Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 190

 

Fabio logró alcanzar a Lida y Kathy, pero Lida amenazó con asesinar a Kathy si él se acercaba. Solo que Kathy aprovechó un descuido de Lida para golpearla y en ese instante Fabio se lanzó sobre ella y la atrapó nuevamente. Lida estaba furiosa pues no había logrado escapar y probablemente esto arruinaría los planes de su marido Robinson. Sin embargo, Lida no sabía qué sería peor, si regresar al lado de su marido pues él debía estar enterado que ella había estado visitando a Fabio cuando lo tenían encadenado en la jaula. Tal vez Robinson nunca le perdone ese grave pecado.

 

Doña Darcy, la madre de Bilena, Elkin y Greicy, estaba angustiada por no saber en dónde se había metido su hija Greicy, la última vez que la había visto había sido la noche anterior que se había levantado de la cama pues pensaba ir al retrete. Así que doña Darcy le pidió al general Ventura que organizara una búsqueda de su hija pues tenía mucho miedo que le hubiera sucedido algo. Don Tito también le pidió al general Ventura que sus hombres buscaran a Diana Luz quien también andaba desaparecida. Ventura decidió salir en busca de su sobrina Greicy y de Diana Luz.

 

Solo que Greicy había despertado en la cama de Abelino, con quien al parecer había tenido una noche de mucha pasión. Greicy se sorprendió al descubrirse al lado de Abelino, así que le reclamó por haberse pasado con ella. Pero Abelino le aseguró que había sido ella quien lo había buscado y quien había propiciado todo. Greicy solo recordaba que estaba muy ebria, así que tal vez había perdido la razón por culpa del vino y había cometido esta locura, así que le pidió a Abelino que no le dijera nada a nadie pues si su prometido Maurice se enteraba, terminaría su compromiso con ella.

 

Por su parte, doña Julieta no podía permitir que la gitana Maku contara todo lo que sabía, así que le pidió al capataz Ciro Gumaro que le devolviera el dinero que le había entregado para pagarle a Carrao, para entregárselo ella misma en esta ocasión a Maku. Julieta debía actuar rápido antes que los hombres del general Ventura la encontraran primero pues de ser así, la gitana Maku podría decir todo lo que sabía de ella.

 

Fabio debía encontrarse con Robinson en un lugar apartado para realizar el intercambio de Lida por Milena del Carmen. Seguramente Fabio pediría una garantía de que no le iban a disparar cuando Lida ya estuviera a salvo, por eso enviarían al Inquisidor a custodiar a Milena del Carmen hasta que estuviera en brazos de Fabio. La parte del plan que Fabio no sabía, era que al encontrarse en el centro del trayecto, el Inquisidor debía proteger a Lida y disparar contra Fabio y si era posible, contra Milena del Carmen. Al Inquisidor le parecía muy arriesgado para él, pero cualquier cosa se protegería con Lida. Pero había algo que el Inquisidor no sabía y era que Robinson tendría varios hombres escondidos esperando para disparar contra todos, incluido el Inquisidor, pero una vez que su esposa estuviera a salvo.

 

Norela le advirtió a María Teotistes que se mantuviera alejada de Haroldo pues se había dado cuenta de cuál era su jueguito, de quedar como una santa ante Haroldo para ir conquistándolo poco a poco. Pero María Teotistes le dijo que no sabía a qué se refería pues ella siempre había guardado las distancias con su patrón.

 

Ofelia tenía todo listo para que Claudia Patricia cayera en la trampa, por eso Ofelia utilizaría al bebé Gregorio como señuelo. Ofelia había conversado con su esposo don Godofredo y él había aceptado que se quedaran con el bebé, pues él nunca había tenido hijos y sentía que le hacían falta. Ahora a Ofelia solo le faltaba desaparecer para siempre a Claudia Patricia.

