Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 193

 

El Arzobispo Plutarco y sor Elpidia encontraron la oportunidad perfecta para acercarse a la tal Canela, ya que sor Elpidia estaba convencida que se trataba de Violeta Dolores. Elpidia le preguntó a Canela que por qué decía ser hija de don Tito Mancera si en realidad no lo era. Pero Violeta no reaccionaba. Mariela se dio cuenta que el Arzobispo y la monja, trataban de interrogar a Canela, así que decidió escuchar. Sor Elpidia le preguntó a Canela si recordaba que había estado encerrada en un manicomio y que había perdido un hijo. Al escuchar eso, Violeta Dolores se lanzó sobre sor Elpidia y solo preguntaba en donde estaba su hijo. Sor Elpidia se asustó mucho pero pudo comprobar que la tal Canela en realidad era Violeta Dolores. Mariela quedó un poco sorprendida al escuchar que todo parecía indicar que la tal Canela era una impostora.

 

Doña Julia y su esposo don Augusto habían notado la ausencia de la ahijada Nieves María, así que le preguntaron a Tatiana por su hermana. Tatiana solo había encontrado una nota de Nieves María donde le decía que no se preocuparan por ella pues debía viajar cuanto antes a impedir una traición. Ninguno de ellos entendía a qué se refería Nieves María. En su camino hacia el norte, Nieves María se encontró con Diana Luz vagando por el camino y le preguntó que por qué se había marchado si todos en la hacienda estaban preocupados por ella buscándola. Diana Luz le dijo a Nieves María que no quería seguir viviendo con su familia, y que necesitaba despejar su mente de tanta maldad, así que le pidió a Nieves María que le permitiera acompañarla en su viaje al norte.

 

Por su parte, Ventura tenía pensado secuestrar a la tal Canela esta noche para hacerla desaparecer tal y como se lo había pedido su primo Benjamín. Pero nadie podía sospechar de él sino que debían pensar que había sido alguno de la familia Mancera, pues Benjamín sabía perfectamente que doña Julieta y su hija Estelita, no gustaban de la bastarda.

 

Entre tanto, en el norte, Robinson había entrado a la casa Santacoloma en busca de Milena del Carmen, él pensaba cobrarle ojo por ojo y diente por diente, y así como su amada Lida había muerto, Milena del Carmen debía morir también, para que Fabio sintiera el mismo dolor que él había sentido al perder a su esposa. Pero Milena del Carmen se había alcanzado a esconder al escuchar al general Robinson, solo que Robinson encontró el niño hijo de Milena y Fabio, así que lo tomó para presionar a Milena del Carmen para que saliera de su escondite. Cuando Milena del Carmen se dio cuenta que su hijo estaba en peligro, decidió acudir a salvarlo.

 

La nana Enelvia no había podido calmar la infección de su adorada hija por las heridas ocasionadas en su cara. Enelvia tenía miedo de que su hija muriera, por eso su última opción era acudir a la magia oscura para salvarla, y la única que tenía ese máximo poder de magia peligrosa, era Lucumí.

 

El Coronel Hugo Coronado decidió continuar con su plan de apoderarse de todas las tierras de la región y comenzaría por las tierras de los Onassis, cuya única heredera parecía ser Elisina. Al mismo tiempo Hugo Coronado visitaba a su amigo Juan Bautista con la doble intención de acercarse a madame Karina y entablar una amistad con ella basada en ayudarla a ella a vengarse, con la condición que le entregara después a él todas las tierras. Hugo Coronado se presentó a la hacienda Onassis para visitar a su prometida Elisina, quien estaba mucho más tiempo ebria que sobria. Hugo Coronado se aprovechó del estado de Elisina para proponerle que adelantaran el matrimonio. Para Elisina estaba muy bien que se casaran cuanto antes, pues ella se había dado cuenta que necesitaba un hombre a su lado para que manejara todos los negocios de la hacienda, así que aceptó casarse cuanto antes con don Hugo Coronado.

