libertad a los esclavos cuando completaran la mayoría de edad. Aunque las dos leyes eran ya un avance para la abolición de la esclavitud, los esclavos actuales debían esperar muchos años para crecer y ser libres, y los mayores estarían condenados a morir siendo esclavos. Estas leyes no cumplían con las expectativas de don Juan Bautista y de todos los esclavos que confiaban en él, por eso Juan Bautista pensaba que tal vez se debía organizar nuevamente la rebelión, solo que ahora contra la nueva República. Juan Bautista quería el fin de la esclavitud como se había pactado, pero sin no era así, no quedaba otra alternativa que seguir luchando hasta conseguirla.

 

Haroldo había recibido la noticia de que en pocos días saldría el fallo a su favor otorgándole la herencia de su difunto padre, ya que había demostrado ante un juez, que sí cumplía con los requisitos impuestos por su padre don Ofelio, en vida. Aparentemente él estaba casado con Norela y tenían un hijo, así que no había motivo para que no recibiera su herencia. Una vez que él recibiera su herencia, le pediría a Norela que se marchara pues ya no la necesitaría, aunque obviamente pensaba darle una buena cantidad de dinero por haberle hecho el favor de prestarse para haberle hecho creer al juez, que cumplía con los requisitos. Haroldo también seguía intrigado por no saber qué había pasado con su madre, él no entendía en dónde podría estar su madre Odila.

 

Milena Margarita le compartió su felicidad a doña Margarita, ya que entre ellas había surgido una estrecha amistad desde que habían sido encerradas en el manicomio por culpa del Arzobispo. Pero doña Margarita había sido quien le había confesado a Milena, que el hijo que estaba criando no era suyo, sino que en realidad la partera Nori Nava lo había cambiado por el hijo de Violeta Dolores, cumpliendo una orden de Elida Margarita. Por eso, doña Margarita se lo recordó y pensó que tal vez sería mejor que antes de casarse con Mario Rafael, le confesara la verdad antes que por algún motivo se llegara a enterar por otra persona. Milena estaba confiada pues la única persona que se lo podría decir era doña Margarita y confiaba en que no la iba a traicionar.

 

Doña Carmen permanecía inconsciente por la sangre que había perdido, y la tía Maritza esperaba el momento preciso para librarse de ella de una vez por todas y evitar que confesara que ella había sido la verdadera asesina de Celedonio. Sin embargo, Kathy no se despegaba un solo momento de doña Carmen pues esperaba con ansias que despertara para preguntarle si sabía quién era el verdadero asesino de su padre. Milena del Carmen estaba igualmente inconsciente pues también había perdido mucha sangre. Fabio estaba pendiente de su madre al igual que de su amada Milena del Carmen, y Fabio esperaba que se recuperara pronto para que por fin pudieran disfrutar al lado de su hijo. Kathy se había dado cuenta también que Fabio no se despegaba del lado de Milena del Carmen y eso la hacía muy infeliz, porque tenía que reconocer que Fabio jamás la iba a amar de esa forma, así que estaba convenciéndose que nunca podría estar con Fabio mientras Milena existiera.

En la hacienda Mancera, todos estaban tratando de apagar el fuego, don Tito no entendía por qué Elkin y Mariela estaban encerrados en esa habitación abandonada, pero las llamas habían abordado toda la habitación y los cuerpos de Elkin y Mariela ardían en llamas. Cuando los empleados de la hacienda lograron derribar las puertas, era demasiado tarde, los dos habían sido calcinados por las llamas. El fuego fue controlado gracias a todos los empleados de la hacienda, pero la pérdida había sido inevitable. Mariela y Elkin habían muerto consumidos por las llamas. De repente, alguien se dio cuenta que Mariela aún movía un dedo de la mano, así que la llevaron con urgencia a una habitación para tratar de salvarle la vida. Elkin no había corrido con la misma suerte y había fallecido por causa de las graves quemaduras.

 

Don Tito guardaba la esperanza de que Mariela se recuperara y pudiera dar algunas explicaciones, por ejemplo, qué hacía en ese lugar con Elkin, y si había visto quién había ocasionado esa tragedia. Pero al mismo tiempo, Irasema le había pedido a Maurice que ayudara a Canela quien había sido raptada por Ventura. Maurice e Irasema fueron tras Ventura y lograron alcanzarlo. En ese momento, Ventura pensaba clavarle un puñal en el pecho a Canela, pero al escuchar que se acercaba Maurice, se distrajo al voltear a mirar quienes venían y Canela aprovechó el descuido para soltarse de sus manos, pero con tan mala suerte que cayó por el precipicio. Maurice, al ver a su amada Canela caer por el precipicio, se lanzó tras ella para recuperarla, con la esperanza de que no le hubiera sucedido nada. Afortunadamente el precipicio no era tan alto y Maurice logró encontrar a Canela, quien al parecer había recibido un fuerte golpe en la cabeza y había perdido el conocimiento. Maurice le preguntó a Ventura qué le pensaba hacer a Canela, y él respondió que no la llevaba a ningún lugar, solo la había capturado pues la había visto huir sospechosamente de la hacienda. Eso la hacía sospechosa de haber causado el incendio en la hacienda. Pero Maurice le dijo que no le permitiría que acusara a Canela de haber causado el incendio, pues Canela era una muchacha indefensa.

 

Con la muerte de Elkin y el estado en que había quedado Mariela, había varias personas que respiraban el aroma de la venganza y no lamentaban lo sucedido, como Estela, quien había descubierto la infidelidad de su marido, o como Jairo, quien también había descubierto la infidelidad de su esposa. O tal vez como doña Julieta, quien estaba siendo extorsionada por Elkin, o como Abelino quien también había sido víctima de chantaje por parte de Elkin. Pero Ventura llegó asegurando que la tal Canela había huido de la hacienda justo en el momento que el incendio había comenzado. Don Tito no creía que Canela hubiera sido capaz de tanto, pues entre otras cosas no había motivo para que Canela quisiera matarlos.

 

Doña Darcy se había desmayado al ver el estado en el que había quedado su hijo, y al despertar, le exigió al general Ventura que hiciera pagar al culpable de la muerte de su hijo. Ventura sabía que Canela no lo había hecho, pero tal vez si Elkin y Mariela eran amantes, podría ser que Estela o Jairo los hubieran descubierto juntos y por eso hubieran tomado la decisión de eliminarlos. Bilena y Greicy no podían creer que algo tan horrible le hubiera pasado a su hermano Elkin.

 

Entre tanto, en Villa Mimosa, don Godofredo, el marido de Ofelia, había ido a conocer a su cuñada, Claudia Patricia. Cuando Godofredo la vio, quedó impactado con su belleza, además que era muy arisca como a él le gustaban las mujeres. Así que le dijo a Nilo que él mismo pensaba domar esa potra, y si le gustaba mucho, la convertiría en su juguetito personal, y estaba seguro de que a Ofelia le encantaría esa idea. Claudia Patricia no estaba dispuesta a sufrir las humillaciones que su hermana le tenía predestinado, ella prefería morir antes que verse humillada por su hermana.

Usted debe login (registrarse) para comentar.