Fanfic Es
Fanfics en español

La Esclava Virgen por sergiog30

[Comentarios - 33]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

La Esclava Virgen                                                                                                                           Capítulo 183

Claudia trató de explicarle a César por qué había aceptado a Haroldo como pretendiente, pero César estaba tan furioso que no escuchaba razones. Ana Gregoria trató de explicarle también, pero él tomó la decisión de separarse de ella, de pedir la nulidad de su matrimonio. Norela estaba feliz de haber logrado su objetivo, ahora con el regreso de César, Claudia seguía muy casada con él y no habría forma de que se casara con Haroldo, pues sería una adúltera. Mientras todos discutían en la sala, doña Beatriz Fontenegra había aprovechado para entrar sigilosamente sin ser vista y había logrado robarse al bebé. Doña Beatriz alcanzó a salir de la mansión cuando Ana Gregoria se dio cuenta de una sombra que salía de la casa y puso de sobre aviso a todos.

 

Elida Margarita estaba muy adolorida por las quemaduras en su rostro. Afortunadamente nana Enelvia había logrado calmarle un poco los dolores con unas hierbas medicinales. Pero Elida estaba ansiosa por saber qué había sucedido con su amado Darwin. Apenas pudo, Elida salió a comprobar si su amado Darwin había muerto realmente, y al darse cuenta que el hombre de quien se había enamorado estaba muerto y ella se había convertido en un monstruo, se dio cuenta que la vida se encargaba de mostrarle que su camino era siempre hacer el mal a los demás. Ella no soportaba la idea de que de ahora en adelante tendría que vivir escondida del resto del mundo para no ser señalada. Desde niña había sido una mujer ambiciosa por culpa de su padre, y solo se interesaba en hombres que despertaran la pasión, pero con Darwin había sido diferente, ella realmente había conocido lo que era amar a su lado. Enelvia trató de convencerla de regresar a la casa para cuidar de sus heridas ya que era peligroso si llegaba a infectarse.

 

Mario regresó al lado de Liseth, quien había empeorado después del último ataque de Erwin. Liseth sabía que estaba muy enferma y que probablemente no le quedaba mucho tiempo de vida, por eso le pidió a Mario que estuviera a su lado hasta el final de sus días. También le pidió que no desamparara a su hija. Mario era el padre de esa niña y por eso no pensaba abandonarla nunca.

 

Milena Margarita comenzó a leer los documentos que había encontrado detrás del cuadro, y se dio cuenta que era el verdadero testamento de don Aminabad Onassis, en donde le dejaba toda la fortuna repartida en tres partes iguales para su esposa Violeta Dolores y sus dos hijas Liseth y Elisina. Milena Margarita aprovechó para mostrarle a Mario el testamento que Elisina tenía oculto. Mario se sorprendió al descubrir que Liseth y Violeta tenían derecho a la herencia de don Aminabad y Elisina lo sabía y siempre lo había ocultado. 

 

Elisina estaba consternada al saber de la muerte de Erwin, ella no se lo esperaba mucho menos porque era un perfecto aliado, ahora se quedaba sin amigos, aunque por otro lado, con el regreso de Mario, ella nuevamente tenía esperanzas de ser su esposa, solo faltaba que Liseth muriera y ella esperaba que fuera lo antes posible pues Erwin la había dejado muy mal.

 

Fabio logró abrir el candado que lo mantenía encadenado y agarró a doña Lida, quien se sorprendió al ver que Fabio se había liberado de sus cadenas. Fabio le advirtió a doña Lida que no gritara o la mataba en ese instante. Doña Lida estaba aún confundida con lo que estaba sucediendo, pues además se encontraba bajo el efecto del vino que había tomado. Fabio pensó que si huía y dejaba a doña Lida, ella lo delataría, así que lo mejor que podía hacer era fugarse y llevarla consigo como rehén. Eso además le serviría como seguro para que Robinson no intentara nada contra él por evitar que le hicieran daño a su amada esposa.