César estaba angustiado por no saber nada de su amada Claudia Patricia y mucho menos nada de su hijo. Ana Gregoria le pidió resignación, pues Claudia había salido en un momento muy peligroso, durante la batalla contra los españoles, y quizás no había contado con suerte. Pero César no se pensaba resignar, él sabía que Claudia estaba viva y él no descansaría hasta encontrarla y recuperar a su hijo. Lo primero que haría sería ir al lugar donde la habían citado para buscar alguna pista.

 

Ana Gregoria fue a preguntar a la hacienda Del Valle, con doña Emigdia, pero allá tampoco tenían idea del paradero de Claudia Patricia. A Ana Gregoria se le ocurrió preguntarle a don Haroldo Aragón, pero él tampoco sabía qué había pasado con Claudia, y se ofreció a ayudar a buscarla. Para Alexandra y Norela no era de mucho agrado que Haroldo aún siguiera interesado por lo que sucedía con Claudia. En cambio María Teotistes se había preocupado también por la suerte de su amiga. Alexandra se había marchado a su habitación muy triste, y María Teotistes se pudo dar cuenta que sangraba por la nariz, así que se ofreció a ayudarla. Alexandra se había dado cuenta que María Teotistes era una mujer muy noble y de buenos sentimientos, por eso le pidió que cuando ella ya no estuviera, cuidara muy bien de su hija Ofelita. María Teotistes le preguntó si pensaba marcharse nuevamente pues no entendía por qué le decía eso. Alexandra decidió confesarle que estaba con una enfermedad mortal, pero que Haroldo no podía saberlo.

 

La esclava Dabeiba le pidió a su hija Coromoto que evitara que don Alfredo le hiciera daño a su hermana Tenerife. Gracias a las pócimas que Dabeiba le había enseñado a Coromoto, ella pensaba prepararle algo para que don Alfredo quedara profundamente dormido y Tenerife aprovechara ese momento para escapar.

 

La gitana Maku estaba detenida por los guardias de Ventura. Pero Maku le advirtió a doña Julieta que si no hacía que la liberaran, su gran secreto se descubriría. En este momento doña Julieta no sabía que hacer pues además de todo, su hija Diana Luz ya sabía la verdad y no sabía que pensaba hacer ella con esa información. Por lo pronto esperaba que el gitano Abelino cumpliera con su palabra y eliminara a la gitana Maku para quitarse ese problema de encima de una buena vez. Doña Julieta sabía que ni su esposo Tito, ni su padre don Augusto, ni sus hijos, le perdonarían si se llegaran a enterar que ella había sido la culpable de la desaparición de la bastarda.

 

Milena del Carmen le pidió a Robinson que le entregara el niño a su tía Maritza y ella se entregaría de inmediato a sus pies. Kathy tenía la esperanza de que por fin se lograría librar de la maldita Milena del Carmen. Robinson le dio el niño a Maritza y de inmediato atrapó a Milena del Carmen. Maritza salió con el niño para evitar que saliera herido. En ese momento llegó Fabio para dar la noticia que habían vencido a los españoles y se encontró con la sorpresa de ver a Robinson a punto de matar a su amada Milena del Carmen. Robinson celebró el que Fabio hubiera llegado a tiempo para matarlos a los dos, primero Fabio debía ver morir a su amada Milena del Carmen, y luego presenciaría cómo sus hombres violaban a las mujeres de la hacienda, y finalmente presenciaría cómo se quemaba toda la hacienda.

 

Mariela le comentó a su amante Elkin que había descubierto algo muy importante y era que al parecer la tal Canela era una impostora, pues eso era lo que le había escuchado al Arzobispo y la monja. Elkin pensó que esa información le sería muy útil a la hora de quedarse con la fortuna de los Mancera, pues no tendría que eliminarla. Elkin le envió un mensaje a su padre don Benjamín dónde solo le decía que había descubierto algo importante sobre la tal Canela Mancera. 

Usted debe login (registrarse) para comentar.