Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 196

 

Durante la cena en la Hacienda Mancera, Don Tito esperaba que sus invitados hubieran pasado una estadía agradable, por lo menos don Augusto y doña Julia habían reencontrado al hijo perdido que había resultado ser Maurice. Doña Darcy debía sentirse muy contenta porque su hijo Elkin se había casado con Estelita, y además, su hija Greicy había terminado comprometida con Maurice. El general Ventura y su sobrina Bilena también debían estar felices pues habían sido muy bien atendidos. Pero todos en el salón principal estaban con la mirada sobre Canela. Estelita, Mariela y Greicy no la soportaban, y deseaban verla muerta. Elkin se había pasado un poco de copas, y en medio de su embriaguez se acercó a doña Julieta para confesarle que había descubierto su gran secreto del pasado, que había sido la culpable de que los gitanos se hubieran robado a la pequeña Canela. Doña Julieta se sorprendió y le preguntó que de donde había sacado esa información, pero Elkin le pidió que no se preocupara pues él no pensaba intentar nada en su contra, simplemente quería que lo apoyara más adelante.

 

En esa cena, don Tito anunció que ya se sentía cansado para seguir al frente del manejo de la hacienda, por ese motivo pensaba delegar todas las funciones en su único hijo varón, Jairo. Mariela se alegró de que por fin su marido iba a servir para algo. Pero Estela se molestó pues ella sabía que Jairo no tenía ningún interés en manejar la hacienda, en cambio ella tenía mucho más temple. A Elkin tampoco le cayó muy bien la noticia, por eso él pensó que debía actuar cuanto antes y buscar la forma de eliminar a Jairo. Elkin no tenía las agallas para hacerlo, y al parecer Mariela tampoco se atrevería, pero él conocía a alguien que podría hacerlo por él, Abelino. Así que Elkin se acercó a Abelino y le exigió que esta noche asesinara a Jairo o de lo contrario él revelaría que Marcela no era su hermana sino su amante. Abelino estaba cansado que siempre lo buscaran para asesinar a alguien, pero esta vez no sabía que hacer pues Elkin conocía un secreto suyo.

 

Al norte, Ferdinando debía preparar todo para proclamarse como el primer Presidente de la Nueva República, aunque aún había muchas personas que se oponían a formar una sola patria, sino que preferían dividir toda la república en varias naciones y cada una podría tener su propio presidente. Lázaro era uno de ellos y deseaba incluso la muerte de Ferdinando para lograr sus propósitos. En cambio Ventura deseaba ocupar el lugar de Ferdinando. Nieves María le había advertido a Ferdinando sobre el peligro que corría con Ventura, por eso él estaba prevenido a cualquier ataque de su parte, lo que Nieves María no le confesó, era que Ventura tenía una cómplice y que era su propia esposa, Bilena Molinares.

 

Don Alfredo Linares tenía todo preparado para esta noche hacer suya a la esclava Tenerife. Don Alfredo regresó a su hacienda donde tendría una noche de placer al disfrutar de la belleza de Tenerife. Pero Coromoto estaba muy celosa de que don Alfredo estuviera con su propia hermana, por eso le recordó a Tenerife el plan, don Alfredo bebería el elixir preparado por Coromoto y se quedaría dormido, ahí Tenerife aprovecharía para huir de la hacienda e irse muy lejos para siempre. Don Alfredo comenzó a beber vino sin saber que estaba mesclado con un elixir de Coromoto que lo hacía ver alucinaciones e imaginarse cosas que no eran ciertas. Poco a poco don Alfredo se fue sumiendo en un sueño profundo, y Tenerife aprovechó la oportunidad que tenía en sus manos para terminar de raíz con la maldad de don Alfredo, ella evitaría que don Alfredo siguiera cometiendo sus barbaridades con las pobres esclavas vírgenes, por eso tomó la decisión de cercenar su miembro viril. Don Alfredo despertó por el dolor que le había ocasionado Tenerife al cercenarle su miembro viril. Tenerife no esperaba que él fuera a despertar tan rápido, pues ella tenía pensado huir, así que tuvo que improvisar antes que Alfredo diera aviso a sus hombres para que la detuvieran.