 

Marcela se dio cuenta que Diana Luz no era ninguna tonta, y ahora que había descubierto que ellos no eran hermanos, no podían dejar que saliera a contar la verdad a todos pues podrían ir a parar a la cárcel. Diana le reclamó a Abelino por haberla engañado, por haber jugado con sus sentimientos y haberle hecho creer en el amor. Marcela aprovechó para darle un golpe en la cabeza y dejarla inconsciente. En eso llegó Maku para advertirles que habían sido descubiertos por don Tito, pues de alguna forma se había enterado que ellos habían sido los que habían robado a Canela cuando bebé. Marcela le dijo a Maku que sospechaban solo de Maku y de Carrao, pero de ellos dos no tendrían por qué sospechar ni culpar de nada pues eran solo unos niños de brazos cuando eso había sucedido. Por lo tanto, Marcela propuso que ella y Abelino se quedaran y se hicieran los sorprendidos, pero Carrao y Maku si debían huir, y en su huida, debían llevarse a Diana Luz quien había descubierto todo, con eso podrían usarla como escudo para protegerse.

 

El General Benjamín le había pedido a su primo Ventura que se quedara en la Hacienda Mancera para protegerlos a todos en caso que algo saliera mal, pero además, le pidió un favor muy especial, ya que Benjamín confiaba mucho en Ventura, por eso le pidió que se encargara de la tal Canela pues se estaba convirtiendo en un problema para sus planes. Ventura no solo se encargaría de ella, sino también tenía un asunto pendiente con la tal nana Gume, pero de esta noche no pasaría.

 

Nieves María, la ahijada de don Augusto y doña Julia Arteaga, había pasado a revisar las heridas de la nana Gume, ya que Nieves María había hecho un curso de enfermería. Mientras cambiaba los curativos de nana Gume, ésta tuvo una reacción en la que intentaba decir algo. Nieves María se acercó al oído de la nana Gume y alcanzó a escuchar algo como “ventura” y la nana Gume lo repetía varias veces. Para Nieves María era muy raro pues el único Ventura que ella conocía era al primo del general Benjamín.

 

Mariela estaba muy aburrida pero se encontró por casualidad en el pasillo con Elkin, quien debía seguir el plan trazado por su padre, y para eso quería utilizar a Mariela para deshacerse de Jairo, el hijo varón de don Tito. Por eso Elkin tuvo que seducir a Mariela para dentro de unos días, poder convencerla de que debía eliminar a su marido.

 

César se pudo dar cuenta que doña Beatriz le entregaba el bebé a doña Odila, quien había subido a un carruaje y había emprendido la huida. César fue a buscar su caballo para tratar de seguirle el rastro al carruaje de doña Odila. Doña Beatriz se sintió engañada al ver que doña Odila había huido sin ella, pues el plan de ella era sacrificar al hijo de Claudia y César. Ana Gregoria y Claudia la retuvieron para exigirle que les dijera a donde había llevado al bebé. Pero doña Beatriz estaba fuera de sí, como loca, ella estaba en realidad poseída por el espíritu maligno del dios de la oscuridad, el verdadero espíritu de doña Beatriz ya había abandonado ese cuerpo todo gracias al acto de magia negra que había realizado la bruja Lucumí. Norela por su parte, al ver que se había logrado el objetivo, se dio cuenta que ya no tenía nada más que hacer acá, por eso regresó a su casa. Norela esperaba que Ofelia y Odila desaparecieran ese bebé para siempre y de esa forma, Claudia nunca pudiera ser feliz.

 

Al mismo tiempo, el general Robinson descubrió que Fabio se había fugado, y al parecer se había llevado como rehén a su amada esposa doña Lida, lo cual era muy grave para él pues no podía permitir que le hicieran algo. Pero Robinson pensaba averiguar cómo había hecho Fabio para liberarse ya que él solo no pudo haberlo hecho, y cuando tenga a su cómplice, se encargaría de cobrárselo bien caro.

Usted debe login (registrarse) para comentar.