Fabio había llegado al punto de encuentro donde intercambiaría a doña Lida por Milena del Carmen. El Inquisidor le dijo a Fabio que él se encargaría de entregarle en sus manos a Milena del Carmen para que no pensara que le jugarían una mala pasada. Fabio pensó que si el Inquisidor llegaba hasta acá, sería una garantía de que Robinson no tuviera soldados escondidos esperando para dispararle. Lida le aconsejó a Fabio que no se confiara mucho de Robinson, pues aunque ella siempre era la que planeaba las estrategias de ataque, él no era ningún tonto. Lida hizo su último intento para tratar de convencer a Fabio que no la entregara de regreso a su marido Robinson pues ella sospechaba que él la castigaría pro haberse metido en la celda de Fabio. Pero Fabio no podía arriesgarse a que le hicieran algo a su amada Milena del Carmen.

 

El Inquisidor comenzó a avanzar con Milena del Carmen, al tiempo que Lida también avanzaba hacia Robinson. Al encontrarse en el medio, el Inquisidor sabía que su vida no significaba nada para Robinson, y que podría ordenar disparar contra los tres, Fabio, Milena del Carmen y él, por eso él decidió cambiar de planes y soltó a Milena del Carmen, pero agarró a Lida y la tomó como un escudo para protegerse. El Inquisidor le dijo a Milena que corriera para protegerse. Pero el general Robinson no pudo dar la orden para disparar pues podrían herir a su esposa.

 

Milena Margarita estaba un poco tranquila cuidando de los dos bebés, Mario Arturo y Mariseth, y todo era paz y tranquilidad ahora que Sonia había sido encerrada en el manicomio nuevamente. Pero el conde Javier Ortegón siempre estaba vigilando a Milena Margarita con el fin de seducirla, pues él sabía que ella estaba muy sola.

 

Diana Luz había logrado soltarse sus amarras y aprovechó un descuido de la gitana Maku para golpearla fuertemente dejándola medio aturdida, por lo que Diana aprovechó el momento para escapar. La gitana Maku no pudo evitar la fuga de su rehén, pero aún tenía el chance de recibir el pago acordado con doña Julieta, antes que se dieran cuenta que ya no tenía a Diana en su poder. Como se lo había exigido Maku, la misma doña Julieta había ido a entregarle el dinero acordado. Maku le recordó que si la mataba, había alguien que mataría a su hija Diana Luz. Doña Julieta se arrepentía de haber negociado con ellos alguna vez. Maku le recordó que ese era un pago justo por ocultar todos estos años que había sido ella quien había pagado para que se robaran a Canela cuando era solo una bebita. Diana Luz estaba oculta escuchando la conversación y se sorprendió mucho al enterarse que su madre había pagado hace muchos años para que se robaran a Canela.

 

Lida no confiaba en el Inquisidor, por eso aprovechó un descuido suyo para golpearlo y zafarse de él, en ese momento Robinson disparó contra el Inquisidor y ordenó a sus hombres a disparar contra Fabio y Milena del Carmen. Pero Milena ya casi estaba cerca de Fabio, en cambio Lida no había alcanzado a llegar donde Robinson, cuando el Inquisidor, mal herido, le disparó y le dio a doña Lida. Fabio agarró a Milena del Carmen y se escondieron entre los árboles. Robinson le había dado la orden a su pelotón de iniciar el ataque cuando escucharan los disparos, así que los hombres de Robinson comenzaron a tomarse el pueblo. Fabio y Milena del Carmen lograron escabullirse y huir del lugar en medio de una lluvia de disparos. El Inquisidor aprovechó que Robinson estaba distraído con su mujer, para escapar, aunque no llegaría muy lejos pues estaba mal herido. Robinson tomó a su esposa en sus brazos y no podía creer que fuera a morir, pues la herida que le había ocasionado el Inquisidor había sido grave. Lida solo alcanzó a despedirse de Robinson y a decirle que lo amaba mucho y que lo mejor era que él se retirara antes de que fuera demasiado tarde. Robinson le recordó que él también la amaba mucho y que si ella moría, él también moriría por dentro. Lida falleció en los brazos del general Robinson, quien entró en furia y juró que acabaría con todos en el pueblo, y en especial con el Inquisidor, Fabio y Milena del Carmen.

Usted debe login (registrarse) para comentar.