El general Román y su esposa Yanet habían decidido retomar las visitas donde la poderosa Lucumí para que le hiciera algún bebedizo para poder quedar embarazada. Pero Lucumí tenía un interés más allá pues ella veía en Román el potencial para ser el presidente de toda la República, y así se lo hizo saber, que él podría llegar a ser el presidente de la República si se dejaba ayudar por ella y por sus poderes oscuros. Yanet le aconsejó a su marido que escuchara a Lucumí para saber cómo podría lograr lo que tanto anhelaba.

 

Elisina y don Hugo Coronado estaban casados, así que don Hugo se posesionó en la hacienda Onassis como el nuevo amo y señor. Don Hugo le dijo a Pantoja, el capataz, que de ahora en adelante debían obedecer sus órdenes, lo mismo que Luzdarda, el ama de llaves. Elisina estuvo de acuerdo con su esposo, pues ella no quería ocuparse más de ningún asunto de negocios, ella estaba decepcionada de la vida pues no había logrado nada de lo que había querido, como tener por esposo al hombre que ella hubiera deseado, con una familia, hijos y sobre todo seguir disfrutando de su hermana y su padre. Incluso sentía mucha falta de su tía Olga. Por eso Elisina había llegado a beber, pues no quería estar sobria al momento que Hugo le exigiera que cumpliera con sus obligaciones de esposa.

 

La Nana Enelvia había logrado controlar la infección de las quemaduras en la cara que su hija Elida Margarita había sufrido, pero no conseguía que Elida saliera de su habitación. Elida sentía que odiaba a todo el mundo y que ahora se había convertido en un verdadero monstruo y que todos se burlarían de ella. Por eso Elida Margarita cada día que pasaba encerrada en su habitación, solo le servía para aumentar su odio y su deseo de que nadie a su alrededor fuera feliz, pero sobre todo, de destruir a todos a su alrededor.

 

Entre tanto, Fabio Santacoloma había logrado contener la hemorragia de su madre doña Carmen, pero su vida aun corría peligro pues había perdido mucha sangre. Milena del Carmen también se había salvado, aunque no estaba del todo bien, pues también había perdido el conocimiento. Fabio le explicó a Kathy la historia que le había dicho Milena del Carmen y que él le creía. Kathy había quedado confundida con las palabras de doña Carmen, donde afirmaba que Milena del Carmen era inocente, eso quería decir que doña Carmen sabía quién había asesinado a su padre, por eso deseaba que se recuperara pronto para que le dijera quien había sido. La tía Maritza sospechaba que doña Carmen podría traicionarla y confesar que ella había sido quien había planeado la muerte del capitán Celedonio, por eso pensaba buscar el momento preciso para encargarse de que doña Carmen no se recuperara de las heridas. A Fabio le preocupaba que el general Robinson había escapado y que tal vez tratara de regresar a vengarse.

 

Mientras todos disfrutaban de la gran velada organizada por don Tito, doña Julieta no podía tener paz al saber que Elkin había descubierto su secreto. Eso la mortificaba pues ya se había librado de la gitana Maku, pero quedaba ahora Elkin. Abelino tampoco estaba tranquilo por tener que obedecer las órdenes de Elkin y tener que asesinar al tal Jairo. Elkin y Mariela se habían convertido en un obstáculo para los planes de Abelino. Elkin y Mariela aprovecharon que todos estaban distraídos en la cena, para escabullirse durante un momento para dar rienda suelta a su pasión. Pero ellos no se percataron que Estelita los había visto y había decidido seguirlos pues le había parecido muy extraña esa cercanía. Cuando Elkin y Mariela estaban escondidos en un cuarto abandonado, comenzaron a besarse apasionadamente y Estelita los descubrió. Ella no podía creer que su esposo la engañara con su propia cuñada. Estelita estaba muy nerviosa y no sabía qué hacer, así que lo único que se le ocurrió fue ir por su hermano Jairo para que fuera testigo de la infamia de su mujer. Jairo también los vio y había quedado muy impresionado. Estelita le preguntó si no pensaba hacer nada, pero Jairo se marchó muy triste. Estelita también se marchó a meditar qué iba a hacer.

Notas finales:

SE ACERCA EL GRAN FINAL DE TEMPORADA

Usted debe login (registrarse) para comentar.